Los Valores Centrales de EGP Continuarán

February 2, 2018 by · Leave a Comment 

Todo llega a su fin, dice el dicho. Y supongo que es verdad. Pero al recordar los días en que era un periodista recién graduado de la universidad que trabajaba para Eastern Group Publications, hay algunas cosas sobre esta cadena de periódicos – y como la gestionó la familia Sánchez – que espero que nunca termine.

Si esto realmente resulta ser la última publicación de Eastern Group Publications después de 72 años de publicación consecutiva, lo que debería seguir vivo son los valores centrales que impulsaron su dirección editorial desde 1979, cuando Dolores Sánchez lo compró.

Raul Vasquez .

Civilidad. Dándoles una voz a los que no lo tenían. Justicia. Protección de niños y ancianos. Verdad. Estos son solo algunos de los valores centrales que impulsaron la forma en que Eastern Group se ejecutó como empresa, y lo que significaba editorialmente. Lo sé porque de 2000 a 2004, formé parte del equipo editorial.

Para tener una idea de la mente de la Dueña y Editora Dolores Sánchez, solo tendrías que leer la página editorial del periódico.

Los miércoles (día del plazo), los reporteros y diseñadores corrían como gallinas sin cabeza intentando de cerrar nuestras secciones. Mientras tanto, Dolores se sentaba en la tranquilidad de su oficina, con sus anteojos para leer colgando sobre su nariz, mientras escribía el editorial de la semana, que se publicaría en la parte superior de la página 2.

Ya sea defendiendo los derechos de los niños a tener una buena educación, arrojando luz sobre la difícil situación de las personas sin hogar, exigiendo un gobierno transparente y limpio a los funcionarios locales, pidiendo una solución sensata al problema de la inmigración o respaldando candidatos para las próximas elecciones locales – siempre podían estar seguros de que Dolores completó la columna editorial con la mayor seriedad y profesionalidad.

“Una de las responsabilidades que un periódico debe tomar en serio es el respaldo de los candidatos para un cargo público”, escribió en una columna editorial en noviembre de 2001. “A veces es una posición incómoda, ya que a menudo los que no respaldamos son candidatos con los que hemos trabajado en el pasado y son buenas personas…”

Sin embargo, las decisiones debían tomarse y debían hacerse para el bien de la comunidad, no para una o dos personas. Esta idea impregnaba las páginas del periódico, década tras década.

La cabecera en los días que trabajé para Eastern Group llevó las palabras de Abraham Lincoln: “Que el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo no perecerá de la tierra”.

Dio la casualidad de que los acontecimientos de la mañana del 11 de septiembre de 2001 sacudieron al país hasta su núcleo y, más que cualquier otro evento, desafió la esencia de las palabras de Lincoln.

Mientras reviso el editorial de Dolores del 13 de septiembre de 2001, recuerdo la templada sabiduría que condujo al periódico hacia adelante.

“Sería simple pero incorrecto para nosotros degenerar en un país que busca venganza contra personas inocentes por su color, religión o etnia, solo así podrán los terroristas reclamar la victoria sobre nosotros”, afirmo el editorial.

“Para nosotros, en Eastern Group Publications, hemos decidido continuar publicando nuestra edición especial del 16 de septiembre como un testimonio del amor por la independencia y el respeto por los derechos de otros que este día conmemora, y como un tributo a aquellos que perdieron sus vidas o seres queridos en los actos despreciables del martes”.

Dolores y su esposo, el editor asociado Jonathan Sánchez, creían que la libertad de prensa era uno de los pilares de una sociedad justa y democrática. Como periodista, podía abordar casi cualquier tema de interés periodístico, siempre cuando lo hiciera de manera justa y precisa.

A nivel personal, Eastern Group fue el primer periódico en darme un trabajo de redacción regular. Tuve mucha suerte porque me permitió cubrir la comunidad y la región en la que crecí. Durante esos años, descubrí cosas maravillosas de mi comunidad que nunca hubiera conocido, y me permitió explorar y abordar algunos de los males que vio también.

Hoy, ya no escribo para un periódico, y vivo lejos de California. Aunque me entristece saber que otros periodistas jóvenes y aspirantes periodistas no tendrán la oportunidad que tuve, también sé que mientras viva, y donde sea que escriba, llevaré adelante los valores fundamentales que aprendí en Eastern Group Publications, para que sigan vivos.

