Ido Pero Nunca Olvidado: Dando Gracias, Una Foto a La Vez

August 2, 2017 by · Leave a Comment 

El Grupo de Apoyo de Ángeles ha estado ocupado poniendo fotos en una sala de conferencias del centro de personas mayores que funciona como un museo lleno de artefactos que narran la historia del centro. La pequeña sala ahora es también el hogar de un nuevo monumento, que el grupo espera que ayude a preservar el legado de dar de los voluntarios que han fallecido.

La mayoría de los veteranos que comenzaron los programas que la gente disfruta hoy se han ido ahora, dijo tristemente Chris Mojica, voluntario de largo tiempo en el Parque Rubén Salazar en el este no incorporado de Los Ángeles.

Si fuera por él, todos los que usan el centro sabrían los nombres de las personas cuyo duro trabajo, sacrificio y amor ayudaron a hacer de Salazar Park un vibrante centro comunitario.

Marcelo Vasquez, Sylvia Ortiz, Chris Mojica y Ray Guerrero, miembros del Grupo de Apoyo de los Ángeles, en frente de los fotos de los voluntarios que han fallecido. (EGP foto por Gloria Alvarez: Aug. 1, 2017).

Marcelo Vasquez, Sylvia Ortiz, Chris Mojica y Ray Guerrero, miembros del Grupo de Apoyo de Ángeles, en frente de los fotos de voluntarios que han fallecido. (EGP foto por Gloria Alvarez: Aug. 1, 2017).

Situado en el corazón del este de Los Ángeles, en el boulevard de Whitter, el Parque Salazar es un lugar donde la gente puede reunirse y compartir buenos momentos, aprender nuevas habilidades e incluso trabajar en formas de influir en los funcionarios electos registrando a los votantes y enviando cartas sobre asuntos que consideren importantes, le dijo Mojica, de 86 años, a EGP.

“Parece que ayer nuestro parque se llamaba Laguna Park”, recordó el grupo en un correo electrónico a EGP. Dijeron que la mayoría de las personas que usan el parque no están conscientes de que estaba en el centro de uno de los eventos más importantes en la lucha por los derechos civiles por los latinos en el este de Los Ángeles, la Moratoria Chicana. Tampoco saben que su nombre fue cambiado para honrar a Rubén Salazar, el periodista asesinado por los diputados de Sheriff durante la Moratoria Chicana en 1970.

Pero el legado del parque no es sólo acerca de ese momento en la historia, enfatiza Mojica, es realmente sobre las personas que se encargaron de asegurarse de que los servicios y actividades estén disponibles para los jóvenes y personas mayores del lado este de la ciudad, si él o ella nació en Estados Unidos o es un inmigrante, habla inglés, español, o ambos.

Si usted vive en una comunidad de clase trabajadora y no tiene mucho dinero, no siempre hay tantos recursos disponibles, y los que hay no siempre son los mejores. Es por eso que el Parque Salazar es tan importante para esta comunidad, dijo Ray Guerrero, de 71 años, quien ha estado haciendo lobby en el departamento de parques del condado para incluir una variedad de nuevas amenidades cuando remodela el centro de recreación a finales de este año.

Es debido a la generosidad de una larga lista de voluntarios que “tenemos baile, fútbol Pop Warner y todo tipo de deportes”, clases del inglés como segundo idioma (ESL, por sus siglas en inglés) y otras actividades, dijo el grupo.

Los Grupos de Apoyo de Ángeles está bajo paraguas del Parque Amigos de Salazar, una organización voluntaria de décadas dedicada a hacer que el condado de Los Ángeles funcione como un lugar donde las familias se sientan cómodas y los mayores se sientan deseados y respetados. El grupo de Los Ángeles se formó hace aproximadamente un año y medio para proporcionar apoyo emocional y comodidad a las personas de la tercera edad cuando enfrentan los desafíos de envejecer.

Cuando alguien no se presenta por un tiempo, “llamamos para asegurarnos de que él o ella este bien. Cuando un miembro del grupo se enferma, vistamos a la persona, a veces en su casa, pero más a menudo que no, en un hospital o en asila de ancianos”, dijo Sylvia Ortiz, de 61 años. A veces hay demasiadas personas para encajar en el camión proporcionada por el parque para transportar a los voluntarios, dijo Ortiz, añadiendo: “Se siente bien devolver, ayudar a los demás”.

