Confundido Sobre Sus Opciones de Atención Médica?

November 16, 2017 by · Leave a Comment 

Con toda la plática y las noticias sobre los esfuerzos para poner fin a la Ley del Cuidado de Salud Asequible (ACA), también conocida como Obamacare, no sorprende que muchas personas estén confundidas sobre el futuro de su seguro de salud.

A principios de este mes, el Centro de Salud Familiar Arroyo Vista tomó medidas para terminar con la confusión al tomar una calle cerca de su clínica en Lincoln Heights para una feria de inscripción donde un equipo de Consejeros Certificados de Aplicación y Agentes explicaron que no solo los planes de seguro de salud aún están disponibles, están aceptando nuevos solicitantes.

Los consejeros ayudaron a individuos y familias a comprender sus opciones y verificaron su elegibilidad para los diversos planes que existen, incluido Medi-Cal para personas con ingresos más bajos y My Health L.A., un programa de salud para personas indocumentadas.

Todos los servicios son gratuitos y la información de los solicitantes es siempre confidencial.

“La feria de inscripción fue un gran éxito”, dijo Irene Holguín de Arroyo Vista. “La gente tenía preguntas y nuestros consejeros y agentes tenían respuestas y nuestros consejeros y agentes tenían respuestas para ellos”, dijo, agradeciendo al concejal Gil Cedillo y al L.A. Care Health Plan por su apoyo.

El periodo de inscripción en el seguro médico 2018 comenzó a principios del mes y continua hasta el 31 de enero del 2018. Las personas actualmente inscriptas en un plan de seguro médico deben volver a inscribirse en el mismo plan o seleccionar un nuevo plan de seguro médico antes de que finalice el periodo de inscripción. Si no lo hacen, podrían perder la cobertura.

Las personas deben inscribirse lo antes posible para asegurarse de que no haya demoras en sus beneficios, dijo Holguín, quien agregó que Arroyo Vista tiene asesores certificados de solicitudes disponibles para responder preguntas y brindar asistencia GRATUITA para inscripciones simplemente llamando al (323) 254-5221. El equipo de alcance comunitario de Arroyo Vista también está disponible para brindar presentaciones comunitarias gratuitas sobre Covered California, Medi-Cal, My Health L.A. y otros planes de salud.

Y todos los días, en cada clínica, los proveedores de atención medica dedicados están disponibles para responder preguntas sobre todos los servicios y programas ofrecidos en los cinco centros de salud de Arroyo Vista, con ubicaciones en Highland Park, Lincoln Heights, El Sereno y en Westlake. Para obtener más información, llame al (323) 254-5221.

Acute Confusion As Exchange Enrollment Gets Underway

November 2, 2017 by · Leave a Comment 

If the comments on Covered California’s Facebook page are any indication, you’re all suffering from acute health insurance confusion:

“I wanted to sign up again this year. … I’m hesitant now because of what Trump has done. Should I still consider?”

“Does the removal of subsidies mean we might lose our premium tax credits during the year?”

“So you’re telling me that [Trump’s] executive order didn’t do anything? I am so confused.”

Ask Emily is a series of columns answering consumers’ questions about California’s changing medical landscape.

I don’t blame you. Choosing a health plan will be doubly hard this year given President Donald Trump’s recent move to cut off federal payments for a key consumer subsidy, his administration’s decision to shorten exchange open-enrollment periods in most states to 45 days, Congress’ failed attempts to repeal Obamacare and the departure of some insurers from certain markets.

Let me ease your mind straightaway on three critical points:

  1. In California, open enrollment for individuals and families who buy their 2018 plans through Covered California and in the open market lasts three months, from Nov. 1 to Jan. 31.
  2. You won’t lose the tax credits that help you — and the vast majority of Covered California enrollees — afford your premiums, assuming you still qualify.
  3. The same goes for the cost-sharing subsidies that reduce out-of-pocket costs for some Covered California members, despite Trump’s decision to stop funding them.

But shopping will be challenging. Anthem Blue Cross is pulling out of a large swath of California’s individual market, on and off the exchange, forcing hundreds of thousands of consumers to find new plans. And in addition to regular, annual rate hikes — averaging 12.3 percent statewide — silver-level plans will bear an additional 12.4 percent average surcharge to make up for the loss of federal funding for the cost-sharing subsidies.1-ASK EMILYopen-enrollment-prices1

Remember, those are averages. Your actual premium will depend on several factors, including where you live, your income, what level of coverage you choose and which insurer you pick.

In an unexpected twist, some people may actually benefit from the surcharge because it could bring plans with more robust coverage within financial reach.

Before we get into all that, my most important piece of advice remains the same this year as before:

Don’t do this alone. Help from certified insurance agents and enrollment “navigators” is free. You can find local options by clicking on the “Find Help” tab on Covered California’s website, www.CoveredCA.com.

Silver-Plan Surcharge

Nearly half of Covered California enrollees qualify for cost-sharing subsidies, which lower their copays, deductibles and coinsurance. The subsidies are paid directly to insurers, and are separate from the tax credits that reduce monthly premiums.

These discounts are available only to silver-plan enrollees whose annual income falls between 139 percent and 250 percent of the federal poverty level — about $34,200 to $61,500 for a family of four. That’s why Covered California added the 12.4 percent average surcharge only to silver plans amid Trump’s threats — and ultimate decision — to stop funding the subsidies.

Covered California estimates that 78 percent of subsidized consumers will pay the same as — or less than — this year, despite the surcharge, because their tax credits will rise with their premiums. About half of the remaining 22 percent will see increases of less than $25 per month.

“This is potentially good news for both insurers and consumers,” says Greg Fann, a senior consulting actuary based in Murrieta. “And bad news for taxpayers,” who are footing the bill for the increased tax credits.

Fann offers advice to consumers based on their income.

Covered California enrollees with incomes up to roughly 200 percent of the federal poverty level — or about $49,200 for a family of four — should probably remain in silver plans, he advises, because they qualify for significant cost-sharing reduction subsidies.

