Méndez Hace Pequeños Logros

By Gloria Angelina Castillo, Reportera de EGP

Como la primera escuela construida en Boyle Heights en más de 80 años, la apertura del Centro de Aprendizaje Felicitas y Gonzalo Méndez en 2009 parecía presentar, por primera vez en generaciones, una oportunidad para mejorar el rendimiento educativo de los estudiantes de la zona.

Read this story IN ENGLISH: Mendez High Makes Small Gains

La preparatoria se construyó para aliviar la sobrepoblación en las escuelas de la zona, como Roosevelt y Garfield.

Pero dos años después de su apertura, una de las dos preparatorias en la instalación Méndez recibió una taza de cumplimiento de graduación en cuatro años más baja que la norma decepcionante del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD). La otra escuela superó por poco el promedio del distrito.

Sin embargo, los datos disponibles no cuentan la historia completa. De acuerdo con el Informe Escolar (School Report Card) de LAUSD para 2010-2011, la Escuela de Matemáticas y Ciencias de Méndez tiene una taza de graduación de cuatro años de solo 35 por ciento, muy por debajo del promedio del distrito de 54 por ciento.

La secunda escuela en la ubicación, la Escuela de Ingeniería y Tecnología de Méndez, esta justo por encima del promedio del distrito, con una tasa de graduación en cuatro años de 60 por ciento.

El primer grupo de promoción de Méndez llegó como alumnos de tercer año, muchos ya estaban atrasados en los requisitos para graduación.El próximo año, 2013, las preparatorias Méndez graduarán su primer grupo de promoción que inició sus estudios como alumnos de noveno grado allí. Foto de EGP por Gloria Angelina Castillo

Las dos escuelas son gestionados por la asociación Partnership for Los Angeles Schools (PLAS), en combinación matriculan aproximadamente 750 estudiantes. Méndez graduó su primer grupo de promoción el año pasado.

La tasa de graduación de cuatro años puede ser engañoso, ya que las escuelas abrieron hace sólo dos años, dicen los administradores de Méndez.

“Cuando abrimos en 2009, comenzamos con alumnos de noveno, décimo y onceavo grado—la tasa de 35 por ciento refleja los estudiantes que vinieron a nosotros como estudiantes de once grado”, dijo el director de la preparatoria de Matemáticas y Ciencias Mauro Bautista a EGP el lunes. “Ambas escuelas realizaron esfuerzos significativos en graduar el mayor número de estudiantes como pudimos, pero los estudiantes que llegaron en el grado once tomaron los datos de su cohorte de noveno grado que no comenzó con nosotros”, él dijo.

LAUSD calcula la tasa de graduación de cuatro años sobre la base de la cohorte de estudiantes durante los cuatro años, y una tasa de graduación se calcula para todas las escuelas con una clase de último año, independientemente del número de años que ha estado abierto, de acuerdo con Gayle Pollard-Terry, portavoz de LAUSD.

Los administradores de Méndez se apresuran a señalar que las dos escuelas en el campus tienen un mejor rendimiento que lo que aparenta la tasa de graduación de 35 por ciento para una de sus escuelas.

Aunque la tasa sigue inferior a la meta estatal de 800 puntos en el Índice de Rendimiento Académico (API), el año pasado la Escuela de Matemáticas y Ciencias recibió una puntuación API de 599, un aumento de 51 puntos en respecto al año anterior.

La mayoría de las escuelas del lado este de Los Ángeles, con excepción de las escuelas “magnets”, tienen una calificación de API de menos de 640 puntos.

La Escuela de Ingeniería y Tecnología de Méndez el año pasado recibió una puntuación de 606 de API, un incremento de 58 puntos en comparación al año pasado, y tenía la tercera tasa más alta de mejora para estudiantes de décimo grado que aprobaron las dos secciones del examen California High School Exit Exam (CAHSEE), un requisito para la graduación.

Sin embargo, ambas escuelas estaban por debajo del promedio de 66 por ciento del distrito para estudiantes que no reprobaron el CAHSEE en su segundo año de la preparatoria.

“Todos somos conscientes de que las tasas de graduación en la ciudad en general, y Boyle Heights en particular, no han sido lo que todos queremos que sean”, dijo Bautista. “Así que este año nos pusimos en contacto con nuestros socios comunitarios” para que nos ayuden con el trabajo de graduar la mayoría de nuestros estudiantes, él dijo.

Méndez está en el corazón del Plan Promesa de Boyle Heights, desarrollado con fondos del Departamento de Educación de EE.UU. A pesar de que el pan no recibió la financiación para su implementación, el personal de Méndez y numerosas organizaciones de la comunidad, así como otras partes interesadas se reúnen mensualmente para ejecutar el plan que busca mejorar los resultados académicos de los jóvenes, dijo el director Alex Ávila, de la Escuela de Ingeniería y Tecnología de Méndez.

InnerCity Struggle es una de las varias organizaciones de la comunidad que participan en la colaboración de la Promesa Boyle Heights, la directora ejecutiva María Brenes dice que ella tiene esperanza que la nueva administración de la escuela hará una diferencia. Tanto Bautista como Ávila se convirtieron en directores este año.

“Creo que el futuro es prometedor para Méndez y [el mejoramiento] se inicia con examinar los datos y ser transparente acerca de los desafíos, y la administración ha sido más que abierto acerca de eso”, ella dijo a EGP.

Como resultado del trabajo colaborativo, Bautista señala que las escuelas Méndez han desarrollado un sistema de seguimiento que identifica a los estudiantes que necesitan apoyo adicional.

La tabla de colores que indican cuales alumnos necesitan más apoyo, se puede encontrar en la vista de todos, y los alumnos de los último años pueden buscar su estado usando sus números de identificación. La información para los otros grados no se publica.

La clase promoción de 2013—compuesta por los estudiantes que ingresaron a Méndez como estudiantes de noveno grado—ya tiene más estudiantes que cumplen con los requisitos de graduación, de acuerdo con Bautista.

En este momento, entre las dos escuelas, hay 49 alumnos de último año que no cuentan con los requisitos para graduarse, pero un esfuerzo esta en curso para que reciban mentores quienes puedan guiarlos, y si es necesario, para ayudarlos ubicar recursos en la comunidad.

Como ocurre con muchos otros barrios urbanos, los estudiantes de Méndez vienen de familias trabajadoras de bajos ingresos, algunos vienen de familias con solo un padre, y algunos están sin hogar, dijo Bautista.

Reconociendo que el logro del estudiante se ve influido por lo que pasa dentro de la escuela, así como fuera en la comunidad, la Promesa Boyle Heights se trata de tomar responsabilidad del éxito de los estudiantes, de acuerdo con Deycy Avitia, de Proyecto Pastoral el grupo solicitante de la subvención.

“Al fin de cuenta, queremos que las tasas de graduación en Boyle Heights sean el resultado de un esfuerzo comunitario. Así que cae sobre todos nosotros…”, dijo Avitia.

Print This Post Print This Post

March 8, 2012  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. · Log in