Parálisis del Sueño, “Sensación Terrorífica” en la que Influyen los Traumas

January 19, 2018 by · Leave a Comment 

La parálisis del sueño, esa sensación terrorífica de inmovilidad durante la noche, puede verse agravada en personas con traumas y trastornos de ansiedad, dijo a EFE el director del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño (IMMIS), Reyes Haro.

“Las personas más proclives a la ansiedad y a la depresión tienen una mayor probabilidad de presentar esto”, reconoció el doctor, quien afirmó también que los estudios encuentran en las personas que sufrieron abuso sexual una mayor incidencia de esta parasomnia.

En personas con estrés postraumático, ansiedad y crisis de pánico también es muy frecuente la presencia de la parálisis del sueño que, según los estudios, la experimenta un 10 por ciento de la población mundial.

Aunque “es algo de lo que no se suele hablar”, se estima que el 50 por ciento de las personas lo experimentará al menos una vez en su vida, siendo un trastorno que “no diferencia por género, edad o población”.

Este episodio “asociado a una ensoñación intensa” y acompañado por una sensación de terror “tipo pesadilla” es la mezcla de dos estados antagónicos: el sueño y la vigilia.

“Es la expresión simultánea de estos dos estados opuestos”, indicó Haro, en la que el cuerpo es incapaz de moverse a causa de una atonía muscular que le provoca una instintiva sensación de pavor.

En la cultura popular mexicana, la parálisis está asociada a ritos de brujería o posesiones demoníacas, así como a visitas extraterrestres.

Esto, en cierta medida, se debe a que las parasomnias – experiencias anómalas en el sueño – pueden venir acompañadas de alucinaciones hipnagógicas, provocando la paranoide sensación “de que algo está alrededor, en el entorno, en la habitación, en el armario”.

De los factores de riesgo que puede desencadenar la parálisis, el más frecuente son los malos hábitos de sueño, ya que, según argumentó Haro, el ser humano se ve sometido “a las exigencias de la sociedad actual”, que fomenta estilos de vida que generan “deudas de sueño”.

“Por la razón que sea, si se desvela por trabajo, placer o vídeo juegos, se rompe este ritmo, entonces los sueños son muy intensos y eso favorece la aparición”, indicó.

El investigador del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) apuntó que “el consumo de sustancias también incide en la aparición del trastorno”.

“Si no hay control o consumo moderado de nicotina, cafeína o alcohol, son factores que también inciden en la presencia de la parálisis de sueño”, aseveró.

El sueño presenta cuatro fases que se repiten cíclicamente cada 90 minutos durante la noche, siendo en la fase conocida como “movimientos oculares rápidos”, cuando más relajada está la persona, en la que se manifiesta la parálisis.

Cuando se experimenta, es recomendable saber que los únicos músculos que se pueden mover en ese momento son los oculares y respiratorios.

Teniendo conocimiento de ello, Haro aconsejó entonces tratar de recordarlo, aunque se esté experimentando una sensación terrorífica, y “apretar los ojos, buscar moverlos en ese estado de conciencia para así activar el resto de la musculatura”.

Hay que saber que cuando la parálisis apresa “es normal que haya aumento en la frecuencia cardiaca, aceleración respiratoria y pérdida de temperatura”.

“Es una expresión natural de la etapa en la que estábamos soñando” y, al vivirlo conscientemente, provoca ese temor, esa “experiencia realmente desagradable”, explicó.

Estudio Refuta Conexión Entre Autismo y Riesgo de Heridas en Niños Pequeños

December 22, 2017 by · Leave a Comment 

Un estudio de la Universidad de Colorado divulgado recientemente refuta que el autismo esté entre las principales razones de riesgo de heridas moderadamente serias entre menores de cinco años, y considera que sí lo están, por el contrario, el déficit de atención y la hiperactividad.

Tras analizar los casos de 2,000 niños de todo el país, los investigadores determinaron que, a pesar de lo que comúnmente se cree, los niños con autismo no son más propensos que quienes no padecen de esa condición a sufrir de heridas que requieran atención médica, es decir, visitas a salas de emergencia u hospitalización.

A la vez, ese tipo de heridas resulta habitual entre niños con el desorden de déficit de atención e hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés).

Aparentemente, según los investigadores, el hecho que un 30 % de niños con autismo también padecen de ADHD habría llevado a la errónea conclusión sobre la conexión entre riesgo de heridas infantiles y autismo.

Las investigaciones se basaron en datos de unos 6.000 niños compilados durante varios años para el Estudio para Explorar el Desarrollo Temprano (SEED, en inglés) del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

“Los problemas de atención parecen contribuir al riesgo de heridas. La relación existente (entre autismo y ADHD) puede explicar por qué algunos estudios encontraron un riesgo más alto de heridas en niños con autismo”, indicó la Dra. Carolyn DiGuiseppi, supervisora del nuevo estudio y profesora de epidemiología y pediatría en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Colorado en Denver.