 

Raúl Vásquez creció en Boyle Heights en una familia de inmigrantes, y obtuvo un título de historia de UC Santa Cruz antes de trabajar como escritor y editor asistente para Eastern Group Publications a principios de los años 2000s. Ahora vive en Milwaukee con su familia y continúa trabajando en el campo de las comunicaciones.

La Voz en Español Para los Inmigrantes en Una Década de Retos

February 1, 2018 by · Leave a Comment 

Empecé a trabajar en Eastern Group Publications Inc., (EGP) a mediados de los 90’s, la década en la que los votantes californianos se voltearon contra los inmigrantes sin documentos.

En ese tiempo en las urnas se aprobó la eliminación de la educación pública, el cuidado de salud y permitir a las autoridades investigar a la gente en la calle bajo sospecha de vivir sin documentos en el país.

Efectivamente, fue el tiempo del gobernador Pete Wilson, la Proposición 187 (eliminación de servicios sociales a los inmigrantes), y la Proposición 227 que exigía a las escuelas enseñar solo en inglés.

Fue un momento de convulsión y cambio, algunos de ellos buenos, otros, no.

También fue la década en que algunas ciudades en el suroeste del Condado de Los Ángeles, de mayoría latina, finalmente tomaron las riendas del gobierno como Bell Gardens, Cudahy, Bell, South Gate y Maywood; mientras en el sur del condado, Inglewood y Compton iniciaban la transformación demográfica que dos décadas después convertiría al español en un idioma importante para salir adelante.

Debido al continuo crecimiento de la comunidad, principalmente proveniente de México y Centro América, la necesidad de tener información en español era fundamental, así que EGP se convirtió en la única publicación bilingüe en dichas comunidades.

La publicación circulaba principalmente en el Este de Los Ángeles, pero siempre se publicó información que afectaba a la comunidad inmigrante en general. No era raro cubrir eventos en el sureste, sur centro y claro, en el este del condado.

Recordemos que, a principio de 1990, el 85% de la población del sureste era latina, no obstante, la mayoría de su representación política era anglosajona. Esto se debía a la apatía de la gente de involucrarse en los procesos políticos y a que sólo el 45% de este grupo estaba registrado para votar.

Al inicio de los 90’s, el 90% de la población de Bell Gardens ya era latina. Esta ciudad se ubica a unas 9 millas del centro de L.A. En ese tiempo bastó el esfuerzo de destitución de una mujer migrante y latina, María Chacón, para cambiar a cuatro de los cinco representantes blancos por líderes latinos.

Para la gente de Bell Gardens, había una gran esperanza de que las cosas fueran diferentes.

Chacón y otros líderes con ambiciones políticas en la ciudad aprendieron bien como trabajaba el sistema, así que por la siguiente década se involucraron en batallas políticas y casos de corrupción para mantener y disputarse el poder en la ciudad. Tristemente, aunque algunas cosas mejoraron, las mejoras vinieron con acusaciones y condenas por corrupción.

Esta situación no solo ocurrió en Bell Gardens, en 1994 algunas ciudades alrededor como Cudahy, Bell and Maywood siguieron pasos similares y casi siempre EGP estuvo ahí para reportarlo.

El trabajar en esta publicación nos brindó una conexión inmediata con la comunidad en el área y en muchos casos, siempre fuimos los primeros medios de comunicación en publicar las historias que más tarde aparecían en los principales medios del condado.

Salvemos Nuestro Estado

En ese tiempo, a pesar del incremento de la migración de habla hispana en California, el aumento de nuevas leyes contra las personas sin documentos empezó a surgir.

La Proposición 187 conocida como Salvemos Nuestro Estado (SOS), fue aprobada por los californianos en 1994. Esta medida prohibía el acceso a la educación pública, salud médica y beneficios sociales para la gente sin documentos. Y aunque nunca se puso en práctica por su inconstitucionalidad, la propuesta causó un fuerte impacto entre las familias latinas, particularmente inmigrantes.

Recuerdo haber escrito historias donde la gente mostraba su miedo simplemente para ir a los supermercados porque temían ser detenidos por las autoridades. En otros casos, algunas familias preferían no ir al doctor porque no confiaban en el sistema. Ellos pensaban que, si compartían su información con el gobierno, en algún momento terminarían en la lista de deportación.

