Solís Continúa Defendiendo Comunidades Inmigrantes

August 3, 2017 by · Leave a Comment 

La Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles lanzó el martes su apoyo a un proyecto de ley del Senado que permitiría a algunos jóvenes inmigrantes obtener residencia legal permanente y un camino hacia la ciudadanía.

La supervisora Hilda Solís defendió la medida, pidiendo a sus colegas que envíen una carta a la delegación del congreso del condado, a los líderes del Senado y de la Cámara y al presidente Donald Trump en apoyo de la Ley DREAM de 2017.

“Durante muchos años, el programa DACA ha traído esperanza y seguridad para miles de jóvenes en todo el país”, dijo Solís sobre el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), presentando durante la administración de Obama. “Nunca podemos olvidarnos de nuestros DREAMers quienes han demostrado su habilidad para causar impactos significativos y positivos en el condado de Los Ángeles y en todas las comunidades de todo el país”.

El DREAM Act de 2017, patrocinado por los senadores Dick Durbin (D-Illinois) y Lindsey Graham (R-Carolina del Sur), permitiría a más de 1 millón de jóvenes que llegaron a los Estados Unidos antes de cumplir los 18 años, a menudo conocidos como “Dreamers”, para obtener el estatus legal. Los solicitantes deben ser residentes de larga data con un diploma de escuela secundaria o certificado de GED o trabajar hacia esos objetivos y cumplir con otros requisitos de elegibilidad.

La legislación propuesta iría más allá de DACA para ofrecer un camino a la residencia legal permanente y la ciudadanía y permitiría a los solicitantes obtener ese derecho a través de la educación superior o experiencia laboral.

“Nuestras comunidades de inmigrantes están trabajando día tras día para tener éxito en este país. Programas como el DACA realmente ayudan a nuestros jóvenes inmigrantes a continuar brindando apoyo a sus padres y la idea que los llevó a creer en el ‘Sueño Americano’”, dijo Alessandro Negrete, del Consejo Vecinal de Boyle Heights.

La administración de Trump ha permitido que el programa DACA permanezca en efecto por el momento, a pesar de las promesas de campaña de revocarlo.

Funcionarios del estado republicano han amenazado con impugnar a DACA en el tribunal si no es rescinda el 5 de septiembre.

El entonces secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, ahora jefe de personal de Trump, dijo a los miembros del Caucus Hispano del Congreso en julio que podría no sobrevivir a ese desafió, informó el Washington Post.

La legislación de la Ley DREAM ofrecería una solución a largo plazo. En una conferencia de prensa del 20 de julio para presentar el proyecto de ley, Graham dijo que espera persuadir al presidente para que proteja a los inmigrantes que fueron llevados a Estados Unidos como niños.

“Presidente Trump, al arreglar un sistema de inmigración roto, recuerda que tienes el poder de arreglar las vidas también. Usa ese poder”, dijo Graham.

Una encuesta realizada en abril por Morning Consult y Político encontró que el 78 por ciento de votantes registrados creen que los “Soñadores” deberían poder permanecer en el país. De los que votaron por Trump, el 73 por ciento estuvo de acuerdo.

‘Dreamers’ Se Arriesgan a Ir a México Pese a Amenazas a DACA

August 3, 2017 by · Leave a Comment 

­­­ Pese a las amenazas oficiales de eliminar el programa de Acción Diferida (DACA), 35 “soñadores” se arriesgarán en agosto a viajar a México y aprovecharán así la oportunidad de sellar en sus pasaportes un ingreso legal al país.

“Mi mamá es la que más está angustiada, yo voy con nervios por el regreso, pero tengo fe que voy a poder ingresar”, aseguró a EFE Francisca Mejía Campos, una de las estudiantes beneficiadas con el alivio migratorio establecido en 2012 por el entonces presidente Barack Obama.

Los llamados “Dreamers” participarán en el Proyecto California México de la Universidad de Cal State Long Beach (CSULB), que por sexta ocasión otorga el aval a estudiantes indocumentados para que viajen al exterior para explorar sus raíces.

Este será el primer grupo que se arriesga a salir del país bajo el mandato del republicano Donald Trump, que ha puesto en marcha una agresiva política migratoria que podría amenazar la permanencia de DACA.

“Yo entiendo que lo puedan quitar en cualquier momento. Y el miedo siempre va a estar porque si quitan el DACA empiezas desde cero otra vez, pero hay que intentarlo, hay que crear resistencia”, aseguró José Rivas, quién hace parte del grupo.

“Lo que le inculcamos a todos los soñadores es a retar el miedo, y no podemos estar atados a las amenazas”, dijo a EFE Armando Vasquez, coordinador del proyecto.

En 2015 la iniciativa universitaria le abrió las puertas a los indocumentados y se convirtió en una insignia de la lucha de los soñadores para regresar a sus raíces.

Estudiantes de California, Nueva York, Colorado, Utah, Wyoming, Arizona, Wisconsin y Washington participarán este año en el programa, en su mayoría mujeres.

Ellos harán trabajo comunitario en 12 ciudades mexicanas para luego converger en la ciudad fronteriza de Tijuana, donde participarán el Segundo Seminario Internacional sobre Migración y Políticas Públicas, del 17 al 19 de agosto, para luego ingresar en autobús por la frontera de California.

“Hemos hablado con las autoridades fronterizas y estamos muy confiados que estos jóvenes van a regresar al país, junto con los profesores”, aseguró Vasquez.

La seguridad y el apoyo de Vasquez y la universidad es la que animó a Jennifer Jazmín Nava, estudiante de enfermería que llegó a EE.UU. a los 7 años de edad, a unirse al grupo.

“Si llego a perder el DACA, lo perdería todo, mi vida, mis sueños”, explica Nava, que ha podido trabajar en un hospital desde hace dos años y obtener su licencia laboral gracias al alivio de Obama.

