Los latinos que hablan español con más estrés en la era Trump

August 18, 2017 by · Leave a Comment 

Los niveles de estrés y preocupación de los estadounidenses, en especial entre “los hispanos que hablan español”, han aumentado desde que Donald Trump llegó a la Presidencia del país, según un estudio de la consultora Gallup publicado hace unos días.

La encuesta Gallup-Sharecare Well-Being encontró que el nivel de preocupación en el grupo de entrevistados en lengua española aumentó el 5,8% respecto a los resultados del 2016, mientras que el nivel de estrés aumentó el 6,6% en relación al mismo año.

La incertidumbre sobre programas como la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), el estatus legal de las ciudades santuario, las nuevas prioridades y políticas modificadas del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), entre otras, podrían ser los detonantes de este aumento de preocupación entre este grupo de hispanos, de acuerdo a la consultora.

“No es extraño ese resultado, aquí en California hemos visto que los inmigrantes están preocupados por casi todo, y eso crece entre los indocumentados que se sienten atacados y sin saber qué hacer con sus familias”, valoró la directora de la Asociación de Salvadoreños de Los Ángeles (ASOSAL), Teresa Tejada.

Los datos fueron recolectados entre el 1 de junio de 2016 y el 30 de junio de 2017, y la consultora no incluyó cuestiones políticas, según señaló.

Los investigadores preguntaron a cada uno de los participantes si “experimentó mucha preocupación el día de ayer” y dentro del grupo de hispanos que hablan inglés el 29% respondió de manera afirmativa, es decir un punto porcentual por encima del estudio del año pasado.

Cuando se le preguntó al mismo grupo si experimento estrés “a lo largo del día”, el 38% dijo que si, que es el mismo porcentaje que el año pasado.

El estudio sugiere que el resultado se alinea con otra investigación que encontró que la última elección afectó “de manera desproporcionada” la salud de las personas que pensaban que su comunidad era objeto de “discriminación creciente”.

“La preocupación ha llegado incluso a las organizaciones donde estamos tratando de dar esperanza para estas comunidades, pero es muy difícil porque los ataques son continuos y no hemos tenido un respiro”, ahondó Tejada.

California, Texas, Florida son los tres estados del país con el mayor número de hispanos que hablan español, de los cuales solo en el estado dorado se contabilizan más de 10 millones de hispanohablantes.

El 92,7% de los encuestados en español para este estudio nacieron fuera de Estados Unidos y en su mayoría ganan menos de 37 mil dólares anuales.

La preocupación entre los encuestados blancos aumentó el 2,5%, mientras que en los afroamericanos el 2,4%, según el informe.

 

 

Culminación del Mes de la Herencia Hispana se Celebra en Los Ángeles

October 13, 2016 by · Leave a Comment 

hhm4crop

Miembras del grupo ASOSAL durante una presentación especial el 11 de octubre en el centro de Los Ángeles (Foto: Cortesía de Oficina de Hilda Solis).

El Mes Nacional de la Herencia Hispana, el cual dura desde el 15 de septiembre hasta el 15 de octubre, fue celebrado el 11 de octubre en el Kenneth Hahn Hall of Administration en el centro de Los Ángeles. El evento fue presentado a la comunidad por Hilda Solis, presidenta de la Junta del Condado de Los Ángeles en colaboración con la Asociación de Gerentes Hispanos del Condado de Los Ángeles y líderes de la comunidad, según un comunicado de prensa.

La celebración honró a Andy Molina, parte del Southeast Churches Service Center, a Theresa Barrera parte de la Asociación de Gestores Hispanos del Condado de Los Ángeles, a Sam Gonzales, jefe de la policía de Azusa y a Reyna Del Haro, parte de Kaiser Permanente. Este honor fue “por su dedicación y servicio a la comunidad”, declará el comunicado.

Las culturas hispanas fueron celebradas con música en vivo y una presentación especial del grupo salvadoreño, ASOSAL.

Programa de Refugiados para Menores Centroamericanos Aprueba a Primer Grupo

December 16, 2015 by · Leave a Comment 

Después de años de amenazas por parte de pandilleros, tres menores salvadoreños lograron emigrar legalmente a Estados Unidos y reunirse con su padre gracias al Programa de Refugiados para Niños Menores Centroamericanos (CAM).

