Indigencia en Los Ángeles Causa Declaración de “Estado de Emergencia” Por Religiosos

August 18, 2016 by · Leave a Comment 

Líderes religiosos de diversos credos declararon el sábado, 13 de agosto un “estado de emergencia y crisis humanitaria” en la zona de Skid Row ante la grave situación de los desamparados que pernoctan y viven en el área del centro de Los Ángeles.

“¿Cómo es eso de que la economía de California es la séptima más grande del mundo, pero la ciudad de Los Ángeles es la capital de los desamparados en Estados Unidos?”, se preguntó Walter Contreras, reverendo presbiteriano, en declaraciones a EFE.

Contreras, junto a una decena de religiosos que integran la organización de “Clérigos y Laicos Unidos por la Justicia Económica” (CLUE), declararon, de manera simbólica el estado critico mientras desamparados que viven en tiendas de campaña en la zona de Skid Row los rodeaban durante la conferencia de prensa.

“Por el aumento de los precios de renta de apartamentos, la gentrificación, y el alto costo de la vida, más gente, aunque trabaje un poquito, no le alcanza para pagar vivienda”, aseguró el religioso.

Contreras recordó que en diciembre de 2015, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, pidió al gobernador estatal, Jerry Brown, que declarara un Estado de Emergencia para liberar fondos a favor de los desamparados, pero la máxima autoridad de California “dijo que no”.

“Lo triste es que hoy vemos muchas ancianas, niños y discapacitados como desamparados”, aseguró este pastor de la Iglesia presbiteriana, en Pasadena y que junto a sus “hermanos de fe” solicita que Brown autorice un fondo de 500 millones de dólares “para remediar la situación de los indigentes”.

De acuerdo a datos de La Oficina de Servicios para Desamparados de Los Ángeles (LAHSA), en el área metropolitana de Los Ángeles las personas en situación de desamparo eran 44.359 en 2015, y se espera un incremento para este año.

“Yo creo que esas cifras son conservadoras, porque hay latinos que por no tener documentos temen participar en encuestas”, dijo a EFE Juan Méndez, un obispo bautista, quien resaltó que en esos sondeos tampoco participan personas enfermas o aquellos que pernoctan en tuberías.

“Por eso yo estimo que los desamparados en Los Ángeles son más de 50.000”, aseguró.

Por su parte, el pastor Cue JnMarie, de la Iglesia Sin Muros, y quien convocó a la concentración, dijo a EFE que los religiosos no quieren “que la única solución sea destinar fondos a la policía para multar o apresar gente que duerme en las calles”.

“La solución es crear viviendas, formación laboral, contratos de trabajo y cuidados de salud a los que están enfermos, entre los cuales hay veteranos que no regresaron bien de las guerras”, precisó.

Inquilinos Desplazados Ganan el ‘Derecho a Regresar’

December 3, 2015 by · Leave a Comment 

Llamándola una victoria en la lucha contra el desplazamiento y gentrificación, Carolina Vivara y su familia celebraron la noche del martes con sus vecinos un acuerdo que les garantiza el derecho a vivir en un nuevo complejo habitacional en construcción que reemplazará sus antiguos hogares en Boyle Heights.

Read this article in English: Displaced Tenants Win ‘Right to Return’

En agosto, las familias que residen en 5 edificios de la cuadra del 2400 de la Calle Primera fueron notificados que tendrían que abandonar sus hogares para el 30 de noviembre para hacer espacio para un complejo de vivienda asequible de 50 unidades conocido como Cielito Lindo Fase 1,  siendo construida por el desarrollador de vivienda sin fines de lucro Corp. de la Comunidad del Este de Los Ángeles (ELACC).

Meses de negociaciones entre los inquilinos y ELACC culminaron en el acuerdo que dará a diecisiete familias que representan aproximadamente 50 residentes, el “derecho de preferencia de retorno” en contratos de arrendamiento para la primera fase del nuevo complejo de viviendas que se inaugurará en el verano del 2017.

Bajo la ley, todos los residentes desplazados tienen derecho a un mínimo de $19.000 para reubicación, que los inquilinos no tendrán que devolver incluso si deciden alquilar una unidad en la nueva instalación.

