Experiencia Compartida ‘Celestial” Cautiva SoCal

August 24, 2017 by · Leave a Comment 

Amigos, familias y colegas suspendieron sus rutinas diarias por unos minutos el lunes mientras trataban de ver el primer eclipse solar total en los Estados Unidos en los últimos 38 años.

Aunque el eclipse alcanzo “totalidad” en un camino de aproximadamente 70 millas de ancho que se extiendo desde Oregón al Carolina del Sur, el sur de California vio solo alrededor del 62 por ciento del sol oscurecido.

Sin embargo, el evento celestial no fue algo que se debió perder, ni algo que decepciono a los miles de observadores de estrellas en el Observatorio de Griffith Park y docenas de otros locales que esperaron horas para ver el eclipse, en lo que resulto ser uno de los más grandes eventos de medios sociales en tiempos recientes.

Docenas de personas se presentaron en las bibliotecas de Montebello, del este de Los Ángeles y otras ciudades del condado de Los Ángeles.

Se reunieron como familias o grupos de amigos, y algunos individuos solitarios que quieran compartir la experiencia con otros observadores del eclipse.

En la Biblioteca del Este de Los Ángeles, Nathan Solano, de cuatro años, con una camiseta con una imagen de la bandera de los Estados Unidos – después de todo, era la primera vez en la historia que un eclipse solar era exclusivamente visible desde la tierra estadounidense – estaba emocionado de ponerse sus gafas solares aprobadas. Con su padre observando, consiguió su primer vistazo, en su vida joven, de un eclipse solar, un momento “wow” que le trajo una amplia sonrisa a la cara.

Para Suzanne Johnson, que asistió al evento de visualización en la Biblioteca Pública de Montebello, fue una oportunidad para compartir una experiencia rara y emocionante con su hijo de ocho años, Jacob Johnson Rico.

Johnson recordó haber visto el eclipse de 1978 a la edad de nueve años. “Fue un momento especial” que compartió con sus padres, Johnson le dijo a EGP emocionadamente.

“Quiero que mi hijo tenga ese mismo recuerdo cuando sea mayor”, dijo Johnson. “¡No podía faltar esta oportunidad de compartirlo con él!”

Mientras Johnson estaba reviviendo su infancia, otros como Tracy Fish y Lilian Pineda estaban emocionados de estar haciendo recuerdos por primera vez con personas cercanas a ellos.

Tracy se sentó el sábado en el pasto con Conner, su hijo de nueve años, leyéndole de un libro sobre eclipses mientras esperaban pacientemente que comenzara el evento solar. Connor, con los ojos fijos en el libro, se quedó quieto mientras su madre leía, reaccionando con entusiasmo a lo que acababa de oír: “Wow, eso es increíble”, dijo, su cara iluminándose mientras su madre le mostraba imágenes de un eclipse solar.

Mientras que Tracy, una residente de Montebello disfrutó de la proximidad del evento de visualización, Pineda y su amigo Jesús Tejada hicieron un viaje de más de una hora desde Northridge para participar en las actividades de la Biblioteca de Montebello. Ellos quieran mirar el eclipse desde donde habían crecido, explicó Tejada.

Los observadores del eclipse que fueron a un evento de visualización en el este de Los Ángeles recibieron aperitivos mientras miraban la cobertura en vivo del eclipse en una gran pantalla.

Fuera de la biblioteca, los invitados compartieron gafas de visión solar con los que no tenían. Otros usaban proyectores de papel y papel aluminio hechos a mano para rastrear el movimiento de la luna a través del sol.

Allí para su primera experiencia de eclipse solar, la residente de Los Ángeles, Ofelia Alonso, fue testigo de los fenómenos celestes a través de las gafas de visión solar, fotografiando la imagen en su teléfono celular.

Es “hermosa”, dijo, pasando su teléfono a otros para que ellos también pudieran ver su momento capturado en el tiempo.

