Supreme Court to Take Up Immigration Case

January 21, 2016 by · Leave a Comment 

East Los Angeles resident and immigration rights activist Isabel Medina woke up Tuesday to a text message saying the Supreme Court would review President Obama’s executive action on immigration.
“I was so excited, I woke up my kids and told them about the good news,” Medina told EGP in Spanish. “I called my husband at work and we celebrated one more step forward to legalization.”

Her two U.S. born children—ages seven and nine—didn’t quite comprehend the importance of the decision, she said. “But they were happy and said, ‘Mom, now you can go visit grandma [in Mexico]’” recalled Medina with tears on her eyes.

Lea este artículo en Español: Tribunal Supremo toma el Caso de Inmigración 

The Supreme Court justices’ decision to review the U.S. 5th Circuit Court of Appeals in New Orleans’ ruling in Texas v. United States gives hope to Medina and as many as five million immigrants in the country illegally who could get temporary relief from deportation under the president’s Deferred Action for Parents of Americans (DAPA) and expanded Deferred Action for Childhood Arrivals (DAPA) programs.

Announced by Obama in November 2014, DACA and DAPA would allow undocumented parents of U.S. born children and lawful permanent residents, and undocumented immigrants who arrived to the country as children and were over the age of 31 in 2012, to obtain protection against deportation and to receive a work permit and social security number.

On February 16, 2015—two days before expanded DACA would take effect— 26 predominately Republican states led by Texas filed a lawsuit to block the programs, claiming that Obama’s executive orders enacting the programs exceeded his authority under the US Constitution.

A Texas judge and the Fifth Circuit Court of Appeals panel in New Orleans agreed, stopping the programs from going into effect.

The Obama Administration and 15 states – including California -appealed the Fifth Circuit’s ruling to the Supreme Court.

Isabel Medina (center) and other activists celebrate the decision from the Supreme Court to hear the cases of DACA and DAPA. (EGP photo by Jacqueline Garcia)

Isabel Medina (center) and other activists celebrate the decision from the Supreme Court to hear the cases of DACA and DAPA. (EGP photo by Jacqueline Garcia)

“We know it’s legal, we know it’s common sense. We know it’s just a lawful exercise of executive discretion that has been legally used by presidents in both parties; [Dwight D.] Eisenhower, [Ronald] Reagan, [George W.] Bush, [Bill] Clinton and of course Obama,” said Angelica Salas, executive director of the Coalition for Humane Immigrant Rights in Los Angeles (CHIRLA) during a press conference responding to the announcement Tuesday morning.

“[Immigrants] are not hiding, they work hard every single day to support their families and to support this country’s economy…we need to stop deporting men, women and children who work hard,” added Maria Elena Durazo, general vice president for immigration, civil rights and diversity with UNITE HERE.

Justices will likely hear arguments in April; a final decision is expected in June.

In California, about 1.5 million could benefit from DACA and DAPA with about half a million in Los Angeles County, according to Salas.

If the Supreme Courts rules in favor of the Administration, unauthorized immigrants eligible under DACA or DAPA could be faced with a short timeframe for applying for the programs before Obama leaves office and if a Republican replaces him as president January 2017.

Immigration rights activists have been urging people who could qualify for the three-year reprieve from deportation and the right to work legally to gather the documents they will need to apply if the Supreme Courts rules in their favor.

Congresswoman Judy Chu (CA-27), who said she was among those who first urged the president to issue the executive orders, said via a teleconference call Tuesday that the fight continues because “it is the right thing” to do.

“We know we are in the right legally, morally and we stand behind the president’s actions,” she said.
Democratic Caucus Chairman Xavier Becerra (CA-34) said in a statement that the president acted “well within his authority” in proposing commonsense immigration measures.

“For Americans harmed—or simply frustrated—by our broken immigration system, this could be a sign of good news to come,” he said. “I am confident that the Supreme Court will rely on the Constitution and precedent to affirm his actions.”

Los Angeles County Supervisor Hilda Solis supported the president’s efforts by advocating for the formation of a county DACA/DAPA Task Force to implement the president’s orders and to allocate more local resources to assist youth who qualify for DACA.

“Last November, the County Board of Supervisors signed onto an amicus brief urging that the U.S. Supreme Court review the Fifth Circuit’s decision,” she said. “Now is the time to embrace our immigrants because they are vital contributors to our society.”

Medina, visibly joyful during CHIRLA’s press conference, told EGP she will fight relentlessly to be heard and to end her 19 years living in the shadows.

“My children worry about my situation,” Medina said. “At their young age they know what immigration is about and they fear I may not be home one day.”

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

Tribunal Supremo Toma el Caso de Inmigración

January 21, 2016 by · Leave a Comment 

La residente del Este de Los Ángeles y activista por los derechos de inmigrantes Isabel Medina despertó el martes con un mensaje de texto diciendo que la Corte Suprema revisaría la acción ejecutiva de inmigración del presidente Obama.

