¿Comer Para una Vida Más Saludable? Comience con Cambios Simples

Por Alfredo Santana, Especial para EGP

Beatriz Ascencio odia cocinar con aceite de maíz.

La maestra de la Escuela Elemental Monte Vista dice que arruina el sabor de sus frijoles refritos y el de otros platillos. Aún peor, el aceite está saturado con grasas que producen mal colesterol, o LDL, el que se acumula en la venas y arterias, y aumenta el riesgo de contraer obesidad y alta presión sanguínea.

Ascencio dijo que hace años cesó en usarlo, y ahora cocina con aceite de oliva o de semillas de uva, los que son más caros pero más saludables.

Read this article in English: Eating to be Healthy? Start with Simple Changes

“Los otros tienen más grasas saturadas y muchos de sus granos son transgénicos”, dijo. Debido a que la salud de su familia le importa, Ascencio dijo servir frutas y agua con la comida, en vez de refrescos azucarados.

Mis cuatro hijos, quienes son adultos jóvenes, se alimentan mejor. Como resultado, “no tenemos casos de artritis o problemas cardiovasculares en mi familia”, Ascencio le dijo a EGP orgullosamente.

Ella admitió que aún comen en McDonald’s los fines de semana, pero solo hamburguesas de pollo, porque sospecha que las de carne están alteradas con hormonas de crecimiento.

Sin embargo, Ascencio no representa un ejemplo de constancia entre las familias latinas.

Para muchos latinos, su comida es sinónimo de experiencias culturales y culinarias. Los cumpleaños, graduaciones y días festivos se celebran con enchiladas, carnitas, tacos, menudo y otros platillos tradicionales heredados por generaciones.

La maestra Beatriz Ascencio afuera de la escuela  (EGP foto por Alfredo Santana)

La maestra Beatriz Ascencio afuera de la escuela (EGP foto por Alfredo Santana)

Por desgracia, las costumbres de cocinar con manteca o con grasas saturadas, o de preparar bebidas como la horchata, compuesta de arroz molido con azucares procesados presentan riesgos muy peligrosos para la salud.

Cambios en las dietas alimenticias y el hacer ejercicio son vitales para mejorar la salud de una familia, pero esto es complicado para los padres, quienes trabajan todo el día y tienen poco tiempo para cocinar platillos saludables, indicó Lorraine Estradas, ejecutiva en jefe de la clínicas sin fines de lucro Arroyo Vista Family Health Center, que operan en Highland Park, Lincoln Heights y El Sereno.

La clínica Arroyo Vista en la calle Figueroa de Highland Park atiende a unos 350 pacientes al día. La mayoría sufren de enfermedades menores y obtienen mamografías, exámenes de sangre y revisiones dentales.  Ocasionalmente algún paciente llega muy enfermo, y es trasladado en ambulancia al hospital de emergencias más cercano.

La clave radica en educar a los pacientes para que no lleguen a ese extremo, Estradas le dijo a EGP. “Debemos enfatizar que necesitamos sentirnos bien y estar bien para continuar con buena salud”, dijo en referencia a la misión de la clínica Arroyo Vista de ayudar a sus pacientes a adoptar estilos de vida saludables.

Un estudio conducido por la Asociación Americana para la Diabetes, titulado “El Costo Económico de la Diabetes en los Estados Unidos en el 2012”, indicó que los casos de diabetes en los latinos son casi el doble comparados a los de los anglosajones. En el 2012, los latinos con diabetes tipo 1 o 2 contabilizaron el 12.8% del total, mientras que sólo el 7.6% de los blancos sufrieron de ellas.

Este estudio, publicado en el 2013, reportó que el costo total de tratamientos de la diabetes aumentó de $174 mil millones en el 2007 a $245 mil millones de dólares en el 2012, un incremento del 41% en solo cinco años. El costo de atender a un paciente diabético es 2.3 más caro que el que no padece este mal.

Estradas, quien tiene una licenciatura como enfermera, dijo que los profesionales de la clínica Arroyo Vista atienden a sus pacientes y les informan, en inglés y en español, las causas de sus enfermedades y como pueden adoptar cambios en sus vidas para recobrar la buena salud.

“Organizamos ferias de la salud e impartimos clases sobre la diabetes, asma y otras enfermedades crónicas”, dijo Estadas. “Podemos ayudarles a mejorar su salud o a prevenir enfermedades. Les recomendamos someterse a exámenes físicos anuales y a las mujeres a mamografías”.

“Cuando un médico desarrolla un plan de tratamiento, este incluye nutrición, ejercicios y consejería. Nuestras enfermeras dan seguimiento a los pacientes para enterarse si necesitan ayuda con clases, ejercicios y medicinas”, indicó Estradas añadiendo que cualquier persona puede asistir a la clínica, sin importar su estatus migratorio o nivel de ingresos.

Para la familia Huerta, el comer saludablemente es cuestión de vida o muerte.

Leydi Huerta  mencionó que en el 2013 a su esposo le diagnosticaron diabetes por consumir “muchas cosas dulces, bebidas y refrescos”. El señor Huerta trabaja como electricista.

Leydi, quien es madre de dos niños, dijo que ya no cocina con manteca, porque es dañino para el corazón, y notó un cambio en la salud de su familia. Huerta tiene 27 años, sirve agua durante la comida, y le prohibió a sus hijos beber refrescos. Cuando los niños se dieron cuenta que su papá estaba enfermo, no se resistieron a los cambios en la dieta, la que ahora incluye vegetales y comidas de mejor calidad. Raramente piden ir a restaurantes de comida chatarra.

Dos años después de haberse enfermado, el señor Huerta bebe agua, dejó los refrescos, y mejoró su salud, dijo su esposa, quien se mostró animada.

La doctora Martha Rivera, quien trabaja en el Centro para la Salud Optima de Boyle Heights, dijo que muchos latinos desconocen como mantenerse saludables, y necesitan educarse para alimentarse mejor con buenos nutrientes y proteínas. En ocasiones el enfoque debe estar en la preparación de los alimentos, aseveró Rivera.

“Necesitan comer garbanzos preparados en formas distintas, comer tortillas en pequeñas porciones y agregar nopales”, dijo Estradas. “Necesitamos…educarles sobre los efectos a corto y a largo plazos causados por comer grasas saturadas comparadas con comer buenas grasas vegetales. Necesitamos educarles sobre las bondades del comer salmón”.

Rivera dijo que algunas carnes rojas y de aves inflaman las articulaciones de las rodillas y las manos, y contribuyen a la diabetes. Los alimentos preparados con soya son fuentes de proteína vegetal, y brindan nutrientes que mantienen a los músculos saludables.

Rivera indicó que la juventud latina es propensa a enfermarse de diabetes por alimentarse mal.

Por su parte, Estradas dijo que los padres latinos deben poner atención a las comidas que sus niños ingieren en las escuelas, las que con frecuencia son preparadas con ingredientes de baja calidad que los engorda.

“No observamos que las escuelas alimenten a los niños saludablemente y los ejerciten para que se desarrollen saludablemente”, dijo Estradas. “Necesitamos eliminar las comidas chatarra y el ingerir calorías que les vuelva obesos a una edad temprana”.

Estradas agregó que deben de adoptar hábitos saludables de alimentación desde pequeños, porque “una vez que ya crecen, los hábitos permanecen”.

“Es importante guiar a nuestros niños por el camino de la salud”, concluyó Estradas.

Print This Post Print This Post

September 24, 2015  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2018 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·