Tribunal Supremo Deja en Limbo Beneficios Económicos de DAPA y DACA

June 30, 2016 by · Leave a Comment 

Los beneficios económicos que conllevarían las medidas migratorias que quedaron bloqueadas la semana pasada en el Tribunal Supremo permanecerán en el mismo limbo que los millones de indocumentados que esperaban beneficiarse de ellas, según expertos consultados por Efe.

Desde beneficios económicos para los mismos estados que interpusieron la demanda contra las medidas migratorias del presidente Barack Obama hasta un aumento del Producto Interno Bruto (PIB) se han dejado de percibir a raíz del bloqueo de la regularización temporal de indocumentados.

“Tenemos un medidor que calcula lo que ha perdido el Producto Interno Bruto del país desde la suspensión de la implementación de las medidas (en febrero de 2015) y hemos perdido ya 8.300 millones de dólares”, señaló a Efe Philip Wolgin, director asociado del Equipo de Políticas de Inmigración del Centro para el Progreso Estadounidense (CAP, en inglés).

“Eso significa que hemos perdido 29,9 millones de dólares cada día” agregó Wolgin.
Si las medidas se hubieran implementado en 2015, una proyección de CAP calcula que para el año 2024 el PIB registraría un incremento de 24.000 millones de dólares.

Wolgin explicó que al tratarse de personas que ya están aquí en el país, un permiso de trabajo les permitiría “mejorar su capacitación recibir entrenamiento o conseguir un diploma universitario con lo que mejorarán su estatus y sus ingresos”.
Esta visión la comparte Heide Castañeda, investigadora y profesora de la Universidad del Sur de Florida, y que resalta que un permiso de trabajo beneficia igualmente a las familias de estatus de inmigración mixto, es decir con algunos de sus miembros en calidad de indocumentado.

“Estas medidas que proporcionan un permiso de trabajo de tres años a los beneficiados, pueden aumentar el ingreso promedio familiar en un 10%”, aseguró Castañeda a Efe.
La investigadora asegura que hay aproximadamente 2,3 millones de familias de estatus mixto en Estados Unidos que mejorarían sus ingresos si todos los miembros adultos cuentan con una autorización legal para trabajar.

Un informe del Instituto de Políticas de Migración calculó que más de 10 millones de personas viven en familias con al menos un adulto que sería elegible para la Acción Diferida para padres indocumentados (DAPA).

Las familias con potenciales beneficiarios del programa DAPA ganan aproximadamente unos 10.000 dólares menos al año en el caso de los hombres y 8.000 dólares menos en el caso de las mujeres, según el mismo reporte.

Las posibilidades de superación se multiplican cuando se trata de jóvenes adultos que inician su vida profesional, como es el caso de los beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

“Ya hemos visto los grandes beneficios que ha traído DACA para las personas que lo han recibido: tienen mejores salarios, mejores empleos y han podido mejorar la condición económica de sus familias”, destacó Wolgin.

Otro análisis de CAP, al cumplirse el tercer año de la entrada en vigencia de este programa federal, encontró que el 69 % de los beneficiarios “consiguieron empleo con un mejor salario”, el 92% han conseguido “oportunidades educacionales que no podían tener anteriormente” y el 21% compró su primer automóvil.
No obstante, organizaciones en contra de la inmigración indocumentada han presentado sus cifras en las que muestran los efectos negativos de la inmigración para el “trabajador estadounidense”.

Según Steven Camarota, director de investigación del Centro de Estudios de Inmigración, que remitió un reporte al Senado en junio pasado, la oferta de mano de obra barata de los trabajadores extranjeros no calificados afecta directamente a los trabajadores más pobres de Estados Unidos.

“Los estadounidenses menos educados que son actualmente los trabajadores más pobres, son los más afectados por la competencia de la inmigración y la reducción de los salarios”, aseguró Camarota.
En sentido contrario, otro informe de CAP señala que los 26 estados que entablaron una demanda en una corte de Texas contra DAPA y la extensión de DACA también están perdiendo dinero como consecuencia del bloqueo de las medidas.

“En conjunto, 18 de los 26 estados que están demandando para detener DAPA y la expansión de DACA pueden llegar a perder un estimado de 91.900 millones en aumento del PIB estatal a través de 10 años”, señaló Tom Jawetz, vicepresidente de Política de Inmigración de CAP.

En noviembre de 2014, ante la imposibilidad de aprobar una reforma migratoria en el Congreso, Obama proclamó por decreto unas medidas destinados a frenar la deportación de casi cinco millones de indocumentados, que podrían haber obtenido de manera temporal un permiso de trabajo y una licencia de conducir.

Una coalición de 26 estados, liderados por Texas y en su mayoría con gobernadores republicanos, consiguió que un juez bloqueara las medidas migratorias en febrero, tras lo cual la Casa Blanca interpuso sucesivos recursos hasta llegar a la máxima instancia judicial del país.

High Expectations for Latino Vote

June 30, 2016 by · Leave a Comment 

Following the “disappointing” U.S. Supreme Court’s announcement that it was divided 4-4 and therefore a lower case decision blocking President Obama’s plan to expand the relief from deportation to the undocumented parents of U.S. born citizens and permanent residents will stand, activists say the future of immigration reform could now depend on the Latino vote.

If judges had overturned the Fifth Circuit’s decision in U.S, v. Texas, as many as 4 million undocumented immigrants would have been shielded from deportation and allowed to obtain work permits under Obama’s Deferred Action for Parents of Americans and Lawful Permanent Residents (DAPA) and expanded Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA) programs announced in November 2014.

Lea este artículo en Español: Hay Altas Expetativas en el Voto Latino

Presumptive Democratic presidential nominee Hillary Clinton has said she supports Obama’s immigration programs, while Donald Trump, the GOP’s presumptive nominee, says he will deport all undocumented immigrants if elected president.

Latinos are the second fastest growing group in the U.S. and according to political analysts, Trump needs to get 47% of the Latino vote if he hopes to win the White House in November.

In California, nearly one in every four registered voters (24%) is Latino. There are also 1.5 million legal permanent residents who are Latino and eligible to become citizens, but have not yet started the process, which among other benefits would give them the right to vote, something immigration rights activists are counting on.

Araceli Quijada, 54, has been a legal permanent resident for 36 years. The Boyle Heights resident says health issues and lack of time have kept her from applying for citizenship, but “I hope to do it this year,” she told EGP in Spanish.

Maria Montoya said she hasn't become a U.S. citizen out of fear. (Claudia Carrasco)

Maria Montoya said she hasn’t become a U.S. citizen out of fear. (Claudia Carrasco)

83-year old Maria Montoya has been a legal permanent resident for 15 years and says she fears the citizenship process. “At my age, it is difficult to learn the questionnaire in English,” she told EGP in Spanish.

Told twice —by nonprofit Hermandad Mexicana and a lawyer—that she had to take the written and oral tests in English, she decided not to apply, noting that it’s hard to find the right kind of help for someone of her age.

A recent analysis by the Willian C. Velasquez Institute (WCVI) showed “anemic growth” of Spanish Surname voters in California.