Pero al igual que sus 34 compañeros de aventura, Nava cree que el hecho de salir del país también ayuda a la causa de los soñadores y además les abre una puerta en sus trámites migratorios.

En el regreso las autoridades de inmigración estamparán un sello de ingreso legal al país, una oportunidad para poder legalizarse por otra vía.

“Esto les permite ser elegibles para poder legalizarse por la petición de un cónyuge, o un familiar sin la necesidad de tener que pedir un perdón”, explicó Fernando Romo, abogado de inmigración.

Este sello fue el que le ayudó a Marcela Vásquez a legalizarse a través de la solicitud de su esposo estadounidense.

La estudiante de una maestría en CSULB viajó el año pasado entre el grupo de soñadores de este programa, y logró obtener el ingreso legal, que la hizo elegible para realizar la petición por matrimonio.

“Son muchos los beneficios y creo que por eso debemos unirnos cada vez más a esta clase de programas para crear una resistencia”, insiste Francisca Mejía.

Más de 150 estudiantes DACA se han visto favorecidos por este programa, y ya hay más de 75 más inscritos para un grupo que viajará en diciembre.

Actualmente hay dos proyectos en el Congreso que buscan la legalización para los amparados por DACA y una petición que le pide a Trump cancelar la medida en septiembre, y otra para que permanezca el beneficio a unos 800.000 estudiantes.

“Los soñadores van a seguir siendo un botín político, como lo fue en la era Obama, y creo que si es necesario llevaremos esto hasta la Corte Suprema para defenderlos”, aseguró Vásquez.

Conferencia episcopal pide a Trump y Congreso que protejan a los “soñadores”

July 20, 2017 by · Leave a Comment 

MIAMI – La conferencia episcopal de EE.UU. (USCCB, en inglés) ha pedido al presidente Donald Trump y al Congreso federal que, lejos de cancelar la Acción Diferida como se teme pueda ocurrir en los próximos meses, den una “protección permanente” a los jóvenes indocumentados que este programa ampara.

“Insto a la Administración a que mantenga el programa DACA y a que se asegure públicamente de que los jóvenes de la DACA no son prioritarios para la deportación”, indica en un comunicado el presidente del Comité de Inmigración de la USCCB, el obispo de Austin (Texas), Joe S. Vásquez.

Pero Vásquez va más allá y pide al Congreso que encuentre una “solución” bipartidista para los jóvenes indocumentados “lo antes posible”.

Para ello, apunta a la “urgencia moral” de firmar una reforma migratoria integral “justa y compasiva” para que podría beneficiar a los cerca de once millones de indocumentados que se calcula residen en el país.

La USCCB ha salido así al paso a la exigencia del pasado 29 de junio de fiscales generales de diez estados, encabezados por Texas, de cancelar DACA antes del próximo 5 de septiembre bajo amenaza de demanda judicial al Gobierno.

En los últimos días Trump no ha querido reafirmar el memorando emitido en junio por el Departamento de Seguridad Nacional en el que se aseguraba que “seguirá en efecto” la orden ejecutiva firmada en 2012 por el entonces presidente Barack Obama que ha evitado la deportación de 750.000 “soñadores” que llegaron siendo niños.

Ante el temor de que la Casa Blanca decida finiquitar esta medida, dos senadores tienen previsto presentar esta semana un proyecto de ley que daría residencia permanente a estos jóvenes indocumentados y les abriría una vía hacia la ciudadanía, según varios medios.

Esta propuesta de ley, que presentarían el senador demócrata por Illinois Richard Durbin y el republicano por Carolina del Sur Lindsey Graham, fue redactada por la organización pro inmigrantes United We Dream.

Esta medida reviviría así el proyecto de ley conocido como “Dream Act” (Ley de Fomento para el Progreso, la Asistencia y la Educación para Menores Extranjeros), auspiciado en 2010 por el propio Durbin y el republicano Orrin Hatch y que fracasó en el Senado por cinco votos después de tener luz verde en la Cámara de Representantes.

Tiempo de Incertidumbre Política Para DACA

March 30, 2017 by · Leave a Comment 

Con la inauguración del presidente Trump, inició una era que ha despertado el temor y la preocupación entre los más vulnerables en el país, incluyendo a los inmigrantes indocumentados y en particular, a los jóvenes beneficiarios de DACA.

La información obtenida durante reuniones y sesiones psicológicas realizadas en la Red de Soñadores de California-México, por ejemplo, fuertemente sugiere que los jóvenes con DACA que viven en hogares de estatus legal mixto, están mostrando una mayor preocupación por sus familiares sin autorización en el país.

Read this article in English: A Time of Political Uncertainty for DACA

“Desde que se dieron a conocer las numerosas redadas de ICE que han ocurrido a lo largo del país … los estudiantes están más asustados y preocupados de que sus padres sean deportados en cualquier momento que de perder su estatus de DACA”, dijo Lidieth Arévalo, directora de multimedia y asistente ejecutiva del director general del Centro de Estudios de California-México, Inc. El centro ofrece un programa de posgrado, de estudios en México para los jóvenes, comúnmente conocidos como “soñadores”, o “dreamers” en inglés.

Stephanie M. Ryan, abogada supervisora del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN, por sus siglas en inglés), dijo que ella también ha visto a clientes con hijos nacidos en Estados Unidos u otros miembros de la familia con estatus legal que “temen la posibilidad de que sus familias se dividan si DACA llegase a terminar.”

NewOrleans

Organizaciones protestan incertidumbre de DACA y DAPA en 2015. Foto archivo de EGP.

“El quedarse sin la protección de DACA significa perder la autorización de trabajo, y el perder la autorización de trabajo significa perder trabajos fiables. La posibilidad de perder todo eso es preocupante”.