Específicamente, DiGuiseppi y sus colaboradores de otras universidades analizaron reportes incluidos en SEED de información provista por adultos a cargo de niños de edades entre 30 y 68 meses que sufrieron heridas que necesitaron atención médica.

Algunos de esos niños tienen autismo, otros padecen de desórdenes de desarrollo y otros fueron agrupados como “población en general”.

El análisis de los datos sobre las circunstancias en que resultaron heridos permitió establecer que el 32.3 % de los niños con autismo había tenido heridas, en comparación con el 30.2 % de niños en la población en general y con el 27,8 % de niños con otros desórdenes.

Pero al tener en cuenta otros elementos, como el contexto socio-demográfico, la salud, el coeficiente intelectual y las diferencias de conducta de los menores, los investigadores concluyeron que “las probabilidades de heridas en los casos de niños con autismo, aunque significativamente más altas que las del grupo de control de niños con otros desórdenes, son similares a las de los niños de la población en general”.

En definitiva, no sería el autismo, sino otros factores, como el nivel de educación de los padres, la calidad de los cuidados maternales, los ingresos de la familia, problemas de conducta infantil o ciertas enfermedades los que generarían el riesgo de heridas.

Pero, según los investigadores, esa conclusión, aunque sólida y basada en datos oficiales, deben considerarse como provisional, porque no explica las razones por las que niños con otros desórdenes de desarrollo son menos propensos a lastimarse que niños con autismo ni tampoco tiene en cuenta el hecho que un número indeterminado de heridas infantiles nunca se reportan.

DiGuiseppi cree que una posible explicación de las diferencias en el riesgo de heridas entre niños autistas y niños con otros desórdenes es que los que tienen autismo gozan de mayor movilidad que los niños con problemas de desarrollo que incluyen incapacidades físicas.

Y la razón por la que los padres de niños con autismo prefieren no reportar las heridas de sus hijos es que las salas de emergencia de los hospitales “son caóticas y ruidosas”, es decir, un ámbito poco propicio para niños autistas.

Además, dice el estudio, “las esperas (en el hospital) son largas y no es mucho el personal que ha sido entrenado en desórdenes del neuro-desarrollo”. Por eso, los padres serían renuentes a llevar a sus hijos al hospital.

Para lograr mejores conclusiones, sostuvo DiGuiseppi, se necesita realizar más investigaciones enfocándose exclusivamente en niños con autismo y dividiendo a esos niños en grupos con distintos tipos de conductas para comparar si algún grupo presenta un riesgo de heridas más alto que otro.

A la vez, piden los autores del estudio, “los médicos a cargo del cuidado de niños tanto con autismo como con problemas de atención deberían considerar proveer consejos de seguridad específico para esos niños”.

Aminora Uso de Quimioterapia en Fase Inicial de Cáncer de Seno, Dice Estudio

December 22, 2017 by · Leave a Comment 

El uso de quimioterapia en la fase inicial de cáncer de seno ha disminuido en los últimos años a discreción de los médicos, que consideran que puede hacer más daño que beneficio, según un estudio de la Universidad de Stanford.

La investigación, publicada recientemente en la revista científica del Instituto Nacional del Cáncer, de la escuela de Medicina de esa universidad, analizó las historias clínicas de cerca de 3,000 mujeres con cáncer de seno en etapa temprana.

“Para pacientes con etapas iniciales de cáncer de seno, hemos visto una disminución significativa del uso de quimioterapia en los últimos años”, afirmó la profesora Allison Kurian, directora del estudio.

“Esto refleja un cambio en la cultura de la práctica médica y una tendencia a usar la biología de los tumores como guía para opciones en el tratamiento, en lugar de apoyarse solamente en medidas clínicas”, precisó Kurian.

Entre 2013 y 2015 se redujo de 34.5% a 21.3% el uso de la quimioterapia entre los participantes en la investigación, al igual que disminuyó de 44.9% a 31.6% la recomendación de los médicos para utilizarla.

“Creemos que el estudio muestra que los médicos están intentando ser más selectivos en sus recomendaciones para evitar la toxicidad a los pacientes cuando sea posible”, explicó Kurian.

Los investigadores analizaron los datos de 5.080 mujeres tratadas en etapas tempranas de cáncer de seno entre 2013 y 2015.

De este grupo, seleccionaron 2,926 pacientes en las dos primeras etapas de cáncer de seno que fueron favorables a la “expresión del receptor de estrógeno”, un indicador utilizado frecuentemente para determinar el tratamiento.

El grupo analizado en el estudio, que se realizó conjuntamente con la Universidad de Michigan, también había mostrado reacción negativa a la expresión del receptor de crecimiento de la piel, otro indicador para decidir un tratamiento.

