Policías y Defensores de Víctimas de Violencia Domestica Unen Fuerzas

By Gloria Angelina Castillo, Reportera de EGP

En un momento Tania, de 32 años de edad, llevaba a su hija a la parada de autobús por la mañana en Hollywood, el próximo momento estaba corriendo por su vida. Pero con la ayuda de un equipo de defensores que trabajan con la policía local para ayudar a las mujeres como ella, Tania ha escapado de las garras de su agresor y acosador. Hoy, ella es una sobreviviente de violencia doméstica y elige vivir una vida libre de la violencia.

Pero solo hace poco tiempo que Tania temía por su vida. El pasado noviembre, una mujer muy agresiva que parecía estar ocultando un arma, se enfrentó a ella en camino a la parada del autobús de su hija. Antes de subirse al autobús, su hija fue testigo al incidente que era sólo el más reciente es una serie que la hizo temer por su vida, Tania recuerda. Ella estaba convencida que su ex marido había ordenado el enfrentamiento, pero no podía demostrarlo, ella dijo a EGP.

Read this story IN ENGLISH: Officers and Domestic Violence Counselors Team Up to Help Victims Find Safety

“Él envió a alguien a la parada de autobús para hacerme daño”, dijo Tania. “Llamé a la policía, nunca llegaron. Fui a la estación de policías, pero no me dejaron hacer una denuncia [porque no fui herida y no vi el arma].” Temiendo por su seguridad, ella recogió a su hija de la escuela y nunca regresó a su casa, ella afirmó.

Lamentablemente, la historia de Tania no es única.

El Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) recibe alrededor de 48.000 llamadas por violencia doméstica al año e investiga cerca de 20.000 denuncias como delitos de violencia doméstica, dijo el jefe de policía Charlie Beck el pasado octubre al anunciar la expansión del programa de Equipo de Respuesta a la Violencia Doméstica (DART por sus siglas en inglés).

DART capacita a policías y consejeros a responder a los incidentes de violencia doméstica y ofrecerles ayuda a las víctimas. Un equipo de DART está compuesto por dos agentes de policía uniformados y un consejero / defensor capacitado. La unidad despliega cuatro veces a la semana en las noches cuando entran mas llamadas de violencia doméstica.

En las divisiones del Noreste de Los Ángeles y Hollenbeck, DART esta asociado con la organización sin fines de lucro Peace Over Violence (Paz en vez de violencia), la organización ayuda y capacitar a las víctimas de asalto sexual, violencia doméstica, acoso e incesto.

Los oficiales Ryan Duncan y Myra Correa son parte del equipo DART en la Estación de LAPD División del Noreste de Los Ángeles. La estación recibe alrededor de 5.000 llamadas relacionadas con la violencia doméstica cada año, dijo Duncan.

Cuando responden a una llamada, primero los agentes aseguran la escena y comienzan su investigación preliminar hablando con la víctima, según la gravedad de la situación, los agentes pueden proporcionar una orden de protección de emergencia a la víctima y su familia, si es necesario.

Una vez que la investigación preliminar se ha completado, se le pregunta a la víctima si quiere hablar con un consejero de DART que puede proporcionar información sobre el asesoramiento, apoyo, acceso a un orden de restricción y otros datos o recursos. Después que la víctima firma un permiso para platicar con el consejero, platican en privado con los agentes fuera del cuarto.

Duncan dijo a EGP que casi cada noche entran llamadas de violencia domestica, pero muchas veces las víctimas rechazan la ayuda ofrecida por el programa DART.

Mientras que las autoridades policiales dicen que la violencia doméstica es uno de los crímenes que más seguido no se denuncia y que las víctimas rechazan la ayuda o tratan de proteger a su agresor, Tania dice que fue una lucha encontrar la ayuda cuando ella finalmente la quería. Ella dijo a EGP que no podía esconderse con familia ni con amigos, y parecía que la policía no le creía, lo que la hizo sentirse completamente sola.

Al igual que muchas de las víctimas de la violencia doméstica, Tania dice que su abuso comenzó temprano en la relación, cuando solo eran novios. Comenzó con una bofetada en la cara y después de eso solo fue empeorando la situación. Una noche, durante una cita “romántica”, él puso a ella una pistola en la cara después de leer de su diario que ella quería dejarlo. Ella no lo dejó.