Policyholders who make between 200 and 400 percent of the federal poverty level (400 percent is about $98,400 for a family of four) should consider ditching silver plans and applying their higher tax credits to gold or platinum plans, he says. Tax credits are pegged to the cost of silver plans, which means that all subsidized enrollees will benefit from higher tax credits as silver premiums rise, regardless of which plan they ultimately purchase.

Gold and platinum plans are more expensive than silver plans, but they offer higher levels of coverage and lower out-of-pocket costs.

In some cases, “the gold may be cheaper than the silver,” Fann says.

You could also apply your increased tax credits to bronze plans, which have lower premiums and higher out-of-pocket costs. According to Covered California, three-quarters of enrollees can sign up for bronze coverage for less than $10 a month.

“I suspect a lot of people are going to downgrade their plans to high-deductible plans,” says Helena Ruffin, an insurance agent in Playa Vista.

Finally, there are about 65,000 Covered California enrollees with silver plans who don’t receive premium tax credits, says exchange spokeswoman Amy Palmer.

People in this group must pay the entire cost of their premiums.

“These are the ones in the middle class that are … getting hammered,” Ruffin says.

If you’re in this category, avoid the surcharge by buying a bronze, gold or platinum plan. Or, opt for a newly created silver plan sold off the exchange that won’t be subject to the surcharge — if you’re confident your income will remain above the threshold to qualify for premium tax credits.

“There may be better options off the exchange,” Palmer says. But if your income fluctuates, “it may be better to stay on the exchange so that you can receive tax credits if you become eligible,” she adds.

Health Plan Departures

Anthem will pull out of 16 of California’s 19 pricing regions, affecting about 300,000 policyholders who purchase from the individual market, both on and off the exchange.

Its departure will leave about 60,000 Covered California consumers with one option — Blue Shield of California. If you do not select a new plan by mid-November, Covered California will automatically enroll you in one. If you’re not satisfied with its decision, you can change it before the end of open enrollment, assuming you have a choice.

For those of you losing your insurer, you’ll want to know whether your existing providers are in any other Covered California plan networks.

Unfortunately, “the doctors networks are smaller and smaller all the time,” says Tom Freker, an insurance broker in Fountain Valley.

Covered California this year has debuted a revamped online directory that will allow you to search five doctors, hospitals or pediatric dentists at once.

It’s part of the agency’s “Shop and Compare” tool that allows you to enter your personal details to retrieve your plan choices and costs.

Because the directory is new, I urge you to cross-check with your plan and/or your provider.

Also, if you’re in the middle of treatment for a complex medical condition and lose your insurer, you may have options. A new state law will allow some seriously ill patients to continue seeing their current providers for a limited time.

Your new insurer may also be able to work with your existing provider to finish your treatment. Covered California advises you to call your new health plan to explain your situation.

 

 

Período de Inscripción Caótico Pone en Peligro Cobertura de Latinos

November 2, 2017 by · Leave a Comment 

Los latinos, que hace apenas un año eran los consumidores más buscados para inscribirse y obtener cobertura a través del mercado de seguros de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), puede que este año sean los grandes ausentes.

Navegadores y activistas comunitarios temen que el enfoque de la administración Trump —dejar que el Obamacare se vaya muriendo, quitar fondos y reducir el tiempo del período abierto de inscripción— puede revertir los logros alcanzados en el número de latinos con cobertura de salud.

Los latinos fueron el blanco de los esfuerzos de la administración Obama, porque la comunidad tiene una alta tasa de no asegurados, y también porque una larga proporción de la comunidad es joven y bastante saludable, un detalle muy apreciado por las aseguradoras para balancear el gasto que generan los pacientes mayores y más enfermos, de hecho los que se inscriben con más facilidad.

Cerca de un millón de personas que se identificaron como latinas o hispanas se inscribieron para tener planes de salud a través del mercado de seguros este año, componiendo una décima parte de los consumidores. La tasa de personas sin seguro entre los latinos bajó de 43% en 2010 a menos del 25% en 2016. Pero todavía millones son elegibles y permanecen sin seguro.

Un período de inscripción más corto y recortes en los fondos federales para publicidad y para los grupos de navegadores —expertos en el mercado de seguros que ayudan a registrarse—, potencialmente pueden reducir de manera drástica la inscripción de latinos.

California es uno de alrededor de una docena de estados que gerencian su propio mercado de seguros, y el estado utiliza su propio dinero para publicitar Covered California. El mercado ofrecerá a los consumidores un período más largo de inscripción que la ventana de seis semanas del gobierno federal: durará hasta 31 de enero, igual que el año pasado.

Los latinos en el estado han ganado cobertura desde la implementación de la ley federal de salud. El número de personas sin seguro cayó de 23% en 2013 a 12% en 2015, según la California Health Care Foundation. (La fundación publica California Healthline, un sitio de noticias editorialmente independiente producido por Kaiser Health News).

Aun así, los esfuerzos de inscripción en el estado presentarán un desafío si los consumidores no entienden qué está pasando con la ley, mientras en Washington persisten los esfuerzos por reemplazarla, dijo Edgar Aguilar, director de programas en Community Health Initiative, un red de organizaciones de base en California que asiste a las personas con la inscripción para obtener seguro. Aguilar está a cargo de la operación en el condado de Kern, en el Valle Central, en donde hay una gran población de latinos que trabajan en granjas y cultivos.

“Tuvimos éxito inscribiendo a latinos en el pasado, el porcentaje de latinos sin seguro en el condado es de menos del 8%; pero la confusión sobre lo que está pasando con el Obamacare y el miedo a tener problemas migratorios, hace que las personas lo piensen dos veces antes de renovar un plan de salud o inscribir a sus hijos en el Medicaid o en CHIP”, explicó.

En los 39 estados que usan el sitio web federal la inscripción empieza el 1 de noviembre y termina el 15 de diciembre, cerca de un mes y medio menos más corta que el período anterior. Algunos estados que gerencian sus propios mercados de seguros han extendido la inscripción hasta el 31 de enero.

