Indignados de ELAC Quieren Detener los Recortes a la Educación

Estudiantes renuncian las comodidades del hogar durante la temporada de lluvia para manifestar en contra de los recortes estatales a la educación.

By Elizabeth Hsing-Huei Chou, Reportera de EGP

Estudiante de sociología Daveon Logan sigue tratando de calentar su tamal, pero cada vez que intenta usar el horno de microondas, el aparato se apaga junto con las luces.

“!Ya ves! ¡Te dije que no uses el microondas!” grito Esperanza Ortega quien preparaba una cena de ceviche con cangrejo y camarones para una docena de estudiantes dentro de una tienda de campaña el domingo por la noche en el campamento “Occupy ELAC” (Ocupación de ELAC) en East Los Angeles College.

Los organizadores y los estudiantes que se unieron a la manifestación Occupy ELAC la semana pasada en contra de los recortes a la educación se reunieron en “la tienda de estudio” principal del campamento para la cena. Ortega, la presidenta de los Estudiantes de ELAC para la Conciencia Política (ELAC Students For Political Awareness), es la “mamá osa” del campamento y uno de los organizadores. Mientras ella prepara la cena tranquilamente en su cocina improvisada, otros se apresuran para restaurar la luz.

Cuando comienza a llover repentinamente, Logan y los demás saltan a la acción para reforzar sus tiendas de campaña con todo tipo de producto, desde cinta aislante a papel de aluminio. A pesar de sus esfuerzos, la lluvia comienza a entrar en su refugio.

Muchos de los participantes de Occupy ELAC parecen tener calma a pesar del mal tiempo reciente. “Elegimos el mejor tiempo, literalmente, la temporada de lluvias. Creo que esto muestra un mayor compromiso por nuestra parte,” dijo la organizadora Angie Rincón.

Occupy ELAC se inició el 31 de octubre para protestar los aumentos propuestos a la matrícula y la posible eliminación de clases y semestres, según los organizadores. Una carpa principal y varias pequeñas tiendas para dormir ahora están en la entrada del campus sobre la avenida César Chávez.

El grupo ha crecido a cerca de 30 participantes. La mayoría están allí a tiempo completo y otros a tiempo parcial. Durante el día todos ellos continúan trabajando y asistiendo sus clases. Al asumir la bandera del movimiento “Occupy” (los indignados), esperan atraer más atención a los recortes cada vez más frecuentes en los colegios comunitarios, dijo Rincón.

Los miembros del movimiento Occupy ELAC dicen que a diferencia a los movimientos de indignados en otros lugares, ellos planean concentrarse en un solo tema – el acceso a la educación, especialmente para personas que no pueden permitirse el lujo de asistir a universidades de cuatro años de manera inmediata.

Durante su inicio, los organizadores denunciaron la falta de fondos asignados a la educación en el estado, e hicieron un llamado al Gobernador Jerry Brown a visitar el colegio y a dirigirse al recorte de $400 millones para la financiación de las universidades comunitarias.

“El colegio de la comunidad es el portal principal de entrada para educación superior para los estudiantes minorías de más bajos ingresos, así que tenemos que mantener abiertas las clases núcleo y mantenerlas asequibles también,” dijo el organizador Herlim Li.

Li pide que los legisladores estatales que representan la zona de East Los Angeles College visiten el campamento Occupy ELAC para escuchar sus demandas. Mientras las decisiones acerca de lo que se cortará se hacen por la junta de fideicomisarios, “más o menos esta es una cuestión estatal, es financiación estatal,” él dijo.

A partir del martes, los organizadores de Occupy ELAC estaban esperando una respuesta del Asambleísta Mike Eng y el Senador Estatal Ed Hernández. Ellos esperan que el director de educación del Asambleísta Ricardo Lara los visitará hoy.

Los organizadores de Occupy ELAC dicen que a pesar de que saben que el estado tiene problemas de presupuesto, alocar dinero en la educación es una inversión. “¿Quién va a correr el mundo de mañana si no estamos educados?” preguntó Rincón.

Debido a los recortes del Estado, los costos de matrícula en ELAC han aumentado de $16 por cada unidad en 2009 a $36, y se habla de otro aumento de $10. Semestres enteros también podrían eliminarse, ellos dicen, lo cual empeorará una situación de desbordamiento que se siente al principio de cada semestre, cuando 60 a 70 estudiantes se aprietan a un aula para 30 personas con la esperanza de ganar la lotería para inscripción.