“Estaba feliz, desperté a mis hijos y les dije acerca de la buena noticia”, Medina le dijo a EGP en español. “Llamé a mi marido al trabajo y celebramos un paso más hacia la legalización”.

Read this article in English: Supreme Court to Take Up Immigration Case

Sus dos hijos estadounidenses—de edades siete y nueve—no comprendían muy bien la importancia de la decisión, comentó Medina. “Pero estaban contentos y dijeron: ‘Mamá, ahora si puedes ir a visitar a la abuela [en México]’”, recordó con lágrimas en sus ojos.

La decisión del Tribunal Supremo de revisar el fallo de la Corte del Quinto Circuito de Apelaciones con sede en Nueva Orleans, de la demanda Texas v. Estados Unidos le ha devuelto la esperanza a Medina y a cinco millones de inmigrantes indocumentados en el país que podrían conseguir un alivio temporal de la deportación bajo los programas del presidente Acción Diferida para Padres de Estadounidenses (DAPA) y la ampliación de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DAPA).

Anunciados por Obama en noviembre de 2014, DACA y DAPA benefician a padres de hijos estadounidenses y residentes permanentes legales e inmigrantes indocumentados que llegaron al país cuando eran niños y tenían más de 31años de edad en 2012, permitiéndoles obtener protección contra la deportación, un permiso de trabajo y un número de seguro social.

El 16 de febrero de 2015 y dos días antes de que DACA expandido tomara efecto—26 estados predominantemente republicanos encabezados por Texas presentaron una demanda para bloquear los programas, alegando que las órdenes ejecutivas de Obama excedieron su autoridad bajo la Constitución de EEUU.

Isabel Medina (centro) junto a activistas celebran la decisión de la Corte Suprema que aceptó escuchar los casos de DACA y DAPA. (EGP foto por Jacqueline García)

Isabel Medina (centro) junto a activistas celebran la decisión de la Corte Suprema que aceptó escuchar los casos de DACA y DAPA. (EGP foto por Jacqueline García)

Un juez de Texas y el panel de la Corte del Quinto Circuito de Apelaciones acordaron en detener los programas que estaban a punto de entrar en vigor.

La Administración Obama y 15 estados—incluyendo California—apelaron la decisión del Quinto Circuito con la Corte Suprema.

“Sabemos que es legal, sabemos que tiene sentido común. Sabemos que es sólo un ejercicio ejecutivo legítimo con discrecionalidad que se ha utilizado legalmente por los presidentes de ambos partidos; [Dwight D.] Eisenhower, [Ronald] Reagan, [George W.] Bush, [Bill] Clinton y Obama, por supuesto”, dijo Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición Pro Derechos Humanos del Inmigrante en Los Ángeles (CHIRLA) durante una conferencia de prensa en respuesta al anuncio del martes por la mañana.

“[Los inmigrantes] no se esconden, trabajan duro todos los días para mantener a sus familias y apoyar la economía de este país … Tenemos que dejar de deportar a los hombres, mujeres y niños que trabajan duro”, añadió María Elena Durazo, vicepresidenta general para la inmigración, los derechos civiles y la diversidad con UNITE HERE.

Los jueces probablemente escucharán los argumentos en abril; se espera una decisión final en junio.

En California, aproximadamente 1,5 millones de personas podrían beneficiarse de DACA y DAPA con cerca de medio millón en el condado de Los Ángeles, según Salas.

Si el Tribunal Supremo falla a favor de la Administración, los inmigrantes no autorizados elegibles bajo DACA o DAPA podrían enfrentarse con un corto plazo de tiempo para la aplicación de los programas antes de que Obama deje el cargo como presidente en enero de 2017, con probabilidades de que algún republicano lo reemplace.

Activistas de los derechos de inmigración han estado exhortando a las personas que podrían calificar para el aplazamiento de tres años de la deportación y el derecho a trabajar legalmente para reunir los documentos que necesitarán para solicitar si la Corte Suprema falla a su favor.

La congresista Judy Chu (CA-27), una de los cinco representantes que instó al presidente a emitir las órdenes ejecutivas, dijo a través de una teleconferencia el martes que la lucha continúa porque “es lo correcto” para hacer.

“Sabemos que estamos en el derecho legal, moral y estamos detrás de las acciones del presidente”, aseveró.

El presidente del Caucus Demócrata, Xavier Becerra (CA-34), dijo en un comunicado que el presidente actuó “bien dentro de su autoridad” al proponer medidas migratorias de sentido común.

“Para los estadounidenses perjudicados—o simplemente frustrados—por nuestro sistema roto de inmigración, esto podría ser una señal de buenas noticias por venir”, dijo. “Estoy seguro de que el Tribunal Supremo se basará en la Constitución y los precedentes para afirmar sus acciones”.

La supervisora del Condado de Los Ángeles, Hilda Solís, apoyó los esfuerzos del presidente al abogar por la formación de un grupo de trabajo DACA/DAPA del condado de para poner en práctica las órdenes del presidente y fortalecer los recursos locales para ayudar a los jóvenes que califican para DACA.

