Tiempo de Incertidumbre Política Para DACA

March 30, 2017 by · Leave a Comment 

Con la inauguración del presidente Trump, inició una era que ha despertado el temor y la preocupación entre los más vulnerables en el país, incluyendo a los inmigrantes indocumentados y en particular, a los jóvenes beneficiarios de DACA.

La información obtenida durante reuniones y sesiones psicológicas realizadas en la Red de Soñadores de California-México, por ejemplo, fuertemente sugiere que los jóvenes con DACA que viven en hogares de estatus legal mixto, están mostrando una mayor preocupación por sus familiares sin autorización en el país.

Read this article in English: A Time of Political Uncertainty for DACA

“Desde que se dieron a conocer las numerosas redadas de ICE que han ocurrido a lo largo del país … los estudiantes están más asustados y preocupados de que sus padres sean deportados en cualquier momento que de perder su estatus de DACA”, dijo Lidieth Arévalo, directora de multimedia y asistente ejecutiva del director general del Centro de Estudios de California-México, Inc. El centro ofrece un programa de posgrado, de estudios en México para los jóvenes, comúnmente conocidos como “soñadores”, o “dreamers” en inglés.

Stephanie M. Ryan, abogada supervisora del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN, por sus siglas en inglés), dijo que ella también ha visto a clientes con hijos nacidos en Estados Unidos u otros miembros de la familia con estatus legal que “temen la posibilidad de que sus familias se dividan si DACA llegase a terminar.”

NewOrleans

Organizaciones protestan incertidumbre de DACA y DAPA en 2015. Foto archivo de EGP.

“El quedarse sin la protección de DACA significa perder la autorización de trabajo, y el perder la autorización de trabajo significa perder trabajos fiables. La posibilidad de perder todo eso es preocupante”.

Esa angustia es debidamente razonable.

Bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) del gobierno federal, unos estimados 750,000 inmigrantes indocumentados traídos al país en su niñez, recibieron alivio de la deportación. El programa, aprobado a través de la acción ejecutiva del ex presidente Barack Obama en 2012, le dio permisos de trabajo y un alivio emocional a muchos que ahora ha desvanecido.

A poco tiempo de que Trump asumiera la presidencia, su administración amplió la definición de un “criminal” refiriéndose a personas que residen en el país sin documentos legales, ampliando a su vez la lista de prioridades de deportación de los agentes migratorios.

Bajo estas nuevas rígidas pólizas, ni las tres cuartas partes de millón de jóvenes beneficiarios de DACA se libraron. Esto fue comprobado con el caso de Daniel Ramírez Medina, un joven bajo el programa en Seattle, Washington, y el primer beneficiado detenido. Medina fue encarcelado por más de un mes antes de ser puesto en libertad esta semana y está en espera actual de una audiencia.

“El temor ha aumentado entre las personas con DACA”, dijo Arévalo. “Algunos están dispuestos a arriesgarse y aun quieren ir a estudiar a otro país, pero están actuando con más cautela, interrogándonos antes de decidir si aplicarán o no a nuestro programa”.

Aunque la dura posición migratoria de Trump ha permanecido inmóvil desde que él asumió el cargo en enero, aun esta incierto si DACA permanecerá intacto o si el mandatario manejará el programa “con blando corazón”, como lo mencionó anteriormente.

Angélica Salas es directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA, por sus siglas en inglés), una organización que ha ayudado a más de 7,700 jóvenes a solicitar o renovar sus permisos con DACA. Ella catalogó la posibilidad de una derogación del programa “inoportuna” y base para más confusión.

“Les hacemos el llamado a los casi 800,000 jóvenes inmigrantes que se han inscrito con DACA hasta ahora de no entrar en pánico. Busquen información verificable y oriéntense por medio de fuentes confiables, y sigan luchando por encontrar una solución permanente”, expresó en un comunicado a la prensa .

Este consejo es exactamente lo que Jacqueline García, una beneficiaria de DACA de origen mexicano desde 2012, está haciendo para combatir la incertidumbre que la rodea.

