Cambios en el Corredor I-710 Serán Más Difíciles en Áreas de Bajos Recursos

October 26, 2017 by · Leave a Comment 

El lunes fue el último día para enviar comentarios sobre la versión borrador de un informe ambiental para un proyecto para mejorar la congestión del tráfico y la contaminación del aire a lo largo de un tramo de la autopista 710 (Long Beach) que incluye a Bell Gardens, Commerce y el este Los Ángeles. En una reunión publica el miércoles pasado con las agencias de transporte supervisando el proyecto, residentes tras residentes dijeron enojados que están cansados de no ser escuchados y que sus vecindarios del este de Los Ángeles se vean obligados a absorber la peor parte de los problemas de transporte de la región.

Alrededor de 300 personas asistieron a la reunión el 18 de octubre en la escuela primaria de Humphreys Avenue auspiciada por la supervisora del condado de Los Ángeles, Hilda Solís. La supervisora había coordinado las dos agencias principales del proyecto, Caltrans y la Autoridad de Transporte Metropolitano del Condado de Los Ángeles (Metro), para responder preguntas relacionadas con el Recirculated Draft Environmental Impact Report  for the I-710 Corridor Project (Reporte de Impacto Ambiental Recirculado del Proyecto del Corredor I-710) que, entre otras cosas, incluye la posible toma de algunas casas ubicadas a lo largo de un tramo de la autopista en el este de Los Ángeles.

Solís representa vecindarios y ciudades en el área del proyecto y forma parte de la junta directiva del Metro. Ella circuló brevemente entre la multitud antes del comienzo de la reunión, que ella abrió diciendo que su oficina, Caltrans y Metro están comprometidos a trabajar con la comunidad, pero luego se fue antes de la parte de comentarios públicos de la reunión.

La planificación ha estado en marcha durante años. El Borrador del EIR inicial se circuló para revisión publica en 2012. Según su Resumen Ejecutivo, el Borrador del EIR actualmente en revisión fue revisado “basado en los comentarios recibidos durante el periodo de circulación publica de 2012” y cambios en “condiciones clave del tráfico”. Como resultado, se agregaron nuevas alternativas de construcción, según el informe.

Los residentes del lado este temían desde hace mucho tiempo que Caltrans y Metro se llevaran casas en sus vecindarios para el proyecto y las alternativas añadidas muestran que podría suceder.

Si se eligen, las Alternativas 5 y 7 golpearán más duramente a las residentes en Sydney Drive, en el este no incorporado de Los Ángeles, cerca de la frontera con Commerce. Decenas de casas podrían ser removidas o la autopista seria extendida hasta su puerta principal.

También pueden verse afectados los residentes del vecindario Ayers en Commerce, pero la semana pasada la atención se centró en el este de Los Ángeles, donde la multitud tenía un mensaje para los funcionarios de transporte: “Dejen al este de Los Ángeles en paz”.

Los residentes han estado en silencio el tiempo suficiente, dijo Guadalupe Arellano, quien ha vivido en el este de Los Ángeles por 45 años.

“Es hora de que hablemos”, dijo Arellano. “Estos proyectos no benefician a nuestra comunidad”.

De acuerdo con la presentación del vocero de Metro, Ernesto Chávez, el proyecto I-710 mejorará la seguridad del tráfico, la calidad del aire y se preparará para el crecimiento en el movimiento de bienes. También mejoraría la salud publica al reducir los contaminantes del aire de los camiones a través del programa de camiones de emisiones limpias de la autopista 710.

Los dañinos impactos a la salud de los camiones diésel y los automóviles que circulan por el área han sido una preocupación desde hace mucho tiempo, incluso entre los residentes que ahora protestan por los planes que los funcionarios de transporte dicen que mejoraran la calidad del aire en la región.

Andy Padilla, un residente de 55 años del este de Los Ángeles, habló enojado sobre la injusticia que su comunidad sigue tratando con agencias gubernamentales.

“Siempre es el grupo minoritario el que tiene que retroceder”, dijo Padilla y señalo que los planes para expandir la autopista 710 hacia el norte a través de Pasadena y San Marino se eliminaron porque las comunidades más acomodadas financieramente no quieran la interrupción de sus comunidades.