Esa angustia es debidamente razonable.

Bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) del gobierno federal, unos estimados 750,000 inmigrantes indocumentados traídos al país en su niñez, recibieron alivio de la deportación. El programa, aprobado a través de la acción ejecutiva del ex presidente Barack Obama en 2012, le dio permisos de trabajo y un alivio emocional a muchos que ahora ha desvanecido.

A poco tiempo de que Trump asumiera la presidencia, su administración amplió la definición de un “criminal” refiriéndose a personas que residen en el país sin documentos legales, ampliando a su vez la lista de prioridades de deportación de los agentes migratorios.

Bajo estas nuevas rígidas pólizas, ni las tres cuartas partes de millón de jóvenes beneficiarios de DACA se libraron. Esto fue comprobado con el caso de Daniel Ramírez Medina, un joven bajo el programa en Seattle, Washington, y el primer beneficiado detenido. Medina fue encarcelado por más de un mes antes de ser puesto en libertad esta semana y está en espera actual de una audiencia.

“El temor ha aumentado entre las personas con DACA”, dijo Arévalo. “Algunos están dispuestos a arriesgarse y aun quieren ir a estudiar a otro país, pero están actuando con más cautela, interrogándonos antes de decidir si aplicarán o no a nuestro programa”.

Aunque la dura posición migratoria de Trump ha permanecido inmóvil desde que él asumió el cargo en enero, aun esta incierto si DACA permanecerá intacto o si el mandatario manejará el programa “con blando corazón”, como lo mencionó anteriormente.

Angélica Salas es directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA, por sus siglas en inglés), una organización que ha ayudado a más de 7,700 jóvenes a solicitar o renovar sus permisos con DACA. Ella catalogó la posibilidad de una derogación del programa “inoportuna” y base para más confusión.

“Les hacemos el llamado a los casi 800,000 jóvenes inmigrantes que se han inscrito con DACA hasta ahora de no entrar en pánico. Busquen información verificable y oriéntense por medio de fuentes confiables, y sigan luchando por encontrar una solución permanente”, expresó en un comunicado a la prensa .

Este consejo es exactamente lo que Jacqueline García, una beneficiaria de DACA de origen mexicano desde 2012, está haciendo para combatir la incertidumbre que la rodea.

“Yo no tengo miedo en lo absoluto porque jamás he cometido ningún delito”, dijo García. “Tengo bastante información y sé lo que por ley puedo decirle a agentes de inmigración si me llegarán a enfrentar.  El hecho de estar súper informada me da más confianza,” le dijo a EGP.

García al igual le aconseja a los beneficiarios actuales del programa que sigan las pautas de conducta especificadas por el gobierno cuando aplicaron por primera vez.

“No hagan cosas que obviamente no reflejen una buena conducta moral,” dijo García.“Para una persona legal el recibir un DUI, por ejemplo, solo puede significar tener que pagar un ticket pero a un beneficiario de DACA con eso le quitan todo”.

Ryan reiteró el mismo asesoramiento y añadió que es esencial que las personas parte del programa se mantenga al tanto de los anuncios gubernamentales y eviten meterse en problemas.

“Si usted tiene antecedentes penales previos (arrestos, cargos o condenas) o si ha tenido algún contacto previo con inmigración, primeramente debe consultar con un abogado migratorio con experiencia o con un representante acreditado antes de renovar su aplicación de DACA”, dijo Ryan.

Para aquellos que están bajo el programa y desean viajar a otro país, los expertos legales de CHIRLA no se lo aconsejan. Según la organización, bajo el clima político actual, todos aquellos que salgan del país y traten de regresar “corren un mayor riesgo de no poder entrar de regreso a Estados Unidos”.

Debido a las advertencias, el Centro de Estudios México-California, Inc. había suspendido sus planes para el Programa de Estudiantes Soñadores a México de este verano. Sin embargo, ahora han decidido seguir adelante con el viaje.

“Después de reflexionar y de ver el continuo interés de los beneficiarios de DACA de estudiar en otro país, decidimos aprovechar la oportunidad de posiblemente realizar lo que podría ser el último [viaje]”, dijo Arévalo. No obstante, el acuerdo es que lo más esencial para las personas es que se mantengan al día con los anuncios de actualizaciones de ley para estar alerta.

“Lean, acérquense a sus iglesias y organizaciones y no tengan miedo de preguntar,” dijo García. “Si no hablan del tema por miedo de que vayan atraer a la mala suerte, como a menudo se hace con temas como la muerte o inmigración, no estarán preparados en caso de que algo suceda”, dijo Garcí

Democratic Leaders Urge Obama to Pardon ‘Dreamers’

November 23, 2016 by · Leave a Comment 

It’s an American tradition, the presidential pardon of a turkey during the Thanksgiving season. Scheduled to take place Wednesday in the White House Rose Garden, the pardon allows the turkey to continue to live free.

At a news conference last Thursday, three Democratic House members urged President Barack to exercise the same compassion and constitutional authority to pardon 750,000 “Dreamers” before he leaves office.

Reps. Roybal-Allard (CA-40). Zoe Lofgren (CA-19) and Luis V. Gutierrez (IL-4) asked the commander-in-chief to protect undocumented young people brought to the United States as children, who signed up for his DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals) program.

Fearing that President-elect Donald Trump will repeal DACA once in office, the Democratic leaders want to ensure the three-quarters of a million young people commonly referred to as ‘dreamers” are protected from deportation.

“By no fault of their own, these Americans are prisoners in their own country, living their daily lives not knowing if they will be deported to a foreign country,” Roybal-Allard said Thursday at the U.S. Capitol.

“If they are forced to leave the United States, it is our country that loses.”