Llámalo nostalgia o simplemente querer no ser olvidado, pero en estos días hay un sentido de urgencia en sus esfuerzos para conmemorar a su tiempo y trabajo en el Parque Salazar.

“Hemos perdido algunos de los mejores amigos que el Parque Salazar ha tenido en los últimos años y sólo queremos que la gente conozca sus nombres”, dijo Mojica, compartiendo con EGP una lista de algunos de los que estuvieron presentes por décadas dándoles su tiempo, energía y cualquier recurso que pudieran reunir antes de que fallecieran.

Muchos en la lista son honrados con una foto en las paredes del centro de la tercera edad.

El martes, Guerrero usó su bastón como puntero, mientras uno a uno nombraba a los voluntarios cuyas fotos habían llegado al muro conmemorativo. Ortiz bromeó que el instructor voluntario de música, Marcelo Vásquez, ha dejado espacio para más fotos, pero ella no quiere que su foto se coloque pronto.

Esta Gabriela Salazar, o Gaby como la mayoría de la gente la conocía, una minúscula escupidera de una mujer que se ofreció como voluntaria en el centro cinco días a la semana durante más de 30 años, enseñando Zumba, organizando excursiones, sirviendo cena de Acción de Gracias y regalando juguetes a las varias familias de bajos ingresos de la zona. Grande en el corazón y llena de energía, Gaby siempre estaba allí.

Rosario Chacón fue una grande recaudadora de fondos para el centro de la tercera edad, recordaron los miembros del grupo. Sus esfuerzos de recaudación de fondos ayudaron a que las personas mayores pudieran salir a ver lugares que de otra manera no podrían permitirse, dijeron.

No podemos olvidar “Los Caballeros”, enfatizó Mojica, refiriéndose a un grupo de empresarios locales encabezados por el propietario del restaurante Joe Tavarez y el abogado Richard García, que durante más de un cuarto de siglo recuadraron o donaron dinero para pagar los programas anuales de Acción de Gracias y Navidad del parque. Con los años, esos programas proporcionaron comida gratis y juguetes a miles del este de Los Ángeles. El único miembro superviviente del grupo, Rudy López, todavía ayuda cuando puede.

Richard Romero, Audry Torres, Sergio Murga, Rosa Portillo y Elena Camargo dieron todo su tiempo y serán extrañados, también la ex directora del parque Dora Montijo.

Jonathan Sánchez, COO de EGP y editor asociado, quien falleció a finales de diciembre del año pasado, también se ha ganado un lugar en la pared de Salazar Park. “Nos dio tantas historias hermosas y donó dinero a nuestro centro para personas mayores”, dijo el grupo.

Les debemos mucho, dijo Ortiz, quien dice que planea seguir su buen ejemplo.

“Lo que dieron provino de la bondad de sus almas”, agrego Vásquez.

Una placa en la pared, escrita en español, reconoce su servicio y salida de este mundo:

“Gracias por los años de servicio que dieron. Descansen en paz”.

Gone But Not Forgotten: Giving Thanks, One Photo At A Time

August 2, 2017 by · Leave a Comment 

The Angels Support Group has been busy putting up photos in a senior center conference room that doubles as a museum filled with artifacts chronicling the center’s history. The small room is now also home to a new memorial the group hopes will help preserve the legacy of giving by volunteers who have passed away.

Most of the old-timers who started the park’s programs are gone now, says Chris Mojica, a long time volunteer at Ruben Salazar Park in unincorporated East Los Angeles.

If it were up to him, everyone who uses the center would know the names of the people whose hard work, sacrifice and love helped make Salazar Park a vibrant community center.

Located in the heart of East L.A on Whittier Boulevard, Salazar Park is a place where people can come together and share good times, learn new skills, and even work on ways to influence elected officials by registering voters and sending letters on issues they deem important, the 86-year-old Mojica told EGP.

“It seems like just yesterday our park was called Laguna Park,” recalled Angel Support Group members in an email to EGP. They said most of the people who use the park aren’t aware it was at the center of one of the most important events in the fight for civil rights by Latinos in East Los Angeles, the Chicano Moratorium. Nor do they know its name was changed to honor Ruben Salazar, the journalist killed by Sherriff deputies during the Chicano Moratorium in 1970.

But the park’s legacy is not just about that moment in history, emphasizes Mojica, it’s really about the people who took it upon themselves to make sure services and activities are available to young and old in the Eastside, whether he or she was born in the U.S. or is an immigrant, speaks English, Spanish, or both.