The analysis, using information from Political Data, Inc, showed a 3.1% increase – from 4.11 million to 4.24 million – in Spanish Surname voters between April 2015 and June 2016.

The numbers show the trends in Latino participation, WCVI President Antonio Gonzalez told EGP, explaining the increase in “net new voters.”

“Many more new Spanish Surname voters are registered to vote but they are not in that ‘net total’ either because they moved and didn’t re-register, left the state or passed away, shrinking the number of California Spanish Surname registered voters prior to the June 7 Primary Election, he said.

However, NALEO Educational Fund Spokesperson, Paula Valle told EGP the number of new Latino voters may be higher, adding they expect more than 3,839,000 Latinos in California to vote in the November Presidential Election.

“This would mark a 22 percent increase in Latino turnout in the state from Election 2012, and a 12 percent increase in the Latino share of the vote in the state from Election 2012,” she said.
Both agree a bigger effort to mobilize the Latino vote in California is needed.

“… Scant resources have found their way to Latino registration groups early in the election cycle despite promises from national funding sources as well as parties and candidates,” opined Gonzalez. He said increases in overall voter registration “was likely among non-Latinos and/or reflected lots of re-registrations of those who had moved.”

Of the total projected number of eligible Latino voters in the U.S. in 2016, about 44% or 27.3 million are millennials, between the ages of 18 and 34, according to the Pew Research Center.
“Eligible voting age unregistered Latinos will usually register to vote if they are directly contacted,” but they won’t register if they do not feel a connection to the political/electoral process, explained Gonzalez about the unmet voting potential.

Pro-immigrant activists hope that Latino Vote can change the future of immigration reform. (CHIRLA)

Pro-immigrant activists hope that Latino Vote can change the future of immigration reform. (CHIRLA)

Organizations are not focusing exclusively on Latinos and are spending more time on voter education than actual voter registration, Gonzalez told EGP, adding that they are exaggerating their success to please donors.

Research conducted by the National Immigration Forum found that 91% of legal permanent residents want to become U.S. citizens, but 61% have never received information about the process.

The New Americans Campaign—a coalition of several nonprofits that assist in the naturalization process—helps to bridge that information gap and show legal permanent residents that becoming a citizen isn’t as expensive or as difficult as they think, Communications Associate Meredith Brandt told EGP.

Becoming a U.S. citizen brings it’s own benefits, including the right to vote, she pointed out.

“This right gives immigrant communities the power to voice their priorities on all issues that affect their families and their communities,” she said.

32-year old Claudia Carrasco, a permanent resident for 14 years, told EGP she’s lately become more interested in becoming a citizen.

“I’m still shocked that even with [Trump’s] racist remarks and bigoted comments towards all minorities, he was chosen as the republican nominee” for president, she told EGP.

Carrasco won’t be able to vote in November but says she plans to campaign for the Democratic ticket. She agrees that Latinos who don’t speak English need more information about the importance of citizenship and voting.

Gonzalez says he hopes WCVI’s study will help give community leaders the information they need to address California’s problem of slow growth in Latino voter registration.

The number crunchers say Latinos are cynical about voting because they don’t see anything being done to counter attacks against them, said Gonzalez. “Maybe we are…but is the response to that really going to be nothing? We hope not, because between our size and the number of growing eligible voters, the power to change this is already ours.”

 

For more information about how to become a citizen visit:

The New Americans Campaign

NALEO or call its toll-free bilingual hotline (888) 839-8682

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

Hay Altas Expectativas en el Voto Latino

June 30, 2016 by · Leave a Comment 

Después del “decepcionante” anuncio dividido de 4-4 del Tribunal Supremo de Estados Unidos, la decisión de una corte de apelaciones de bloquear el plan del presidente Obama para ampliar el amparo contra la deportación de padres indocumentados de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales permanecerá. Sin embargo, activistas dicen que el futuro de la reforma migratoria podría ahora depender del voto latino.

Si los jueces hubieran anulado la decisión de la corte del Quinto Circuito de U.S. v. Texas, hasta 4 millones de inmigrantes indocumentados habrían sido protegidos contra la deportación y hubieran podido obtener permisos de trabajo bajo los programas Acción Diferida para los Padres de Estadounidenses y residentes permanentes legales (DAPA) y la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia extendida (DACA) anunciados en noviembre de 2014.

Read this article in English: High Expectations for Latino Vote 

La presunta candidata presidencial demócrata Hillary Clinton ha dicho que apoya los programas de inmigración de Obama, mientras que Donald Trump, el presunto candidato del GOP, dice que va a deportar a todos los inmigrantes indocumentados si es elegido presidente.

Los latinos son el segundo grupo de más rápido crecimiento en Estados Unidos y según los analistas políticos, Trump necesita conseguir el 47% del voto latino si espera ganar la Casa Blanca en noviembre.

En California, casi uno de cada cuatro votantes registrados (24%) es latino. También hay 1,5 millones de residentes permanentes legales que son latinos y elegibles para convertirse en ciudadanos, pero todavía no han comenzado el proceso, que entre otros beneficios les daría el derecho al voto, algo con lo que activistas pro-inmigrantes están contando.

Araceli Quijada, de 54 años, ha sido una residente legal permanente durante 36 años. La residente de Boyle Heights explicó que debido a problemas de salud y la falta de tiempo le han impedido solicitar la ciudadanía, pero “espero hacerlo este año”, le dijo a EGP en español.

María Montoya, de 83 años, ha sido residente legal permanente durante 15 años y dice que le teme al proceso de ciudadanía. “A mi edad, es difícil aprender el cuestionario en inglés”, le dijo a EGP en español.

Maria Montoya dijo que no se ha hecho ciudadana por temor a no hablar inglés. (Cortesía de Claudia Carrasco)

Maria Montoya dijo que no se ha hecho ciudadana por temor a no pasar el examen. (Cortesía de Claudia Carrasco)

Montoya explicó que en dos ocasiones—una con la organización Hermandad Mexicana y otra con un abogado—le dijeron que tenía que tomar los exámenes oral y escrito en inglés. Ella optó por no solicitar.

Un análisis reciente del Instituto Willian C. Velásquez (WCVI) mostró “un crecimiento anémico” de votantes con apellido latino en California.

El análisis, utilizando la información de Politica Data, Inc, mostró un incremento del 3,1%—de 4.11 millones a 4.24 millones—en votantes con apellido en español entre abril de 2015 y junio de 2016.

Los números muestran las tendencias de la participación de los latinos, dijo el presidente de WCVI Antonio González, lo que explica el aumento de los “nuevos votantes netos”.

“Muchos más de los nuevos votantes con apellido en español están registrados para votar pero no están en ese ‘total neto’, ya sea porque se mudaron y no volvieron a registrarse, se fueron del estado o fallecieron, reduciendo el número votantes registrados de California con apellido en español antes de la elección primaria del 7 de junio, aseveró.

Sin embargo, la portavoz del Fondo Educativo de NALEO, Paula Valle le dijo a EGP que el número de nuevos votantes latinos puede ser mayor, añadiendo que esperan que más de 3,839,000 latinos en California voten en la elección presidencial de noviembre.