“En noviembre pasado, la Junta de Supervisores del Condado firmó en un escrito de ‘insistencia amigable’ pidiendo a la Corte Suprema de Estados Unidos que revisara la decisión del Quinto Circuito”, dijo. “Ahora es el momento de aceptar a nuestros inmigrantes porque son contribuyentes vitales para nuestra sociedad”.

Medina, visiblemente alegre durante la conferencia de prensa de CHIRLA, le dijo a EGP que ella luchará sin descanso para ser escuchada y para poner fin a sus 19 años de vivir bajo las sombras.

“Mis hijos se preocupan por mi situación”, dijo Medina. “A su corta edad saben lo que es la inmigración y temen que un día no me encuentren en casa”.

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

Supreme Curt Decides to Review Obama’s Executive Orders on Immigration

January 19, 2016 by · Leave a Comment 

Southland immigration advocates and elected officials today hailed the U.S. Supreme Court’s decision to review a legal challenge that has stalled President Barack Obama’s executive orders extending deportation protection to an estimated 4 million people.

“Immigrants have always been vital to our nation’s spirit of innovation, ingenuity and inclusiveness,” Mayor Eric Garcetti said. “Today’s decision by the Supreme Court to review Texas v. United States brings us another step closer to more fully integrating those residents into American life. I urge the justices to reach a decision that preserves family bonds across our country and speaks to the best of who we are as Americans.”

Rep. Judy Chu, D-Pasadena, said she was among those who urged Obama to issue the executive orders in the first place, and she is looking forward to the review by the nation’s highest court.

“Allowing these aspiring Americans to continue to work and contribute without fear of deportation or being separated from their families is the right thing to do morally, economically and legally,” Chu said.

“I am confident that the Supreme court will uphold President Obama’s programs as lawful exercises of executive discretion.”

In May 2015, a Fifth Circuit Court of Appeals panel in New Orleans upheld an injunction issued in February by U.S. District Judge Andrew Hanen of Texas. That injunction was issued in response to lawsuits filed by 26 states seeking to halt Obama’s executive actions on immigration.

The legal wrangling has suspended implementation of a program that would extend work permits and protection against deportation to parents of U.S.-born children and expand an existing program for immigrants who arrived illegally as children. The programs—often referred to by their acronyms, DAPA and DACA—would affect an estimated half-million Angelenos.

The three-justice panel ruled that the states had sufficient legal ground to bring suit and that the administration failed to show it would be harmed by further delays.

Los Angeles and more than 80 other cities and counties across the country signed on to legal pleadings asking the Supreme Court to review the case.

“The DACA/DAPA programs have the potential to change the circumstances for many undocumented individuals without legal status in the United States,” Los Angeles City Councilman Gil Cedillo said. “In the absence of comprehensive immigration reform, we must take incremental steps to move people out of the shadows.”

California Attorney General Kamala Harris also hailed the decision, calling it “a great day for California and the entire nation.”

“DAPA and expanded DACA, which were a lawful exercise of the president’s authority, will bring law-abiding immigrant families out of the shadows, boost our economy and make communities safer,” Harris said.

Archbishop Jose Gomez, leader of the Catholic Archdiocese of Los Angeles said that speaking as a pastor, the fear of deportation makes life intolerable for millions of families.

The executive actions at issue in this case are temporary and they are no substitute for the comprehensive immigration reform our country needs,” Gomez said. “But these actions would be a measure of mercy, providing peace of mind to nearly 9 million people, including 4.5 million children.”

Tribunal Supremo Revisará Plan Migratorio de Obama

January 19, 2016 by · Leave a Comment 

El Tribunal Supremo decidió hoy martes que revisará la legalidad del plan ejecutivo del presidente Barack Obama para suspender temporalmente la deportación de unos cinco millones de inmigrantes indocumentados, con lo que el fallo se espera para junio, en la recta final de la campaña electoral.

Tras cerrar la semana pasada sus deliberaciones al respecto sin una decisión, el máximo tribunal del país anunció hoy su intención de estudiar la apelación presentada por el Gobierno de Obama para poder aplicar sus medidas migratorias, que debían haber entrado en vigor el año pasado.

Esas medidas, anunciadas por Obama en noviembre de 2014, fueron bloqueadas en febrero pasado a raíz de una demanda presentada por un total de 26 estados, en su mayoría gobernados por republicanos, liderados por Texas y que argumentan que el plan migratorio excede la autoridad que la Constitución otorga al presidente.

Se espera que los jueces del Supremo escuchen los argumentos del caso en abril para adoptar un fallo hacia finales de junio, apenas un mes antes de las convenciones demócrata y republicana para seleccionar a los candidatos presidenciales de cara a las elecciones de noviembre.

El asunto de la inmigración, y en particular las medidas ejecutivas de Obama, está siendo muy debatido en esta campaña electoral.