“Tenemos una voz, ese es nuestro respaldo financiero”, dijo Padilla.

El sentido de injusticia no carece de mérito. Incluso se reconoce en el Borrador del EIR (S.5.3.3 – Alternativas de Construcción de Justicia Ambiental), que cita “un impacto desproporcionadamente alto e impactos adversos en las poblaciones minoritarias y de bajos ingresos en el área de estudio”, incluso después de tener en cuenta los “efectos beneficiosos” generales del proyecto “en las comunidades circundantes y los usuarios del corredor I-710 en comparación con las condiciones actuales”.

Se recomienda el financiamiento para “aliviar los impactos relacionados con el proyecto a las comunidades de justicia ambiental”.

Historias de mascotas muriendo, niños con asma y familias que luchan por sus hogares, circularon el auditorio antes y después de la reunión y durante el testimonio público.

Los residentes expresaron palabras de frustración, tristeza y lágrimas de ira, ya que algunos se quejaron de que su supervisor y el principal representante electo del proyecto ya había abandonado la sala.

El maestro del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, Juan Vásquez, lidera el grupo de base Sydney Drive Neighborhood Group (Grupo de Vecinos de Sydney Drive), que ha sido muy elocuente sobre su oposición a la toma de viviendas en su vecindario. También ha criticado lo que él ve como el fracaso de Solís en involucrarse directamente con los residentes que podrían ser desplazados. “¿Donde esta ella?”, dijo enojado después de la reunión.

“Me alegra que hayamos tenido esta reunión, pero ella necesita estar aquí”, dijo Vázquez. “Su personal solo puede hacer tanto, ella es nuestra voz. Su presencia importa”.

Al menos media docena de miembros del personal de la supervisora estuvieron presentes durante la reunión y participaron activamente con los residentes, respondiendo a sus preguntas y comentarios.

Solís dijo en un correo electrónico que su oficina facilito la reunión pública de la semana pasada para garantizar la máxima participación de la comunidad.

Ella dijo que aseguraron la ubicación de la reunión, audífonos para traducciones simultaneas, tomadores de notas y un reportero judicial para asegurarse de que los comentarios se tomen con precisión.

Solís, quien todavía tiene que respaldar públicamente cualquiera de las propuestas, también solicitó a Caltrans extender por 30 días el periodo de comentarios públicos que estaba programado para finalizar en septiembre.

Para algunos en la comunidad, sin embargo, esos esfuerzos no son lo suficientemente buenos. Lo único que quieren escuchar es que el supervisor irá por ellos y se detendrá en el proyecto.

“Estamos diciendo que no estamos de acuerdo con ninguna alternativa propuesta”, enfatizó Vázquez.

Con tantas comunidades afectadas por la congestión extrema del tráfico y la contaminación insalubre que crea, por no mencionar el efecto en la economía del movimiento de mercancías que sale de los puertos de Los Ángeles y Long Beach, tomando una posición para hacer nada no es sin su propio conjunto de críticas.

En este punto, sin embargo, de acuerdo con Chávez, el mayor obstáculo para todas las propuestas cuando se presente a revisión en febrero del 2018 es la falta de fondos.

Según el EIR del Borrador de la Autopista 710, la Alternativa 5C costaría $6.5 billones para construir mientras que la Alternativa 7 costaría $11 billones.

Según Chávez, Metro y Caltrans proporcionaran $1.2 mil millones para financiamiento, dejando a los residentes cuestionar de donde vendrá el resto del dinero.

El trabajo se realizará por etapas, explicó Chávez, lo que significa que no tienen que tener todo el dinero por adelantado.

“Las áreas más agradables obtienen todos los fondos”, advirtió a sus vecinos el residente de 42 años del este de Los Ángeles.

“Una vez que lleguen al este de Los Ángeles se quedarán sin fondos y nos quedaremos con el cierre de carreteras, polvo y más tráfico”.

Gloria Álvarez, gerente editorial de EGP, contribuyo a esta historia.

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·