“Esto marcaría un aumento del 22 por ciento en el número de votantes latinos en el estado en comparación con la elección del 2012, y un 12 por ciento de aumento en la participación de latinos en la votación en el estado en comparación con la elección de 2012”, dijo.

Ambos coinciden que se necesita un mayor esfuerzo para movilizar el voto latino en California.

“… Escasos recursos han encontrado su camino a los grupos latinos para registrarlos a tiempo en el ciclo electoral a pesar de las promesas de las fuentes de financiación nacionales, así como los partidos y candidatos”, opinó González. Añadió que los aumentos en el registro general de votantes “era probablemente entre los no latinos y/o reflexionaba mucho los registros de aquellos que se habían mudado”.

Del total del número proyectado de votantes latinos elegibles en EE.UU. en 2016, alrededor del 44% o 27,3 millones son la generación de “millenials”, entre las edades de 18 y 34 años, de acuerdo con el Centro de Investigación Pew.

Inmigrantes y activistas tienen la esperanza que el voto latino podría ayudar para una reforma migratoria. (CHIRLA)

Inmigrantes y activistas tienen la esperanza que el voto latino podría ayudar para una reforma migratoria. (CHIRLA)

“Los latinos de edad elegible para votar que no están registrados usualmente se registrarían a votar si son contactados directamente”, pero no se registrarán si no sienten una conexión con el proceso político/electoral, explicó González sobre el potencial de votación insatisfecho.

Las organizaciones no se centran exclusivamente en los latinos y pasan más tiempo educando a votantes que en registrar nuevos votantes, González le dijo a EGP, agregando que están exagerando su éxito para complacer a los donantes.

La investigación llevada a cabo por el Foro Nacional de Inmigración encontró que el 91 por ciento de los residentes legales permanentes quieren convertirse en ciudadanos de Estados Unidos, pero el 61por ciento no ha recibido información sobre el proceso.

La New Americans Campaign (Campaña de Nuevos Americanos)—una coalición de varias organizaciones no lucrativas que asisten en el proceso de naturalización—ayuda a cerrar la brecha de la información y les muestra a los residentes permanentes legales que convertirse en ciudadano no es tan caro o tan difícil como piensan, dijo a EGP la asociada de comunicaciones Meredith Brandt.

Convertirse en un ciudadano de Estados Unidos trae sus propios beneficios, incluyendo el derecho al voto, señaló. “Este derecho otorga a las comunidades de inmigrantes el poder de expresar sus prioridades en todas las cuestiones que afectan a sus familias y sus comunidades”, dijo Brandt.

Claudia Carrasco, 32, residente legal permanente por 14 años, le dijo a EGP que últimamente está más interesada en convertirse en ciudadana.

“Todavía estoy sorprendida de que incluso con los comentarios racistas [de Trump] y comentarios intolerantes hacia todas las minorías, fue elegido como el candidato republicano” para ser presidente, le dijo a EGP.

Carrasco no podrá votar en noviembre, pero dice que planea hacer campaña por la candidata demócrata. Ella está de acuerdo en que los latinos que no hablan inglés necesitan más información acerca de la importancia de la ciudadanía y el proceso de votación.

González dice que espera que el estudio de WCVI ayudará a proveer la información necesaria a líderes comunitarios para hacer frente al problema de lento crecimiento de registro de votantes latinos en California.

Los contadores de números dicen que los latinos son cínicos en la votación, porque no hacen nada para contrarrestar los ataques contra ellos, dijo González. “Tal vez lo somos… ¿pero la respuesta a eso realmente va a ser nada? Esperamos que no, porque entre nuestro tamaño y el creciente número de votantes elegibles, el poder de cambiar esta situación ya es nuestro”.

 

Para más información sobre como hacerse ciudadano visite:

The New Americans Campaign

NALEO o llame a su línea gratuita bilingüe al (888) 839-8682

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

Supreme Court Deadlocks on DAPA and Extended DACA

June 23, 2016 by · Leave a Comment 

Local immigration-rights activists expressed disappointment today in the U.S. Supreme Court’s inability to reach a decision on President Barack Obama’s effort to expand deportation protection to millions of parents of U.S.-born children, but they vowed to continue fighting for change in immigration policy.

“Today’s Supreme Court decision blocking President Obama’s executive action on immigration means that the estimated 1 million undocumented immigrants in Los Angeles County, one in every 10 Los Angeles residents, will be denied the ability to work with the safety of legal authorization and protection from deportation”, said Rusty Hicks, executive secretary-treasurer of the Los Angeles County Federation of Labor.

“We in the Los Angeles labor movement will not let this legal setback deter our work on the ground”, Hicks said. “We stand in support of all workers exercising their rights on the job and in the community. We will continue to support immigrants, including undocumented immigrants, in seeking a better wage, better workplace conditions and protection from wage theft that is running rampant throughout our country”.

Immigrants and activists said to be disappointed for SCOTUS decision on DACA and DAPA. (CHIRLA)

Immigrants and activists said to be disappointed for SCOTUS decision on DACA and DAPA. (CHIRLA)

Obama’s executive action, announced two years ago, would have allowed immigrants who are the parents of U.S. citizens or legal permanent residents to request relief from deportation and authorization to work for three years. To qualify, they must have been in the country for more than five years, pass a criminal background check, pay fees and show that their child was born prior to the issuance of the executive order.

Once qualified, they would have also had to pay taxes.

The order also would have expanded the existing Deferred Action for Childhood Arrivals program, which protects immigrants who were brought into the country illegally as children, by removing the upper age limit of 30. The DACA program would have been amended to offer three years of protection from deportation, up from the previous two years.

The actions were challenged in court by officials in several states, and a lower court judge issued an order blocking the actions, leading to the appeal to the U.S. Supreme Court. The nation’s highest court — still short one member—split today 4-4, meaning the lower court ruling remains in effect.

“Justice turned its back to millions today and the politics of obstruction and xenophobia have triumphed instead,” said Angelica Salas, executive director of the Coalition for Humane Immigrant Rights of Los Angeles.

“A dark sunset approaches our land when justice, compassion and respect for history are ignored by a divided court.”

Los Angeles Mayor Eric Garcetti said he was disappointed in the court’s inability to reach a decision, saying it will create uncertainty for immigrant families that could be split up by deportation.

“That’s not what America stands for,” he said. “No matter what happens in Washington, the city of Los Angeles remains committed to supporting all families.”

Tribunal Supremo Mantiene Bloqueados los Programas DAPA y DACA Extendido

June 23, 2016 by · Leave a Comment 

Activistas y líderes defensores de los inmigrantes de Los Ángeles lamentaron el empate registrado hoy Jueves en la Corte Suprema sobre las medidas migratorias del presidente Barack Obama, por lo que se mantiene el bloqueo a este alivio ejecutivo.

“Estamos estancados como comunidad”, declaró a Efe Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA).

“Yo me siento muy frustrada porque siempre están deteniendo las decisiones de nuestra comunidad. Un empate no es una decisión, pero al no poder decidir (la Corte Suprema) nuestra comunidad no puede solicitar esa protección contra la deportación”, lamentó.

