- Eastern Group Publications - http://egpnews.com -

Tiempo se Acaba para los Centros de Salud Financiados por el Estado donde Ancianos Reciben Consuelo y Comunidad

Posted By admin On October 26, 2011 @ 4:00 am In Boyle Heights,City of Los Angeles,County of Los Angeles,East Los Angeles (Unincorp.),General Noticias,Lincoln Heights,Northeast Los Angeles,Pico Rivera | No Comments

Dentro de un mes, miles de ancianos pobres y californianos discapacitados probablemente perderán el acceso a los centros de cuidado para personas de la tercera edad donde reciben alimentos, terapia y cuidado médico, además de compañía y la sensación de formar parte de una comunidad.

Los defensores de discapacitados dicen que la eliminación del programa Centros de Cuidado de la Salud Diurno para Adultos de Medi-Cal (ADHC)—previsto a desaparecer el próximo 1 de diciembre—pone en peligro a la población más vulnerable de California, gente que sufre de un sinnúmero de enfermedades incluyendo demencia, incontinencia urinaria, parálisis y trauma cerebral.

EGP foto por Lauren M. Whaley/CHCF Center for Health Reporting [1]EGP foto por Lauren M. Whaley/CHCF Center for Health Reporting

Si los centros se ven forzados a cerrar, los defensores subrayan que mucha de esta gente se quedará sola en sus hogares, expuestas al abuso, la negligencia y el alto riesgo de que terminen en las salas de emergencia o en las casas de convalecencia.

“No me gusta decir esto, pero la verdad es que gente morirá”, dijo Nina Nolcox, presidenta de Graceful Senescence, un centro en el sur de Los Ángeles que atiende a 120 personas, en su mayoría de origen afroamericano.

Las comunidades de minorías en el Condado de Los Ángeles serán afectadas tremendamente por la clausura de los centros. De acuerdo con información del estado, el Condado de LA es el hogar a más del 60 por ciento de los beneficiarios del programa—unos 22 mil ancianos de un total de 38 mil en el estado.

Del total de enfermos, una cuarta parte sufre de demencia, un 40 por ciento incontinencia urinaria y cerca del 50 por ciento tiene un diagnóstico psiquiátrico y más del 70 por ciento no hablan inglés.

Los centros programados a cerrar actualmente proveen a las personas discapacitadas con transporte, alimentos, ejercicio, gestión de medicamentos, terapias físicas y así como programas sociales que muchos participantes dicen que les han devuelto la voluntad de vivir.

“Yo no quiero que cierren este programa (ADHC) porque me ayuda mucho”, dijo Bibiana Viernes, una delgada e elegante filipina de 85 años que ha sido atendida en el Silver Lake Adult Health Center por los últimos 8 años.

Viernes es considerada ciega por ley. Ella dijo que la terapia que ha recibido en el centro le alivió el asma y los dolores que tenía en sus coyunturas. También le ayudó a hacer muchas amistades y a descubrir su talento de hablar en público.

“Si el ADHC cierra me voy a ver obligada a quedarme en mi casa sola”, ella dijo. “Yo vivo con mi hijo y su esposa, pero ambos trabajan y me quedaré en la casa sola y me deprimiré”.

El estado de California decidió eliminar el programa ADHC que ha servido a la población discapacitada por más de 30 años para ahorrar $169 millones como parte del objetivo de la administración de reducir el déficit estatal de $26.6 mil millones. El programa tiene un costo de $76 por paciente al día, mitad pagado por el estado y mitad pagado por el gobierno federal.

Lea esta nota EN INGLÉS: Clock Ticks On State-Funded Adult Day Health Centers, Where Elderly, Disabled Find Comfort and Community [2]

Norman Williams, el vocero del Departamento de los Servicios del Cuidado de Salud, dijo que el estado no tenía muchas opciones para reducir costos ya que otros beneficios opcionales de Medi-Cal ya se habían recortado anteriormente, incluyendo los beneficios de cuidado dental.

“El estado de California está operando bajo una crisis de presupuesto tremenda”, indicó Williams. “Sabemos que las reducciones son dolorosas y son cosas que bajo otras circunstancias no se hubieran hecho”.

La Asambleísta Mariko Yamada (D-Davis), presidenta del comité de la tercera edad y cuidado por largo tiempo, dijo que ella y otros 37 legisladores firmaron una carta en agosto pidiendo al estado posponer la eliminación del programa hasta marzo de 2012. Ella estuvo de acuerdo en votar por los recortes al programa ADHC con la promesa que $85 millones serían destinados en una propuesta más tarde para crear un programa similar, posiblemente más pequeño, pero se sorprendió cuando el gobernador vetó la propuesta este verano pasado.

“Quiero que quede grabado que ‘si hubiera sabido lo que iba a suceder nunca hubiera apoyado los recortes de ADHC’”, dijo Yamada. “Este es un voto del que me arrepentiré el resto de mi carrera porque yo sé que está mal lo que está pasando”.

Un grupo defensor, Disability Rights California, está demandando al estado para evitar los cierres hasta que California pueda asegurar servicios adecuados para prevenir la hospitalización o el uso de asilos o casas de cuidado. Una audiencia en la corte federal del distrito de Oakland está programada para el 8 de noviembre, semanas antes del posible cierre de cientos de centros.

“Pensamos que esto es un verdadero desastre humano y nadie parece estar verdaderamente escuchando”, dijo Lydia Missaelides, directora ejecutiva de la Asociación de Servicios para Adultos Diurnos de California. “Si no hay una orden en noviembre, vamos a ver cientos de centros cerrados, casi todos en el mes de diciembre”.