President Obama issued the executive order creating DACA in June 2012 to protect young people from deportation who were brought to the country illegally through no fault of their own by a parent or other guardian.

At the time, Obama said the young undocumented immigrants are “Americans in their heart” but not “on paper,” acknowledging the fact that many of those eligible for DACA have spent most of their lives in the U.S. and have no real ties to the country where they were born.

Fear is growing among undocumented residents that Trump could be getting ready to act on a campaign promise to deport 2 to 3 million people in the U.S. illegally with criminal backgrounds, and to reverse Obama’s executive actions creating DACA. Under DACA, three-quarters of a million immigrants without legal status have become eligible to receive a temporary, two-year renewable permit to work legally in the U.S., get a Social Security number, pay taxes and to get driver’s licenses, in addition to a reprieve from deportation.

To qualify, applicants must have been brought to the U.S. as children or teenagers, be under the age of 31, been in the country for at least five years, be pursuing an education or have already received a high school diploma or its equivalent.

Those who registered under the DACA initiative paid a fee, were fingerprinted, provided addresses of relatives and had to pass a criminal background check, which means the Department of Homeland Security could easily locate them if they were to become subject to deportation under the Trump Administration, the elected officials pointed out in a letter addressed to the president.

“Using your pardon authority, which is not subject to reversal, to protect young people who relied on the program you implemented is quite literally a matter of life and death,” the letter reads.

President Obama has not responded to the request directly but the White House reiterated the president takes the executive clemency power seriously and explained that his pardon could provide legal status to the undocumented individual, which DACA does not grant.

“As we have repeatedly said for years, only Congress can create legal status for undocumented individuals,” a White House official was quoted as saying.

The three members of congress point out that power to grant reprieves and pardons extends to civil immigration violations.

“We trust that you will consider our request with the utmost urgency given the gravity of the situation and hope that these pardons could be accomplished this Thanksgiving season,” the letter concluded.

 

Líderes Demócratas Piden a Obama que Perdone a ‘Soñadores’

November 23, 2016 by · Leave a Comment 

El perdón presidencial a un pavo durante la temporada de Acción de Gracias es una tradición americana. El perdón, programado para el miércoles en el Jardín de las Rosas, permite que el pavo continúe viviendo libre.

Tres miembros de la Cámara Democrática instaron al Presidente Barack Obama a que ejerza la misma compasión y autoridad constitucional, antes de dejar el cargo, hacia 750,000 comúnmente denominados “Soñadores” (“Dreamers” en inglés), en una conferencia de prensa el jueves pasado.

Los representantes Roybal-Allard (CA-40), Zoe Lofgren (CA-19) y Luis V. Gutiérrez (IL-4) le pidieron al comandante en jefe que proteja a los jóvenes indocumentados traídos a los Estados Unidos como niños, que se inscribieron a DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals en inglés).

Temiendo que el presidente electo Donald Trump revoque DACA una vez asuma el cargo, los líderes democráticos quieren asegurar que los tres cuartos de millón de soñadores estén protegidos contra la deportación.

“No es culpa de ellos, estos estadounidenses son prisioneros en su propio país, viviendo su vida cotidiana sin saber si serán deportados a un país extranjero”, dijo Roybal-Allard el jueves en el Capitolio de los Estados Unidos.

“Si se ven obligados a abandonar Estados Unidos, es nuestro país el que perderá”.

El Presidente Obama emitió la orden ejecutiva creando DACA en junio del 2012 para proteger de la deportación a jóvenes que fueron traídos al país ilegalmente por un padre u otro guardián.

En ese entonces, Obama dijo que los jóvenes inmigrantes indocumentados son “estadounidenses de corazón”, pero no “en escrito”, reconociendo que muchos de los elegibles para DACA han pasado la mayor parte de su vida en los EE.UU. y no tienen lazos con el país en el que nacieron.

(Rep. Lucille Roybal-Allard)

(Rep. Lucille Roybal-Allard)

El miedo está creciendo entre los residentes indocumentados de que Trump actúe en su promesa de campaña y que elimine la acción ejecutiva de Obama, la cual creó DACA. Esto causaría la deportación de 2 a 3 millones de personas en Estados Unidos con antecedentes criminales.

Bajo DACA, tres cuartos de millón de inmigrantes sin estatus legal han sido elegibles para recibir un permiso temporal renovable, de dos años, para trabajar legalmente en los Estados Unidos. También les permite obtener un número de Seguro Social, pagar impuestos y obtener licencias de conducir, causando un alivio al miedo de la deportación.

Para calificar, los solicitantes necesitaban haber sido traídos a los Estados Unidos como niños o adolescentes, ser menor de 31 años, haber vivido en el país por al menos cinco años y estar inscritos en una escuela o el haber recibido un diploma de una escuela secundaria o su equivalente.

Los que se registraron bajo la iniciativa DACA pagaron una cuota, se tomaron huellas dactilares, proporcionaron direcciones de familiares y tuvieron que pasar una verificación de antecedentes penales. Esto significa que el Departamento de Seguridad Nacional podría localizarlos fácilmente si fueran sujetos a deportación bajo la Administración de Trump , señalaron los funcionarios electos en una carta dirigida al presidente.

“El usar su autoridad de indulto para proteger a los jóvenes que dependen del programa que implementó, el cual no está sujeto a reversión, es literalmente una cuestión de vida o muerte”, dice la carta.

El presidente Obama no respondió directamente a la solicitud, pero la Casa Blanca reiteró que el presidente toma en serio su poder ejecutivo de clemencia y explicó que el perdón podría proporcionar un estatus legal al indocumentado, lo que DACA no concede.

“Como lo hemos dicho repetidamente durante años, sólo el Congreso puede crear un estatus legal para los indocumentados”, dijo un funcionario de la Casa Blanca.

