EE.UU. Recibe Decenas de Solicitudes de Niños Centroamericanos Pidiendo Refugio

March 12, 2015 by · Leave a Comment 

El Gobierno ha recibido ya 189 solicitudes de padres que tienen hijos en Centroamérica y desean que puedan llegar a EE.UU. como refugiados, la gran mayoría de ellas de El Salvador, dentro de un programa diseñado para reducir el número de niños que hacen solos el peligroso viaje hacia el norte.

La cifra la proporcionó el viernes a Efe Sean Hantak, un funcionario encargado del programa lanzado el pasado diciembre por el Gobierno para niños de Guatemala, Honduras y El Salvador.

“Hemos recibido, hasta hoy, 189 solicitudes por los tres países, principalmente enfocadas en los menores de edad salvadoreños”, dijo Hantak, funcionario del programa de refugiados del Departamento de Estado para Latinoamérica y el Caribe.

En concreto, 154 de esas solicitudes están relacionadas con niños que se encuentran en El Salvador, otras 28 con menores de Honduras y 7 relativas a Guatemala.

El programa busca proporcionar una alternativa a la inmigración ilegal para aquellos padres que están en EE.UU. y temen por la seguridad de sus hijos en Centroamérica.

“El propósito del programa de reunificación familiar es ofrecer un mecanismo de migración ordenada y segura para que esos niños no estén pensando en hacer ese viaje caótico, peligroso e irregular hacia la frontera estadounidense” como la del 2014, explicó Hantak.

La llegada de los primeros niños a EE.UU. bajo este programa no puede esperarse hasta al menos finales de este año, dado que el plazo estimado desde que los padres hacen la solicitud hasta que el Departamento de Estado permite viajar al menor con estatus de refugiado es de “entre nueve y doce meses”, según Hantak.

Ese largo proceso comienza con la solicitud del padre o madre, que debe ser mayor de 18 años de edad y residir de forma legal en EEUU, y que tiene que acudir en persona a una de decenas de agencias especializadas que se citan en la página web del programa, www.wrapsnet.org/camprogram.

Entre las siete categorías de residencia legal que se aceptan en el programa se encuentra el Estatus de Protección Temporal (TPS) que beneficia a miles de inmigrantes de El Salvador y Honduras, y el programa de 2012 conocido como DACA, que suspendió las deportaciones de miles de jóvenes indocumentados.

El programa también podría beneficiar en un futuro a quienes tengan algún hijo en el norte de Centroamérica y se hayan acogido al programa DAPA, anunciado en noviembre y que permitirá suspender la deportación de los padres de residentes legales permanentes.

El programa es gratuito y los solicitantes no necesitan un abogado, pero sí deben pagar de su bolsillo la prueba de ADN que exige el Gobierno para comprobar la paternidad del menor, aunque se les reembolsará por ello si los resultados son positivos.

El siguiente paso son entrevistas al menor en su país de origen por parte de funcionarios estadounidenses asesorados por la Organización Internacional de Migración (OIM) y, si se aprueba la solicitud, el niño debe pasar por “chequeos médicos y de seguridad y una orientación cultural” antes de viajar a EE.UU., resumió Hantak.

Si obtiene el estatus de refugiado, el niño “tiene el derecho” a un “estatus de residencia permanente legal y, después de cinco años, normalmente puede solicitar la ciudadanía” estadounidense, agregó.

El programa se ajusta a la definición de refugiado bajo la ley estadounidense, por la que los beneficiarios deben “demostrar que se les ha perseguido o temen que se les persiga debido a su raza, religión, nacionalidad, opinión política o condición de miembro de un grupo social particular”, según un documento de la iniciativa.

Por tanto, no hay garantías de que se conceda refugio a todos los niños que huyen de los altos índices de violencia en la región o de su falta de oportunidades de desarrollo económico, consideradas las principales causas de la migración a EE.UU.

Si se les deniega la condición de refugiado, algunos de los menores pueden obtener una “entrada condicional” al país, lo que les permite acceder al país por un periodo determinado de tiempo -dos años con posibilidad de renovación en la mayoría de los casos- pero no les proporciona una vía hacia la residencia permanente.

Última Semana para que Nicaragüenses y Hondureños Renueven el TPS

December 8, 2014 by · Leave a Comment 

Activistas y autoridades pidieron hoy lunes a los ciudadanos nicaragüenses y hondureños que viven y trabajan en EE.UU. que renueven su inscripción al programa Estatus de Protección Temporal (TPS), pues queda una semana para que se venza el plazo.

El Gobierno de Honduras recordó, a través de un comunicado de su Secretaría de Relaciones Exteriores, que la acción ejecutiva anunciada por el presidente de EE.UU. Barack Obama el pasado 20 de noviembre en materia migratoria no reemplaza al TPS, que ofrece además mejores coberturas.

“Es necesario considerar sobre este punto, que el T.P.S. tiene una base legal diferente y mucho más sólida en relación a dichas medidas ejecutivas, por lo que sería un grave error no aplicar al mismo si se cumplen los requisitos para ello”, señaló el Gobierno hondureño, en referencia a que este alivio migratorio sólo posterga una posible deportación y no proporciona un estatus legal.

El próximo 15 de diciembre vence el plazo para inscribirse en este programa que ofrece permisos de trabajo y protección frente a la deportación a miles de inmigrantes centroamericanos y concede autorización de trabajo por un período adicional de 18 meses a partir del 6 de enero de 2015.

El período de renovación actual extiende durante 18 meses los privilegios migratorios, permitiendo al beneficiario trabajar de forma legal en el país desde el 6 de enero de 2015 al 5 de julio de 2016.