“Nuestro estudio muestra cómo el cáncer de seno es un modelo de la forma como los doctores han manejado los avances en la medicina personalizada en el consultorio para reducir los tratamientos excesivos”, anotó Steven Katz, profesor de medicina la Universidad de Michigan.

El Temor Compromete la Salud y el Bienestar de las Familias Inmigrantes

December 14, 2017 by · Leave a Comment 

Luis Ramírez ha vivido en Estados Unidos sin documentos de inmigración durante dos décadas, pero ahora está más preocupado por la deportación que nunca.

Ramírez dijo que él y su esposa, Luz Cadeo, quien también está aquí ilegalmente, ya han hecho planes en caso de que sean arrestados por la policía de inmigración: la pareja, que vive en Lakewood, California, trataría de encontrar trabajo en su México natal, mientras sus hijos más jóvenes nacidos en EE.UU., de entre 15 y 18 años, se quedaran en los Estados Unidos con un pariente.

“Nos lo tomamos muy en serio”, dijo Ramírez en español, que trabaja como soldador. Pero, agregó, “es muy difícil explicar a [nuestros hijos] la realidad de lo que podría pasar”.

Las familias inmigrantes como la de Ramírez viven con mayor temor e incertidumbre debido a políticas de inmigración más estrictas y una mayor aplicación bajo la administración Trump, según un informe publicado el miércoles por el Kaiser Family Foundation (Kaiser Health News, que produce California Healthline, es un programa editorialmente independiente de la fundación).

El miedo y el estrés que crea compromete la salud de los niños, posiblemente a largo plazo, según el informe.

También está causando que algunos padres renuncien a la atención médica o se retiren de programas de salud pública como Medicaid, que cubre a personas con bajos ingresos y Women, Infants and Children, que proporciona asistencia nutricional.

El informe, basado en grupos focales con 100 padres y entrevistas con 13 pediatras, descubrió que los inmigrantes de todo el país están preocupados por ser deportados y separados de sus familiares. Algunos padres son reacios a abandonar sus hogares o participar en actividades recreativas.

Esta ansiedad postelectoral no se limita a los inmigrantes sin papeles, según el informe.

“Estos sentimientos de temor e incertidumbre se extienden ampliamente a través de diferentes grupos de inmigrantes, incluidos los inmigrantes que están aquí legalmente”, dijo Samantha Artiga, directora del proyecto de política de disparidades en el Kaiser Family Foundation y uno de los autores del informe.

“Ya no se sienten que la ‘tarjeta verde’ es suficiente y [creen] que realmente necesitan buscar la ciudadanía para sentirse seguros y estables en el país”.

Shirley Avalos, una ciudadana de los Estados Unidos, dijo que vio la ansiedad en su madre, residente legal permanente, también conocida como titular de la ‘tarjeta verde”.

Samantha Artiga, directora del proyecto de política de disparidades en la Kaiser Family Foundation, analiza cómo el miedo y el estrés tóxico afectan a las familias inmigrantes. “Muchas familias con estatus migratorio mixto tienen miedo de que se separen debido a la deportación”, dijo. (Paula Andalo / KHN)

Samantha Artiga, directora del proyecto de política de disparidades en la Kaiser Family Foundation, analiza cómo el miedo y el estrés tóxico afectan a las familias inmigrantes. “Muchas familias con estatus migratorio mixto tienen miedo de que se separen debido a la deportación”, dijo. (Paula Andalo / KHN)

En un momento dado, su madre no pudo encontrar su tarjeta verde, y tenía miedo de conducir hasta que lo encontró. Donald Trump se ha ido “por la borda”, dijo Avalos, que vive al este de Los Ángeles.

En las entrevistas, los padres y los pediatras informaron que los niños inmigrantes padecían de depresión, ansiedad, dolencias estomacales y dolores de cabeza. También vieron a niños que tenían problemas para comer, dormir y hacer tareas escolares.

El estrés general podría tener consecuencias de por vida para la salud de esos niños, dijo Lanre Falusi, pediatra del Children’s National Health System en Washington, DC, y ex presidenta del capítulo local del American Academy of Pediatrics.

“Los miedos y el estrés continuos, constantes y graves que estas familias están experimentando pueden tener efectos físicos reales en los niños”, dijo Falusi. “Sus cerebros aún están desarrollando, por lo que son particularmente sensibles a sus entornos y sus experiencias”.

Mientras la mayoría de los padres dijeron que todavía llevaban a sus hijos al médico, el informe mostró que algunas familias se han desplazado hacia más visitas sin cita para evitar tener que proporcionar información personal para programar una cita.

Ramírez dijo que su familia todavía va al médico cuando es necesario, pero intentan no dar más información personal de la necesaria.