Elizabeth Blaney (centro) co-directora de la Unión de Vecinos habla en representación de los inquilinos que celebran su derecho de preferencia de retorno en el nuevo complejo habitacional de Boyle Heights. (EGP foto por Jacqueline García)

Elizabeth Blaney (centro) co-directora de la Unión de Vecinos habla en representación de los inquilinos que celebran su derecho de preferencia de retorno en el nuevo complejo habitacional de Boyle Heights. (EGP foto por Jacqueline García)

Es un gran alivio, dijo Vivara, quien ha vivido en el mismo apartamento durante 17 años. Ella le dijo a EGP que tenía miedo de perder su hogar y no poder pagar un nuevo lugar. “La renta es extremadamente cara”, señaló.

Los inquilinos recibieron el apoyo de la Unión de Vecinos, una red sin fines de lucro de Boyle Heights que lucha contra la gentrificación y el desplazamiento desde 1996.

La Unión de Vecinos ayudó a los arrendatarios a negociar los términos del acuerdo que les permite regresar cuando sea completada la construcción.

Inicialmente, ELACC dijo a los inquilinos que sólo podrían volver si cumplían con los estrictos requisitos de elegibilidad que incluye verificación de ingresos y pasar historiales de crédito y de antecedentes.

Para Vivara, esto le preocupó puesto que su marido, el único proveedor de la familia, no cumple con el requisito mínimo de $24.000 de ingresos para una familia de cuatro, y que no podría pagar alquiler en otra ubicación.

“Actualmente pago $900 dólares con recibos incluidos de utilidades en un apartamento de dos recamaras”, le dijo a EGP. “En otros edificios el mismo apartamento cuesta $1.400 sin incluir los recibos de utilidades”, dijo la madre de dos hijos.

Terry Navarro ha vivido en Boyle Heights desde los setentas y por los últimos ocho años en uno de los edificios que será demolido. Ella le dijo a EGP que asistió a la reunión en la que ELACC les informó acerca de la situación y les dio una oferta verbal para regresar al nuevo complejo habitacional.

“El problema es que no estamos seguros si regresaremos y es por eso que solicitamos que [la oferta] sea por escrito”, le dijo a EGP. A veces las ofertas verbales no cuentan, dijo.

Como parte del acuerdo, los inquilinos no tendrán que cumplir con los requisitos mínimos de ingresos, Isela Gracián, presidente ELACC dijo a EGP.

Además, los solicitantes tendrán su crédito revisado, sin embargo, el puntaje de crédito o deuda no serán utilizados para determinar la elegibilidad, siempre y cuando las cuentas de alquiler de los solicitantes estén en buen estado y no hayan sido desalojados por culpa propia anteriormente.

Hasta el momento, 16 de las 17 familias han recibido beneficios de reubicación, según Gracián. “Una de ellas pudo comprar su primera casa con los beneficios de reubicación”, dijo.

La mayoría de los inquilinos han encontrado un nuevo lugar para vivir para los próximos 18 meses. Personal de ELACC está ayudando a los demás a localizar un lugar para mudarse.

Elizabeth Blaney, co-director de la Unión de Vecinos dijo a los inquilinos que esperan que el derecho de preferencia de retorno sea adoptado por otros desarrolladores en proyectos de construcción que podrían desplazar a residentes de largo plazo de Boyle Heights y áreas cercanas.

“Estamos contentos de que East LA Community Corporation trabajó con nosotros y los inquilinos para ayudar a reducir el desplazamiento que ocurre en Boyle Heights”, dijo Blaney.

El nuevo complejo de viviendas tendrá 49 unidades de una, dos y tres recamaras y una unidad para el supervisor del edificio, estacionamiento para 62 autos, 61 bicicletas, un jardín en la azotea, espacio de comunidad entre otros servicios, de acuerdo con ELACC.

La construcción está programada para comenzar a finales de enero 2016.

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

El Significado de “Un Buen Vecino” Ante el Aburguesamiento

November 19, 2015 by · Leave a Comment 

A pocas cuadras de un corredor comercial importante en Highland Park, donde los frentes de negocios han cambiado y los valores de propiedad han aumentado, los residentes del este y noreste de Los Ángeles asistieron el sábado a un panel de discusión sobre lo que significa ser un buen vecino.