La mayoría de los precandidatos republicanos a la Casa Blanca se opone a esas medidas de Obama para beneficiar a los indocumentados, mientras que los aspirantes demócratas prometen ir incluso más lejos que el presidente para reformar el sistema migratorio.

El plan migratorio presentado por Obama en noviembre de 2014 consiste en la ampliación de un programa ejecutivo de 2012 conocido como Acción Diferida (DACA) y cuyo objetivo es evitar la deportación de los jóvenes “dreamers” (soñadores) que llegaron al país siendo niños acompañando a sus padres indocumentados.

La otra parte del plan es el programa de Acción Diferida para Responsabilidad de los Padres (DAPA), que busca amparar a los padres indocumentados de ciudadanos estadounidenses o con residencia permanente.

En febrero pasado, un juez federal de Texas bloqueó las medidas de Obama a raíz de la demanda presentada por 26 estados y en noviembre la Corte del Quinto Circuito de Apelaciones, con sede en Nueva Orleans, decidió mantener la suspensión.

El Gobierno de Obama, apoyado por una coalición de 15 estados favorables a las medidas migratorias, presentó entonces una apelación ante el Supremo.

Si el Supremo falla a favor del Gobierno, Obama tendrá apenas medio año para tratar de poner en marcha sus medidas migratorias, ya que su mandato concluirá en enero de 2017.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, no quiso especular hoy sobre cuánto tiempo puede tomar la puesta en marcha de las medidas si el Supremo las avala, pero sí recalcó que el Gobierno tiene “mucha confianza” en los argumentos legales que presentará ante el alto tribunal.

Earnest reiteró, además, que el plan migratorio de Obama tendría un “impacto práctico y positivo” no solo para cientos de miles de familias, sino también para la economía nacional.

El portavoz comentó, asimismo, que las medidas del presidente “no absuelven” al Congreso de la responsabilidad de actuar para reformar el sistema migratorio.

Obama se comprometió por primera vez en 2008, durante su primera campaña electoral, a cambiar el “roto” sistema migratorio y decidió actuar unilateralmente en 2014 ante la imposibilidad de sacar adelante en el Congreso una reforma al respecto.

Activistas y organizaciones de indocumentados acogieron hoy con optimismo la decisión del Supremo.

Por su parte, el Centro Estadounidense para la Ley y la Justicia (ACLJ) anunció que presentará un escrito de “amicus curiae” ante el Supremo instando a que se mantenga el bloqueo de las medidas migratorias.

En estas últimas semanas el Gobierno de Obama ha recibido duras críticas de activistas y políticos demócratas por el inicio de una campaña de redadas y la deportación de al menos 121 inmigrantes indocumentados, en su mayoría centroamericanos.

En respuesta, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, adelantó la semana pasada los planes de “expandir el programa de admisión de refugiados” para incluir a ciertos inmigrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras que huyen de la violencia en sus países de origen, con la colaboración de la ONU.

 

Tribunal Supremo Pospone Decisión Ante Medidas Migratorias

January 15, 2016 by · Leave a Comment 

El Tribunal Supremo federal pospuso hoy su decisión de tomar en consideración o no el caso de las acciones ejecutivas del presidente Barack Obama en materia migratoria, una decisión que, tras su fallo, afectará a más de cinco millones de indocumentados en el país.

En caso de aceptar, y tras meses de litigios, la máxima corte pondría fin al debate sobre la legitimidad del mandatario para otorgar alivio migratorio a los jóvenes inmigrantes que llegaron al país siendo niños, así como a los padres de ciudadanos estadounidenses o residentes que estén en situación irregular.

Obama decidió actuar de manera unilateral después de que el Congreso, de mayoría republicana, no accediera a legislar sobre una reforma integral del sistema migratorio, una de sus prioridades desde que se presentara a la Presidencia del país en 2008, pero sus medidas fueron bloqueadas en los tribunales por sus oponentes.

Los jueces retomarán de nuevo su deliberación el martes de la semana entrante, día en el que podrían tomar una decisión, o bien posponerlo de nuevo al viernes siguiente, cuando también tienen prevista una nueva serie de consideraciones.

Ya durante su campaña presidencial de 2008, Obama se comprometió a solucionar los problemas derivados de un sistema migratorio que todo el espectro político coincide en que está “roto”, sin embargo, los republicanos en el Congreso no han permitido que en sus siete años de mandato se aprobara una reforma integral del mismo.

Así pues, el mandatario demócrata decidió hacer uso de su poder ejecutivo para al menos evitar la deportación de varios millones de indocumentados, una postura que, según los conservadores, ha cruzado los límites constitucionales.

Primero, favoreció a los jóvenes inmigrantes llegados al país cuando eran niños en 2012 con la llamada acción diferida o DACA, para ampliar dichas exenciones en 2014 a los padres inmigrantes de ciudadanos o residentes (DAPA), unas medidas que pretenden, en palabras de la Casa Blanca, “dar prioridad a la deportación de criminales, y no a las familias”.

