Miles Marchan en ‘Resistencia’ a Políticas Anti-Inmigrantes de Trump

May 4, 2017 by · Leave a Comment 

Un mar de personas se movió por las calles del centro de Los Ángeles, el lunes durante la marcha anual del primer de mayo, con organizadores y participantes motivados por el desagrado de las políticas presidenciales de Donald Trump.

Miles de personas se reunieron en MacArthur Park para la marcha apodada “Resiste Los Ángeles”, diseñada para ser un espectáculo de “resistencia, unidad y desafío” contra las políticas de la Casa Blanca. Estas incluyen la aplicación gradual de las leyes de inmigración y el empeño de construir el muro masivo en la frontera.

Varias organizaciones que han marchado separadamente en el pasado unieron su potencia este año, bajo la “Coalición del Primero de Mayo en Los Ángeles”, organizando la manifestación desde el Parque MacArthur hasta el Ayuntamiento de Los Ángeles.

Es la primera vez en más de 10 años en que se ha demostrado tal unidad entre los organizadores de las marchas del Primero de Mayo. Los organizadores predijeron que más de 100,000 personas participarían en el evento “Resiste Los Ángeles,” pero aunque miles participaron, la multitud quedó corta de la meta esperada.

_MG_0226

Miles de personas salieron a las calles de Los Ángeles durante la marcha anual del primero de mayo. Foto de EGP por Nancy Martínez.

La policía de Los Ángeles no dio una estimación oficial de la multitud, pero las autoridades le dijeron a los periodistas durante el evento que calculaban alrededor de 15,000 participantes.

“Esto es probablemente cinco veces más grande que el año pasado, pero no es tan grande como lo fue en 2006. Escuché que sin duda fueron 30,000 a 40,000 personas”, le dijo a Servicios CNS, Stuart Kwoh, director ejecutivo de Asian Americans Advancing Justice-Los Angeles.

 

Kwoh, quien también fue un orador durante el evento, desde un gran escenario que se erigió en los escalones de la calle Spring de la Alcaldía, mencionó las lecciones de los disturbios de Los Ángeles -que estallaron hace 25 años el sábado. Él comparó los intentos de Trump de armar las fuerzas policiales locales, obligándolas a cooperar con las leyes federales de inmigración o amenazando con cortar el financiamiento federal a las llamadas “ciudades santuario”.

“Durante estos 25 años hemos aprendido que la policía no puede ser una fuerza militar. Tienen que tener la confianza de la comunidad. Y no pueden tener la confianza de la comunidad si también son una fuerza de deportación”, le dijo Kwoh a CNS.

Shannon Rivers, estudiante de UCLA y activista indígena, quien también es líder del movimiento que está empujando a la ciudad a que despoje el apoyo de Wells Fargo, debido a su apoyo al oleoducto de Dakota Access, dijo que varios temas motivaron la participación de la gente en la marcha.

“Hay todo tipo de problemas diferentes. Cuestiones migratorias, de libertad y el derecho a la movilidad. La gente tiene el derecho humano de ser móvil”, le dijo Rivers al CNS.

“Tenemos problemas gay-transgénero, tenemos cuestiones de LGBT. Tenemos desigualdad. Esas son las cosas estructurales básicas que tenemos que cambiar. No sé si podemos cambiar esas cosas en nuestro sistema actual. Somos tan xenófobos”.

La extensa lista de oradores que se dirigieron a la multitud incluyó a Alex Caputo-Pearl, presidente de United Teachers Los Angeles; Rusty Hicks, secretario ejecutivo y tesorero de la L.A. County Federation of Labor; y el alcalde, Eric Garcetti.

“Nosotros (los maestros) permaneceremos en este movimiento. Nos unimos con ustedes por los derechos civiles, por la justicia educativa y este movimiento es el más importante en los Estados Unidos y los profesores los apoyan”, le dijo Caputo-Pearl a la multitud.

En el Parque MacArthur, el músico Tom Morello de la banda Rage Against the Machine estuvo entre la multitud antes de que comenzara la marcha.

_MG_0253

Varias organizaciones se unieron para juntos demostrar resistencia ante las polizas de Trump. Foto de EGP por Nancy Martínez.

Juan José Gutiérrez, coordinador nacional de la Coalición de Derechos Plenos para los Inmigrantes, dijo que la marcha le enviaría un mensaje a la administración de Trump de que “nuestra justa lucha por una reforma migratoria integral está aquí para quedarse hasta que se gane”.

