Periódicos de la Comunidad Iluminan las Injusticias Que Otros Ignoran

February 2, 2018 by · Leave a Comment 

Tenía solo 22 años cuando comencé mi carrera periodística en Eastern Group Publications y me siento afortunada de que EGP me haya dado la oportunidad de convertirme en una voz para la comunidad a una edad tan temprana.

En los próximos años, informaría sobre una gran cantidad de historias y temas, desde presupuestos de la ciudad hasta recortes de maestros, programas escolares innovadores, elecciones y retiros, limpieza de parques y comunidades, desarrollos en Montebello Hills, buenas reformas gubernamentales en Vernon y el asesinato de un alcalde de Bell Gardens, que frecuentemente fue polémico, por su esposa.

Hubo historias sobre el crimen, el juego amistoso de lotería en el centro de ancianos en Bell Gardens, una banda de mariachis de heavy metal, y la ira de los residentes en el este de Los Ángeles que temían que otro proyecto de transporte destrozara su comunidad.

Pero reportando sobre la planta de Exide, que ahora está cerrada en Vernon, que había contaminado las comunidades cercanas con productos químicos tóxicos que realmente marco una diferencia en la forma en que veía las noticias de la comunidad.

EGP ya había estado informando sobre este tema durante años antes de que yo llegara a la escena. Ya se había establecido como una voz para los sin voz, destacando un desastre ambiental que aún no había sido reconocido por los funcionarios del estado.

Mi cobertura de los problemas continuos causados por la planta de reciclaje de baterías de plomo ácido es lo que más me enorgullece. El artículo que más me ha significado, y que ha tenido el mayor impacto en mi carrera, es el que comparó las disparidades en la respuesta del estado a la contaminación de Exide en las comunidades de obreros en el lado este y su respuesta a la fuga de gas de Aliso Canyon en el área más afluente de Porter Ranch.

El articuló sirvió como una poderosa yuxtaposición de las dos catástrofes, llamando la atención de los funcionarios electos de la zona que, en general, habían hecho poco para responder al desastre de Exide, diciéndoles a los residentes que no tienen el poder o que el gobernador no hablaría con ellos.

Enfrentados con la realidad del terrible doble estándar cuando se trataba de proteger a los latinos de la clase trabajadora, sus electores, finalmente se vieron obligados a hacer algo para responder al creciente enojo por la disparidad detallada en blanco y negro.

Después de cuatro años de informar sobre Exide, me había convertido en algo de una experta en el tema, lo que me permitió crear esta narrativa. Al principio dudaba en llamarme una experta de Exide, pero mi editora, Gloria Álvarez, me recordó repetidamente que mis años de cobertura me habían dado una perspectiva y conocimientos únicas sobre el tema.

A diferencia de los principales medios de comunicación, había hablado con innumerables residentes a lo largo de los años, asistí a docenas de reuniones comunitarias y audiencias públicas, y reporté las historias que sólo podrían ser contadas por alguien que estaba realmente en contacto con la comunidad.

Estoy agradecida de que mi editora me haya alentado a hacer las preguntas críticas que elevaron mis informes.

Fue este estímulo lo que me llevó a pedir a los funcionarios elegidos locales, estatales y congresuales reunidos en Resurrection Church en Boyle Heights que celebraban el plan de limpieza del estado con la comunidad, por qué no se habían unido como lo habían hecho ese día antes para exigir una solución en nombre de sus electores. La respuesta insatisfactoria: alguien más había dejado caer la pelota.

Para cuando cumplí 26 años, había entrevistado a una larga lista de poderosos funcionarios electos que se vieron obligados a responder por Exide. Fui invitada a brindar comentarios en estaciones de radio, sobre la base de mis informes, y me desempeñé como panelista junto con uno de esos funcionarios en cuestión para analizar los problemas de calidad del aire.

Sé que la cobertura de EGP sobre la planta Exide marcó una diferencia en la batalla continua sobre esta injusticia ambiental. Me di cuenta de esto cuando un grupo activista local me reconoció por servir como una voz para la comunidad. Una coalición estatal de medios de comunicación étnicos pronto siguió con su propio reconocimiento, otorgando a EGP el primer lugar para una excelente cobertura del medio ambiente para nuestra cobertura del desastre ambiental de Exide.

EGP siempre ha sido una voz para el este de Los Ángeles y las comunidades del sureste del condado de Los Ángeles. Estoy orgullosa de haber tenido mi nombre en las páginas de sus periódicos.

