Supermercado El Super Continúa Bajo Denuncias por Condiciones de Trabajo

October 30, 2014 by · Leave a Comment 

 

El jueves pasado grupos sindicales del condado de Los Ángeles realizaron una protesta contra la cadena de supermercados El Súper, al que califican como una “versión mexicana de Walmart” por las condiciones laborales y el “trato abusivo” que aplican a sus empleados.

Los sindicalistas, se congregaron frente a una de las tiendas en Arleta, en el Valle de San Fernando, argumentando que los trabajadores de la cadena no tienen las 40 horas semanales garantizadas, ni los días pagos por enfermedad y “aún peor son tratados de manera agresiva y sin respeto”.

“El Súper no garantiza las 40 horas de trabajo a la semana para sus trabajadores y eso crea inestabilidad en los ingresos de esas familias”, dijo a Efe Rigoberto Valdez Jr., vicepresidente y director de organización del sindicato Trabajadores Unidos de la Alimentación y el Comercio (UFCW) Local 770.

El sindicalista explicó que la empresa se niega a ofrecer días pagados por enfermedad hasta cuando comience a regir una ley aprobada en California que garantizará tres días por enfermedad a partir del 2015.

No obstante, los representantes de los trabajadores consideran que “este número de días es insuficiente y el estándar para personas que trabajan en supermercados y farmacias es de seis días de enfermedad pagados por cada año de trabajo”.

Los líderes sindicales denunciaron que El Súper, propiedad del Grupo Chedraui de México, obtuvo el año anterior $1.200 millones en ingresos, cosa que se revierte en el bienestar de sus empleados.

“Los trabajadores de esta cadena de supermercados llevamos más de un año tratando de que se nos garantice un trabajo de 40 horas a la semana y nos reconozcan días pagados por enfermedad”, dijo a Efe Fermín Rodríguez, uno de los sindicalistas.

A su vez el presidente de UFCW Local 770, Ricardo Icaza, consideró que la cadena de supermercados “no se ha comprometido a abordar las cuestiones más importantes de nuestros miembros”.

“Que esto tome tanto tiempo, durante una época próspera para esta compañía, es vergonzoso e inaceptable”, agregó el líder sindical en un comunicado de prensa.

El trabajador Paúl Castañeda explicó que un empleado enfermo trabajando en un supermercado “es una fuente de contagio para sus compañeros y para el público en general”, sobre todo que tiene que manejar alimentos, frutas y verduras y otros productos.

La protesta del jueves, en la que participaron cerca de 300 personas según los organizadores, insistió en que el Súper se está convirtiendo en una versión mexicana de Walmart, compañía que ha sido acusada por las centrales obreras del país y por otros líderes comunitarios de enriquecer a sus dueños a costa del sacrificio de sus trabajadores.

Un reporte del 2013, presentado por el Comité de Educación y Fuerza Laboral de la Cámara de representantes, calculó que cada trabajador de Walmart le cuesta $3.015 al año a los contribuyentes, pues por sus bajos salarios tienen que depender de programas sociales pagados con el dinero de los impuestos.

La crítica contra el Súper va en la misma línea de la propuesta presentada por el alcalde Eric Garcetti para elevar el salario mínimo, que actualmente es de $9 la hora, a $13,25 a partir del 2017 y ligar los aumentos posteriores al índice de precios del consumidor para el área metropolitana de Los Ángeles.

Algunas organizaciones como la Cámara de Comercio de Los Ángeles, han anotado que elevar sustancialmente el salario mínimo llevaría a muchos negocios a reducir su personal debido a los costos de nómina y a contratar más personas de tiempo parcial en lugar de tiempo completo.

En una medida controvertida a finales de septiembre y a pesar de la desaprobación de los comerciantes y dueños de hoteles, el Consejo de Los Ángeles aprobó una propuesta para establecer el año próximo un salario mínimo de $15,37 la hora para los trabajadores de grandes hoteles.

Sindicato Lleva Su Lucha Hasta ‘El Super’ del Este de Los Ángeles

June 5, 2014 by · 1 Comment 

La batalla para sindicalizar a los trabajadores en la cadena de supermercados El Súper llegó hasta el Este de Los Ángeles la semana pasada, cuando cientos de manifestantes acudieron a la tienda El Súper en la avenida César Chávez para exigir mejores salarios y beneficios.