“Yo no tengo miedo en lo absoluto porque jamás he cometido ningún delito”, dijo García. “Tengo bastante información y sé lo que por ley puedo decirle a agentes de inmigración si me llegarán a enfrentar.  El hecho de estar súper informada me da más confianza,” le dijo a EGP.

García al igual le aconseja a los beneficiarios actuales del programa que sigan las pautas de conducta especificadas por el gobierno cuando aplicaron por primera vez.

“No hagan cosas que obviamente no reflejen una buena conducta moral,” dijo García.“Para una persona legal el recibir un DUI, por ejemplo, solo puede significar tener que pagar un ticket pero a un beneficiario de DACA con eso le quitan todo”.

Ryan reiteró el mismo asesoramiento y añadió que es esencial que las personas parte del programa se mantenga al tanto de los anuncios gubernamentales y eviten meterse en problemas.

“Si usted tiene antecedentes penales previos (arrestos, cargos o condenas) o si ha tenido algún contacto previo con inmigración, primeramente debe consultar con un abogado migratorio con experiencia o con un representante acreditado antes de renovar su aplicación de DACA”, dijo Ryan.

Para aquellos que están bajo el programa y desean viajar a otro país, los expertos legales de CHIRLA no se lo aconsejan. Según la organización, bajo el clima político actual, todos aquellos que salgan del país y traten de regresar “corren un mayor riesgo de no poder entrar de regreso a Estados Unidos”.

Debido a las advertencias, el Centro de Estudios México-California, Inc. había suspendido sus planes para el Programa de Estudiantes Soñadores a México de este verano. Sin embargo, ahora han decidido seguir adelante con el viaje.

“Después de reflexionar y de ver el continuo interés de los beneficiarios de DACA de estudiar en otro país, decidimos aprovechar la oportunidad de posiblemente realizar lo que podría ser el último [viaje]”, dijo Arévalo. No obstante, el acuerdo es que lo más esencial para las personas es que se mantengan al día con los anuncios de actualizaciones de ley para estar alerta.

“Lean, acérquense a sus iglesias y organizaciones y no tengan miedo de preguntar,” dijo García. “Si no hablan del tema por miedo de que vayan atraer a la mala suerte, como a menudo se hace con temas como la muerte o inmigración, no estarán preparados en caso de que algo suceda”, dijo Garcí

El DUI, Enemigo de los ‘Soñadores’

March 16, 2017 by · Leave a Comment 

Cientos de jóvenes indocumentados han perdido el amparo que les ofrecía la Acción Diferida (DACA) por manejar bajo la influencia del alcohol o drogas (DUI, en inglés) o casos de violencia doméstica, lo que les pone en peligro de ser deportados, alertan expertos.

“El DUI es uno de los delitos más comunes que hemos visto en jóvenes que no pueden renovar el estatus, y es una ofensa que no puedes borrar del expediente”, advierte Salvador Sanabria, director de El Rescate.

Cuando María Isabel Hernández se enteró de que su hijo Oscar, de 26 años, fue multado por manejar bajo la influencia del alcohol a principios del año pasado no se imaginó todo lo que el perdería.

“Son chamacos, y él dice que sólo se había tomado una cerveza. El mayor problema es que los amigos que venían en el carro sí estaban borrachos y eso enojó más al policía”, relata la inmigrante.

Oscar, que estaba amparado por DACA desde 2013, no pudo renovar su permiso de residencia y trabajo temporal en octubre pasado, perdió el trabajo y ahora vive con la angustia de que un día los agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) toquen su puerta.

“Con estas nuevas prioridades de las autoridades de Inmigración todos están en riesgo, el ICE lo ha puesto de manifiesto con mensajes, incluso en las redes sociales”, advierte Fernando Romo, abogado de inmigración.

Romo se refiere a los mensajes que ICE publicó la pasada semana en su cuenta de Twitter en los que deja claro que “DACA no es un estatus legal protegido”.

“Es una clara advertencia para decir no crean que son intocables” insiste Romo.

Aunque los mensajes aclaran que los destinatarios activos de DACA están en un nivel más bajo de prioridad de cumplimiento, no exime a los portadores del beneficio de estar bajo la lupa de las autoridades.