Falusi dijo que ha visto un uso reducido de los servicios de salud de primera mano desde las elecciones de 2016. “Cuando hay rumores sobre redadas de inmigración, los estacionamientos están vacíos”, dijo. “Las clínicas están vacías”.

Para tratar de ayudar a las familias a sentirse más seguras, los médicos están publicando carteles de bienvenida y estacionan al personal bilingüe al frente. También aseguran a las familias que su información se mantendrá confidencial.

Tanto los padres como los pediatras también informaron que el racismo, la discriminación y la intimidación – especialmente hacia los musulmanes y los latinos – habían aumentado desde las elecciones.

“La retórica antiinmigrante realmente ha animado a la gente a ser abiertamente odiosa, y eso es perjudicial para nuestros hijos en particular”, dijo Jenny Rejeske, analista principal de políticas de salud en el National Immigration Law Center.

Además, muchos aspectos de la vida cotidiana – que incluyen todo desde conducir hasta buscar trabajo – se ha vuelto más difícil para las familias inmigrantes, según los pediatras y los padres. Un padre latino de Boston, por ejemplo, dijo que los niños solían ir al parque, pero ahora pasan más tiempo adentro por temor a ser deportados.

Daisy Juárez, de 27 años, quien nació en Estados Unidos y vive en Los Ángeles, dijo que las estrictas políticas de inmigración han afectado a toda su familia, especialmente a su padrastro, un trabajador de la construcción que está aquí ilegalmente. La hermana de Juárez, Amy, de 10 años, dijo que se pone nerviosa al pensar que su padre sea arrestado por agentes de inmigración. “¿Qué pasa si lo deportan y ya no puedo verlo?”, Se preguntó. “Si lo deportan, lo voy a extrañar mucho”.

Mientras las deportaciones también aumentaron bajo el presidente Obama, en su mayoría atacaron a inmigrantes indocumentados con antecedentes penales, dijo Rejeske. El presidente Trump ha cambiado ese enfoque a todos los inmigrantes aquí ilegalmente, independientemente de cuánto tiempo hayan estado en Estados Unidos o si tienen hijos que sean ciudadanos estadounidenses, dijo ella.

Trump también ha prohibido viajar desde ciertos países, ha impulsado la aplicación de la ley de inmigración y ha anunciado el final del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que proporciona un estatus legal temporal a las personas traídas ilegalmente a los Estados Unidos cuando eran niños.

Los dos hijos mayores de Ramírez y Cadeo son ambos parte de ese programa, conocido como DACA. Cadeo dijo que se preocupa porque ahora las autoridades tienen toda la información de sus hijos y pueden encontrarlos y deportarlos fácilmente.

Los pediatras, entrevistados este otoño, provenían de ocho estados y del Distrito de Columbia, y atienden a poblaciones de inmigrantes. Los grupos focales se llevaron a cabo en cinco idiomas con padres de 15 países, incluidos México, Siria, Brasil y Corea. Las discusiones tuvieron lugar en Chicago; Boston; Bethesda, Md.; y cinco ciudades de California: Fresno, San Diego, Oakland, Los Ángeles y Anaheim.

Muchos de los padres que participaron en los grupos focales llegaron a los EE.UU. después de huir de la guerra y la violencia en sus países de origen, dijo Artiga del Kaiser Family Foundation.

“No tienen la opción de regresar a su país de origen y ahora están realmente preocupados sobre si podrán quedarse aquí”, dijo Artiga. “Esas personas se encuentran en una situación realmente difícil”.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorial independiente de Kaiser Family Foundation. La cobertura de KHN es financiada en parte por Blue Shield of California Foundation. Puede comunicarse con la autora Anna Gorman al: agorman@kff.org o @AnnaGorman.

Mujeres con Sobrepeso Tienen Más Riesgo de No Detectar el Cáncer de Mama

December 8, 2017 by · Leave a Comment 

WASHINGTON- El sobrepeso en las mujeres genera más riesgos de que no les sea detectado un cáncer de mama, lo que implica la necesidad de mamografías más periódicas, según un estudio divulgado recientemente por la Sociedad Norteamericana de Radiología (RSNA).

El estudio, del Instituto Karolinska (Suecia), buscó identificar los factores que incrementaban el peligro de que un tumor con un tamaño superior al de un cacahuete o dos centímetros – medida que separa el primer y segundo nivel del cáncer – no fuera detectado, así como examinar las implicaciones de un pronóstico a largo plazo.

El tamaño de la tuberosidad está fuertemente relacionado con el pronóstico del mismo, tal y como recordó Fredrik Strand, coautor del trabajo y radiólogo del Hospital Universitario de Karolinska, en Estocolmo, indicó la RSNA en un comunicado.