El ex alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa y candidato a gobernador, estuvo entre los participantes en la marcha.

“Van a ver un gran número de personas, este año, en Los Ángeles, principalmente por lo que está pasando con Trump y su administración – la prohibición, el muro y la insistencia de deportar a 11 millones de personas”.

“Nunca nadie ha hecho eso en ninguna parte”, él le dijo a KCAL9. “Creo que por todas esas razones vas a ver un derramamiento de gente hoy”.

Mientras que muchos respondieron a las peticiones de la organización de “no ir a trabajar, no llevar a sus hijos a la escuela, comprar u operar sus negocios”, los organizadores especularon que el miedo y los horarios de trabajo, estaban entre algunas de las razones por las que la participación fue menos de lo previsto. La fatiga de la protesta era otra.

“El lunes es un día de trabajo, así que la mayoría de la gente está fuera”, dijo Emiliana Guereca, co-directora ejecutiva de la Marcha de Mujeres de Los Ángeles por correo electrónico.

“Creo que la fatiga ha alcanzado a los marchantes”, dijo, añadiendo que “hay mucho en juego para perder el impulso …” “Han habido decenas de marchas y sólo hay tantos que puedan asistir”, dijo Guereca.

Invasiones recientes de inmigración han dejado a muchos inmigrantes indocumentados temerosos de salir en público, e incluso más están preocupados de que el protestar públicamente los convierta en blancos de la deportación.

“No sabemos qué esperar porque la inmensa cantidad de peligros a las que nuestras comunidades se enfrentan”, dijo Elizabeth Espinoza, parte del Centro Laboral de UCLA. Ella dijo que el Centro ha visto un “gran interés en las personas a participar cívicamente, incluyendo las protestas” desde la inauguración de Trump. También señaló que 30,000 personas asistieron durante la semana y que más de 100 organizaciones promovieron la marcha.

Mientras que el evento de “Resiste Los Ángeles” fue anunciado como una marcha de unidad, una marcha separada tomó lugar por la tarde en Boyle Heights, comenzando en la Avenida Cesar Chávez y la Calle Evergreen terminando en Mariachi Plaza entre las calles First y Boyle. Otra protesta se realizó frente al Ayuntamiento de La Puente.

Mientras tanto, cerca de 100 partidarios de Trump se plantaron frente al edificio federal del centro, gritando “Put America First” y “USA”, mientras que otros portaban carteles con mensajes como “Repeal Obamacare” y “Trump – Make America Great Again!” Dirigidos por un grupo de policías de Los Ángeles, el grupo pro-Trump marchó desde el Edificio Federal hasta la sede de la policía.

Jo Reitkopp, lider organizador del evento “Make California Great Again Inc.”, dijo que los partidarios de Trump querían “defender a nuestro país y la Constitución … por lo que millones de militares estadounidenses han perdido su vida”.

La policía estableció una línea para separar las fuerzas anti-Trump y pro-Trump en el área del Centro Cívico. Ambas multitudes gritaban de un lado a otro, a menudo usando blasfemias, pero no hubieron informes de enfrentamientos físicos.

El crear un movimiento de resistencia es difícil, notó Hugo Romero, parte del Centro Laboral de UCLA en un correo electrónico el miércoles. “Pero, se tiene que hacer si queremos salir adelante en los próximos cuatro años y después”.

Reportera de EGP News, Stacey Arévalo, contribuyó a este artículo. 

Causas se Unirán Durante Protestas de Día de la Inauguración

January 19, 2017 by · Leave a Comment 

Donald Trump será inaugurado el viernes como el presidente número 45 de los Estados Unidos después de una larga y contenciosa lucha hacia la Casa Blanca.

A lo largo del país, activistas que representan una amplia gama de opiniones y causas políticas y sociales se han estado preparando para enviarle un mensaje al nuevo presidente: No nos quedaremos de brazos cruzados mientras se ataquen nuestras libertades civiles y las de nuestros vecinos.

Se espera que miles de manifestantes se congreguen en la capital del país el día de la inauguración y el siguiente en ciudades grandes como Los Ángeles donde se iniciaron protestas el sábado pasado.

Más de 90 grupos diferentes, incluyendo a defensores de derechos de inmigrantes, de la justicia ambiental participarán.

Para Segovia Amigon de Los Ángeles, el discutir la construcción de un muro entre Estados Unidos y México, la deportación de tres millones de inmigrantes indocumentados y la revocación y reemplazamiento de la Ley de Asistencia Asequible es algo personal.