Los tres miembros del congreso señalan que el poder de conceder indultos y perdones se extiende a las violaciones civiles de la inmigración.

“Confiamos en que usted considere nuestra petición con la máxima urgencia dada la gravedad de la situación y esperamos que estos perdones puedan lograrse esta temporada de Acción de Gracias”, concluyó la carta.

Beneficiarios de DACA Crean Más Negocios que Promedio Nacional

October 20, 2016 by · Leave a Comment 

Una gran mayoría de beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) está actualmente trabajando o estudiando y estos jóvenes inmigrantes están creando negocios a un ritmo más alto que el promedio nacional, afirma un informe presentado el 18 de octubre.

La Encuesta Nacional de Beneficiarios de DACA destaca que el 95% de los entrevistados están actualmente trabajando o estudiando y también que reciben mejores pagos por su trabajo.

El análisis realizado por el Centro para el Progreso Estadounidense (CAP, en inglés), el Centro Nacional de Leyes Migratorias (NILC, en inglés), Soñamos Unidos (UWD, en inglés) y la Universidad de California San Diego destacó que el 87% de los beneficiarios de DACA trabaja actualmente y un 8% estudia.

“Además de poder conseguir un buen trabajo, DACA me ha permitido vivir sin el miedo de ser deportada”, aseguró Greisa Martínez Rosas en una conferencia de prensa el 18 de octubre, quien se desempeña como directora de defensoría de UWD.

“DACA nos trajo a la vida”, afirmó la inmigrante, quien recalcó que no sólo tiene un mejor trabajo sino que ha podido ayudar mejor a su familia.

“DACA ha representado un beneficio importante para sus beneficiarios y para la comunidad”, dijo Tom Wong, investigador de UC San Diego y uno de los autores del informe.

Wong señaló que según los datos más recientes presentados por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, en inglés) más de 741.000 jóvenes inmigrantes indocumentados se han beneficiado de DACA.

El tener el permiso de trabajo les ha significado mejorar sus salarios por hora en un promedio de un 42%, lo que significa igualmente un incremento en los ingresos estatales y federales por impuestos al igual que un crecimiento económico.

El programa “beneficia también a las comunidades y a las economías locales”, aseguró Ignacia Rodríguez, defensora de Políticas de Inmigración de NILC.

Según la activista, al analizar los resultados de DACA hay que tener en cuenta “no sólo lo beneficioso para los jóvenes sino el beneficio económico para las comunidades”.

Según el informe, el 21% de los encuestados trabaja en servicios de educación o salud, el 11% en el sector de empresas no lucrativas, el 9% en bodega y venta al detalle y un 8% en servicios de negocios y profesionales.

Wong destacó que el 63% de los encuestados informó haber podido “cambiarse a un trabajo con mejor pago” y el 49% consiguió un empleo que está más de acuerdo con su educación y su entrenamiento.

De la misma forma, el 48% se cambió a un trabajo con mejores condiciones laborales.

La encuesta 2016 encontró que el 6% de los participantes comenzó su propio negocio luego de obtener el beneficio de DACA, un índice que es superior al del promedio estadounidense (3,1%) y el de toda la población inmigrante (3,6%)

A Justino Mora, un “soñador” de California, el tener DACA le permitió crear Undocumedia, que es “una de las plataformas (digitales) más grandes de inmigración y gran parte de nuestra audiencia son personas jóvenes que tienen DACA”, según contó a EFE.

Al mejorar sus ingresos, el 60% reportó que pudo independizarse financieramente y un 61% aseguró que ha ayudado a sus familias.

Mientras el año pasado un 21% de los que respondieron a una encuesta similar compraron su primer carro luego de recibir DACA, este año ese porcentaje subió a un 54%.

Igualmente, un 12% compró su primera casa luego de recibir DACA con un costo promedio de 167.596 dólares.

Ese es el caso de Martínez Rosas que, según aseguró, gracias a poder tener un mejor trabajo como activista “pude comprar una casa y además puedo ayudar a mi comunidad”.

Del 8% de los beneficiarios que solamente están estudiando, 4% está terminando su secundaria, 20% está en busca de un grado asociado, 4% de un grado técnico y 70% de un título de profesional o de postgrado.

Otros jóvenes que han recibido DACA han podido después de muchos años volver a visitar sus familias como es el caso del mexicano Fidel Gómez, quien salió del Distrito Federal a los 14 años, sólo y con muchos sueños, para venir a los Estados Unidos y desde aquí poder ayudar a su familia.

Este año Gómez, de 31 años y asesor de pequeños negocios para una alianza entre una universidad privada y un programa federal, pudo visitar a sus familiares con un permiso especial y participando en un programa académico.

“Este programa (DACA) realmente ha marcado una diferencia en mí y en muchos otros jóvenes”, aseguró Martínez Rosas, al pedir que se apoye un programa similar para los padres.

Beneficiarios de DACA Viajan a México Como Parte de Programa Universitario

July 6, 2016 by · Leave a Comment 

Un grupo de estudiantes indocumentados amparados bajo la Acción Diferida para los llegados en la infancia (DACA) viajarán fuera de los EE.UU. por primera vez. Gracias a un programa entre México y California, estos jóvenes podrán tener un contacto directo con la cultura y la realidad de sus raíces.

Con ansiedad y emoción, los jóvenes estudiantes de un curso académico de la Universidad Estatal de California Long Beach (CSULB), viajarán el próximo mes de julio a México. un lugar que muchos de ellos no conocen o ya no recuerdan.

Entre el grupo también hay estudiantes centroamericanos.

“Creo que van a tener un conflicto, pero será un conflicto bello al poder reconectarse con sus seres queridos”, señaló a Efe Alfredo Carlos Jerez, profesor de Ciencias Políticas y Estudios Chicanos de la universidad californiana, quien viaja con el grupo como profesor adjunto.