Estos mensajes llegaron en medio de la polémica detención de varios jóvenes indocumentados: Daniela Vargas y Daniel Ramírez.

Vargas, que fue detenida minutos después de participar en una conferencia de prensa para denunciar las deportaciones, ya fue liberada la pasada semana, mientras que Ramírez espera una vista judicial esta semana en la que podría resolverse su situación.

Como ejemplo de la seriedad con la que toman la aplicación de las normas, las autoridades explicaron a través de la red social que 1,500 beneficiarios de DACA habían perdido el estatus por haber cometido un crimen.

Romo asegura que estos números son una pequeña muestra de los cientos de jóvenes que están expuestos a ser un objetivo de las autoridades de inmigración.

De acuerdo a las estadísticas del Servicio de Inmigración y Ciudadanía, (USCIS), agencia que otorga el amparo, hasta el año pasado 606,264 jóvenes soñadores solicitaron la renovación del beneficio. De ellos, 526,288 obtuvieron nuevamente el amparo, 75,205 aún esperan una respuesta y a casi 5,000 se les negó.

“Una gran parte de los que les niegan el beneficio es porque cometieron un delito cuando tenían la protección, y deciden intentar renovarlo creyendo que las autoridades no se enteran”, asegura Romo.

Oscar, no forma parte de estos números porque nunca solicitó la renovación en octubre pasado.

“Fuimos con varias organizaciones y abogados pero nadie quiso hacerlo, el DUI fue su sentencia y ya no se puede hacer nada, no se puede regresar el tiempo”, asegura Hernández.

Las autoridades aprobaron la solicitud inicial de 741,546 jóvenes, pero hasta el año pasado 526,288 beneficiados habían pedido la renovación, por lo que alrededor de 215,000 estarían en el limbo.

Otro de los mensajes alarmantes de ICE en Twitter se refiere a las deportaciones: “La Acción Diferida no impide que el DHS (Departamento de Seguridad Nacional) ejecute una orden de expulsión”.

Para el abogado Alex Gálvez, esta es una de las alertas más importantes para los amparados por este beneficio.

“Si tienes una orden de deportación final y pierdes el beneficio, te van a deportar, porque ya perdiste la oportunidad de ir ante un juez, la ley es muy clara”, insiste.

Junto al DUI, delitos relacionados con la violencia doméstica son las causas más comunes que anulan el amparo, asegura Sanabria, mientras ICE indica que sus prioridades están en inmigrantes que hagan parte de pandillas, que cometan un crimen o sean una amenaza para la seguridad pública.

“Una persona manejando en estado de ebriedad puede ser considerada como amenaza a la seguridad pública y es importante que los jóvenes lo entiendan, esto no es un juego”, insiste Sanabria.

Estudiantes indocumentados de California pierden ayuda por temor a Trump

March 2, 2017 by · Leave a Comment 

El temor, la confusión y el ambiente de incertidumbre que reina entre la comunidad inmigrante desalentó a miles de estudiantes de California a aplicar para las ayudas de la Ley del Sueño estatal, que permite a los estudiantes indocumentados recibir ayuda financiera para pagar matrícula, advirtieron los funcionarios el 22 de febrero.

“Hay un gran miedo y confusión por lo que está pasando con este nuevo Gobierno, pero queremos decirles que nuestro programa es estatal y no tienen nada que temer”, declaró a Efe Lupita Cortés Alcalá, directora ejecutiva de la Comisión de Ayuda Estudiantil de California (CSAC).

Según datos de CSAC, las solicitudes para favorecerse del programa “California Dream Act” han bajado más del 60 por ciento este año respecto al año pasado, ya que la convocatoria del año escolar 2017/2018 sólo recibió 17.819 solicitantes hasta el viernes pasado, mientras que el año pasado la cifra llegó a 46.731.

De acuerdo a Cortés, la baja en el número de solicitudes tiene preocupadas a las autoridades que están redoblando los esfuerzos para que los estudiantes entiendan la diferencia entre el programa estatal California Dream Act y el beneficio federal de la Acción Diferida (DACA).