IMG_2279

Activistas a favor de los derechos de las mujeres, grupos laborales y otros, están organizando más marchas para el fin de semana de inauguración. Foto de EGP por Nancy Martínez.

El sábado, Amigon se unió a cientos de personas en una manifestación organizada por la Coalición de Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA) en LA Plaza de Cultura y Artes en el centro de Los Ángeles. La manifestación fue una de al menos media docena de manifestaciones locales programadas para esta semana a causa del juramento de Trump el 20 de enero.

Originaria de México, Amigon, de 60 años, junto con sus tres hijos emigraron ilegalmente a Estados Unidos hace más de 30 años. Ella logró obtener su residencia legal bajo una ley de amnistía firmada en 1986 por el ex presidente Ronald Reagan. Seis años después se convirtió en ciudadana.

Amigon ya no vive en las sombras o teme la deportación, pero cree que todavía tiene mucho que perder si Trump cumple las promesas que hizo durante su campaña presidencial.

Durante el sábado, ella recordó como antes tuvo que lidiar con varios empleos para sobrevivir incluyendo el vender tamales y flores durante las vacaciones.

Actualmente, ella trabaja como cuidadora y es parte del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU), la cual le debe dar una cierta cantidad de protección laboral. Sin embargo, ella teme que su trabajo podría estar en riesgo si las políticas propuestas por Trump causen recortes en los fondos federales de programas que ayudan a pagarle a los trabajadores como ella.

Esto fue un sentimiento que se escuchó repetidamente el sábado, cuando orador tras orador hizo hincapié en la importancia de la unidad, aun en las luchas por causas individuales. Hay poder en los números, señalaron muchos de los oradores durante la manifestación que coincidió con la observancia anual del legado del líder de los derechos civiles, Martin Luther King Jr.

“King nos enseñó que una amenaza en contra de la justicia hacia cualquier persona es una amenaza para la justicia de todos”, dijo Laphonza Butler, presidenta de SEIU ULTCW, que representa a 180,000 cuidadores domesticos y trabajadores de hogares de ancianos.

Butler argumentó que cuando la nueva administración ataca a los asuntos que les afectan a los sindicatos, ambientalistas, inmigrantes o a activistas de los derechos de las mujeres, de hecho, “nos atacan a todos nosotros”.

“Tenemos que ser claros, no hay espacio entre nuestras peleas”, subrayó Butler.

Melissa Minkin, de Culver City, asistió a la manifestación para mostrar su apoyo y unidad a todos los avances en la política que podrían estar en riesgo bajo la Administración de Trump.

“Estoy asustada por todo lo que Donald Trump ha dicho”, le dijo Minkin a EGP, agregando que ha estado llamando por telefono a sus familiares y amigos para animarlos a asistir a la Marcha de Mujeres el sábado en Pershing Square, en el centro de Los Ángeles.

“Es un provocador y un hostigador y estoy preocupada por su comportamiento vengativo”, agregó la amiga de Minka, Shifra Titelbaum, quien predijo que “vendrán tiempos muy oscuros”.

El billionario y co-fundador del grupo de defensa política NextGen Climate, Tom Steyer, dijo que cree que habrá un intento agresivo en contra de grupos individuales con el fin de dividirlos.

Es por eso que es vital que todas las comunidades se unan, dijo el concejal de Los Ángeles, Curren Price.

“Si no lo hacemos ahora, sabemos que vamos a tener problemas más adelante”, dijo Price.

Muchos en la multitud dijeron que temen que Trump y el Congreso controlado por los republicanos erradiquen rápidamente Obamacare, la ley histórica que ha dado lugar a millones de personas previamente sin seguro de salud.

Foto de EGP Por Nancy Martínez.

Grupos en protestas temen que Trump revertirá la orden ejecutiva de Obama que ha protegido a más de 750,000 jóvenes de la deportación. Foto de EGP Por Nancy Martínez.

Trump ha declarado repetidamente que derogará la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio y la reemplazará con su propio plan, pero todavía no ha proporcionado detalles reales. Gran parte de su campaña también giró en torno a su promesa de deportar a ocho millones de inmigrantes indocumentados.

Susana Duarte, residente de Riverside y parte del sindicato local de Homecare Providers Unions Local 3930, viajó a Los Ángeles para la manifestación del 14 de enero. Ella le dijo a EGP que planea asistir a más marchas el próximo fin de semana para mostrar su desaprobación por lo que cree que será la presidencia de Trump.

