Una Cancha y un Mercado Captan los Valores de una Comunidad

La Sociedad Histórica Maravilla solicita reconocimiento de hito histórico para un centro social muy amado.

By Elizabeth Hsing-Huei Chou, Reportera de EGP

Las historias de toda una comunidad se preservan detrás de las paredes de ladrillo rojo de la cancha Maravilla Handball Court y las ventanas cerradas con tablas del mercado El Centro sobre la Avenida Mednick.

La cancha de frontón (o pelota vasca) fue donde Claudio Rodarte, de 66 años, se reunió con su padre que estuvo desaparecido durante mucho tiempo. La novia de su padre dijo a Rodarte que ella conocía a un hombre que cumplía con la descripción de su padre – un jugador popular de frontón que todos llamaban El Perfumado.

Read this story in English: Handball Court and Market Captured Values of a Communityhttp://egpnews.com/?p=32690

George Del Río, de 50 años, desea que hubiera tenido una grabadora con él durante todos esos años que se sentó en el mercado al lado de la cancha platicando con Michi Nishiyama, la dueña de los dos edificios que hacía “deliciosos sándwiches” y leía periódicos en japonés que lo intrigaban.

Y aún hoy, cuando hay silencio en la cancha de frontón, Luís Sáenz, de 77 años de edad, disfruta sentarse y recordar la acción que se llevaba a cabo allí, admirando la memoria de su padre y sus amigos quienes golpeaban una pelota de cuero a una velocidad de rayo por el aire.

Los miembros de la Sociedad Histórica de Maravilla (Maravilla Historical Society) quienes realizan esfuerzos para establecer los dos edificios, construidos en 1928 y 1946, como hitos históricos, esperan que a través de sus esfuerzos muchos más de estos recuerdos serán devueltos a la vida.

(De izquierda a derecha) Michi y Tommy Nishiyama, los inquilinos por mucho tiempo y luego los dueños del mercado y las canchas, eran bien conocidos por la mayoría de la gente que creció en el barrio por sus fiestas de Navidad, actividades sociales y su generosidad. Foto de la pareja cortesía de la Sociedad Histórica de Maravilla, imagen de la cancha por EGP.

La Sociedad Histórica de Maravilla, junto al Los Angeles Conservancy, nominaron a los dos edificios, situados al cruzar la calle de las viviendas públicas Maravilla, como monumentos históricos de California. Durante una reciente reunión en la cual la sociedad histórica y la conservación hicieron una presentación, la Comisión Histórica del Condado de Los Ángeles respaldo su nominación.

Ed Revelles, de 23 años de edad, es parte de la generación más joven que esta laborando para resucitar el deporte y la historia de los dos edificios. “Creciendo aquí yo recuerdo la emoción del legado y las historias” de las canchas. “Recuerdo que cómo un niño yo también quería ser parte de esa historia,” él dijo.

Después de unirse a la sociedad histórica, Revelles tuvo la oportunidad de hablar con los ancianos que frecuentaban la cancha de frontón. A pesar de que pasaron por tiempos difíciles, “ninguno de ellos se detuvieron de compartir sus recuerdos especiales e historias, todos platicaron acerca de sus mejores días como niños en la cancha de frontón,” él dijo.

En la reunión, Del Río dijo que la cancha y el mercado son tan importantes como el letrero de Hollywood. La única diferencia es que el letrero “no hace nada”, él dijo.

En los últimos meses la sociedad se ha realizado una “tiendita” y ‘noches de cine’ allí. Las organizaciones Oldtimers of Southern California y el Club Maravilla Handball se reúnen allí. Y los deportistas jóvenes están aprendiendo el antiguo deporte que tiene sus raíces en tradiciones diversas.

La cancha, y la familia Nishiyama que dirigían el mercado, son bien conocidos por la comunidad de Maravilla.

La cancha se construyo poco a poco, ladrillo sobre ladrillo, por los trabajadores de una fábrica de ladrillos cercana, y las generaciones de padres e hijos crearon amistades y recuerdos, mientras jugaban frontón. La cancha de frontón de Maravilla fue una de las canchas más populares de la zona, y gente de todas partes de Los Ángeles, e incluso de fuera del estado, iban a jugar allí.

Ray Loza dijo que cuando él iba a las canchas había un estereotipo del deporte que “sólo la gente mala, sólo las personas que van a la cárcel, juegan al frontón”, y muchas otras canchas fueron derribados debido a esto. La verdad es que el frontón era un “juego de tradición, un juego de la salud física y mental”, él dijo.

