Aprobación de Ley de Salud, Primer Paso en Larga Batalla de Trump

May 11, 2017 by · Leave a Comment 

El presidente Donald Trump se anotó una victoria legislativa al lograr la aprobación de su ley de salud en la Cámara de Representantes, sin embargo, la batalla para derogar y sustituir el actual sistema, impulsado por Barack Obama, será larga y compleja en los pasillos del Senado.

Tras el sonado fracaso de hace unas semanas, cuando los propios republicanos de la Cámara baja tuvieron que suspender hasta en dos ocasiones el voto a falta de consenso en su bancada, Trump necesitaba reivindicar su poder en el Congreso, y logró por fin un acuerdo, aunque por un margen estrechísimo.

Al multimillonario no le importó que se votara el texto sin que la Oficina no partidista de Presupuesto del Capitolio emitiera su informe final de impacto sobre la legislación, algo que nunca ocurre, ni tampoco ceder en las demandas de los ultraconservadores, quienes lograron retirar las disposiciones sobre las enfermedades preexistentes, un asunto vital para los estadounidenses.

Con evidentes aires de celebración, y rodeado de congresistas, Trump auspició la rueda de prensa posterior al voto en los jardines de la Casa Blanca, como si el proyecto de ley ya estuviera firmado y él pudiera dar por cumplida su gran promesa de campaña: acabar con Obamacare, como se conoce al actual sistema de salud.

Sin embargo, el texto legislativo ahora pasa a manos del Senado, donde los republicanos tienen una mayoría mucho más estrecha que en la Cámara baja, los procesos de análisis son mucho más lentos y varios senadores conservadores ya han mostrado su rechazo al proyecto.

Los más moderados, y en que cuyos estados la ley de salud de Obama ha supuesto un impacto considerable mejorando el acceso sanitario de sus ciudadanos, saben del peligro que corren sus escaños si permiten que la propuesta de la Cámara baja prospere, por lo que es previsible que el texto actual sufra cambios drásticos.

Por otra parte, los republicanos más radicales, como Rand Paul o Ted Cruz, no aceptarán tampoco una versión edulcorada de la legislación porque quieren acabar con el actual sistema completamente, por lo que está claro que Trump necesitará de mucha paciencia y mano izquierda si quiere llegar a estampar su firma en una nueva sanitaria.

La primera versión de la ley, antes de las enmiendas requeridas por los ultraconservadores, supondría perder el seguro médico a más de 24 millones de estadounidenses en una década, a lo que se suma el hecho de que la disposición sobre enfermedades preexistentes hará que millones de personas no puedan costear sus seguros.

Las asociaciones nacionales de médicos han mostrado su rechazo a la propuesta y han advertido de su “devastador impacto”: la ley de Obama había reducido a la mitad en siete años los casos de bancarrota familiar por enfermedad de alguno de sus miembros.

Los demócratas, que reconocen que el sistema sanitario puede ser mejorable, no están sin embargo dispuestos a ponerle las cosas fáciles a los republicanos para acabar con el actual sistema, y utilizarán todas las herramientas legislativas posibles para que eso no ocurra.

“Este proyecto de ley no va a llegar a ningún lado en el Senado de Estados Unidos”, aseveró el líder de la minoría demócrata en la Cámara alta, Chuck Schumer.

“En lugar de tratar de aprobar una versión diferente del mismo Trumpcare, que significaría costos más altos por menos cuidado, los republicanos en el Senado deberían negarse a seguir a sus colegas de la Cámara hacia el precipicio, rechazar la legislación, y trabajar con los demócratas para mejorar nuestro sistema de cuidado de salud de una manera bipartidista”, agregó.

De hecho, como se ha demostrado esta semana con las negociaciones del presupuesto, los demócratas tienen la capacidad para presionar lo suficiente a la mayoría republicana con las maniobras de bloqueo.

Los fondos federales para lo que resta de año fiscal, que se acordaron finalmente en los últimos días, no contaron con la mayoría de las demandas del multimillonario, como la financiación para la construcción de un muro en México, dinero para una fuerza de deportación masiva, o el retiro de fondos para Obamacare o las clínicas abortivas.

Así, pese a la victoria simbólica y el paso adelante que ha dado Trump para acabar con uno de los grandes legados de su predecesor, está todavía lejos de poder colgarse verdaderamente esa medalla.

Republicanos Siguen Sin Votos Suficientes para Reemplazar ‘Obamacare’

May 4, 2017 by · Leave a Comment 

El liderazgo republicano de la Cámara de Representantes reconoció el 2 de mayo que aún no tiene los 216 votos necesarios para aprobar su propuesta de derogación y sustitución de la ley sanitaria del expresidente Barack Obama, una de las mayores promesas del actual mandatario, Donald Trump.