La investigación es fruto del examen continuado de 2,012 casos de cáncer de mama invasivo que aparecieron entre 2001 y 2008 y que fueron seguidos por los especialistas hasta 2015, lo que les permitió observar la relación entre la progresión de la enfermedad y el índice de masa corporal.

La densidad de masa, tal y como reflejó el estudio, está vinculada a un tumor más grande en el momento de diagnóstico tras ser detectado por mamografía, e implica peor pronóstico que en mujeres con menor índice.

Sin embargo, no se observó relación “significativa” entre la densidad mamaria y el progreso de la enfermedad y solo el índice de masa corporal se vinculó a un mayor tumor en cánceres detectados durante los dos años posteriores a una mamografía.

“Nuestro estudio sugiere que cuando un médico presenta los argumentos a favor y en contra de realizar un examen de cáncer de mama al paciente, tener un alto índice de masa corporal debería ser una de las razones utilizadas”, afirmó Strand, quien recomendó intervalos más reducidos entre mamografías.

El coautor del estudio aseguró que también puede haber otros factores que provoquen el peligro de un peor pronóstico en estas mujeres, tales como la composición molecular de los tumores o los niveles de expresión de la hormona receptora.

El índice de masa corporal (BMI, por sus siglas en inglés) se basa en la relación entre altura y peso y fija el sobrepeso en un valor igual o superior a 25.

A pesar de que en Suecia hay menos mujeres con alto BMI que en Estados Unidos, el intervalo entre mamografías recomendado allí es menor que el estadounidense, siendo el primero de entre 18 y 24 meses y el segundo de 24 meses, ambos superiores a los 12 que aconsejan distintas asociaciones, según el comunicado.

La RSNA, con sede en el estado de Illinois, es una asociación que integra a más de 54,000 radiólogos, oncólogos de radiación y científicos relacionados con estas áreas de especialización.

Número de Latinos en EE.UU. Que Habla Español en Casa cae un 5 % en 10 años

November 2, 2017 by · Leave a Comment 

El porcentaje de latinos que reside en Estados Unidos y que dice hablar español en casa se redujo en un 5 por ciento, entre 2006 y 2015, lo que contrasta con el aumento del número de hispanos que viven en el país, según un estudio divulgado el martes.

Mientras que en 2006 un 78 por ciento de los latinos residentes en Estados Unidos afirmaba hablar en español en la privacidad del hogar, en 2015 este dato se había reducido a un 73 por ciento, de acuerdo con una investigación llevada a cabo por el Centro de Estudios Pew.

El informe resalta que en el año 2015 un total de 37 millones de hispanohablantes residían en el país, lo que consolida al castellano como la segunda lengua más hablada en Estados Unidos, sólo por detrás del inglés.

Esta cifra supone un salto significativo en apenas una década, puesto que diez años antes eran 31 millones los residentes en el país que se definían como latinos.

El declive del uso del español en casa es un fenómeno que está teniendo especial relevancia en algunas de las principales áreas metropolitanas estadounidenses, apunta el estudio.

En California, en el triángulo formado por las localidades de Los Ángeles, Long Beach y Anaheim, que con 4.42 millones de hispanos representa la región metropolitana donde más latinos viven en el país, la reducción del uso del español en casa fue de un 3 por ciento.

En el estado de Nueva York, la zona metropolitana compuesta por la ciudad homónima, Newark y Jersey, donde se estima que viven 3.55 millones de latinos, la caída fue de un 5 por ciento.

Llama la atención el caso de la región metropolitana compuesta por Miami, Fort Lauderdale y West Palm Beach, en Florida, donde pese a la reducción del 2 por ciento entre 2005 y 2015, un 90 por ciento de los hispanos residentes en la zona hablan español en casa.

A pesar de la caída del uso del español en casa, la población latina considera que el hablar esta lengua puede resultar una aptitud vital y destaca la importancia de que las próximas generaciones sigan hablándolo.

Disparidad de Oportunidades Frena el Desarrollo de los Hijos de Inmigrantes

October 26, 2017 by · Leave a Comment 

Chicago, IL – Las barreras raciales que limitan la educación y la separación de familias provocada por las deportaciones evitan que los hijos de inmigrantes se desarrollen y logren su máximo potencial, según un estudio publicado el martes por la Fundación Annie E. Casey.

El informe “Race for Results” 2017 destaca las disparidades de oportunidades que enfrentan los 18 millones de hijos de inmigrantes y el estrés que sufren por el impacto de las políticas del presidente Donald Trump, que buscan aumentar y acelerar las detenciones y deportaciones de indocumentados.

Laura Steer, directora asociada de reformas políticas de la fundación, declaró en la presentación del estudio que en “muy raras ocasiones” se piensa en el impacto en los niños cuando se habla de las políticas de inmigración.