El curso es organizado por el catedrático de CSULB Armando Vázquez Ramos, junto con el Centro de Estudios California-México, y contempla un viaje a México como parte de la “experiencia académica”, según el catedrático, en donde los estudiantes mantendrán un “intercambio cultural” y participarán en diversas charlas con profesionales de ese país.

Los alumnos, además de asumir el coste del viaje, que asciende a cerca de $5.000 dólares, se comprometen a promover el programa a su regreso, en el mes de agosto.

“Estamos sembrando semillas, porque tienen un compromiso de regresar y abrir esta oportunidad para muchos”, resaltó Vázquez Ramos, tras poner de relieve la diversidad de los estudiantes que integran el grupo de 35 alumnos.

Para poder formar parte del programa en el país vecino, además de matricularse en el curso, los jóvenes deben ser beneficiarios del programa DACA y contar con aprobación del Gobierno para un permiso temporal de viaje fuera del país.

Vázquez aseguró que el grupo regresará al país legalmente y ello además marcará un punto de partida para cualquier proceso de legalización que emprenden de cara al futuro.

Un temor extendido en el grupo es cómo afrontar la diferencia cultural entre los que han crecido en EE.UU. y sus familiares en México, los cuales en muchos casos se han desarrollado en un entorno con menos oportunidades educativas.

Pero por encima de todo se respira expectación, como la que vive Fidel Gómez, que salió del Distrito Federal mexicano a los 14 años de edad, sólo y con muchos sueños, con el fin de ayudar a su familia desde EE.UU.

“Voy a regresar donde mi familia para verlos, darles un abrazo y decirles cuánto los he extrañado y contarles lo que he hecho”, declaró a Efe Gómez, que acaba de cumplir 31 años y estudia una maestría en Negocios Internacionales.

“Al final del día creo que fui el que sufrió más, pero creo que el sufrimiento valió la pena”, reconoció este joven beneficiario de DACA.

Para Carla Daniela Martínez, quien llegó con sus padres a los nueve meses de nacida, además de la emoción de volver a ver a su familia, el viaje tiene un interés académico y social.

“Voy a conocer cómo son los servicios en México para los sordomudos y los voy a implementar a mi regreso aquí, para los sordomudos que son indocumentados”, contó a Efe la joven fonoaudióloga.

Otra estudiante, que solo se identificó como “Gaby” y es estudiante de Antropología Cultural y Estudios Internacionales en CSULB, se suma al grupo con la meta de “implementar un programa similar” en su comunidad, además de querer profundizar en las relaciones comerciales entre México y Estados Unidos, según señaló a Efe.

El grupo de 35 “soñadores” partirán hacia México el 26 de julio y tienen programado regresar a Estados Unidos el 16 de agosto.

El Desafío de la Salud en Hogares Con Estatus Mixtos

June 9, 2016 by · Leave a Comment 

La residente de Huntington Park Stephanie Martínez tenía sólo cinco años de edad cuando sus padres la trajeron a vivir a EE.UU. como indocumentada. Ahora a sus 23 años, ella es una de las aproximadamente 853.000 personas en el país que tienen un estatus temporal cuasi-legal a través de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) promulgada por el presidente Obama en 2012.

También hoy en día ella tiene un seguro de salud, pero al igual que muchos en su situación el camino hacia la cobertura estuvo lleno de obstáculos complicado por el estatus mixto de inmigración de su familia y un ingreso familiar combinado considerado demasiado alto para calificar para los subsidios de salud, pero demasiado bajo para pagar un seguro privado.

Read this article in English: Dreamers in Search of Affordable Health Care

Bajo DACA, los jóvenes entre 16 y 31 años de edad que fueron traídos al país ilegalmente cuando eran niños pueden evitar temporalmente la deportación y trabajar legalmente en EE.UU. siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos, como asistir o terminar la preparatoria y pasar una prueba de antecedentes criminales.

Para muchos que han calificado hay un sentido de normalidad, de no vivir más bajo la sombra de la sociedad, a menos que al igual que Stephanie vivan en un hogar de “estatus mixto”, donde algunos miembros de la familia son ciudadanos, residentes legales, o beneficiarios de DACA, pero otros son indocumentados.

Cuando fue promulgada en 2014, la Ley de Asistencia Asequible (ACA)—también conocida como Obamacare—los beneficiarios de DACA, comúnmente conocidos como “soñadores”, y los inmigrantes indocumentados quedaron explícitamente excluidos para comprar cobertura de salud a través de los planes patrocinados por el gobierno ni a recibir créditos tributarios de primas u otros ahorros en el mercado.

“Es política,” dijo a EGP Gabrielle Lessard, abogada de política de salud con el Centro Nacional de Leyes de Inmigración, explicando que la Administración Obama sabía que se enfrentaría a una reacción violenta si se permitiera a los indocumentados y beneficiarios de DACA participar en el programa, pese a que pagan impuestos, los mismos que ayudan con subsidios a la cobertura.

A su corta edad, Stephanie no estaba preocupada por no tener seguro de salud; después de todo, es joven y saludable. Sin embargo, no se podía decir lo mismo de su padre Álvaro Martínez, quien sufre de diabetes y necesita atención médica constante. Él enfrenta una lucha para obtener atención médica asequible debido a su estatus de indocumentado.

La familia Martínez es considerada una familia de estatus mixto donde los padres son indocumentados y los hijos son beneficiarios de DACA. (Cortesía de Stephanie Martínez)

La familia Martínez es considerada una familia de estatus mixto donde los padres son indocumentados y los hijos son beneficiarios de DACA. (Cortesía de Stephanie Martínez)

Así que el año pasado, cuando el padre de Stephanie le pidió que solicitara cobertura de salud para la familia a través del seguro de salud del estado, Covered California, ella aceptó  y llenó la solicitud en una feria de salud patrocinada por AltaMed.