Salazar Park volunteer Ray Guerrero uses his cane as a pointer, as one by one Angeles Support Group members names the volunteers whose photos have made it on to the memorial wall. (EGP photo by Gloria Alvarez-August 1, 2017)

Salazar Park volunteer Ray Guerrero uses his cane as a pointer, as one by one Angeles Support Group members names the volunteers whose photos have made it on to the memorial wall. (EGP photo by Gloria Alvarez-August 1, 2017)

If you live in a working class community and don’t have very much money, there aren’t always as many resources available, and those there are aren’t always the best. That’s why Salazar Park is so important to this community, said Ray Guerrero, 71, who has been lobbying the county parks department to include a variety of new amenities when it remodels the recreation center later this year.

It’s due to the generosity of a long list of volunteers that  “we have dancing, Pop Warner football and all kinds of sports,” ESL classes and other activities, the group said.

The Angels Support Groups is under the umbrella of the Friends of Salazar Park, a decades old volunteer organization dedicated to making the County of Los Angeles-run recreational facility a place where families feel comfortable gathering, and seniors feel wanted and respected. The Angels group was formed about a year and a half ago to provide emotional support and comfort to seniors as they face the challenges of growing old.

When someone doesn’t show up for a while, “we call to make sure he or she is okay. When a member of the group gets ill, we visit the person, sometimes at their home, but more often than not at a hospital or nursing home,” said 61-year-old Sylvia Ortiz. Sometimes there are too many people to fit into the van provided by the park to transport the volunteers, Ortiz said, adding, “It feels good to give back, to help others.”

Call it nostalgia or just wanting not to be forgotten, but these days there’s a sense of urgency in their efforts to memorialize their time and work at Salazar Park.

“We’ve lost some of the best friends Salazar Park ever had over the last few years and we just want people to know their names,” Mojica said, sharing with EGP a list of some of those who were around for decades giving of their time, energy and whatever resources they could muster before they passed.

Many on the list are honored with a photo on of the walls of the senior center.

On Tuesday, Guerrero used his cane as a pointer, as one by one they named the volunteers whose photos have made it on to the memorial wall. Ortiz joked that volunteer music instructor Marcelo Vasquez has left room for more photos, but she doesn’t want her picture up there anytime soon.

There’s Gabriela Salazar, or Gaby as most people knew her, a spitfire of a woman who volunteered at the center five days a week for over 30 years, teaching Zumba, organizing field trips, serving Thanksgiving dinner and giving out toys to the area’s many low-income families. Big in heart and full of energy, Gaby was always there.

Richard Romero, Audry Torres, Sergio Murga, Rosa Portillo and Elena Camargo all gave of their time and will be missed, so will former park director Dora Montijo.

Jonathan Sanchez, EGP’s COO and associate publisher who passed away in late December, has also earned a place on the wall at Salazar Park. “He gave us so many beautiful stories and donated money to our senior center,” the group said.

“All these wonderful people who gave so much, not only to our senior center but Salazar Park, have left us, but they are not forgotten,” the group said.

Memorial Wall photos of some of the men and women who spent decades volunteering to help Salazar Park in unincorporated East Los Angeles. (Photo courtesy Angel Support Group August 1, 2017)

Memorial Wall photos of some of the men and women who spent decades volunteering to help Salazar Park in unincorporated East Los Angeles. (Photo courtesy Angel Support Group August 1, 2017)

We owe them a lot, said Ortiz, who says she plans to follow their good example.

“What they gave came from the goodness in their souls,” added Vasquez.

A plaque on the wall, written in Spanish, recognizes their service and departure from this world:

“Thank you for all you have done for us. Rest in peace.”

Personas Mayores del Este de Los Ángeles Luchan Contra la Depresión y la Soledad

July 14, 2016 by · Leave a Comment 

El entorno era casual, desde el café y pan mexicano sobre la mesa hasta la oración recitada en inglés y en español para dar inicio a la reunión.

Los hombres y mujeres, la mayoría de ellos mayores de edad, latinos y de bajos ingresos se reunieron el 7 de julio en el Centro para Personas Mayores del parque Rubén Salazar en el Este de Los Ángeles para compartir sus experiencias de vida. Fue la primera reunión oficial del “Grupo de Apoyo Ángeles”, un esfuerzo voluntario para ayudar a los ancianos del área a lidiar con la depresión, la soledad y el aislamiento. Es una forma de terapia de grupo entre amigos, dijo una persona en la reunión.

