La Rehabilitación de la Clínica Comunitaria es un Recordatorio de la Importancia de la “Seguridad”

June 29, 2017 by · Leave a Comment 

Andrés y Rosa García esperaban pacientemente que comenzara el gran programa de reapertura, recordando tranquilamente que habían pasado más de 15 años desde que se dirigieron al Centro de Salud Familiar Arroya Vista en Highland Park por su atención médica.

La temperatura estaba aumentando y sólo un par de horas antes se dio la noticia que el Senado de Estados Unidos había publicado su versión de un proyecto de ley para “derogar y reemplazar” la Ley del Cuidado de Salud Asequible (ACA). Si se aprueba, el cambio podría cortar el seguro de salud a decenas de millones de estadounidenses de bajos ingresos y de clase media, y potencialmente aumentar el costo de seguro de salud para los ancianos por cinco veces.

Una atención sanitaria de calidad que sea accesible y asequible no es algo que se debe dar por sentado, algo que los García conocen de primera mano.

“La gente que trabaja aquí [Arroya Vista] siempre nos han cuidado bien”, dijo Andrés, que parecía mucho más joven que sus 86 años.

“Todos aquí son servicial y amable”, agrega Rosa, de 81 años, explicando en español que la pareja utiliza los servicios de la clínica dental y de visión, así como su salud primaria y servicios médicos, una comodidad que aprecian tener cerca de su casa en Highland Park.

“Siempre que necesitamos ver a un especialista nos remiten de inmediato, a White Memorial, y nos llevan al médico adecuado” para tratar mi ulcera y artritis, le dijo Andres a EGP. Rosa dice que aprecia que en el personal “todos hablan español”.

La pareja estuvo entre varias docenes de personas del personal de Arroya Vista, la junta directiva, los pacientes, los socios profesionales y comunitarios, y un concejal local que se reunieron para marcar el ultimo hito en la misión de la red de clínicas comunitarias de proporcionar atención sanitaria de calidad, asequible y servicios no discriminatorios.

La aprobación de La Ley del Cuidado de Salud Asequible, también conocida como Obamacare, aumentó el número de personas en California y en todo el país con seguro médico, aumentando la demanda de proveedores.

Una de cinco clínicas comunitarias y una clínica móvil operada por Arroya Vista, la instalación en la calle Figueroa del norte, fue cerrada a los pacientes por varios meses, ya que se sometió a una remodelación de $1 millón, agregando actualizaciones modernas para mejor servir y acomodar a sus clientes predominantemente de bajos ingresos que varían en la edad de los recién nacidos a los ancianos. Una farmacia en el sitio permite a los pacientes llenar sus recetas con facilidad.

La gran ceremonia de reapertura y corte de cinta de el Centro de Salud Familiar Arroya Vista en Highland Park (Arroyo Vista Family Health Centro)

La gran ceremonia de reapertura y corte de cinta de el Centro de Salud Familiar Arroya Vista en Highland Park (Arroyo Vista Family Health Center)

Arroyo Vista es una “red de seguridad muy importante para esta comunidad”, dijo Steven Kasten, un hombre de negocios de Lincoln Heights que sirvió como MC para la gran ceremonia de reapertura y corte de cinta. Recordó el encuentro con Lorraine Estradas, directora de Arroya Vista, 35 años atrás, maravillada por sus años de dedicación y liderazgo en el crecimiento de la red de clínicas.

El concejal de Los Ángeles Gil Cedillo (CD-1) representa tres de los vecindarios donde su ubican las clínicas de Arroyo Vista. Dijo que la importancia de las clínicas como Arroya Vista que tratan a los pacientes con “dignidad y respeto” no puede ser subestimada, sobre todo porque el país enfrenta fuerzas con la intención de “cortar Medicaid y seguro de salud para los pobres” y “darles beneficios fiscales a los ricos”, una referencia a la Cámara Republicana y el Senado que planean desentrañar Obamacare.

