Bibliotecas Públicas, Nuevos Santuarios Para Indigentes

September 1, 2016 by · Leave a Comment 

Además de fomentar la lectura, la cultura y de facilitar el acceso a internet, las bibliotecas públicas se consolidan como “santuarios” que brindan servicios y asistencia a decenas de miles de indigentes.

“Las bibliotecas son muy conscientes de sus responsabilidades hacia toda la comunidad y deben ir más allá del simple hecho de permitir al indigente entrar en ellas y leer”, aseguró a EFE Julie Todaro, presidenta de la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA).

La ejecutiva explicó que la función de las bibliotecas se ha ido expandiendo en los últimos años para aliviar las necesidades de los más de 574.000 desamparados que pasan la noche a la intemperie en las calles del país.

Y es que, al llegar el día, además de un lugar donde escapar de las inclemencias del tiempo, los indigentes requieren un lugar donde cargar el teléfono móvil, beber agua, recibir asistencia para buscar un empleo, aprender a hacer un currículum u orientación sobre dónde conseguir cupones gratuitos de comida.

“Hay programas con características distintas en todo el país. Mientras que unas bibliotecas crean sus propios programas de forma individual, otras se asocian con agencias especializadas en salud mental, en servicios sociales o con organizaciones religiosas locales”, aseveró Todaro.

La Biblioteca Pública de Lincoln Heights y Cypress Park, por ejemplo, brindan clases gratis de computación básica al igual de programas de alfabetización para adultos y otros serivicios sociales.

Este último es el caso de la Biblioteca Pública de San Francisco, que en 2009 se alió con el Departamento de Salud Pública y echó a andar un programa pionero de asistencia a indigentes que ha servido como “inspiración” para otras bibliotecas de Estados Unidos y Canadá.

“La biblioteca quería ampliar los servicios que ofrece a los indigentes y tener expertos en el área de servicios sociales que entiendan las necesidades que esta población tiene”, aseguró a EFE Leah Esguerra, la primera trabajadora social del país contratada por una biblioteca para brindar ayuda a los más necesitados.

A través de la iniciativa, los desamparados reciben información personalizada sobre dónde encontrar viviendas permanente, solicitar una plaza de albergue, a dónde acudir para recibir cupones alimenticios y ducharse o cómo solicitar otras prestaciones sociales.

Algunos incluso comparten sus problemas médicos con los trabajadores sociales y piden ayuda para superar una adicción a las drogas o el alcohol.

“Nos sentamos con ellos, evaluamos sus necesidades y nos aseguramos de que acceden a los servicios que requieren”, dijo la psicóloga.

Con el fin de establecer una mayor cercanía con la comunidad de indigentes, la biblioteca cuenta con seis trabajadores que en el pasado también fueron sin techo. Los empleados comparten sus historias con los desamparados para mostrarles que es posible recuperarse de los momentos más difíciles.

Para Esguerra, el éxito del programa radica principalmente en saber cómo acercarse a los indigentes que llegan al centro en busca de ayuda pero rechazan pedirla.

“Nos acercamos a ellos, pero nunca les preguntamos si son indigentes, solo les informamos de los servicios sociales que hay a su disposición en la biblioteca”, explicó.

“Queremos que reciban ayuda pero no exhibirles, así que respetamos su derecho a la privacidad. Les dejamos que encuentren un rincón tranquilo en la biblioteca y que lean o se entretengan”, agregó.

A raíz del nacimiento de este programa, han florecido iniciativas similares de costa a costa. Hoy en día los indigentes reciben ayuda no solo en ciudades con temperaturas gélidas como Denver, Baltimore o Nueva York, sino también en ciudades con climas más suaves, como Fresno y San Diego, en California, o Pima, en Arizona.

La Biblioteca Pública de Santa Ana (California) cerró recientemente sus puertas para instalar suelos nuevos, actualizar el sistema eléctrico e instalar más mesas y sillas. Todo con el fin de facilitar el acceso a los más de 500 desamparados que viven frente al Ayuntamiento y del centro cívico de la ciudad.

“Las bibliotecas están llenas de gente creativa y hay una variedad increíble de servicios que están surgiendo para dar apoyo a esta comunidad (de desamparados)”, indicó Todaro.

