A Voice in Spanish for Immigrants During Challenging Times

February 2, 2018 by · Leave a Comment 

I started working in Eastern Group Publications in the middle of the 1990’s, the decade when voters in California wanted to deny immigrants a public education, health care, and to allow authorities to stop and question anyone they suspected of being in the country illegally.

Yes, it was the time of Pete Wilson’s governorship, Prop. 187 – to eliminate social services for immigrants – and Prop. 227 to make California an English Only state.

It was a time of upheaval and change, some of it good, some of it – not.

It was the decade when some of the cities in Southeast Los Angeles County with majority Latino populations saw major changes in their leadership. Latinos swept into office in Bell Gardens, Cudahy, Bell, South Gate and Maywood. It was all happening as South Los Angeles, Inglewood and Compton started a demographic transformation as more Latinos moved in.

Because of the continued growth of the Latino community in Los Angeles, mainly from Mexico and Central America, the need for information in Spanish in this region was fundamental, so Eastern Group Publications Inc. (EGP) became the only bilingual publication in many of those areas.

Even though the newspaper’s circulation was mainly in East Los Angeles, EGP always published information that affected the Latino community as a whole and it wasn’t rare to cover events in South/Southeast Los Angeles, West Los Angeles and of course East L.A.

At the beginning of 1990, 85% of the population in Southeast L.A. was Latino, but still most of their political representatives were white, in part because of people’s apathy to getting involved in politics and because only 45% of the population was registered to vote.

In 1991, Bell Gardens, a city located nine miles south of downtown Los Angeles, where more than 90% of the population was Latino, a recall effort led by one woman, Maria Chacon, to oust four white city councilmembers and replace them with leaders that reflected the population succeeded.

For the people of Bell Gardens there was great hope that things would be different.

Chacon and other leaders with political ambitions in the city worked the political system and for the next decade were involved in political battles to maintain power. Sadly, while some things got better, the improvements came with charges and convictions for corruption.

This situation wasn’t unique to Bell Gardens. In 1994, other surrounding cities like Cudahy, Bell and Maywood went down similar roads, and EGP was there to report it.

Working at EGP gave me and the newspapers’ other reporters an immediate connection to the people in the area. Many times we were the first media outlet to carry stories from those cities and neighborhoods, which would later be published in the mainstream media.

Save Our State

In response to the growing number of Spanish speaking immigrants in California, new laws against undocumented people began to emerge in Sacramento.

Proposition 187, known as Save Our State (SOS), was approved by California voters in 1994, prohibiting access to education, healthcare and welfare benefits by undocumented families. Even though it never took effect, the courts ruled it unconstitutional, it still had an enormous impact on Latino families, particularly immigrants.

I recall writing stories about people not wanting to go to the supermarket because they feared being stopped and asked to prove their citizenship. Parents would not take sick children to the doctor because they feared the information they shared would sooner or later lead to deportation.

More than twenty years have passed, and those fears are as real today.

On the flip side, we offered extensive coverage on the growing activism in the Latino community, among citizens and the undocumented, to support and protect the most affected and vulnerable groups, including the more than 1.3 million undocumented immigrants living in the state.

They were always fighting inequality, fighting for better salaries, lower rent, and the right to educate their children in the language of their choice, whether it was English only or in a bilingual program.

There were so many issues affecting people’s quality of life. After the 1992 riots, many people decided to leave the area, creating an opportunity for a new group coming from south of the border to move into what were once predominately African American neighborhoods. Gang violence flared up and devolved into racial war zones between African Americans and the Latinos moving into their neighborhoods in search of cheaper housing, as well as in other parts of the city where Latinos were the majority.

EGP’s editorial staff was small. We didn’t have the resources of many large newsrooms, still we managed to report on so many issues and the many good things taking place in the communities we served. We got the stories because we were dedicated, ambitious and connected to the community; they would call to let us know what was going on in the neighborhood, the good and the bad. They wanted to be heard, and trusted us to listen and to tell their stories accurately.

An important aspect of EGP that I want to highlight is that in the seven years I worked for the paper, neither my editors or the owners of the company ever censured my stories; even the ones that weren’t too popular with the system or an advertiser.

The freedom to write or pick a topic to report on was what I most value about EGP. That’s why, when I heard a few months ago that the Sanchez family was going to sell, I felt sad. I knew that without the Sanchez family it would be hard to continue reporting to the community with that same level of commitment, especially now, in Trump’s era.

Special Thanks

As a reporter and member of the community, I just want to thank the Sanchez family for being there for the people for the past four decades. But also, because during my time working for the paper, I always felt part of the family, even now, as the years have flown by. Every time we have a chance to talk, it’s as if no time has passed.

I want to thank Publisher Dolores Sanchez, and her late husband, COO Jonathan Sanchez, for giving me the opportunity to begin and develop my career as a journalist in Los Angeles. I will never forget that through EGP, I was given the opportunity to serve the community for a better future.