En las escuelas públicas enfrentan barreras de idioma y culturales que repercuten en su rendimiento, el 30 por ciento viven en hogares con bajos ingresos y en un porcentaje muy bajo son matriculados en programas preescolares, que son un indicador de futuro éxito académico.

“Esos niños van a ser nuestros futuros líderes, nuestra fuerza laboral, y tienen que ser exitosos si queremos tener éxito como país”, agregó Steer.

Por su parte, el presidente de la fundación, Patrick McCarthy, declaró que “la vitalidad y prosperidad de la nación depende del éxito de cada niño”, incluyendo a los afroamericanos, que también se encuentran entre los afectados por las disparidades.

El estudio señala que, a pesar de ser considerado el país más rico del mundo, EE.UU. se ubica en el noveno lugar en bienestar infantil entre las naciones desarrolladas.

Con un 43 por ciento de niños en hogares pobres y 10 millones en vecindarios pobres, “son demasiados los que no están creciendo en comunidades prósperas y en familias estables”, agrega.

De los 18 millones de hijos de inmigrantes, de los cuales más de la mitad son hispanos emigrados de México y Centroamérica, el 88 por ciento son ciudadanos estadounidenses y unos 5 millones viven con por lo menos un padre indocumentado, señala el reporte.

“Esos niños enfrentan obstáculos más adelante en la vida cuando no tienen un buen comienzo, cuando las escuelas no desarrollan su potencial y cuando son expuestos a condiciones de estrés crónico”, agrega.

Sobre los efectos de las políticas migratorias, la fundación destaca el miedo en el que viven las familias inmigrantes, al punto de que evitan acceder a recursos como atención médica y ayuda financiera, “para los cuales califican y necesitan”.

Estima que entre 2008 y 2013, unos 500,000 niños han sido separados de sus padres por detenciones y deportaciones, lo que ha provocado traumas psicológicos, inestabilidad y “penurias financieras en familias donde el único proveedor ya no está más”.

El incremento de las acciones de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) involucra detenciones de madres y padres sin derecho a fianza, en centros ubicados lejos de sus familias u otras conexiones sociales, y sin acceso a abogados.

“El Gobierno también puede confiscar casas y comercios, que las familias inmigrantes trabajaron muy duro para conseguir, lo que es indignante”, dice el estudio.

“Race for Results” se realiza desde 2014 y hace un seguimiento anual de los niños a nivel nacional y estatal, con algunos indicadores positivos que se destacan, como la reducción del embarazo juvenil o un incremento en el ingreso económico familiar.

También, a nivel nacional, el 80 por ciento de los niños de familias inmigrantes tienen dos padres en su casa, comparado con el 65 por ciento de las familias nacidas en Estados Unidos.

El estudio incluye recomendaciones para promover el bienestar de los hijos de inmigrantes, que incluyen el mantenimiento de la unidad familiar cuando se deporte o detenga a uno de los padres.

Asimismo, para mejorar las oportunidades económicas de los padres inmigrantes, aconseja el establecimiento de programas de certificación laboral para los trabajadores nacidos en el extranjero.

Grandes Grupos Raciales y Étnicos Sienten Discriminación

October 26, 2017 by · Leave a Comment 

Los grandes grupos raciales y étnicos de Estados Unidos, incluyendo a los blancos y los latinos, se sienten discriminados en su vida diaria, según una encuesta publicada el martes por la radio pública NPR, la Universidad de Harvard y la Fundación Robert Wood Johnson.

Aunque el reporte se centra principalmente en las experiencias de discriminación sufridas por los afroamericanos, de los cuales el 92 por ciento afirma que son víctimas de exclusión en Estados Unidos, otros grupos minoritarios también denunciaron que sufren discriminación.

Así, el 90 por ciento de la comunidad LGBTQ – lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y género no definido – asegura que contra ellos hay discriminación, lo mismo que el 78 por ciento de los latinos y el 75 por ciento de los nativoamericanos.

De igual forma, el 61 por ciento de los residentes asiáticos denunció discriminación contra su grupo, mientras el 55 por ciento de los blancos no hispanos también aseguró que contra ellos existe discriminación actualmente en el país.

“Mientras muchas encuestas han explorado las creencias de los estadounidenses sobre la discriminación, esta encuesta le pregunta a la gente acerca de sus experiencias personales con la discriminación”, destacó el martes Robert Blendon, profesor de Políticas de Salud y análisis de Políticas de Harvard.

En un foro sobre la encuesta realizado el martes por NPR y moderado por Joe Neel, supervisor senior de editorial de la Mesa de Ciencia de NPR, Blendon aseguró que la discriminación está presente “en muchos niveles en Estados Unidos y que hay una gran disparidad racial en lo social y en la salud”.

