- Eastern Group Publications - http://egpnews.com -

A los 101 Años Sigue Disfrutando la Vida en Ambos Lados de la Frontera

Posted By admin On March 17, 2011 @ 1:07 pm In City of Los Angeles,County of Los Angeles,East Los Angeles (LA City),East Los Angeles (Unincorp.),Featured Noticias,Highland Park,Montebello,Northeast Los Angeles,Vernon | No Comments

omo niño, Victoriano Álvarez Ramírez vio cuando un soldado revolucionario se hizo una cruz en la frente y poco después su rancho, y otros, quedaron solos mientras que Pancho Villa encabezaba la lucha contra el gobierno mexicano. Esa memoria se le grabo por toda vida.

 “Yo vi que se hizo así [tocándose la frente] y le pregunte a mi abuelita por qué se había rascado la frente, ella dijo ‘no hijo, si se persigno’… yo tenia como unos cinco años. Haber cuanto hace?” pregunto en broma.

El sábado pasado, Álvarez Ramírez celebró su 101° cumpleaños rodeado por su familia. Él nació el 6 de marzo de 1910.

[1]

Izquierda a derecha: Héctor Del Bosque Álvarez (nieto), Jennifer Del Bosque (bisnieta), Alma Del Bosque Álvarez (nieta), María Álvarez (hija), Angélica Bosque Álvarez (nieta), Victoriano Álvarez Ramírez, Víctor del Bosque Álvarez (nieto), Gregory Álvarez (nieto), Edgar Álvarez (nieto), Oscar Sánchez (nieto), Joey Sánchez Álvarez (nieto) y Robert Del Bosque (bisnieto). También presente pero no en la foto: Sylvia Padilla (nieta). Foto de EGP por Gloria Angelina Castillo

 

El secreto para lograr una larga vida, de acuerdo a Álvarez Ramírez, es evitar el estrés innecesario.

“Si tiene uno que comer esta bien, y si no tiene uno que comer todavía esta bien, no se apure. Lo que acaban con uno son las apuraciones,” dijo Álvarez Ramírez.

“Él solía decir que su secreto para una larga vida era tomar un trago de tequila cada mañana,” dijo Sylvia Padilla, subrayando el gran sentido de humor de su abuelo. Padilla y su hermana mayor vivieron con Álvarez Ramírez y con su abuela durante un tiempo como niñas mientras que su madre emigraba a los EE.UU. y más tarde envió por ellas.

El patriarca centenario con 60 nietos y bisnietos se convirtió en un ciudadano de los EE.UU. durante la amnistía de la década 1980, pero mantuvo estrechos lazos con México. Por gran parte de su vida él ha viajado de ida y vuelta, entre Los Ángeles y el estado mexicano de San Luis Potosí, entre una a tres veces al año.

[2]

Álvarez Ramírez celebró su 101 cumpleaños el sábado, 12 de marzo. Su pastel estaba adornado con oro y el signo de la Autopista 101—el centenario frecuentemente viaja a México y Los Ángeles. Foto de EGP por Gloria Angelina Castillo

 

 

En Los Ángeles, Álvarez Ramírez trabajó durante 30 años en una fábrica de carburadores llamado TOMCO en la Ciudad de Vernon. En su tierra natal, el trabajo sus terrenos como agricultor y propietario en la ciudad de Rioverde, que esta a unas cinco o seis horas (en coche) al norte de la Ciudad de México. Durante una temporada también se desempeñó como el juez municipal, arreglando los desacuerdos, dicen miembros de su familia.

Álvarez Ramírez acaba de regresar de México hace dos semanas, “horita tengo garbanzos,” él dijo sonriendo.

Mientras que él siempre está pensando en sus tierras, a veces no hay cosecha, dice que su hija María Álvarez, residente del East Los Ángeles, quién se ha encargado de cuidarlo.

“Él lo hace de costumbre,” dijo Álvarez a EGP. “Para que [la gente] tengan trabajo, para que se ayuden también. El dice ‘Si dios me ayuda a mi, yo les ayudo también.’”