The Eastside’s Record Keeper

February 1, 2018 by · Leave a Comment 

As someone who grew up in East LA in the 1960s and 70s, and worked as a newspaper boy first at the East LA Tribune and then the LA Herald Examiner, I grew up with an affinity towards the written word.

I was just entering high school when Los Angeles Times reporter and Spanish language TV anchor Ruben Salazar was killed in 1970, during the Chicano Moratorium. His death motivated me to go on to college and to get into writing. So, I actually began my writing career in 1972 with LA Gente newspaper at UCLA. But to make a long story short, after graduating college, my professional column-writing career got its start at Eastern Group Publications.

I remember EGP most for two of its signature publications: the Eastside Sun and the Mexican-American Sun. Because I had begun as a newspaper boy on the eastside, I could relate to this chain of community newspapers.

I started as a reporter at EGP, but with the support of the newspapers’ owners, Dolores and Jonathan Sanchez, I began to write weekly columns on topics ranging from plans to feed the homeless, graffiti, a softball playing grandmother and efforts to dismantle bilingual education. I wrote about the battle led by East LA and Boyle Heights residents determined to stop a prison being built in their neighborhood, a grassroots effort that succeeded.

Roberto Dr Cintli Rodríguez es profesor en la Universidad de Arizona y autor de Justice: A Question of Race, un libro que narra sus dos juicios de brutalidad policial; Our Sagrada Maíz is Our Mother(Nin Toanantzin Non Centeotl); y coprodujo Amoxtli San Ce Tojuan: un documental sobre orígenes y migraciones.

At that time, I was also assigned to write profiles of everyday people making a difference, new eastside professional organizations and their members, Latinos in public office and in government agencies.

After leaving EGP, I would go on to writing columns for La Opinion for many years, even after I moved to Washington DC, then co-writing a nationally syndicated column with Patria Gonzales for a dozen years for Chronicle Features and later Universal Press Syndicate.

I mention all this because I owe my successful column-writing career to EGP. By the way, nowadays, I still write, though primarily for Truthout’s Public Intellectual Page.

Truthfully, more than to EGP, I owe thanks to the family. Dolores and Jon brought me on board at a low point in my life. I was almost killed in 1979, an experience that led to two trials, the first in 1979 and the second in 1986 — causing seven and a half years of turmoil.

In the first trial, I had to defend myself against charges of trying to kill four Sheriff’s deputies with a camera. I had actually witnessed the brutal beating of a young man and photographed it, and as a result, I ended up in the hospital. After winning that case, I filed a lawsuit and in 1986 won a judgment against the same four deputies. Incidentally, it was civil rights attorney Antonio Rodriguez who  represented me in both cases. I was working at EGP during the second trial and remember well the full support I received from Dolores and Jon.

A small irony is that my lawsuit was actually against the Sheriff’s Department and one of the first assignments I received after it concluded was to interview the Sheriff at the time. He had a lot of bodyguards in his office during the interview; neither he nor I brought up my trials. Yeah, there was a big elephant in the room during that interview.

As we all know, EGP wasn’t just 9, then 11 and now 6 community newspapers. They were a Raza-owned bilingual chain of newspapers covering the eastside of LA; essentially the newspapers of record when it came to things on the eastside. That was their role because in those days the major Southern California media outlets didn’t deem the eastside worthy of a bureau. In other words, we weren’t worthy of coverage and, in effect, did not exist.

I can honestly say I have only good memories of my time at EGP. The same holds true for my memories of the Sanchez family.

Now, as a university professor and researcher, I believe the existence of EGP is worthy of study. I wish I could do more than study or comment about EGP. I wish I could buy EGP and keep the papers going because it has always served our communities well, and personally, I will always have ink in my veins.

At the moment, I can’t really do that and I’m hoping someone with the right resources will step in to keep it going.

I want to end by sharing an EGP-related story. It was kind of funny, but it wasn’t.

In between my two trials, I got very close to a group from Guatemala, here in Los Angeles. Most of them were political refugees and some of them had actually been tortured and eventually received political asylum. Those were dangerous times, there were even rumors of death squad activity in Southern California.

I don’t remember what the issue was at the time, but the group asked me if I would go to Guatemala and meet with community leaders, etc, since they could not return to their home country. They figured it would be easy since I was a journalist, and didn’t understand when I told them that I couldn’t go.

You see, my business card said EGP, the same initials of one of the primary rebel groups called… actually I forget what they were called. I explained that if I were to be stopped and asked to produce ID to prove I was a journalist, my business card with the EGP initials probably would have sealed my doom. So, in a way, it was funny and that’s why I never went to Guatemala. It’s interesting what will pop into your mind, like this, one of my [tangential] EGP stories.