En cuestión de minutos, estaba claro que para muchos la gentrificación o aburguesamiento y la asequibilidad de la vivienda son una parte importante de la ecuación.

Read this article in English: The ‘Good Neighbor’ Role in Gentrification

La reunión se llevó a cabo en el Templo Beth Israel de Highland Park y Eagle Rock, una sinagoga de casi un siglo que ha resistido los muchos cambios alrededor.

“Los inquilinos están siendo desalojados debido a que el costo de la vivienda es muy alta, lo que lleva a inquilinos a ser echados de sus hogares en barrios que se están volviendo atractivos, como Highland Park, Lincoln Heights y Boyle Heights”, dijo la moderadora Helen Leung, codirectora ejecutiva de la organización no lucrativa LA-Más.

“El término gentrificación es muy amplio, pero espero que podamos discutir cómo podemos minimizar el desplazamiento”, dijo, tratando de enmarcar el diálogo del sábado.

Entre los panelistas estaba Steve Zimmer, presidente de la junta del Distrito Escolar Unificado de  Los Ángeles, Elena Popp, residente de Lincoln Heights y directora ejecutiva de la Red de defensa de desalojo, y Shmuel González, activista comunitario e historiador de Boyle Heights.

Un panel el 14 de noviembre en el Templo Beth Israel de Highland Park y Eagle Rock hablan acerca del desplazamiento de inquilinos.  (EGP foto por Nancy Martinez)

Un panel el 14 de noviembre en el Templo Beth Israel de Highland Park y Eagle Rock hablan acerca del desplazamiento de inquilinos. (EGP foto por Nancy Martinez)

Según Popp, cuando le preguntan que significa ser un buen vecino su primera reacción es describir a alguien que es amable y no tiene fiestas ruidosas. Pero como “la abogada”, ella sabe que significa ayudar a su vecino a quedarse en el barrio.

700.000 inquilinos son desalojados todos los años, Popp enfatizó.

“Tenemos que desarrollar más viviendas asequibles y asegurarnos de que el número de  desarrollos [a precio de mercado] este restringido”, dijo, citando el proyecto de vivienda Wyvernwood Garden en Boyle Heights como un ejemplo en el que un desarrollo podría obligar a los vecinos de toda la vida a desalojar sus hogares.

Para partidarios de los derechos de inquilinos y promotores de vivienda asequible, Wyvernwood se ha convertido en sinónimo de gentrificación  en el Este. Los planes para demoler y reemplazar los 1.187 apartamentos de la era de la Segunda Guerra Mundial para hacer espacio a un proyecto de desarrollo de uso mixto propuesto ha dado lugar a una mezcla de emociones en la comunidad.

Muchos activistas afirman que la gentrificación es sólo otra palabra para el racismo porque desplaza sobre todo a las familias latinas de bajos ingresos.

“No debemos pretender que no hay una cantidad significativa de ganancias a espaldas del desplazamiento las familias de clase obrera”, dijo Zimmer. “Depende de nosotros los afectados y no afectados para recaudar suficiente atención para que [este tema] se aborde”, dijo, lo que provocó el aplauso de las 50 o más personas en la audiencia.

En general, el panelista acordó que tanto los bajos ingresos y viviendas a precio de mercado son necesarios para preservar la viabilidad y el atractivo de una comunidad.

“Tenemos que tener esa opción para que la gente pueda salir de la vivienda asequible”, dijo González, refiriéndose a los residentes con ingresos mayores que desean permanecer en el barrio, pero quieren mejores opciones de vivienda y servicios.

Zimmer dijo que los urbanistas lo visitan durante todo el año con la esperanza de obtener su apoyo a un proyecto de vivienda local con promesas de honorarios de parte de los desarrolladores para una escuela en particular. A su juicio, los honorarios son sólo “utilizados para silenciar a un barrio en particular”, por lo que está inclinándose a negar su apoyo.

Annabella Mazariegos de Boyle Heights, dice que activistas de la comunidad desde hace mucho tiempo como ella no pueden ser silenciados.

“Un cambio positivo en los valores de propiedad y nuevos negocios no debe significar un cambio en la gente que vive ahí”, dijo.

Por lo tanto, si ese es el caso, entonces ¿cómo una comunidad respeta a las personas que han vivido en el barrio durante 50 años, así como aquellos que se mudaron hace 50 días, Leung preguntó a los panelistas.

