Viviendo en la Sombra de la Industria: La Familia Conoce los Resultados

Última parte de una serie de tres partes.

By Por Janet Wilson, California Watch Especial a EGP

Adilene se ha preparado para este momento.

“No estoy diciendo que debemos tener algo [tóxico] dentro de nosotros”, ella dijo mientras la familia Martín conducía hacía la oficina del doctor en enero. “Pero será decepcionante si no encuentran nada y el agua sigue saliendo así.”

Lea esta nota EN INGLÉS: Living In Industry’s Shadow: Maywood Family Learns What’s Inside Them

El Fondo Dennis A. Hunt para el Periodismo de Salud de la USC Annenberg y California Watch encargaron los exámenes médicos para medir la exposición de la familia a las sustancias tóxicas que pudieran provenir de sus alrededores.

Dos meses más temprano Adilene, su mamá y sus hermanos dieron muestras de sangre y orina para determinar a qué medida había 25 químicos presentes en sus cuerpos. Las sustancias fueron seleccionados debido a su prevalencia en el corredor industrial alrededor de su ciudad natal de Maywood, que tiene algunos de los peores niveles de contaminación de aire en la nación, y donde el agua sucia ha salido de las llaves durante años.

Las hermanas Anaíz (izquierda) y Adilene Martín comparten una comida en el comedor de su hogar en Maywood, donde han vivido por años. Foto por Daniel A. Anderson/California Watch

Finalmente, es tiempo para conseguir las respuestas.

La familia Martín tiene en sus cuerpos rastros de los ocho metales pesados peligrosos y rastros de 17 subproductos industriales. Los niveles de arsénico, cromo, mercurio, manganeso y vanadio eran mucho más altos que aquellos dentro de la mayoría de los estadounidenses.

Adilene, de 22 años, tenía muy altas cantidades de vanadio en su sangre, y los niveles en su hermano y hermana superan los promedios nacionales. Vanadio, una sustancia plateada y azul, se encuentra en algunos alimentos y suplementos, pero los humos industriales y el polvo pueden causar enfermedades respiratorias, y es un posible carcinógeno.

Su hermano, Salvador Jr. de 18 años de edad, tenía cantidades de arsénico en su orina que parecía estar por encima de todos los estadounidenses a su edad que se sometieron a exámenes médicos por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. El arsénico puede ser inofensivo, pero algunas variedades en grandes cantidades se han relacionado con cáncer del hígado, pulmón, riñón y de la vejiga. No está claro qué tipo esta dentro de Junior, como su familia le dice. Un estudio reciente mostró que los pacientes con el nivel de arsénico casi el doble al nivel que él tenia, reportaron hormigueo de manos y pies.

Ambos—así como su hermana Anaíz de 21 años de edad, y su madre, Josefina de 45 años—tenían niveles de manganeso más altos que el 95 por ciento de los estadounidenses puestos a prueba. Con la exposición crónica y alta, el manganeso, un contaminante del agua turbia, puede causar síntomas similares a la enfermedad Parkinson. Funcionarios de Salud Pública de California no han informado a los residentes de Maywood acerca de sus riesgos durante años, ellos han dicho que sólo causa problemas estéticos, por ejemplo al lavar la ropa.

Salvador Martín recolectó muestras del agua que sale de las llaves la casa de su familia en de Maywood. Él marcó la fecha y hora de las muestras. Él y otros vecinos han luchado para asumir control de Maywood Mutual Water Co. No. 2, la cual sirve a su vecindario, para obtener agua limpia. Foto por Daniel A. Anderson/California Watch

Los cuatro miembros de la familia tenían niveles de mercurio que causó que un médico recomiende una investigación por el estado de las fuentes en la casa de los Martín y en su barrio. El mercurio de la clase peligrosa en pequeñas cantidades es extremadamente tóxico y puede dañar o fatalmente herir al cerebro, el sistema nervioso y los riñones.

“Hay algunos números extraordinariamente altos aquí, estoy perpleja y sorprendida de que fueron expuestos a tanto mercurio”, dijo la Dra. Gina Solomon, una profesora clínica de la Universidad de California en San Francisco quién atiende pacientes de contaminación ambiental.

Solomon, quien también es científica principal para el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC), recomendó que el Departamento estatal de Salud Pública investigue la exposición de la familia y las posibles fuentes de mercurio. Los funcionarios del Departamento negaron su petición.

Los dolores de cabeza, la fatiga y la depresión—similares a los síntomas reportados por Josefina y Anaíz—han sido reportados en pacientes sobreexpuestos al mercurio. Muchos productos químicos, incluyendo el vanadio o el cloro utilizado para tratar el agua, pueden causar erupciones como las que tiene Adilene en los brazos.

El promedio para el cobre en EE.UU. no está disponible, pero el cobre dentro de los Martín es dos a cinco veces superiores a los niveles dentro de los alemanes. Es un nutriente necesario, pero los altos niveles se han relacionado con irritación en la nariz, la boca y los ojos, náuseas, calambres estomacales, vómitos, y la muerte. Se trata de un posible carcinógeno.