Laura Ochoa coordinadora de mercadeo, trabaja en el programa de AltaMed “Soñadores y Medi-Cal” que revisa si beneficiarios de DACA son elegibles para el programa de Medi-Cal del estado para familias de bajos ingresos, incluyendo a beneficiarios de DACA que pudieran calificar para la cobertura bajo el reconocimiento del estado de individuos que se encuentran residiendo permanentemente en EE.UU. protegidos por la ley de color (PRUCOL por sus siglas en inglés), una categoría de elegibilidad para beneficios públicos creado por los tribunales.

Según los funcionarios de inmigración de EE.UU., “un individuo puede ser elegible para Medicaid (Medi-Cal), si es un extranjero que reside en EE.UU. con el conocimiento y permiso del Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) y el INS no contempla exigir la salida del extranjero”, como es el caso de los beneficiarios de DACA.

Los destinatarios de DACA de California y Nueva York cumplen con la norma PRUCOL, dijo Lessard.

Algunos requisitos para calificar para el Medi-Cal de California para los beneficiarios de DACA incluye que tengan un permiso de trabajo válido, un número de seguro social, identificación y prueba de sus ingresos, dijo Ochoa.

Pero el caso de Stephanie era más complicado. Los ingresos combinados de la familia de $46,000 superó el máximo nivel de pobreza federal (FPL) del 138%, o $33.534 al año para una familia de cuatro. Su estado migratorio mixto—sus padres son indocumentados—también hizo que la cobertura de grupo a través del mercado de salud fuera poco probable. El seguro privado es demasiado caro, dijo Stephanie.

Un estudio realizado por el Dream Resource Center del UCLA Labor Center encontró que uno de cada diecisiete niños en EEUU viven en hogares de estatus mixto migratorio.

“Las familias de estatus mixto son un grupo demográfico que crece en Estados Unidos” y su resultado de salud proporciona información sobre el futuro de la salud de la población de EEUU, de acuerdo al estudio “Sin Papeles y Sin Seguro; Un informe de cinco partes sobre jóvenes inmigrantes y la lucha por cuidados de salud en California”.

Stephanie estudia en el Colegio de Santa Mónica y trabaja a tiempo parcial. Dice que es todavía depende de su familia en necesidades básicas como comida y techo.

Según Ochoa, la mejor opción para Stephanie era aplicar como un individuo. Ella dijo que los estudiantes que ganan alrededor de $10.000 podrían calificar para Medi-Cal incluso si sus padres los reclaman como dependientes.

“Si son estudiantes de medio tiempo y trabajadores de medio tiempo, lo más probable es que son elegibles”, agregó.

A principios de este año Stephanie aplicó de nuevo pero esta vez sola y fue aprobada para la cobertura de Medi-Cal mediante L.A. Care Health Plan comenzando el primero de junio.

Stephanie Martinez revisa los documentos que recibió de Medi-Cal (EGP foto por Jacqueline García)

Stephanie Martinez revisa los documentos que recibió de Medi-Cal (EGP foto por Jacqueline García)

Mientras exploraban opciones para la familia, Stephanie también descubrió que el Sr. Martínez califica para la cobertura mediante el programa Capacidad de Pago (ATP) del condado de Los Ángeles, que ofrece servicios de salud asequibles para los residentes del condado de LA que no califican para planes de Medi-Cal, Medicare o Covered California independientemente de su situación migratoria.

El programa es gratis para “individuos con ingresos iguales o menores de $1.367 por mes” y tiene una “[opción] de bajo costo para las personas con ingresos por encima de $1.367 por mes”, como es el caso del Sr. Martínez.

Los solicitantes de ATP sólo pagan por el mes que visitan el hospital o sus clínicas asociadas. Los servicios incluyen visitas al médico y de emergencia, pruebas y medicamentos, explica la página de Internet de Servicios de Salud del Condado de Los Ángeles.

El estudio “Sin Papeles y Sin Seguro”, afirma que la salud de los californianos indocumentados es crucial para el bienestar del estado.

Los investigadores recomiendan expandir ACA a todos los californianos sin importar su estatus migratorio o nivel de ingresos.

“No hay tal cosa como la salud individual; toda la salud es pública y común”, afirma el estudio.

El proyecto de ley SB 10, la exención de la salud para todos, del senador estatal Ricardo Lara, fue recientemente aprobada por los legisladores del estado y podría permitir que los inmigrantes indocumentados compren cobertura de salud a través del mercado de Covered California, pero requeriría primero la aprobación federal.

Martínez le dijo a EGP que ella esta contenta ahora tiene un seguro de salud, pero todavía se preocupa por los problemas de salud de su padre. “Él tiene más necesidad que yo”, dijo.

 

La serie de tres partes fue producida como un proyecto para California Health Journalism Fellowship, un programa del Centro de Periodismo de la Salud de la Escuela de Comunicaciones y Periodismo de USC Annenberg.

 

Para leer Parte 1:  DACA y Obamacare: ¿Quién Califica?

Para leer Parte 3: ¿Vale la pena la SB10? ¿Qué es una exención?

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

The Health Challenge In Mixed-Status Homes

June 9, 2016 by · Leave a Comment 

Huntington Park resident Stephanie Martinez was just five years old when her parents brought her illegally to live in the United States. Now 23, she’s one of an estimated 853,000 people in the country who have temporary, quasi-legal status through President Obama’s Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA) program enacted in 2012.

Today she has health insurance, but like so many in her situation the road to coverage was filled with obstacles, complicated by her family’s mixed-immigration status and a combined household income slightly too high to qualify for health subsidies but too low to pay for private insurance.