Citando su experiencia personal, Zimmer dijo que aunque se sentía bendecido cuando fue  bienvenido a la comunidad de Elysian Valley le resultaba muy importante comprobar su “privilegio y derechos”.

“Cuando te mudas a un barrio no te da el derecho a hacerte cargo del consejo o de las organizaciones”, dijo el presidente de la junta escolar. “La compra de una casa no te da derecho a controlar”.

Es algo de lo que ha sido testigo de primera mano en las escuelas del LAUSD, donde algunos individuos o grupos empujan sus agendas o intereses personales.

“Cuando un grupo asesor de padres está sugiriendo que los fondos escolares sean utilizados para un jardín y no para un programa de intervención voy a preguntar quién esta en el consejo”, explicó.

González señaló que las comunidades del Este como Boyle Heights ya son densas, causando problemas de estacionamiento y tensión entre los vecinos.

Mucha gente no quiere la vivienda densa porque tienen miedo del cambio de demografía”, dijo. “Seamos honestos, es porque eso significa que los no latinos se están mudando ahí”.

González dijo que es una forma de racismo que tiene lugar en el Este y señaló un bombardeo en 2014 en el proyecto de vivienda Ramona Gardens del cual muchas personas creen que fue un crimen de odio. El bombardeo fue dirigido a tres familias negras y una familia latina en el complejo de vivienda pública, donde la gran mayoría de los residentes son latinos.

La propietaria, Cecilia Domínguez, de 62 años, de Elysian Valley, dice que el tema es complejo. Ella le dijo a EGP que entiende el dilema de no querer desplazar a una familia, lo que refleja la cultura dominante de una comunidad, pero como empresaria ella también tiene que hacer lo que sea necesario para mantenerse a flote, aunque fuera con el aumento de los alquileres.

Según Domínguez, las propiedades que compró hace décadas han aumentado en valor, pero también lo han hecho sus impuestos a la propiedad para reflejar nuevas evaluaciones de valor más altas de propiedad.

“Yo no quiero [aumentar los alquileres] pero mis impuestos sobre la propiedad están subiendo así que sé al final voy a tener que [hacerlo]”,dijo.

Mientras Domínguez ve la discusión como un buen comienzo para enmarcar y abordar la cuestión del desplazamiento de inquilinos, quedo decepcionada de que no se llegó a soluciones reales.

Ella dijo que escucha una y otra vez que un cambio en la demografía [de mayores ingresos] en la comunidad se traducirá en mejores calles, mejores escuelas y mejores opciones.

“Pero ¿para quién?” pregunta. “La gente que vivió ahí durante años y fueron desplazados no verán estos cambios”.

—-

Twitter @nancyreporting

nmartinez@egpnews.com

‘Gentrificación’ Presiona a Pequeños Negocios Locales

August 20, 2015 by · Leave a Comment 

Amada Decoloma lloró desconsolada cuando vio agua gotear del techo de su salón de belleza.

Emilia Salvatierra continúa en estado de shock después de enterarse que a tan sólo cinco meses de la compra de su negocio su renta del local podría duplicarse.

Juan Gálvez busca arrendar una nueva ubicación para su tienda de electrodomésticos después de haber sido informado por su propietario que tenía que desalojar.

Estos son sólo algunos de los escenarios que ocurren a lo largo de un corredor comercial en Highland Park y otras áreas cercanas.

Read this article in English: ‘Gentrification’ Pressures Local Small Businesses 

El sábado, una coalición de grupos comunitarios llevará a cabo una marcha y feria de recursos para llamar la atención acerca del desplazamiento de residentes y negocios locales debido a la gentrificación de “forasteros” en el noreste de Los Ángeles.

Gentrificación es un proceso de transformación urbana donde la población original de un barrio deteriorado es desplazada por otra de mayor nivel económico a la vez que este es remodelado.

Un tema complicado con muchas caras en la misma historia. Para algunos, el término gentrificación evoca imágenes de urbanistas ambiciosos que desplazan a la gente de sus hogares. Para otros, representa la revitalización de su comunidad y la oportunidad de hacer algo de dinero en su propiedad.

