Sups Aumentan Tratamiento para Personas con Enfermedades Mentales

Por Elizabeth Marcellino City News Service

La Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles votó el martes para ampliar el tratamiento para las personas que sufren de enfermedades mentales, pero no llegó a respaldar las leyes que ampliarían los criterios para detener a quienes rechazan el tratamiento.

Según la ley, las personas con enfermedades mentales que representan un peligro para ellos mismos u otros son “gravemente incapacitados” y pueden ser mantenidos para evaluación y tratamiento involuntario en un entorno psiquiátrico.

La supervisora Kathryn Barger había presionado a sus colegas para que apoyen la legislación que busca expandir la definición de “gravemente discapacitado”. La ley estatal, tal como está escrita, se centra en la capacidad de un individuo para cuidar sus propias necesidades físicas.

El proyecto de ley 1539 de la Asamblea es una propuesta que incluiría a aquellos que no pueden o no quieren buscar tratamiento debido a un trastorno mental.

“El condado tiene la obligación moral de garantizar que las personas en nuestras calles que sufren de enfermedades mentales graves – que viven en condiciones deplorables e incapaces de satisfacer sus propias necesidades humanas básicas – reciben el tratamiento y la atención que mejorarían drásticamente su calidad de vida”, dijo Barger en un comunicado previo a la discusión.

En abril, la junta le pidió al director del Departamento de Salud Mental, Jonathan Sherin, que examinara las leyes existentes de salud mental estatal y el estándar de atención del condado.

“Hemos tenido dificultades para involucrar a las personas que queremos ayudar”, dijo Sherin a la junta.

Barger dijo que la Autoridad de Servicios para Personas sin Hogar de Los Ángeles (LAHSA, por sus siglas en inglés) estima que casi el 30 por ciento de las personas sin hogar en el condado de Los Ángeles están luchando contra problemas de salud mental, incluido el abuso de sustancias.

“Son 15,729 personas en la calle que ahora enfrentan desafíos de salud mental. Esa es una cantidad devastadora”, dijo.

Existen 2,300 camas psiquiátricas aguadas disponibles en el condado, más 550 camas en centros de internamiento que ofrecen tratamiento intensivo y otras 1,054 camas en instalaciones psiquiátricas cerradas a largo plazo.

Un grupo de trabajo dirigido por Sherin desarrolló 13 recomendaciones, solo una de las cuales requiere cambios a la ley existente.

Incluyen el reinicio de la capacitación de los primeros auxilios y médicos, el aumento del inventario de camas psiquiátricas para pacientes aguados y la ampliación de los programas de asistencia externa para pacientes ambulatorios.

El condado también establecerá un grupo de trabajo para analizar la expansión de la atención ambulatoria ordenada por el tribunal.

La nueva capacitación tendrá como objetivo asegurar que los trabajadores interpreten constantemente los criterios para la detención, típicamente llamada una retención de 5150 debido a su número de código gubernamental.

Pero las supervisoras Sheila Kuehl e Hilda Solís dijeron que expandir ese criterio elevó las preocupaciones por las libertades civiles.

Kuehl recordó un momento en el que “un gran número de nuestros jóvenes fueron institucionalizados…si fueras gay o lesbiana, claramente tenía una enfermedad mental”, y agrego, “quiero asegurarme de que sepamos donde estamos dibujando la línea”.

Solís planteó preocupaciones similares sobre los residentes de la tercera edad que podrían ser víctimas de una definición ampliada de discapacidad grave, así como aquellos que no hablan inglés o tienen problemas para navegar por los sistemas legales. Barger estuvo de acuerdo con esas preocupaciones.

“Mi objetivo no es abrir las compuertas. No queremos volver a almacenar individuos”, dijo Barger, sino más bien brindar tratamiento con el objetivo final de la vida hogareña independiente o grupal.

Brittney Weissman, directora ejecutiva de la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales, el Consejo del condado de Los Ángeles, instó a la junta a impulsar todas las recomendaciones.

“No lo separe demasiado”, dijo Weissman. “Nuestros padres, hijos e familiares están contando contigo”.

La junta finalmente aceptó discutir más sobre el problema legal relacionado con la discapacidad grave y avanzar en las otras 12 recomendaciones.

 

 

 

Print This Post Print This Post

October 19, 2017  Copyright © 2012 Eastern Group Publications, Inc.

Comments

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.





 characters available

Copyright © 2018 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·