Él estaba obsesionado con la idea de que yo iba a engañarlo, Tania dijo. “‘Si alguna vez te encuentro engañándome, te voy a matar’, lo vi en sus ojos”, recuerda Tania.

Tania dice que ella no lo dejó porque lo amaba y temía que él sería deportado si le llamaba a la policía.

En 2002, ella tomó acción y recibió una orden de restricción contra él, pero cinco años después, pensando que él había cambiado, se casó con él. El abuso comenzó de nuevo tan pronto como se casaron.

No fue hasta que comenzó a abusar físicamente de su hija que ella tuvo el valor de echarlo de la casa, fue entonces cuando intensificó el acoso y el andar detrás de ella a escondidas. Ella cambió el candado de su puerta, pero él forzó la entrada a su hogar. Él también le llamaba a su teléfono sin parar, tenía gente que la siguiera y la escuchara a escondidas fuera de su puerta.

Desde el incidente en noviembre en la parada de autobús, Tania y su hija, cuyos nombres reales han sido omitidos para proteger su privacidad y seguridad, se han quedado en hoteles, un albergue de emergencia y ahora están viviendo en viviendas de transición.

Tania se conectó con Peace Over Violence a través de un detective en la Estación de Policía del Noreste de L.A., quién le dio el número de teléfono a la línea directa de la organización.

Fue animada a ir a un refugio de emergencia y, finalmente, lo hizo después que la concejera de Peace Over Violence Alice Corona le dijo que ir no le haría daño.

“Yo no quería ir, pero lo hice. Fue el mejor consejo que jamás podía recibir”, confesó Tania.

Ella comenzó a recibir consejería de crisis, recibió ayuda para obtener una orden de restricción, así como llenar los formularios de custodia, y Peace Over Violence también le ayudó a conectarse a otros recursos de la comunidad.

“Alice [Corona] me acompañó a la corte… Me hizo sentir muy bien, ella me creyó”, dijo Tania.

Con la orden de protección y ahora viviendo fuera de la zona, ella dice que se siente segura, pero su ex marido ahora está usando el corte para acosarla. Además de buscar custodia de su hija, él también esta buscando que le pague manutención de cónyuge aunque ella no tiene trabajo. Peace Over Violence le ha ayudado a que abogue por sí misma, pero Tania también ha aprendido a defenderse por sí misma, dijo Corona.

“Tania tomaba notas y le hacia preguntas al juez, ella interrogaba a su ex”, dijo Corona, preguntando le a su ex marido, por ejemplo, por qué él había obtenido recientemente un pasaporte.

La Directora de Servicios de Intervención de Peace Over Violence Yvette Lozano dice que es un promedio de 8 intentos para dejar al agresor antes que la víctima lo logra y luego la situación se convierte más peligroso para la víctima. Oficiales de DART pueden proporcionar órdenes de protección de emergencia y los defensores pueden ayudar a obtener órdenes de protección de largo plazo.

Hay muchas razones por las que las víctimas se niegan aceptar ayuda. Pueden despedir la violencia debido a la vergüenza, o tal vez tienen miedo que su pareja le quite los niños, o tal vez dependen económicamente de él, o en algunos casos el idioma o el estado migratorio podría ser una barrera, ella explicó.

A veces, las víctimas dicen que su agresor estaba bebiendo, pero el alcohol no causa la violencia doméstica, enfatizó Duncan.

Lozano recuerda un caso en el que una mujer fue golpeada por su marido dentro de un coche en movimiento, luego él la echó del auto sobre la autopista 110. La víctima, que sufrió una pelvis rota, había sufrido incidentes previos de violencia doméstica, pero había rechazado la ayuda en ese entonces, dijo Lozano. La víctima era una mujer indocumentada de aproximadamente 40 años de edad, y mientras que ella estaba en el hospital, Peace Over Violence evaluó sus necesidades, le ayudó a conseguir una orden de restricción y los recursos para conseguirle una visa especial para las víctimas de violencia doméstica.

Las llamadas de violencia doméstica son algunas de las llamadas más peligrosas para los policías y seguido son frustrantes porque las víctimas rechazan la ayuda “ayúdame a que te ayude”, dijo Correa.

Para obtener más información acerca de Peace Over Violence visite www.peaceoverviolence.org o llame una de sus líneas directas de 24 horas al (310) 392-8381, (213) 626 – 3393 o (626) 793-3385.


Print This Post Print This Post

April 18, 2013  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. · Log in