Los migrantes que no presenten las solicitudes antes de la fecha límite perderán la protección que reciben y quedarán expuestos a la deportación.?? El TPS es una iniciativa creada en el año 1999 para dar acogida migratoria a unos 61.000 hondureños y a unos 2.800 nicaragüenses que huyeron de sus países de origen debido a los estragos causados por el huracán Mitch a finales de 1998.

Si en aquella época los despachos de abogados y las oficinas gubernamentales no daban a basto para realizar los trámites y llenar los formularios requeridos, en esta ocasión la respuesta ha sido muy distinta.

El director ejecutivo de la organización comunitaria El Rescate, Salvador Sanabria, advirtió de que “esta jornada de renovación ha sido lenta”.

“En la última renovación realizamos 240 solicitudes, pero al 5 de diciembre de 2014, hemos hecho unas 82, menos del 50%”, indicó.

El activista achacó este descenso a la falta de información, a la confusión y a las expectativas generadas por las medidas ejecutivas que Obama anunció el pasado 20 de noviembre.?? “La gente no se ha decidido a renovar el TPS porque estaba esperando el anuncio del alivio migratorio que el presidente había prometido”, aseguró.

Sin embargo, “de no renovar el TPS se quedan fuera del alivio migratorio y perderían la posibilidad de continuar con un permiso de trabajo temporal, ya que no pueden aplicar para el DAPA”, insistió Sanabria.

La semana pasada, el Departamento de Ciudadanía y Servicios Migratorios de EE.UU. (USCIS) detalló en un boletín oficial los requisitos para ampararse bajo la medida ejecutiva de Obama y aclaró cómo ésta afectará otros programas migratorios.

Según el folleto, que fue enviado a distintas organizaciones y despachos de abogados, los migrantes que actualmente se acogen a la protección del TPS deben mantenerse bajo dicho programa y no tratar de solicitar otro.

Los beneficiarios pueden acudir a los consulados de Honduras y Nicaragua para realizar los trámites necesarios sin coste alguno por dichos trámites. En Los Ángeles, organizaciones comunitarias acreditadas como El Rescate, Carecen y Asosal cobran entre $50 y 60 por rellenar y enviar los documentos.

Desde estas organizaciones se advierte también del elevado riesgo de fraude al que se enfrentan los migrantes y de los problemas irreparables que personal no cualificado puede causar en la tramitación del TPS.

“A diario cientos de inmigrantes caen víctimas de notarios y consultores de inmigración que se aprovechan de la falta de inglés, el desconocimiento del sistema migratorio y la mala interpretación del término ‘notario’”, aseguraron desde el departamento de comunicación de Carecen.

“Las únicas personas autorizadas a brindar servicios legales de inmigración, a cambio de una compensación monetaria, son abogados y el personal que trabaje directamente bajo la supervisión de éstos”, explicaron.

Grupos contra Inmigración Centroamericana Dicen que no Bajarán la Guardia

July 8, 2014 by · Leave a Comment 

Un grupo de habitantes de la ciudad de Murrieta en California aseguró el sábado que seguirá vigilando el centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza en la ciudad con el fin de evitar la llegada de indocumentados y menores centroamericanos.

La acción, que se llevó a cabo el fin de semana, pretende según los manifestantes detener el traslado de más de un centenar de centroamericanos que llegaron el viernes por la noche al Sur de California.

Cerca de 140 inmigrantes entre niños y adultos llegaron en la noche del viernes al aeropuerto de San Diego y fueron trasladados a un centro de la Patrulla Fronteriza en San Ysidro, dónde ya están alojados otros 150 inmigrantes que arribaron el martes pasado.

Las autoridades federales no quisieron revelar si en el transcurso del día intentarán trasladar a estos inmigrantes indocumentados a Murrieta. Ralph Desio, vocero de La Patrulla Fronteriza (CBP), dijo en un comunicado que su oficina no dará a conocer ni el horario ni el lugar de las transferencias entre las instalaciones federales.

Ante esto, los opositores a estos traslados aseguran que no permitirán ninguna acción. “Allá es donde deben estar, en la frontera, para que los deporten de una vez a México o a Guatemala. Que cumplan la ley y no los traigan a nuestras comunidades”, dijo a Efe un miembro del Tea Party que solo se identificó como Anthony.

A su vez, los activistas advirtieron sobre la posible sobrepoblación y sobrecarga en el centro de San Ysidro, lo que estaría poniendo en riesgo la salud de los inmigrantes. “Estos migrantes están bajo la protección de las autoridades federales y son su responsabilidad, no pueden dejarse manipular, deben cumplir la ley”, aseguró Teresa Tejada, directora ejecutiva de la Asociación de Salvadoreños en Los Ángeles(ASOSAL).

Los opositores a la inmigración indocumentada advirtieron que la ciudad debe ejercer su derecho a la seguridad. Para algunos residentes, el alcalde de Murrieta, Alan Long, se convirtió en un héroe por su oposición al traslado de los inmigrantes.

No obstante, Long, trató ayer de aclarar sus comentarios y explicó que lo único que pretendía decir era que las instalaciones de la Patrulla Fronteriza en esa ciudad no estaban adecuadas para procesar a los inmigrantes y alentó a los residentes a contactar a sus representantes federales.

Las protestas en contra del traslado de los inmigrantes empezaron hace dos semanas en esta ciudad del sur de California. El sábado por la mañana la afluencia de personas era muy baja. No obstante, la policía sigue siendo bajo alerta por posibles confrontaciones entre el grupo de protestantes y los pro inmigrantes.

Durante la confrontación del viernes, que duró casi hasta la media noche, seis personas fueron detenidas por obstruir la labor de la policía.

 

Copyright © 2015 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·