El deporte se jugaba por los mayas, él dijo, pero también fue jugado por padres, hijos y sus amigos. “Creo que se trataba de la camaradería de los jugadores de frontón, esos momentos de encuentro y de saludarse uno a otros” para platicar acerca de los hijos, nietos, y eventualmente bisnietos de uno. “Ay, creo que eso fue una bendición”, dijo Loza.

Michi y Tommy Nishiyama, los inquilinos por mucho tiempo y luego los dueños del mercado y las canchas, eran bien conocidos por la mayoría de la gente que creció en el barrio por sus fiestas de Navidad, actividades sociales y su generosidad. Michi, quién llegó a Maravilla después de haber vivido en un campo de internamiento, era especialmente querida. Ella ofrecía ayuda financiera a los vecinos y permitía que la gente pagara más tarde por la comida que compraban en su tienda. A cambio, cuando Michi envejeció y se hizo frágil, la comunidad se hizo cargo de ella, le traían cena y le pusieron barandales a su casa.

Michi Nishiyama en las canchas durante la temporada de navidad. Foto cortesía de Sociedad Histórica de Maravilla.

Los Nishiyamas fallecieron hace unos cinco años, y de acuerdo con Amanda Pérez, quien creció en la comunidad Maravilla, ella se quedó consternada cuando hace tres años notó que los edificios habían sido cerrados y estaban en mal estado.

Pérez hizo planes con otras personas para limpiar el lugar y para honrar la memoria de los Nishiyama. Desde entonces, su misión ha crecido más allá de un proyecto de limpieza. Pérez y muchos otros formaron la Sociedad Histórica de Maravilla y han comenzado a preservar la cancha de frontón y el mercado. Llevan a cabo eventos para recaudar fondos, y han recibido una subvención de $2.000 para preservación que fue aumentado con la misma cantidad de su propio dinero.

A pesar de los esfuerzos, los edificios están mostrando su edad y requieren trabajos de conservación. Pérez y los demás recogieron la basura y limpiaron los escombros, pusieron en orden el mercado y las canchas y han creado un espacio de encuentro acogedor para la comunidad, pero las termitas se comen el suelo de madera y la pintura descascarada indica el mal estado del edificio. Un letrero desgastado de bienes raíces todavía cuelga en el exterior de la pared de ladrillo de la cancha. La sociedad histórica actualmente es alquiler del espacio y tiene la esperanza de comprar el edificio en el futuro.

Uno de los objetivos de la sociedad histórica es utilizar el sitio histórico para enseñarles a los jóvenes de Maravilla como grabar las historias de las personas mayores. Los dos edificios están situados a poca distancia de varias escuelas y centros para jubilados, y la sociedad quiere desarrollar programas dentro de los edificios para esos dos grupos.

“Al trabajar con la juventud, así como los adultos, he aprendido que existe una falta de autoestima a base de no saber la historia. A lo largo he aprendido que una vez que son capacitados…con su verdadera historia… esto mejora su bienestar,” dijo Pérez, quien ha trabajado como asesora de rehabilitación de drogas y alcohol.

Ella añadió que “vale mucho poder ver que se une una comunidad diversa y se abrazan como abrazaron a los Nishiyamas”.

Pérez dijo que la biblioteca del condado en el Este de Los Ángeles tiene una buena colección de historia chicana, pero le falta las historias de la comunidad. Muchas personas de hoy en día, especialmente los jóvenes, están aislados de la historia del lugar en donde viven.

Muchos no se dan cuenta de que Maravilla es una clase de flor, que existe un lago detrás de la sede del CHP donde la gente antes lavaba su ropa, que la Avenida Cesar Chávez antes era la Avenida Brooklyn, y que dentro del mercado familiar y de la cancha de frontón en Mednick hay personas que “captan los valores, la vida cotidiana de la comunidad”, dijo Pérez.

Print This Post Print This Post

November 24, 2011  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

One Response to “Una Cancha y un Mercado Captan los Valores de una Comunidad”

  1. jorge flores on October 21st, 2013 11:07 am

    suena imposible pero no lo es, eso si costara mucho trabajo junto con todas las personas que esten interesadas en el rescate de este histórico lugar. desafortunadamente no tengo dinero pero creo que mi idea si se concreta dará frutos incluso para adquirir el inmueble y renovarlo para enseñar a la juventud latina de nuestras raíces. me gustaría compartir mi idea con las personas que estén interesadas y que en verdad se interesen por rescatar nuestras raíces y ayudar a l rescate de este lugar y dar a conocer a todos su historia.

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2019 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·