“Sé de primera mano lo importante que son estas clínicas”, dijo Cedillo. Hace años, “yo estaba sin trabajo, sin seguro de salud y luego a mi esposa la diagnosticaron con cáncer”, le dijo a la audiencia. Dijo que tenía que llamarle a sus amigos y conocidos – construir su propia red de atención médica – para darle a su esposa la ayuda médica que necesitaba.

“Mi esposa recibió ayuda en clínicas como Arroya Vista”, que cuidan a personas con pocos recursos, sin importar su nivel de ingresos o estatus legal, dijo Cedillo.

“Tenemos una crisis de liderazgo”, dijo Cedillo, “tenemos que reunir a los negocios y al trabajo” para defender a los trabajadores pobres ya que el país “sufre las políticas de Trump”.

Arroyo Vista está haciendo un gran trabajo de proporcionar atención de calidad, y la comunidad tiene que apoyar su esfuerzo, dijo el concejal.

Los tours de las instalaciones recién renovadas fueron ofrecidos siguiendo el programa formal y el corte ceremonial de la cinta. Viajando a través de la instalación con Estradas y otros huéspedes, Cedillo se detuvo para darle la mano al personal y los pacientes, y preguntarles que pensaban de los cambios de la clínica.

Las respuestas fueron abrumadoramente positivas, tanto los médicos como los pacientes comentaron sobre las mejoras estéticas, pero sobre todo llamaron la atención a los cambios que hicieron para que la entrega de atención fuera más eficiente y respondiera a las necesidades de los clientes.

“Toda mi familia viene aquí y nos encanta, tratan a mis hijos muy bien”, dijo una madre, quien le dijo a EGP que aprecia que los médicos la escuchan.

No hay duda de que en horizonte existen retos para el sistema de salud. Para Estradas eso significa permanecer fiel a la misión de Arroyo Vista de usar todos sus recursos para dar a sus clientes los mejores resultados de salud posibles.

“Estamos observando lo que está pasando muy de cerca”, le dijo a EGP. “Estamos constantemente planeando para lo que sea que venga por el camino”.

Plan Piloto de Autos Eléctricos e Híbridos para Uso de Residentes de Bajos Recursos

July 30, 2015 by · Leave a Comment 

Vehículos eléctricos e híbridos estarán a disposición de residentes de bajos ingresos de Los Ángeles bajo un programa para compartir autos financiado por una subvención estatal de $1.6 millones con el objetivo de reducir la contaminación en la ciudad.

La subvención concedida a la ciudad de Los Ángeles va a financiar el programa por un período de tres años en el que cerca de 100 vehículos eléctricos e híbridos serán compartidos en los barrios del Centro, Sur y Este de Los Ángeles, dijeron funcionarios municipales y estatales el viernes.

El presidente interino del senado de California, Kevin De León, lanzó el “Plan Piloto de Opciones de Movilidad en Comunidades en Desventaja a través de Autos Compartidos”, considerando que el “proyecto piloto lanza un vistazo al futuro”.

“Este programa de vehículos eléctricos compartidos ofrece opciones de transporte limpio y al alcance del bolsillo de las familias sin afectar la calidad del aire o cambio climático”, agregó durante la conferencia de prensa el viernes en el área de MacArthur Park.

El plan piloto de autos compartidos surgió a partir de las propuestas de ley del Senado de California SB 1275 y SB 535, impulsadas por De León y que fueron aprobadas el año pasado por el gobernador Jerry Brown como parte del plan “Charge Ahead”.

El plan tiene como finalidad poner en circulación un millón de vehículos eléctricos en California en los próximos siete años.

El experimento, administrado por la Junta de Recursos del Aire (ARB), adjudicó un fondo de $1,6 millones para la ciudad de Los Ángeles con los cuales se beneficiarán unos 7,000 residentes de vecindarios de bajos recursos.