I do want to thank the Sanchez family. I recognize EGP itself as a family, part of a much larger family and I’m very proud to have been brought into it and to continue to be part of it.

Roberto Dr Cintli Rodríguez is a professor at the University of Arizona and author of Justice: A Question of Race, a book that chronicles his two police brutality trials; Our Sacred Maíz is Our Mother (Nin Toanantzin Non Centeotl); and co-produced: Amoxtli San Ce Tojuan: a documentary on origins and migrations.

Latinos de Los Ángeles Tienen Peor Índice de Ingresos, Desarrollo y Educación

December 1, 2017 by · Leave a Comment 

Los latinos tienen el ingreso promedio, el nivel de educación y el índice de Desarrollo Humano (HD) más bajo del condado de Los Ángeles, según un informe dado a conocer el miércoles por la Oficina de Protección Infantil condal.

En lo único en que sobresalen los hispanos es en que, junto con los asiáticos, viven más años que el promedio de los habitantes del condado.

El análisis muestra “enormes disparidades” económicas y de nivel de vida en las 106 ciudades estudiadas y destaca cinco grupos poblacionales que van desde “Brillantes” hasta “Precarios”.

Los resultados se obtuvieron a través de una “fórmula de vanguardia que combina datos de ingresos, salud y educación y ofrece un retrato sin precedentes del condado de Los Ángeles”, señaló el miércoles el juez Michael Nash, director ejecutivo de la Oficina de Protección Infantil.

“El retrato nos proporciona información clave acerca del bienestar de las comunidades, esencial para dirigir con efectividad el apoyo de prevención a las familias que más lo necesitan”, dijo Nash.

En el índice HD, y sobre una escala de 10 puntos, la ciudad de San Marino (con una población latina del 6.5%) presentó un 9.43, el más alto del condado, mientras el área de Florence-Graham, al sur de la ciudad de Los Ángeles y con el 90% de hispanos, obtuvo el más bajo, con 2.44.

De acuerdo con el Índice de Educación, que tiene en cuenta los niveles de estudio alcanzados por la población, los asiáticos presentan un promedio de 7.12; los blancos de 7.02; los afroamericanos de 4.64 y los latinos 2.80.

“Más del 40 % de los adultos latinos mayores de 25 años carecen de un diploma de secundaria”, señaló el reporte.

Westwood en la ciudad de Los Ángeles, sede de la Universidad de California Los Ángeles, presenta un índice educativo de 9.95 – el más alto – mientras el más bajo es el de Florence-Graham con 1.24.

El ingreso personal promedio más alto del condado corresponde a los blancos, con 47.600 dólares anuales, seguido de los asiáticos (38.000), los afroamericanos (33.000) y los latinos (22.600).

Entre los hispanos del condado, los españoles tienen los mayores ingresos (43.331 dólares anuales en promedio) mientras los centroamericanos obtienen los más bajos (20.945).

No obstante, los latinos presentan el segundo mayor índice de expectativa de vida con 84.4 años, superados únicamente por los asiáticos (87.3 años). Los blancos tienen una expectativa de vida de 80.9 años y los afroamericanos de 75.6.

El estudio recomienda plantar una “ambiciosa meta” de aumentar el “bienestar” de todos los residentes del condado y reducir las “brechas” entre los grupos resultando en un “punto de aumento en el índice HD de 5.43 hoy a 6,43 para 2025”.

El informe señaló que el 48.4% de los residentes del condado de Los Ángeles es de origen hispano; el 26.4% blanco; el 14.3% asiático y el 8% afroamericano.

Exposición a Disolventes Orgánicos Causa Presión Alta en Trabajadores Latinos

November 16, 2017 by · Leave a Comment 

Los hispanos que están expuestos a disolventes orgánicos, como los trabajadores de la construcción o personal de limpieza, son más propensos a sufrir de presión arterial alta, según un informe publicado por la revista científica Medicina Ambiental y Ocupacional.

El estudio dirigido por la investigadora María Argos, de la Universidad de Illinois en Chicago, analizó más de 7.000 empleados latinos adultos en cuatro ciudades del país expuestos a solventes, metales y pesticidas.

Los investigadores analizaron la presencia en estos trabajadores del “síndrome metabólico”, una condición de riesgo de salud caracterizada por presentar al menos tres de cinco factores de riesgo: obesidad abdominal, triglicéridos altos, bajo nivel de colesterol lipoproteínico de alta densidad, presión arterial alta y glucosa elevada.

Según señaló la doctora Argos al dar a conocer esta semana los resultados, se encontró que el 27.6 por ciento de los trabajadores hispanos estudiados presentaban síndrome metabólico.

Específicamente, el estudio destacó que cerca del 32 por ciento de los trabajadores expuestos a solventes orgánicos sufrían de presión sanguínea alta.

