Estudiantes de Culinaria Aprenden el Arte del Pan Dulce en el Este de LA

Estudiantes de Cordon Bleu obtienen experiencia del mundo real en La Fama Panadería.

By Ileana Najarro, Reportera de EGP

Alejandra Reyes entra cansada y soñolienta a La Fama Panadería a las 5 de la madrugada donde un orno caliente y vitrinas y charolas vacías esperan ser llenadas. Ella se mantiene despierta recitando repetidamente en su cabeza el dicho del jefe de la cocina: “Otro día en el paraíso.” Reyes no esta en su “paraíso” para comprar pan—ella esta ahí para hacerlo.

Read this story IN ENGLISH: Cordon Bleu Students Learn Art of Pan Dulce

Alejandra Reyes termina sus “elotes,” el pan mas vendido en La Fama. Foto de EGP por Ileana Najarro

Reyes y su prima Michelle Cano han pasado seis semanas este verano en un programa de pasante de panaderas en La Fama Panadería, una panadería Mexicana popular en el Este de Los Ángeles. El entrenamiento es un requisito de sus estudios de panadería y pastelería en el Colegio de las Artes Culinarias Le Cordon Bleu en Los Ángeles.

Durante más de 50 años, La Fama, un negocio familiar, ha tenido sus puertas abiertas y continua atrayendo a múltiples generaciones de familias locales. Las primas panaderas son los primeros estudiantes de la panadería, de acuerdo con el gerente general de La Fama Dan Morales.

“Hay mucha historia aquí y [la oportunidad de] poder beneficiar a otros por medio de este programa de pasantes fue un buen sentimiento,” dijo Morales sobre la experiencia.

Pero antes que las jovencitas fueran aceptadas en unas de las más reconocidas y antiguas panaderías del Este de Los Ángeles—la cual tuvo el honor de crear una grande concha para el décimo aniversario del programa de televisión ‘Sábado Gigante’—Reyes y Cano primero tuvieron que soportar ser rechazadas de otras panaderías locales; una experiencia que casi acabó con sus esperanzas de aprendizaje durante el verano.

De acuerdo con Reyes, como ninguna de las jóvenes tenía acceso a un carro, ellas buscaban una oportunidad cerca de sus hogares en el Este de Los Ángeles. Y aunque las dos ya tenían por lo menos un año de entrenamiento en panadería y pastelería de la escuela Le Cordon Bleu, parecía que nadie les quería dar una oportunidad. En ciertos casos su entrenamiento escolar fue su derrota.

“La mayoría de las panaderías de aquí no querían a alguien que estaba estudiando, entonces nosotras íbamos de lugar en lugar y nos rechazaban, o no nos llamaban,” Reyes dijo a EGP.

Aunque Reyes confiesa que algunas panaderías les explicaban porque no las aceptaban, como una que les dijo que ya tenían demasiados trabajadores, otros fueron mas crípticos en darles una explicación, ella dijo.

“En algunos sitios, solo entramos y nos veían de pie a cabeza. [Ellos] nos decían, ‘no, no gracias,’” Reyes dijo.

Finalmente, Cano recibió una respuesta positiva por Morales quien aceptó las condiciones de que ellas trabajaran sin numeración con tal de que tuvieran experiencia directa. Pero incluso en La Fama, la escolarización de las jóvenes fue discutido entre los dos panaderos de La Fama cuando consideraban la decisión de aceptarlas.

La Fama Panaderia esta ubicada en 420 North Ford Boulevard, Los Angeles, CA 90022.

“Cuando me dijo el dueño que venían de una escuela, sí lo considere,” dijo Antonio Ángeles, un panadero de La Fama por más de nueve años.

Ángeles aprendió cómo hacer pan dulce al trabajar en panaderías desde una temprana edad en México. Él realizó que sería una oportunidad para que él y su compañero de trabajo pasaran lo que ellos aprendieron por medio de sus propias experiencias, en lo que él llamó una educación en sí mismo.

“Yo pensé que han de traer una noción [de lo que es cocinar], pero aquí ya es una escuela más—por decir—grande porque estamos en vivo y están agarrando las masas,” dijo Ángeles.

Ángeles explicó que el propio diseño de la tienda crea un ambiente diferente al del aula de cocina que están acostumbradas las jóvenes, porque no hay una clara división entre la tienda y la cocina, lo que permite que los clientes observan el proceso entero.

Después de algunos días de instrucción, las jóvenes empezaron a hacer pan dulce y rápidamente aprendieron que no importaba lo que se acordaban de sus clases, hacer hasta el pan más básico en La Fama era una experiencia completamente nueva.

“Al principio era abrumador porque no estábamos acostumbradas,” Reyes dijo.

Reyes prefiere hacer pastelitos y artísticamente presentar los alimentos en el plato como con las tartas de fruta. Y aunque ella y su prima ya habían aprendido como hacer pan en sus cursos favoritos de pastelería, ellas dicen que fue difícil enfocarse en diferentes versiones de pan dulce en grandes cantidades diariamente. Incluso en una cocina donde todos los materiales se hacen a mano para asegurar el sabor distinto de La Fama; un sabor que Ángeles dice que atrae clientes por generaciones.

Sin embargo, eventualmente las jóvenes empezaron a intercambiar proyectos con los panaderos, quienes constantemente les daban sugerencias y dirección.

“Nos decían que tomáramos nuestro tiempo, que no hay prisa, y nos decían si lo que hacíamos estaba bien o mal,” dijo Reyes. “Ellos tenían muchas expeditivas de nosotras y eso es el punto, que ellos esperen mucho y que nosotras cumplamos.”

Reyes se ríe cuando se recuerda que le costó más hacer los “elotes,” un pan dulce enrollado con crestas llenas de canela.

“[Antonio] notó que yo no los hacia perfectos, entonces un día él me puso a hacer una hornada y entonces fue que empecé a acostumbrarme y ahora los hago yo sola,” Reyes dijo.

Morales describe el programa de pasante como una oportunidad de intercambio en que las jóvenes pudieron obtener experiencia del mundo real al trabajar con panaderos veteranos, y en cambio, los panaderos recibieron ayuda y el reconocimiento de ser maestros de su arte.

Reyes y Cano se involucraron en hacer panes porque les ofrecía una expresión creativa, y de acuerdo con Reyes, el programa de pasante ofreció precisamente eso.

Las primas esperan algún día dominar sus habilidades y abrir su propia panadería o pastelería en el Éste de Los Ángeles como un negocio familiar. Ya sueñan de los colores y el tamaño del edificio, pero las dos reconocen que todavía tienen mucho que aprender antes que puedan cumplir esa meta.

Mientras tanto, Morales dice que están dispuestos a aceptar a más aprendices en La Fama en el futuro, pero todavía habrá condiciones.

“Estamos abiertos a la idea de repetir la experiencia, pero nos queremos asegurar de que los candidatos tengan el mismo deseo e interés que tienen estas jovencitas,” Morales dijo.

Print This Post Print This Post

July 19, 2012  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. ·