Read this story in English: East L.A. Seniors Work Together to Fight Depression, Loneliness

Tímidos al principio, pero cómodos después, uno a uno los participantes, hablando en español en su mayoría, compartieron historias personales de dolor.

Ellos podían hablar de cualquier cosa y para varios eso significaba encontrarse con los sentimientos de dolor que han cargado por mucho tiempo. Para otros, era la oportunidad para ayudar a alguien mediante el intercambio de palabras al enfrentar el dolor y poder avanzar hacia adelante.

“Mi hija murió hace 11 años y todavía lloro por su muerte”, dijo Rosa Pérez.

Durante años, lloré la muerte de mi madre, y un día se me apareció en un sueño y me dijo que no sufriera más, compartió Manuela Tlatenchi. “Las lágrimas no dejan descansar a los muertos”, reflexionó.

“Me sentía deprimido hasta que empecé a ayudar a mi comunidad como voluntario”, dijo Marcelo Vázquez, un instructor voluntario en el parque.

Chris Mojica acaba de celebrar su  cumpleaños número 85. Él es voluntario desde hace mucho tiempo en el centro y co-líder del Grupo de Apoyo Ángeles. Él dijo que sabe de al menos 20 personas mayores que murieron solos en casa.

El 7 de julio fue el primer día que se reunió el Grupo de Apoyo Ángeles para hablar de opciones para superar la depresión y enfermedades. (EGP foto por Jacqueline García)

El 7 de julio fue el primer día que se reunió el Grupo de Apoyo Ángeles para hablar de opciones para superar la depresión y enfermedades. (EGP foto por Jacqueline García)

“Son ancianos que tienen familia, pero, al mismo tiempo [están solos] porque no se visitan”, dijo. Las personas mayores se sienten “muy tristes y se quedan en casa esperando la muerte”, lamentó.

De acuerdo con el Departamento Estatal de Envejecimiento (CDA), California tiene una de las poblaciones de más rápido crecimiento en el país. En el Condado de Los Ángeles la población de personas mayores es de casi 1.190.000. De ellos, unos 718.000 son minorías y 188.000 viven solos.

Para el 2020, se estima que el 14% de los adultos mayores del país (60 años y mayores) vivirá en California.

Los latinos de edad avanzada raramente buscan servicios de salud mental o apoyo emocional.

La idea del grupo de apoyo para los miembros surgió después de hablar con varias personas mayores de edad del centro que parecían estar deprimidos o muy enfermos, dijo Mojica.

La depresión es un problema que debe ser tratado con amor y compasión, añadió Ray Guerrero, otro voluntario desde hace mucho tiempo y co-líder del grupo. “Reír en voz alta es buena terapia”, señaló.

El grupo planea reunirse los jueves por la mañana en el parque Salazar. Alrededor de 20 personas asistieron a la primera reunión de la semana pasada. Como parte de la “terapia de grupo”, se anima a las personas mayores a que se involucren y participen en actividades recreativas con otros miembros. No importa si optan por tomar una clase de tejido, trabajan en uno de los jardines afuera del centro, aprenden a tocar la guitarra o simplemente socializan con sus compañeros ancianos, porque el objetivo es mantener a los adultos mayores ocupados.

Un componente importante del nuevo grupo es hablarse por teléfono entre ellos cuando están lejos del centro. Mediante la lista telefónica que se distribuyó, se anima a los miembros a llamarse entre si periódicamente para saber como están. El grupo también visitará o enviará tarjetas a quienes estén en un hospital o en una casa de convalecencia.

Los miembros pueden dar una donación de $5—no es obligatoria pero sugerida—para ayudar a pagar los paseos a museos, el zoológico y el cine.

Cada mes, el grupo va a celebrar los cumpleaños de los miembros que nacieron en ese mes, dijo Mojica, añadiendo que dependen de voluntarios y donaciones para llevar a cabo estos planes.

Al igual que con muchos de los nuevos grupos, el Grupo de Apoyo Ángeles aún debe superar una serie de problemas de gestión, tales como hacer el seguimiento de las donaciones y la planificación de los paseos.

Nuestros planes son grandes, pero la necesidad es más grande de lo que podemos hacer por nuestra cuenta, aseveró Guerrero de 71 años de edad.