Según, explicó la semana pasada a EFE el químico Andrés Uribe, especialista en control de calidad, los solventes orgánicos “son una clase de componentes químicos usados rutinariamente en la industria para la disolución de aceites, grasas, resinas, plásticos y similares”.

Uribe señaló que las personas expuestas permanentemente a estos solventes pueden “sufrir distintos grados de intoxicación” y su manipulación en el trabajo está regulada por la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA).

La doctora Argos destacó que los solventes orgánicos son usados ampliamente en muchos productos e industrias y las ocupaciones con altos índices de exposición en el estudio incluyeron trabajadores de la construcción, de mantenimiento y reparación, así como aseadores y personal de limpieza.

Estos solventes están presentes en productos tan variados como detergentes, gasolina, insecticidas, pegamentos, pinturas, cemento o barnices y algunos de los más conocidos son la acetona, el cloroformo o el alcohol.

“Los trabajadores hispanos, especialmente los nacidos en el extranjero, pueden ser especialmente vulnerables a los riesgos ocupacionales”, señaló el análisis.

Aunque el estudio se enfocó únicamente en los latinos, los investigadores destacaron que “es la primera vez que se evalúa la relación entre la exposición a los solventes y la salud cardiometabólica de trabajadores en los Estados Unidos”.

Aunque se necesitan otras investigaciones que incluyan otras etnias o razas de trabajadores, la investigación sugiere que los solventes “pueden ser un factor de riesgo importante para la presión sanguínea alta entre los trabajadores estadounidenses”.

Período de Inscripción Caótico Pone en Peligro Cobertura de Latinos

November 2, 2017 by · Leave a Comment 

Los latinos, que hace apenas un año eran los consumidores más buscados para inscribirse y obtener cobertura a través del mercado de seguros de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), puede que este año sean los grandes ausentes.

Navegadores y activistas comunitarios temen que el enfoque de la administración Trump —dejar que el Obamacare se vaya muriendo, quitar fondos y reducir el tiempo del período abierto de inscripción— puede revertir los logros alcanzados en el número de latinos con cobertura de salud.

Los latinos fueron el blanco de los esfuerzos de la administración Obama, porque la comunidad tiene una alta tasa de no asegurados, y también porque una larga proporción de la comunidad es joven y bastante saludable, un detalle muy apreciado por las aseguradoras para balancear el gasto que generan los pacientes mayores y más enfermos, de hecho los que se inscriben con más facilidad.

Cerca de un millón de personas que se identificaron como latinas o hispanas se inscribieron para tener planes de salud a través del mercado de seguros este año, componiendo una décima parte de los consumidores. La tasa de personas sin seguro entre los latinos bajó de 43% en 2010 a menos del 25% en 2016. Pero todavía millones son elegibles y permanecen sin seguro.

Un período de inscripción más corto y recortes en los fondos federales para publicidad y para los grupos de navegadores —expertos en el mercado de seguros que ayudan a registrarse—, potencialmente pueden reducir de manera drástica la inscripción de latinos.

California es uno de alrededor de una docena de estados que gerencian su propio mercado de seguros, y el estado utiliza su propio dinero para publicitar Covered California. El mercado ofrecerá a los consumidores un período más largo de inscripción que la ventana de seis semanas del gobierno federal: durará hasta 31 de enero, igual que el año pasado.

Los latinos en el estado han ganado cobertura desde la implementación de la ley federal de salud. El número de personas sin seguro cayó de 23% en 2013 a 12% en 2015, según la California Health Care Foundation. (La fundación publica California Healthline, un sitio de noticias editorialmente independiente producido por Kaiser Health News).

Aun así, los esfuerzos de inscripción en el estado presentarán un desafío si los consumidores no entienden qué está pasando con la ley, mientras en Washington persisten los esfuerzos por reemplazarla, dijo Edgar Aguilar, director de programas en Community Health Initiative, un red de organizaciones de base en California que asiste a las personas con la inscripción para obtener seguro. Aguilar está a cargo de la operación en el condado de Kern, en el Valle Central, en donde hay una gran población de latinos que trabajan en granjas y cultivos.

“Tuvimos éxito inscribiendo a latinos en el pasado, el porcentaje de latinos sin seguro en el condado es de menos del 8%; pero la confusión sobre lo que está pasando con el Obamacare y el miedo a tener problemas migratorios, hace que las personas lo piensen dos veces antes de renovar un plan de salud o inscribir a sus hijos en el Medicaid o en CHIP”, explicó.

En los 39 estados que usan el sitio web federal la inscripción empieza el 1 de noviembre y termina el 15 de diciembre, cerca de un mes y medio menos más corta que el período anterior. Algunos estados que gerencian sus propios mercados de seguros han extendido la inscripción hasta el 31 de enero.

Claudia Maldonado, directora de programas de Keogh Health Connection, una organización que conecta a personas vulnerables con servicios de salud en Phoenix, Arizona, dijo que la incertidumbre domina estos días. “Estamos listos, porque sabemos que va a ser un período abierto de inscripción difícil”.