El sindicato del sur de California de Trabajadores Unidos de Alimentos y Comerciales (UFCW por sus siglas en inglés) representa alrededor de 575 empleados en siete de las 40 tiendas de El Súper en California. Empleados del sindicato han estado trabajando sin contrato desde 27 de septiembre 2013, cuando su contrato colectivo de trabajo de cinco años expiró. El 2 de mayo, los trabajadores sindicalizados votaron a favor de rechazar la última oferta salarial y de beneficios de la compañía, la cual calificaron como insuficiente.

En el mitin del jueves pasado, los aliados de otros grupos sindicales y la comunidad se unieron a los empleados de El Súper del lado este. Funcionarios de la UFCW pidieron a los trabajadores no sindicalizados de las tiendas a organizarse y unirse a su demanda de mayores salarios y beneficios.

Flora Castañeda se direige ante la multitud pidiendo que El Super incremente los salarios de los trabajadores y ofrezca dias de enfermedad pagados. (EGP foto por Jacqueline García)

Flora Castañeda se direige ante la multitud pidiendo que El Super incremente los salarios de los trabajadores y ofrezca dias de enfermedad pagados. (EGP foto por Jacqueline García)

Ondeando signos y pancartas los manifestantes dijeron que quieren que El Super respete los “derechos básicos” de los trabajadores.

El Vicepresidente del UFCW Local 770  Rigoberto Valdez Jr. dijo a EGP que la tienda del Este de Los Ángeles fue seleccionada para mostrar “solidaridad” con los trabajadores no sindicalizados. “Hay mucha intimidación y hostigamiento en las tiendas no sindicales”, dijo Valdez. “Queremos que se detenga.”

Read this article in English: Union Takes ‘El Super’ Fight to East L.A.

La mayoría de las tiendas de El Súper se encuentran en barrios de bajos ingresos y sirven a una gran cantidad de latinos e inmigrantes en esas áreas. Los trabajadores, muchos de los cuales viven en los mismos vecindarios, dijeron que se les paga muy poco y no pueden darse el lujo de tomar tiempo libre, incluso en caso de enfermedad, ya que la empresa no ofrece días de enfermedad pagados.

María Cabildo, presidenta de la Corporación Comunitaria del Este de LA le dijo a EGP que los empleados enfermos se ven obligados a elegir entre ganar dinero “para pagar el alquiler y alimentar a sus hijos”, o tomar tiempo libre sin pago. Agregó que los trabajadores que manejan alimentos deberían tener la oportunidad de quedarse en casa cuando están enfermos.

Según documentos obtenidos por EGP, “empleados de El Súper presentaron cargos por prácticas laborales injustas ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB)” en abril en un intento de quitarle la certificación al sindicato por motivos de que los representantes sindicales “obligaron e intimidaron a empleados al amenazarlos e insultarlos física y verbalmente” antes de la votación de ratificación del contrato. El Súper también afirma que trabajadores presentaron la petición debido a que no estaban contentos de que la UFCW se negó a aceptar la oferta de contrato de El Súper, que incluía aumentos de sueldo.

Sin embargo, UFCW dijo que los trabajadores, en el momento no entendieron lo que estaban llenando y varios desde entonces le pidieron a la NLRB que desestimara la petición de desertificación, que de acuerdo a Valdez fue firmada bajo la presión de la administración.

“Los supervisores de El Súper estaban corriendo por ahí diciendo a los empleados que si firmaban la petición, la mediación llegaría a su fin” y se alcanzaría un acuerdo, dijo Valdez.

El Grupo Comercial Chedraui con sede en México, es la tercera minorista más grande del país, posee el 81% de Bodega Latina Corp., que opera El Súper.

Flora Castañeda, cajera en una tienda El Súper, dijo durante la manifestación que ya no puede soportar sus bajos salarios y sin beneficios. “Miren a los supervisores, ganando $40 la hora por no hacer nada”, dijo, señalando con enojo desde la parte trasera de un camión la cual fue utilizada como tarima, a gerentes y supervisores que miraban la protesta.

Castañeda dijo a EGP que ella ha trabajado para El Súper durante casi 11 años y gana $12.62 por hora y dijo que la oferta de El Súper para aumentar los salarios a $1.30, por hora, en cinco años es “ridículo”.