 

Nancy Martínez es una Oficial de Comunicaciones Interactivas con la Ciudad de Torrance, donde está encargada del envío de información urgente al público. Reporto para EGP entre 2012-2017. Su amplia cobertura de Exide obtuvo el reconocimiento de su comunidad y un premio por la excelente cobertura del medio ambiente por parte de New America Media.

Abordando las Grandes y Pequeñas Historias

February 1, 2018 by · Leave a Comment 

Trabajé en Eastern Group Publications desde el 2008 hasta al 2012, y me siento muy afortunada de que este fuera mi primer trabajo como reportera de tiempo completo. No quedaban muchos periódicos como este, que estaban enraizados en las comunidades que cubren y que pertenecen a una de mentalidad cívica para la cual no sea solo de un negocio, sino una mano de obra de amor.

Elizabeth Chou went on to report on Los Angeles City Hall government and politics, first with City News Service, and now the Los Angeles Daily News since the end of 2016.

Cuando llegué allí por primera vez, era como cualquier otro periodista sin mucha experiencia – quería perseguir y contar historias, tener una firma y utilizar tópicos de periodismo. Pero era un buen lugar para desarrollar mi propio sentido de lo que era el periodismo y por qué quería hacerlo.

Y lo estaba averiguando bajo la guía de editores que conocían bien las comunidades que cubrimos, tenían una buena idea del mundo político local y, lo más importante, tenían un sentido de propósito para lo que estaban haciendo.

La familia Sánchez, que lo fundó, abordó grandes historias, pero fue su cobertura constante de las comunidades generalmente ignoradas por los periódicos más grandes lo que me llamó la atención. No se necesita un gran escándalo, un tiroteo o una injusticia social o ambiental como razones para cubrir esas áreas.

Creo que era importante para la familia proporcionar esta cobertura, porque en realidad históricamente ha existido una vida cívica vibrante en estas comunidades en las que valía la pena informar, en la que las personas luchan y se sienten con derecho a una educación de calidad para sus hijos, trabajos seguros y bien pagados, y una alta calidad de vida.

Y la familia también quería contar las variadas, cotidianas y únicas historias que contribuyen a con matices a la imagen unidimensional que frecuentemente se pinta cuando solo hay un interés ocasional en un área por lugares más grandes.

Esto significó trabajar para reflejar la amplia gama de estados socioeconómicos, valores, experiencias y opiniones políticas que se pueden encontrar en las comunidades que frecuentemente reciben etiquetas abreviadas como “inmigrante”, “étnico”, “clase trabajadora” o “marginado”.

Durante mi tiempo allí, otra reportera y yo dividimos la cobertura de la gama de comunidades bajo el estandarte del grupo del este de Los Ángeles, mientras también traducía mis historias al español.

Fui asignada a cubrir una mezcla de ciudades suburbanas tradicionales como Monterey Park y Montebello, y otras municipalidades menos típicas como la ciudad de Commerce y Vernon que eran en gran parte industriales, pero aún tenían una población residencial. También diseñé el periódico impreso y actualicé el sitio web y los medios sociales.

Algunas historias más memorables fueron sobre los esfuerzos de los residentes de Commerce para combatir la contaminación de una gran terminal ferroviaria, que dijeron que era una de las causas de las altas tasas de cáncer en su comunidad, además de las otras toxinas dañinas y la contaminación que emana de las empresas industriales cercanas.

También hice una crónica de una inusual investigación sobre el fraude electoral en la ciudad de Vernon, que solo tenía unos 100 residentes. Previo a eso, hubo un intento fallido de desincorporar a la ciudad por parte de legisladores estatales que alegaban que estaba siendo manejado por ladrones.

Y cubrí los años de inestabilidad política y luchas internas en Montebello, mientras los concejales lidiaban con los problemas presupuestarios y el escrutinio sobre si había mala administración de fondos.

A cubrir muchas de estas áreas, a menudo descubrí que a pesar de que muchos pensaban que había una falta de compromiso cívico, siempre había personas en estas comunidades a las que les importaba e intentaban de cualquier manera que supieran cómo mantenerse informadas y además de lo que su gobierno local estaba haciendo.

Lo hacían porque las comunidades proporcionan servicios básicos, policía y bomberos, y parques que una última instancia determinan su calidad de vida, y otros partes del gobierno local pueden tener un efecto igualmente significativo en sus vidas.