Han pasado más de veinte años, y esos temores son tan reales hoy.

Por el otro lado, se cubrió un gran número de historias sobre activismo entre la comunidad latina, entre los ciudadanos y los indocumentados, para apoyar y proteger a los grupos más afectados y vulnerables que viven en el estado.

Ellos siempre estaban luchando contra la desigualdad, mejores salarios, bajas rentas y el derecho a educar sus hijos solo en inglés o en un programa bilingüe.

Hubo tantos problemas que afectaron la calidad de vida de las personas. Después de los disturbios de 1992, muchas personas decidieron abandonar el área, creando una oportunidad para que un nuevo grupo proveniente del sur de la frontera se mudara a lo que una vez fueron vecindarios predominantemente afroamericanos. La violencia de pandillas surgió y se convirtió en zonas de guerra raciales entre los afroamericanos y los latinos que se mudaban a sus barrios en busca de viviendas más baratas, así como en otras partes de la ciudad donde los latinos eran la mayoría.

Sin importar que EGP no tenía mucho personal, la gran mayoría de estas situaciones fueron publicadas por el semanario. Esto se debió a que siempre estábamos en contacto con la comunidad y si no sabíamos de un acontecimiento, ellos nos llamaban. Lo importante fue que confiaban en nosotros para que su voz fuera escuchada.

Una de las cosas que más valoró de EGP es que en siete años que trabajé con ellos los editores o dueños del periódico nunca me censuraron mis historias, incluso aquellas que no eran muy populares con el sistema o la iniciativa privada.

La libertad de escribir o elegir un tema para reportarlo creo que era los más importante que prevalecía en el periódico. Es por eso que cuando me enteré de que la familia Sánchez (dueños) estaba vendiendo la publicación por un momento me puse a pensar que, sin ellos, no será fácil continuar sirviendo a la comunidad con ese nivel de compromiso con el que siempre lo hicieron, especialmente ahora, en la era de Trump.

Agradecimientos especiales

Como reportero y miembro de la comunidad, solo quiero agradecer a la familia Sánchez por siempre estar de lado de la gente en las últimas cuatro décadas. Pero también porque durante mi tiempo trabajando con ellos siempre me hicieron sentir como parte de la familia. Incluso ahora, siempre que tengo la oportunidad de hablar con ellos, parece que el tiempo no ha pasado.

Agradezco a Dolores Sánchez, directora editorial, y a su difunto esposo Jonathan Sánchez, director de operaciones (COO), por haberme dado la oportunidad de empezar y desarrollar mi carrera como periodista en Los Ángeles. Nunca olvidaré que a través de EGP, tuve la oportunidad de informar a la comunidad por un futuro mejor.

Hoy Decimos Goodbye y Gracias

February 1, 2018 by · Leave a Comment 

Cuando Eastern Group Publications anunció el pasado mes de agosto nuestras intenciones de vender el grupo de periódicos, realmente creímos que había alguien esperando entre bastidores con el entusiasmo, sentido de propósito y medios para continuar nuestra tradición de brindar lo mejor en noticias comunitarias locales para una nueva generación de lectores.

¿Cómo podría no haber, con todos los problemas que enfrenta la calidad de vida de nuestros lectores, desde vivienda asequible hasta personas sin hogar, salarios, inmigración, desafíos de escuelas públicas, tráfico, disminución de servicios gubernamentales, corrupción política, crimen y aumento de impuestos y tarifas en nuestras billeteras?

¿Cómo no puede haber, con el presidente y sus seguidores haciendo un esfuerzo concertado para socavar a la prensa diciéndoles a los estadounidenses que lo que leen en los periódicos y escuchan en las noticias es todo “falso”?

La editora Dolores Sánchez compró el grupo de periódicos en 1978, desde entonces, tres generaciones de la familia Sánchez han contribuido al legado del periódico.
En la foto de izquierda a derecha (primera fila): Arturo Preciado, Bianca Sánchez Preciado, Sarah Sánchez Ramos, Dolores Sánchez, Gloria Sánchez Álvarez; (última fila) Jon Ramos, Marlon Álvarez, Jason Ramos, Rocki Álvarez, Andy Álvarez (EGP foto por Fres Zermeno)

 

Pero después de varios meses de ofertas y consultas infructuosas, un nuevo portador de la antorcha no se ha materializado. Entonces, después de mucha contemplación, marcamos el final de una era hoy, con esta última publicación.