Atrapados en medio se encuentran las personas que no son dueños de propiedades, pero sin embargo pagan sus alquileres y contratos de arrendamiento.

“He visto a personas que vienen de otros estados – Texas, Iowa, Utah – que quieren alquilar aquí y a nosotros nos están sacando”, dijo Gálvez, quien se vio obligado recientemente a mover su tienda de electrodomésticos localizada en la calle North Figueroa después de ocho años en el mismo lugar.

Gálvez dijo que no tenía más remedio que abandonar porque su arrendamiento era de mes a mes, que funcionaba bien con el dueño de la propiedad anterior. “Nos llevamos bien, así que no renové mi contrato cuando expiró hace unos años”, le dijo a EGP.

Admite que el nuevo propietario -Engine Real Estate LLC – se ofreció a ayudarle a encontrar una nueva ubicación en la zona y para que se mudara, pero lo que mostraron no era adecuado para él. Tampoco tiene el dinero necesario para un nuevo depósito de seguridad y costos de mudanza.

La tienda de ectrodomésticos de Gálvez fue temporalmente reubicada detrás de su localidad junto a un taller mecánico. (EGP foto por Jacqueline García)

La tienda de ectrodomésticos de Gálvez fue temporalmente reubicada detrás de su localidad junto a un taller mecánico. (EGP foto por Jacqueline García)

David Walker de Engine Real Estate le dijo a EGP que “no quieren ser responsables de nadie que se vaya a la quiebra o pierda su sustento de vida” y tratan de ayudar a los inquilinos que no pueden pagar las nuevas rentas más altas a mudarse. “Nuestra gente pasa cuatro, cinco días ayudando a inquilinos a encontrar un nuevo lugar en la misma zona, para que no se pierdan los clientes o incurran a costos adicionales, dijo. “Es un gesto de buena voluntad”.

Pero ellos están en el negocio y quieren obtener un reembolso razonable a su inversión, agregó, explicando que esa es la razón por la cual no pueden mantener las rentas al mismo precio.

En el interés de la divulgación completa, Eastern Group Publications, publicadora de este periódico, es uno de los negocios que pronto tendrá que mudarse de esta localidad en la Avenida 59, de la cual es dueño Engine Real Estate. Como en el caso de Gálvez, el costo para permanecer era muy alto y EGP decidió mudarse a Lincoln Heights. Mediante el proceso, el grupo de Walker ha sido de gran ayuda, pero no hubo remuneración económica por la reubicación.

La situación de Decoloma es algo diferente: ella todavía tiene dos años más en su contrato. Dice que el propietario esta tratando de sacarla al hacerle su estadía más difícil. Le quitó el aire acondicionado pese a que si servía. En el proceso de quitarlo le arruinó el techo y durante la última lluvia el agua goteó dañando el piso de su negocio Hot Stuff Haircutting Salón en la Avenida 57 y North Figueroa.

El propietario se rehúsa a arreglar los cambios debido a que especifica que “el aire acondicionado no era parte de su contrato”, le explicó a EGP. “Él quiere que yo me harte y me vaya”, dijo molesta.

La situación del negocio vecino Andrea’s Shoes (Emily’s Shoes) es aun peor. No solamente Salvatierra ya no tiene aire acondicionado, pero debido a la renta que es de mes a mes ella corre el peligro de perderlo todo, puesto que el dueño quiere incrementar su renta de $1,830 a $3,457 si ella firma un contrato de tres a cinco años.

La empresa encargada, Clint Lukens Realty le envió una carta el 12 de agosto indicando que el incremento es debido a los “recientes cambios en el vecindario y el mercado de alquiler de espacios de venta al por menor”.

“Estamos encantados de mantenerla [en la locación] … hasta que encontremos un inquilino que arriende a precio del mercado”, señala la carta. Entonces ella recibirá un aviso de 30 días para desalojar.

“Todavía no lo puedo creer, me fui de mi trabajo, mi marido está enfermo. Este negocio es todo lo que tengo”, le dijo a EGP visiblemente afectada emocionalmente.

Salvatierra y Decoloma tienen el mismo propietario y por eso tienen que lidiar con el mismo supervisor.