Liderados por Texas, un total de 26 estados, la mayoría gobernados por republicanos, presentaron una demanda contra las acciones ejecutivas del presidente que provocó el bloqueo de su puesta en marcha en febrero del año pasado.

Si los nueve jueces que integran el Supremo deciden no tomar el caso a consideración, las medidas del mandatario quedarían invalidadas.

Miles Esperan Decisión de la Corte Suprema Sobre Alivio Migratorio

January 14, 2016 by · Leave a Comment 

El Tribunal Supremo tiene en sus manos el futuro migratorio del país y el de más de cinco millones de indocumentados que podrían evitar la deportación si la máxima corte acepta este viernes considerar el caso de las acciones ejecutivas del presidente Barack Obama y falla a su favor.

Ya durante su campaña presidencial de 2008, Obama se comprometió a solucionar los problemas derivados de un sistema migratorio que todo el espectro político coincide en que está “roto”, sin embargo, los republicanos en el Congreso no han permitido que en sus siete años de mandato se aprobara una reforma integral del mismo.

Así pues, el mandatario demócrata decidió hacer uso de su poder ejecutivo para al menos evitar la deportación de varios millones de indocumentados, una postura que, según los conservadores, ha cruzado los límites constitucionales.

Primero, favoreció a los jóvenes inmigrantes llegados al país cuando eran niños en 2012 con la llamada acción diferida o DACA, para ampliar dichas exenciones en 2014 a los padres inmigrantes de ciudadanos o residentes (DAPA), unas medidas que pretenden, en palabras de la Casa Blanca, “dar prioridad a la deportación de criminales, y no a las familias”.

Liderados por Texas, un total de 26 estados -la mayoría gobernados por republicanos- presentaron una demanda contra las acciones ejecutivas del presidente que provocó el bloqueo de su puesta en marcha en febrero del año pasado.

El Departamento de Justicia anunció en noviembre que llevaría el caso al Alto Tribunal por estar en desacuerdo con la decisión de la Corte del Quinto Circuito de Apelaciones, con sede en Nueva Orleans, que decidió mantener la suspensión de las medidas tras meses de deliberación.

“El Departamento de Justicia mantiene su compromiso de tomar medidas que resuelvan el litigio sobre inmigración lo antes posible (…), dando prioridad a la deportación de los peores delincuentes, y no a las personas que tienen vínculos de larga duración con EEUU y que están criando niños estadounidenses”, aseguró el portavoz del Departamento, Patrick Rodenbush.

La decisión del Gobierno de plantear el caso ante el Supremo era muy esperada por activistas e inmigrantes, y alienta una batalla potencial sobre las políticas de inmigración del presidente en medio de un año electoral que desembocará en los comicios presidenciales del próximo 8 de noviembre.

Varios grupos de activistas proinmigrantes, como Casa de Maryland, se reunirán frente a la sede del Tribunal Supremo en Washington a la misma hora en la que los jueces deberán hacer público si toman o no a consideración el asunto, con el objetivo de subrayar su impacto social.

La llamada Acción Diferida (DACA) ha protegido de la deportación desde 2012 a más de medio millón de jóvenes que entraron al país siendo niños y el plan DAPA, anunciado por el presidente a finales del año pasado y que aún no se ha puesto en marcha, beneficiaría a padres de ciudadanos estadounidenses o de residentes legales.

Cada año, la máxima instancia judicial del país recibe aproximadamente 10.000 peticiones, pero solo admite a trámite entre 75 y 80 casos, según datos oficiales de la corte.

Consciente de ello, en su recurso, el Gobierno pidió al Supremo que “encarecidamente” garantice “la inmediata revisión” del caso por su “enorme importancia” y “el irreparable daño” que el retraso de la implementación de las medidas causará a sus posibles beneficiarios, cinco de los 11 millones de indocumentados que hay en el país.

Si el Alto Tribunal admite la consideración de las acciones ejecutivas, el fallo sobre las mismas tendría lugar antes de que acabe el mes de junio, coincidiendo con el comienzo de la recta final de las elecciones presidenciales.

Medidas Migratorias de Obama Llegarán a la Corte Suprema

November 12, 2015 by · Leave a Comment 

El Tribunal Supremo tendrá la última palabra sobre las medidas migratorias emitidas por el presidente Barack Obama, después de que este lunes una corte de apelaciones fallara en contra de unas órdenes ejecutivas que evitarían la deportación de millones de inmigrantes indocumentados.
El Departamento de Justicia anunció el martes que llevará el caso al Alto Tribunal por estar en desacuerdo con la decisión de la Corte del Quinto Circuito de Apelaciones, con sede en Nueva Orleans, que decidió mantener la suspensión de las medidas tras meses de deliberación.

