Junta Vecinal ‘Disfuncional’ de Boyle Heights Logra Avances

Es posible que la junta pronto podrá realizar sus propias reuniones.

By Gloria Angelina Castillo, Reportera de EGP

Tres meses después de ser amenazados con la desertificación e iniciar esfuerzos para evitar esa posibilidad, la Junta Vecinal de Boyle Heights (BHNC por sus siglas en inglés) ha actualizado sus reglas y ha nombrado una nueva junta directiva ejecutiva. Pero al mismo tiempo también perdieron miles de dólares que no fueron capaces de usar antes del 30 de junio, la fecha límite para el año fiscal 2010-2011.

BongHwan Kim, director general del Departamento de Capacitación de Vecindarios (DONE por sus siglas en inglés) en la Ciudad de Los Ángeles, dice que la junta ha recorrido un largo camino y podría estar fuera de peligro y de nuevo en tierra firme en aproximadamente un mes.

”]

Kim dijo que la incapacidad de la Junta de actuar como un grupo y tomar decisiones obligó a DONE a hacerse cargo de sus reuniones. Él dice que en los últimos tres meses, su personal ha hecho un buen trabajo al llevar a cabo las reuniones, y espera que la junta podrá reasumir su autoridad en unas semanas.

Los fondos no utilizados al final del año fiscal no se pueden transferir al año siguiente, por lo que la Junta de Vecinos de Boyle Heights perdió $15.616 en financiación, dijo Kim. El Ayuntamiento de Los Ángeles ha vuelto a recortar los presupuestos de juntas vecinales, por lo que el BHNC sólo tiene $40.500 en su presupuesto de este año.

Aunque él es optimista sobre el futuro del grupo, Kim dice que verdaderamente le toca a la comunidad determinar la eficacia de su junta vecinal.

De acuerdo con la Constitución de la Ciudad de Los Ángeles, las juntas vecinales están encargadas con fomentar la participación de los residentes en el gobierno de la ciudad con el fin de hacer al gobierno más sensible a la gente. También tienen un papel importante en la prestación de servicios de la ciudad, ya que hacen recomendaciones acerca de las prioridades del presupuesto a los líderes de la ciudad, dijo Kim.

DONE ha realizado varios entrenamientos para los miembros del BHNC, incluso acerca de cómo realizar reuniones eficaces, cómo cumplir con las normas de conflicto de interés, y la oficina del fiscal de la ciudad llevó a cabo una sesión acerca de las normas éticas, Kim dijo a EGP.

Sin embargo, Kim reconoció que el BHNC no se metió en este lío porque no sabía cómo llevar a cabo una reunión, ni porque no pudo decidir cómo gastar su dinero, sino porque no podían conseguir que suficientes miembros estén presentes para las reuniones, dejando al grupo sin quórum (una mayoría) para realizar negocios conforme a las leyes.

Kim dijo que la junta se había divido en facciones, y una de las facciones se negó a participar. Parte del problema fue el liderazgo, por lo cual “facilitamos procesos por los cuales se reconstituyó su liderazgo”, dijo Kim.

Lea esta nota EN INGLÉS: Boyle Heights Neighborhood Council Making Progress

Las reglas (by-laws) también se actualizaron para reducir el número de miembros de la junta necesaria para que haya un quórum. La junta ejecutiva ahora tiene seis miembros—sólo Margarita Amador mantuvo su título posterior cómo secretaria—el grupo también tiene 10 miembros generales que pueden votar.

Posteriormente, la junta tenía 35 miembros y necesitaba 18 miembros para lograr un quórum.

Ahora, con sólo 16 miembros, la junta sólo necesita 9 miembros (la mitad, más uno) para tener quórum, dijo Diana del Pozo-Mora, miembro BHNC. Lo cual es un tamaño más típico de las juntas vecinales por el resto de los Ángeles.

Los representantes de “cuadrantes” regionales también fueron eliminados para reducir el tamaño de la junta.

Los estatutos revisados ahora permiten que la junta automáticamente elimine a cualquier miembro que falta a tres reuniones. El cambio mejora la responsabilidad y corta la cinta roja, de acuerdo con Denis Quiñónez, miembro de la junta.

Quiñónez dijo a EGP que lo peor parece haber pasado. “Creo que las cosas van a mejorar, la tormenta ha terminado. El trabajo estresante de reformar los estatutos se hizo, ahora son eficaces, manejables…”, él dijo, pero agregó que aún hay más trabajo.

Del Pozo-Mora dice que la nueva junta directiva “limpió la casa.” Y mientras que los miembros ejecutivos anteriores no querían renunciar sus títulos, lo hicieron con el fin de evitar la desertificación de la junta. Mientras que no todo el mundo estaba satisfecho con la reorganización, la comunidad podrá votar de nuevo en la próxima elección que será el año que viene, de acuerdo con Del Pozo-Mora. 

La mayoría de los miembros de la junta dispuestos a hablar con EGP dijeron estar optimistas y comprometidos a realizar los cambios, pero Manny Aldana dijo que él cree que la junta debe ser desertificada para “enviar un mensaje a la comunidad que la gente que está ahora [en la junta] es incompetente”.

El consejo sigue siendo disfuncional, dijo Aldana, quien admitió que puede que él contribuyó al problema de quórum en el pasado, pero dice que él no renunciará porque fue elegido por la comunidad y tiene la responsabilidad de cumplir con su mandato.

Randy Sallinas, también miembro de la junta, dice que el consejo es un trabajo en progreso, pero una gran cantidad de esfuerzos se han realizado para evitar la desertificación.

“Sería una vergüenza si la única organización que proporciona una voz para la comunidad fuera desertificada”, dijo Sallinas.

Quiñónez también dijo que la junta le da a los residentes una voz para apoyar o renunciar los proyectos de desarrollo, las solicitudes para vender licor, etc.

“La Junta Vecinal es la voz oficial de Boyle Heights… si existe, ¿por qué no usarla?”, él dijo. Los miembros del BHNC son personas que quieren “hacer un cambio positivo” y la comunidad debería apoyarlos, y viceversa, añadió Quiñónez.

José Aguilar, quien fue posteriormente el presidente de la junta, se negó a comentar sobre los cambios, pero dijo a EGP en un correo electrónico reciente que él no cree que el consejo está fuera de peligro.

Kim dice que el liderazgo de Aguilar no quedó bien con algunos miembros de la junta que sentían que él los estaba empujando a tomar posiciones sobre cuestiones que ellos no querían hacer frente. Y mientras que Aguilar es activo tanto en las juntas vecinales de Boyle Heights y de Lincoln Heights, no hay ninguna regla que impida que alguien sea miembro de más de una junta, dijo Kim.

“Espero que la gente que lee su periódico pueda entender que Juntas Vecinales están ahí para servir a la comunidad y en realidad no se trata de que la junta por su cuenta tome las decisiones. Así que si los miembros de la comunidad de Boyle Heights quieren que la junta vecinal sea eficaz, entonces tienen que participar. Sino, la junta pensará que puede trabajar de forma aislada y en realidad esa no es la intención y ni el propósito de las juntas vecinales,” él finalizó.

Print This Post Print This Post

July 28, 2011  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2019 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·