Ahora comienza la difícil tarea de poner todo en perspectiva. Pero ¿cómo se resumen perfectamente casi 40 años de informes, más de 2,000 ediciones semanales y más de 50,000 páginas de papel de periódico?

La verdad es que no se puede.

Lo mejor que podemos hacer es reflexionar sobre lo que nos ha motivado a continuar durante todos estos años y seleccionar algunos temas que sobresalen.

Todo comenzó con Dolores Sánchez y un pequeño grupo de empresarios locales, entre ellos Cal y Dolores Soto, luego los dueños de la tienda de comestibles La Quebradita en el este de Los Ángeles, Roque Olivos de Peru Spices y otros que desde entonces han fallecido. Compraron Eastside Sun y otros cinco periódicos en 1979 para dar voz a las comunidades predominantemente latinas donde trabajan y vivían.

Habían visto de primera mano la desigualdad en los servicios gubernamentales, la educación y la seguridad publica en esos vecindarios, y la cultura vibrante, el trabajo duro y el deseo de crear una vida mejor que floreció a pesar de los obstáculos.

Ninguno de los medios de comunicación principales estaba contando esas historias, por lo que decidieron comprar los periódicos de Kovner que estaban en bancarrota y reportar las noticias de esas comunidades del lado este, con el tiempo expandiendo la cobertura hacia el sureste de Los Ángeles.

Con su esposo Jonathan Sánchez a su lado, dirigiendo la producción y el negocio, Dolores se dedicó a cumplir esa misión. Juntos, la pareja construyó el negocio en una institución comunitaria respetada y confiable.

Mirando a las publicaciones de aquellos días, no podemos dejar de sorprendernos por la amplitud de nuestra cobertura y la sensación de que “cuanto más cambian las cosas, más se mantienen igual”.

EGP COO Jonathan Sanchez

Nuestras páginas están llenas de historias sobre inmigración, educación, desigualdad económica, viviendas asequibles, falta de vivienda, la falta de latinos representados en las películas y la televisión, la disparidad en los servicios en comunidades de bajos ingresos en comparación con las áreas más afluentes, lo cual todos siguen siendo problemas grandes hoy en día.

Cuando EGP comenzó, Jerry Brown estaba en su primer término como gobernador. El número de latinos elegidos para la oficina local, estatal y del Congreso fueron pocos en comparación con lo que son hoy.

Hemos informado sobre los esfuerzos para aumentar el poder político latino, a través de protestas, votaciones, campañas de ciudadanía y cuatro conteos del Censo de EE.UU., cada uno de los cuales presentó obstáculos para que los latinos sean contados. Durante el proceso, respaldamos a los candidatos que consideramos que harían un buen trabajo al representar los intereses de sus electores.

Hemos escrito sobre los cambios en los ayuntamientos locales, desde las elecciones hasta un desafortunado patrón de retiros. En muchas de estas ciudades, los funcionarios electos no tienen ambición de un cargo superior; les gusta ser el pez grande en el tazón pequeño.

Por esa sensación de poder a veces ha llevado a comportamientos malos, a veces criminales. También ha llevado a una mayor estabilidad financiera y crecimiento que ha creado puestos de trabajo y una infraestructura mejorada. Nuestra cobertura incluye esfuerzos para reformar el gobierno y una mayor transparencia.

Estas páginas han publicado miles de historias relacionadas con la justicia ambiental, desde los inicios de las Madres del este de Los Ángeles que lucharon para impedir que se construyera una prisión en el este de Los Ángeles, hasta batallas para evitar que se construya una planta contaminante de megavatios en Vernon y para evitar que Exide contamine sus hogares con productos químicos tóxicos.

Cubrimos el nacimiento del movimiento “verde” en Commerce, donde los residentes han luchado durante años para que se les escuche acerca de “grupos de cáncer” cerca de patios de ferrocarril, altos niveles de asma y otras enfermedades como resultado de la gran cantidad de camiones que usan diésel que viajan la ciudad. Hicimos una crónica de los primeros días de East Yards for Environmental Justice, y sus años de trabajo alrededor de planes que incluyen esfuerzos para expandir la autopista 710 (Long Beach).

