Estudio Fotográfico Capta su ‘Rincón’ en su Máxima Expresión

Tres generaciones han capturado las imágenes de la gente de un barrio.

By Elizabeth Hsing-Huei Chou, Reportera de EGP

“Este es mi rincón… es un lugar un poco especial”, dice Rita Govea, residente del Este de Los Ángeles, acerca de la intersección la calles First Street e Indiana, donde se encuentra el estudio fotográfico de su familia, Navarro Photo Studio.

Una ávida fotógrafa, Govea seguido muestra las fotos que toma en eventos comunitarios—tales como el Día de los Abuelitos, el Festival del Cine Latino, y la Feria del Libros Latinos—en las vitrinas del estudio.

La pasión por la fotografía se ha sostenido en la familia durante tres generaciones. La madre de Govea, Louise Navarro Govea, abrió el estudio en 1957. Rita gestionó el estudio a media jornada durante los años de 1980 y 1990. Durante los últimos catorce años, su sobrino Frank Govea ha gestionado el estudio.

Read this story IN ENGLISH: ‘This Is My Corner’: Portrait Studio Captures East L.A. Through the Years

Las contribuciones de Govea estos días incluyen vestirse como el conejito de Pascua para retratos y tomar fotos de la comunidad que luego exhibe en el estudio. “Lo hago por el barrio. Publicó las imágenes en la ventana para que la comunidad las pueda ver”, ella dice.

Hoy las imágenes destacadas son de bailarines mostrando sus vestido folklórico coloridos, bandas de desfile de preparatorias que con orgullo muestran los nombres de las escuelas, reinas de belleza, y funcionarios que muestran sus sonrisas ganadoras durante el desfile del Día de Independencia de México el año pasado.

Las personas que entran a su estudio ven una galería llena de los recuerdos más felices de la gente del barrio. Fotos de quinceañeras, parejas alegres durante su boda, un bebé vestido en un disfraz de animal, capturado riendo.

Photo Studio ha tomado fotos y capturado recuerdos durante tres generaciones. De izquierda a derecha: Rita Govea y Frank Govea con Diana Govea. Photo Credit: Elizabeth Hsing-Huei Chou

Un retrato muestra a una chica que trabajaba en El Mercado, ubicado a poca distancia del estudio. Al lado está una imagen de un abuelo cuando era joven, la foto deteriorada esta a lado a la misma imagen restaurada.

Las fotos en las vitrinas seguido causan que las personas paren de repente. “Ellos entran… y miran, y miran y miran,” dice Govea.

Muchos de ellos voltean a ver a Govea o a su sobrino y preguntan: “¿Usted toma fotos? ¿Qué tipo de negocio es este?”

A menudo ellos toman fotos de pasaporte y para tramites de inmigración, así como retratos de ocasiones especiales como graduaciones y cumpleaños, pero varias veces durante la década de 1980, los hombres entraban al estudio con una petición inusual.

Querían fotos que los enseñaban de pie a cabeza para enviarles a sus madres en México, para demostrar que aún estaban vivos e intactos, dijo Govea. “Habían muchos rumores feos en México, que sus hijos e hijas estaban siendo maltratados aquí.”

Las madres oían que sus hijos estaban en sillas de ruedas, o que les faltaba un brazo y pierna. Ella tenía que convencer a algunos de estos hombres, que no acostumbraban sonreír o presentarse relajados, a tomar una foto agradable para enviar a casa, Govea dijo.

Louise Navarro Govea inició su negocio de fotografía a causa de una foto defectuosa. Ella pagó por fotos de color, pero en vez recibió fotos con tono sepia. Ella le preguntó a otro fotógrafo, llamado Juárez, que las arregle, pero él le preguntó si ella quería aprender a pintarlas ella misma. Ella dijo que sí.

Pronto descubrió que tenía un talento por colorear las fotografías a mano. La práctica minuciosa de pintar las fotografías en blanco y negro, o en tonos sepia, era muy popular antes que la fotografía en color fuera ampliamente accesible.

“Ella era muy creativa. Podía dibujar verdadera bellaza, dibujaba caras bonitas, peinados. Podía pintar muy bien”, dijo Govea.

Frank Govea dijo que su abuela empezó el negocio a un momento cuando la expectativa era que las mujeres trabajaran en la cocina.

Una foto de Louise Navarro — sentada en un banco en el fondo del estudio, descalza y hablando por teléfono, rodeada de grandes máquinas de procesamiento de fotos — cuelga en una de las paredes del estudio.

La calle First Street en su inició estaba llena de bares. Un burdel estaba ubicado enfrente de su tienda. Pero se les dificultaba a los niños Govea, y otros niños del barrio, a meterse en problemas.

“Todo el mundo conocía a mi hermano y a mí, y nuestros primos, y nuestros amigos. Si hacíamos algo en camino a nuestra casa, mi mamá ya sabía el momento que llegábamos a casa”, dijo Rita.Varios familiares tomaron cargo del negocio antes que le tocara a Frank.

Navarro Photo Studios ahora es el último de su tipo en el barrio.

Un salón de belleza, una tienda de muebles y una cafetería actualmente rodean el negocio. El tren ligero de la Línea de Oro, inaugurada hace pocos años, ahora pasa por su tienda.

La práctica de colorear las fotografías a mano se ha convertido en un arte perdido, dijo Frank, quién aprendió como hacerlo de parte de su abuela. Hoy él utiliza programación de computadoras para colorear o corregir las fotos antiguas.

Su estudio ha sido afectado por la creciente facilidad y accesibilidad a la fotografía digital, pero añade que eso los motiva a ser mejores fotógrafos. “El negocio disminuye, pero la fotografía tiene que ser de una calidad mejor, tenemos que hacer lo que un cliente no puede hacer por su propia parte”, él dice.

Los tiempos han cambiado, pero los Goveas, antiguos residentes y dueños del negocio, que residen en la misma calle Indiana, continúan fieles a su barrio.

El estudio continúa capturando lo que pasa en su vecindario. Como la tercera generación en manejar el estudio, Frank toma las fotos de la gente en su mejor momento dentro del estudio, mientras que su tía toma fotos para publicar en las ventanas con fin de mantener informada a la vecindad sobre lo que está pasando.

Frank dice que publican esas fotos, porque “queremos que la gente se detenga y se entere de lo que se perdieron.”

Print This Post Print This Post

April 19, 2012  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. · Log in