Los legisladores republicanos que asistieron a una reunión de su bancada a puerta cerrada confirmaron que no hay votos suficientes para impulsar la legislación, pese a la presión de la Casa Blanca para que esto ocurra a lo largo de la semana.

El mes pasado, los republicanos tuvieron que suspender hasta en dos ocasiones el voto sobre la propuesta liderada por el presidente de la Cámara Baja, Paul Ryan, y respaldada por el multimillonario, al no contar con el respaldo suficiente en su propia bancada.

Uno de los principales escollos entonces era la negativa del ultraconservador Caucus de la Libertad, que se negaba a aceptar los preceptos de la propuesta presupuestaria al considerar que mantenía demasiadas disposiciones en pie del “Obamacare”, como se conoce popularmente a la reforma sanitaria que Obama promulgó en 2010.

Entre sus demandas, los ultraconservadores querían acabar con la obligatoriedad para las aseguradoras de ofrecer beneficios básicos (como los de maternidad o urgencias), así como eliminar el hecho de que las aseguradoras no pudieran subir los precios o negar seguros a personas con enfermedades preexistentes.

Precisamente esas dos cuestiones fueron abordadas la semana pasada al incluir en el texto la conocida como “enmienda McArthur”, que permite a los estados pedir exenciones sobre los beneficios mínimos, y retiraría las obligaciones sobre las personas que han sufrido enfermedades con anterioridad.

Este hecho llevó a los ultraconservadores a aceptar la nueva propuesta de ley, sin embargo, los republicanos más moderados ya han mostrado sus reticencias, y cada vez son más los que no están dispuestos a respaldar la propuesta.

Ryan argumentó hoy en una rueda de prensa que la propuesta tiene “capas” de protección que permiten que las personas que hayan sufrido enfermedades no queden desamparadas.

Sin embargo, consciente de la polémica por este asunto, el propio Trump insistió esta semana en que se encargará de que la ley de salud que reemplace a “Obamacare” cubra a aquellos que han sufrido enfermedades con anterioridad.

Por otra parte, la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, exigió que no se proceda a ningún voto hasta que no se actualicen los contenidos de la ley y el estudio de impacto realizado por la Oficina de Presupuesto no partidista del Congreso (CBO, en inglés).

Sin contar con los cambios de la nueva enmienda, la CBO estimó el mes pasado que la ley republicana le quitaría la cobertura médica a 14 millones de estadounidenses en tan solo un año, y a hasta 24 millones en una década.

House Leaders Came Up Short In Effort To Kill Obamacare

March 30, 2017 by · Leave a Comment 

Despite days of intense negotiations and last-minute concessions to win over wavering GOP conservatives and moderates, House Republican leaders last Friday failed to secure enough support to pass their plan to repeal and replace the Affordable Care Act.

House Speaker Paul Ryan pulled the bill from consideration after he rushed to the White House to tell President Donald Trump that there weren’t the 216 votes necessary for passage.

“We came really close today, but we came up short,” he told reporters at a hastily called news conference.

When pressed about what happens to the federal health law, he added, “Obamacare is the law of the land. … We’re going to be living with Obamacare for the foreseeable future.”

Trump laid the blame at the feet of Democrats, complaining that not one was willing to help Republicans on the measure and he warned again that the Obamacare insurance markets are in serious danger. “Bad things are going to happen to Obamacare,” he told reporters at the White House. “There’s not much you can do to help it. I’ve been saying that for a year and a half. I said, look, eventually it’s not sustainable. The insurance companies are leaving.”

But he said the collapse of the bill might allow Republicans and Democrats to work on a replacement. “I honestly believe the Democrats will come to us and say, look, let’s get together and get a great health care bill or plan that’s really great for the people of our country,” he said.

Ryan originally had hoped to hold a floor vote on the measure Thursday — timed to coincide with the seventh anniversary of the ACA — but decided to delay that effort because GOP leaders didn’t have enough “yes” votes. The House was in session Friday before his announcement while members debated the bill.

House Democratic leader Nancy Pelosi (Calif.) said the speaker’s decision to pull the bill “is pretty exciting for us … a victory for the Affordable Care Act, more importantly for the American people.”

The legislation was damaged by a variety of issues raised by competing factions of the party. Many members were nervous about the Congressional Budget Officeshowing that the bill would lead eventually to 24 million people losing insurance, while some moderate Republicans worried that ending the ACA’s Medicaid expansion would hurt low-income Americans.