Ellos tenían el nivel promedio para plomo, cadmio, dioxinas y furanos. Pero los expertos advierten que no hay niveles de plomo o dioxinas que se saben ser seguros. Las dioxinas son del mismo tipo de potentes cancerígenos emitidos al aire en las calles de Maywood en 1998 por la Agencia de Protección Ambiental durante la limpieza del sitio Superfund—una zona abandonada que contiene desperdicios peligrosos. Durante años, ellos pueden permanecer en los vertederos, los áticos no utilizados, y los tejidos del cuerpo.

Josefina reacciona primero, riendo con voz temblorosa.

“Bueno, nunca esperé todo esto, pero esta bien saber lo que tenemos dentro”, ella dijo.

La Exposición a Largo Plazo Aumenta los Riesgos, Dicen los Expertos

Numerosos médicos y científicos que se especializan en la contaminación del medioambiente analizaron los resultados. La mayoría dijeron que no creían que la familia Martín estaban en riesgo inmediato. Aunque en comparación a los promedios de otros estadounidenses algunos de los niveles eran muy altos, eran cantidades pequeñas que no causan un daño de inmediato, pero con el tiempo pueden ser fatal.

Los Martín tenían trazas muy altas de algunas sustancias, lo suficientemente alto en algunos casos, que un médico pensó que podrían estar experimentando efectos inmediatos que son clínicamente evidentes, así como riesgos a largo plazo. Para el arsénico, el cromo y el mercurio, dependerá de que tipos de estos químicos fueron expuestos. Pruebas de seguimiento mostraron que Salvador Jr. no tenía la clase peligrosa de arsénico dentro de él.

Sin embargo, los expertos convinieron en que si los miembros de la familia siguen expuestos a niveles altos, enfrentan probabilidades más pronunciadas de cáncer y otros efectos de salud serios. Al igual que el humo del tabaco o la radiación, estos productos químicos se acumulan durante años en la grasa corporal o tejida, cobrando un precio a largo plazo.

“Eso es lo que mucho más me preocupa”, dijo Scott Fruin, profesor asistente de la salud ambiental en el Colegio Keck de Medicina en la Universidad del Sur California. “Definitivamente algo extrañó está pasando allí… Algunos de los metales pesados fueron extraordinariamente altos”.

Son escasos los estudios que se han hecho sobre cómo las combinaciones de los químicos pueden trabajar juntos, señalaron varios. Todos dijeron que no es tarea fácil identificar las fuentes. Los Martín comen pescado y carne de res y usan productos de limpieza doméstica.

“La gran parte del biomonitoreo es que te dice exactamente lo que está dentro su cuerpo”, dijo Solomon. “El talón de Aquiles es que no te dice cuales son las fuentes.”

Sin embargo, todas las sustancias presentes en ellos también están presentes en los gases de escape o en las fabricas a una milla de su hogar. Los procesadores de productos químicos y otras industrias cercanas podrían ser fuentes si los gases se liberan indebidamente, dijo Solomon. Las sustancias pueden entrar al cuerpo a través de los vapores del aire, el agua o el suelo. Incluso la tierra del jardín puede recoger contaminantes.

Anaiz Martín sufrió de envenenamiento de plomo a los 18 meses de edad. Ella ha tenido asma desde que empezaba a caminar, y ahora tiene el síndrome de colon irritable. Foto por Daniel A. Anderson/California Watch

Huntington Park, la ciudad al lado, midió los niveles más altos de cobre, plomo, manganeso y cromo, y los niveles segundo más alto de arsénico, a través de los 6.700 millas cuadrados en la cuenca atmosférica de Los Ángeles en 2007. La calidad del aire era saludable solo una vez cada tres días.

Vivir donde viven incrementa las probabilidades de enfermedades no sólo para ellos, sino también para sus vecinos, dijeron algunos.

“Cuando uno piensa en los cientos de familias que viven en situaciones muy similares en su barrio, para cada una de estas exposiciones excesivas podrían estar representando a muchas otras personas”, dijo Sonya Lunder, un analista de salud pública con Environmental Working Group, un grupo que hace el biomonitoreo.

Los reguladores del Departamento de Salud Pública del Estado se negaron hacer las pruebas o investigar.

“Si la familia tiene preocupaciones acerca de los resultados de las pruebas de laboratorio, deben contactar a su médico clínico”, dijo en un correo electrónico Dr. Rick Kreutzer, jefe de la División Estatal de Control de Enfermedades Ambientales y Ocupacionales.

Los beneficios de salud COBRA de la familia por el trabajo Sal se habían expirado. La única clínica de certificación nacional de salud ambiental en el Condado de Los Ángeles, UCLA, se estaba cerrando.

Ruthann Rudel, toxicóloga y directora de investigación para el Instituto Silent Spring cerca de Boston, que estudia el cáncer y los factores ambientales, dijo que no estaba sorprendida por “los resultados de biomonitoreo de los Martín, sus dificultades para obtener atención de seguimiento o la falta de interés por los funcionarios.