“Tenemos las ideas, pero no tenemos la fuerza” o no sabemos cómo llevar a cabo algunas de las ideas, dijo Guerrero. “Necesitamos la ayuda de los voluntarios [más jóvenes] y necesitamos donaciones de la gente y de nuestros representantes (elegidos)”, agregó.

Los participantes en la primera reunión del Grupo de Apoyo Ángeles dijeron que están entusiasmados con la nueva aventura y esperan que más personas participen.

“No todo el mundo se siente cómodo con el grupo y no sienten [todavía] la necesidad de ser parte de este”, explicó Guerrero. “Pero siempre es bueno reírse y hablar con otras personas, ya que tienden a sentirse solos a veces”.

“Yo podría estar pescando ahora, podría estar haciendo algo más, pero yo prefiero estar aquí y ayudar al grupo”, dijo Guerrero con una sonrisa. “Me gusta este centro”.

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

Personas de la Tercera Edad con Décadas de Experiencia en Ayudar

November 25, 2015 by · Leave a Comment 

Un grupo dedicado de personas de 80 y tantos años sirvió platos de pavo, rebanadas de pie y tazas de café a cientos de familias durante un almuerzo de Acción de Gracias el sábado en el parque Rubén F. Salazar del Este de Los Ángeles.

Por décadas, miembros de Amigos del Parque Salazar—un grupo de voluntarios formados casi exclusivamente por personas de la tercera edad—han donado su tiempo para organizar eventos especiales en el parque como su almuerzo anual de Acción de Gracias y regalos de juguetes en Navidad.

Read this article in English: These Eastside Seniors Have Decades of Giving Experience

No pueden recordar cuántas comidas gratis han servido, o cuantos juguetes han entregado, pero ambos están en los miles. Aun así, estos voluntarios no sólo vienen una o dos veces al año.

De hecho, la mayoría de ellos son voluntarios durante todo el año, de lunes a viernes, y se pueden dar crédito por muchas, si no es que la mayoría, de las actividades que se ofrecen en el parque del condado. Se llevan meses de planificación para los grandes eventos, desde encontrar donantes de comida como Steve Muñoz en Dolores Canning hasta la creación de las decoraciones y correr la voz en la comunidad.

Pero el reciente fallecimiento de una de los miembros originales del club, Gabriela Salazar (no relacionada con el periodista Rubén Salazar quien da nombre al parque), tiene algunas personas mayores pensando si deberían tomar las cosas con calma y dejar que otros hagan su parte para mantener los programas activos.

Gabby, como la llamaban sus amigos, y descrita por algunos como el alma del club, ayudó a establecer las bases, al igual que Chris Mojica, de 84 años de edad.

Pero ahora “Es el momento de pasar la batuta”, dice Mojica.

“Solíamos tener más de 50 miembros, ahora estamos en aproximadamente 20 y la mitad de ellos están enfermos”, lamentó.

Los miembros actuales de Amigos del Parque Salazar en el Este de Los Ángeles celebran el día de Acción de Gracias. (EGP foto por Nancy Martínez)

Los miembros actuales de Amigos del Parque Salazar en el Este de Los Ángeles celebran el día de Acción de Gracias. (EGP foto por Nancy Martínez)

Cuando Mojica visitó por primera vez el Centro de Ancianos Salazar hace más de 30 años no pudo evitar comparar los juegos de lotería y el café servido en la instalación del este a las clases de aeróbicos más agradables y excursiones que ofrecen los centros más acaudalados del lado oeste.

“Pensé ‘¿por qué no tenemos más, si también pagamos impuestos?’”, dijo el sábado mientras él y el grupo de voluntarios de edad avanzada afanosamente mantenían la fiesta de Acción de Gracias al corriente.

Hoy en día, el Parque Salazar ofrece más actividades que cualquier otro parque del condado, dijo con orgullo. Ofrecen clases de inglés y computación, tenis, Zumba, bailes semanales y viajes al cine y a otros lugares de entretenimiento.

La variedad de actividades es la razón principal por la que más de 500 personas visitan el parque ubicado en la cuadra 3800 del Bulevar Whittier.

Algunos miembros del Club primero visitaron el parque para asistir a una clase de aeróbicos o para comer una de las comidas que se ofrecen en el centro de ancianos, o como en el caso de Jesús González, de 69 años, quien nunca se casó y “estaba aburrido en casa”.

“Vine a comer un día y nunca me fui”, dijo.

González ahora es voluntario por cerca de cinco horas al día, haciendo diversas tareas como colectar los honorarios de los participantes de las clases de Zumba.

