Desembragando a Boyle Heights: Grupo Presiona por Control Más Estricto de Alcohol

Se planea una moratoria de nuevos permisos de ventas de alcohol, y un grupo de trabajo para responsabilizar a las empresas.

By Gloria Angelina Castillo, Reportera de EGP

Algunos cajeros son forzados a entregar cervezas a punta de pistola, existen fiestas alborotadoras impulsadas por alcohol a toda hora de la noche, y seguido se repiten las peleas emborrachadas y el orinar en público—estos son temas de la calidad de vida que Boyle Heights no tiene que tolerar, dijo una coalición a los residentes la semana pasada, y explicó que ellos tienen el poder para hacer a la comunidad más sobria.

Read this story IN ENGLISHSobering Up Boyle Heights: Group Pushes for Control of Alcohol In the Neighborhood

“Depende de nosotros, el pueblo, para decirle a nuestro gobierno… qué hacer con un bar. Repórtenlos…” si no están cumpliendo con la ley y si son una molestia, dijo Terry Márquez, residente de Boyle Heights, en una reunión reciente sobre el impacto del alcohol sobre la comunidad de Boyle Heights. “Es necesario que nos ayuden”, ella subrayó.

La Coalición de Boyle Heights para una Comunidad Segura y Libre de Drogas (Boyle Heights Coalition for a Safe and Drug-Free Community), que recientemente analizó los efectos del consumo de alcohol sobre la comunidad local, junto a la Asociación de Partes Interesadas de Boyle Heights (Boyle Heights Stakeholder Association) y otras organizaciones han iniciado una campaña para obtener apoyo para fomentar cambios a la política de ventas de alcohol a cada nivel, aquí, en el condado y por todo el estado.

“Este es un problema de la salud pública, cuanto más puntos de venta tenemos, cuanto más incidentes tenemos. Sabemos que tenemos un problema…” dijo el director de la coalición Denis Quiñónez, en la reunión del 15 de marzo realizada en la Iglesia de Resurrección.

Los grupos piden la ayuda del público para lograr los cambios. “Necesitamos que todos, toda la comunidad este a bordo”, dijo Quiñónez a EGP.

Aproximadamente 120 personas estuvieron presentes para la reunión del 15 de marzo realizada en la Iglesia de Resurrección. Foto de EGP por Gloria Angelina Castillo

La Coalición recientemente dio a conocer los resultados preliminares de un estudio que llevó acabo acerca de la disponibilidad de alcohol. Los datos muestran que durante un período de seis meses en el año 2011, hubieron dos delitos graves por conducir ebrio con lesiones, 349 violaciones de tráfico relacionados con el alcohol, y una variedad de otros crímenes donde el alcohol fue un factor en Boyle Heights.

La lista de delitos relacionados con el alcohol compilada para el período de abril a octubre en 2011, también incluye 43 incidentes en los que niños fueron golpeados o fueron lesionadas, y 197 incidentes de abuso conyugal, según la Coalición, que recibió una subvención del Departamento de Salud y Servicios Humanos para realizar el estudio.

La Coalición solicitó registros públicos de la Estación de Policía Hollenbeck en Boyle Heights para delinear las ubicaciones de los incidentes de delincuencia y su proximidad a los lugares donde se vendan bebidas alcohólicas.

Los datos preliminares muestran que Boyle Heights tiene una alta densidad de puntos de venta de alcohol al por menor y esta disponibilidad de alcohol está directamente relacionada a la seguridad pública, de acuerdo con Quiñónez.

No es raro tener más de un punto de venta de alcohol sobre una cuadra, de acuerdo con mapas detallados de la Coalición. Y en un tramo de dos millas de calle East 1st Street, desde Indiana hasta el Río Los Ángeles, hay alrededor de 31 licencias activas, de acuerdo con Arnulfo Delgado, empleado de la coalición.

Además de causar problemas de salud a la persona que consume el alcohol, las comunidades con alta densidad de puntos de venta de alcohol son de 9 a 10 veces más propensas a tener mayores tasas de crímenes violentos, de acuerdo con el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles.

El abuso de alcohol en las comunidades también crea una declinación en la calidad de vida, por ejemplo: la perturbación de la paz, beber en público, orinar en público, peleas, violencia doméstica. Además, el alcohol también es conocida como una entrada para que los adolescentes consuman otras drogas.

La coalición, una rama de Salesian Boys & Girls Club, está especialmente preocupada por la venta de alcohol a menores de edad. “Muchos jóvenes con que hablamos nos dijeron acerca de las ubicaciones específicas donde tradicionalmente, durante décadas, se ha vendido alcohol a menores de edad”, dijo Quiñónez.

En este momento hay 188 permisos de ventas de alcohol en Boyle Heights. De ellos, más de 100 son permisos de ventas Tipo 20 y Tipo 21, para el consumo fuera del establecimiento, estos permisos se conceden a las licorerías, las tiendas de conveniencia, las farmacias, y los supermercados.

Cien licencias de alcohol de todo tipo en este barrio es más que suficiente, Quiñónez dijo a EGP.

La coalición cuenta con numerosas sugerencias para hacer más sobria a la comunidad. Quieren una moratoria, o una suspensión, de más licencias de venta para el consumo de alcohol fuera del negocio, como se hizo en el Sur de Los Ángeles después de los disturbios de 1992 de Los Ángeles.

También quieren cambios a las políticas municipales y estatales que ellos dicen permiten que la delincuencia se fermenta mediante el acceso fácil al alcohol.