El Supremo empató (4-4) sobre la legalidad de las medidas presidenciales conocidas como Acción Diferida para Padres (DAPA) y la extensión de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

A pesar de este revés, los líderes anunciaron que seguirán impulsando la lucha en distintos frentes para proteger la unión de las familias y para buscar una solución estable a la situación de los indocumentados.

Activistas pro-inmigrantes se reunieron esta mañana en CHIRLA para hablar sobre la decisión del Supremo. (Cortesía CHIRLA)

Activistas pro-inmigrantes se reunieron esta mañana en CHIRLA para hablar sobre la decisión del Supremo. (Cortesía CHIRLA)

“Es un poco triste dado que las familias que necesitan protección contra la deportación no van a tenerla debido a esta decisión”, declaró a Efe Martha Arévalo, directora ejecutiva Centro de Recursos Centroamericanos, Carecen.

“Son familias que todos los días tienen el miedo de ser separadas, de ser deportados, de separarse sus hijos y todavía tienen que vivir con ese miedo y en las sombras”, reclamó la activista.

Arévalo destacó cómo, aunque se ha luchado para que DAPA y DACA+ se puedan aplicar, en ningún momento se ha detenido la lucha por otras metas como la reforma migratoria o el trabajo independiente de las autoridades locales con respecto a las de inmigración.

“Nosotros no hemos dejado de buscar un alivio permanente, una reforma justa. Somos una comunidad sofisticada que -como dicen en inglés- puede ‘caminar y mascar chicle al mismo tiempo’, y que puede y debe pelear por muchas cosas”, aseguró Arévalo.

Salas responsabilizó al Partido Republicano por la falta de resultados favorables a los inmigrantes indocumentados.

“Inmediatamente le pedimos a la comunidad que nos sigamos organizando para crear más poder, para frenar esas deportaciones que siempre nos están atacando, pero también para mantener responsables a los republicanos que nos han atacado una y otra vez”, reclamó la líder de CHIRLA.

Programa de Acción Diferida Cumple 4 Años Desde Su Implementación

June 16, 2016 by · Leave a Comment 

Al cumplirse el 15 de junio cuatro años del inicio de un programa que ofrece permisos de trabajo a jóvenes indocumentados en el país, y que hasta la fecha ha beneficiado a más de 728.000 personas, muchos resaltan sus logros mientras sigue en suspenso una ampliación de la medida.

La Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés), creada mediante una orden ejecutiva del presidente Barack Obama, ha permitido que según cifras oficiales más de 728.000 jóvenes que cumplen los requisitos reciban un permiso de trabajo, un número de seguro social y, en algunos estados, licencias de conducir.

“DACA marcó un hito en el movimiento de los derechos de los inmigrantes”, señaló a Efe Pedro Trujillo, organizador de la Red del Sueño de California (CDN, en inglés) y beneficiario de la medida.

El concejal del Distrito 14, Gil Cedillo dijo en un comunicado que el miercoles “celebramos” DACA, un programa que ha cambiado por completo las circunstancias para muchos jóvenes y sus familias, que antes de esta acción, se sentían desesperados y estancados.

“He visto personalmente cómo la Acción Diferida ha ayudado a los miembros de nuestra comunidad, y miembros de mi propio personal. Yo empleo tres destinatarios DACA en mi oficina y que forman parte integrante de mi equipo”, añadió el concejal, autor de la Ley del Sueño en California y la ley de licencias de conducir AB60.

“DACA ha abierto puertas que anteriormente estaban cerradas para mí”, aseguró Ana Maciel, una beneficiaria de 21 años, graduada de la Universidad de California Davis y actualmente estudiante de la Universidad de California Los Ángeles.

“Sin él yo no hubiera sido capaz de estar en la escuela, viajar fuera del país o graduarme. Se les ha dado una esperanza a muchas familias inmigrantes -incluyendo la mía- aunque todavía no es una solución permanente o inclusiva”, anotó Maciel.
Para Rodrigo Beteta, un joven de 18 años estudiante de primer año de la Universidad de California Berkeley, “lo más importante y la bendición más grande (de DACA) es la protección de la deportación, de ser arrancado de mi familia en cualquier momento”.

Pese a la celebración de DACA, Trujillo de 27 años dice que todavía hace falta que se ponga en marcha un programa semejante que ofrece beneficios similares a los padres indocumentados cuyos hijos son ciudadanos estadounidenses o residentes legales, actualmente en suspenso por una batalla legal.

“(DACA) ha reconocido y valorado la existencia de los jóvenes, de la juventud inmigrante, pero no la de nuestras familias enteras”, afirmó el joven activista.
La puesta en marcha de DAPA, el equivalente para padres de la Acción Diferida, así como una extensión de DACA, se encuentran suspendidas, pendientes de un pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia que podría darse en los que resta de junio.

“Tenemos la esperanza de que el Tribunal Supremo se pronunciará a favor de proporcionar alivio a los millones de personas que viven en los EE.UU. sin un estatus legal”, dijo el concejal Cedillo refiriéndose a las medidas migratorias estancadas.. “Oro para que la justicia este de nuestro lado y con las familias que viven en Estados Unidos,” agregó.
El programa federal DAPA y la extensión de DACA fueron suspendidas como consecuencia de una demanda presentada por el estado de Texas a la que se unieron otros 25 estados del país, con Gobiernos de mayoría republicana, en una decisión jurídica que fue respaldada por una corte de apelaciones.

No obstante, el gobierno federal apeló la decisión y ahora es la Corte Suprema de Justicia la que debe pronunciarse al respecto, y se espera que lo haga este mes.

¿Vale la Pena la SB10? ¿Qué es una Exención?

June 16, 2016 by · Leave a Comment 

Nidia Torres dice que pagar una multa por no tener seguro de salud es injusto al no ser elegible para un plan asequible y no es fácil encontrar cobertura de salud cuando no se sabe  por donde comenzar.

Torres, 34, tiene el estatus de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), haciéndola elegible para un aplazamiento de la deportación y un permiso de trabajo, pero no para el seguro de salud a través de la Ley de Asistencia Médica Asequible (ACA)—también conocida como Obamacare—debido a su estatus cuasi-legal.

Read this article in English: Dreamers In Search of Affordable Health Care

Sin embargo, la medida estatal SB10—conocida como la Exención #Health4All—firmada por el gobernador Jerry Brown el viernes le podría abrir las puertas a la cobertura médica a ella y a otros beneficiarios de DACA y personas indocumentadas que actualmente están excluidos del Obamacare, puesto que no son considerados con presencia legal en el país.

Mientras que muchos celebran la legislación como un paso positivo hacia la inclusión de los inmigrantes, su impacto puede ser más simbólico que práctico, ya que no les da acceso a los subsidios que a menudo permiten que una cobertura sea asequible.

 

Exención #Health4All 

La SB10, escrita por el senador Ricardo Lara (D-Bell Gardens), permite a California pedir una exención federal para permitir que los inmigrantes indocumentados y los beneficiarios de DACA utilicen su propio dinero para comprar un seguro de salud a través de Covered California, el mercado de seguros en línea del estado. Bajo ACA, los estados pueden solicitar una exención para modificar provisiones de la ley basada en las directrices establecidas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.