El análisis publicado el martes, que presenta un margen de error para los afroamericanos de 4,1 por ciento, igualmente encontró que todos los grupos consideran que la discriminación se basa más “en los prejuicios de las personas individuales” que en las leyes y las políticas del gobierno.

Según el análisis, esta apreciación la comparten el 49 por ciento de los afroamericanos; el 47 por ciento de los latinos; el 68 por ciento de los asiáticos; el 61 por ciento de los blancos y el 43 por ciento de los miembros de la comunidad LGBTQ.

Los investigadores igualmente señalaron que en la comunidad afroamericana el temor a la discriminación o experiencias pasadas los alejan de ir al médico o a una clínica de salud.

“Si alguien está evitando buscar cuidado médico por el miedo de la discriminación está en riesgo de no ser diagnosticado de condiciones serias”, afirmó el doctor Richard Besser, presidente y director ejecutivo de la Fundación Robert Wood Johnson.

David Williams, profesor de Salud Pública de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, aseguró en el foro que cientos de personas mueren cada día por esta causa.

“Más de 200 afroamericanos mueren cada día porque no acuden a los servicios de salud debido a la discriminación”, dijo Williams al comentar la encuesta realizada entre el 26 de enero y el 9 de abril pasado entre 3,453 adultos.

Para Dwayne Proctor, asesora senior de la Fundación, es necesario “remover las barreras y las concepciones en el sistema de salud para ofrecer un mejor servicio”.

Otro problema destacado el martes fue la falta de vivienda algunos expertos atribuyen a la discriminación contra los afroamericanos y los latinos por parte de las entidades financieras privadas.

“Se hacen menos préstamos (hipotecarios) a los individuos de color, lo que trae como consecuencia que estas comunidades tengan un menor índice de propiedad de vivienda privada”, opinó Mary Lee, subdirectora del Centro para la Igualdad de Salud y Sitio de PolicyLink.

Los expertos igualmente anotaron los problemas que tienen los grupos minoritarios en su interacción con las autoridades.

La encuesta encontró que el “61 por ciento de los afroamericanos creen que los oficiales de policía en sus áreas tienen una mayor tendencia a utilizar fuerza innecesaria en una persona de color que en un blanco en la misma situación”.

Como consecuencia, según afirmó Elizabeth Hinton, profesora asistente del Departamento de Historia y Estudios Afroamericanos de Harvard, la “presión discriminatoria” por parte de las autoridades los hace “propensos en las interacciones con la policía a ser arrestados y encarcelados”.

Lee aseguró que hay que buscar formas para evitar el sesgo racial en las interacciones de las personas en el país.

“Estamos buscando nuevas formas, nuevas vías, nuevos paradigmas, que cambien las visiones sesgadas sobre las comunidades minoritarias”, concluyó la analista.

Cierre de DACA Causaría Gran Perdida Económica

August 31, 2017 by · Leave a Comment 

CHICAGO –  La posible cancelación de la Acción Diferida (DACA) por parte del presidente Donald Trump sacaría a casi 700.000 personas de la fuerza laboral, lo que supondría un costo de 460.000 millones en el Producto Interior Bruto (PIB) en la próxima década, advierte un estudio divulgado el martes.

Incluso si Trump optase por no permitir la renovación de los permisos actuales de dos años una vez que éstos expiren, aunque sea por un corto periodo de tiempo, tendría “consecuencias devastadoras” para los jóvenes, declaró Todd Schulte, presidente de la organización empresarial FWD.us.

El estudio indica que la pérdida de empleos debido a la anulación de DACA comenzaría inmediatamente y se mantendría hasta que todos los “soñadores” sean despedidos, ya sea automáticamente o en un plazo máximo de dos años.

Bajo este segundo supuesto, durante la primera semana habría más de 6.000 despidos de jóvenes indocumentados, que irían en aumento hasta llegar a 11.000 semanales, o uno cada 13 segundos, en el tercer trimestre de 2018.

Si esto sucediera, Schulte estimó que en los próximos dos años habría unos 1.400 despidos diarios por la pérdida de protección de los “soñadores”.

“DACA funciona, ha transformado la vida de casi 800.000 personas y funciona para todos, incluyendo los empleadores”, afirmó Schulte en una teleconferencia convocada ante los rumores de que Trump podría anunciar esta misma semana su decisión sobre el futuro de la orden ejecutiva aprobada en 2012 por su antecesor, Barack Obama.

Durante la campaña electoral, Trump prometió acabar con ese plan, aunque posteriormente reconoció que ese “es uno de los temas más difíciles” con los que se enfrenta en su Presidencia y aseguró que lo encarará “con corazón”, sin dar más detalles.

Pero entonces diez fiscales generales republicanos y el gobernador de Idaho, Butch Otter, amenazaron con demandar al presidente si éste no elimina DACA antes del 5 de septiembre, por lo que el programa podría ser puesto en suspenso por un juez federal o ser cancelado por Trump.

