Inquilinos Desplazados Ganan el ‘Derecho a Regresar’

Por Jacqueline García, Reportera de EGP

Llamándola una victoria en la lucha contra el desplazamiento y gentrificación, Carolina Vivara y su familia celebraron la noche del martes con sus vecinos un acuerdo que les garantiza el derecho a vivir en un nuevo complejo habitacional en construcción que reemplazará sus antiguos hogares en Boyle Heights.

Read this article in English: Displaced Tenants Win ‘Right to Return’

En agosto, las familias que residen en 5 edificios de la cuadra del 2400 de la Calle Primera fueron notificados que tendrían que abandonar sus hogares para el 30 de noviembre para hacer espacio para un complejo de vivienda asequible de 50 unidades conocido como Cielito Lindo Fase 1,  siendo construida por el desarrollador de vivienda sin fines de lucro Corp. de la Comunidad del Este de Los Ángeles (ELACC).

Meses de negociaciones entre los inquilinos y ELACC culminaron en el acuerdo que dará a diecisiete familias que representan aproximadamente 50 residentes, el “derecho de preferencia de retorno” en contratos de arrendamiento para la primera fase del nuevo complejo de viviendas que se inaugurará en el verano del 2017.

Bajo la ley, todos los residentes desplazados tienen derecho a un mínimo de $19.000 para reubicación, que los inquilinos no tendrán que devolver incluso si deciden alquilar una unidad en la nueva instalación.

Elizabeth Blaney (centro) co-directora de la Unión de Vecinos habla en representación de los inquilinos que celebran su derecho de preferencia de retorno en el nuevo complejo habitacional de Boyle Heights. (EGP foto por Jacqueline García)

Elizabeth Blaney (centro) co-directora de la Unión de Vecinos habla en representación de los inquilinos que celebran su derecho de preferencia de retorno en el nuevo complejo habitacional de Boyle Heights. (EGP foto por Jacqueline García)

Es un gran alivio, dijo Vivara, quien ha vivido en el mismo apartamento durante 17 años. Ella le dijo a EGP que tenía miedo de perder su hogar y no poder pagar un nuevo lugar. “La renta es extremadamente cara”, señaló.

Los inquilinos recibieron el apoyo de la Unión de Vecinos, una red sin fines de lucro de Boyle Heights que lucha contra la gentrificación y el desplazamiento desde 1996.

La Unión de Vecinos ayudó a los arrendatarios a negociar los términos del acuerdo que les permite regresar cuando sea completada la construcción.

Inicialmente, ELACC dijo a los inquilinos que sólo podrían volver si cumplían con los estrictos requisitos de elegibilidad que incluye verificación de ingresos y pasar historiales de crédito y de antecedentes.

Para Vivara, esto le preocupó puesto que su marido, el único proveedor de la familia, no cumple con el requisito mínimo de $24.000 de ingresos para una familia de cuatro, y que no podría pagar alquiler en otra ubicación.

“Actualmente pago $900 dólares con recibos incluidos de utilidades en un apartamento de dos recamaras”, le dijo a EGP. “En otros edificios el mismo apartamento cuesta $1.400 sin incluir los recibos de utilidades”, dijo la madre de dos hijos.

Terry Navarro ha vivido en Boyle Heights desde los setentas y por los últimos ocho años en uno de los edificios que será demolido. Ella le dijo a EGP que asistió a la reunión en la que ELACC les informó acerca de la situación y les dio una oferta verbal para regresar al nuevo complejo habitacional.

“El problema es que no estamos seguros si regresaremos y es por eso que solicitamos que [la oferta] sea por escrito”, le dijo a EGP. A veces las ofertas verbales no cuentan, dijo.

Como parte del acuerdo, los inquilinos no tendrán que cumplir con los requisitos mínimos de ingresos, Isela Gracián, presidente ELACC dijo a EGP.

Además, los solicitantes tendrán su crédito revisado, sin embargo, el puntaje de crédito o deuda no serán utilizados para determinar la elegibilidad, siempre y cuando las cuentas de alquiler de los solicitantes estén en buen estado y no hayan sido desalojados por culpa propia anteriormente.

Hasta el momento, 16 de las 17 familias han recibido beneficios de reubicación, según Gracián. “Una de ellas pudo comprar su primera casa con los beneficios de reubicación”, dijo.

La mayoría de los inquilinos han encontrado un nuevo lugar para vivir para los próximos 18 meses. Personal de ELACC está ayudando a los demás a localizar un lugar para mudarse.

Elizabeth Blaney, co-director de la Unión de Vecinos dijo a los inquilinos que esperan que el derecho de preferencia de retorno sea adoptado por otros desarrolladores en proyectos de construcción que podrían desplazar a residentes de largo plazo de Boyle Heights y áreas cercanas.

“Estamos contentos de que East LA Community Corporation trabajó con nosotros y los inquilinos para ayudar a reducir el desplazamiento que ocurre en Boyle Heights”, dijo Blaney.

El nuevo complejo de viviendas tendrá 49 unidades de una, dos y tres recamaras y una unidad para el supervisor del edificio, estacionamiento para 62 autos, 61 bicicletas, un jardín en la azotea, espacio de comunidad entre otros servicios, de acuerdo con ELACC.

La construcción está programada para comenzar a finales de enero 2016.

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

Print This Post Print This Post

December 3, 2015  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2019 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·