En un correo electrónico Clint Lukens Realty le dijo a EGP que “por [orden del] propietario, el AC nunca funcionó y no estaba conectado a ningún espacio. Un nuevo techo fue instalado y el equipo desconectado del AC se retiró”.

Lukens añadió que esta manejando el edificio desde junio de 2015 y que nunca han acosado a propietarios pero no puede hablar por compañías anteriores.

Decoloma dijo que le ofrecieron $35.000 para salir, pero ella no lo aceptó porque considera que es una cantidad muy baja por todo el esfuerzo y el dinero que invirtió en el espacio. “Gasté $24,000 para embellecer este espacio …Le doy trabajo a dos empleados, apoyo la economía”, dijo molesta.

“No sólo me están echando a mi, también están dejando mis empleados y sus familias sin ingresos”, se lamentó.

El techo del salón de belleza Hot Stuff Haircutting fue afectado durante la última lluvia, dice Decoloma. (EGP foto por Jacqueline García)

El techo del salón de belleza Hot Stuff Haircutting fue afectado durante la última lluvia, dice Decoloma. (EGP foto por Jacqueline García)

Lukens disputa la acusación y dice que su empresa nunca ofreció dinero. “No puedo hablar en nombre de la compañía supervisora anterior,” repitió.

Organizadores de la marcha del sábado dicen estar molestos y cansados del impacto que la gentrificación causa en barrios de bajos ingresos y mayormente latinos. Estan pidiendo que los oficiales electos tomen postura en lo que ellos llaman “violencia de desplazamiento”.

Entre los organizadores estan Friends of Highland Park, Concerned Community Members, Eviction Defense Network, BKR Gang and Drug Intervention Program, NELA Alliance and the Northeast Business Economic Development.

“[Los políticos] le llaman revitalización y no lo es. Es la gentrificación. Están desplazando a nuestra comunidad”, Priscilla Falter, organizadora de la protesta le dijo a EGP. “Vamos a pedir [al Concejal Gil] Cedillo que aborde la cuestión, no puede ignorar más lo que está pasando”, agregó.

Highland Park es conocido como un barrio diverso, con más de 60.000 habitantes con la mayoría de origen latino. Hay un nivel de pobreza del 38% o menos y últimamente la inclusión de las empresas de alta gama y proyectos de desarrollo de lujo de gran escala están provocando que los costos de la vivienda y el alquiler de las empresas aumente aún más.

Rick Coca, portavoz del concejal José Huizar le dijo a EGP que están familiarizados con el evento. “A pesar de que no esta en nuestro distrito, nuestro personal asistirá para escuchar las preocupaciones de la gente y ofrecer toda la ayuda que podamos”, dijo.

Organizadores critican a Cedillo por lo que ellos dicen es falta de responsabilidad y por llevar a cabo la celebración de un festival de jazz en el parque Sycamore Grove-que se ha estado planeando por un año—el mismo día que su evento.

De acuerdo a Falter la feria de recursos ofrecerá servicios legales, traducciones, un banco de alimentos y una clínica móvil con servicios mentales.

“Cuando las personas se encuentran desplazadas sufren ansiedad y necesitan ayuda”, dijo.

“¿Por qué están teniendo un festival de jazz en lugar de abordar los problemas reales de la comunidad?”, Preguntó. “A caso tienen tanto miedo de hablar sobre el tema”.

Cedillo le dijo a EGP por correo electrónico que su oficina está estudiando el problema y está trabajando con los departamentos de la ciudad para determinar qué acción se encuentra dentro de su jurisdicción, “ya que este es un asunto privado”.

“Mi oficina continúa buscando ideas fuera de la burbuja para hacer frente a los problemas actuales de los aumentos de alquiler en todo el distrito y la ciudad”, dijo. “Nos preocupa que los inquilinos comerciales están viendo sus rentas aumentar en Highland Park”.

De acuerdo al portavoz de Cedillo Fredy Ceja, el problema no es único de Highland Park y esta creciendo.

“Ahora vemos a los urbanistas no solamente comprando una propiedad, pero queriendo comprar cuadras enteras en Highland Park, Lincoln Heights y hasta en El Sereno”, dijo Ceja.

Los manifestantes piden a los oficiales electos que controlen los alquileres en empresas y hogares, eleven los costos de los propietarios “sin escrúpulos” que desalojan a los inquilinos, detengan los desarrollos que no abordan la crisis de vivienda y limiten los permisos de negocios y de zonificación que no abordan la tasa de pobreza del 38%.