At the same time, conservatives, especially the hard-right House Freedom Caucus that often has needled party leaders, complained that the bill kept too much of the ACA structure in place. They wanted a straight repeal of Obamacare, but party leaders said that couldn’t pass the Senate, where Republicans don’t have enough votes to stop a filibuster. They were hoping to use a complicated legislative strategy called budget reconciliation that would allow them to repeal only parts of the ACA that affect federal spending.

The decision came after a chaotic week of negotiations, as party leaders sought to woo more conservatives. Trump personally lobbied 120 members through personal meetings or phone calls, according to a count provided Friday by his spokesman, Sean Spicer. “The president and the team here have left everything on the field,” Spicer said.

On Thursday evening, Trump dispatched Office of Management and Development Budget Mick Mulvaney to tell his former House GOP colleagues that the president wanted a vote on Friday. It was time to move on to other priorities, including tax reform, he told House Republicans.

“He said the president needs this, the president has said he wants a vote tomorrow, up or down. If for any reason it goes down, we’re just going to move forward with additional parts of his agenda. This is our moment in time,” Rep. Chris Collins (R-N.Y.), a loyal Trump ally, told reporters late Thursday. “If it doesn’t pass, we’re moving beyond health care. … We are done negotiating.”

Trump’s edict clearly irked some lawmakers, including the Freedom Caucus chairman, Rep. Mark Meadows (R-N.C), whose group of more than two dozen members represented the strongest bloc against the measure.

“Anytime you don’t have 216 votes, negotiations are not totally over,” he told reporters who had surrounded him in a Capitol basement hallway as he headed in to the party’s caucus meeting.

Trump, Ryan and other GOP lawmakers tweaked their initial package in a variety of ways to win over both conservatives and moderates. But every time one change was made to win votes in one camp, it repelled support in another.

The White House on Thursday accepted conservatives’ demands that the legislation strip federal guarantees of essential health benefits in insurance policies. But that was another problem for moderates, and Democrats suggested the provision would not survive in the Senate.

Republican moderates in the House — as well as the Senate — objected to the bill’s provisions that would shift Medicaid from an open-ended entitlement to a set amount of funding for states that would also give governors and state lawmakers more flexibility over the program. Moderates also were concerned that the package’s tax credits would not be generous enough to help older Americans — who could be charged five times more for coverage than their younger counterparts — afford coverage.

The House package also lost the support of key GOP allies, including the Club for Growth and Heritage Action. Physician, patient and hospital groups also opposed it.

But Ryan’s comments made clear how difficult this decision was. “This is a disappointing day for us,” he said. “Doing big things is hard. All of us. All of us — myself included — we will need time to reflect on how we got to this moment, what we could have done to do it better.”

This story was produced by Kaiser Health News, which publishes California Healthline, an editorially independent service of the California Health Care Foundation.

[Update]: Apr. 4, 2017 to correct spelling of author Mary Agnes Carey’s name.

 

Californianos Luchan Por Mantener Obamacare

March 30, 2017 by · Leave a Comment 

La Coalición Lucha por Nuestra Salud de California, apoyada por el poderoso Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU), realizó manifestaciones por todo el Estado Dorado, el 23 de marzo, para pedir que se mantenga la ley actual de Cuidado de Salud Accesible (ACA).

Las protestas fueron convocadas al cumplirse siete años del llamado Obamacare y mientras la Cámara de Representantes se disponía a votar la nueva propuesta republicana para derogar y reemplazar la ley sanitaria, un plan que cuenta con una fuerte oposición dentro de los propios conservadores.

Una marcha que terminó con una manifestación frente al edificio Federal Edward Roybal en el centro de Los Ángeles contó con el apoyo de la supervisora del condado Hilda Solís y de cerca de 70 secciones sindicales y organizaciones comunitarias y de salud.

En Modesto otra protesta se realizó en la sede del representante republicano Jeff Denham en la que los participantes “murieron” frente a las instalaciones para dramatizar el impacto que, según sus denuncias, tendría la nueva ley especialmente entre la niñez y los ancianos.

“Sin ACA habrá un efecto dominó en nuestras comunidades. Más gente dejará de recibir cuidado preventivo y tendrá que ser tratada cuando se enferme y sea más costoso”, aseguró Rogenia Cox, miembro de SEIU y empleada del Departamento de Salud Pública del Condado de Fresno.

Los manifestantes insistieron en la cifra presentada por un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso de “24 millones de estadounidenses que quedarán sin seguro de salud” en la próxima década si se aprueba el nuevo proyecto.

Algunos legisladores estatales también denunciaron durante una conferencia de prensa frente al Capitolio en Sacramento las “pérdidas potenciales” que puede significar para California el nuevo proyecto.