“Van a haber un montón de cambios con Trump, especialmente para los latinos”, advirtió.

“No puedo decir qué es lo que hará”, admitió el representante Pete Aguilar (D-Redlands) “Pero puedo decir qué es lo que vamos a hacer: Lucharemos por usted, y los protegeremos”.

El condado de Los Ángeles es el hogar con el mayor número de inmigrantes en el país, según la Supervisora Hilda Solís, quien estima que de 3.4 millones aproximadamente 1 millón son indocumentados.

La recién elegida representante Lou Correa (D-Santa Ana) cree que el tono en Washington puede estar cambiando y que más y más personas están empezando a ver el valor que los inmigrantes traen al país. Eso es especialmente cierto en California, dijo la Controladora Estatal, Betty Yee.

“Somos la sexta economía más grande. ¿Por qué? Por las contribuciones de nuestros hermanos y hermanas inmigrantes”, ella dijo.

“No estamos quitándole los trabajos, no somos criminales. Hablemos con la verdad” dijo Yee.

El asambleísta Jimmy Gómez (D-Los Ángeles) reconoció que con los legisladores estatales liderando la resistencia de Trump, los californianos tienen menos por que temer que los de otros estados más conservadores. Él les recordó a la multitud que Martin Luther King Jr. no se quedó en las comodidades del norte, sino que viajó hacia el sur para protestar en contra de la injusticia y luchar por los derechos civiles.

“Nuestras peleas son fáciles comparadas con las del resto del país”, opinó Gómez.

Los alcaldes de California y los distritos escolares han prometido que sus ciudades protegerán a la comunidad indocumentada al no asumir la aplicación de las leyes federales de inmigración. Los líderes estatales hasta han contratado al ex procurador general Eric Holder para servir como asesor externo a la legislatura en defensa de la constitución del estado contra Trump. La directora ejecutiva de CHIRLA, Angelica Salas, dice que el país está listo para luchar.

“El día que Donald Trump fue elegido no fue el día en que nuestros derechos civiles se perdieron”, dijo a los manifestantes.

“Cuando dicen que van a retroceder nuestros logros tenemos que decirles que no!”

Las manifestaciones son la única manera en que podemos ser escuchados, dijo Correa.

“Este es un maratón, no una carrera corta”, le dijo a la multitud, que incluyó a un gran número de miembros del sindicato portando letreros que decían, “Alto al odio” y “Estamos aquí para Quedarnos”.

“Hágase ciudadano, regístrese para votar – y por favor vote”, instó Steyer, quien ha invertido millones de dólares de su propio dinero en causas políticas, sobre todo para proteger al medio ambiente.

“Sabemos que el votar importa pero es lo que sucede entre las elecciones lo que más importa”, agregó.

Lista de Marchas y Demostraciones

Jueves, 19 de enero

7-7:45a.m. – Presidentes del Sindicato Más Grande de America Para Estudiantes en Grand View Elementary. Más de 150 educadores, padres y miembros de la comunidad se reunirán para marchar a favor de la educación pública junto con los presidentes de la Asociación Nacional de Educación, los Maestros Unidos de Los Ángeles, la Asociación de Maestros de California y la Junta de Educación del LAUSD. La escuela está ubicada en 3951 Grand View Blvd. L.A. 90066.

Viernes, 20 de enero

11a.m. -6p.m. – Unidos En Contra del Odio, Marcha de Inauguración Anti-Trump en el Centro de L.A.

California for Progress organizará una marcha en L.A. Live en contra a las deportaciones masivas, oleoductos, guerras, racismo, misoginia, islamofobia, homofobia y fascismo. L.A. Live está ubicado en el 800 W. Olympic Blvd. Para más información puede visitar la página de Facebook del grupo.

11a.m. –Boyle Heights Contra Trump en la Plaza MariachiLos participantes planean vestirse de rojo en una marcha contra Trump que continuará hasta la Calle Olvera antes de unirse a otros comicios y marchas en el ayuntamiento. El grupo espera expresar su desaprobación de las propuestas deportaciones, la derogación de DACA, el muro mexicano, cualquier guerra, ocupación estadounidense y el plan de mostrar solidaridad con todos los que han sido atacados por Trump. La Plaza Mariachi se encuentra ubicada en el 730 Pleasant Ave. Para más información, envíe un correo electrónico a centrocso@gmail.com

1p.m. – Manifestación del Día de la Inauguración Organizada por el Congreso Latino California en el Centro de Los Ángeles.

