‘La Fortaleza’ Significa ‘Familia’ en esta Tortillería

Mural original en el Este de Los Ángeles rompe el molde, desafiando estereotipos.

By Gloria Angelina Castillo, Reportera de EGP

La familia Ortiz no recuerda cuando se comenzó el mural elaborado sobre la pared sur de la fábrica de tortillas en el Este de Los Ángeles, pero la matriarca Hermila Esparza Ortiz recuerda que su hijo no le pidió permiso.

El mural esta localizado en 525 N. Ford Blvd en el Este de Los Ángeles, justo en la salida Cesar Chávez de la autopista 60 con la conexión a la autopista 710 norte. (Foto de EGP por Gloria Angelina Castillo)

El mural esta localizado en 525 N. Ford Blvd en el Este de Los Ángeles, justo en la salida Cesar Chávez de la autopista 60 con la conexión a la autopista 710 norte. (Foto de EGP por Gloria Angelina Castillo)

El mural esta localizado en 525 N. Ford Blvd., en el Este de Los Ángeles, justo en la salida Cesar Chávez de la autopista 60 con la conexión a la autopista 710 norte).

Hace unos años, ella y su esposo difunto, Ramiro Ortiz Rosales (padre), regresaron de vacaciones y encontraron un templo rindiendo homenaje a la pirámide mexicana Chichén Itzá pintado el exterior de una pared de La Fortaleza Inc., ubicada en N. Ford Blvd.

Read this story IN ENGLISH: ‘La Fortaleza’ Means ‘Family’ At This Tortilla Factory

De vez en cuando su hijo mayor, David, los sorprendía con proyectos que realizaba durante su ausencia, dijo Hermila a EGP. Hoy David es presidente de la empresa familiar.

A través de los años, el pequeño lote vacante con la pared anteriormente cubierta con grafiti, se ha convertido en un punto de referencia local admirado por los residentes y los automovilistas que hacen viran bruscamente en la salida César Chávez de la rampa de la autopista 60 al 710 Norte.

“Indios Voladores de Papantla” (danzantes de una antigua ceremonia mesoamericana que todavía se realizan hoy en día), una mujer haciendo tortillas con un metate y un comal, loros gigantes, y un ovni con un extraterrestre adentro y, recientemente, se ha añadido la imagen del dios de maíz y se ha instalado una fuente en el lugar.

“Esa es de las ideas de David,” Hermila dijo a EGP, bromando que él se merece todo el crédito por la exhibición.

Pieza por pieza, el mural se ha ido construyendo durante la última década. David dice que planea expandir el mural a lo largo de la pared norte de la fábrica, donde se está ampliando la autopista 710. Él recuerda que un año, sus hijos pasaron el Día de Los Padres con él plantando arbustos y otras plantas para embellecer el lugar.

Los inicios del mural fueron bastante simples. Hace años, La Fortaleza tenía un problema de grafitis, por lo que el difunto Ramiro contrató a un artista para pintar un mural en el exterior del edificio sobre la calle Ford. El mural funcionó, pero el grafiti continuó apareciendo sobre la pared sur.

Así que David, con la ayuda de los empleados de la fábrica, decidió crear la imagen que representa el templo de Chichén Itzá, el cual se extiende actualmente más allá de la azotea del edificio. Se inspiró en un viaje a Cancún, México, cerca del lugar donde se encuentra el verdadero templo.

“Estoy muy orgulloso de mi origen étnico, hablo inglés y español,” David dijo a EGP. “Todo el mundo tiene una oportunidad [en este país], no como antes”, él dijo, explicando que también es orgulloso de ser estadounidense.

A pesar de que el Este de Los Ángeles tiene una gran concentración de inmigrantes mexicanos, el mural tiene un componente educativo para las múltiples generaciones de niños que no tienen lazos con Mexico y no estan consciente de su rica herencia, dijo David.

