Centro para Discapacitados Recibirá Mejoras Muy Anticipadas

MERCI, una organización sin fines de lucro en Monterey Park, ha luchado a través de la recesión económica para iniciar la construcción de sus nuevas instalaciones.

By Elizabeth Hsing-Huei Chou, Reportera de EGP

Marta Escañuelas giró un mazo dejando que se estrelle contra el edificio de 92 años en Chandler Avenue en Monterey Park para darle paso a la construcción que ella y otras personas quienes utilizan el edificio se han imaginado por los últimos seis años.

Escañuelas es la directora ejecutiva de MERCI, un recurso en Monterey Park que sirve como un segundo hogar para más de un centenar de residentes con discapacidades de desarrollo en las zonas que rodean el Este de Los Ángeles y el Valle de San Gabriel.
Al romper la pared de la casa el pasado 2 de junio durante la ceremonia para iniciar la construcción, Escañuela pensó acerca de todos los altibajos que pasaron hasta llegar a ese momento, así como los muchos años que el edificio dio su servicio a una comunidad que una vez no tuvo otro lugar adonde ir.
MERCI se inició hace más de cincuenta años en 1955 por padres que creían que a pesar de ser excluidos de las escuelas públicas, sus hijos con discapacidades de desarrollo se merecían la oportunidad de contribuir a la sociedad como cualquier otra persona.
Durante los primeros años operaron aulas en un espacio donado sobre el Bulevar Atlantic, donde enseñaban a sus hijos como cuidar de sí mismos y los presentaron a la comunidad más allá de sus hogares. En 1962 MERCI compro su primer edificio permanente en Chandler Avenue, seguido por otro justo al lado, en 1979.
“MERCI nació y creció en Monterey Park, y este es nuestro bebé,” dijo la alcaldesa de Monterey Park Betty Tom Chu en la ceremonia.
Ubicado en una calle residencial en la cual las instalaciones son casi indistinguibles de las casas cercanas, los edificios de MERCI son algunos de los pocos lugares que hoy en día, fuera de los centros institucionales, proporcionan un servicio importante a adolescentes y adultos con discapacidad que requieren atención continua o quienes son médicamente frágiles.
Uno de los padres en la ceremonia dijo que el servicio que proporciona MERCI es “desesperadamente necesitada” y agregó que se siente afortunada de que se encuentra en Monterey Park, donde ella vive.
Su hijo ha asistido a MERCI por más de veinte años, y el saber que hay un lugar para él mientras que ella enviéjese le da tranquilidad, ella dijo. 
A pesar de que los edificios de MERCI han sido marcados para la demolición, el terreno es más de un acre, Escañuelas dijo.
Cuando los padres compraron las propiedades, había potencial para una instalación más grande más allá de dos edificios apretados y deteriorados. “Los fundadores tenían una visión,” ella dijo.
Con eso en mente, desde 2006 MERCI comenzó la presentación de planes a la ciudad para construir una nueva instalación que podría ampliar su capacidad y sus servicios.
MERCI no sólo tiene una lista de espera, pero el inminente cierre del Centro de Desarrollo Lanterman—un centro en Pomona que alberga las personas con discapacidad de desarrollo—significa que alrededor de 40 clientes podrán regresar a la zona, por lo cual aumenta la necesidad de hacer más cupo.
Además de crear los planes y obtener los permisos para construir el proyecto, el mayor problema fue conseguir financiación.
Ellos colectaron $3,7 millones en donaciones, un logro difícil en una zona donde hay menos donantes “adinerados” que en otros lugares.
Y cuando la economía colapsó en 2008, las donaciones pararon por completo y casi detuvieron el proyecto. Entretanto, la organización se vio afectada por los recortes presupuestarios y perdió una gran parte de su personal de oficina.
Al final MERCI optó por un préstamo en lugar de esperar más donaciones, no querían la deuda, pero “no teníamos otra opción, estos edificios están a punto de caer en pedazos,” dijo Escañuela.
Además, también peligraban perder una subvención de casi $1 millón para viviendas asequibles si no iniciaban el proyecto antes de la fecha de limite. “No quisimos perder esa oportunidad, así que seguimos adelante,” ella dijo.
A través de los años MERCI ha contado con la generosidad de la comunidad, incluso por varios clubes de servicios, como los clubes Kiwanis, Rotary y Lions, así como el departamento de bomberos.
Durante la ceremonia, Escañuela agradeció a los donantes que contribuyeron al proyecto. “Ha tomado una comunidad, ha tomado familias, se ha tomado toda clase de gente que nos ayuden a superar y seguir adelante.”
Donantes privados, como John y Mary Duce, también han intensificado. En la ceremonia, Escañuela anunció que los edificios nuevos llevarán el nombre “John and Mary’s Place,” en honor de los Duce. 
Los edificios bajo construcción incluirán un hogar nuevo para un grupo de seis residentes a parte de sus programas actuales durante el día. MERCI también dirige un hogar de grupo llamado “Ernie’s Place,” en honor del donante Ernie Giacoletto, en otro sitio en la Avenida Nicholson.
Una nueva sala para usos múltiples también aumenta la capacidad de los programas de día, la instalación también tendrá baños para discapacitados y una cocina. También habrá un espacio administrativo con ocho nuevas oficinas, una sala de conferencias, y una cocina con acceso universal que será utilizado para instrucción.
Print This Post Print This Post

June 9, 2011  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. ·