Oficiales federales dijeron que el sitio web para inscribirse en español, cuidadodesalud.gov, va a estar operando de nuevo esta vez, pero sufrirá los mismos cierres por mantenimiento programados para su hermano anglo, healthcare.gov.

Los Centros para Servicios del Medicare y Medicaid (CMS, por sus siglas en inglés), que gerencia los mercados de seguros federales online, anunció el mes pasado que los sitios estarían “cerrados por mantenimiento” la mitad del día los domingos, durante el período abierto de inscripción. Los estados que manejan sus propios mercados, como California y Nueva York, no se verán afectados por estos cierres programados.

En la oscuridad

Es desafortunado que la interrupción del servicio de cuidadodesalud.gov sea los domingos, dijo Daniel Bouton, director de servicios de salud en el Community Council of Greater Dallas, en Texas, una organización sin fines de lucro que ayuda a los latinos a inscribirse para tener atención de salud. “El día que los hispanos van a la iglesia, en donde están todos juntos y en donde los ayudamos a inscribirse en períodos anteriores”, agregó.

“Las personas quieren tener resuelto el tema de su cobertura de salud”, expresó Anne Packham, directora del proyecto de mercados de seguros en Covering Central Florida, una organización con sede en Orlando, Florida. “Y todos los anuncios sobre el Obamacare los frustra”.

Inscribir a un consumidor en el mercado no es un proceso de 10 minutos. Una familia puede comprar un plan de salud en el sitio web, o averiguar si algunos de los miembros son elegibles para el Medicaid o para CHIP, el programa federal de salud infantil con base en los estados para familias de bajos ingresos, pero que ganan demasiado como para calificar para el Medicaid. La sesión con un navegador, que han ayudado a millones de latinos a inscribirse en todo el país, puede llevar una hora y media o más.

Muchos hispanos prefieren inscribirse para cobertura en persona, con un navegador entrenado, dijeron muchas personas con experiencia en ayuda a consumidores.

En un correo electrónico, los CMS dijeron que los cierres de los sitios web no afectarán el flujo de inscripción y que el centro de llamadas federal para responder preguntas de consumidores y navegadores “continuará asistiendo a las personas”.

“Es importante destacar que la duración potencial de los cortes es el máximo tiempo permitido para mantenimiento; pero podrían ser más cortos”, agregaron en el correo.

Un sitio alternativo

El sitio web en español tuvo un comienzo accidentado cuando se lanzó el Obamacare en 2013: abrió dos meses después que la versión en inglés. Sin embargo, los navegadores dicen que cuidadodesalud.gov a menudo ha servido como el “último recurso” para todos los consumidores, latinos o no, cuando tenían problemas con el sitio en inglés.

“En períodos de inscripción anteriores, muchas veces cuando healthcare.gov estaba caído, el sitio en español no lo estaba”, dijo Bouton.

“Los navegadores son bilingües y generalmente usan el sitio en inglés, pero cuando éste no está funcionando bien, terminan el proceso de inscripción en cuidadodesalud.gov, que generalmente funcionó mejor [que healthcare.gov] en años anteriores”, dijo Julia Holloway, directora de desarrollo de programas y servicios de navegadores para Affiliated Service Providers of Indiana, en Indianapolis. Oficiales federales le anunciaron que su programa tendría 82% menos dinero para navegadores durante este período de inscripción.

El menor flujo de consumidores en cuidadodesalud.gov ha hecho que la versión en español sea tecnológicamente más estable que la versión en inglés.

Como ejemplo, desde noviembre de 2015 hasta el 2 de enero de 2016, cerca de 20 millones de personas usaron healthcare.gov, comparado con 953,708 que navegaron cuidadodesalud.gov.

Miedo a las deportaciones

Edgar Aguilar, gerente de programas en Community Health Initiative, una red de organizaciones de base en California que asiste con el proceso de inscripción para tener cobertura, dijo que, aunque California no enfrente algunos de los obstáculos que tendrán los estados que usan el mercado de seguros federal, la inscripción este año va a ser un desafío.

Aguilar está a cargo de la operación en el condado de Kern, en el Valle Central, que cuenta con una alta población de latinos que trabajan en granjas y cultivos.

“Tuvimos éxito inscribiendo a latinos en el pasado, el porcentaje de latinos sin seguro en el condado es de menos del 8%; pero la confusión sobre lo que está pasando con el Obamacare y el miedo a tener problemas migratorios, hace que las personas lo piensen dos veces antes de renovar un plan de salud o inscribir a sus hijos en el Medicaid o en CHIP”, explicó.

Navegadores encuestados para esta historia dijeron que han sentido más tensión este año, en los días previos a que comience el período de abierto de inscripción.