Claudia Maldonado, directora de programas de Keogh Health Connection, una organización que conecta a personas vulnerables con servicios de salud en Phoenix, Arizona, dijo que la incertidumbre domina estos días. “Estamos listos, porque sabemos que va a ser un período abierto de inscripción difícil”.

Oficiales federales dijeron que el sitio web para inscribirse en español, cuidadodesalud.gov, va a estar operando de nuevo esta vez, pero sufrirá los mismos cierres por mantenimiento programados para su hermano anglo, healthcare.gov.

Los Centros para Servicios del Medicare y Medicaid (CMS, por sus siglas en inglés), que gerencia los mercados de seguros federales online, anunció el mes pasado que los sitios estarían “cerrados por mantenimiento” la mitad del día los domingos, durante el período abierto de inscripción. Los estados que manejan sus propios mercados, como California y Nueva York, no se verán afectados por estos cierres programados.

En la oscuridad

Es desafortunado que la interrupción del servicio de cuidadodesalud.gov sea los domingos, dijo Daniel Bouton, director de servicios de salud en el Community Council of Greater Dallas, en Texas, una organización sin fines de lucro que ayuda a los latinos a inscribirse para tener atención de salud. “El día que los hispanos van a la iglesia, en donde están todos juntos y en donde los ayudamos a inscribirse en períodos anteriores”, agregó.

“Las personas quieren tener resuelto el tema de su cobertura de salud”, expresó Anne Packham, directora del proyecto de mercados de seguros en Covering Central Florida, una organización con sede en Orlando, Florida. “Y todos los anuncios sobre el Obamacare los frustra”.

Inscribir a un consumidor en el mercado no es un proceso de 10 minutos. Una familia puede comprar un plan de salud en el sitio web, o averiguar si algunos de los miembros son elegibles para el Medicaid o para CHIP, el programa federal de salud infantil con base en los estados para familias de bajos ingresos, pero que ganan demasiado como para calificar para el Medicaid. La sesión con un navegador, que han ayudado a millones de latinos a inscribirse en todo el país, puede llevar una hora y media o más.

Muchos hispanos prefieren inscribirse para cobertura en persona, con un navegador entrenado, dijeron muchas personas con experiencia en ayuda a consumidores.

En un correo electrónico, los CMS dijeron que los cierres de los sitios web no afectarán el flujo de inscripción y que el centro de llamadas federal para responder preguntas de consumidores y navegadores “continuará asistiendo a las personas”.

“Es importante destacar que la duración potencial de los cortes es el máximo tiempo permitido para mantenimiento; pero podrían ser más cortos”, agregaron en el correo.

Un sitio alternativo

El sitio web en español tuvo un comienzo accidentado cuando se lanzó el Obamacare en 2013: abrió dos meses después que la versión en inglés. Sin embargo, los navegadores dicen que cuidadodesalud.gov a menudo ha servido como el “último recurso” para todos los consumidores, latinos o no, cuando tenían problemas con el sitio en inglés.

“En períodos de inscripción anteriores, muchas veces cuando healthcare.gov estaba caído, el sitio en español no lo estaba”, dijo Bouton.

“Los navegadores son bilingües y generalmente usan el sitio en inglés, pero cuando éste no está funcionando bien, terminan el proceso de inscripción en cuidadodesalud.gov, que generalmente funcionó mejor [que healthcare.gov] en años anteriores”, dijo Julia Holloway, directora de desarrollo de programas y servicios de navegadores para Affiliated Service Providers of Indiana, en Indianapolis. Oficiales federales le anunciaron que su programa tendría 82% menos dinero para navegadores durante este período de inscripción.

El menor flujo de consumidores en cuidadodesalud.gov ha hecho que la versión en español sea tecnológicamente más estable que la versión en inglés.

Como ejemplo, desde noviembre de 2015 hasta el 2 de enero de 2016, cerca de 20 millones de personas usaron healthcare.gov, comparado con 953,708 que navegaron cuidadodesalud.gov.

Miedo a las deportaciones

Edgar Aguilar, gerente de programas en Community Health Initiative, una red de organizaciones de base en California que asiste con el proceso de inscripción para tener cobertura, dijo que, aunque California no enfrente algunos de los obstáculos que tendrán los estados que usan el mercado de seguros federal, la inscripción este año va a ser un desafío.

Aguilar está a cargo de la operación en el condado de Kern, en el Valle Central, que cuenta con una alta población de latinos que trabajan en granjas y cultivos.

“Tuvimos éxito inscribiendo a latinos en el pasado, el porcentaje de latinos sin seguro en el condado es de menos del 8%; pero la confusión sobre lo que está pasando con el Obamacare y el miedo a tener problemas migratorios, hace que las personas lo piensen dos veces antes de renovar un plan de salud o inscribir a sus hijos en el Medicaid o en CHIP”, explicó.

Navegadores encuestados para esta historia dijeron que han sentido más tensión este año, en los días previos a que comience el período de abierto de inscripción.

En agosto, miembros hispanos del Congreso enviaron una carta al Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS, por sus siglas en inglés) pidiendo un reaseguro para que los latinos siguieran inscribiéndose. Una vocera del caucus dijo que un representante del HHS prometió organizar una reunión sobre el tema, pero ésta nunca se concretó.

Un obstáculo para la inscripción es el miedo a las deportaciones. Los inmigrantes indocumentados no tienen derecho a comprar un seguro de salud a través de los mercados de ACA, pero hay miles de familias con estatus migratorio mixto, y los defensores temen que puedan dudar en comprar un seguro o solicitar subsidios para ayudar a pagar la cobertura.

“Desde que asumió el nuevo gobierno, cuando aumentaron las redadas y se puso en peligro el estatus de los ‘Dreamers‘ (jóvenes que fueron traídos al país cuando eran niños), las personas comenzaron a cancelar sus citas con los navegadores, y dejaron de inscribir a sus niños en el Medicaid o en CHIP”, dijo Bouton.

