Residentes de Boyle Heights No Confian en Exide

July 17, 2014 by · Leave a Comment 

Para reabrir la planta de baterías de reciclaje de plomo en Vernon se tendrá que cumplir con dos órdenes de mitigación que requieren las instalaciones para mejorar los controles de contaminación del aire o de lo contrario corre el riesgo de ser cerrada permanentemente.

En una reunión en Boyle Heights el lunes, residentes de la comunidad y sus alrededores dijeron que no están contentos con un acuerdo que permitirá a Exide Technologies otra oportunidad para permanecer abierta, pese a años de violaciones de emisiones tóxicas.

Read this article in English: Residents Don’t Trust Exide to Live Up to Deal

“Estoy decepcionado de que fueron capaces de llegar a un acuerdo, pero no me sorprende”, dijo la activista de la coalición eastside Doelorez Mejía, quien dijo que la decisión de la Junta de Audiencias casi independiente del Distrito de Administración de Calidad del Aire de la Costa Sur (SCAQMD) fue el resultado de una “declaración de culpabilidad”.

Según el acuerdo, Exide Technologies hará mejoras “sustanciales” en su planta de fundición de plomo con sede en Vernon. También será necesario realizar y superar las pruebas de emisiones completas antes de que pueda reanudar sus operaciones.

Como parte del acuerdo, Exide ha accedido a abandonar su demanda contra las nuevas reglas de la Junta de Calidad aérea que fijan normas de emisión más estrictas. SCAQMD, sin embargo, se ha reservado el derecho de continuar con su demanda solicitando $40 millones en multas de Exide relacionada con numerosas violaciones de la contaminación del aire estándar, incluidas las emisiones tóxicas ilegales de plomo y arsénico.

“Estos pedidos pondrán en orden medidas adicionales para proteger la salud pública durante la mejora de las instalaciones, así como las operaciones diarias—si la planta nunca se vuelve a abrir”, dijo Barry Wallerstein, funcionario ejecutivo de SCAQMD, sobre la decisión de la Junta de Audiencias.

Residentes de Boyle Heights discutieron el nuevo desarrollo de la compañía Exide el Lunes. (EGP foto por Nancy Martinez)

Residentes de Boyle Heights discutieron el nuevo desarrollo de la compañía Exide el Lunes. (EGP foto por Nancy Martinez)

La compañía de reciclaje de baterías se vio obligada a suspender las operaciones en marzo con el fin de instalar equipos actualizados para cumplir con la nueva norma de la agencia. Si la planta cumple con todos los requisitos podría reabrir tan pronto como a finales de este año o principios del próximo año, según SCAQMD.

Esa posibilidad no le agradó a la Vice-Alcaldesa de Huntington Park Karina Macias.

“La comunidad ha dado muchas oportunidades [a Exide] para cumplir plenamente”, dijo. No tiene sentido “que tengan otra oportunidad”.

“Estas agencias gubernamentales no se supone que deben negociar, se supone que deben proteger a la comunidad”, hizo eco la residente de Boyle Heights, Teresa Márquez.

Exide ha estado bajo escrutinio extremo por las agencias estatales, funcionarios electos y grupos comunitarios que luchan por la compañía en múltiples frentes, algunos con la esperanza de forzar un cierre definitivo de la empresa.

Una evaluación de riesgo para la salud en el 2013 encontró que Exide estaba creando un riesgo inaceptable para la salud a los residentes cercanos en Vernon, Maywood, Huntington Park, Commerce, Boyle Heights y el Este de Los Ángeles. Niveles más altos de lo normal de plomo fueron encontrados recientemente en las muestras de suelo tomadas de los patios de casas y parques cerca de la planta.

Exide Technologies ha afirmado continuamente que sus emisiones de arsénico se han reducido significativamente. Bajo las nuevas órdenes de reducción, se requerirá que la planta lleve a cabo una nueva evaluación de los riesgos de salud, cuando se cumplan todas las mejoras.

Exide también pagará por un consultor ambiental que supervisará que la planta este controlando el plomo y otros contaminantes tóxicos del aire. El consultor proporcionará informes de estado semanales a la Junta de Audiencias, Exide y SCAQMD, quienes lo pondrán a disposición del público en su sitio web.

