Grupo de Vigilancia Vecinal Quiere Mejor Regulación de los Dispensarios de Marihuana

Consultor de dispensarios en Oakland visita Boyle Heights.

By Gloria Angelina Castillo, Reportera de EGP

¿Cómo podría ser una regulación mayor y uniforme sobre la marihuana medicinal en California? ¿Qué funciona y que no ha funcionado? Ese parece ser el propósito de una visita especial a Boyle Heights que tomó lugar el lunes.

Michael Colbruno, consultor y socio de Milo Grupo of California, Inc., llegó a Boyle Heights esta semana tras reunirse con el presidente de la asamblea estatal John Pérez con respecto a legislación sobre la regulación de la marihuana medicinal en el estado.

“Él me dijo que yo tenía que ser testigo de los problemas en LA y en particular en Boyle Heights,” Colbruno dijo a EGP.

Según el vocero de Pérez, John Vigna, este fue un viaje educativo destinado a mostrarle a Colbruno, un defensor de los dispensarios, las consecuencias no intencionales de las leyes que permiten que los dispensarios funcionen, y los problemas con que tienen que lidiar los residentes a diario.

Pérez no está trabajando en crear legislación para regular la marihuana medicinal, dijo Vigna. También explicó que la legislación AB 473, por el asambleísta de California Tom Ammiano, se está elaborando y no se someterá a un voto este año.

AB 473 propone la creación de una división del departamento estatal de Control de Bebidas Alcohólicas (ABC) para regular la producción, el transporte y la venta de la marihuana medicinal, según la página web de Ammiano.

El lunes por la tarde, Colbruno acompañado por miembros del grupo Grupo de Vigilancia Vecinal (Neighborhood Watch) de la Iglesia Resurrección, dio un recorrido por los dispensarios de marihuana medicinal en Boyle Heights. Después de la gira, Colbruno asistió a la reunión del grupo donde habló con y escuchó directamente de los residentes.

Colbruno, que representa a dos dispensarios en la zona de la bahía de San Francisco, dice que fue advertido por Pérez que los dispensarios aquí estaban “fuera de control” y eran una molestia para los vecinos del barrio.

“Visitamos ocho dispensarios y después de los dos primeros se podía ver que el problema eran los dispensarios que no tenían licencia para operar, no estaban regulados y no se les aplicaba la ley. Los encontramos junto a escuelas y organizaciones juveniles, algo que nunca se ve en el área de la bahía. También vimos numerosos dispensarios agrupados juntos”, él dijo

Monseñor John Moretta de la Iglesia Resurrección y Sal Martínez, un residente local quien es miembro de la junta de la Comisión de Libertad Condicional del Condado de Los Ángeles, y otros acompañaron a Colbruno para ver las condiciones externas de los dispensarios.

De los 8 dispensarios donde se detuvieron, sólo uno tenía un guardia de seguridad, según Martínez. Una ordenanza aprobada en 2010 por la ciudad de Los Ángeles, había establecido varias normas como guardias de seguridad, cámaras de circuito cerrado, y restricciones de ubicación.

Algunas de las condiciones desagradables, y posiblemente contra la ley, que Colburn y otros encontraron el lunes incluyeron sillas alineadas de atrás de los dispensarios que funcionaban como áreas de espera para los pacientes y una pequeña plaza comercial que apestaba al humo de la hierba debido a un dispensario. En otro caso, se observó a dos jóvenes que parecían ser menores de edad, que entraron a un dispensario de marihuana medicinal sobre la calle Indiana.

Colburn se fue de la reunión para dirigirse al aeropuerto antes que la discusión se puso muy en marcha.

Los miembros del grupo Vigilancia Vecinal de Resurrección, una organización de vigilancia contra crimen en una parte de Boyle Heights, parecían en su mayoría oponerse al uso de la marihuana como medicina por completo y describieron a los dispensarios como negocios inmorales que hacen ganancias al detrimento a los jóvenes de la zona.

Teresa Márquez, activista local y abuela, minimizo el propósito de los dispensarios diciendo en la reunión que ella ha visto 10 especialistas en dolor, y ninguno le ha ofrecido una receta de marihuana.