Lo Importante No Es Solo Estar Presente, Es Mucho Más

July 21, 2016 by · Leave a Comment 

La residente de Boyle Heights Nydia González recuerda vívidamente el día que su hija de 4 años le recordó la importancia del “tiempo de calidad”.

La pequeña Yaretzy había llegado de la escuela y comenzó a hablar acerca de su día con su madre quien apresurada hacía la cena, y lavaba los trastes, distrayéndose con el quehacer y el ruido del agua.

Sosteniendo sus mejillas con las manos en modo de desesperación, Yaretzy “me dijo, ‘¡Mamá estoy hablando, por favor, mírame a los ojos!’” González recordó recientemente.

Read this article in English: It’s More Than Just ‘Being There’ That Matters

Esa fue mi llamada de atención, le dijo a EGP. “Mi hija quería atención”.

“Dejé todo lo que estaba haciendo y me senté a escuchar lo que ella había aprendido en la escuela”, entendiendo por primera vez la importancia de compartir “tiempo especial” con su hija, dijo González.

El valor de tiempo especial, o tiempo de calidad, es una de las muchas herramientas que González aprendió junto con otras madres en un taller de 6 semanas ofrecido por el Centro de Alegria en Boyle Heights.

Ya sean cinco minutos o una hora, los padres deben establecer una hora específica para cada niño y dejar que el niño elija lo que quiere hacer, “dentro de los límites de seguridad y la razón”, dijo el director del centro, Ray Ramírez.

Centro de Alegría es uno de los dos centros de educación infantil bajo el cargo de Proyecto Pastoral, una organización no lucrativa que sirve a latinos de bajos ingresos en Boyle Heights. El centro ofrece cuidado de niños de 18 meses a 5 años a bajo costo o sin costo que es relevante y culturalmente sensible. También lleva a cabo talleres para ayudar a los padres a adquirir las habilidades que necesitan para ayudar a que sus hijos prosperen académicamente y socialmente.

No hay duda que los padres aman a sus hijos, pero he visto padres que ni siquiera saben si su hijo puede sostener un lápiz, comentó Ramírez, explicando la importancia de enseñarles cómo se desarrolla el cerebro de un niño, lo que les enseña el centro durante sus cursos.

Los niños de Centro Alegría comparten tiempo especial casi todos los días. (EGP Foto por Jacqueline García)

Los niños de Centro Alegría comparten tiempo especial casi todos los días. (EGP Foto por Jacqueline García)

Minerva Belén ha tomado el curso y le dijo a EGP que aprendió cómo establecer una mejor relación con su hijo de 4 años, Dereck.

“A veces creemos que sabemos todo, o que pensamos, ‘[mi hijo] es muy chico y no entiende’, y no ponemos  ningún esfuerzo en su desarrollo”, Belén le dijo a EGP.

Cuando un niño se siente cómodo, es más sociable y eso es lo que quiero para mi hijo, dijo Belén, agregando que ella practica en casa lo que ha aprendido.

Belen dice que los talleres le han enseñado la importancia de los abrazos, las caricias, mirar directamente a su hijo a los ojos y decirle “te amo”.

“Esa es la mejor parte de mi tiempo especial con mi hijo”, dijo con una sonrisa.

Algunos padres piensan que están demasiado ocupados para pasar tiempo de calidad con sus hijos, o no tienen tiempo para tomar clases de paternidad, pero aunque sea 5 minutos pueden ayudar a crear lazos afectivos entre padre e hijo, de acuerdo con First 5 LA—una agencia del Condado de Los Ángeles que aboga por los niños y es financiada con dinero de la Proposición 10, el impuesto del tabaco en California.

En su nuevo sitio web para padres, First 5 LA ofrece algunas formas fáciles de pasar tiempo de calidad con el niño y explica los beneficios que se pueden obtener.

“El 80 por ciento del cerebro de un niño se desarrolla a los 3 años, lo que significa que el éxito de un niño en la escuela y la vida comienza desde los primeros momentos—antes del nacimiento, en casa, y con sus padres y cuidadores”, explica First 5 LA en su sitio web.

