Estudiantes indocumentados de California pierden ayuda por temor a Trump

March 2, 2017 by · Leave a Comment 

El temor, la confusión y el ambiente de incertidumbre que reina entre la comunidad inmigrante desalentó a miles de estudiantes de California a aplicar para las ayudas de la Ley del Sueño estatal, que permite a los estudiantes indocumentados recibir ayuda financiera para pagar matrícula, advirtieron los funcionarios el 22 de febrero.

“Hay un gran miedo y confusión por lo que está pasando con este nuevo Gobierno, pero queremos decirles que nuestro programa es estatal y no tienen nada que temer”, declaró a Efe Lupita Cortés Alcalá, directora ejecutiva de la Comisión de Ayuda Estudiantil de California (CSAC).

Según datos de CSAC, las solicitudes para favorecerse del programa “California Dream Act” han bajado más del 60 por ciento este año respecto al año pasado, ya que la convocatoria del año escolar 2017/2018 sólo recibió 17.819 solicitantes hasta el viernes pasado, mientras que el año pasado la cifra llegó a 46.731.

De acuerdo a Cortés, la baja en el número de solicitudes tiene preocupadas a las autoridades que están redoblando los esfuerzos para que los estudiantes entiendan la diferencia entre el programa estatal California Dream Act y el beneficio federal de la Acción Diferida (DACA).

“No compartimos la información con las autoridades federales, así que esperamos que los estudiantes indocumentados de California no pierdan la oportunidad de usar estos beneficios a los que tienen derecho”, insistió.

El plazo para que los jóvenes inmigrantes puedan aplicar al programa California Dream Act se vence el próximo 2 de marzo.

Para Jorge Mario Cabrera, portavoz de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), el dramático descenso sería una de las consecuencias de la retórica antiinmigrante de la Administración Trump, incluso en estados como California que han apostado por proteger a los indocumentados.

“Hemos impulsado talleres educativos para animar a los estudiantes a aprovechar estas ayudas y demostrar que ellos son muy valiosos para este país, sin importar lo que esté diciendo este Gobierno”, apuntó.

A pesar de que este martes, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) divulgó un memorando que amplia las directrices para los arrestos y deportaciones, éste especificó que los beneficiados con DACA a partir de 2012, no se verán afectados por las nuevas órdenes de la agencia federal.

En cuanto a la Ley del Sueño de California, desde su implementación en el año escolar 2013/14, ha concedido a los beneficiados unos 71.4 millones en subsidios estatales y becas, según datos de CSAC.

Este año, las autoridades establecieron una línea de llamada telefónica para aclarar preguntas, a la vez que están invitando a los soñadores indocumentados a preguntar y aplicar antes de la fecha límite del 2 de marzo.

“Lo único que no pueden quitarles es la educación, no importa que sea un semestre, un año más, tienes que seguir en la escuela y aprovechar esta oportunidad y estos recursos económicos”, insistió Cortés.

Estudiantes Indocumentados Tienen Opciones para Calificar a Becas

March 1, 2016 by · Leave a Comment 

Las ayudas disponibles para estudiantes indocumentados que quieren estudiar en la universidad se quedan sin cubrir debido a la falta de información y por prevención dado su estatus migratorio, según la directora de la Comisión de Ayuda Estudiantil de California (CSAC).

“Algunos padres tal vez no saben que existen recursos para estudiantes que son indocumentados”, explicó en entrevista con Efe la directora Lupita Cortez Alcalá.

“Es importante que los padres aboguen por sus hijos y que pregunten sobre la ayuda financiera aprobada para estudiantes indocumentados”, insistió.

La solicitud de esta beca, otorgada por la Ley del Sueño de California (Dream Act) y que vence el 2 de marzo, es gratuita y al igual que la solicitud de Ayuda Estudiantil Federal (FAFSA) para estudiantes de bajos recursos, cuyo plazo también vence el 2 de marzo, se puede tramitar en la página de internet del gobierno de California.

Para tramitar la solicitud no es necesario presentar ninguna documentación, sino que basta con llenar la solicitud para iniciar el proceso.

La funcionaria hispana destacó que en el 2014-15 sólo el 67% de los beneficiarios de las ayudas otorgadas a través del Dream Act utilizó los recursos asignados.

CSAC encontró en una encuesta realizada entre estudiantes beneficiados que algunos ni sabían que habían obtenido el dinero, otros tenían que trabajar y no podían estudiar y otros por diferentes circunstancias familiares no les alcanzaba el dinero del beneficio para estudiar y ayudar en su hogar.

Cortez Alcalá señaló que la falta de información y motivación de muchos estudiantes de bajos recursos para buscar estudios universitarios tiene que ver con la falta de consejeros en las escuelas preparatorias.

Cuando se produjeron cortes por cerca de 20.000 millones en el presupuesto escolar del estado a raíz de la crisis económica, “los primeros que se recortaron fueron los consejeros de las escuelas”, anotó la experta.

“La economía se está recuperando y los fondos para las escuelas se están recuperando también, pero tal vez (esta recuperación) todavía no ha llegado al personal de consejería para los estudiantes”, agregó.

Para la directora, quien está al frente de CSAC desde enero, luego de desempeñarse como superintendente adjunta de Instrucción y Apoyo de Aprendizaje del superintendente de la Instrucción Pública, el papel de los padres es esencial.

“Me gustaría que los padres hispanos se informaran sobre las ayudas financieras y que pregunten a los maestros y a los directores sobre los requisitos de sus hijos para calificar”, destacó.

Igualmente importante es que los estudiantes y sus padres sepan que una ayuda financiera para ir al colegio no excluye la posibilidad de tener un trabajo remunerado para ayudar en las necesidades del hogar, que es otra de las razones por las cuales los estudiantes no aprovechan las ayudas financieras disponibles, según ha podido constatar CSAC.

Otro obstáculo que la educadora señala como causa para no intentar una educación superior, es la falta de claridad de los estudiantes sobre su futuro.

Según la experta, algunos no están enfocados en lo que quieren y si inician el colegio comunitario toman diversas clases sin tener un objetivo claro, y desaprovechan el dinero recibido.

De la misma forma, hay quienes ven como una meta muy alta una universidad de cuatro años pero no saben que los colegios comunitarios ofrecen programas de dos años, que les otorga rían títulos técnicos en áreas donde se necesita personal calificado.

“Sabemos que (California) necesita 1 millón de profesionales con título universitario y también necesita personas capacitadas adecuadamente en carreras técnicas”, señaló.

Por ello es muy importante que se ofrezca información a los estudiantes sobre cuáles son las profesiones o los trabajos especializados que tienen una alta demanda de personal y que igualmente ofrecen altos salarios.

En ese aspecto, el área de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM), sigue llevando la delantera tanto en oferta de trabajo como en nivel salarial.

Aunque los hispanos no tienen altos índices de participación en este tipo de estudios es una meta que los padres pueden establecer para sus hijos.

“En este país, para seguir adelante, se tiene que tener alguna forma de educación superior”, aseguró.

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·