La administración estatal calcula que California tendría que asumir 6.000 millones de dólares en nuevos costos anuales para 2020 si se aprueba la nueva ley de salud y 24.000 millones por año para 2027.

Plan de Salud Republicano Podría Afectar a Millones de Latinos

March 16, 2017 by · Leave a Comment 

Millones de latinos, en especial los ancianos y aquellos de bajos recursos, se verían afectados si se aprueba el nuevo plan sanitario republicano que reemplazaría al Obamacare, alertaron activistas.

“No se equivoquen: este plan dañará a los latinos, los estadounidenses que trabajan e, irónicamente, a los partidarios de Trump que estaban pidiendo su derogación”, dijo a EFE el presidente del movimiento de líderes hispanos Latino Victory Fund, Cristóbal J. Alex.

Las advertencias y las criticas aumentaron tras el reporte publicado este lunes por la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) que asegura que la aprobación del nuevo proyecto republicano de seguro de salud que reemplazaría la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), conocida como “Obamacare”, dejaría sin un seguro de salud a 14 millones de personas ya en 2018.

Las proyecciones para los próximos años tampoco son alentadoras. El número de personas sin cobertura médica aumentaría a 24 millones en 2026.

Aunque el reporte no habla de la comunidad hispana, antes de la implementación de Obamacare, al menos 4.2 millones de hispanos lograron obtener un plan de salud bajo el programa de ACA, y esta cobertura representa la diferencia entre la vida y la muerte para muchos hispanos como Guadalupe Guerrero.

Hace un año y medio la joven fue sometida a un transplante de corazón. Su plan de salud de Obamacare le ha permitido obtener las medicinas y controles que necesita.

“Por muchos años no tuve seguro médico y por eso no pudieron detectar mi condición a tiempo, yo soy el ejemplo de lo que pasa cuando no tienes medicina preventiva”, aseguró a EFE Guerrero, de 28 años.

Entre 2013 y 2016, la población latina logró reducir en 11 puntos porcentuales el número de personas que carecían de cobertura médica, al pasar del 26.2% al 15.1%, lo que la convierte en la segunda comunidad más favorecida después de la afroamericana.

La salud de las latinas también estaría en riesgo con la nueva propuesta republicana, que elimina fondos a Planned Parenthood, la mayor organización de planificación familiar de Estados Unidos. Con Obamacare 17 millones de hispanas lograron tener acceso a controles de cáncer cervical, mamogramas y a pastillas anticonceptivas.

“Desde que tengo consciencia he sabido que las hispanas confían en Planned Parenthood para que les brinde servicios a bajo costo, esto sería devastador para nuestra salud y para prevenir enfermedades graves”, apuntó a EFE Hortencia Armendariz, vocera del sindicato SEIU-United Healthcare Workers West.

Alex, al igual que congresistas demócratas, sostiene que los republicanos criticaron ACA durante siete años y ahora, en lugar de mejorar el proyecto para ayudar a los que aún no han obtenido un plan de salud, optaron por eliminar la cobertura de los miembros más vulnerables de la sociedad.

En California, el golpe a la salud de latinos sería “devastador”, pues un tercio de los 1.4 millones de asegurados bajo el programa Covered California es hispano.

“Hemos visto que hay mucho miedo entre los hispanos a perder la cobertura”, advirtió Yurina Melara, vocera de Covered California.

La zozobra ante la posibilidad de perder el seguro de salud también afecta a residentes de estados como Florida, donde Donald Trump ganó en las elecciones pasadas y donde al menos 1.6 millones de residentes del estado están en riesgo.

Para Martha Baker, enfermera y directora del sindicato SEIU local, la revocación de ACA mandaría a miles de hispanos a las salas de emergencia, lo que llevará a se llegue a pagar por la amputación de una pierna en vez de pagar por la insulina de un diabético.

Pero la preocupación no es sólo para los que pagan un seguro por medio de Obamacare, el Comisionado de Seguros de California Dave Jones advirtió que al menos cinco millones de personas amparadas con Medicaid, se verán afectados por los recortes, y 150,000 niños hispanos del estado dorado fueron incluidos el año pasado en este servicio.

“Nuestros abuelitos tendrán que pagar más y recibir menos beneficios de atención médica, mientras que los individuos y corporaciones más ricos de este país recibirán un recorte de impuestos de $900,000 millones”, lamentó Alex.

Las organizaciones que representan Armendaríz, Baker y Axel, junto a otras decenas, trabajando ya para detener la derogación de Obamacare y la implementación del plan republicano. El 23 de marzo el Congreso votará la medida, en abril será el turno del Senado.