En agosto, miembros hispanos del Congreso enviaron una carta al Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS, por sus siglas en inglés) pidiendo un reaseguro para que los latinos siguieran inscribiéndose. Una vocera del caucus dijo que un representante del HHS prometió organizar una reunión sobre el tema, pero ésta nunca se concretó.

Un obstáculo para la inscripción es el miedo a las deportaciones. Los inmigrantes indocumentados no tienen derecho a comprar un seguro de salud a través de los mercados de ACA, pero hay miles de familias con estatus migratorio mixto, y los defensores temen que puedan dudar en comprar un seguro o solicitar subsidios para ayudar a pagar la cobertura.

“Desde que asumió el nuevo gobierno, cuando aumentaron las redadas y se puso en peligro el estatus de los ‘Dreamers‘ (jóvenes que fueron traídos al país cuando eran niños), las personas comenzaron a cancelar sus citas con los navegadores, y dejaron de inscribir a sus niños en el Medicaid o en CHIP”, dijo Bouton.

Sin embargo, los navegadores dijeron que no se dan por vencidos. “Seguimos haciendo llamadas. Tenemos la misma meta de inscribir a más personas”, dijo Maldonado. Su organización está operando con 30% menos de presupuesto para navegadores. En su estado, Cover Arizona, una red de entidades sin fines de lucro, continúa organizando eventos, repartiendo folletos y llamando a las personas para alentarlos a que se inscriban.

“Tuvimos que cortar el presupuesto para publicidad, pero otra organización que tiene presupuesto nos ayuda repartiendo nuestros materiales”, dijo Bouton. Más que nunca, dicen los navegadores, el foco está puesto en el trabajo en equipo.

“Somos apasionados en lo que hacemos, y vamos a tratar de inscribir a la mayor cantidad de gente posible”, concluyó Holloway.

Esta historia de California Healthline fue producida por Kaiser Health News, un programa editorialmente independiente de la Kaiser Family Foundation.


Latinos, Grupo Étnico con Menos Seguros de Salud en CA

November 2, 2017 by · Leave a Comment 

Aunque las personas sin seguro de salud en California disminuyeron de 15.5 por ciento en 2013 a 8.5 por ciento en 2016, más del 60 por ciento de quienes aún no tienen seguro médico son latinos, afirma un reporte presentado el martes.

El informe recoge los resultados de la California Health Interview Survey (Encuesta de la Entrevista de Salud de California, CHIS por su sigla en inglés), elaborada por el Centro para la Investigación de Políticas de Salud de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA).

“Más de 60 por ciento de aquellos que no tienen seguro son latinos”, afirmó el martes Ninez Ponce, investigadora principal de la Encuesta y subdirectora del Centro.

“Ellos han permanecido en el fondo de la pirámide de los servicios de salud”, dijo Ponce en la presentación del estudio.

El análisis señaló que, aunque la proporción de latinos menores de 65 años que no tienen seguro “se redujo casi en la mitad”, los hispanos continúan siendo el grupo más propenso al no tener seguro de salud en comparación con otros.

En 2013, 21.4 por ciento de latinos no estaban asegurados, porcentaje que se redujo significativamente a 12.3 por ciento en 2016, pero que no ha sido suficiente para que los latinos sean la población menos protegida.

Los residentes indocumentados constituyen el 37.4 % de aquellos que no tienen seguro médico o no son elegibles para Medi-Cal, el programa de salud de California para personas de bajos ingresos o con discapacidades.

Sobre el aumento de personas amparadas por Medi-Cal a través de la ley de Salud Asequible (ACA), Todd Hughes, director de CHIS, señaló el riesgo de pérdida si se suspenden los subsidios o ACA se acaba.

“Muchos niños y adultos asegurados recientemente por la expansión de Medi-Cal por ACA están en riesgo de perder el cuidado de salud si se reducen los subsidios o se permite que el programa languidezca”, afirmó el martes Hughes.

Los analistas destacaron que la cobertura de Medi-Cal a través de ACA es especialmente importante en cuatro condados rurales.

En los condados de Fresno, Siskiyou, Tehama y Tulare, el servicio de salud subsidiado cubre entre 33.3 por ciento y 45 por ciento de la población, destacó el informe.

Número de Latinos en EE.UU. Que Habla Español en Casa cae un 5 % en 10 años

November 2, 2017 by · Leave a Comment 

El porcentaje de latinos que reside en Estados Unidos y que dice hablar español en casa se redujo en un 5 por ciento, entre 2006 y 2015, lo que contrasta con el aumento del número de hispanos que viven en el país, según un estudio divulgado el martes.

Mientras que en 2006 un 78 por ciento de los latinos residentes en Estados Unidos afirmaba hablar en español en la privacidad del hogar, en 2015 este dato se había reducido a un 73 por ciento, de acuerdo con una investigación llevada a cabo por el Centro de Estudios Pew.