La marcha pro-inmigrante concluirá en el ayuntamiento. Los participantes planean marchar en contra de las deportaciones y pedir la legalización. Ubicación: Esquina de los Bulevares Broadway y Olympic. 

Sábado, 21 de enero

9a.m. – 4p.m. – Marcha de Mujeres Los Ángeles en el Centro de Los Ángeles.

El movimiento nacional, no partidario comenzará en el Pershing Square seguido por una marcha a la alcaldía. El evento está abierto a todos los que defienden los derechos de las mujeres, los derechos humanos, las libertades civiles y la justicia social para todos. Para más información, haga click aquí. 

Estudiantes del Este Marchan Por Los Ángeles Pidiendo Unidad

November 17, 2016 by · Leave a Comment 

“Personas unidas, jamás serán divididas”, eran las palabras que resonaban a lo largo de las calles de Los Ángeles el lunes mientras que miles de estudiantes del LAUSD tomaron parte de una manifestación masiva hacia el ayuntamiento de la ciudad. El fin, demostrarle su apoyo a aquellos que están enfrentándose a la discriminación o a la deportación bajo la presidencia de Donald Trump.

Con los puños al aire, deteniendo carteles en alto y gritando, los estudiantes que pedían la unidad evocaban otra marcha estudiantil que tomo lugar allí mismo ase casi 50 años. En 1968 huelgas en el Este de Los Ángeles fueron organizadas por estudiantes demandando una mejor calidad de educación en las escuelas del Este, predominantemente Latinas.

Las marchas del lunes encabezadas por una nueva generación fue a respuesta de la retórica de Trump durante su campaña presidencial, la cual incluyó insultos racistas contra los Mexicanos, comentarios sexistas contra las mujeres y su promesa de deportar a millones de inmigrantes indocumentados, incluyendo a niños.

“Este es un día histórico en la comunidad que continua la tradición de huelgas que fue usado en el pasado”, dijo Carlos Montes orgullosamente, un activista comunitario por años y uno de los lideres de las marchas conocidas como los Chicano Blowouts.

(EGP photo by Nancy Martinez)

Estudiantes del lado Este del condado salieron de clases el lunes en huelga hacia la Plaza Mariachi, en Boyle Heights, antes de dirigirse al ayuntamiento de Los Ángeles. (Foto de EGP por Nancy Martínez)

Estudiantes del lado Este salieron de clases el lunes en huelga hacia la Plaza Mariachi, en Boyle Heights, antes de dirigirse al ayuntamiento de Los Ángeles. Foto de EGP por Nancy Martínez.

“Están mandando un mensaje desde Los Ángeles hasta D.C”, dijo Montes.

Unos aproximados 3,000 estudiantes del Distrito Unificado Escolar de Los Ángeles (LAUSD) incluyendo a escuelas como Roosevelt, Garfield, Esteban, Torres, Méndez, Lincoln, Wilson, Franklin, Oscar De La Hoya Animo Charter y otras escuelas secundarias del área dejaron sus clases. Todo esto a pesar de suplicas de los oficiales del Distrito a que permanecieran en las escuelas y que encontraran otras maneras de hacer sus sentimientos conocidos.

“Aunque ha sido casi una semana desde la elección presidencial, muchos estudiantes aun están preocupados acerca de lo que sucederá y quieren que sus voces se escuchen”, dijo Michelle King, superintendente del LAUSD.

“Estas son conversaciones importantes que deben tomarse en cuenta. Queremos que nuestros estudiantes sepan que no están solos. Sin embargo, es importante que no dejen que sus sentimientos los desvíen de su educación o que los pongan en peligro. Los estudiantes deben limitar sus actividades durante su tiempo fuera de la escuela y –para su propia seguridad y por ley- ellos deben permanecer en los recintos”.

Los estudiantes de Garfield fueron los primeros en salir alrededor de las 8:30 a.m. y los demás se agregaron durante las siguientes dos horas. Un grupo de protestantes marchó hacia la Plaza Mariachi en Boyle Heights mientras que otro grupo se reunió en Lincoln Park antes de dirigirse hacia el Centro de Los Ángeles para unirse a una manifestación grande en el ayuntamiento.

