De Cantinflas a “Sense8”, el Salón L.A. Cumple 80 Sin Perder el Ritmo

July 27, 2017 by · Leave a Comment 

MÉXICO –  Capaz de convocar a Mario Moreno “Cantinflas”, al nobel Gabriel García Márquez, al subcomandante Marcos o a los actores de la serie “Sense8”, el salón Los Ángeles cumple 80 años como un icono todoterreno y de espíritu incombustible en la Ciudad de México.

“Los Ángeles es como un museo viviente, pero muy vivo y contemporáneo. Aquí puede suceder cualquier cosa”, remarca a Efe el director del salón, Miguel Nieto.

Han sido miles de horas de música en directo, centenares de parejas dispuestas a darlo todo en la pista de baile y tantas otras actividades, desde fiestas de quinceañera a obras de teatro, muestras gastronómicas o actos políticos.

“Quien no conoce Los Ángeles, no conoce México”, reza la publicidad de este gigante espacio, con capacidad para más de 2.000 personas, ubicado en la popular colonia (barrio) Guerrero.

“Hemos tenido la suerte de tener muchas amistades y que pasen cosas muy raras en el salón. Desde un Carlos Fuentes que celebra su cumpleaños e invita a Gabriel García Márquez, José Saramago y 300 personalidades más, hasta el subcomandante Marcos presente en distintos eventos”, apunta el director.

Nieto pertenece a la familia que en 1937 abrió este local que conserva buena parte de su decoración original, con suelos de madera, luces tenues, mesas redondas, un cártel en neón con su nombre y una virgen en un diminuto altar.

Siendo un buen trago de tradición y autenticidad, ha sido escenario de infinidad de películas como “Una gallega baila mambo” (1951), con Silvia Pinal, hasta series de Netflix como “Sense8”, de las hermanas Wachowski, o “Club de Cuervos”.

Pero ser plató de rodaje y lugar común para todo tipo de personajes no es garantía de éxito. Este salón le debe la fama a un público entregado que llena la pista varias noches a la semana a ritmo de danzón, salsa o cumbia.

“Es de las pocas diversiones sanas que quedan en México, y todo el mundo puede venir, el precio que tiene es muy accesible para todos”, explicó a Efe Armida Applebaum, dueña del salón y madre de Miguel Nieto.

Es martes de danzón, un baile de origen cubano, y unas 200 parejas se mueven por la pista con salero y elegancia.

Hay arrugas, trajes y vestidos de todos los cortes y colores y señoras emperifolladas que se sientan en una esquina esperando que las saquen a bailar.

La media de edad supera los cincuenta con creces, pero el espíritu y las ganas de mover el esqueleto son de quitarse el sombrero.

Gloria Aguilar tiene 81 años, dice que en el salón está “en familia” y se define como una “regular” de los martes desde hace 20 años. Toma metro y autobús para llegar al club, en un trayecto de hora y media que le merece mucho la pena.

“Bailando se me olvidan todos los problemas”, afirma esta señora de larguísimo pelo gris, adornado con una rosa, y un ajustado vestido rojo que resalta su esbelta figura.

Es vanidosa y lo reconoce: “Tengo mucha preocupación por arreglarme tantito. De primeras por la edad que tengo, 81 años, y también porque le debo un respeto al danzón”.

El ‘look’ importa y mucho para estos amantes del baile. Gonzalo Lechuga es prueba de ello. Porta un traje verde, una corbata multicolor, unos zapatos marrones lustrados hasta resplandecer y un bigote fino que enmarcan sus 91 años y una gran labia.

“Siempre en los salones voy con diferente ropa. Modestia aparte, con 18 años empecé a bailar en salones y tengo el honor y privilegio de haber ganado varios premios”, presume Lechuga, que hoy visita solo este local de “gran nivel” porque su pareja enfermó, pero no tarda en sacar a bailar a otra mujer.

Liliana representa la nueva savia de Los Ángeles. Tiene 25 años, es madre separada y adora el danzón. “Siento que el músico te transmite la vibra. A mí me encanta y por esto vengo a bailar aquí”, explica.

“Los que empiezan de 40 terminan aquí con 80 y 90 años. Hay una continua renovación de público”, asegura Nieto, cuestionado sobre la avanzada edad de muchos de los parroquianos.

Para conmemorar sus 80 años, el salón tiene preparados dos grandes bailes. La Sonora Matancera, con sede en Las Vegas, actuará el sábado 29 de julio, y el 2 de agosto será el turno de cinco bandas, entre estas Pepe Luis y su Orquesta Universitaria.

Con 96 años y 70 de ellos actuando en el salón non-stop, Pepe Luis Rodríguez tiene mucho que agradecerle a Los Ángeles.

“Fui artista exclusivo de discos Columbia y me mandaron a grabar discos a París. También me tocó andar con una orquesta con músicos latinos y estuve en Costa Rica y Chicago”, destaca cuando habla de la catapulta que supone para muchos artistas este mítico salón octogenario.

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·