El informe resalta que en el año 2015 un total de 37 millones de hispanohablantes residían en el país, lo que consolida al castellano como la segunda lengua más hablada en Estados Unidos, sólo por detrás del inglés.

Esta cifra supone un salto significativo en apenas una década, puesto que diez años antes eran 31 millones los residentes en el país que se definían como latinos.

El declive del uso del español en casa es un fenómeno que está teniendo especial relevancia en algunas de las principales áreas metropolitanas estadounidenses, apunta el estudio.

En California, en el triángulo formado por las localidades de Los Ángeles, Long Beach y Anaheim, que con 4.42 millones de hispanos representa la región metropolitana donde más latinos viven en el país, la reducción del uso del español en casa fue de un 3 por ciento.

En el estado de Nueva York, la zona metropolitana compuesta por la ciudad homónima, Newark y Jersey, donde se estima que viven 3.55 millones de latinos, la caída fue de un 5 por ciento.

Llama la atención el caso de la región metropolitana compuesta por Miami, Fort Lauderdale y West Palm Beach, en Florida, donde pese a la reducción del 2 por ciento entre 2005 y 2015, un 90 por ciento de los hispanos residentes en la zona hablan español en casa.

A pesar de la caída del uso del español en casa, la población latina considera que el hablar esta lengua puede resultar una aptitud vital y destaca la importancia de que las próximas generaciones sigan hablándolo.

Cierre de DACA Agravaría el Déficit de Profesionales de la Salud de EE.UU.

November 2, 2017 by · Leave a Comment 

A pesar de la escasez de personal sanitario en el país, los estudiantes y profesionales latinos de estas áreas no podrán ayudar a solventar este problema si el Congreso no aprueba una ley que les dé un estatus migratorio permanente tras el cierre de la Acción Diferida (DACA).

Según United We Dream (UWD), una asociación en defensa de los jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo menores de edad, un buen número de estudiantes de Medicina y doctores amparados por DACA verá esfumarse sus deseos de ayudar a solventar esta situación de falta de personal médico.

Incluso la mexicana Yasmín Irazoqui-Ruiz, estudiante de Medicina en la Universidad de Nuevo México, decidió suspender un semestre de su carrera para sumarse a UWD. “¿Qué nación quiere sacar a personas calificadas, bilingües y que lo están dado todo?”, se pregunta.

“Eso no tiene sentido. Están arriesgando la vida de los pacientes”, alertó.

La Asociación de Colegios Médicos Estadounidenses (AAMC) prevé que en la próxima década habrá un déficit de profesionales de la salud de entre 40.800 y 104.900.

La preocupación es real. Lo dice el doctor Darrell G. Kirch, presidente de AAMC, que ya alertó de que, “a medida que la población de pacientes continúa creciendo y envejeciendo, se debe comenzar a capacitar a más médicos si se desea satisfacer las necesidades de atención médica de todos los estadounidenses”.

Irazoqui-Ruiz, de 25 años, lamentó la ironía de que en un momento en el que se buscan más estudiantes el Gobierno del presidente Donald Trump decidió dejar sin la oportunidad a estos jóvenes que se consideran estadounidenses” al anunciar en septiembre pasado el fin de DACA.

La fecha límite es el 5 de marzo de 2018, fecha que sirve de ultimátum para que el Congreso apruebe una legislación que regularice la situación de estos jóvenes indocumentados, muchos de los cuales se quedaron sin el amparo ante una hipotética deportación que supone DACA.

“El entrenamiento de un estudiante de Medicina cuesta cerca de un millón de dólares. La inversión de las universidades, de los hospitales y de nosotros mismos se va a perder”, puntualiza Irazoqui-Ruiz y agrega de paso que “quien más está perdiendo es el país”.

La mexicana llegó con tres años junto a su hermana gemela y su madre, en un recorrido que también vivió su compatriota Denisse Rojas.

Esta joven recaló en California cuando tenía un año y medio de vida. Su falta de estatus legal le ha cerrado muchas puertas, pero, al igual que miles de “soñadores”, decidió sacar a la luz su lucha y creó Pre-Health Dreamers, organización que agrupa 800 miembros en 42 estados.

Esta organización allanó el camino a varias medidas estatales que protegen a profesionales indocumentados de la salud.

También Rojas se convirtió en la primera estudiante indocumentada en asistir a la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, en Nueva York.

“No podemos darnos por vencidos”, es su lema.

Pero no solo los estudiantes están en riesgo de perderlo todo.

Profesionales amparados por DACA y que ya trabajan en este sector de la salud tendrán que abandonar sus puestos paulatinamente en los próximos dos años, cuando se vaya expirando su permiso temporal de trabajo y residencia.

Tal es el caso de Luis Aguilar, un enfermero de terapia intensiva cardiovascular que trabaja en Kansas City.

Aunque este mexicano de 29 años pudo realizar sus estudios siendo indocumentado, sabe que para ejercer su profesión necesita un estatus legal.