“El Departamento de Justicia mantiene su compromiso de tomar medidas que resuelvan el litigio sobre inmigración lo antes posible (…), dando prioridad a la deportación de los peores delincuentes, y no a las personas que tienen vínculos de larga duración con EEUU y que están criando niños estadounidenses”, aseguró el portavoz del Departamento, Patrick Rodenbush.

“El Departamento no está de acuerdo con el fallo adverso del Quinto Circuito y tiene la intención de buscar una revisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos”, añadió Rodenbush.

De este modo, las acciones ejecutivas emitidas por el mandatario quedan en manos del Tribunal Supremo, máxima instancia judicial del país, que primero deberá decidir si escucha el caso, y luego, en caso de aceptar, someterlo a escrutinio.

El efecto inmediato de la decisión de la Corte de Apelaciones es la continuidad del bloqueo de las medidas, lo que impide que millones de familias en todo el país puedan solicitar ser excluidos de las listas de deportación de las autoridades migratorias.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, aseguró el martes en su rueda de prensa diaria que el Gobierno estadounidense “continúa creyendo firmemente en el poder legal de los argumentos” presentados a favor de las medidas, y manifestó su optimismo sobre un posible fallo del Supremo.

La decisión del Gobierno de plantear el caso ante el Alto Tribunal era muy esperada por activistas e inmigrantes, y alienta una batalla potencial sobre las políticas de inmigración del presidente en medio de un año electoral que desembocará en los comicios presidenciales de 2016.

La conocida Acción Diferida (DACA) ha protegido de la deportación desde 2012 a más de medio millón de jóvenes que entraron al país siendo niños y DAPA, anunciada por el presidente a finales del año pasado y que aún no se ha puesto en marcha, beneficiaría a padres de ciudadanos estadounidenses o de residentes legales.

Los demandantes contra estos programas son una coalición de 26 estados, en su mayoría republicanos, liderados por Texas y que sostienen que las medidas ejecutivas de Obama en inmigración son un cambio demasiado grande en la política del país como para que el presidente pueda actuar sin autorización del Congreso.

En el otro lado de la batalla, una coalición de otros 15 estados más el Distrito de Columbia han decidido unirse para defender las acciones, algo que continuarán haciendo ante el Supremo, según advirtió el martes en una conferencia telefónica la fiscal general de California, Kamala Harris, uno de los estados con más flujo migratorio del país y que cuenta con un gobernador demócrata.

Harris, quien dijo que uno de cada tres posibles beneficiarios de las acciones ejecutivas residen en su estado, subrayó el “indiscutible” impacto positivo de las medidas en la economía californiana y estadounidense y las consecuencias devastadoras para las familias inmigrantes que continúan “viviendo en las sombras”.
Walter Dillinger, quien fuera procurador general durante el mandato de Bill Clinton (1993-2001), aseguró que, en términos legales, no hay duda de que “el Congreso tiene la autoridad de legislar en materia migratoria y sobre deportaciones”, pero advirtió de que no haciéndolo ha decidido “delegar” en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) sobre el asunto.
Tras el esperado fallo del tribunal de apelaciones, cuyo resultado “no ha sido una sorpresa” para activistas y defensores de los inmigrantes, la aspirante demócrata a la Presidencia y favorita en los sondeos, Hillary Clinton, también manifestó su rechazo al bloqueo de las acciones ejecutivas.

“La decisión de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de mantener la suspensión sobre las acciones ejecutivas de inmigración se basó completamente en la política y no en la ley”, aseveró la ex secretaria de Estado.

“Está claramente establecido que el Presidente tiene la autoridad legal para emitir estas protecciones. Espero que la Corte Suprema no se demore en darle una audiencia justa a esta apelación, para que millones de familias dejen de vivir sin miedo a ser separadas”, agregó la precandidata.

SCOTUS to Weigh In on DACA, DAPA

November 12, 2015 by · Leave a Comment 

The Supreme Court will have the final say on immigration measures issued by President Barack Obama after a federal appeals court Monday ruled against his executive order that would have protected millions of undocumented immigrants from deportation.

The Justice Department announced Tuesday that it will take the case to the Supreme Court after disagreeing with the decision made after months of deliberation by the New Orleans Fifth Circuit Court of Appeals, which upholds the suspension of the president’s measures.

“The Department of Justice remains committed to take actions to solve the immigration issue as soon as possible…giving priority to the deportation of the worst offenders, and not people who have long lived in the U.S. and who are raising American children,” assured Spokesman Patrick Rodenbush.

“The Department disagrees with the adverse ruling by the Fifth Circuit and intends on seeking a review by the Supreme Court of the United States,” added Rodenbush.

Once the appeal if received by the US Supreme Court, justices still have to decide whether to review the merits of the case. If they do agree to take up the case, it’s unlikely a decision will be handed down before Obama leaves office next year.

The immediate impact of the Court of Appeals’ decision is the continued suspension of the president’s order that would have allowed millions of families across the country, that meet certain criteria, to apply for temporary relief from deportation by immigration authorities and in some cases to obtain a permit to work in the country.