De acuerdo con Exide, este es el primer paso para que la instalación vuelva a plena producción.

“Exide se ha comprometido a cumplir las nuevas normas de calidad del aire. Completando este plan [de mejora] destacará el desempeño ambiental de nuestras instalaciones de Vernon y nos permitirá reanudar nuestro papel como parte de la economía verde de California”, dijo Thomas Strang, vicepresidente de Medio Ambiente Salud y Seguridad de Exide.

El Reverendo John Moretta, de la Iglesia de la Resurrección en Boyle Heights le dijo a EGP que la compañía de reciclaje debería haber hecho estas mejoras hace años.

“Durante años nos dijeron que no podían hacer las mejoras y ahora, de repente, lo están haciendo ya que ven que hay una posibilidad de un cierre”.

El lunes durante la reunión semanal comunitaria en la Iglesia de la Resurreción, muchos residentes de Boyle Heights expresaron sus sentimientos de decepción y el sentimiento de derrota por la decisión de AQMD de no cerrar definitivamente la planta.

“A menos que ustedes utilicen un martillo para cerrarla, son sólo palabras”, dijo Frank Villalobos de Barrio Planners.

“¿Cuántas oportunidades y esperanza [AQMD] le ha dado a Exide?”, preguntó Miguel Alfaro. “¿Dónde estamos? Ellos no nos dan esperanza”.

Sin embargo, para algunos residentes, no todo esta perdido. El Departamento de Control de Sustancias Tóxicas y (DTSC) y la Agencia de Protección Ambiental (EPA) mantienen la fe de Exide.

El mes pasado DTSC no aprobó la solicitud de permiso de operación de Exide. Exide recicla ocho millones de baterías de plomo por año y ha operado con un permiso temporal por los últimos 32 años, un punto que ha enfurecido a la comunidad.

“Ninguna comunidad debe sufrir todos estos años después de violación tras violación, tras violación” dijo Moretta. “Ellos deberían haber sido clausurados hace años. Estamos pagando por ello ahora con la salud de las personas”.

Una reciente legislación estatal promovida por el Senador Ricardo Lara, que representa a las comunidades cerca de Exide, ya no permitirá que la planta siga funcionando con un permiso provisional y se cerrará si no cumple con todos los permisos para el año 2015.

La desconfianza en la comunidad es evidente, y muchos, como Márquez, sienten que la empresa no ha asumido la responsabilidad por la eliminación de las emisiones tóxicas de los hogares y de los suelos.

“Esta compañía no ha hecho otra cosa que huir” de la responsabilidad, dijo en referencia a la compañía de la declaración de quiebra, lo que ella dice es una forma de evitar realmente el pago de la comunidad por el daño que han hecho.

“Queremos ver a dónde irán los $40 millones [de demandas] y si van a ir realmente a la comunidad”, dijo Moretta.

Mientras tanto, el residente de Boyle Heights espera que la EPA lance su propia investigación.

El mes pasado, la EPA anunció que Exide violó los límites federales de emisión de plomo en al menos 30 ocasiones en el último año.

La agencia previamente reconoció que la “cantidad ilegal de plomo en el aire puso la salud y el bienestar de los residentes cercanos a los riesgos”.

“Por primera vez sentimos que teníamos la oportunidad de cerrar Exide … por fin alguien dijo lo que queremos oír”, dijo la residente de Boyle Heights Aurora Bañuelos.

Exide ha dicho que planean gastar más de $5 millones en mejoras durante los próximos dos años en las instalaciones de la calle Indiana, para un total de $20 millones desde el 2010.

Mejía dice que quiere ver a una total y una completa limpieza de la comunidad antes de que se haga cualquier acuerdo adicional y espera que al menos una de las otras agencias involucradas en última instancia, cierren la planta.

“El impulso está de nuestro lado”, dijo Moretta.

“Sólo que no quiero poner todos mis huevos en una sola canasta”, advirtió Mejía.

—-

Twitter @nancyreporting

nmartinez@egpnews.com

Copyright © 2014 Eastern Group Publications, Inc. · Log in