Salón de Baile en Montebello Cae en Problemas Legales

Las autoridades locales dicen que fiestas conocidas como ‘raves’ son problematicas para la ciudad.

By Elizabeth Hsing-Huei Chou, Reportera de EGP

El dueño de un salón de baile en Montebello, quien empezó a alquilar su espacio el año pasado par a fiestas “rave,” para personas de todas las edades, está en problemas con la ciudad después de que una investigación reveló evidencia que alega que menores de edad tenían acceso a alcohol y había actividad ilegal de drogas en su propiedad.

Rubén O. Chávez, de 73 años, podría ser obligado a clausurar Terraza Jamay, un salón con capacidad de 700 personas en el Bulevar Whittier y 10th Street. El espacio también se alquila para ocasiones especiales como quinceañeras y bodas.

El próximo miércoles el concejo de la ciudad decidirá el futuro del salón al votar a favor, o en contra, de revocarle su licencia de negocio y permiso de “baile cabaret.”

Un oficial de la ley dijo en la junta de ayuntamiento el pasado 24 de junio que él es testigo de haber visto a jóvenes, quienes parecían ser menores de edad, tomar cerveza y otras bebidas alcohólicas abiertamente mientras esperaban entrar al salón de bailes.

Otro oficial incubierto comparó sus esfuerzos para encontrar la droga éxtasis en el salón al igual de fácil que encontrar las palomitas en un juego de béisbol. La oficial, Corporal Jennifer García, pudo comprar éxtasis en la propiedad.

La investigación que se llevó a cabo en febrero y marzo, involucró los Departamentos de Policía y Bomberos de Montebello, la división de códigos de la ciudad, y la agencia de control de alcohol.

El abogado de Chávez, George Pacheco, dijo que su cliente no esperaba las grandes multitudes en las fiestas “rave” y no sabía de las violaciones que contribuyeron a que la ciudad mande una nota de suspensión de su negocio en mayo.

Pacheco abogó por su cliente en la junta del 24 de junio en lo que parecía ser un juicio ante los jueces—los concejales. El fiscal de la ciudad James Eckart y Pacheco discutieron sobre si el dueño debería perder su licencia y permisos.

Pacheco dijo que su cliente ha estado rentando el espacio desde 1974 y no ha tenido violaciones mayores en su periodo de 34 años, hasta el instante del año pasado cuando abrió su espacio a los organizadores de los “raves” o fiestas en las que participantes bailan música electrónica-ácida con juguetes u objetos que brillan en lo oscuro.

Él dice que Chávez no sabía en lo que se metía cuando acordó rentar el espacio.

“El corazón del Sr. Chávez está en lugar correcto, pero no estaba preparado para lidiar con tantos muchachos que entraban a los bailes,” dijo Pacheco. “…digo que su corazón está en lugar correcto porque no existe otro lugar para menores de 18 años.”

Oficiales de la ley dicen que estas fiestas tienen su lado oscuro. La cultura “rave” no es solamente caracterizada por danzantes jugando con los efectos de la luz con chupones, paletas u otros dulces, dicen oficiales.

Estas fiestas son definidas por experiencias alteradas por el uso de la droga éxtasis, que altera los sentidos y promueve sentimientos de euforia, según García, quien el 27 de marzo asistió a una fiesta.

“Si remueves el éxtasis de la fiesta y toda la venta de las cosas que alteran los efectos del éxtasis, solo tienes un baile, un social, un club,” dijo ella.

Chávez fue notificado en mayo que la ciudad iba a cerrar su negocio inmediatamente pero fue dado permiso de tener seis eventos ya contratados no relacionados a fiestas “raves” con un permiso temporal obtenido con la ayuda de su abogado. El abogado dijo que durante el tiempo no han habido más quejas o violaciones adicionales.

“En efecto se pararon estas fiestas… después de que se dio cuenta de lo que se trataba,” dijo Pacheco.

Él argumentó que la ciudad le tenía que haber dado a Chávez tiempo de corregir las violaciones, en vez de hacer su suspensión efectiva inmediatamente.

Oficiales de la ciudad dijeron que Chávez debería de haber estado conciente de las violaciones porque ambos departamentos de bomberos y policía habían hablado con él en varias ocasiones.

“El Sr. Chávez es como una avestruz con su cabeza en la arena,” dijo el fiscal Eckart. Él dijo que quejas han llegado a la ciudad sobre los problemas alrededor de su salón antes de que empezaran estas fiestas. “El tiene que asumir responsabilidad y tomar control de lo que sucede.”

En octubre del año pasado la ciudad tuvo que llamar por ayuda adicional para controlar 300 personas que estaban afuera del salón, que ya tenía 500 adentro. “El incidente fue tan grande, y tan peligroso que [el departamento de policía] tuvo que llamar ayuda adicional de otra ciudad para cerrar el lugar. El Sr. Chávez estuvo presente ese día y miembros de la policía hablaron con él,” dijo Eckart.

“Así que para que él venga y diga, ‘Denme otra oportunidad, me voy a ocupar de esto finalmente…’ Esta es una persona que ahora sabe que está en problemas pero ¿qué estaba haciendo durante todo ese tiempo cuando todo esto estaba pasando?” continuó.

Parte del argumento de la ciudad en contra de Terraza Jamay es que el salón de bailes está agotando dinero de los contribuyentes y recursos de la ciudad. El incidente para controlar la multitud le costó a la ciudad $3.030, según calculaciones de la Supervisora de Códigos Lynda Carter.

La sargento de la policía Kelly Gordon dijo que el departamento dedica una parte significante de su patrullaje de los viernes para monitorear y controlar las multitudes que se forman alrededor del salón de bailes,  una situación que no es solo de los “raves,” fiestas que solo han exasperado problemas existentes.

El Inspector de Bomberos Kurt Johnson dijo que el salón de bailes es el lugar con más llamadas para servicio segundo a hogares para convalecientes.

Las investigaciones también revelan otras violaciones de código y seguridad además de drogas y alcohol. El 27 de marzo mientras que la policía conducía su operación incubierta, ella contó solo un guardia de seguridad con licencia en un lugar donde se requieren por lo menos 14 guardias  de seguridad.

Aunque Terraza Jamay ha estado conforme a códigos en el pasado, Johnson dijo que la investigación reciente revela que candados fueron instalados en puertas de salida de emergencia en el edificio.

Pacheco dijo que su cliente ha jurado no tener más “raves” en Terraza Jamay, pero todavía se necesita un lugar para que los jóvenes se reúnan en Montebello.

“Ahora los jóvenes no tienen un lugar de reunión. Tienen que básicamente hacer sus propias fiestas en sus casas y otros lugares y hacerlo clandestinamente y esto continuará. Desafortunadamente, es la realidad de los jóvenes de hoy… Es algo sensacionalista y perturbador, y el Sr. Chávez es el primero en admitirlo. Es por eso que ha parado los ‘raves’,” dijo Pacheco.

Eckart dijo que el concejo debe enfocarse en Chávez como un comerciante con responsabilidades a la comunidad. “No se trata de que si nos sentimos mal por el Sr. Pacheco o si en los 30 años ha hecho algo bueno o está proveyendo un lugar de reunión para los jóvenes,” él dijo.

Print This Post Print This Post

July 2, 2009  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. · Log in