Ramiro hijo, el vicepresidente de la compañía y el hermano menor de David, dice que el grafiti se detuvo cuando David se involucró.

“[El mural] Contribuye a la comunidad. Creo que la gente respeta lo que él ha hecho allá atrás”, dijo Ramiro hijo. “Es nuestro patrimonio. Somos gente trabajadora con una larga historia. Una de las culturas más grandes del mundo fue la cultura azteca y creo que a veces se nos olvida que venimos de un historial muy distinguido”.

De vez en cuando les da la impresión que los inspectores de sus clientes comerciales ven el mural como poco profesional, pero Ramiro hijo dice: “Creo que esto es una parte de quienes somos, y por supuesto, de donde estamos.”

“La gente se ha bajado de la autopista y me han gritado: ‘¡Me encanta!’”, dijo David acerca del mural.

La única queja que recibieron fue años atrás, cuando un vecino dijo que la imagen de la mujer torteando era demasiado sensual. El vecino hizo su propia imagen para reemplazar el original, dijo la familia Ortiz.

José Valdivia, de 24 años de edad y empleado de La Fortaleza, se crío en el área y dijo que el mural ha sido parte del paisaje desde que él puede recordar.

“No es algo que [la gente] ve todos los días… ¡Hay una nave espacial en el techo de una fábrica de tortillas!”, dijo Valdivia, invitando a la gente a venir y echar un vistazo.

Probablemente, el ovni es el elemento menos estereotípico del mural en el Este de Los Ángeles, donde la Virgen María y calendarios aztecas son un tema más común de los murales. El ovni se hizo de una vieja máquina de metal, y La Fortaleza ha diseñado algunos de sus propios equipos dentro de la fábrica, de acuerdo con David.

El ovni es sólo uno de varios elementos tridimensionales en el mural y mucha gente no entiende su significado, dijo David.

El extraterrestre y el ovni que se encuentran cerca del templo no pretenden dar a entender que una civilización alienígena construyó las pirámides. “Yo digo que es una tontería [que los extraterrestres hayan construido las pirámides], lo que las culturas prehistóricas hicieron es para ser admirado, y rivaliza cualquier cosa en el mundo, las pirámides de Egipto o de cualquier otra civilización”, dijo Ramiro hijo.

Además, él explica que hay mensajes sutiles de política en el mural, pero son muy sutiles.

El mural esta ubicado en una pared de La Fortaleza, una fábrica en el Este de Los Ángeles donde se hacen tortillas de maîz y de harina, y totopos. (Foto de EGP por Gloria Angelina Castillo)

El mural esta ubicado en una pared de La Fortaleza, una fábrica en el Este de Los Ángeles donde se hacen tortillas de maîz y de harina, y totopos. (Foto de EGP por Gloria Angelina Castillo)

El ovni fue agregado durante las grandes marchas de inmigración en el centro de Los Ángeles hace varios años, dijo David. “Bueno, eso es un ‘alien’ (extraterrestre), ¿no? Todos somos seres humanos”, dijo David, añadiendo el término “inmigrante ilegal (illegal alien)” es ofensivo.

Debido a que es un negocio familiar, tienen la ventaja de poder establecer sus propias prioridades y el ambiente de negocios. Para la familia Ortiz, esto significa celebrar su cultura, no dejarla atrás, y tener la voluntad de trabajar duro.

Cuatro de los ocho hijos Ortiz, quienes son hijos e hijas de inmigrantes mexicanos, actualmente gestionan La Fortaleza. Hermila, su madre, es de Jalisco, y Ramiro padre era de Nayarit. La pareja se conoció en 1970 cuando ambos trabajaban en Ruiz Produce. Ramiro mayor operaba una pequeña máquina de tortillas y Hermila era la cajera.

De acuerdo con la familia, Productos Ruiz estaba situado, en aquel entonces, en las calles Primera y Gage en el Este de Los Ángeles y era propiedad de Trinidad Rosales, quien crió a Ramiro padre como madre soltera, de acuerdo con la familia.