During his daily briefing on Tuesday, White House Press Secretary Josh Earnest emphasized that the United States government “continues to firmly believe in the power of legal arguments” presented in favor of the measure and expressed optimism that the Supreme Court would overturn the Court of Appeals’ decision.

The decision by the Obama Administration to put the case before the High Court was widely expected by activists and immigrants, and could potentially create a battle over the president’s immigration policies in the middle of an election year and through the November 2016 presidential election.

The appeals court’s decision puts a halt to further implementation of the president’s 2012 Deferred Action program, widely known as DACA, an executive order protecting millions of young people from deportation who arrived in the US illegally as children, and DAPA, the president’s expansion last year of the program to include the parents of US-born children or legal residents.

Plaintiffs in the case, representing a coalition of 26 states, mostly Republicans, led by Texas, claim executive actions on immigration by Obama represent a drastic change in the country’s policies without the authorization of Congress.

On the other side of the battle is a coalition of 15 states, including California, plus the District of Columbia that decided to support defense of the president’s actions. The coalition will continue the fight at the Supreme Court, warned California Attorney General Kamala Harris during a press conference Tuesday. California has the largest number of undocumented immigrants in the country.

Harris, who said one in three potential beneficiaries of the executive actions reside in her state, stressed the “indisputable” positive impact of the measures on the California and US economy and the devastating consequences for immigrant families who continue “living in the shadows”.

Walter Dillinger, attorney general under former President Bill Clinton (1993-2001), said that, in legal terms, there is no doubt that “Congress has the authority to legislate on immigration and deportations,” but warned that making no decision “delegates” authority on the matter to the Department of Homeland Security (DHS).

The appeals court ruling “was not a surprise” to activists and immigrant advocates. Democratic presidential hopeful and former Secretary of State Hillary Clinton said the ruling was “completely based on politics and not law.”

“It is well established that the President has the legal authority to issue these protections. I hope the Supreme Court will not delay in giving a fair hearing in this appeal, so millions of families no longer live without fear of being separated.”

Debate Republicano Toca el Tema de Inmigración

November 11, 2015 by · Leave a Comment 

El cuarto debate entre los aspirantes a ser el nominado del Partido Republicano en las elecciones presidenciales de 2016 tuvo el martes un marcado tono económico, aunque sobresalió el desencuentro en materia migratoria entre Donald Trump y otros dos candidatos.

El magnate neoyorquino, que en el último debate apenas habló sobre esta cuestión (uno de los principales pilares de su campaña desde el mismo día de la presentación), insistió el martes en su polémico plan de construir un muro en la frontera con México y deportar a millones de indocumentados.

“Necesitamos fronteras y tendremos una muralla. Fijaos en Israel, la muralla funciona. Somos un país de leyes. (Los inmigrantes indocumentados) tendrán que marcharse y espero que puedan volver, pero se tendrán que marchar. No tenemos elección”, apuntó.

Unos minutos antes, Trump celebró públicamente el aval de una corte de apelaciones estadounidense al bloqueo de las medidas del presidente Barack Obama para evitar la deportación de cinco millones de indocumentados.

El magnate aseguró que la decisión dada a conocer el lunes por la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito le “contentó mucho”, que fue “increíble” y que serían necesarios más fallos como ese.

“No tenemos bastantes de esas decisiones. Fue un gran día. Tenemos que detener la inmigración ilegal, que causa muchos problemas en relación a las drogas”, apuntó.

La intervención de Trump sobre inmigración le valió los reproches del gobernador de Ohio, John Kasich, y el exgobernador de Florida Jeb Bush, quienes aseguraron que es “imposible” deportar a los 11 millones de indocumentados que se calcula que residen en EEUU.

“Piensen en las familias, en los niños. Todos sabemos que no puedes enviar a 11 millones de personas de nuevo fuera de la frontera”, indicó Kasich, quien pidió la palabra inmediatamente después de la intervención de Trump para responder al magnate.

“No se puede echar a los inmigrantes. Es imposible y no va con los valores de EEUU. En la campaña de (Hillary) Clinton se frotan las manos cuando tenemos este debate”, aseguró Bush.

Qué hacer con los indocumentados se erigió así como uno de los principales puntos de discordia entre los aspirantes conservadores junto a la estrategia a seguir en Oriente Próximo y en la relación de EEUU con Rusia, ya que, pese a que fue de lo que más se habló en el debate, las recetas de todos los candidatos en materia económica fueron más o menos similares.

Reducir la deuda federal (de más de 18 billones de dólares) y el gasto público, simplificar y rebajar la presión fiscal sobre los ciudadanos y las empresas y no subir el salario mínimo interprofesional fueron por lo general puntos comunes en las intervenciones de todos los precandidatos.

Los tres aspirantes que lideran la carrera republicana a la Casa Blanca, Donald Trump, Ben Carson, y Marco Rubio, dejaron claro, por ejemplo, que no subirán el salario mínimo si llegan a la Presidencia.

