CA Contra Contaminación de Diésel

July 27, 2017 by · Leave a Comment 

James Lockett se sienta en su cama y abre el cajón de su mesita de luz, revelando una cantidad de inhaladores de asma: unos de color púrpura en forma de disco que utiliza dos veces al día para controlar sus síntomas y otros para ataques.

Lockett, de 70 años, dice que nunca sale de casa sin un inhalador de emergencia.

Su complejo de viviendas para adultos mayores en East Oakland está a menos de una milla de la Interestatal 880, un corredor importante para los camiones de carga que van y vienen del Puerto de Oakland. En el camino a fábricas y almacenes, los camiones a menudo pasan por calles cerca de viviendas, escuelas y bibliotecas.

Las grandes plataformas diésel son una fuente importante de contaminación del aire, vomitando hollín y otros contaminantes que pueden causar o agravar condiciones respiratorias como el asma y la bronquitis.

Sólo caminar mientras habla por teléfono puede dejarlo sin aliento, dijo Lockett. “Con los desencadenantes de asma que hay aquí sería terrible sin mis medicamentos”.

California ha limpiado su flota de diésel significativamente en los últimos años, eliminando los camiones más viejos y requiriendo a los operadores instalar equipos de control de contaminación más modernos. Pero funcionarios locales de los distritos de aire limpio y defensores del medio ambiente dicen que se necesita hacer más y que el objetivo de las emisiones debería ser cercano a cero.

Los esfuerzos para alcanzar esa meta están paralizados, dicen, en parte debido a una disposición en la ley de mejoramiento viario, de $52,000 millones, aprobada en abril por el gobernador Jerry Brown. Esta disposición exime a la mayoría de los camiones diésel en circulación de las futuras necesidades de reducción de emisiones durante muchos años.

Los reguladores y ambientalistas advierten que, sin más reducciones en las emisiones, muchos residentes que viven cerca de las principales rutas de camiones o el puerto –especialmente niños y adultos mayores– continúan en alto riesgo de cáncer, problemas cardíacos, asma y otras enfermedades pulmonares.

El asma es un problema crítico en Oakland para estos dos grupos. Entre otros indicadores, la tasa de visitas a las salas de emergencias por asma entre personas de la tercera edad (65 años o más) en East Oakland, donde vive Lockett, es casi tres veces mayor que en todo el estado, y la tasa en West Oakland es casi dos veces mayor, de acuerdo con datos estatales y del condado.

Los niños de estos vecindarios visitan las salas de emergencia por asma con una frecuencia que es el doble de sus pares en todo el estado, de acuerdo con datos de 2016. En el corazón de West Oakland, cerca del puerto, casi el 21% de los niños han sido diagnosticados con asma, según datos de 2014 de la California Health Interview Survey. Eso está muy por encima del promedio estatal de 15%.

Una clínica móvil de asma llamada “Breathmobile” estaciona regularmente en escuelas primarias cercanas al puerto, y Darryl Carter hace buen uso de ella para su hijo Austin, de 13 años. Durante una visita reciente, recordó un aterrador ataque hace ocho años que envió a Austin al hospital. Desde entonces, el niño ha regresado al hospital tres o cuatro veces. No es lo ideal, pero las visitas al Breathmobile han hecho una diferencia.

El asma tiene múltiples causas y desencadenantes, incluyendo malas condiciones de vivienda, antecedentes familiares de la enfermedad, ciertas condiciones climáticas y exposición al distintos tipos de humo. La pobreza, la falta de acceso a la atención de salud y el escaso conocimiento de la atención preventiva pueden contribuir a altas tasas de visitas de emergencia, dijo el doctor Washington Burns, director administrativo del Breathmobile en el norte de California.

Sin embargo, “a menudo hay más asma en los corredores con camiones y automóviles que en áreas donde no hay”, dijo Washington.

Los camiones diésel representan el 2% de los vehículos, pero emiten el 30% de los óxidos de nitrógeno que son claves en la formación del smog y el 65% del hollín atribuible a los vehículos de motor.

¿Un trato sucio?