A pesar de que la investigación acerca de la disponibilidad de alcohol se centró en Boyle Heights, la Coalición indica que sus recomendaciones podrían beneficiar a la zona no incorporada del Este de Los Ángeles, el Condado de Los Ángeles, y todo el Estado.

Y mientras que Boyle Heights tiene una alta concentración de lugares donde se vende el alcohol y un alto número de daños relacionados con el alcohol—como esta indicado en un informe de 2009 por el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles—existen numerosas comunidades en peores condiciones.

El Distrito 9 del Consejo de Los Ángeles, que incluye partes del Centro de Los Ángeles y el Sur de Los Ángeles, tiene tanto una mayor densidad de puntos de venta de alcohol y un mayor número de daños relacionados con el alcohol. El Distrito 1 del Consejo, que incluye Highland Park, en el Centro de Los Ángeles, Lincoln Heights y MacArthur Parque, sigue de cerca al Distrito 9 en el número de daños relacionados con el alcohol.

Muchas otras ciudades en el condado tienen problemas similares, de acuerdo con los datos del condado.

De acuerdo con Will Salao, administrador del distrito para el Departamento de California de Control de Bebidas Alcohólicas (ABC), desde el año 2002—cuando la coalición encontró un aumento en la actividad de nuevos permiso de alcohol—ha habido 4 nuevas licencias de ventas de alcohol que se emitieron en los códigos postales 90033 y 90023 (Boyle Heights y la comunidad circundante), y ha habido 17 transferencias de licencias de persona-a-persona en esos dos códigos postales.

La saturación de alcohol en Boyle Heights es el resultado de un “sistema roto” que se ha permitido que continúe durante décadas, dijo Quiñónez. “Tenemos que hacer algo al respecto antes de que empeore,” él dijo en la reunión.

Ya existen políticas que al aplicarse podrían aliviar el problema. El Código Municipal de Los Ángeles afirma que los negocios que venden alcohol deben estar por lo menos 1,000 pies de distancia de escuelas, iglesias, parques y otras áreas sensibles. Sin embargo, en Boyle Heights, muchas empresas se encuentran alrededor de zonas designadas para reducir el crimen y otras zonas delicadas.

Hay 25 puntos de venta de alcohol que están ubicados en calles residenciales, dijo Delgado.

La estrategia de la Coalición para reducir el consumo de alcohol y los delitos relacionados con el alcohol es conseguir que los residentes participen en asegurar que los negocios estén siguiendo las condiciones de sus permisos al reportar violaciones como ventas a menores y reportar los crímenes relacionados al alcohol a los organismos policiales y al Control de Alcohol y Bebidas.

Dando un ejemplo de cómo los residentes pueden hacer la diferencia, Teresa Márquez de la Asociación de Partes Interesadas de Boyle Heights, citó el caso de una empresa que posea los cinco permisos de alcohol permitidos en una pista del censo y donde otros siete permisos de alcohol por encima del límite han sido aprobados.

Ella dijo que los residentes querían que el dueño de los cinco permisos ceda algunos de los permisos, y mientras que él aún no lo ha hecho, los residentes han sido capaces de obtener la aprobación de 75 condiciones de funcionamiento para los cinco permisos y si el dueño quiere que algunas de las condiciones se eliminen, tendrá que ceder cuatro de los permisos.

Márquez señaló que muchas licencias de ventas de alcohol fueron eximidos de nuevas restricciones y condiciones de concesión de licencias, pero eso no significa que no pueden ser clausurados si se convierten en una molestia a la comunidad.

Quiñónez dijo que el grupo no está “en contra de las pequeñas empresas”, pero señaló que algunas licorerías y algunos mercaditos probablemente serán el objeto de monitoreo intensificado. “No estamos en contra de las empresas que quieren hacer negocios responsable en nuestra comunidad”, él dijo a EGP.

La coalición quiere aumentar los costos asociados con las licencias de alcohol y han comenzado una campaña de cartas dirigidas a los legisladores estatales. Hasta la fecha ya han recogido más de 200 cartas instando las recomendaciones de política y legislación para disminuir el acceso de alcohol en el barrio.

El Concejal José Huizar, quién representa la zona, apoya los esfuerzos y en la reunión dijo que su oficina se comunicaría con legisladores estatales, trabajarán hacia una moratoria e investigarán la creación de un grupo de trabajo para identificar los negocios problemáticos. “La información que vemos debería movilizarnos a que hagamos algo… Tenemos demasiados [lugares con venta de alcohol], y punto final”, él dijo.

La Capitán de la Estación Hollenbeck Anita Ortega también ve problemas con el sistema de licencias actual. Ella dijo a EGP que le gustaría ver más información disponible sobre las transferencias de permisos para que su departamento y para que el público pueda opinar sobre si una licencia debe ser concedida.

Las recomendaciones de la coalición incluyen una combinación de aumento de tasas e impuestos, restricciones a las ventas y la mayor vigilancia.

Para obtener más información, visite http://www.salesianclubs-la.org/programs-a-services/health-a-life-skills/boyle-heights-coalition.html

Para denunciar incidentes de la calidad de vida causadas por un negocio que vende alcohol, llame al Departamento de California de Control de Bebidas Alcohólicas en la Línea de Información (562) 924-2827 o mande un mensaje por correo electrónico ceo.direct@abc.ca.gov

Print This Post Print This Post

March 22, 2012  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. · Log in