Under DACA, young people between the ages of 16 and 31 who were brought to the country illegally as children can temporarily avoid deportation and work legally in the U.S., provided they meet certain eligibility requirements, such as attending or completing high school and passing a criminal background check.

Lea este artículo en Español: Soñadores en Busca de Cuidado Asequible

For many who have qualified there’s a sense of normalcy, of no longer living in society’s shadow, that is unless like Stephanie you live in a “mixed-status” home, where some members of your family are citizens, legal residents, or DACA recipients, but others are undocumented.

When enacted in 2014, the Affordable Care Act (ACA)—also known as Obamacare—explicitly excluded DACA recipients – often referred to as “dreamers” – and undocumented immigrants from buying health insurance from state or federally sponsored health insurance marketplaces and the premium tax credits, subsidies and other savings on marketplace plans.

“It’s political,” Gabrielle Lessard, a health policy attorney with the National Immigration Law Center told EGP, explaining that the Obama Administration knew it would face a backlash if the undocumented and DACA recipients were allowed to take part in the program, even though they pay into the tax pool that subsides the coverage.

In her early twenties, Stephanie wasn’t worried about not having health insurance; after all, she’s young and healthy. The same couldn’t be said for her father Alvaro Martinez who suffers from diabetes and needs ongoing medical attention, but struggles to get care because he is undocumented.

So last year, when Stephanie’s father asked her to apply for health coverage for the family through the state’s health exchange, Covered California, she gladly filled out the application at a local health fair sponsored by AltaMed.

Marketing Coordinator Laura Ochoa works on AltaMed’s “Dreamers and Medi-Cal” program, which screens DACA recipients for eligibility for the state’s Medi-Cal program for low-income families. DACA recipients can qualify for coverage under the state’s recognition of the Permanently Residing in the United States Under Color of Law (PRUCOL), a public benefits eligibility category created by the courts.

According to US immigration officials, “an individual may be eligible for Medicaid (Medi-Cal), if the individual is an alien residing in the United States with the knowledge and permission of the Immigration and Naturalization Services (INS) and the INS does not contemplate enforcing the alien’s departure,” as in the case of DACA recipients.

California and New York see DACA recipients as having met the PRUCOL standard, Lessard said.

Stephanie Martinez reviews the Medi-Cal documents she received by mail. (EGP photo by Jacqueline Garcia)

Stephanie Martinez reviews the Medi-Cal documents she received by mail. (EGP photo by Jacqueline Garcia)

Requirements to qualify for California Medi-Cal for DACA recipients include having a valid work permit, a social security number, identification and proof they are low-income, Ochoa told EGP.

But Stephanie’s case was more complicated. Her family’s combined household income of $46,000 exceeded the maximum Federal Poverty Level (FPL) of 138%, or $33,534 a year for a family of four to qualify for Medi-Cal. Their mixed-immigration status, her parents are still undocumented, also made group coverage through the health exchange unlikely. Private insurance is too expensive, Stephanie said.

A study by the UCLA Labor Center’s Dream Resource Center found that one in seventeen children in the U.S. live in mixed-immigration status homes.

“Mixed-status families are a growing demographic in the United States” and their health outcome provides insight into the health of the future of the U.S. population, according to “Undocumented and Uninsured; A five part Report on Immigrant Youth and the Struggle to Access Health Care in California.”

Stephanie attends Santa Monica College and works part-time. She says she’s still dependent on her family for necessities like food and the roof over her head.

According to Ochoa, Stephanie’s best option is to apply as an individual. She said students who earn about $10,000 could qualify for Medi-Cal even if their parents claim them as deductions.

“If they are part-time students and part-time workers, most likely they are eligible,” she added.

Earlier this year, Stephanie applied as an individual and was approved for Medi-Cal coverage effective June 1 through the L.A. Care Health Plan.

While exploring her family’s options, Stephanie also discovered that Mr. Martinez qualifies for coverage under Los Angeles County’s Ability to Pay (ATP) program, which offers affordable health services to L.A. county residents who do not qualify for Medi-Cal, Medicare or Covered California plans, regardless of their immigration status.

The program is free to “individuals with incomes at or below $1,367 per month” and has a “low-cost [option] for individuals with incomes above $1,367 per month,” which works for Mr. Martinez.

ATP applicants only pay for the month they visit the hospital or its partner clinics. Services include doctor and ER visits, hospital care, tests and medicines, explains the Health Services of L.A. County website.

The “Undocumented and Uninsured” study states that the health of undocumented Californians is crucial to the wellbeing of the state.

They recommend expanding ACA to all Californians regardless of their immigration status or income level.

“There’s no such thing as individual health; all health is public and communal,” states the study.

A bill by state Sen. Ricardo Lara, SB 10, the Health For All Waiver, recently approved by state lawmakers, could allow undocumented immigrants to buy health coverage through the Covered California online marketplace, but would first require federal approval.

Martinez told EGP she is happy she now has health insurance, but still worries about her father’s ongoing health issues. “He has more need than me,” she said.

Immigrants with one of the following statuses qualify to use the Marketplace:
•Lawful Permanent Resident (LPR/Green Card holder)

•Asylee •Refugee •Battered Spouse, Child and Parent

•Victim of Trafficking and his/her Spouse, Child, Sibling or Parent

•Individual with Non-immigrant Status, includes worker visas and student visas

•Deffered Action Status (Exeption: Deferred Action For Childhood Arrivals -DACA)

[For a full list of eligible statuses visit https://www.healthcare.gov/immigrants/immigration-status/]

 

The three-part series was produced as a project for the California Health Journalism Fellowship, a program of the Center for Health Journalism at the USC Annenberg School for Communication and Journalism.

 

To read Part 1: DACA and Obamacare: Who Qualifies?

To read Part 3: SB10 is it worth it? What is an exemption?

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

Next Page »

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·