En 2015, el Ayuntamiento de Oakland comenzó a desviar camiones de las calles con casas, escuelas o centros para ancianos. Pero algunos activistas de la comunidad dicen que la aplicación de estas ordenanzas locales no ha sido lo suficientemente fuerte.

La disposición en la nueva ley del estado exime a todos los camiones, excepto los más viejos y aquellos con el mayor millaje, de cualquier nueva regla de reducción de emisiones que el estado podría imponer. La exención dura 18 años a partir del momento en que cumplen con los estándares actuales de emisiones o hasta que han viajado 800.000 millas.

No está claro exactamente cómo la exención afectará a los distritos locales de aire y los puertos que quieren reducir más las emisiones. Los ambientalistas dicen que estas agencias podrían enfrentarse a la resistencia y el riesgo de ser demandadas por la industria de camiones si avanzaran con planes más agresivos.

Los críticos dicen que el gobernador accedió a la exención de última hora para obtener el respaldo de la industria de camiones para el aumento de los impuestos al diésel y al gas que, junto con los honorarios de vehículos, debería recaudar $ 5,2 mil millones anuales en 10 años para reparar carreteras y puentes, y para expandir el transporte público.

Bill Magavern, director de política de la Coalición para Aire Limpio, con sede en Sacramento, dijo que mejorar la infraestructura es loable, pero no debe ser a costa de un aire limpio.

“Hay mucho que gusta en ese proyecto de ley, y odiamos oponernos”, pero hubo un “trato sucio” a último minuto, dijo Magavern.

La oficina del gobernador Brown refirió las preguntas sobre la enmienda de los camioneros a la ARB, la agencia estatal de aire limpio.

La ARB dijo que puede proporcionar incentivos para reducir aún más las emisiones sin imponer requisitos adicionales. Y la nueva ley, dijo, fortalecerá el cumplimiento de las normas existentes.

Bajo la ley, “a los operadores de camiones [el Departamento de Vehículos Motorizados] les puede denegar el registro si no están cumpliendo con las normas actuales”, dijo el portavoz de la junta David Clegern. “La contaminación por diésel se reducirá haciendo que 300.000 camiones más cumplan con las reglas”.

Los gerentes locales del aire en el sur de California dicen que una mayor aplicación de las reglas actuales es importante, pero no acelerará suficientemente el reemplazo de la flota de camiones. Y eso es crucial para ayudar al sur de California a cumplir con los estándares federales de aire limpio, dijo Philip Fine, subdirector ejecutivo de planificación y desarrollo de reglas del Distrito de Administración de Calidad del Aire de la Costa Sur.

El problema para los distritos y puertos locales es que cuando se trata de regular directamente las fuentes móviles de contaminación como los camiones diésel, el estado es el jefe. Aprueba los planes de los distritos locales, y son los distritos locales que supervisan más o menos los puertos. Así que la manera más efectiva de reducir las emisiones de los camioneros es establecer una política estricta a nivel estatal, como California ha hecho agresivamente en el pasado.

Emisiones

Pero los camioneros dicen que el estado ya ha impuesto suficientes requisitos. Chris Shimoda, vicepresidente de asuntos gubernamentales de la Asociación de Camiones de California, dijo que las emisiones de diésel de los camiones en los puertos de California han disminuido dramáticamente en los últimos años.

“Esto es atribuible a los $1 mil millones invertidos cada año por los camioneros en la tecnología más limpia disponible en todo el estado”, dijo Shimoda.

También dijo que estar exento de cualquier requisito de reducción de emisiones en el futuro asegura a la industria de camiones que recuperará la inversión que está haciendo en nuevos motores para cumplir con los estándares estatales actuales.

Bajo las reglas estatales existentes, los propietarios de camiones pesados deben tener motores de 2010 o más nuevos para 2023.

Esas normas han mejorado dramáticamente la calidad del aire. Un estudio realizado por el Distrito de Administración de Calidad del Aire en el Área de la Bahía entre otros, encontró que entre 2009 y 2013 las emisiones de carbono negro de los camiones en el Puerto de Oakland cayeron un 76% y los óxidos de nitrógeno en un 53%.