“La única solución a futuro es que sostengan Obamacare y que ayuden con más recursos para poder extender la cobertura, no hay otro camino”, aseguró Armendariz.

Impulsores de Nueva Ley de Salud Defienden Plan Para Eliminar Obamacare

March 9, 2017 by · Leave a Comment 

Los congresistas republicanos Greg Walden y Kevin Brady, impulsores del nuevo plan para cambiar el sistema de salud, aseguraron hoy que ataja dos asuntos fundamentales que preocupaban a los estadounidenses, devolver el control a los estados y la libertad de elección a los consumidores.

En una rueda de prensa conjunta, Walden y Brady defendieron los principios de sus dos proyectos de ley, que desvelaron este lunes y que tienen como objetivo desmantelar la reforma sanitaria promulgada por el expresidente Barack Obama.

Brady insistió en que la ley actual, conocida como Obamacare, “es una ley fallida” que no le permite a los estadounidenses pagar los costes sanitarios ni los copagos, por lo que la ciudadanía necesita “un alivio inmediato” como el que ellos plantean.

“Esta propuesta le devuelve el poder a la gente para tomar sus propias decisiones sobre su cobertura de salud”, insistió el congresista, presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, que este miércoles comenzará a debatir las nuevas piezas legislativas.

Por su parte, Walden insistió en que la propuesta que han diseñado, y que hoy obtuvo el respaldo de la Casa Blanca, es fundamental para “avanzar en crear más opciones de mercado”, de manera que cada ciudadano pueda escoger su plan sanitario.

La propuesta, largamente esperada después de las promesas reiteradas de derogación y reemplazo de la reforma sanitaria, desmantela las disposiciones básicas de Obamacare, incluyendo sus subsidios para ayudar a la gente a adquirir sus seguros y la expansión del Medicaid, programa para el acceso sanitario a la gente con bajos recursos.

Asimismo, termina con los mandatos de adquisición de coberturas, que obligaban a los individuos que no contaban con ningún tipo de seguro a adquirir uno si no querían ser multados, además de retirar los fondos para Planned Parenthood, la mayor organización de clínicas que ofrecen el derecho al aborto en el país.

No obstante, la propuesta ya ha encontrado detractores en las propias filas republicanas: por un lado, de aquellos conservadores más moderados cuyos estados se vieron beneficiados por el Obamacare; y por otro, los más conservadores, como Rand Paul, que lo han calificado como una versión “Light” del sistema actual.

“Hemos escuchado muy cuidadosamente a los republicanos de la Cámara de Representantes sobre cómo hacer lo mejor para devolver el control a los estados, regresar a un mercado libre y hacer eso equilibrando el presupuesto”, defendió Brady, quien dijo convencido que este nuevo plan ampliaría aun más las coberturas.

Con una mayoría republicana muy ajustada en el Senado, los conservadores podrían ver bloqueada esta nueva propuesta en la Cámara Alta, lo que prevé un largo y agrio debate en el Legislativo, al que se sumará la oposición demócrata.

Además, la oficina presupuestaria no partidista del Congreso (CBO, en inglés) aún no ha analizado el contenido e impacto de los proyectos legislativos, por lo que no existe una previsión clara de su efectividad.

En ese sentido, la líder de la minoría demócrata de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, requirió a los republicanos que no comiencen el debate este miércoles, como tienen previsto, hasta que no se emita dicho informe.

If Obamacare Is Being Repealed, Do The Uninsured Still Face Penalties?

February 9, 2017 by · Leave a Comment 

California Healthline – In some recent emails, readers asked about what to expect as Republicans move to overhaul the health law. Should people bother paying the penalty for not having health insurance when they file their taxes this year? Will they be able to sign up on the exchange for 2018 after their COBRA benefits end? Here are some answers.

  1. I didn’t have health insurance for part of last year and thought I’d get stuck paying a penalty. Now the new administration is talking about not enforcing the insurance requirement. Could I really be off the hook at tax time?

As long as the “individual mandate” — which requires most people to have health coverage or face a tax penalty — is the law of the land, you should pay the fine for not having coverage in 2016 unless you qualify for an exemption, said Tara Straw, a senior policy analyst at the Center on Budget and Policy Priorities. Straw also manages a Volunteer Income Tax Assistance site, part of an Internal Revenue Service program that provides free tax filing services for low and middle income taxpayers.

Straw said she has heard that some tax preparers are advising taxpayers either not to pay the penalty or to delay filing because they anticipate changes in the law.