Proveer vehículos eléctricos “es una buena manera de que se transporten en la comunidad”, indicó Izamary Hernández, promotora del plan piloto entre residentes de los Apartamentos del Parque MacArthur en el centro de Los Ángeles.

“Muchos de nuestros residentes usan transporte público y creo que muchos de ellos se van a motivar para usar el servicio”, adelantó la también asistente de administración del proyecto de viviendas para familias de bajos ingresos.

El ofrecimiento de vehículos eléctricos es “una buena oportunidad ya que nos están colaborando en proveernos transporte”, dijo a Efe Eber Espinoza, residente del edificio MacArthur.

“Y aparte le vamos a ayudar al medio ambiente con utilizar este tipo de carros”, agregó el residente originario de Guatemala quien llenará la solicitud junto a casi unos 45 residentes del total de 90 como estimó Hernández.

Por su parte, Teófilo De León, residente del mismo complejo de viviendas dijo a Efe que el carro eléctrico le “serviría para ir a la iglesia”, porque es pastor protestante y el vehículo que posee en la actualidad “gasta mucha gasolina”.

“Ahorraría dinero, gasto 60 (dólares) semanales sólo en gasolina y esto sería estupendo para mí”, declaró el religioso guatemalteco.

Fernando Cazares, coordinador regional del Concejo para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC), promotor de este plan piloto aseguró también a Efe que “este programa nos ayudará a entender varias lecciones sobre que sería lo mejor para ayudar a la gente y al medioambiente”.

“Esperamos que los inscritos en este sistema de carros compartidos lleguen a ser tantos que después sea autofinanciable”, manifestó.

Joel Espino, becario del programa de equidad ambiental del instituto “The Greenlining” y asesor del plan piloto de Los Ángeles, consideró que “los autos eléctricos, por el precio, sólo están al alcance de los ricos”.

No obstante señaló que “con un presupuesto estatal, renovable cada año, las personas de bajos recursos de Los Ángeles hoy podrán usarlos cuando los necesiten”.

Espino explicó que los vehículos estarán en estacionamientos en los vecindarios designados donde habrá cargadores de electricidad.

“Las personas con licencia para conducir que estén autorizadas con una tarjeta electrónica abrirán y encenderán el vehículo para usarlo en sus diligencias y después regresarlo al mismo lugar”, explicó.

Agregó que con las sugerencias de los usuarios se podría mejorar al sistema y que todavía los coordinadores no han determinado la tarifa que tendrán estos vehículos propiedad de empresas que ganaron la competencia de licitaciones.

“… La lógica indica que tendría que valer igual o menos que un pase de autobús, porque si le sale muy caro a la gente simplemente no los usarán”, concluyó.

No se ha establecido una fecha de inicio para el programa, de acuerdo con Sharon Feigon, directora ejecutiva del “Plan Piloto de Opciones de Movilidad en Comunidades en Desventaja a través de Autos Compartidos”, que se unió a una coalición de grupos de la comunidad que todavía está trabajando en el diseño del programa.

La ciudad de Los Ángeles primero tendrá que emitir solicitudes de autos-compartidos a las empresas a participar en el programa, mientras que el Departamento de Agua y Luz se encargará de la instalación de las estaciones de carga, dijo Feigon.

El auto-compartido se utiliza normalmente para los viajes cortos, como hacer mandados, comprar alimentos o ir a entrevistas de trabajo, dijo Feigon.

Las personas interesadas deben unirse al programa como miembros y se les emitirá una tarjeta con clave.

Cuando quieran tomar un vehículo, tienen que hacer una reserva para uno de varios vehículos repartidos por todo su barrio, y por lo general debe devolver el auto en el lugar de recogida, dijo Feigon.

Algunas compañías de auto-compartido permitirán “un solo viaje”, que puede utilizarse para llegar a una estación de tren y otra de transporte público, dijo Feigon.

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·