“Era un lugar pequeño y allí se vendían tamales, menudo, carnitas y tortillas para el barrio nada más”, dijo Hermila.

Se mudaron dos veces a causa de la creciente demanda por tortillas. Fueron a Whittier, luego a la Calle Soto junto a la Preparatoria Roosevelt en Boyle Heights, y compraron dos negocios familiares que estaban en quiebra (Guerrero y La Fortaleza), antes de comprar el almacén en el Boulevard Ford, donde han tenido su sede durante los últimos 15 años.

Su instalación, que tiene un letrero de neón histórico de Melmac Dishware ubicado aún arriba de los silos, ha sido mejorada durante los años hasta convertirse la fábrica de tortillas que es hoy.

Mientras que la familia Ortiz no eligió el nombre del negocio, se quedaron con “La Fortaleza” porque les gustó. La Fortaleza hoy significa “familia” para ellos, según Ramiro hijo.

La Fortaleza hace tortillas de maíz y harina, así como totopos de tortilla. Ramiro hijo calcula que producen 250.000 bolsas de tortillas de maíz diario en las instalaciones que operan las 24 horas al día. Las tortillas de maíz constituyen el 80 por ciento de los productos de La Fortaleza, aunque la compañía también ha cocinado algunas creaciones únicas para sus clientes: los ejemplos incluyen tortillas de frijoles, pescado, ajo, chía, nopal, chipotle y tortillas de harina de tomate y albahaca.

“Estamos aquí para darles a nuestros clientes el mejor producto posible, y nuestro cliente es la persona que disfruta consumir nuestro producto”, dijo David. “Ese es el objetivo de todos aquí, aportar algo para que la gente disfrute su comida—y eso es uno de los grandes placeres de la vida.

La fábrica cuenta con un pequeño mostrador, atendido por el tío de David. Sin embargo, porque La Fortaleza abastece casi exclusivamente a los restaurantes de cadena y distribuidores al por mayor, en realidad no tienen una tienda, por eso Ramiro padre nunca tuvo interés en el uso de las paredes de la fábrica para autopromoción, según sus hijos.

Sin embargo, una bandera con el logotipo de La Fortaleza y el logo de Facebook se agregaron recientemente al mural. A principios de este año, la compañía inició una campaña en las redes sociales. Otros negocios en el Este de Los Ángeles también están tratando de ponerse al día con el uso de las redes sociales, de acuerdo con el consultor de medios de comunicación social, Javier Guillen de goEastLos.

David dice que se preocupan por los 90 empleados de la fábrica, a los que considera como una gran familia, y hasta celebran fiestas juntos. Un ejemplo es la participación anual de los empleados y propietarios de La Fortaleza en la procesión de la Virgen de Guadalupe, y en 2008 tuvieron el honor de cargar la reliquia, dijo David.

Él recordó cómo los empleados ayudaron a extinguir un fuego que dañó parte de la fábrica hace unos años, y cómo, cuando su padre falleció repentinamente hace tres años, los empleados caminaron el cuerpo por las calles con música, como lo hacen en México.

Según la familia, el éxito de su negocio se reduce a mantener el aspecto laborioso de hacer tortillas tradicionales: cocinar y moler su propio maíz.

“Yo lo que les digo a ellos siempre es gracias a Dios que hemos sido muy bendecidos con trabajo, y eso es lo importante. Que tenemos trabajo,” dijo Hermila, reflexionando sobre los logros de la familia Ortiz desde llegar a los EE.UU.

“Nosotros nunca nos dijimos, ‘¿cuándo nos vamos a hacer ricos?’ Solo queríamos tener trabajo. Y es lo que les digo a ellos, no hay que ser ambiciosos, si llegan, que bueno—no ha llegado, hay que estar contentos con lo que tenemos.”

 

Print This Post Print This Post

July 18, 2013  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. · Log in