Este es el segundo grupo de niños que ingresa al país amparado por el CAM que pretende detener la inmigración indocumentada de menores de edad. Los primeros 6 niños, de dos familias, entraron en noviembre a Baltimore, Maryland.

“Sentía miedo, muchos de mis amigos aparecían muertos y tenía miedo de que algún día me pasara eso, porque puede pasar sin que uno haya cometido un error”, explicó la refugiada María Zavaleta, de 17 años.

Durante años, la jovencita le suplico a su papá, Oscar Zavaleta, que la sacara de El Salvador porque pensaba que un día ella o sus hermanos, Carlos de 14 años y José de 15, serían las próximas víctimas de la violencia que la rodeaba en su vecindario.

Aunque la idea de traer a sus hijos de forma indocumentada pasó por la mente del padre de familia, Zavaleta siempre tuvo la esperanza que el Gobierno estadounidense le tendiera la mano.

“Estaba esperando a que iban a dar una amnistía general, que íbamos a sacar una residencia para poderlos traer, cuando escuché que el TPS me daría la oportunidad no lo creía”, explicó el padre.

El salvadoreño fue uno de los primeros padres de familia en someter la aplicación en diciembre del año pasado.

“Al principio pensé que era una mentira”, advirtió explicando que luego venció su duda cuando en marzo del 2015 recibió una notificación del Servicio de Inmigración y Ciudadanía que le comunicaban haber recibido la solicitud.

Los tres menores salvadoreños se unen a otros seis jovencitos que ya han sido favorecidos por el programa CAM; no obstante, todavía hay más de 5.000 niños y adolescentes que solicitaron la protección y aún están esperando ser beneficiados. Hasta ahora, sólo 90 niños han sido entrevistados.

Sólo los padres que tienen un estatus legal, como el TPS o la residencia permanente, pueden presentar la solicitud por sus hijos menores de 21 años, solteros y oriundos de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Los beneficiados tienen que demostrar que sus vidas en sus países de origen corre riesgo.

El programa se aprobó después de la ola de menores indocumentados centroamericanos que ingresaron a Estados Unidos en los últimos años. La mayoría de los padres de los niños detenidos argumentó que su vida corría peligro y por eso preferían exponerlos a inmigración antes de dejarlos en sus países.

A pesar de la implementación de la medida, en octubre del 2015, el número de niños detenidos se duplicó con respecto al 2014.

Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) cerca de cinco mil niños fueron detenidos en octubre de este año.

Lilian Alba, directora del Programa de Refugiados del Instituto Internacional de Los Ángeles (IILA) instó a los menores que están en este proceso a esperar en sus países de origen a que el tramite se complete.

“En la mayoría de los casos los jóvenes están bajo amenaza tienen varias oportunidades, si el refugio se les ha negado tienen un amparo para que entren al país”, indicó.

Precisamente fue la paciencia y la espera la que favoreció a los tres hermanos Zabaleta que no querían ser parte de las 40 personas que mueren asesinadas diariamente en El Salvador.

Los tres salvadoreños tenían casi 14 años de no ver a su padre, más de una década sin ver a su madre, Sonia Portillo, quién emigró a Estados Unidos hace once años dejándolos al cuidado de la abuela.

“Los extrañábamos mucho, nos dolía y pensamos que no iba a funcionar pero hay que tener paciencia y esperar que todo va salir bien”, dijo María ocultando su rostro de las cámaras.

Activistas proinmigrantes entienden el temor de los menores recién llegados y sus padres.

“La violencia y las amenazas son reales en nuestros países, es extrema y por fin el Gobierno estadounidense está reconociendo este problema”, advirtió la directora de la Asociación de Salvadoreños de Los Ángeles (ASOSAL), Teresa Tejada.

Organizaciones comunitarias y representantes de los gobiernos beneficiados instaron a las familias beneficiadas a aplicar para ser amparados por el programa.

“Necesitamos que todas aquellas personas que puedan acceder a este beneficio apliquen”, advirtió la cónsul general de El Salvador en Los Ángeles, Mercedes López Peña.

 

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·