“Este proyecto de ley presenta una oportunidad histórica para que California se convierta en el primer estado en la nación para solicitar una exención federal”, dijo el senador Lara el viernes en un comunicado.

De ser aprobada, la exención de California no tendrá ningún impacto financiero en el gobierno federal porque la SB10 no permite que indocumentados ni beneficiarios de DACA reciban subsidios del gobierno que reducen el costo de las primas mensuales.

Sin embargo, los defensores lo ven como un paso importante hacia adelante, y Covered California estima que unas 50.000 personas adicionales—que ganan demasiado dinero para calificar para Medi-Cal—podrán comprar cobertura a través del mercado si la exención es aprobada.

Nidia Torres junto a su hija Jimena es beneficiaria de DACA. (Cortesía de Nidia Torres)

Nidia Torres junto a su hija Jimena es beneficiaria de DACA. (Cortesía de Nidia Torres)

Torres, quien es madre soltera de una niña y gana $23.000 al año, le dijo a EGP que su ingreso es considerado demasiado alto para calificar para Medi-Cal, pero no lo suficientemente alto como para adquirir un seguro médico por su cuenta.

“He estado queriendo ir al médico para un examen físico y me dijeron que cuesta alrededor de $100” porque no tengo seguro, le dijo a EGP, explicando que optó ir a una clínica comunitaria y hacer un solo pago en vez de tratar de pagar mensualmente por un seguro que tal vez no ocupe constantemente.

“No es que no quiera comprar la cobertura, pero es que no me alcanza”, le dijo a EGP.

La SB10 no le dará acceso a un plan asequible para su bolsillo.

El portavoz de Lara, Jesse Melgar le dijo a EGP que a pesar de que no habrá subsidios bajo la SB10, esta propuesta si lucha por atención de salud médica para todos.

Hay alrededor de 390.000 inmigrantes indocumentados que ganan demasiado para calificar para Medi-Cal, dijo Melgar. “De ellos, se estima que el 10% ganan más del 400% del FPL (límite de pobreza federal) que significa que no serían elegibles para ningún subsidio independientemente de su estatus migratorio”.

Reconocemos que la SB10 haría un cambio modesto pero “creemos que aun así el cambio es importante, más allá del simbolismo de la inclusión y de una política explícita de exclusión en el ACA”, Anthony Wright, director ejecutivo de Acceso a la Salud de California le dijo a EGP.

Con más del 70% de los californianos indocumentados en familias de estatus mixto, esto significa que muchos obtendrán subsidios, dijo Wright, citando dos ejemplos donde personas se beneficiarían al obtener acceso a Covered California.

El primero es una familia de tres; el niño recibe cobertura gratis de Medi-Cal, uno de los padres tiene cobertura con subsidio por alrededor de $50 al mes, y el otro paga alrededor de $250 al mes para una cobertura sin subsidio.

“Como familia, en sus ingresos, $300 podrían ser un esfuerzo, pero podría realizarse dependiendo como priorizan”, explicó.

El acceso a Covered California también beneficiaría a las personas que tienen los medios para pagar por la cobertura, como a los trabajadores contratados en el Silicon Valley que no tienen cobertura de salud patrocinado por el empleador, dijo Wright.

Residentes de Los Ángeles sin seguro médico tienen la opción de visitar clínicas comunitarias para recibir sus servicios de salud. (EGP foto por Jacqueline García)

Residentes de Los Ángeles sin seguro médico tienen la opción de visitar clínicas comunitarias para recibir sus servicios de salud. (EGP foto por Jacqueline García)

El portavoz de Covered California, Dana Howard le dijo a EGP que en la actualidad los inmigrantes indocumentados pueden comprar seguro médico privado, pero la aprobación de la SB10 beneficiaría a las familias de estatus mixtos haciendo “más fácil el comprar sus servicios [médicos] en un solo lugar”.

Sin embargo, en una entrevista con California Healthline, el agente de seguros Alex Hernández dijo que la gente no se apresura a comprar planes de salud, debido al alto costo.

Hernández calcula que una mujer en sus 20 años, que gana alrededor de $45.000 al año, tendría que pagar $304 por mes para un plan estándar de Anthem Blue Cross a través del intercambio del mercado de salud. Si compra ese mismo plan directamente de Anthem, le costaría $303.30, le dijo a California Healthline.

Dar acceso a todos los californianos a Covered California hace que el sistema de salud sea más inclusivo y eficiente, sostiene Maricela Rodríguez, gerente de programa con The California Endowment.

“No todos los individuos indocumentados podrán pagar el cuidado de salud a través de Covered California y seguirán siendo excluidos de Medi-Cal”, le dijo a EGP en un correo electrónico, reconociendo que la medida no es una solución total.

“Sin la ayuda de subsidios, la asequibilidad seguirá siendo una barrera para muchos. Es por eso que este es sólo un primer paso y junto a defensores y líderes políticos, vamos a seguir luchando por la justicia de salud para todos”, enfatizó.

El gobierno federal tiene 225 días para conceder o denegar el permiso.

 

¿Excluido de Obamacare? No hay multa por no tener seguro médico

Mientras tanto, los inmigrantes indocumentados y beneficiarios de DACA, al igual que Torres, que fueron excluidos de Obamacare pero multados por no tener seguro de salud pueden solicitar un reembolso y una exención ante futuras sanciones.

Cuando Torres presentó sus impuestos en el 2015 con H&R Block fue penalizada alrededor de $200 por no tener seguro de salud en el 2014. “Yo no sabía que estaba exenta”, dijo.

La página web de Covered California establece que los beneficiarios de DACA y los inmigrantes indocumentados son elegibles para una exención de impuestos por no tener seguro médico.

Sin embargo, no todos los preparadores de impuestos saben de la exención y muchos harán que sus clientes paguen la multa. Es importante que los beneficiarios de DACA expliquen su estado legal a su preparador antes de presentar sus impuestos, dice Elba Schildcrout, directora del departamento de Riqueza Comunitaria y preparadora de impuestos en East LA Community Corporation (ELACC).

ELACC esta asociado con el programa de Asistencia Voluntaria para Presentación de Impuestos (VITA)—del Servicio de Impuestos Internos—para ayudar sin costo alguno a contribuyentes de bajos y medianos ingresos a presentar sus impuestos.

Una vez que los beneficiarios de DACA han revelado su estado, los preparadores de impuestos deben presentar la Forma 8965 Health Coverage Exemptions (Exenciones de Cobertura de Salud) junto con su declaración de impuestos 1040.

Quienes han pagado la multa por error pueden presentar una enmienda para recuperar su dinero, dijo Schildcrout.

El proceso es factible, aseveró, pero agregó que los preparadores de impuestos generalmente cobran para presentar una enmienda.

Es triste ver que los clientes pagan por una enmienda a una declaración de impuestos que estuvo mal hecha, Schildcrout le dijo a EGP.

El programa VITA puede ayudar a beneficiarios de DACA a presentar una enmienda, libre de costo, si pagaron una multa en el pasado por no tener un seguro de salud, confirmó Schildcrout.

 

La serie de tres partes fue producida como un proyecto para California Health Journalism Fellowship, un programa del Centro de Periodismo de la Salud de la Escuela de Comunicaciones y Periodismo de USC Annenberg.