El estudio señala que desde que Trump asumió la Presidencia en enero pasado, unos 200.000 jóvenes renovaron por dos años su estatus migratorio, que supone además un permiso de trabajo.

“DACA los salvó de las deportaciones, pero también les permitió estudiar e incorporarse a la fuerza laboral”, dijo Schulte.

“Estamos hablando de seres humanos, cada uno con una historia particular, que tendrían que enfrentarse a un proceso más doloroso, porque antes de ser deportados habrán perdido sus trabajos”, agregó.

“Esos jóvenes quedarán totalmente desprotegidos, sin saber cómo proceder con sus vidas”, dijo Tom Jawetz, vicepresidente del Center for American Progress (CAP) en la misma teleconferencia.

Un informe divulgado este lunes por CAP sobre los adelantos económicos y educativos logrados por los “soñadores” indica que el 97 % está empleado, estudia o ha logrado utilizar sus talentos individuales para iniciar su propio negocio.

“DACA impacta positivamente la vida de esos jóvenes, de sus familias y de la economía de los Estados Unidos en general”, dijo Jawetz, quien advirtió que si son eliminados de la fuerza laboral el impacto se sentirá en el Producto Interior Bruto (460,1 millones de pérdida), y en las contribuciones al Seguro Social y el Medicare (24.000 millones) en una década.

David Bier, analista del Cato Institute, que también participó en el estudio, destacó por su parte el “costo innecesario” que tendrán que asumir los empleadores para reemplazar a los trabajadores despedidos, estimado en 2.000 millones de dólares en dos años.

“Y todo por el despido de empleados productivos, por la única razón de un cambio arbitrario en la política federal”, señaló.

El estudio señala que DACA fue diseñada como una solución temporal y que en el Congreso se estudian iniciativas para proteger a estos jóvenes, pero su anulación sin un proceso que les permita continuar seguir viviendo y trabajando en EE.UU, traerá grandes problemas a las empresas, comunidades y la economía nacional.

“La Administración no debería cambiar el programa existente sin que se apruebe primero una ley que aborde los urgentes desafíos de la protección de estos jóvenes”, concluye.

Estadounidenses Retrasan la Paternidad

August 31, 2017 by · Leave a Comment 

Los estadounidenses se convierten en padres a una edad más avanzada que sus predecesores, según un estudio de la Universidad de Stanford difundido el miércoles que refleja que la edad promedio se ha retrasado 3,5 años en comparación a 1972.

De acuerdo al estudio publicado el miércoles en la revista científica Reproducción Humana, la edad promedio de los padres primerizos en 1972 fue de 27,4 años mientras que en 2015 ha sido de 30,9 años.

Según el doctor Michael Eisenberg, autor senior del estudio desarrollado por la Escuela de Medicina de la citada universidad, estos cambios tienden a reducir el número de nacimientos e influyen en la configuración de la fuerza laboral futura y en otros aspectos de la vida económica.

“Menos nacimientos significan menos trabajadores productivos en la próxima generación”, anotó Eisenberg. “Esto puede obviamente tener profundas implicaciones económicas y de impuestos”, agregó el investigador.

La investigación halló también que los padres de recién nacidos mayores de 40 años representan el 9 % del total, es decir más del doble del 4,1 % registrado en 1972 en esa misma franja de edad, mientras que en el caso de los mayores de 50 años son el 1 % y en 1972 era el 0,5 %.

A la par, los padres de más edad tienden a tener mejores trabajos, más recursos, estilos de vida más estables y a involucrarse más en la formación de los niños, según reveló el estudio.

El análisis, que incluyó todos los nacimientos reportados en los registros federales (cerca de 169 millones) igualmente encontró que la edad de las madres también se ha incrementado.

Como consecuencia, la diferencia de edades entre padre y madre ha disminuido pasando de 2,7 años en 1972 a 2,3 años en 2015, explicó Yash Khandwala, autor principal del estudio y miembro del grupo de Eisenberg cuando se realizó la investigación.

Parte del cambio se debe, entre otros factores, a que los padres esperan terminar sus estudios para tener hijos. Así, el padre típico con grado universitario de un recién nacido tiene 33,3 años de edad.

El estudio recalcó los riesgos que conlleva una paternidad a edad avanzada, destacando que “hay asociaciones entre padres mayores y más altos índices de autismo, esquizofrenia, anomalías cromosómicas, algunos cánceres pediátricos y ciertas condiciones genéticas raras”, advirtió Eisenberg.

Un estudio del Centro de Investigaciones Pew presentado el miércoles encontró que el número anual de nacimientos en EEUU disminuyó el 4% entre 1990 y 2015.

Next Page »

Copyright © 2018 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·