Mientras el reloj avanza, los centros están preparando a sus clientes para decir a dios.

El otro día, en el centro Silver Lake ADHC donde la mayoría de pacientes son de origen filipino, Viernes y sus amigas desayunaron, hicieron ejercicio y disfrutaron de bailables tradicionales realizados por sus compañeros.

Luego la directora del centro Mila Anguluan-Coger, les pidió que compartieran un regalo que viniera del corazón para el centro Silver Lake. Al inicio las respuestas fueron cortas. “Abrazándose una a la otra”, dijo uno. “Recemos por Silver Lake”, dijo otro.

Sin embargo, las respuestas se hicieron cada vez más llenas de emoción.

“En toda mi vida, esta es la primera vez que soy muy feliz”, dijo una participante. “Si Silver Lake cierra. Estaré triste, estaré sola y estaré llorando”.

“Aquí me siento joven y fuerte”, dijo otro. “Si cierra sus puertas, probablemente en una semana o en un mes estaré muerto. Estos son mis sentimientos.”

Los defensores de los centros temen que los cierres forzarán a los familiares de los pacientes—muchos de los cuales dependen de los centros para unas horas de descanso—a tomar decisiones difíciles. Algunos tendrán que decidir entre dejar sus trabajos, mandar a sus seres queridos a casas de convalecencia donde perderán su independencia o dejarlos solos en su hogar.

Coulsander Johnson de 41 años se convirtió en cuidadora de adultos después de que su madre de 65 años sufrió una embolia, le dio Alzheimer y le dio cáncer en los ovarios en rápida sucesión. El estrés que generó el cuidado de 24 horas de su madre la obligó a dejar su trabajo. “Fue muy difícil”, ella dijo. “Muy, pero muy difícil”.

El poder registrar a su madre en Graceful Senescence en el sur de Los Ángeles hace tres años, “fue toda una bendición”, dijo Johnson, quien pudo regresar a trabajar medio tiempo, mientras su madre aprendió a caminar y a hablar otra vez.

“Esto fue como una ayuda caída del cielo, tanto para ella como para mí”, expresó.

La Asambleísta Yamada y otros críticos creen que los ahorros generados por el presupuesto anunciado desaparecerán porque el estado se verá obligado a pagar los costos muy caros por pacientes que terminarán en casas de convalecencia y en salas de emergencia.

Un reporte del 2010 realizado por expertos de seguro de salud, The Lewin Group, calculó los costos al impacto que generará al presupuesto—entre pérdidas de empleos de los familiares y a miles de trabajadores a domicilio a consecuencia de la eliminación del programa ADHC—será $51 millones anualmente.

Williams, del Departamento de Servicios del Cuidado de Salud, dijo que es muy pronto para predecir si los pacientes de ADHC terminarían en casas de convalecencia o salas de emergencia. El estado planea pagar $60 extra al mes por personas adicionales en planes de salud a nivel público y comercial para poder absorber a muchos de los centros participantes. Otros participantes podrían elegir continuar bajo una cuota por el servicio de Medi-Cal. Williams dijo que las personas actualmente están siendo evaluadas para ver qué tipo de servicios necesitan.

Patrick Johnston, presidente de la Asociación de Planes de Salud de California, dijo que los planes de cuidado administrados “harán lo mejor que puedan con los fondos limitados disponibles”, pero enfatizó que será un “reto” poder mantener a algunos de los pacientes más vulnerables fuera de las casas de convalecencia.

“La respuesta corta: los servicios no serán los mismos”, Johnston indicó.

Mientras se preparan para la transición, algunos centros están tratando de reinventarse de nuevo para evitar el cierre. Algunos recibirán pacientes con fondos privados o buscarán la certificación para proveer otros tipos de servicios, hasta el momento 24 de los 311 centros en el estado ya han cerrado este año.

Erin Pak, CEO del Centro de Investigación, Educación e Información de Salud Coreana, dijo que su organización cerró uno de sus dos centros en agosto en preparación para el cierre del 1 de diciembre. Este centro pudo mandar a la mayoría de sus pacientes a un centro cercano.

Pero, una vez que el mes de diciembre llegue, Pak anticipa que la mayoría de las familias coreanas tratarán de mantener a sus ancianos en casa debido a la pena asociada con llevar a sus seres queridos a las casas de convalecencia. Su mayor preocupación es que la mayoría de los ancianos no podrán comer porque estarán demasiado débiles, no tendrán el dinero o simplemente no tendrán las ganas.

“Yo me preocupo”, dijo mientras sus ojos se llenaban de lágrimas. “Creo que todo nuestro personal se preocupa demasiado acerca de lo que va a pasar con ellos”.

Historia traducida por Agustín Duran, reportero de Latinocalifornia.com


Article printed from Eastern Group Publications: http://egpnews.com

URL to article: http://egpnews.com/2011/10/tiempo-se-acaba-para-los-centros-de-salud-financiados-por-el-estado-donde-ancianos-reciben-consuelo-y-comunidad/

URLs in this post:

[1] Image: http://egpnews.com/wp-content/uploads/2011/10/FRONTPAGE_Whaley_LaBeez_365.png

[2] Clock Ticks On State-Funded Adult Day Health Centers, Where Elderly, Disabled Find Comfort and Community: http://egpnews.com/?p=31871

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. 5/09 All rights reserved.