Para leer Parte 1:  DACA y Obamacare: ¿Quién Califica?

Para leer Parte 2: El desafío de la salud en hogares con estatus mixtos.

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

SB10 is it worth it? What is an exemption?

June 16, 2016 by · Leave a Comment 

Nidia Torres says paying a penalty for not having health insurance is unfair if you can’t qualify for an affordable plan. It’s not easy to find health care coverage when you don’t even know where to start looking, she says.

Torres, 34, has Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA) status, making her eligible for a reprieve from deportation and a work permit, but not for health insurance through the Affordable Care Act (ACA) —also known as Obamacare—due to her quasi-legal status.

Lea este artículo en Español: Soñadores en Busca de Cuidado de Salud Asequible

Senate Bill 10 – the #Health4All Waiver – signed by Gov. Jerry Brown Friday, however, could open the door to coverage for her and other DACA recipients and people who are undocumented now excluded from ACA coverage because they are not considered lawfully present in the country.

While many cheer the legislation as a positive step toward inclusion for immigrants, its impact may be more symbolic than practical since it does not give them access to the subsidies that are often what makes coverage affordable.

 

#Health4All Waiver

SB 10, authored by Sen. Ricardo Lara (D-Bell Gardens), allows California to seek a federal waiver to allow undocumented immigrants and DACA recipients to use their own money to buy health insurance through Covered California, the state’s online marketplace. Under ACA, states can apply for a waiver to modify provisions of the law based on guidelines set by the U.S. Department of Health and Human Services.

“This bill presents an historic opportunity for California to become the first state in the nation to request a federal waiver,” said Sen. Lara Friday in a statement.

If approved, California’s waiver will have no financial impact on the federal government because SB10 does not allow DACA recipients or the undocumented to receive the government subsidies that lower the cost of monthly premiums.

Nevertheless, proponents see it as an important step forward, and Covered California estimates as many as 50,000 more people — who make too much money to qualify for Medi-Cal — may buy coverage through the marketplace if the waiver is approved.

Nidia Torres, mother of one, is a DACA recipient with no health coverage. (Courtesy of Nidia Torres)

Nidia Torres, mother of one, is a DACA recipient with no health coverage. (Courtesy of Nidia Torres)

Torres, a single mother of one, makes about $23,000 a year, which she told EGP is too high to qualify for Medi-Cal but not high enough to purchase insurance on her own.

“I have been wanting to go to the doctor for a physical exam but I was told it is about $100” since I don’t have insurance, she told EGP, explaining she opted to pay for a one-time visit at a community clinic rather than struggle to pay monthly for insurance. “It’s not that I don’t want to buy the coverage, but I can’t afford it,” she told EGP. SB10 will not give her access to a plan she can afford.

Lara’s spokesperson Jesse Melgar told EGP that even though subsidies are not provided under SB 10, it does fight for health care for all.

There are about 390,000 undocumented immigrants who earn too much to qualify for Medi-Cal, said Melgar. “Of those, an estimated 10% earn over 400% of FPL meaning they would not be eligible for any subsidies regardless of immigration status.”

We recognize that SB10 would make a modest change but “we think the change is still important, beyond the symbolism of inclusion and of an explicitly exclusionary policy in the ACA,” Anthony Wright, executive director of Health Access California told EGP.

With over 70% of undocumented Californians in mixed-status families, it means many will get subsidies, said Wright, citing examples of two situations where people will benefit from access to Covered California. The first involves a family of three, with the child receiving free Medi-Cal, one spouse getting subsidized coverage for about a $50 a month, and the other spouse paying about $250 a month for unsubsidized coverage.

“As a family, on their income, $300 might be a stretch, but it might be doable depending on how they prioritize it,” he explained.

Access to California’s health exchange would also benefit people who have the means to pay for coverage, like contract workers in the Silicon Valley who do not have employer sponsored health coverage, Wright said.

#Health4All campaign informs the immigrant community about their options for health care services. (EGP photo by Jacqueline Garcia)

#Health4All campaign informs the immigrant community about their options for health care services. (EGP photo by Jacqueline Garcia)

Covered California spokesperson Dana Howard told EGP undocumented immigrants can currently buy private health insurance, but approval of the SB 10 waiver would benefit families in mixed status making it “easier for them to purchase their service in one place.”

In an interview with California Healthline, however, insurance agent Alex Hernandez said people are not rushing to buy health care plans because of the high-cost. Hernandez calculated that a woman in her mid-20s, making about $45,000 a year, would pay $304 per month for a standard Anthem-Blue Cross plan through the exchange. If she buys that same plan directly from Anthem, it would cost $303.30, he told California Healthline.

Giving all Californians access to Covered California makes the health care system more inclusive and efficient, contends Maricela Rodriguez, a program manager with The California Endowment.
“Not all undocumented individuals will be able to afford health care through Covered California and will remain ineligible for Medi-Cal,” she told EGP in an email, acknowledging that the measure is not a total solution.

“Without the assistance of subsidies, affordability will continue to be a barrier for many. Which is why this is only a first step and why we, along with advocates and policy leaders, will continue to fight for health justice for everyone,” she said.

The federal government has 225 days to grant or deny permission.

 

Excluded from Obamacare? No Penalty for Not Having Insurance

In the meantime, DACA recipients and undocumented immigrants, like Torres, who were excluded from Obamacare but penalized for not having health insurance can seek a refund and exemption from future penalties.

When Torres filed her 2015 taxes through H&R Block she was penalized about $200 for not having health insurance in 2014. “I didn’t know I was exempted,” she said.

The Covered California website states that DACA recipients and undocumented immigrants are eligible for an exemption to the tax penalty for being uninsured.

Not every tax preparer is aware of the exemption, however, and many will just have their clients pay the penalty. It’s important for DACA recipients to explain their status to their tax preparer before they file, says Elba Schildcrout, Community Wealth Dept. director and tax preparer at East LA Community Corporation (ELACC).

ELACC partners with Volunteer Income Tax Assistance (VITA)—an Internal Revenue Service program to help low- and moderate-income taxpayers file returns at no cost.

Once DACA recipients have disclosed their status, tax preparers must file Form 8965 Health Coverage Exemptions along with their 1040 tax return.

DACA recipients who previously paid the penalty can file an amendment to get their money back, said Schildcrout.

The process is doable, she said, but added that tax preparers usually charge to file the amendment.

It’s sad to see clients pay for an amendment to a tax return that was done wrong, she told EGP.

According to Schildcrout, the VITA program can help DACA recipients who were charged a penalty for not having health insurance to file the amendment at no cost.

The three-part series was produced as a project for the California Health Journalism Fellowship, a program of the Center for Health Journalism at the USC Annenberg School for Communication and Journalism.

To read Part 1: DACA and Obamacare: Who Qualifies?

To read Part 2: The Health Challenge In Mixed-Status Homes

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

 

 

El Desafío de la Salud en Hogares Con Estatus Mixtos

June 9, 2016 by · Leave a Comment 

La residente de Huntington Park Stephanie Martínez tenía sólo cinco años de edad cuando sus padres la trajeron a vivir a EE.UU. como indocumentada. Ahora a sus 23 años, ella es una de las aproximadamente 853.000 personas en el país que tienen un estatus temporal cuasi-legal a través de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) promulgada por el presidente Obama en 2012.