“El salario mínimo sube $2 en dos años y ellos nos están ofreciendo un aumento de $1.30, suena a broma”, le dijo a EGP. Actúan como si “debiéramos estar agradecidos por lo que esta empresa multimillonaria nos está dando. Siento como si la compañía me está pateando [el trasero]”, dijo.

Según informes de prensa, las ventas de El Súper en EE.UU. han aumentado un 10,6% desde el 2012. En enero del 2013, Forbes estimó la fortuna personal del Presidente de Chedraui, Alfredo Chedraui Obeso, en más de $1 billón.

“Ellos no pueden decir ‘somos una tienda pequeña,’ no nos alcanza”, María Elena Durazo, secretaria-tesorera de la Federación del Trabajo del Condado de LA AFL-CIO le dijo a EGP. “Lo que no pueden, es darse el lujo de que los empleados vivan en pobreza”, dijo.

El 2 de mayo, los trabajadores sindicalizados votaron en contra de la “última, mejor y final” oferta de El Súper, que según Valdez, sólo incluía “17 a 25 centavos de aumento de los salarios por año, durante cinco años, dos días de licencia por enfermedad y días festivos no pagados”.

De acuerdo con la “Hoja de Datos” enviado vía email por El Súper a EGP, “ la mejor oferta definitiva de la Administración” incluye: aumento inmediato de los salarios por hora entre 26 y 80 centavos para todos los empleados; dos días de enfermedad pagados para los empleados con un año o más en El Súper; un día personal pagado para los empleados con tres años o más; un día personal adicional para los empleados con cinco años o más y la flexibilidad de usar días personales como días de enfermedad.

El Súper puede mejorar, dijo Guadalupe Amador, quien ha trabajado durante 11 años en la panadería de El Súper en el sur de LA. Pese a que le gusta su trabajo, dijo que necesita trabajar más horas para poder completar sus gastos.

“Como madre soltera de tres hijos, esto me permitiría poner más comida en mi mesa”, dijo en el mitin.

El 28 de mayo, El Súper acordó reanudar las negociaciones, que se establecieron para comenzar el miércoles. Mientras tanto, Valdez dijo que su grupo continuó con la protesta el 29 para mostrar a los supervisores que los trabajadores tienen el apoyo de la comunidad.

El sindicato está tratando de conseguir 40 horas semanales para los empleados con antigüedad, un aumento “real” de los salarios, seis días de enfermedad pagados, y la libertad para sindicalizarse sin la intimidación de los supervisores.

El Súper dijo en un comunicado que ha estado negociando “de buena fe con la UFCW”, y ha presentado varias propuestas “que abordan una variedad de temas”.

“El sindicato no generó una propuesta salarial hasta el último día que las partes se reunieron el 28 de marzo 2014 … después que un mediador federal instó a que lo hicieran”, según el comunicado de la compañía.

—-

Twitter @jackieguzman

jgarcia@egpnews.com

 

Union Takes ‘El Super’ Fight to East L.A.

June 5, 2014 by · 1 Comment 

The battle to unionize workers at grocery store chain El Super moved to East Los Angeles last week when hundreds of protesters descended on the El Super store on Cesar Chavez Avenue to demand better wages and benefits.

The Southern California United Food and Commercial Workers (UFCW) represents about 575 employees at seven of El Super’s 40 stores in California. Union employees have been working without a contract since Sept. 27, 2013 when their five-year collective bargaining agreement expired. On May 2, union workers voted to reject the company’s latest wage and benefit offer, calling it inadequate.

At last Thursday’s rally, allies from other union and community groups joined El Super employees at the eastside rally. UFCW officials called on the stores’ non-union workers to organize and join their demand for higher wages and benefits.

Hundreds of union workers and allies rally at the El Super store in East L.A. to demand better wages, affordable health care and paid sick leave. (EGP photo by Jacqueline Garcia)

Hundreds of union workers and allies rally at the El Super store in East L.A. to demand better wages, affordable health care and paid sick leave. (EGP photo by Jacqueline Garcia)

Sign waving protesters said they want El Super to respect workers’ “basic rights.”

UFCW Local 770 Vice-President Rigoberto Valdez Jr. told EGP the East LA store was selected to show “solidarity” with non-union workers. “There’s a lot of intimidation and harassment [going on] in non-union stores,” Valdez said. “We want it to stop.”