Sin embargo, los navegadores dijeron que no se dan por vencidos. “Seguimos haciendo llamadas. Tenemos la misma meta de inscribir a más personas”, dijo Maldonado. Su organización está operando con 30% menos de presupuesto para navegadores. En su estado, Cover Arizona, una red de entidades sin fines de lucro, continúa organizando eventos, repartiendo folletos y llamando a las personas para alentarlos a que se inscriban.

“Tuvimos que cortar el presupuesto para publicidad, pero otra organización que tiene presupuesto nos ayuda repartiendo nuestros materiales”, dijo Bouton. Más que nunca, dicen los navegadores, el foco está puesto en el trabajo en equipo.

“Somos apasionados en lo que hacemos, y vamos a tratar de inscribir a la mayor cantidad de gente posible”, concluyó Holloway.

Esta historia de California Healthline fue producida por Kaiser Health News, un programa editorialmente independiente de la Kaiser Family Foundation.

 

2 Senators Reach Deal On A Health Law Fix, But Bringing Congress Along Is Tricky

October 19, 2017 by · Leave a Comment 

After nearly two months of negotiations, key senators said Tuesday they have reached a bipartisan deal on a proposal intended to stabilize the Affordable Care Act’s insurance market, which has been rocked by recent actions by President Donald Trump.

Sens. Lamar Alexander (R-Tenn.) and Patty Murray (D-Wash.), respectively the chairman and the top Democrat of the Senate Health, Education, Labor and Pensions Committee, negotiated the emerging deal. The milestone agreement, they said, would guarantee payment of “cost-sharing reduction” subsidies that help some policyholders with low incomes afford their deductibles and other out-of-pocket costs for two years, 2018 and 2019.

Trump announced last week that he would stop funding the subsidies, which have been the subject of a long-running lawsuit. These subsidies are separate from the tax credit subsidies that help eligible consumers pay for their premiums. Those premium subsidies are not affected by Trump’s action.

Even if it fails to become law, the deal marks a singular achievement that has been almost completely missing in Congress for the past eight years — a bipartisan compromise on how to make the nation’s health insurance system work.

“This is an agreement I am proud to support,” said Murray on the Senate floor, “because of the message it sends about how to get things done.

The proposal — which will require 60 votes to pass the Senate and agreement from a still-dubious House of Representatives — would also restore $110 million in “outreach” funding cut by the Trump administration. That funding would help guide eligible individuals to sign up for coverage on the health insurance exchanges during the open enrollment period that runs from Nov. 1 to Dec. 15.

In exchange for those provisions, urged by Democrats and state officials, Republicans will win some changes to make it easier for states to apply for “waivers” that would let them experiment with alternative ways to provide and subsidize health insurance. The deal would also allow the sale of less comprehensive “catastrophic” plans in the health exchanges. Such plans currently can be sold only to those under age 30.

On the Senate floor Tuesday afternoon, Alexander said, “This agreement avoids chaos. I don’t know a Democrat or a Republican who benefits from chaos.”

Senate Majority Leader Mitch McConnell (R-Ky.) reserved judgment about the deal.

Sens. Patty Murray, (D-Wash.) and Lamar Alexander (R-Tenn.) brokered a bipartisan healthcare fix, but getting it through Congress could prove difficult.

Sens. Patty Murray, (D-Wash.) and Lamar Alexander (R-Tenn.) brokered a bipartisan healthcare fix, but getting it through Congress could prove difficult.

Both parties still have some major disagreements when it comes to health care, Senate Minority Leader Chuck Schumer (D-N.Y.) told reporters Tuesday afternoon, but “I think there’s a growing consensus that in the short term we need stability in the markets. So we’ve achieved stability if this agreement becomes law.”

More than 60 senators have already participated in the meetings that led to the deal, Alexander said on the Senate floor. But the path to passage in the House is uncertain — with many conservatives vehemently opposed to anything that could be construed as helping the law they call “Obamacare” succeed.

Tweeted Rep. Mark Walker (R-N.C.), chairman of the conservative Republican Study Committee, Tuesday: “The GOP should focus on repealing & replacing Obamacare, not trying to save it. This bailout is unacceptable.”

Both Murray and Alexander said Tuesday they were still struggling over language to make sure that if the cost-sharing payments are resumed, insurers would not receive a windfall by keeping both those payments and the higher premiums that many states are allowing in anticipation of the payments being ended.

“We want to make sure that the cost-sharing payments go to the benefit of consumers, not the insurance companies,” Alexander said.

Trump, who as recently as Monday called the cost-sharing subsidies “a payoff” to insurance companies, took credit for the negotiations. “If I didn’t cut the CSR’s, they wouldn’t be meeting,” he said. That was not, in fact, the case. The negotiations had picked up some weeks ago after being called off earlier in September while the Senate tried for one last-ditch repeal vote.

On Friday, White House Budget Director Mick Mulvaney told Politico that the president would not allow a short-term fix, calling a restoration of the cost-sharing reduction funds “corporate welfare and bailouts for the insurance companies.”

But on Tuesday the president hailed the deal. “We think it’s going to not only save money, but give people much better health care with a very, very much smaller premium spike,” he told reporters.

 

This story was produced by Kaiser Health News, an editorially independent service of the California Health Care Foundation.

El impacto de la decisión de Trump sobre los subsidios no afecta a California, por ahora

October 19, 2017 by · Leave a Comment 

Incapaz de lograr que el Congreso “derogue y reemplace” la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), el presidente Donald Trump recientemente tomó el asunto en sus manos.

La tarde del jueves 12 de octubre, la Casa Blanca anunció que dejaría de pagar subsidios clave, conocidos como “reducciones de costos compartidos”, que compensan a las aseguradoras por proporcionar descuentos en deducibles, copagos y otros costos de bolsillo a los consumidores de bajos ingresos.

Estas reducciones de costos están disponibles en los mercados de seguros del Obamacare para los asegurados que cuentan con ingresos menores al 250% del nivel federal de pobreza, o alrededor de $30,000 en ingresos al año para un individuo. Los subsidios, que son diferentes de los créditos impositivos que ayudan a millones de personas a pagar sus primas, son objeto de una demanda en curso.