La Falta de Vivienda Lleva a la Ciudad a un ‘Estado de Emergencia’

September 24, 2015 by · Leave a Comment 

Llamándolo un “estado de emergencia” debido a la falta de vivienda desenfrenada en Los Ángeles, el alcalde Eric Garcetti y miembros del Ayuntamiento dijeron el martes que planean gastar $100 millones o más para luchar contra el problema.

Garcetti dijo que las personas sin hogar que duermen en el césped del City Hall son un símbolo “de nuestra intensa crisis en la ciudad”, y dijo que quiere que la ciudad asigne inmediatamente $13 millones en servicios y subsidios de alquiler para las personas sin hogar de la ciudad.

Varios miembros del Ayuntamiento dijeron que presentarán una moción cometiendo alrededor de $100 millones en fondos de la ciudad para hacer frente a la falta de vivienda, aunque dijeron que aún tienen que averiguar dónde se encuentra el dinero y si éste se gastará anualmente o a través del tiempo.

Garcetti, quien ha prometido liberar un “plan de batalla” en cuanto a la falta de vivienda,

dijo que quiere la ciudad gaste $100 millones por año en servicios, de acuerdo a una carta que envió lunes al Oficial Administrativo de la Ciudad, Miguel Santana.

Garcetti escribió que él ha estado trabajando la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles, Home for Good, la Autoridad de Servicios para Desamparados de Los Ángeles y otros para desarrollar un enfoque “separados pero coordinados” para la ciudad y el condado que se pondrá en marcha en las próximas semanas.

Mi objetivo es que estas estrategias produzcan las inversiones necesarias, incluyendo $100 millones cada año para vivienda de apoyo permanente, vivienda rápida y vivienda provisional para las personas sin hogar, escribió Garcetti.

Si bien se espera que estos esfuerzos concluyan en el invierno, “nosotros no podemos esperar hasta terminar este proceso de planificación crítico”, de acuerdo con la carta de Garcetti.

“ Tenemos que hacer todo lo que podamos ahora para quitar a la gente de las calles y en viviendas con los recursos que tenemos disponibles”, escribió el alcalde.

Dio instrucciones a Santana para planificar un potencial de $5 millones para gastar en proporcionar los subsidios de vivienda de alquiler a corto plazo que podría “rápidamente re-instalar” alrededor de 1,000 indigentes de seis a nueve meses, junto con otros $5.1 millones para hacer lo mismo con los indigentes veteranos de guerra.

También propuso gastar $665,000 para ayudar a abrir refugios de invierno un mes antes, mantenerlos abiertos un mes después y ofrecer servicios de 24/7 horas cuando este lloviendo.

Garcetti también propuso asignar $1 millón en ayuda para crear instalaciones regionales donde las personas sin hogar podrían almacenar sus pertenencias, laven su ropa, se bañen y obtengan referencias a servicios.

Otro millón se debe pagar para el trabajo de acumulación de datos para un “sistema de entrada coordinado” que ayuda a gestionar los recursos para los indigentes de manera que equipos de emergencia puedan pasar más tiempo buscando a personas sin hogar.

Agregó que estos y otros pasos iniciales podría “darnos el impulso necesario para lograr un progreso real durante el próximo año”. También dijo que necesitan prepararse para las “severas condiciones climáticas” esperadas de El Niño este año.

El presidente del consejo municipal Herb Wesson dijo que los miembros del Comité de la falta de vivienda y la pobreza, que es co-presidido por los concejales José Huizar y Marqueece Harris-Dawson, presentaron una moción pidiendo $100 millones para ser dedicados a los servicios para los programas de vivienda de apoyo y refugio para desamparados, especialmente permanentes.

Se espera que el movimiento para pedir un estudio de cómo la financiación podía ser aprovechada “para asegurar una fuente de ingresos permanente para apoyar el programa”, según la oficina de Wesson.

Santana lanzó recientemente un informe que indica que la ciudad ya gasta unos $100 millones no planeados debido a la falta de vivienda, una mayor parte de los cuales se utiliza para respuestas policiales al problema.

Copyright © 2019 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·