Hispanos Consumen Altos Niveles de Bebidas Azucaradas

March 19, 2015 by · Leave a Comment 

El alto consumo de bebidas azucaradas es una de las principales causas que propician altos índices de obesidad en Estados Unidos, y uno de los grupos que más la consumen, y al que se dirige la publicidad de estas corporaciones, son los hispanos.

“Las bebidas azucaradas son la mayor fuente de ingesta de azúcar en los niños estadounidenses, y como sabemos esto está asociado a la obesidad”, indicó Sohyun Park, epidemióloga de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) especializada en el tema.

Las bebidas azucaradas constituyen la principal fuente de calorías que no aportan valor nutricional o “vacías” en la dieta de los niños y jóvenes en Estados Unidos y en muchos casos son un factor determinante en el desarrollo de obesidad, diabetes, entre otras.

El problema ha hecho que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciara recientemente nuevas directrices sobre el consumo de azúcares libres o agregadas, para que no superen el 10 por ciento.

Las nuevas recomendaciones representarían unos 50 gramos de azúcares para los adultos, y 37 gramos para los niños y las bebidas gaseosas regulares y jugos tienen en promedio entre 24 a 29 gramos de azúcar por cada 8 onzas.

De acuerdo con la experta, los hispanos son uno de las minorías más propensas a consumir este tipo de bebidas en mayor proporción y a padecer de los efectos negativos que estas conllevan.

“El consumo de bebidas azucaradas es alto en los jóvenes, pero es aún más alto en la población hispana”, indicó Park.

La epidemióloga citó entre las causas que inciden en esta disparidad, el hecho de que los menores hispanos son uno de los principales “blancos” en la publicidad de las compañías fabricantes de refrescos.

“La industria dirige fuertemente su publicidad hacia los jóvenes latinos y cuando ellos miran estos anuncios en la televisión o en su computadora, quieren tomar estos refrescos. Sería bueno que estas compañías limitaran esta publicidad”, dijo Park.

De acuerdo con el estudio “Sugary Drink Facts 2014” de Yale Rudd Center for Food Policy & Obesity, los niños hispanos son uno de los principales blancos de la publicidad de las compañías de refrescos, que en el 2013 gastaron $866 millones para promocionar bebidas poco saludables.

El reporte, financiado por la Fundación Robert Wood Johnson, encontró que la industria de las bebidas azucaradas y energéticas aumentó un 44 por ciento sus gastos de publicidad televisiva en español en 2013 en comparación con 2010.

También en 2013, los jóvenes hispanos tuvieron un 93 por ciento más de probabilidades que los jóvenes blancos de visitar los sitios de internet de estas compañías de bebidas, lo que responde a una amplia presencia de estas empresas en las redes sociales.

La experta citó además razones culturales, como el hecho de que las personas que provienen de países en los que el agua del grifo no siempre es potable tienden a tomar más bebidas embotelladas.

“Hay estudios que demuestran que las personas que no creen que el agua del grifo donde viven es potable, son más propensas a consumir bebidas azucaradas y los latinos son quienes expresan más desconfianza en este sentido”, aseveró la epidemióloga.

De acuerdo con datos de los CDC, en 2010 se consumieron 31.5 galones de gaseosas por persona en México, cifra que superó a la cantidad ingerida en Estados Unidos.

Park señaló que pese a que en Estados Unidos el agua es potable en la mayoría de los lugares, muchos no logran “romper” con estas prácticas culturales.

“Es necesario que las escuelas y los lugares públicos sigan trabajando por ofrecer opciones saludables y limitar las bebidas con alto contenido de azúcar”, aseveró la epidemióloga de los CDC.

Jóvenes Hispanos Más Propensos a Enfermedades Cardiacas y Cardiovasculares

July 17, 2014 by · Leave a Comment 

De acuerdo a investigaciones del diario de la Asociación americana del Corazón (JAHA por sus siglas en inglés), la obesidad es más común entre los hispanos de EE.UU. y especialmente grave entre los jóvenes hispanos. La obesidad grave podría estar asociada con un riesgo excesivo considerable de enfermedades cardiacas según la primera colección de datos a gran escala del índice de masa corporal (Body Mass Index, BMI) y de factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares entre las comunidades hispanas/latinas de EE.UU.

El Dr. Robert Kaplan afirmó que en el caso de los hispanos de EE.UU., la obesidad epidémica “no tiene precedente y está empeorando”. Kaplan, autor principal y profesor de epidemiología y salud pública en el Albert Einstein College of Medicine de Nueva York dijo que “los adultos jóvenes obesos tienen mayor probabilidad de padecer más enfermedades a medida que envejecen y de tener, además, costos más altos de atención médica.” Debido a esto, el sugiere que se debe invertir fuertemente en la investigación y prevención de la obesidad “como si el futuro de nuestra nación dependiera de ello”.

Investigadores realizaron un estudio de 16.344 personas hispanas de diversos orígenes nacionales en cuatro ciudades de EE.UU. (Bronx, Chicago, Miami y San Diego) con promedio de edad de hombres, 40 años, y mujeres, 41. El resultado reveló que el 18 por ciento de las mujeres y el 12 por ciento de los hombres mostraban niveles de obesidad que señalan una preocupación especial acerca de riesgos de salud, definida por un BMI mayor de 35 (el BMI se calcula en función del peso y la estatura).

En términos generales, el tipo de obesidad más grave (BMI  mayor de 40, o más de 240 libras [109 kg] para una persona de 5’5” [1,65 m]) aparecía con mayor frecuencia en adultos jóvenes de 25-34 años; en este grupo de edad afecta a uno de cada veinte hombres y a aproximadamente una de cada diez mujeres.

Las personas de origen mexicano eran el grupo más grande (cerca del 37 por ciento de los sujetos), seguidas de las de origen cubano (20 por ciento) y portorriqueño (16 por ciento).

Más de la mitad de esas personas tenían niveles dañinos de colesterol HDL (el colesterol “bueno”) y de inflamación, medidos con un marcador denominado proteína C-reactiva, afirmó Kaplan. Cerca del 40 por ciento tenía alta presión arterial, y más de una cuarta parte padecía diabetes. “Es una carga muy pesada para estos jóvenes, quienes deberían estar en la flor de la vida”, dijo Kaplan.

“Los jóvenes, y en particular los hombres (que en nuestro estudio alcanzaron el nivel más alto de factores de riesgo de futuras enfermedades cardiovasculares), son precisamente las personas que tienden a ignorar la necesidad de tener chequeos médicos regulares, adoptar un estilo de vida saludable y buscar la ayuda de los profesionales de salud.”

El estudio también reveló que las mujeres hispanas tienen una mayor probabilidad que los hombres de encontrarse en el nivel de obesidad más grave. No obstante, en comparación con las mujeres, la alta presión arterial y la diabetes (en ambos casos, factores de riesgo de enfermedades cardiacas y de derrame cerebral) parecen estar más estrechamente vinculadas con la obesidad grave en los hombres.

Una multitud de factores biológicos y sociales que afectan al peso de los padres también podrían repercutir en sus hijos, afirmó Kaplan. Es por eso que los resultados referentes a los jóvenes hispanos en edad de procrear, sugieren a Kaplan que los profesionales de salud deberían adoptar una estrategia integral y familiar para el control del peso.

 

Copyright © 2015 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·