La decisión de Trump de poner fin a los subsidios de costos compartidos tiene la intención de entrar en vigencia de inmediato, pero podría enfrentar un bloqueo legal después que California, junto con otros 17 estados y el Distrito de Columbia, presentaron una demanda el viernes 13 para detenerla.

El gobierno de Trump argumentó que pagar los subsidios era ilegal porque el Congreso no destinó dinero para este fin.covered-ca

Pero el Congreso aún podría actuar para mantener los pagos. Se han renovado las negociaciones bipartidistas entre los senadores Lamar Alexander, republicano de Tennessee y Patty Murray, demócrata de Washington, para crear una legislación que continúe con los subsidios de costos compartidos y, al mismo tiempo, otorgue a los estados más flexibilidad para desarrollar y vender planes de salud menos generosos que los que actualmente se ofrecen en los mercados. El anuncio de Trump podría estimular esas discusiones.

En un comunicado, Murray calificó las acciones de Trump como “imprudentes”, pero dijo que continúa “siendo optimista sobre nuestras negociaciones y creo que podemos llegar a un acuerdo rápidamente, e insto a los líderes republicanos en el Congreso a hacer lo correcto para las familias apoyando esta vez nuestro trabajo”.

Reducir los pagos a las aseguradoras por los descuentos de bolsillo que brindan a los afiliados de bajos ingresos que tienen planes a través de los mercados no significa que esas personas ya no recibirán ayuda. La ley y los contratos de las aseguradoras con el gobierno federal exigen que se otorguen esos descuentos. Eso significa que las aseguradoras tendrán que averiguar cómo recuperar el dinero que se les prometió.

En muchos estados, incluido California, las aseguradoras ya habían aumentado las primas de 2018 con un monto adicional para compensar pérdidas ante las amenazas anteriores de Trump de terminar con estos subsidios.

Covered California, el mercado de seguros del Obamacare del estado, implementó un plan a principios de octubre para reducir el impacto de lo que sospechaba, con razón, que haría Trump.

P: ¿Cuál es el impacto del anuncio de Trump en los consumidores de California?

Los californianos que compran su propia cobertura de salud, ya sea de Covered California o en el mercado abierto, no verán ningún cambio en sus planes, beneficios o primas durante el resto de este año.

Para 2018, Covered California, el mercado de seguros de salud del estado, ya se preparó para la decisión de Trump. A principios de octubre, anunció que para compensar la posible pérdida de los subsidios, agregaría un recargo promedio de 12.4% a los planes de nivel plata el próximo año, además de los aumentos de tasas anuales regulares. Esto se debe a que solo las personas inscritas en los planes plata, la segunda opción menos costosa en el intercambio, pueden calificar para los subsidios de costos compartidos.

Casi el 90% de los inscriptos en este mercado reciben créditos impositivos federales para ayudarlos con sus primas, y la mayoría de ellos no pagarán más como resultado del recargo ya que esos créditos aumentarán con sus primas. Covered California estima que alrededor de tres cuartas partes de los consumidores subsidiados pagarán igual o incluso menos que este año, a pesar del recargo.

Los californianos que ganan demasiado dinero para calificar para la asistencia federal para pagar las primas, y no reciben descuentos en los gastos de su propio bolsillo para atención médica, serían los más afectados por el recargo. Para abordar esto, Covered California creó un nuevo plan plata que se venderá fuera del mercado, y que no estará sujeto al recargo.

El período de inscripción abierta en el estado para individuos y familias que compran sus propios planes comienza el 1 de noviembre y termina el 31 de enero. Las personas que quieran comenzar a investigar las primas pueden usar la herramienta “Compre y Compare” en www.CoveredCA.com.

P: ¿Cómo se verán afectadas las aseguradoras que participan en Covered California?

Para el resto de 2017, los planes de salud que venden pólizas a través de Covered California tendrán un impacto financiero inmediato por el fin de los pagos de costo compartido.

Las aseguradoras en California perderán $188 millones debido a los subsidios que no se pagarán los últimos tres meses de este año, según Covered California. A nivel nacional, las pérdidas de la industria serán de aproximadamente $1.6 mil millones para el resto del año. Los planes de salud están obligados a seguir brindando a los consumidores esos descuentos en copagos y deducibles, independientemente de si el gobierno federal los reembolsa.

El recargo de California agregado a los planes plata para 2018 ayudará a las aseguradoras a evitar ese déficit el próximo año, ya que los planes de salud pueden usar esos ingresos adicionales para compensar la pérdida de dinero por los pagos de gasto compartido en la administración Trump.

Por ahora, 11 planes de salud están comprometidos con la venta de pólizas en el mercado de seguros estatal en 2018, dijo Peter Lee, director ejecutivo de Covered California. Sin embargo, dijo, le preocupa que las aseguradoras puedan abandonar el mercado individual en 2019 si persiste la inestabilidad política.

P: ¿Cómo responde California al anuncio de Trump?

El fiscal general del estado, Xavier Becerra, junto con otros 17 estados y el Distrito de Columbia, presentaron una demanda de inmediato el 13 de octubre desafiando la decisión de Trump de terminar con los pagos.

“Esto es sabotaje simple y sencillo”, dijo Becerra. “Quitar estos subsidios legalmente requeridos a las familias trabajadoras… y obligarlos a elegir entre pagar el alquiler o sus cuentas médicas es completamente imprudente”.

Lee, de Covered California, dijo que es demasiado pronto para que la legislatura estatal comience a redactar proyectos de ley en respuesta a la decisión de Trump, porque el destino de los pagos de costos compartidos corresponde, en última instancia, al Congreso.

“En este momento, no vamos a pedirles a los legisladores que hagan algo”, dijo.