La vinculación es de vital importancia debido a que un bebé aprende a confiar que sus necesidades serán satisfechas al pasar tiempo con los padres y cuidadores, explica Barbara DuBransky, directora de desarrollo de programas de First 5 LA.

“Cuando un bebé se siente seguro junto a los cuidadores a través de la vinculación, mejora su desarrollo y crecimiento en los primeros cinco años de vida y más allá”, DuBransky le dijo a EGP vía email.

Estudios han demostrado que lo que ocurre con los niños pequeños de hoy tendrá un impacto en la sociedad en el futuro.

A través de las relaciones con el cuidador principal, generalmente la madre, el bebé desarrolla expectativas sobre el grado en que puede adquirir y mantener relaciones seguras, así como las creencias acerca de la fiabilidad en relaciones con los demás, escribe el Dr. Peter Ernest Haiman en (La publicación de la familia unida).

“Más recientemente, investigaciones han demostrado que el tipo de unión formada durante la infancia afecta el desarrollo del lado derecho del cerebro”, afirma. “Un fundamento biológico que puede durar toda la vida”.

Es por eso que las acciones básicas, como sostener, abrazar, cantar, leer y jugar con un niño son importantes para hacer que se sienta protegido.

Se estima que hay 800.000 niños menores de 5 años en el Condado de Los Ángeles —un tercio son latinos—y muchos están en familias de clase trabajadora donde los padres trabajan largas horas. Un tercio de los niños son latinos.

Jennifer Alonso, 19, trabaja en el Centro de Alegría como maestra sustituta; su hermana de 4 años de edad, también está inscrita ahí.

Jeniffer Alonso (der.) dibuja con los pequeños estudiantes incluyendo a Yaretzi Hérnandez (centro). (EGP Foto por Jacqueline García).

Jeniffer Alonso (der.) dibuja con los pequeños estudiantes incluyendo a Yaretzi Hérnandez (centro). (EGP Foto por Jacqueline García).

Alonso le dijo a EGP que asiste a los talleres para padres—aunque ella todavía no es madre—para que pueda enseñarle a sus hermanas lo que su madre no tuvo tiempo de enseñarle a ella debido a sus largas horas de trabajo.

Es fácil para los padres asumir que saben lo que siente su hijo, pero realmente no entienden, dijo Alma Guerrero, profesora clínica asistente de pediatría de la Facultad de Medicina David Geffen de la UCLA durante una presentación de educación infantil el mes pasado en Hope Street Family Center en Los Ángeles.

“Les damos de comer, les decimos qué hacer, pero en realidad no estamos pasando tiempo con ellos”, dijo. Se aconseja a los padres que hagan preguntas que no requieren un sí o un no como respuesta. “Haga que sean más explícitos, dígale ‘dime más’”.

González dijo que pasa por lo menos 20 minutos de tiempo de calidad al día con cada una de sus hijas. Mientras que a la más pequeña le gusta ir a jugar afuera con su scooter o con sus juguetes, la mayor de 11 años de edad, le gusta jugar juegos de mesa y “le gusta ganar”.

Belén dijo que pasa una hora casi todos los días con su hijo en diferentes actividades.

“Jugamos a la pelota, vamos al parque, nos subimos a la resbaladilla”, dijo, añadiendo que “se siente como niña otra vez”.

Los cambios que Belén ha realizado han ayudado a que su hijo se sienta más seguro, y ahora le dice “mamá te amo” y la abraza y la besa, dijo.

González le dijo a EGP que ha aprendido mucho acerca de la importancia de la paciencia.

“Tener un hijo después de los 30 años es más difícil y para mí fue una gran ayuda para aprender algunas estrategias”, anotó.

Los niños funcionan mejor cuando hay una fuerte sensación de seguridad y conexión con los adultos, especialmente los padres, explica Ramírez.

Sienten más de lo que entienden, dijo, señalando que “lo que usted dice tiene mucho más significado [dependiendo de] cómo lo dice”.