Frank Villalobos, un arquitecto local, señaló que además de ser una molestia a las zonas residenciales, las tiendas de marihuana también representan un problema de planificación y uso del suelo. Actualmente no hay requisitos de estacionamiento para estas tiendas, mientras que los edificios médicos tradicionales están obligados a tener 4 espacios de estacionamiento por cada 1,000 pies cuadrados.

“El [dispensario] frente a [la preparatoria] Roosevelt no tiene estacionamiento… ‘tienda M & M’ suena como una tienda de caramelos”, dijo Villalobos.

Él agregó que en algunos casos los dispensarios de marihuana medicinal ofrecen alquilar un espacio comercial por encima del precio de mercado con el fin de abrir sus puertas.

Según Moretta, los terratenientes comerciales parecen favorecer a los inquilinos de marihuana medicinal frente a otros inquilinos. Él citó un ejemplo de un centro comercial en la cuadra 1300 de S. Soto Street, donde algunos de los dueños de los negocios crearon una petición y pidieron que el dueño de la propiedad expulsara a la tienda de la marihuana ya que causaba que todos los negocios tengan el olor a marihuana. El dueño respondió diciéndoles que ellos se pueden ir del lugar si no les gusta, dijo Moretta.

Moretta mencionó que quería escribir una carta a Pérez, y aunque el grupo no formuló un mensaje formal para Pérez, todos parecían preocupados de que los dispensarios parecen estar proliferando sin nadie que los detenga.

Un dispensario ahora esta detrás de Variety Boys & Girls Club, dijo Moretta. Otra esta cerca de la secundaria Stevenson, dijo Martínez.

“Es como el oeste salvaje—es inaceptable”, Moretta dijo a EGP después de la reunión.

El policía Oscar Casini, que esta encargado de relaciones con esta parte de la comunidad en la división Hollenbeck, especula que muchas de las tiendas de marihuana se están estableciendo con la esperanza de obtener derechos adquiridos antes de que las leyes cambien.

Casini dijo que él trabajó para la división de investigación de vicios hace un tiempo, y en aquel entonces el número de dispensarios de marihuana medicinal fueron casi igual al número de permisos de vender licor en Hollenbeck.

Según Colburn, la diferencia entre los dispensarios de marihuana en Oakland y Boyle Heights es “verdaderamente día y noche.”

Oakland anticipó los problemas y estableció reglas de zonificación, tasaciones e impuestos, regulación que solo permitió un total de cuatro dispensarios en la ciudad, y otros detalles.

“El sistema funciona tan bien, que cuenta con el apoyo de los funcionarios de la ciudad y del condado, vecinos y empresas. Vimos una dramática disminución en el número de traficantes de drogas en la calle una vez que los dispensarios abrieron. También son limpios y se adaptan perfectamente con sus alrededores”, él dijo.

Los Ángeles ha permitido a los dispensarios sin autorización a correr a rienda suelta y esto está perjudicando a los operadores jurídicos y con licencia, y a los pacientes que realmente necesitan su medicamento, dijo Colburn.

“Tienen que usar el poder de las leyes de zonificación, el abogado de la ciudad, la Junta de Igualación, al Fiscal del Distrito y el Fiscal de EE.UU. para tomar medidas enérgicas contra los dispensarios sin licencia e ilegales”, Colbrun dijo.

Actualmente California permite el uso de marihuana medicinal para pacientes de cáncer, SIDA u otras enfermedades crónicas, pero el gobierno federal aún lo considera una droga ilegal.

Durante años, la ciudad de Los Ángeles ha intentado regular los dispensarios. A principios de este año, los angelinos aprobaron la Proposición D, que tenía el fin de regular los dispensarios de marihuana medicinal, cobrarles impuestos y limitar el número de este tipo de empresas a 135—el número original que han operado desde septiembre de 2007.

Cuéntenos lo que usted piensa en EGPnews.com

 
Print This Post Print This Post

August 29, 2013  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. ·