La facultad y el personal de varias de las escuelas se unieron a las huelgas para asegurar que se mantuviera la paz y el orden. Vehículos que pasaban sonaban sus bocinas expresando su apoyo; el LAPD también proveyó una escolta para los protestantes.

Las comunidades del lado Este son predominantemente Latinas y hogar de grandes números de inmigrantes indocumentados, así que lo que está en juego es más alto aquí, dijo Eliseva Rico de 17 años. Ella le dijo a EGP que el etiquetar a los inmigrantes como la causa de los problemas del país la perpleja, cuando de hecho son los inmigrantes a los que ella ve que trabajan en los campos y de mano de obra intensiva.

“Mis padres son inmigrantes, ellos no tienen una voz en este país”, dijo un estudiante de Roosevelt High School. “Por eso es que estoy aquí, para hablar por ellos”.

Muchos estudiantes justificaron el perder un día de clases al explicar que la inmigración y las deportaciones impactarán sus futuros.

“Si nuestros padres son deportados, eso nos afectará y a nuestra educación”, dijo Samantha Soto de 15 años y estudiante de Garfield High School.

“Estamos juntos en esto, nos afecta personalmente” agregó su compañera Yahaira Cespedes de 17.

(EGP photo by Nancy Martinez)

Miles de estudiantes del LAUSD se reunieron el lunes frente al ayuntmiento de la Ciudad de Los Ángeles en huelga de la elección de Donald Trump. (Foto de EGP por Nancy Martínez)

Enfrentándose a temperaturas de casi 90 grados, los estudiantes cantaban, bailaban y actuaban como un cuerpo enorme, unido, dejando sus rivalidades de escuela a un lado por lo que decían es una causa mayor.

Para estudiantes indocumentadas como Kalde Arellano de 19 años de Roosevelt High School, el ver a miles de sus compañeros reunidos cerca del Ayuntamiento de Los Ángeles, alivió un poco su miedo de que él y su familia puedan ser deportados una vez que Trump asuma su puesto.

“No somos criminales ni violadores como [Trump] dice que somos”, dijo Arellano, originario de El Salvador. “Solo estamos aquí para superarnos”.

Su compañero, Bryan Lima de 18 años, le dijo a EGP que él sabe como se siente estar separado de su familia y recientemente se reunió con su madre. Ella lo había dejado en El Salvador y viajó hacia los Estados Unidos con esperanzas de ganar lo suficiente para mantener a su familia, él contó.

“Ahora que estoy aquí, nunca la quiero dejar”, dijo él. “Por lo menos con [Hillary] Clinton había una oportunidad de una reforma migratoria”.

Durante una entrevista el domingo con el programa “60 Minutes”, Trump dijo que planea deportar a dos o tres millones de personas que están en el país ilegalmente que son “criminales”. Lideres republicanos han dicho por bastante tiempo que el hecho de entrar al país sin autorización es un crimen y suficiente causa para deportación. Esto aplica, según, hasta aquellos que fueron traídos al país como niños sin tener opción.

El lunes, el Jefe de Policía de Los Ángeles, Charlie Beck anunció que el LAPD no ayudará a Trump con sus esfuerzos de deportación. Los oficiales del LAPD no le preguntan el estatus migratorio a las personas con las que interactúan, incluyendo a victimas del crimen. La agencia de orden público tiene una póliza de no contener a personas indocumentadas, arrestadas por crímenes de niveles bajos, para agentes de inmigración federal buscando ordenes de deportación.

Muchos estudiantes también usaron la marcha para expresar su desaprobación de Trump y de su versión de América.

“Aunque no podemos votar, nosotros seremos los afectados durante los próximos cuatro años”, señaló Lucy Estrada de 15 años y estudiante de Abraham Lincoln High School.

“El simple hecho que estamos aquí, unidos, es un éxito”, dijo Itzel Espinoza de 16 años. “Ahora necesitamos asegurarnos de que votemos”.

María Altamirano, residente de Boyle Heights de 59 años, estuvo en la Plaza Mariachi apoyando a la juventud de su comunidad.

“Espero que aprendan a no darse por vencidos en la lucha por sus derechos en el futuro”, ella dijo.

Montes al igual le dijo a EGP que espera que sus estudiantes mantengan el impulso y continúen peleando por los temas de igualdad en su comunidad.

“Tenemos un historial de resistencia”, dijo el co-fundador de los Brown Berets. “Esto va más aya de un día, no queremos que esta conversación se esfume”.

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·