Lo que la ciudad haga, debido a los derechos de las propiedades privadas, esta aun por verse.

“El problema con los propietarios es que en vez de venir a hablar con nosotros tienen la sangre fría”, Decoloma dijo a EGP agregando que la parte más frustrante para ella es que se le esta pidiendo desalojar la ubicación para colocar otro salón de belleza.

“No tiene sentido para mí”, dijo frustrada.

Walker dijo que él no entiende porqué la gente pinta todos los desarrollos de la misma forma y lo ven como algo malo.

“Por ejemplo, no entiendo su negación ante nuestra compra de Frank’s Camera [en Figueroa]. Estuvo vacante por ocho años, dañada rayada y nosotros estamos gastando mucho dinero para limpiarla para atraer nuevos negocios que atraerán más vida y ventas en Highland Park,” dijo. Sin mencionar todos los impuestos nuevos “que casi no veremos”.

La protesta del sábado comenzará en la esquina de la calle North Figueroa y el boulevar York por el asta de la bandera a las 4pm. Marcharán a la oficina de Cedillo en la Avenida 57 y North Figueroa y la feria de recursos tendrá lugar detrás de Antigua Coffee Roasters. Los voluntarios incluirán abogados pro-bono, traductores y una clínica de ayuda mental.

—-

Twitter @jackieguzman

jgarcia@egpnews.com

Boyle Heights se Enfrenta a Desarrollo Inmobiliario

June 5, 2014 by · Leave a Comment 

Al igual que sucedió en el barrio de Echo Park, el área de Boyle Heights, con 95% de residentes hispanos, se enfrenta a un desarrollo inmobiliario que busca su modernización y que no es bien recibido por los antiguos vecinos.

Estas recientes acciones de empresas inmobiliarias constituyen otro caso de “gentrificación”, como se conoce el proceso mediante el cual la población original de un sector o barrio, generalmente céntrico y popular, es progresivamente desplazada por otra de un mayor nivel adquisitivo, a través de la venta de propiedades remodeladas.

Adaptive Realty, una empresa especializada en atraer inversionistas, pretendió para el día de hoy realizar un tour en bicicleta dirigido a inversionistas que buscan comprar edificios para remodelarlos y luego alquilarlos a precios más altos.

No obstante, la iniciativa fue cancelada tras las protestas de varios residentes del barrio, quienes ven los planes de la compañía como una amenaza que a la larga podría desplazarlos del barrio en el que han nacido y crecido.

Muchos de estos residentes y líderes comunitarios aprovecharon la realización de un festival que se celebró el sábado en Boyle Heights para llevar a cabo un foro “Anti-Gentrificación”, con el fin de discutir el problema.

Adaptive Realty afirma por su parte que varios proyectos desarrollados en el sector de Echo Park muestran que el área ofrece excelentes posibilidades de inversión con relativamente poco dinero para una cuota inicial.

Según explica en su blog Moses Kagan, cofundador de la firma, una persona con $35.000 disponibles de capital, “un empleo estable y un crédito razonable”, puede comprar un edificio valorado en cerca de $1 millón.

Los residentes actuales se quejan de que esa remodelación los desplazaría a causa de la subida de impuestos que se aplicaría a sus propiedades, entre otros nuevos costos, y terminarían siendo desplazados por los inversionistas.

Kagan ofreció algunas recomendaciones para que los residentes de zonas como Boyle Heights enfrenten la modernización de las propiedades, tales como vivir en un edificio de arrendamiento estabilizado, considerar la posibilidad de compra y participar en los consejos vecinales.

El empresario señaló que una revalorización de propiedades trae consigo más seguridad y mejores servicios, y recordó que la ciudad de Los Ángeles cuenta con leyes para proteger a los residentes antiguos.

Según los últimos datos del censo, sólo el 5% de los residentes de Boyle Heights mayores de 25 años cuenta con un título profesional.

El área, que ha contado entre sus residentes a figuras como Antonio Villaraigosa, Anthony Quinn o el polémico Donald Sterling, presenta varias órdenes de restricción contra pandillas.

Copyright © 2016 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·