Pero Covered California no está a la espera de correr la voz de que aún está abierto para hacer negocios y la ayuda financiera está disponible para muchos consumidores. Mientras que el gobierno federal recortó los fondos para la promoción del Obamacare, Covered California gastará unos $111 millones en esfuerzos de marketing este año para tratar de mantener estable su mercado de seguros, dijo Lee.

“Nuestros 11 planes de salud saben que gastaremos $111 millones para promover que las personas sanas y enfermas se registren para obtener cobertura”, dijo.

Los defensores de los pacientes expresaron su preocupación de que los titulares sobre las acciones de Trump y las respuestas del estado puedan confundir aún más a los consumidores y obstaculicen los esfuerzos de inscripción.

“Tememos que los consumidores se asusten con aumentos de doble dígito en las primas en productos plata y no se den cuenta de que están subvencionados”, dijo Anthony Wright, director ejecutivo de Health Access California.

La decisión de Trump de detener los pagos de los costos compartidos es una “decisión deliberadamente destructiva… es el equivalente al presidente Trump haciendo pivotar un bate de béisbol en una tienda de porcelanas”, dijo Wright.

Julie Appleby, Mary Agnes Carey y Diane Webber de Kaiser Health News colaboraron con esta historia.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorialmente independiente de la Kaiser Family Foundation.

Ending DACA Could Have Dire Public Health Consequences

September 21, 2017 by · Leave a Comment 

President Obama signed an executive order in 2012 protecting undocumented immigrants who were brought to the United States as children, and studies suggest that this order, known as Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA), markedly improved measures of mental health among its beneficiaries and their families. The pending termination of DACA may reverse these mental health benefits for the 800,000 DACA beneficiaries, and trigger a public health crisis, according to an essay in the New England Journal of Medicine, co-authored by Atheendar. S. Venkataramani, MD, PhD, an assistant professor of medical ethics and health policy at Perelman School of Medicine at the University of Pennsylvania.

“DACA was not a public health program by design,” Venkataramani said, “but numerous studies have shown that implementing it had positive effects on mental health that truly rival those from large-scale health policies.”

DACA is meant to cover undocumented immigrants who were born after June 15, 1981, were brought to the U.S. before turning 16, and have lived in the U.S. continuously since 2007. It provides legal access to work permits, which can be renewed every two years, and confers freedom from deportation. Eligible applicants must provide evidence of current school attendance, completion of high school or GED certification, or U.S. military service, and must not have serious criminal records.

Several recent studies, including one by Venkataramani and essay co-author Alexander Tsai, MD, PhD, an assistant professor of Psychiatry at Massachusetts General Hospital, have indicated that measures of psychological stress and mental illness among DACA-eligible immigrants fell dramatically after the policy began. Another study, which used data from the Emergency Medicaid program in Oregon, suggested that DACA’s mental health benefits may have extended even to the children of DACA-eligible mothers—among whom rates of adjustment and anxiety disorders fell by more than half after DACA started.

Given that DACA improved mental health for beneficiaries and their families, its termination is expected to have the opposite effect. That termination will occur in March 2018 if no DACA-preserving legislation is passed by Congress and signed into law by the President.

“Health care and public health professionals now have a limited window of opportunity to engage policymakers about protecting Dreamers through legislative action, with an emphasis on the potentially dire mental health consequences of failing to enact a definitive legal remedy,” Venkataramani said.

If such efforts fail and DACA does expire next year, the health care profession will face a serious challenge, he added. Many former DACA beneficiaries, in the absence of the law’s protections, will not only experience adverse effects on mental health and psychological well being, but will also be less likely—because of their status as deportable illegals—to seek help from health care professionals.

Venkataramani and Tsai argue that if DACA expires, health care and public health organizations will need to proactively reach out to undocumented immigrants, to reassure them of continued access to quality health care and to provide them with information about public mental health care resources.

“On a broader systems level, tracking health care utilization and health outcomes will help organizations monitor health at the population level and provide hard data to policymakers seeking to implement other supportive remedies,” they note.

Republicanos Reabren Debate Sanitario en el Congreso

September 21, 2017 by · Leave a Comment 

WASHINGTON – Los senadores republicanos Lindsay Graham y Bill Cassidy han reabierto el debate sobre el sistema sanitario en el Congreso del país, al volver a poner sobre la mesa su propuesta legislativa mediante la que los estados podría elegir acogerse o no a ciertas directrices de Obamacare.

Obamacare, como se conoce a la actual ley sanitaria porque fue impulsada por el expresidente Barack Obama, ha sido objetivo de los conservadores y del presidente Donald Trump, quienes han pretendido derogarla en diversas ocasiones, aunque sin éxito, ya que no han podido ponerse de acuerdo sobre cómo sustituir sus mandatos.

Sen. Lyndsay Graham

Sen. Lyndsay Graham

Tras un estrepitoso fracaso este verano en el Capitolio, cuando el magnate insistió a sus colegas para aprobar cualquier tipo de derogación y así poder cumplir su promesa electoral, la opción de Graham y Cassidy ha reabierto el debate sobre el asunto.

La propuesta de ambos senadores plantea la posibilidad de dejar el destino de los seguros médicos y sus subsidios en manos de los estados, algo que apela a la libertad de gobierno defendida por el conservadurismo estadounidense.

El proyecto derogaría partes clave de Obamacare, incluyendo el mandato individual por el que los ciudadanos son multados si no obtienen seguro; los subsidios a las aseguradoras y los fondos para la expansión de Medicaid – acceso sanitario para las personas con bajos recursos –, con subvenciones en bloque que serían entregadas a los estados.

Sin embargo, los demócratas, encabezados por los líderes de las minorías en el Senado y la Cámara de Representantes, Chuck Schumer y Nancy Pelosi respectivamente, han advertido de las consecuencias del texto legislativo y han llamado a la Oficina no partidista del Congreso (CBO, en inglés) a que evalúe su posible impacto.

“Un análisis integral de la CBO es esencial antes de que los republicanos impongan una votación precipitada y peligrosa sobre una ley de abrogación extrema y destructiva”, escribieron los líderes demócratas en una carta enviada a la Oficina y divulgada el lunes.