Críticos: se necesitan más progresos

Sin embargo, los puertos en todo el estado se basan principalmente en diésel para los buques de carga, equipos de jardinería, trenes y camiones. Los puertos en el sur de California siguen siendo la más grande fuente fija de smog en la región. Y el puerto de Oakland es el emisor fijo más grande de contaminación diésel en el área de la bahía, dijeron los administradores de aire limpio locales.

Es por eso que los distritos locales estaban alarmados por la concesión del gobernador a la industria de camiones, dijo Tom Addison, asesor legislativo y de políticas para el distrito de aire del Área de la Bahía.

“Da a la industria de camiones una tarjeta de salida de la cárcel”, dijo David Pettit, abogado senior del Consejo de Defensa de Recursos Naturales. “Elimina cualquier tipo de regulación estatal que pueda requerir a los camioneros usar un tipo diferente de camión -los combustibles de gas natural, eléctricos o de hidrógeno- cuando estén disponibles en el mercado”.

El mes pasado, los alcaldes de Los Ángeles y Long Beach establecieron metas ambiciosas para que los puertos pasaran a tener camiones y equipos de cero emisiones en los próximos 20 años. Los alcaldes afirmaron que el proyecto de aire limpio en los puertos para 2017 incluirá nuevas reducciones de emisiones de los buques y el desarrollo de un programa piloto de camiones sin emisiones. Pero la nueva ley estatal pone en duda si esos planes -y otros en los próximos años- se llevarán a cabo.

Pettit dijo que, si los puertos del sur de California anunciaron que en cinco años van a tener una flota con cero emisiones, “serían demandados [por la asociación de camiones] en un abrir y cerrar de ojos”.

 

Lucha por la Purificación del Aire en California Continúa

August 11, 2016 by · Leave a Comment 

Inside Climate News– El sur de California ha tenido una de las peores calidades del aire por años, sin embargo, últimamente ha empezado ha mejorar. El mérito de dicho progreso va a una agencia poderosa en la región, la cual ha impuesto normas federales del medio ambiente durante los pasados 19 años.

La agencia de control de la contaminación del aire, South Coast Air Quality Management District (SCAQMD), la cual controla el Condado de Orange y las partes urbanas de Los Ángeles, Riverside y San Bernardino, ahora se encuentra en el centro de una lucha política.

Una nueva mayoría republicana en el senado ha empezado a retroceder todo el avance que las pólizas distritales han alcanzado en el distrito.

El giro, ha causado preocupación entre los residentes de las áreas desproporcionadamente afectadas por el flujo de aire sucio. La posibilidad de que las pólizas se debiliten también ha inquietado a los activistas en el área, quienes han decidido contraatacar.

Una proyecto de ley, pendiente en ser aprobada por la Asamblea estatal, recibió el apoyo de los defensores del aire puro. La medida fue anteriormente aceptada por el senado y requiere que tres puestos, del concejo del distrito 13, sean otorgados a una “organización sin fines de lucro de buena fe que defienda una disminución de la contaminación ambiental”.

“El sistema está descompuesto y el consejo no refleja el punto de vista de las comunidades que están siendo afectadas”, dijo Lizette Hernández, una organizadora del club ambiental Sierra en el Sur de California.

Shawn Nelson, un miembro republicano del consejo, dijo que la propuesta es una forma de acaparar más poder por los legisladores demócratas.

“Es un esfuerzo conjunto para prolongar la idea de que nuestro consejo está fuera de control y de que no nos importa el medio ambiente, lo cual es ridículo”, dijo Nelson.

El consejo, dirigido por Barry Wallerstein desde 1997, tradicionalmente había operado de forma neutral. Cuando los candidatos republicanos obtuvieron la mayoría en enero, la batalla empezó cuando ocurrió el cambio en dirección respecto a la calidad del aire.

Una reunión a puertas cerradas tomó lugar, en marzo, en la que se decidió permitirles a refinerías de petróleo, plantas eléctricas y otros grandes contaminantes el emitir smog. La reunión también destituyó a Wallerstein de su cargo.