“Formo parte de un equipo de enfermeros que viaja por todo el país cubriendo necesidades urgentes en los hospitales que no tienen suficiente personal”, sostuvo Aguilar.

El inmigrante ha podido comprobar la falta de enfermeros y médicos en el país durante estos viajes: “Hay momentos en que no puedes ir a descansar porque no existe reemplazo”.

Aguilar fue uno de los 150.000 favorecidos en renovar el permiso de trabajo, sobre un total de 690.000 amparados por el programa, pero sabe que su carrera está contrarreloj.

“Solo le pido al gobierno que actúe y lo haga rápido. He acumulado mucha experiencia y creo que es injusto que se pierda”, lamentó.

Por su parte, Irazoqui-Ruiz, que comenzará su tercer año de universidad en enero, seguirá presionando al Congreso a que apruebe la ansiada legislación.

“Mi permiso se termina en septiembre del 2019, y me graduaré en mayo del 2020. Espero que para esa época la lucha haya valido la pena”, prefiere augurar.

Los latinos surge en facultad, pero las tasas de graduación caen

October 12, 2017 by · Leave a Comment 

El número de latinos en la universidad en California está aumentando, pero sus tasas de graduación aún están muy por detrás de otros grupos, según un nuevo informe.

Los investigadores de la Universidad de Georgetown encontraron que el 12 por ciento de los latinos tienen una licenciatura o más, en comparación con el 43 por ciento de los blancos y el 24 por ciento de los afroamericanos.

Audrey Dow, vicepresidente de Campaign for College Opportunity, un grupo sin fines de lucro de California, dice que los latinos están ahora plenamente representados en los colegios comunitarios, pero no en las escuelas de cuatro años.

“Una vez que nuestros estudiantes llegan a la universidad, les resulta muy difícil de completar”, afirma. “Y una gran parte de esa dificultad es debido a las barreras institucionales que los estudiantes se enfrentarán.”

Dow dice, por ejemplo, que los fallos en muchas pruebas de evaluación de la universidad significan que los estudiantes son colocados en clases de recuperación cuando están calificados para hacer el trabajo a nivel universitario, lo que los pone detrás.

También señala que las escuelas de cuatro años tienen tan variados requisitos de graduación que los estudiantes de transferencia tienen dificultades para navegar por el sistema, ya menudo abandonan o requieren hasta seis años para terminar.

Anthony Carnevale, coautor del informe y director del Centro de Educación y Fuerza Laboral de la Universidad de Georgetown, dice que los latinos que lo hacen a través de la universidad todavía no están cosechando todos los beneficios.

“No están obteniendo las mismas ganancias para los mismos grados que los blancos”, afirma. “Eso es independientemente de lo que los latinos mayores se matriculan, en qué universidad se matriculan, si se gradúan al final, siempre hacen menos que los blancos”.

El informe también encontró que más de un tercio de los latinos en California tienen menos de una educación secundaria, y 62 por ciento tienen un título de escuela secundaria o menos, en comparación con el 21 por ciento de los blancos y el 32 por ciento de los afroamericanos.

El reporte (en ingles) puede consultarse en https://cew.georgetown.edu/cew-reports/latinosworkforce/.

Promoción de la Conciencia del Suicidio

September 14, 2017 by · Leave a Comment 

Más de 800 residentes del condado de Los Ángeles mueren por suicidio cada año – más que el número que muere por homicidio, sobredosis de drogas o accidentes de vehículos – una estadística destacada por los funcionarios de salud mental el martes como parte de la Semana de Concientización Sobre el Suicidio.

Además, unos promedios de 11 personas son hospitalizadas cada día después de intentos de suicidio.

El Departamento de Salud Mental se ha asociado con la emisora de radio de hip-hip Power 106 para promover la conciencia del suicidio y la prevención.

El departamento insta a cualquiera que esté luchando con pensamientos de suicidio – o que conoce a un ser querido en problemas – a llamar a la línea de vida de prevención del suicidio al (800) 273-TALK (8255) o visite http://suicidepreventinlifeline.org, la asistencia gratuita y confidencial de consejeros capacitados.

La campaña de radio está dirigida a residentes latinos y los afroamericanos y los anuncios de servicio público cuentan con historias personales de sobrevivientes. Los individuos también comparten sus viajes en videos que se encuentran en el sitio web del departamento.

Se anima a todos los residentes del condado a aprender más sobre el reconocimiento de los signos del suicidio y donde obtener ayuda.

“Conoce las señales. Encuentra las palabras. Comuníquense,” son los tres mensajes clave de la campaña estatal de California, Suicidio es Prevenible.

Más información, incluyendo un directorio completo de recursos nacionales, estatales y del condado, se puede encontrar en www.suicideispreventable.org.

Next Page »

Copyright © 2018 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·