Surgen Informes de Abuso Policial Después del Operativo Contra los Indignados de LA

By Elizabeth Hsing-Huei Chou, Reportera de EGP

Un estudiante de enfermería de East Los Angeles College que se alojó en el campamento Occupy LA ubicado fuera del Ayuntamiento de Los Ángeles hasta que la policía realizó un operativo contra los indignados la noche del 29 y 30 de noviembre, dice que vio moretones, ojos negros y huesos rotos durante el desalojo.
Rudy Rodríguez, de 40 años, miembro del equipo médico de Occupy LA, dijo a EGP el lunes que él atendió a los heridos que lograron escapar ser arrestados por la policía de Los Ángeles.

Read this story in English: Reports of Police Abuse Emerge After Occupy LA Eviction

Él no ha vuelto al antiguo campamento, pero ahora está acampando en Occupy ELAC en Monterey Park, donde él dice estar satisfecho que sus servicios no son necesitados.
Según Rodríguez, durante el primer mes él fue la única persona en la tienda médica de los indignados de Los Ángeles, principalmente para impedir el robo de los suministros y para garantizar que se mantuvieran estériles. Más tarde un maestro de paramédicos y una enfermera registrada se unieron a él, él dijo.
“No creas lo que dicen”, él dijo acerca de los primeros informes que indicaban que la policía de Los Ángeles evitó enfrentamientos violentos con los manifestantes. Él afirma que uno de los agentes lo golpearon con un bastón, aunque no sufrió moretes.
Rodríguez dijo que los oficiales del LAPD usaron una técnica llamada “kettling,” donde obstruyen la salida de los manifestantes para arrestarlos.
Otros medios de comunicación también han informado que algunos de los detenidos quedaron atrapados dentro de las barricadas de la policía de Los Ángeles, que los impidió salir. El periódico filipino-americano Asian Journal entrevistó a Stephanie López, una de las 292 personas detenidas durante la redada. Ella dijo que fue arrestada cuando intentaba evacuar.
El desalojo de Occupy LA fue un asunto pacíficamente orquestado según el alcalde Antonio Villaraigosa y el jefe de policía Charlie Beck, pero fotos y testimonios han surgido que parecen indicar lo contrario. Muchos de los testigos ahora dicen que los funcionarios tomaron un enfoque de mano dura para detener a los manifestantes. También dicen que las peticiones de los detenidos para atender problemas médicos como asma o lesiones, o incluso para ir al baño, fueron ignoradas.
Los testigos dicen que muchas de las detenciones y los enfrentamientos se realizaron fuera de la atención de los medios de comunicación y mientras que manifestantes trataban de obedecer las instrucciones de la policía de Los Ángeles para abandonar la zona de ocupación.
Solo se les permitió el acceso oficial a doce medios de comunicación para cubrir el proceso de desalojo, pero fueron limitados a zonas designadas “libertad de expresión”, y no se les permitió acercarse lo suficiente para observar todas las acciones de la policía de Los Ángeles. Los medios más pequeños, no convencionales, fueron excluidos de la agrupación autorizada, lo que puso a estos reporteros a riesgo de ser arrestados.
Una amplia gama de medios de comunicación captaron a los oficiales del LAPD saliendo de la alcaldía para arrestar a los miembros del campamento alrededor de la medianoche. Tumbaron tiendas de campaña y lavabos portátiles, y les gritaron a los espectadores y los manifestantes que abandonarán la zona inmediatamente. Incluso la autora de esta nota también fue empujada en dos ocasiones por policías al tratar de tomar fotos en la escena. Una mujer que trataba de recoger sus pertenencias dentro de una tienda ubicada en el césped del ayuntamiento fue presionada por agentes a salirse de inmediato.
Una vez que el césped del ayuntamiento fue hecho vacante, los oficiales levantaron una barrera humana por todo el campamento. Funcionarios y manifestantes se enfrentaron durante casi dos horas. La mayoría de los agentes del LAPD demostraban una cara de piedra, algunos utilizaron sus bastones para impedir que los manifestantes se acercaran demasiado, y un pequeño número entabló conversaciones con algunos de los manifestantes.