Richard Mata, 62, dijo que siente que pasa más tiempo en el parque que con su familia.

Es por eso que la muerte de varios miembros del club en los últimos años ha sido tan duro para los que aún permanecen, dijo.

“Se siente su ausencia”, hizo eco María García, de 74 años, entre lágrimas. “Hoy, en nuestro primer evento de Acción de Gracias desde su muerte, la falta [de Gabby] fue notable”, enfatizó.

Muchos miembros del grupo del Parque Salazar dijeron a EGP que el voluntariado a su edad ayuda a mantenerlos ocupados y sociables, cuando de otro modo no tendrían mucha interacción con el mundo exterior.

“Vengo a hablar, participo en actividades para que no este en casa pensando cosas negativas”, dijo Angélica Rodríguez, de 81 años, quien ha sido voluntaria en el centro durante más de 15 años.

“A nuestra edad, no tenemos nada que hacer en casa, así que pasamos el tiempo aquí en medio de nuestras citas con el médico”, dijo García, francamente.

En opinión de Ray Guerrero, el parque aún tiene mucho potencial.

“Sólo necesitamos más ayuda de la comunidad”, explicó el hombre de 70 años.

Según Mirna Valdez, de 51 años, Mojica “la eligió” a ella y a otros instructores en el LA Fitness en Montebello para dirigir clases de ejercicios en el Parque Salazar.

“Eso fue hace 20 años”, dijo ella, casi sorprendida por tanto tiempo que ha pasado. “Entendí que era importante ayudar a mi comunidad, especialmente una que sufre de presión arterial alta y diabetes”.

Gloria Vázquez, de 60 años, dice que gravitó hacia ayudar a las personas mayores del parque, ya que le recuerdan a su padre de 89 años de edad.

“A mí me gusta estar cerca de ellos”, dijo. “Algunas personas mayores no tienen hijos por lo que incluso un abrazo es mucho para ellos”, señaló.

Vázquez le dijo a EGP que ahora depende de la próxima generación para empezar a ayudar a la comunidad, explicando que muchas de las personas mayores del centro están muy cansados y no tienen la energía de antes.

“Si no fuera por los voluntarios, este parque no tendría lo que ahora tiene”, señaló. “Tenemos que recordar que esta es nuestra comunidad, ¡Somos el Este de Los Ángeles!”

Martha Fuentes, (izq.) y Angélica Rodríguez (der.), sostienen un cuadro de un artículo mostrando cuando las personas del parque Salazar fueron reconocidos por su trabajo. (EGP foto por Nancy Martínez)

Martha Fuentes, (izq.) y Angélica Rodríguez (der.), sostienen un cuadro de un artículo mostrando cuando las personas del parque Salazar fueron reconocidos por su trabajo. (EGP foto por Nancy Martínez)

Mojica le dijo a EGP que el mismo parque en sí es una parte importante de la historia de la comunidad del Este de Los Ángeles, recordando que en los últimos años fue el epicentro de activismo comunitario y voluntariado. El parque—anteriormente llamado Laguna Park—fue rebautizado en honor al reconocido periodista Rubén Salazar quien fue asesinado por una granada de gas del Alguacil en la histórica Moratoria Nacional Chicana de 1970, cuando cerca de 30.000 personas se manifestaron en contra de la cantidad desproporcionada de los chicanos muertos en la guerra de Vietnam.

Es también el hogar del mural de 2001, “El Mural Que Habla, Canta y Grita”, por el conocido muralista chicano Paul Botello. El mural incluye imágenes de figuras históricas clave en la historia chicana e ilustraciones que simbolizan la inmigración, la vida familiar y la resistencia.

Con la esperanza de mantener la memoria de importantes latinos y eventos vivos para que las vean las nuevas generaciones, las personas mayores, incluso han creado un mini-museo que incluye retratos de “celebridades” de este, recortes de periódicos, fotografías que representan Los Ángeles y unos estantes de artículos antiguos y reliquias del pasado.

Guerrero espera que un día el museo muestre los retratos de todos los adultos mayores que ayudaron a hacer del parque lo que es hoy, y los que van a continuar con el legado.

“Todos nosotros estamos devolviendo de alguna forma algo que nos fue dado por esta comunidad”, dijo Guerrero. “Muchos de nosotros estamos todavía aquí después de muchos años, pero siempre podemos usar más voluntarios”.

—-

Twitter @nancyreporting

nmartinez@egpnews.com

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·