Después de soportar un fin de semana de lluvia y temperaturas heladas, los estudiantes del campamento Occupy ELAC finalmente tuvieron una oportunidad para hacer sus viviendas improvisadas más agradable. Ellos quieren detener los recortes estatales a los colegios comunitarios. Foto de EGP por Elizabeth Hsing-Huei Chou

Los cortes de clase también han significado que nunca hay bastantes cursos requeridos para todos, tales como las clases de Inglés y de matemáticas. Debido a que muchos estudiantes necesitan estas clases para transferir a universidades de cuatro años, algunos de los organizadores dicen que los estudiantes tienen que posponer sus estudios de un semestre a un año.

Keanu Para, un estudiante de ingeniería, dijo que él no está de acuerdo con la eliminación de una tarjeta de transporte que utilizaba para llegar desde Pasadena al campus de ELAC. Tal como es, no tiene mucho dinero para pagar la universidad y está preocupado que si continúan los recortes, se convertirá imposible para otros miembros de su familia, incluyendo a su hermana menor, a pagar la universidad.

Paar dijo que “todo esto pasó por mi cabeza” cuando leyó sobre el movimiento Occupy ELAC en el periódico de la escuela. “Me apunto,” él decidió.

La primera semana de Occupy ELAC se realizó como estaba planeado, algunos partidarios llegaron a sus tiendas de campaña para alentarlos, mientras que otros se detuvieron para criticarlos.

El domingo, los campistas de Occupy ELAC despertaron a una tormenta.

La lluvia ha creado un charco gigante en su tienda de campaña principal de “estudiar,” y el agua goteaba en cada una de sus tiendas de dormir. En medio del barro y el caos, el campo fue reconfigurado por la dirección de uno de sus miembros, Daniel Cristóbal, que ha recibido el apodo “el general” por su trabajo rápido.

La temperatura también ha disminuido considerablemente, especialmente en la noche, y los estudiantes están usando capas para dormir y han rellenado sus tiendas con más cobijas. Paar dijo que tiene ganas de una hamburguesa con queso y que extraña a su madre. Uno de los principales organizadores, dijo que su madre estaba llorando cuando ella la visitó recientemente.

Los estudiantes pasan el día estudiando y haciendo sus deberes. Ellos juegan fútbol, juegos de cartas, patean una pelota (Hacky Sack), y bailan. También hacer mejoras en sus viviendas y al campamento, como crear un pasillo de piedras para que no tengan que pisar el barro.

El domingo, Paar dijo a pesar de que estaban “un poco cansados” la situación es manejable. Lo comparó a la crisis presupuestaria del estado. “¿Sabes qué, no ha terminado todavía, … [la tormenta de lluvia y las tiendas con fugas] se veían mal, pero es corregible. Al igual que estos recortes en el presupuesto, es un gran problema, pero se puede corregir,” él dijo.

Hasta el momento la ocupación tiene el permiso de la administración de ELAC, y tiene el apoyo de miembros de la facultad. Los policías de la escuela vigilan su seguridad y las secretarias en las oficinas principales donan alimentos. También recibieron donaciones de la comunidad, incluso de Home Depot y Lilliana’s Tamales.

Ellos siguen tratando de atraer más interés de la comunidad en general. Repasaron miles de volantes durante el partido de fútbol East Los Angeles Classic el viernes por la noche.

Pero ellos dicen lo que actualmente necesitan los más es la atención de los responsables del presupuesto de educación del estado. “Verdaderamente necesitamos que nos escuchen. Necesitamos que alguien venga aquí,” dijo Rincón.

Mientras esperan que los legisladores vengan a visitarlos, tratan de no desanimarse por sus detractores, así como las personas que critican la forma en que están haciendo su campaña, las personas que se preguntan por qué no están acampados en el centro de Los Ángeles con los otros indignados, o en las oficinas del distrito. Cada uno de los participantes de Occupy ELAC trata de actuar como un portavoz, listo en todo momento a explicar por qué están acampando en su escuela.

Paar dijo que están en ELAC – están sentados en la lluvia y haciendo sus deberes en una tienda de campaña – porque aquí es donde están siendo afectados por los recortes al presupuesto estatal, y él no tiene ninguna prisa para correr a casa. “No siento ni un poco arrepentimiento por estar aquí. No me importa congelarme,” él dijo. “Porque yo sé lo que estamos haciendo aquí es una buena causa.”

Print This Post Print This Post

November 10, 2011  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. ·