Bad idea. “It’s not a thing a reputable tax preparer would do,” Straw said. “The requirement that people have health insurance or an exemption [from the mandate] is still in effect.”

The confusion stems from uncertainty over Republican officials’ comments that they may do away with the individual mandate when they overhaul the health law. In addition, President Donald Trump signed an executive order in January that required federal agencies to waive or exempt health law-related provisions that would impose costs or penalties on individuals, to the extent permitted by law.

One strategy that has been discussed has been to broaden the hardship exemption so more people would qualify for it, which the secretary of Health and Human Services has the authority to do.

However, Straw says that approach might run into trouble. “A hardship has to mean something, you can’t say that everyone has a hardship,” she said. “Complying with the law is not considered a hardship.”

Some experts say changing the rules now could create even more confusion, since some people have already filed their returns. Those taxpayers might have to file amended returns, an extra expense if they use a tax preparer.

“Since the 2016 tax season is already underway, I would think it unlikely that the Treasury Department would say, ‘Don’t bother paying the penalty,’” said Mark Luscombe, a principal federal tax analyst at Wolters Kluwer Tax & Accounting, an information services company.

KHN contributing columnist Michelle Andrews writes the series Insuring Your Health, which explores health care coverage and costs.

Foul-Up Means Thousands On State Exchange Surprised By Higher Premiums

January 26, 2017 by · Leave a Comment 

California Healthline – Thousands of Covered California enrollees face higher-than-expected bills from their insurers because the exchange sent incorrect tax credit information to the health plans.

The exchange confirmed it gave insurers wrong subsidy information for about 25,000 policy holders, resulting in inaccurate bills. Insurers are now sending out new bills correcting the errors, and in most cases that means higher premiums than consumers had initially anticipated.

“It feels like this is a bait-and-switch,” said Beth Freeman, 53, of San Bruno. “Now what am I going to do? I don’t know if I can afford it.”

Freeman said she owes about $330 per month more on her premium than she had expected.

Covered California said it doesn’t know what caused the problem. “We are focused on reaching [enrollees] and making sure they know what to expect,” said spokeswoman Lizelda Lopez. “We will do an analysis afterwards to understand all the details.”

Lopez said Covered California originally sent consumers their correct tax credit amounts in notices during the renewal period, but it gave the incorrect amounts to their insurers.

However, Kevin Knauss, an insurance agent in Sacramento, said a Covered California representative told him in a phone conversation that consumers had found incorrect tax credit amounts when they signed onto their online Covered California accounts.

Tax credits are the income-based subsidies that about 90 percent of Covered California enrollees receive to lower their monthly premiums.

In another mistake related to tax credits, Covered California discovered in December that about 24,000 policy holders hadn’t provided consent for the agency to verify their income, even though the agency thought they had. Without that consent, thousands of consumers lost their 2017 tax credits, at least temporarily.

“I don’t know what’s going on,” Knauss said. “2015 and 2016 went fairly smoothly. Now we’re starting to see these weird glitches.”

Lopez said most consumers affected by the latest mistake will owe more out of pocket than they originally thought, and that health plans are entitled to bill them for the difference.

“Some may,” she said. “Some may not.”

The recent tax credit error has left consumers like Freeman feeling shocked and frustrated.

She had struggled through administrative headaches with her Covered California plan last year, so when it came time to renew it — or choose a new one — for 2017, “I was very cautious and nervous. I shopped around and got information from the folks at Covered California and Blue Shield,” she said.

She said Covered California gave her inconsistent information about the amount of tax credits she would receive. So she called the exchange twice to confirm the number, and was told both times it would be $800 a month. That was more than she expected, and it allowed her to afford a more expensive plan with better coverage, she said.

After receiving an updated bill last week that showed her actual tax credits were hundreds of dollars less than expected, Freeman called Covered California again and was told the problem had been caused by a “computer data error,” she said. The agent told her there was nothing Covered California could do and that she should try to negotiate directly with Blue Shield, she said.

“I subscribed to Blue Shield based on the information given to me and confirmed by Covered California,” she said. “It’s unethical that Covered California is unwilling to accommodate me so I can stay in my contracted plan.”

Enrollees in this situation can call Covered California’s special hotline at 844-623-2070 for more information.

If their updated premiums are unaffordable, there’s still time for enrollees to switch health plans before open enrollment ends on Jan. 31, Knauss said.

But Freeman already has seen new doctors with her new plan. “Why must the consumer carry the burden of these errors?” she asked.

“Covered California continues to mismanage and, worse, misinform the public when they make errors. And there’s no accountability, no follow up.”