“Hemos sido un país grande en todos los frentes, y ahora no ganamos. Los impuestos son muy altos, los salarios son muy altos. No podemos competir con el mundo. La gente tiene que ir ahí fuera y trabajar duro”, dijo Trump, que lidera las encuestas republicanas con un 24,8% según la media que elabora Real Clear Politics.

El Milwaukee Theatre de Milwaukee (Wisconsin) acogió el martes el cuarto debate entre aspirantes republicanos a la nominación para la Casa Blanca, organizado por Fox Business y The Wall Street Journal y en el que sólo participaron los ocho precandidatos mejor posicionados en las encuestas.

El hecho de que en esta ocasión fuesen ocho y no diez (como venía siendo habitual) los participantes en el debate, dejó fuera al exgobernador de Arkansas Mike Huckabee y al gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, que tuvieron que conformarse con intervenir en otro debate unas horas antes con los aspirantes peor posicionados en los sondeos.

Los precandidatos conservadores volverán a debatir el próximo 15 de diciembre en Las Vegas (Nevada), en un evento organizado por CNN y Salem Radio.

 

Quinto Circuito Falla contra Medidas Migratorias

November 10, 2015 by · Leave a Comment 

La Corte de Apelaciones del Quinto Circuito emitió el lunes un fallo que tumba dos medidas clave en materia migratoria de la Administración que preside Barack Obama destinadas a evitar las deportaciones de indocumentados, lo que a su vez abrió las puertas a un posible pronunciamiento del Tribunal Supremo.

La decisión del Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito, con sede en Nueva Orleans, de avalar el bloqueo de dos medidas promulgadas por el presidente estadounidense y que benefician a unos cinco millones de indocumentados podría ser apelada por la Casa Blanca ante el Supremo.

Si ese fuese el caso, la pelota pasaría a estar en manos de la más alta instancia judicial del país, cuyo pronunciamiento pondría fin a años de discusiones entre demócratas y republicanos sobre las medidas de “alivio” migratorio promulgadas por Obama y que los conservadores consideran inconstitucionales.

Por dos votos a favor y uno en contra, los magistrados de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito (con jurisdicción sobre Texas, Luisiana y Arkansas y considerada una de las más conservadoras del país) avalaron el fallo de un juez federal de Texas que en febrero suspendió las medidas migratorias.

Se mantendrá así durante por los menos varios meses (hasta que el Supremo se pronuncie si es que la Casa Blanca interpone recurso) el bloqueo a la Acción Diferida (DACA) para los jóvenes inmigrantes mayores de 31 años y su equivalente para los padres (DAPA).

DACA ha protegido de la deportación desde 2012 a más de medio millón de jóvenes que entraron al país siendo niños y eran menores de 30 años en el momento de su implementación y DAPA, que aún no se ha puesto en marcha, beneficiaría a padres de ciudadanos estadounidenses o de residentes legales.

Los demandantes contra estos programas son una coalición de 26 estados, en su mayoría republicanos, liderados por Texas y que sostienen que las medidas ejecutivas de Obama en inmigración son un cambio demasiado grande en la política del país como para que el presidente pueda actuar sin autorización del Congreso.

Por ello, exigen que estas se sometan primero a debate en la Cámara de Representantes y el Senado, actualmente controladas por los republicanos, lo que previsiblemente evitaría su aprobación.

El Gobierno, por su parte, asegura que está legitimado para actuar sin el visto bueno del Congreso y acusa a su vez a los estados de operar en un ámbito en el que las competencias son “exclusivamente” federales.

“La decisión del Quinto Circuito es una victoria ante el intento del presidente Obama de reescribir las leyes migratorias de nuestra nación en una afrenta a la Constitución”, indicó el representante republicano por Virginia Bob Goodlatte.

Por su parte, el senador demócrata por Nueva Jersey Bob Menéndez admitió que el fallo de este lunes puede ser “decepcionante para los millones que siguen atrapados en las sombras”, pero que en ningún caso es “una sorpresa”.

“El camino está finalmente libre para que la Corte Suprema de Justicia confirme la legalidad del programa de DAPA y la ampliación de DACA”, indicó el senador.

Del mismo modo que Menéndez, fueron varias las asociaciones latinas e inmigrantes que relativizaron el fallo del tribunal y urgieron al Gobierno a presentar recurso ante el Supremo.

“Es importante que la comunidad inmigrante entienda que esperábamos esta pérdida. Pedimos que Obama apele a la Corte Suprema inmediatamente”, dijo en Twitter Marielena Hincapié, directora ejecutiva del National Immigration Law Center.

“Esto es solo un contratiempo para nuestras familias. Seguiremos luchando hasta el Tribunal Supremo, donde venceremos. Urgimos a la Administración Obama a que apele sin demora esta decisión ante el Supremo”, indicó la portavoz del Movimiento por una Reforma Migratoria Justa (FIRM), Kica Matos.

 

Next Page »

Copyright © 2016 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·