Álvarez Ramírez actualmente reside con familiares en Montebello y tiene muchos parientes en California—como en el Este de LA, Montebello, Bell Flower, Realto y en el norte, como en San José.

Pero a él le gusta el ritmo de la vida en México, donde todo está a poca distancia y puede disfrutar un paseo por la colonia, “aquí todo es en carro,” él dijo.

Él señala que algunos de los momentos más difíciles en su vida han sido vivir o ser testigo de tristezas como la pobreza y el hambre, dijo Álvarez Ramírez a EGP.

Sin embargo, él clasificó “lo que está sucediendo ahora,” la fiesta de cumpleaños que también sirvió como una reunión de familiares, como uno de los aspectos más destacados de su vida y expreso su gratitud por todos los miembros de la familia que organizaron y asistieron a la fiesta.

“Quien quité, dios le deje lo que me ha dejado,” dijo Álvarez Ramírez acerca de su familia. “Y que se porten bien, no se apuren.”

Víctor del Bosque Álvarez, un nieto, vive en la Ciudad de México y viajó a Los Ángeles para el cumpleaños. Él dijo que su abuelo es una persona fuerte, muy centrado, religioso y sabio. Cada año, Álvarez Ramírez patrocina una fiesta para la Virgen de la Perdida (refiriéndose a una sierra llamada La Perdida), él dijo.

“Estoy muy orgulloso y feliz profundamente de estar aquí para celebrar con él,” dijo Del Bosque Álvarez durante la fiesta.

Héctor del Bosque dijo que su abuelo siempre ha sido tranquilo, trabajador y un buen esposo—su esposa falleció hace 15 años. Del Bosque, que reside en Montebello con su esposa, recordó como le encantaba a su abuelo enseñarle a él y sus primos como trabajar sus parcelas de tierra.

Entre sus recuerdos inolvidables son cuando su abuelo hizo una broma al ponerle a él y sus primos, un polvo de una planta en la nariz que les hizo tener un episodio de estornudos; y una vez que estaba lloviendo y su abuelo tomó las hojas de una palma, la dobló y hizo un chaleco para mantenerlos secos.

Oscar Sánchez, quien vive en Lincoln Heights, dijo que su abuela fue su niñera por un tiempo y tiene muchos buenos recuerdos con su abuelo por ello. “Cuando yo estaba chiquito me correteaba por el patio, jugábamos a la mancha y al monstruo,” él dijo.

Edgar Álvarez, de 23 años, uno de los nietos más jóvenes de Álvarez Ramírez, dijo que siempre le ha gustado a su abuelo contar historias acerca de los revolucionarios y de Pancho Villa.

El padre de Edgar Álvarez, Gregorio Álvarez, falleció en 2006, pero antes de su muerte, su abuelo siempre elegía quedarse con ellos. Gregorio fue el hijo más menor y el único barón de 13 hijos que sobrevivió hasta la edad adulta.

Su padre, como su abuelo, siempre le hizo hincapié sobra la importancia de los valores familiares y de “convivir,” él dijo.

A los 101, Álvarez Ramírez goza de buena salud y está lúcido. Si bien tiene una catarata en un ojo y toma medicamentos para la presión, pero no tiene ni diabetes, ni artritis, y se para y se sienta con facilidad, aunque recientemente comenzó a usar un bastón.

“Bendito sea dios que ahorita si me siento bien. Le digo yo, que en estos años, no hay cristiano bueno y sano,” él concluyó.

READ THIS STORY IN ENGLISH [3]


Article printed from Eastern Group Publications: http://egpnews.com

URL to article: http://egpnews.com/2011/03/a-los-101-anos-sigue-disfrutando-la-vida-en-ambos-lados-de-la-frontera/

URLs in this post:

[1] Image: http://egpnews.com/wp-content/uploads/2011/03/VictorianoAlvarezRamirez_101Birthday_GroupPhoto.jpg

[2] Image: http://egpnews.com/wp-content/uploads/2011/03/VictorianoAlvarezRamirez_101_EGP.jpg

[3] READ THIS STORY IN ENGLISH: http://egpnews.com/?p=24233

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. 5/09 All rights reserved.