 

California Retira Petición Para Acceso de Indocumentados A Planes de Salud

January 26, 2017 by · Leave a Comment 

Los legisladores en Sacramento han frenado un esfuerzo, el primero en la nación, para que California amplíe el acceso a la cobertura de salud para los inmigrantes indocumentados.

A instancias de la Legislatura estatal, Covered California, el mercado de seguros del estado, retiró su solicitud de vender planes de salud sin subsidio a personas indocumentadas.

Bajo la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), las personas que no pueden demostrar que están en el país legalmente tienen prohibido comprar cobertura en el mercado de seguros.

Los inmigrantes en esta situación habían depositado sus esperanzas en la solicitud del estado de una exención a esa regla, presentada el otoño pasado al gobierno federal. Si se hubiera aprobado, se les habría permitido a los californianos indocumentados comprar planes bajo Covered California y unirse a los aproximadamente 1,3 millones de personas actualmente inscritas.

El senador estatal Ricardo Lara (demócrata de Bell Gardens) y otros demócratas encabezaron el esfuerzo para ampliar el acceso. La legislación fue aprobada el año pasado y el gobernador Jerry Brown firmó la medida en junio, autorizando que Covered California presentará una solicitud a los funcionarios federales para renunciar a la prohibición de tales ventas.

Pero las posibilidades de aprobación federal se atenuaron considerablemente con la elección de Donald Trump, quien se ha comprometido a deportar a los inmigrantes que estén en el país sin documentos oficiales, y a derogar la ley de salud.

Peter Lee, director ejecutivo de Covered California, se negó a comentar sobre el retiro de la solicitud del estado. Él se refirió a una carta del mercado de seguros enviada el miércoles 18 de enero a la administración de Barack Obama, que decía que la propuesta fue archivada a petición de Lara.

Lara dijo en una declaración escrita que estaba retirando el plan porque temía que el gobierno de Trump pudiera usar la información con el propósito de deportar a inmigrantes indocumentados.

El plan para venderle cobertura a inmigrantes indocumentados sería “la primera víctima de California de la presidencia de Trump”, escribió Lara. “Tomo en serio las palabras de Trump de que cualquier persona está sujeta a deportación en cualquier momento, y California no será parte de una campaña inhumana contra los inmigrantes que están trabajando duro y siguiendo las reglas”.

La decisión de dejar al lado el plan llega justo cuando el futuro de la salud de millones de californianos pende de un hilo, ya que los líderes republicanos en Washington, D.C. intentan derogar las principales disposiciones de la ley de salud.

Anthony Wright, director ejecutivo del grupo de defensa del consumidor Health Access California, dijo que el movimiento del estado refleja una reorganización de prioridades. Lo que es urgente ahora, dijo, es preservar las ganancias actuales en la cobertura de salud de los californianos. Y para traer inmigrantes indocumentados a Covered California, los funcionarios deben asegurarse primero de que el intercambio sobreviva, explicó Wright.

“No queríamos que esta solicitud de exención, que seguramente será rechazada, impidiera la defensa de estos programas básicos que brindan cobertura a tantos”, dijo.

Era inesperado que la venta de planes de salud de Covered California a inmigrantes sin estatus legal aumentara significativamente la inscripción en el mercado. Esa población, a diferencia del aproximadamente 90 por ciento de los afiliados actuales, no habría calificado para subsidios federales para reducir sus pagos.

Esto le habría dificultado a muchos el pagar las pólizas. Por otra parte, los inmigrantes que están en el estado ilegalmente ya pueden comprar un seguro de salud en el mercado privado, y las opciones de cobertura y las costos son similares a la de los planes vendidos en el mercado de intercambio.

El pasado agosto, Covered California estimó que sólo 17.000 californianos habrían ganado cobertura de salud como resultado de la expansión del mercado a la población indocumentada.

Muchos expertos y defensores de los consumidores acordaron que el esfuerzo fue en gran parte un gesto simbólico, pero importante, para muchas personas.

Los partidarios dijeron que el permitirle a los inmigrantes indocumentados comprar cobertura en el mercado habría abordado un problema para muchas familias, aquellas que tienen miembros con y sin documentos. La propuesta habría permitido a esas familias de “estatus mixto” comprar sus seguros juntos a través de Covered California, simplificando el proceso. Muchos argumentaron que era discriminatorio prohibirle a los inmigrantes sin papeles comprar un seguro a través del mercado estatal.

Lara y otros patrocinadores del esfuerzo lo vieron como un paso importante hacia la expansión de la cobertura de salud a todos los californianos, independientemente de su estatus migratorio.