Las propuestas anteriores que plantearon los conservadores hubieran supuesto entre 22 y 32 millones de personas sin seguro médico en los próximos diez años.

Los republicanos están tratando de averiguar si tienen suficiente apoyo para aprobar la ley antes del 30 de septiembre, el plazo para usar un proceso vinculado a los presupuestos y conocido como reconciliación, que impediría que los demócratas bloqueen el proyecto legislativo.

Condados Contra la Revocación de Obamacare

July 27, 2017 by · Leave a Comment 

Mientras el Senado se preparaba para abrir un debate sobre la derogación de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, mejor conocido como Obamacare, miembros de la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles acusaron el martes a los legisladores de jugar con la vida de las personas y no solicitar aportaciones de los proveedores de la atención sanitaria.

El supervisor Mark Ridley-Thomas dijo que el cuidado de la salud fue un punto crítico de una reunión el pasado fin de semana de la Asociación Nacional de Condados (NACO).

“El debate sobre la salud debe ser sobre la mejoría de los resultados y no solo un ejercicio presupuestario”, dijo Ridley-Thomas, citando un amplio consenso entre los funcionarios del condado en todo el país, sin tener en cuenta la política partidista.

Si se anula a Obamacare, el Congreso creará “un cambio masivo de costos…para que los condados puedan soportar” y dado su tamaño, “el condado de Los Ángeles sería el condado más afectado,” dijo Ridley-Thomas, agregando que el condado podría perder tanto como $1 millón en financiamiento.

La supervisora Kathryn Barger, quien también asistió a la reunión de NACO y es la única republicana en la junta no partidista del condado, estuvo de acuerdo.

“Se está haciendo en Washington sin solicitar aportaciones de los proveedores,” dijo Barger. “Es la vida de la gente que está siendo jugada como un peón político”.

La votación del Senado para abrir el debate sobre la revocación fue de 51-50, con el vicepresidente Mike Pence como el desempate. El senador John McCain votó “si” a su regreso a Washington, D.C., menos de dos semanas después de someterse a una cirugía para extirpar un tumor cerebral.

Los republicanos han buscado durante mucho tiempo la derogación de la ley de salud, diciendo que ha impulsado el costo de las primas de salud y los deducibles hasta un nivel que muchos estadounidenses no pueden pagar y creó desequilibrios del mercado de seguros que no pueden sostenerse.

El presidente Donald Trump presionó al Congreso para que cumpliera su promesa de revocar la ACA en un discurso el lunes, calificando a Obamacare como “desastroso” y una “pesadilla”.

Los funcionarios del condado están particularmente preocupados por los recortes a Medicaid como resultado de una derogación, diciendo que los recortes afectarían de manera desproporcionada a las personas mayores y discapacitadas y quitarían una herramienta critica en la lucha contra la epidemia de opioides en todo el país.

Casi dos tercios de los gastos de Medicaid en 2011 beneficiaron a los discapacitados y los estadounidenses de edad avanzada, a pesar de que constituyeron menos de una cuarta parte de los inscritos del programa, de acuerdo con NACO. Estos datos son anteriores a la puesta en ACA, que amplio el acceso a Medicad.

La supervisora Hilda Solís emitió una declaración tras la votación instando a los republicanos y demócratas a trabajar juntos para encontrar una solución.

“Hay un enorme costo humano para revocar o sabotear y el Primer Distrito será particularmente golpeado si este esfuerzo que niega la salud sea exitoso”, dijo Solís. “Un estimado encontró que aproximadamente 300,000 residentes del Primer Distrito perderán su cobertura de salud, incluyendo alrededor de 50,000 niños y 16,000 ancianos. Otros 60,000 perderán su seguro patrocinado por el empleador, mientras casi 20,000 perderán su seguro a través de Covered California”.

Aunque el voto del Senado despejó el camino para el debate, sigue siendo incierto que proyecto de ley puede finalmente ser aprobado para derogar o reemplazar a Obamacare, dados los objetivos de las facciones dentro la legislatura dirigida por los republicanos.

Trump fracasa de nuevo en su intento por acabar con Obamacare

July 20, 2017 by · Leave a Comment 

WASHINGTON – Los republicanos del Senado no han logrado ponerse de acuerdo para encontrar un reemplazo a la ley sanitaria que impulsó el expresidente Barack Obama, pero tampoco son mayoría aquellos que quieren optar por derogarla sin alternativa, como pretende el presidente, Donald Trump.

La incapacidad de los senadores republicanos para encontrar un consenso alrededor de esta cuestión supone el mayor fracaso legislativo del presidente en los casi seis meses que lleva al frente de la Casa Blanca, ya que tumbar el sistema sanitario de Obama fue una de sus grandes promesas de campaña.

En la noche del lunes, otros dos senadores republicanos sumaron su negativa al proyecto de ley presentado la semana pasada para revocar y reemplazar la conocida como “Obamacare”, por lo que los votos no daban para su aprobación en el pleno y el líder de la mayoría conservadora, Mitch McConnell, anunció que abandonaba esos esfuerzos.

Sin embargo, McConnell indicó que sometería a voto un proyecto que sí logró el consentimiento de la Cámara Alta en 2015, y que fue vetado entonces por Obama, con el objetivo de derogar la ley sanitaria y darse un plazo de dos años para lograr un nuevo proyecto alternativo.

Esa propuesta, cuyos efectos, según la oficina de presupuesto no partidista del Congreso (CBO, en inglés), tendría aun efectos más devastadores sobre el acceso a la salud que los proyectos de ley debatidos hasta la fecha, al dejar sin seguro médico a 18 millones de estadounidenses en apenas un año.

La derogación total y limpia de la ley sanitaria de Obama era el objetivo de los ultraconservadores, sin embargo, los más moderados, en cuyos estados Obamacare ha ampliado el acceso a la salud de forma exponencial, no pueden permitirse el desmantelamiento del sistema, por lo que ya hoy han tumbado cualquier alternativa al respecto.