“Ese fue el momento en el que me dí cuenta que la industria del petróleo tiene una gran influencia sobre el consejo”, dijo Adrian Martínez, abogado del grupo ambiental Earth Justice.

“El consejo no estaba protegiendo a la comunidad a quien sirve ni aquellos que han estado sufriendo”, dijo Martínez, “Eso tiene que acabar”, dijo.

Kevin de León, senador del Distrito de Los Ángeles que incluye Boyle Heights, Eagle Rock, Glassell Park y el Este de Los Ángeles, propuso la medida para añadir los tres puestos que fue aprobada por el senado estatal en mayo.

La asamblea estatal, actualmente dominada por los demócratas, tomará su decisión respecto a la medida éste mes. El gobernador, Jerry Brown, todavía no ha revelado si la firmará o no.

El distrito también ha propuesto un plan de cumplimiento voluntario el cual pagará a las compañías que participen por sus reducciones en emisiones tóxicas. Los republicanos calculan que esos pagos sumarán un total de $1 billón por año en 2031, si es aprobada.

Nelson defendió el cambio de dirección del consejo ya que dice que las regulaciones pondrán una carga en los negocios que al final acabarán afectándoles a todos.

“Si nuestros esfuerzos en equilibrar los intereses de la gente pobre y el de ayudar a nuestros ciudadanos locales – juntos con nuestros deseos absolutos en continuar limpiando el aire- no fueron perfectos, pues así fueron. Pero no fueron a causa de una falta de amor hacia nuestras comunidades o por la falta de apreciación hacia la gente a quien representamos”, dijo Nelson.

La agencia SCAQMD cubre la mayor parte de la populación del estado, un 40% de los 39 millones de habitantes.

Muchas de las plantas de energía y refinerías de petróleo están localizadas cerca de comunidades con habitantes de bajos recursos y minorías controlados por la agencia.

Por ejemplo, la comunidad de Wilmington en Los Ángeles, localizada a sólo 25 millas de Santa Mónica, tiene 11 refinerías y facilidades de extracción de petróleo y gas. El 90% de los 53,000 residentes de Wilmington son de color y tienen un ingreso medio de $40,000.

A su lado, en Santa Mónica, donde el 78% de los residentes son blancos con un ingreso medio de $73,000 no hay ninguna refinería o facilidad de extracción.

Un estudio nacional conducido en 2014 reveló que en promedio de 38% de la gente de color son expuestas a niveles altos de dióxido de nitrógeno en la contaminación atmosférica más que la gente blanca.

“Hemos notado un patrón consistente en las comunidades de color de la Costa Sur en donde tienden a ser expuestos más a las contaminaciones”, dijo Julian Marshall, un de los investigadores del estudio.

Hernández, la organizadora del Club Sierra, quien vive en el Sur de Los Ángeles rodeada de refinerías, dijo que las comunidades con una mayor necesidad de representación son las que han sido afectadas por décadas por la contaminación del aire y por prejuicios raciales al igual que inigualdad económica. Ella dijo que el poner a representantes de grupos ambientales a cargo traería un mar de cambio.

Carol Hernández, trabajadora social en San Bernardino, dijo que creció en Fontana en los 80’s con una calidad de aire pésima que no parece mejorar. Hernández (no relacionada a Lizette Hernández) dijo que su hija de cinco años sufre a menudo de ataques de asma intensificados por la polución el cual le hace difícil respirar.

“No podemos pasar mucho tiempo jugando afuera porque se le hace difícil respirar,” dijo Hernández.

Aunque la calidad del aire en el Condado de San Bernardino ha mejorado durante la última década, ha sido calificada con un grado F por la Asociación Americana del Pulmón dado a los riesgos de salud causados por el aire contaminado.

“A nadie le importaba lo que estaba sucediendo cuando yo ere pequeña y, al igual, no les sigue importando”, dijo Hernández.

*InsideClimate News es una organización de noticias ganadora de un Premio Pulitzer, sin lucro ni afiliación y dedicada a cubrir los cambios de clima, energía y del medio ambiente. 

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·