Magdalena Velázquez, de San José, quien trabaja como voluntaria en el grupo de apoyo de Servicios, Derechos de Inmigrantes y Red de Educación (SIREN), ha estado siguiendo el tema de cerca. Aunque no tiene un estatus legal en los Estados Unidos, tiene cobertura de salud a través del empleador de su esposo. Pero muchos de sus familiares y amigos no tienen seguro médico.

“Tristemente, una vez más estamos viendo que la lucha por nuestros derechos de salud tiene que ser pausada”, dijo Velázquez.

Cuando California presentó su solicitud al gobierno federal el año pasado, los partidarios esperaban que la administración Obama la revisara rápidamente, aumentando sus posibilidades de aprobación, dijo Wright. Pero hasta el martes, el proceso de solicitud sólo había pasado por una revisión preliminar.

Algunos expertos en atención de salud creen que la aprobación no se habría garantizado incluso si la administración Obama hubiera completado su revisión antes de que Trump asumiera el cargo. En primer lugar, excluir a los inmigrantes sin papeles fue un compromiso que ayudó a que ACA avanzara en el Congreso, señalaron, y los funcionarios de Obama hubieran sido reacios a renunciar a ella.

Budget Scorekeepers Say GOP Plan Would Raise The Number Of Uninsured By 32M

January 19, 2017 by · Leave a Comment 

The bill considered the most likely prototype for partial repeal of the Affordable Care Act would result in as many as 32 million more people without health insurance and would double premiums in the individual insurance market, budget scorekeepers said Tuesday.

The estimate by the Congressional Budget Office and the Joint Committee on Taxation was on the impact of the bill passed by the Republican Congress in 2015 and vetoed by President Barack Obama last January. The analysis was conducted at the request of Senate Democrats.

“The number of people who are uninsured would increase by 18 million in the first new plan year following enactment of the bill,” said the report. That increase could reach 32 million in 2026.

At the same time, CBO and JCT estimate, premiums for those who purchased coverage in the individual insurance market would increase by 20 to 25 percent in the first year, “and premiums would about double by 2026.”

Republicans called last year’s bill a “dress rehearsal” for what they might try this year, because it was a “budget reconciliation” bill that needs only 51 votes to pass in the Senate and cannot be filibustered. Last week the House and Senate passed a budget resolution instructing specific committees to begin work on dismantling the health law, using the same budget reconciliation process.

Only items that directly impact the federal budget can be included in such a bill, however. That meant last year’s legislation would have repealed most of the ACA taxes that help fund the health law’s programs, the penalty for individuals who don’t have coverage and the tax subsidies for people to purchase coverage, as well as the funding to expand the Medicaid program. But it could not change the health law’s regulation of the insurance market, including the provision requiring insurers to sell to people with pre-existing health conditions.

The result, said CBO, would have been fewer healthy people purchasing coverage, which would leave the insurance pool with higher percentage of sick enrollees and drive premiums up. Insurers, according to the report, would likely stop offering coverage in the individual insurance market.

Senate Minority Leader Mitch McConnell, R-KY., heads to his office in the U. S. Capitol on September 30, 2013. The House of Representatives passed a continuing resolution with language to defund U.S. President Barack Obama’s national health care plan (Obamacare) two days ago. (Douglas Graham/CQ Roll Call)

Senate Majority Leader Mitch McConnell and other Republican leaders called last year’s bill a “dress rehearsal” for what they might try this year. (Douglas Graham/CQ Roll Call via Getty Images)

“CBO and JCT estimate that about half of the nation’s population lives in areas that would have no insurer participating in the nongroup market in the first year after the repeal of the marketplace subsidies took effect,” said the report. And that would rise to “about three-quarters of the population by 2026.”

Democrats were quick to pounce on the estimate as evidence that Republicans are on a dangerous path.

“Repeal and delayed replacement is repeal,” outgoing Health and Human Services Secretary Sylvia Burwell told reporters at a briefing. “CBO has just stated with analytics and real numbers what happens during that interim period” when part of the law is taken away and part remains.

“Today’s CBO report is a clear repudiation of the Republicans’ misguided plan to repeal the Affordable Care Act,” said Rep. Richard Neal, D-Mass., the ranking Democrat on the House Ways and Means Committee.

Republicans cautioned, however, that last year’s bill might not be a good reflection of what will happen in the coming weeks and months.

“The CBO can’t score the replacement because it hasn’t been drafted,” wrote GOP health policy analyst Avik Roy in Forbes. “But its estimates of the impact of (last year’s bill) are largely meaningless without consideration of what the GOP’s replacement will look like.”

This story was produced by Kaiser Health News, an editorially independent program of the Kaiser Family Foundation.

Next Page »

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·