Mientras tanto, los manifestantes gritaban todo tipo de comentarios desde llamar a los policías “cerdos” y acusarlos de imponer un “estado policial”, hasta a pedirles a los policías que abandonarán sus armas y equipos antidisturbios para unirse al “99 por ciento” y manifestar contra la desigualdad económica.
Los estudiantes de la universidad Occidental College, que se identificaron como “monitores no-violentos” o “fuerzas de paz”, se pararon entre los manifestantes y la policía para tratar de reducir las posibilidades de conflictos potenciales, mientras que unos abogados y otras personas de la misma profesión estaban presentes como “observadores legales”, documentando cualquier potencialmente abusiva acción por la policía.
El enfrentamiento terminó abruptamente cuando los policías de LAPD comenzaron a hacer crecer su perímetro y persiguieron a los manifestantes que huían en la dirección de Little Tokyo.
A las 3 a.m. un manifestante que iba en camino a una reunión cerca de la iglesia de la Placita Olvera señaló con un dedo a uno de varios autobuses del Alguacil para el transporte de los arrestados y dijo a EGP, “No vayas en esa dirección. Ese es un mal lugar.”
Fotos y testimonios por dos periodistas que fueron arrestados cuentan una historia diferente que el diario Los Angeles Times y otros medios que tenían acceso oficial al desalojo.
Tyson Heder, un fotoperiodista independiente, publicó una foto de sí mismo en Facebook el sábado, 3 de diciembre, mostrando su ojo morado. Él alega que esta ansioso a “comprobar que los cargos contra mí son completamente y totalmente fraudulentas… y si alguien te dice que la policía de Los Ángeles hizo un buen trabajo, muéstrale esta foto.”
Su encuentro con la policía fue uno de pocos incidentes capturadas en la televisión, desde entonces CBS News ha bajado el video de su sitio web pero aún está disponible en YouTube y otros canales no oficiales.
Otro periodista, Yasha Levine, quien fue detenido y puesto en libertad, dijo que la mayoría de los abusos sucedieron “mientras que los manifestantes estaban bajo custodia policial, completamente fuera del alcance de la prensa y otros medios de comunicación.” Él y algunos de los manifestantes detenidos se retorcía de dolor por las esposas de plástico que les cortaban la piel y la circulación.
Levine dijo que él perdió la sensibilidad en el dedo pulgar, una condición que se prolongó incluso después de ser liberado.
Levine informó que uno de los manifestantes heridos tenía una herida del tamaño de un pomelo en el codo y se le negó atención médica durante cinco horas, mientras que otro joven se quejaba que su brazo podría estar roto.
EGP no ha podido verificar de forma independiente estas afirmaciones.
Levine es escritor y editor de “The eXile” (El Exilio), un periódico de Los Ángeles que fue establecido originalmente por los editores Mark Ames y Matt Taibbi como un periódico en idioma Inglés en Rusia. Ellos y su publicación fueron prohibidos por el gobierno ruso hace tres años, y se reagruparon en Los Ángeles.
“No hubo nada pacífico o profesional del ataque del LAPD sobre Occupy LA—no a menos que usted piense que las personas que protestaban pacíficamente contra el poder de la oligarquía financiera merecen ser tratados de la misma forma que los policías rusos trataron a los manifestantes en Moscú y San Petersburgo, que manifestaban en contra de la oligarquía bajo Putin y Yeltsin, antes que fuéramos expulsados en 2008,” dijo Levine en su primera entrevista después de ser liberado.
Levine dice que está trabajando con el Gremio Nacional de Abogados, que se desempeñó como observador legal durante su arresto por el delito de “falta de dispersarse”. La fianza típica es de $100 a $5.000 pero en algunos casos fue hasta $10.000.
Ayer, miércoles, la policía de Los Ángeles había recibido 16 quejas formales por los detenidos en relación con las condiciones de detención en los autobuses y en las cárceles y por mal trato por los policías. Un portavoz de la policía de Los Ángeles, el comandante Andrew J. Smith, dijo a la radio KPCC que las quejas serán investigadas por el Ministerio del Interior.
Print This Post Print This Post

December 8, 2011  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. · Log in