También hoy en día ella tiene un seguro de salud, pero al igual que muchos en su situación el camino hacia la cobertura estuvo lleno de obstáculos complicado por el estatus mixto de inmigración de su familia y un ingreso familiar combinado considerado demasiado alto para calificar para los subsidios de salud, pero demasiado bajo para pagar un seguro privado.

Read this article in English: Dreamers in Search of Affordable Health Care

Bajo DACA, los jóvenes entre 16 y 31 años de edad que fueron traídos al país ilegalmente cuando eran niños pueden evitar temporalmente la deportación y trabajar legalmente en EE.UU. siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos, como asistir o terminar la preparatoria y pasar una prueba de antecedentes criminales.

Para muchos que han calificado hay un sentido de normalidad, de no vivir más bajo la sombra de la sociedad, a menos que al igual que Stephanie vivan en un hogar de “estatus mixto”, donde algunos miembros de la familia son ciudadanos, residentes legales, o beneficiarios de DACA, pero otros son indocumentados.

Cuando fue promulgada en 2014, la Ley de Asistencia Asequible (ACA)—también conocida como Obamacare—los beneficiarios de DACA, comúnmente conocidos como “soñadores”, y los inmigrantes indocumentados quedaron explícitamente excluidos para comprar cobertura de salud a través de los planes patrocinados por el gobierno ni a recibir créditos tributarios de primas u otros ahorros en el mercado.

“Es política,” dijo a EGP Gabrielle Lessard, abogada de política de salud con el Centro Nacional de Leyes de Inmigración, explicando que la Administración Obama sabía que se enfrentaría a una reacción violenta si se permitiera a los indocumentados y beneficiarios de DACA participar en el programa, pese a que pagan impuestos, los mismos que ayudan con subsidios a la cobertura.

A su corta edad, Stephanie no estaba preocupada por no tener seguro de salud; después de todo, es joven y saludable. Sin embargo, no se podía decir lo mismo de su padre Álvaro Martínez, quien sufre de diabetes y necesita atención médica constante. Él enfrenta una lucha para obtener atención médica asequible debido a su estatus de indocumentado.

La familia Martínez es considerada una familia de estatus mixto donde los padres son indocumentados y los hijos son beneficiarios de DACA. (Cortesía de Stephanie Martínez)

La familia Martínez es considerada una familia de estatus mixto donde los padres son indocumentados y los hijos son beneficiarios de DACA. (Cortesía de Stephanie Martínez)

Así que el año pasado, cuando el padre de Stephanie le pidió que solicitara cobertura de salud para la familia a través del seguro de salud del estado, Covered California, ella aceptó  y llenó la solicitud en una feria de salud patrocinada por AltaMed.

Laura Ochoa coordinadora de mercadeo, trabaja en el programa de AltaMed “Soñadores y Medi-Cal” que revisa si beneficiarios de DACA son elegibles para el programa de Medi-Cal del estado para familias de bajos ingresos, incluyendo a beneficiarios de DACA que pudieran calificar para la cobertura bajo el reconocimiento del estado de individuos que se encuentran residiendo permanentemente en EE.UU. protegidos por la ley de color (PRUCOL por sus siglas en inglés), una categoría de elegibilidad para beneficios públicos creado por los tribunales.

Según los funcionarios de inmigración de EE.UU., “un individuo puede ser elegible para Medicaid (Medi-Cal), si es un extranjero que reside en EE.UU. con el conocimiento y permiso del Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) y el INS no contempla exigir la salida del extranjero”, como es el caso de los beneficiarios de DACA.

Los destinatarios de DACA de California y Nueva York cumplen con la norma PRUCOL, dijo Lessard.

Algunos requisitos para calificar para el Medi-Cal de California para los beneficiarios de DACA incluye que tengan un permiso de trabajo válido, un número de seguro social, identificación y prueba de sus ingresos, dijo Ochoa.

Pero el caso de Stephanie era más complicado. Los ingresos combinados de la familia de $46,000 superó el máximo nivel de pobreza federal (FPL) del 138%, o $33.534 al año para una familia de cuatro. Su estado migratorio mixto—sus padres son indocumentados—también hizo que la cobertura de grupo a través del mercado de salud fuera poco probable. El seguro privado es demasiado caro, dijo Stephanie.

Un estudio realizado por el Dream Resource Center del UCLA Labor Center encontró que uno de cada diecisiete niños en EEUU viven en hogares de estatus mixto migratorio.

“Las familias de estatus mixto son un grupo demográfico que crece en Estados Unidos” y su resultado de salud proporciona información sobre el futuro de la salud de la población de EEUU, de acuerdo al estudio “Sin Papeles y Sin Seguro; Un informe de cinco partes sobre jóvenes inmigrantes y la lucha por cuidados de salud en California”.

Stephanie estudia en el Colegio de Santa Mónica y trabaja a tiempo parcial. Dice que es todavía depende de su familia en necesidades básicas como comida y techo.

Según Ochoa, la mejor opción para Stephanie era aplicar como un individuo. Ella dijo que los estudiantes que ganan alrededor de $10.000 podrían calificar para Medi-Cal incluso si sus padres los reclaman como dependientes.

“Si son estudiantes de medio tiempo y trabajadores de medio tiempo, lo más probable es que son elegibles”, agregó.

A principios de este año Stephanie aplicó de nuevo pero esta vez sola y fue aprobada para la cobertura de Medi-Cal mediante L.A. Care Health Plan comenzando el primero de junio.

Stephanie Martinez revisa los documentos que recibió de Medi-Cal (EGP foto por Jacqueline García)

Stephanie Martinez revisa los documentos que recibió de Medi-Cal (EGP foto por Jacqueline García)

Mientras exploraban opciones para la familia, Stephanie también descubrió que el Sr. Martínez califica para la cobertura mediante el programa Capacidad de Pago (ATP) del condado de Los Ángeles, que ofrece servicios de salud asequibles para los residentes del condado de LA que no califican para planes de Medi-Cal, Medicare o Covered California independientemente de su situación migratoria.

El programa es gratis para “individuos con ingresos iguales o menores de $1.367 por mes” y tiene una “[opción] de bajo costo para las personas con ingresos por encima de $1.367 por mes”, como es el caso del Sr. Martínez.

Los solicitantes de ATP sólo pagan por el mes que visitan el hospital o sus clínicas asociadas. Los servicios incluyen visitas al médico y de emergencia, pruebas y medicamentos, explica la página de Internet de Servicios de Salud del Condado de Los Ángeles.

El estudio “Sin Papeles y Sin Seguro”, afirma que la salud de los californianos indocumentados es crucial para el bienestar del estado.

Los investigadores recomiendan expandir ACA a todos los californianos sin importar su estatus migratorio o nivel de ingresos.

“No hay tal cosa como la salud individual; toda la salud es pública y común”, afirma el estudio.