Pero esos esfuerzos pueden ser mucho más difíciles sin un socio, como un periódico local, que trabajo para ayudar a transmitir información importante a sus lectores, antes de que las cosas salieran terriblemente mal.

Eastern Group Publications hizo su parte al tratar de mantener una cobertura consistente de estas áreas, en ese sentido, llenando los vacíos donde otras publicaciones pueden no haber tenido el personal o el tiempo para cubrir.

Elizabeth Chou pasó a reportar sobre el gobierno y la política del Ayuntamiento de Los Ángeles, primero con City News Service y ahora con Los Angeles Daily News desde finales de 2016.

Se Pierde la Voz del Sureste

February 1, 2018 by · Leave a Comment 

Fue hace casi 20 años que tuvimos nuestra última conversación significativa. Me ofrecieron una oportunidad por la que había trabajado tanto durante los casi dos años que serví como reportero para Eastern Group Publications, y mi ex jefa, la editora de EGP Dolores Sánchez, tenía un poco de realidad para entregar a este reportero ilusionado.

Fui parte del equipo de reporteros que lanzó la edición Montebello de Los Angeles Times de su sección de noticias comunitarias Our Times (Nuestros Tiempos) en septiembre de 1998.

Dolores, sin embargo, advirtió que tales empresas suelen tener dos años para tener éxito. Deje el Montebello Our Times en agosto de 2000, aproximadamente un mes antes de que fuera cerrada por la Tribune Co.

Sí, Dolores, la estaba escuchando. De hecho, siempre escuché, especialmente porque EGP había hecho por mí lo que había hecho para tantos periodistas jóvenes desde que se lanzó la cadena de periódicos en 1979, y eso me da la oportunidad de ser la voz del lado del este. Y tomé el papel seriamente. De hecho, si los teléfonos no estaban sonando cuando el periódico llegaba a las entradas de los hogares el jueves, no había hecho mi trabajo.

Si, tenía la habilidad de ponerme a mí mismo y al periódico en medio de una controversia, ya fueran las innumerables y derrochadoras elecciones recordatorias que cubrí o ese debate de dos horas que el Concejo de Commerce tuvo una noche sobre si debería servir ‘hot dogs’ en un evento de “charla amistosa”. Digamos que hay muchas antiguas ciudades, distritos escolares, y si, incluso funcionarios de seguridad pública se alegraron de que mi línea de autor se desapareciera.

A los individuos detrás del escándalo que ha plagado al Distrito Escolar Unificado de Montebello, en los últimos años, solo estén contentos de que nunca me hayan conocido.

En la universidad, le pregunte a un profesor de ciencias políticas sobre si la corrupción prevalecía en los niveles más altos del gobierno. Él dijo “no” y agregó que es el gobierno local donde la corrupción prospera debido a la falta de controles y equilibrios. Y es por eso por lo que este reportero de tercera generación de “Montebelloan” tomo su papel tan en serio.

Gregory Arroyo es director editorial de Bobit Business Media, una empresa de medios de comunicación de empresa a empresa fundada en 1961.

Pero el péndulo se balanceó hacia el otro lado. Con eso, quiero decir que me apasionaba lo bueno que estaba pasando en las comunidades a las que servía.

Hubo una noche en que estuve en el escenario de un restaurante de la Calle Olvera cuando el entonces vicegobernador Cruz Bustamante – el primer latino elegido para ocupar un cargo estatal en California en más de 120 años – entregó el mazo del altavoz al entonces asambleísta de California, Antonio Villaraigosa, haciéndolo el primer presidente de la Asamblea de Los Ángeles en 25 años.

Estaba la maestra de la preparatoria de Theodore Roosevelt que creó un programa diseñado para ayudar a los estudiantes prometedores a ser aceptados en las escuelas de Ivy Leavgue. Hubo un día de graduación en la preparatoria de Montebello, cuando vi padres orgullosos abrazar a sus hijos e hijas. Y nunca olvidaré consolar a ese jugador de fútbol americano de la preparatoria que se dio cuenta de que acababa de jugar su último juego.

Y esto es lo que se perderá cuando EGP cierre sus puertas esta semana. Gracias Dolores y Jonathan [Sánchez], por darle una voz a una comunidad y periodistas jóvenes, como yo alguna vez lo fui, la oportunidad de desarrollar la suya.

Gregory Arroyo es director editorial de Bobit Business Media, una empresa de medios de comunicación de empresa a empresa fundada en 1961.

Copyright © 2018 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·