Ella dijo que los reguladores habitualmente carecen de fondos suficientes y están sujetos a presiones políticas, mientras que la mayoría de los médicos en los EE.UU. no están bien capacitados en temas de salud ambiental. La brecha es aún mayor en las comunidades pobres que tienen menos médicos y que potencialmente enfrentan mayores riesgos. Maywood tiene un médico a tiempo completo por cada 4.840 habitantes, según la Oficina Estatal de Planificación de la Salud de California y del Desarrollo.

“Hay una capacidad totalmente insuficiente para obtener ayuda en torno a la contaminación ambiental en estas comunidades”, dijo Rudel. “Hay muy poca infraestructura médica, y los médicos clínicos en particular, no reciben entrenamiento adecuada en materia de salud y contaminación ambiental”.

Algunos reguladores están de acuerdo que hay riesgos.

“Estas comunidades están bajo ataque,” dijo Florence Gharibian, la gerente recién jubilada del Programa de Aplicación de Leyes de California y Respuesta a Emergencias del Departamento de Control de Sustancias Tóxicas del estado. En conjunto con la oficina de la EPA en Los Ángeles, su personal está preparando un informe sobre la contaminación del agua por debajo de las comunidades cerca de la autopista I-710. Ellos hicieron un muestreo limitado frente a las casas, incluso el hogar de la familia Martín, que levantó banderas rojas. Planifican hacer más. Mientras tanto, aconseja a las familias que por primera vez cada mañana dejen correr el agua por cinco minutos completos.

Los críticos señalan que algunas de las sustancias detectadas en los Martín no se controlan o regulan en los EE.UU., incluyendo el manganeso, el vanadio, el cobre, y las formas cancerígenas del cromo. “Es un vacío inconcebible”, dijo Solomon, quien fue la coautor de un reciente artículo acerca de enfermedades en grupos en los barrios cerca de peligrosas instalaciones industriales, que concluyó que “la regulación de productos químicos tóxicos en los Estados Unidos ha sido un fracaso.”

Davis Baltz con Commonweal, una organización no lucrativa de California que hace biomonitoreo, dijo que pensaba que los resultados de la familia Martín en realidad eran como la mayoría de los estadounidenses, con picos de algunas sustancias que pueden ser fugaces, mientras que otros pueden señalar un grave riesgo.

Él dijo que todo lo que el biomonitoreo ilustra es la necesidad de una revisión nacional de pruebas y la regulación de productos químicos.

Baltz, dijo: “Hasta que consigamos mejor conocimiento acerca de cómo las debemos regular… continuaremos a acumular evidencia médica.”

Josefina está satisfecha—tiene información para consultar a un médico cuando pueda darse el lujo de ver uno. Salvador Jr. odia los resultados y quisiera mejor no saber que tiene por dentro. Anaíz dice estar aliviada que no tiene los niveles más altos y obstinadamente gana su diploma de equivalencia de preparatoria en la mesa del comedor. Pero para el otoño está enferma otra vez.

Salvador, padre, y los vecinos fueron capaces de tomar control de la junta de agua Maywood No. 2. Ellos convencieron al Presidente de la Asamblea John Pérez (D-Los Ángeles) a encabezar una ley sobre el agua Maywood.

En mayo, por primera vez en años, el nivel de manganeso en el suministro de agua No. 2 no excede los límites del estado. Sin embargo, desinfectantes, que a largo plazo llevan sus propios riesgos, se mezclan en el agua. Se ha obtenido financiación para limpiar el poso contaminado a dos cuadras de la casa amarilla y ordenada de la familia Martín.

Pero en octubre, el agua sucia regreso. Sal y sus compañeros miembros de la junta luchan para averiguar si la nueva planta de tratamiento de agua no funciona, o si otra cosa esta mal.

Mientras tanto, Adilene está tomando una clase de enfermería—todo lo que puede pagar al momento.

“Cuando crezca, quiero salirme de aquí”, ella dice.

3 de Nov., 2011: Primera Parte—Viviendo en la Sombra de la IndustriaDespués de Años de Enfermedades, una Familia Busca Respuestas

10 de Nov., 2011: Segunda ParteViviendo en la Sombra de la Industria: Familia de Maywood se Somete a Examines Médicos

17 de Nov., 2011: Última Parte—Viviendo en la Sombra de la Industria: La Familia Conoce los Resultados (esta nota)


Janet Wilson puede ser contactado en janetwilson66@gmail.com. Esta serie fue producida en colaboración con el fondo USC Annenberg Dennis A. Hunt Fund for Health Journalism y California Watch, parte del centro independiente y sin fines de lucro Center for Investigative Reporting.

Para leer la primera y segunda parte de la serie, visite www.EGPNews.com.

Para un reporte más detallado sobre la historia de la familia Martín, visite California Watch http://californiawatch.org

Esta nota fue traducida por Gloria Angelina Castillo, escritora para Eastern Group Publications, Inc.

Print This Post Print This Post

November 17, 2011  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. ·