Es el caso de las senadoras Lisa Murkowski (Alaska), Susan Collins (Maine) y Shelley Moore Capito (Virginia Occidental), con cuyas negativas la derogación pretendida por Trump no tiene futuro alguno.

Aunque el multimillonario instó la pasada noche a la derogación sin alternativa, la imposibilidad de esa postura le ha llevado hoy a asumir que su propio partido no encuentra el camino para ello.

“Creo que probablemente estamos en la posición en la que dejaremos que Obamacare fracase, no nos vamos a responsabilizar, no me voy a responsabilizar”, dijo el mandatario al ser preguntado por los periodistas en un encuentro en la Casa Blanca.

“Dejaremos que Obamacare fracase y luego los demócratas vendrán a nosotros”, agregó.

La ley sanitaria de Obama ha tenido problemas en su implementación, falta de alternativas de seguros en algunos estados, y el incremento de los precios de los mismos por la falta de más oferta en otros casos, sin embargo, ha proporcionado acceso a la salud a más de 20 millones de personas desde su entrada en vigor en 2010.

Conscientes de sus falencias, los demócratas han tendido la mano a los republicanos para trabajar en políticas de mejora, siempre y cuando se mantenga la estructura y los principios de la ley, por la que por ejemplo las aseguradoras se ven obligadas a ofrecer servicios básicos, así como a no elevar los costes de las pólizas por enfermedades previas, algo que antes llevaba a muchas familias a la bancarrota.

“Es hora de seguir adelante, es hora de empezar de nuevo”, dijo hoy el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

“Los republicanos deben trabajar con los demócratas en un proyecto de ley que reduzca las primas, proporcione estabilidad a largo plazo a los mercados y mejore nuestro sistema de salud”, reiteró.

Schumer, veterano senador por Nueva York, también rechazó la afirmación del Partido Republicano de que los demócratas no han estado dispuestos a trabajar con ellos sobre la ley sanitaria, argumentando que Trump, junto con los líderes republicanos en la Cámara y el Senado, comenzaron el debate político rechazando la entrada de los demócratas.

Lo cierto es que los republicanos no celebraron audiencias sobre su propuesta sanitaria como suele ser el procedimiento, de manera que los demócratas no tuvieron opción de discutir los contenidos de los textos legislativos.

Acabar con Obamacare y los fondos que esta ley contempla para ayudar a las rentas más bajas y a los jubilados en sufragar sus seguros médicos era parte fundamental para ejecutar el siguiente objetivo del multimillonario: una reforma fiscal con grandes recortes impositivos para los más ricos.

Health Insurance Expansion Linked to Fewer Sudden Cardiac Arrests

July 6, 2017 by · Leave a Comment 

The incidence of sudden cardiac arrest, a sudden and usually deadly loss of heart function, declined significantly among previously uninsured adults who acquired health insurance through the Affordable Care Act, also known as “Obamacare,” according to a study published June 28 in the Journal of the American Heart Association.

The findings, based on an analysis of emergency medical services in an urban Oregon county before and after the insurance expansion mandated by the ACA, underscore how health insurance can affect outcomes. Most adults in the study gained insurance through Medicaid expansion, a jointly funded federal-state health insurance program for low-income people that was expanded under the federal law.

Among previously uninsured adults ages 45 to 64, the incidence of cardac arrest  decreased by 17 percent. The incidence remained the same among adults age 65 and older, a group that had consistently high rates of health insurance coverage before and after the ACA, primarily through Medicare.

“Cardiac arrest is a devastating and under-recognized cause of premature death for both men and women age 45 and older,” said Eric Stecker, MD, MPH, associate professor of Cardiology at Oregon Health & Science University’s Knight Cardiovascular Institute in Portland, Oregon, and the study’s lead author. “Health insurance allows people to engage in regular medical care, which is crucial for the prevention of cardiovascular disease and the diagnosis and treatment of conditions that can cause cardiac arrest.”

More than 350,000 out-of-hospital cardiac arrests happen yearly in the United States. Although the terms “sudden cardiac arrest” and “heart attack” often are used interchangeably, the conditions are vastly different. A heart attack is caused when one of the major arteries leading to the heart becomes clogged, usually with plaque, disrupting the flow of blood to the heart muscle. A sudden cardiac arrest is an electrical disturbance in the heart rhythm that causes the heart to stop beating. Patients may have little or no warning, and the disorder usually causes instantaneous death. Sudden cardiac arrest has been blamed for the deaths of journalist Tim Russert and filmmaker John Hughes.

“Because so few survive a sudden cardiac arrest, it is imperative that we be able to predict which patients are the most vulnerable,” said the study’s senior author, Sumeet Chugh, MD,  director of the Heart Rhythm Center at the Cedars-Sinai Heart Institute in Los Angeles. “Effective primary prevention is the only way to make a significant impact on this problem. Fewer than 10 percent of these patients are going to make it out of the hospital alive. By the time we dial 911, it’s much too late for most of them.”

The findings published today came out of a larger research enterprise called the Oregon Sudden Unexpected Death Study, a comprehensive, 16-hospital, multiyear assessment of cardiac deaths in the Portland metropolitan area, home to 2.4 million people. The study, led by Chugh, has been underway for more than a decade. Data collected from it provides Chugh and his team with unique, community-based information to mine for answers to what causes sudden cardiac arrest.

Researchers examined records for emergency medical services in Multnomah County, Oregon, to identify patients with out-of-hospital cardiac arrest. They compared this information to U.S. Census Bureau data for the county’s adult population in the years before ACA implementation (2011-2012) and after the law took effect (2014-2015).

The investigators caution that although the study shows a strong association between health insurance and lower rates of cardiac arrest, it does not prove cause and effect. If larger studies among more diverse groups of patients confirm these findings, that would potentially have major public health implications, the study’s authors said.

“It is crucial to more comprehensively identify the health benefits of insurance and to carefully consider public policies that affect the number of uninsured Americans,” Stecker said.

Next Page »

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·