El proyecto de ley SB 10, la exención de la salud para todos, del senador estatal Ricardo Lara, fue recientemente aprobada por los legisladores del estado y podría permitir que los inmigrantes indocumentados compren cobertura de salud a través del mercado de Covered California, pero requeriría primero la aprobación federal.

Martínez le dijo a EGP que ella esta contenta ahora tiene un seguro de salud, pero todavía se preocupa por los problemas de salud de su padre. “Él tiene más necesidad que yo”, dijo.

 

La serie de tres partes fue producida como un proyecto para California Health Journalism Fellowship, un programa del Centro de Periodismo de la Salud de la Escuela de Comunicaciones y Periodismo de USC Annenberg.

 

Para leer Parte 1:  DACA y Obamacare: ¿Quién Califica?

Para leer Parte 3: ¿Vale la pena la SB10? ¿Qué es una exención?

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

The Health Challenge In Mixed-Status Homes

June 9, 2016 by · Leave a Comment 

Huntington Park resident Stephanie Martinez was just five years old when her parents brought her illegally to live in the United States. Now 23, she’s one of an estimated 853,000 people in the country who have temporary, quasi-legal status through President Obama’s Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA) program enacted in 2012.

Today she has health insurance, but like so many in her situation the road to coverage was filled with obstacles, complicated by her family’s mixed-immigration status and a combined household income slightly too high to qualify for health subsidies but too low to pay for private insurance.

Under DACA, young people between the ages of 16 and 31 who were brought to the country illegally as children can temporarily avoid deportation and work legally in the U.S., provided they meet certain eligibility requirements, such as attending or completing high school and passing a criminal background check.

Lea este artículo en Español: Soñadores en Busca de Cuidado Asequible

For many who have qualified there’s a sense of normalcy, of no longer living in society’s shadow, that is unless like Stephanie you live in a “mixed-status” home, where some members of your family are citizens, legal residents, or DACA recipients, but others are undocumented.

When enacted in 2014, the Affordable Care Act (ACA)—also known as Obamacare—explicitly excluded DACA recipients – often referred to as “dreamers” – and undocumented immigrants from buying health insurance from state or federally sponsored health insurance marketplaces and the premium tax credits, subsidies and other savings on marketplace plans.

“It’s political,” Gabrielle Lessard, a health policy attorney with the National Immigration Law Center told EGP, explaining that the Obama Administration knew it would face a backlash if the undocumented and DACA recipients were allowed to take part in the program, even though they pay into the tax pool that subsides the coverage.

In her early twenties, Stephanie wasn’t worried about not having health insurance; after all, she’s young and healthy. The same couldn’t be said for her father Alvaro Martinez who suffers from diabetes and needs ongoing medical attention, but struggles to get care because he is undocumented.

So last year, when Stephanie’s father asked her to apply for health coverage for the family through the state’s health exchange, Covered California, she gladly filled out the application at a local health fair sponsored by AltaMed.

Marketing Coordinator Laura Ochoa works on AltaMed’s “Dreamers and Medi-Cal” program, which screens DACA recipients for eligibility for the state’s Medi-Cal program for low-income families. DACA recipients can qualify for coverage under the state’s recognition of the Permanently Residing in the United States Under Color of Law (PRUCOL), a public benefits eligibility category created by the courts.

According to US immigration officials, “an individual may be eligible for Medicaid (Medi-Cal), if the individual is an alien residing in the United States with the knowledge and permission of the Immigration and Naturalization Services (INS) and the INS does not contemplate enforcing the alien’s departure,” as in the case of DACA recipients.

California and New York see DACA recipients as having met the PRUCOL standard, Lessard said.

Stephanie Martinez reviews the Medi-Cal documents she received by mail. (EGP photo by Jacqueline Garcia)

Stephanie Martinez reviews the Medi-Cal documents she received by mail. (EGP photo by Jacqueline Garcia)

Requirements to qualify for California Medi-Cal for DACA recipients include having a valid work permit, a social security number, identification and proof they are low-income, Ochoa told EGP.

But Stephanie’s case was more complicated. Her family’s combined household income of $46,000 exceeded the maximum Federal Poverty Level (FPL) of 138%, or $33,534 a year for a family of four to qualify for Medi-Cal. Their mixed-immigration status, her parents are still undocumented, also made group coverage through the health exchange unlikely. Private insurance is too expensive, Stephanie said.

A study by the UCLA Labor Center’s Dream Resource Center found that one in seventeen children in the U.S. live in mixed-immigration status homes.

“Mixed-status families are a growing demographic in the United States” and their health outcome provides insight into the health of the future of the U.S. population, according to “Undocumented and Uninsured; A five part Report on Immigrant Youth and the Struggle to Access Health Care in California.”

Stephanie attends Santa Monica College and works part-time. She says she’s still dependent on her family for necessities like food and the roof over her head.

According to Ochoa, Stephanie’s best option is to apply as an individual. She said students who earn about $10,000 could qualify for Medi-Cal even if their parents claim them as deductions.

“If they are part-time students and part-time workers, most likely they are eligible,” she added.

Earlier this year, Stephanie applied as an individual and was approved for Medi-Cal coverage effective June 1 through the L.A. Care Health Plan.

While exploring her family’s options, Stephanie also discovered that Mr. Martinez qualifies for coverage under Los Angeles County’s Ability to Pay (ATP) program, which offers affordable health services to L.A. county residents who do not qualify for Medi-Cal, Medicare or Covered California plans, regardless of their immigration status.

The program is free to “individuals with incomes at or below $1,367 per month” and has a “low-cost [option] for individuals with incomes above $1,367 per month,” which works for Mr. Martinez.

ATP applicants only pay for the month they visit the hospital or its partner clinics. Services include doctor and ER visits, hospital care, tests and medicines, explains the Health Services of L.A. County website.

The “Undocumented and Uninsured” study states that the health of undocumented Californians is crucial to the wellbeing of the state.

They recommend expanding ACA to all Californians regardless of their immigration status or income level.

“There’s no such thing as individual health; all health is public and communal,” states the study.

A bill by state Sen. Ricardo Lara, SB 10, the Health For All Waiver, recently approved by state lawmakers, could allow undocumented immigrants to buy health coverage through the Covered California online marketplace, but would first require federal approval.

Martinez told EGP she is happy she now has health insurance, but still worries about her father’s ongoing health issues. “He has more need than me,” she said.

Immigrants with one of the following statuses qualify to use the Marketplace:
•Lawful Permanent Resident (LPR/Green Card holder)

•Asylee •Refugee •Battered Spouse, Child and Parent

•Victim of Trafficking and his/her Spouse, Child, Sibling or Parent

•Individual with Non-immigrant Status, includes worker visas and student visas

•Deffered Action Status (Exeption: Deferred Action For Childhood Arrivals -DACA)

[For a full list of eligible statuses visit https://www.healthcare.gov/immigrants/immigration-status/]

 

The three-part series was produced as a project for the California Health Journalism Fellowship, a program of the Center for Health Journalism at the USC Annenberg School for Communication and Journalism.

 

To read Part 1: DACA and Obamacare: Who Qualifies?

To read Part 3: SB10 is it worth it? What is an exemption?

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

Next Page »

Copyright © 2016 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·