Este articulo fue escrito como parte de una asociación con New America Media.

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

Aumenta el Número de Latinos en Escuelas Públicas de EE.UU.

August 20, 2015 by · Leave a Comment 

Con el comienzo del año escolar, los alumnos latinos encabezan el grupo que crece y avanza más rápido en las escuelas públicas, en busca de una mejor educación que la que tuvieron sus padres y abuelos, según estudios y opiniones de expertos.

Aunque en algunos condados las clases ya han empezado, la mayoría de las más de 129.000 escuelas primarias del país recibirán en las próximas semanas a 53,5 millones de niños.
El cálculo fue realizado por el Pew Research Center, una institución que divulgó esta semana su último estudio sobre la diversidad en la enseñanza pública y concluyó que el alumnado hispano es el que más crece.

El Pew señaló que desde el año 2000 se ha incrementado de manera notable la cantidad de estados donde es latino al menos uno de cada cinco niños en jardines de infancia públicos.

Asi mismo, que la tasa de abandono escolar es del 14 % entre los latinos, después de haber llegado al 32 % en 2000, y que un número creciente de jóvenes hispanos finaliza la secundaria y se inscribe en la universidad, aunque todavía están atrás de los blancos en la obtención de diplomas de enseñanza superior.

Según el Pew, el estudiantado es hoy más diverso y en camino a ser mejor educado que sus padres y abuelos inmigrantes, en el caso de los latinos.

“Esos estudiantes son hijos de los inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos en los años 70, 80 y 90”, declaró a Efe la directora de educación del Latino Policy Forum de Chicago, Cristina Pacine-Zayas.

En Chicago, que es el tercer distrito escolar de EE.UU., después de Nueva York y Los Ángeles, los latinos representan el 46 % del alumnado.

Los hispanos representaban en 2011 el 24 % de la matriculación escolar pública y, según proyecciones del centro, en 2023 podrían llegar al 30 %.

Además, muchos jóvenes hispanos estudian y trabajan al mismo tiempo para ayudar a sus familias.

“Los latinos participan en la fuerza laboral en cantidades superiores a otros grupos étnicos, pero con el apoyo de sus padres, que quieren que continúen estudiando más allá de la secundaria”, expresó Deborah Santiago, directora del Centro Excelencia en Educación, en Washington.

En opinión de Pacine-Zayas, es importante que los inmigrantes reconozcan la importancia de estudiar porque en la actualidad el diploma de secundaria ya no tiene el mismo valor de antes.

Más que nunca, el mercado laboral exige conocimientos especializados, “destrezas del siglo XXI y diplomas avanzados”, dijo.

Sin embargo, aunque tres cuartas partes de los estudiantes latinos se gradúan de secundaria en los plazos establecidos, menos del 12% consigue obtener una licenciatura y apenas del 3,6 % avanza a maestrías o grados superiores.

El estudio del Pew señala que los estudiantes estadounidenses han mejorado sus conocimientos sobre matemáticas y ciencias en los últimos 20 años, pero todavía están muy retrasados en comparación con otras naciones industrializadas.

Pacine-Zayas reclamó más recursos para enfocar mejor la educación de la población diversa en las escuelas públicas, en particular apoyos para aprender inglés sin perder el idioma del hogar, “que en muchos casos es una riqueza que se puede usar en el trabajo”.

Dependiendo de las ciudades, suburbios y comunidades que habiten los jóvenes latinos, los presupuestos escolares han disminuido en general y los distritos escolares reciben menos dinero del necesario, afirmó.

La especialista también destacó como un obstáculo a salvar el problema de la “gentrificación” que se registra en las grandes ciudades y afecta a las escuelas, porque las comunidades originales son desplazadas y sus jóvenes no tienen futuro.

“No saben si tendrán empleo cuando salgan de la escuela, si podrán aplicar lo aprendido, si tendrán vivienda en su comunidad o si tendrán que irse a otro lado”, señaló.

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·