A majority of El Super’s stores are in low-income neighborhoods and cater to the large number of Latinos and immigrants in those areas. Workers, many who live in the same neighborhoods, said they are paid very little and can’t afford to take time off even when ill, since the company does not offer paid sick days.

Lea este artículo en Español: Sindicato Lleva Su Lucha Hasta ‘El Super’ del Este de Los Ángeles

Maria Cabildo, president of East LA Community Corp., said sick employees are forced to choose between earning money “to pay their rent and feed their kids” or taking time off without pay. She said workers who handle food should be able to stay home when they are sick.

According to an article in the Los Angeles Business Journal and documents obtained by EGP, “El Super employees filed unfair labor practice charges with the National Labor Relations Board” in April in an attempt to decertify the union on grounds that union representatives “coerced and intimidated employees by threatening and insulting them both physically and verbally” before the contract ratification vote. El Super also claims workers filed the petition because they were unhappy UFCW refused to accept El Super’s contract offer, which included pay raises.

UFCW, however, said workers did not understand what they were filing and many have since asked the NLRB to drop the decertification petition, which Valdez claims was signed under pressure from management.

“Supervisors at El Super were running around telling employees that if they signed the petition, mediation would come to an end” and an agreement would be reached, he said. But the truth is the two groups were still far apart, he said.

Mexico-based Grupo Comercial Chedraui, the country’s third largest retailer, owns 81% of Bodega Latina Corp., which owns and operates El Super.

Flora Castaneda is an El Super cashier and said during the rally she can no longer stand her low wages and not having benefits. “Look at management, getting paid $40 an hour for doing nothing,” she said, pointing angrily from the back of flatbed truck at managers and supervisors watching the protest.

Castaneda told EGP she has worked for El Super for nearly 11 years and earns $12.62 an hour. She called El Super’s offer to increase wages $1.30 an hour over five years “ridiculous.”

“Minimum wage goes up $2 in two years and they are offering us a $1.30 raise, that’s a joke,” she told EGP. They act like we “should be grateful for what this multi-billion dollar company is giving us. I feel like management is kicking me [in the rear],” she said.

According to news reports, El Super’s US sales have increased 10.6% since 2012. In January 2013, Forbes estimated the personal wealth of Chedraui’s Chairman of the Board, Alfredo Chedraui Obeso, at over $1 billion.

“They can’t say ‘we are a small store, we cannot afford it,’” Maria Elena Durazo, secretary-treasurer of the LA County Federation of Labor AFL-CIO told EGP. “What they can’t afford is employees living in poverty,” she said.

Durazo said El Super’s wage offer was “too low, below the standard,” causing negotiations to break off. On May 2, union workers voted down El Super’s “last, best, and final” offer, which according to Valdez, only included “17 to 25 cents increases in wages per year, for five years, two days of sick leave and no paid holidays.”

According to the  “Fact Sheet” emailed by El Super to EGP, “Management’s Best and Final Offer” includes: immediate hourly wage increases ranging from 26 to 80 cents for all employees; two paid sick days for employees with one year or more at El Super; one paid personal day for employees with three years or more; one additional personal day for employees working for five years or more and the flexibility to use personal days as sick days.

El Super can do better, said Guadalupe Amador, who has worked for 11 years in the bakery at the El Super in South L.A. She loves her job, but said she needs to work more hours to make ends meet.

“As a single mother of three, it would allow me to put more food on my table,” she said at the rally. Amador said raising workers’ hours will improve customer service, explaining she risks being reprimanded if she does not clock out in time so she can continue helping customers in line.

On May 28, El Super agreed to resume negotiations, which were set to begin Wednesday. Meanwhile, Valdez said his group will continue their protests to show management workers have the support of the community.

The union is seeking 40 hours a week for employees with seniority, a “real” wage increase, six paid sick days, and the freedom to unionize without intimidation from management.

El Super says it has been negotiating “in good faith with the UFCW,” and has put forth several proposals “addressing a variety of issues.”

“The union did not generate a wage proposal until the last day the parties met on March 28, 2014…after a federal mediator urged it to do so,” according to a company statement.

—-

Twitter @jackieguzman

jgarcia@egpnews.com

 

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. · Log in