Se han publicado cientos de historias relacionadas con la autopista 710, desde residentes del este de Los Ángeles que dicen que están cansados de estar agobiados por los problemas de transporte de la región, hasta algunas ciudades a lo largo del corredor que impulsan la expansión para reducir el tráfico contaminante cerca de sus hogares.

Nuestras publicaciones están llenas de cientos quizás miles, de historias que narran los esfuerzos para mejorar la educación pública y reducir la tasa de abandono entre los estudiantes latinos tanto en la Escuela Unificada de Los Ángeles (LAUSD) como en el Distrito Escolar Unificado de Montebello (MUSD).

En los primeros días, hubo una lucha por el transporte como una forma de eliminar la segregación de las escuelas locales. Hoy en día, nuestras escuelas están segregadas, y la lucha ha cambiado a lo que es mejor, las escuelas subsidiadas segregadas o las escuelas tradicionales segregadas.

Hay historias de violencia de pandillas, pero más importante, los esfuerzos para combatir la violencia y las condiciones sociales en la raíz, como los programas del Padre Greg Boyle y Homeboy Industries para dar a los miembros de pandillas una alternativa al estilo de vida, incluidas las habilidades laborales y la educación.

Pero estas páginas también han celebrado las muchas cosas buenas que están sucediendo, desde los logros de las personas hasta el gran trabajo de las organizaciones comunitarias.

Compartimos historias de éxito sobre los hijos de inmigrantes que recibieron becas completas para algunas de las universidades más prestigiosas del país. Contamos las historias de personas mayores como Chris Mojica en el Salazar Park Senior Center en el este de Los Ángeles que han pasado años recaudando dinero para mejorar las instalaciones, y para proporcionar a cientos de familias año tras año comidas gratis para el Día Acción de Gracias y Navidad.

Hemos hablado sobre los servicios ofrecidos en clínicas comunitarias como Arroyo Vista y los programas gratuitos en parques y bibliotecas locales.

Nuestras páginas han estado llenas de historias sobre el arte y la cultura, desde el crecimiento del movimiento muralista chicano hasta los esfuerzos por pintar sobre ellos, y los esfuerzos recientes para preservar algunas de las pinturas más icónicas.

Publicamos el arte de los ganadores del concurso de arte del Congreso y presentamos historias sobre producciones locales de música, danza y teatro.

Sería negligente no mencionar el trabajo de Rose Marie Soto, cuya columna “East L.A and Beyond” durante más de una década describió a actores, músicos, bailarines y personas que suben en la escala corporativa o en las principales organizaciones comunitarias.

Fred Zermeno, Mario Villegas, Mike Álvarez y otros escritores y fotógrafos deportivos nos han brindado cobertura desde la escena deportiva local, desde los equipos deportivos profesionales hasta nuestros atletas locales de la escuela preparatoria y la universidad. También han contribuido con increíbles fotos desde protestas hasta incendios, desde conferencias de prensa hasta artes y entretenimiento.

El éxito de nuestro programa Letters to Santa, que a lo largo de los años donó decenas de miles de juguetes a niños locales, se debe en gran parte a los esfuerzos de los voluntarios Martha y Memo Careon, quienes año tras año organizaron un equipo de estudiantes universitarios para ejecutar el programa.

Y, por supuesto, están los reporteros, la mayoría de ellos jóvenes y recién empezados, pero con una pasión por capturar las historias que se desarrollaban en los vecindarios y ciudades que cubrían, y nadie más estaba reportando. Algunos han ganado premios por su trabajo.

Estamos orgullosos de notar que tres generaciones de la familia Sánchez han contribuido en estas páginas durante los últimos 38 años.

Las noticias de nuestro cierre en los últimos días han despertado un gran interés en comprar los periódicos. No sabemos a dónde llevará todo esto, solo podemos esperar que uno lleve a continuar con esta confianza especial de la comunidad.

Por ahora, queremos terminar agradeciendo a nuestros lectores, que semana tras semana nos han permitido entrar a sus hogares. Le agradecemos por los muchos consejos, las amables palabras y sí, incluso las críticas. Sin ustedes, nada de este gran viaje hubiera sido posible.

Copyright © 2018 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·