El Futuro de un Restaurante en Vernon Podría Estar Atado a su Gran Pasado

By Elizabeth Hsing-Huei Chou, Reportera de EGP

Durante cincuenta años, el tiempo se detuvo en La Villa Basque, un comedor, bar y restaurante estilo café de 1960, escondido en el paisaje industrial de Vernon.

Durante su apogeo, trabajadores de cada rango frecuentaban el restaurante. “Bebían cerveza y martinis. Eran las personas que conducían los camiones a largas distancias, y las personas que estaban allí para entretener a un cliente de una cuenta de un millón de dólares. La Villa Basque fue todas esas cosas a todas aquellas personas,” dice Eric Lynxwiler, patrono desde hace mucho tiempo y antropólogo urbano que ofrece giras en Los Ángeles.

El restaurante era único. Contenía tres establecimientos diferentes en uno—un café a un extremo, un comedor tradicional en el centro, y un bar lleno de humo en el otro extremo.

Aunque La Villa Basque ha perdido dinero en los últimos años, ha atraído a un pequeño pero apasionado contingente de seguidores, especialmente entre aquellos que aprecian su arquitectura, así como su historia. Dicen que entrar al restaurante es como experimentar un “túnel del tiempo.”

El ex alcalde de Vernon, Leonis Malburg, abrió el restaurante en febrero de 1960 para su esposa, Leonie. El negocio atendía a los trabajadores de los mataderos y las industrias empacadoras de carne que formaban líneas para entrar, y era donde los peces gordos de la ciudad invitaban a sus clientes a cenar.

El abuelo de Malburg, John B. Leonis, ayudó a fundar la ciudad de Vernon en 1905. El restaurante aún es propiedad de la familia y hasta hace poco sirvió la comida vasca de una región de Francia, de donde originó la familia.

Para los amantes de la arquitectura de mediados del siglo, La Villa Basque es un ave rara. “Es un lugar prístino y único. No hay muchos de estos lugares en existencia,” dice Adrián Fine del LA Conservancy. La organización de preservación recientemente celebró un banquete en La Villa Basque para honrar a sus voluntarios.

A diferencia de otros restaurantes del mismo tiempo, este no fue víctima del síndrome “estilo de diseño del mes,” con remodelación cada cinco o diez años, él dijo.

El restaurante está tan bien preservado que su barra se utilizó en un reciente episodio de Mad Men, un drama de televisión conocida por su atención fanática a los detalles históricos de la época de entretener a los clientes con un almuerzo de tres martinis.

Según Fine, La Villa Basque es “especial porque es una pieza de la época intacto desde la década de 1960,” con paredes, pisos y accesorios que son arquitectónicamente consistentes.

Por eso, cuando la conservación noto que se iniciaba construcción en el lugar, sonaron alarmas. Hicieron una alerta con la esperanza de poner un fin a cualquier acto de destrucción que se sospechaba podría ocurrir en el proceso.

Ellos sabían que el restaurante probablemente estaba luchando, y con su nuevo manejo, les preocupo que el restaurante sería destruido.

“Entendemos totalmente que tiene que ser un negocio próspero… Es un sitio muy alejado, no queremos interponernos en ese camino,” dijo Fine. “Estaríamos encantados de promover el sitio, animar a nuestros miembros y simpatizantes a venir, gastar dinero…”

Lynxwiler dice que el restaurante necesita “todo el apoyo que puede obtener,” pero le preocupa que con la remodelación que ya se ha producido en el salón de banquetes, los gerentes podrían estar tratando de atraer un público diferente al restaurante.

Los miembros de la conservación se han reunido desde entonces con los nuevos administradores, dice Joe Eagan, que se encarga de la comercialización del restaurante y fue gerente del restaurante en el pasado. Se trata de tranquilizar a los conservadores y decirles que ellos también están en la misma página.

“No queremos competir con los clubes nocturnos de Los Ángeles,” dijo Eagan. La nueva administración tratará de “atraer un montón de diseñadores, la gente ‘retro’ que aman la historia y la sensación de los años 60,” él dijo.

Se trata de “caminar con cuidado” en cuanto sus actualizaciones, él dice. El chef y el menú ha cambiado, y puede que hagan retapizados. La sala del banquete era una “trampa de fuegos” y la mayor parte de las mejoras será “cumplir con los código,” él dijo.

El restaurante tiene un nuevo nombre, Viveré, lo que significa “atrevan a vivir.” Eagan dice que Malburg estaba “dispuesto a dejarlo todo” después de 50 años, y posiblemente clausurar La Villa Basque o venderla, lo que habría sido una medida más drástica y que realmente hubiera convertirla en polvo. En vez, contrató a una nueva compañía de manejo para arreglar el lugar.

“Vernon puede ser la meca de las artes, en oposición a la meca de los empacadores de carne,” dijo Eagan.

Print This Post Print This Post

March 10, 2011  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. ·