“No compartimos la información con las autoridades federales, así que esperamos que los estudiantes indocumentados de California no pierdan la oportunidad de usar estos beneficios a los que tienen derecho”, insistió.

El plazo para que los jóvenes inmigrantes puedan aplicar al programa California Dream Act se vence el próximo 2 de marzo.

Para Jorge Mario Cabrera, portavoz de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), el dramático descenso sería una de las consecuencias de la retórica antiinmigrante de la Administración Trump, incluso en estados como California que han apostado por proteger a los indocumentados.

“Hemos impulsado talleres educativos para animar a los estudiantes a aprovechar estas ayudas y demostrar que ellos son muy valiosos para este país, sin importar lo que esté diciendo este Gobierno”, apuntó.

A pesar de que este martes, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) divulgó un memorando que amplia las directrices para los arrestos y deportaciones, éste especificó que los beneficiados con DACA a partir de 2012, no se verán afectados por las nuevas órdenes de la agencia federal.

En cuanto a la Ley del Sueño de California, desde su implementación en el año escolar 2013/14, ha concedido a los beneficiados unos 71.4 millones en subsidios estatales y becas, según datos de CSAC.

Este año, las autoridades establecieron una línea de llamada telefónica para aclarar preguntas, a la vez que están invitando a los soñadores indocumentados a preguntar y aplicar antes de la fecha límite del 2 de marzo.

“Lo único que no pueden quitarles es la educación, no importa que sea un semestre, un año más, tienes que seguir en la escuela y aprovechar esta oportunidad y estos recursos económicos”, insistió Cortés.

Denuncian Detención de Otro ‘Soñador’

March 2, 2017 by · Leave a Comment 

Un “soñador” beneficiario del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) fue detenido por las autoridades, informó el 22 de febrero una organización de defensa de los inmigrantes de Los Ángeles.

El joven residente del Sur de California fue detenido por las autoridades hace más de una semana y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) “ha hecho extremadamente difícil para el abogado el contacto con el joven”, denunció la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA).

“ICE detuvo al joven adulto hace 10 días. Todavía no se sabe dónde está detenido”, recalcó la organización.

CHIRLA indicó que Joseph Porta, abogado del “soñador”, cuyo nombre no fue facilitado, exigirá mañana en una conferencia de prensa en Los Ángeles, que las autoridades de inmigración informen en dónde tienen detenido al joven.

El abogado del joven y su familia igualmente exigirán que se facilite el contacto con el beneficiario de la acción administrativa emitida por el expresidente Barack Obama y que se expliquen las razones de su detención.

Igualmente se reclamó hoy que el joven “ha sido transferido a varios centros de detención a través del país y no se le ha garantizado el acceso a su abogado”.

Con este caso ya serían tres los jóvenes beneficiarios de DACA que han sido detenidos luego de que fueran dadas a conocer las nuevas directrices sobre inmigración del Gobierno del presidente Trump.

Edwin Santiago Romero Escamilla, de 25 años de edad y estudiante de la Universidad de Texas en Dallas, quien estaba detenido en la cárcel del Departamento de Policía de Richardson con una orden de detención del ICE, fue liberado hoy según informó la organización RAICES.

No obstante, el mexicano Daniel Ramírez Medina, un “soñador” indocumentado de 23 años, detenido a mediados de febrero en Seattle, Washington, sigue en el centro de Detención de Tacoma.

El caso de Daniel Ramírez Medina es el primero conocido de la detención de un “soñador” tras la llegada de Trump al poder.

El joven, que se acogió al programa DACA en 2014, carece de antecedentes y fue detenido, según información del Departamento de Justicia, cuando los agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) procedían a detener a su padre en su casa en Des Moines, Washington.

Su padre, Antonio Ramírez Polendo, estuvo un año en la cárcel en Washington por tráfico de drogas y ha sido deportado ocho veces, según el registro de las autoridades.

El joven soñador detenido, según han informado las autoridades, reconoció haber tenido nexos con la pandilla Sureños en California y luego con otros pandilleros en el estado de Washington.

Sin embargo, su abogado negó categóricamente sus vínculos con las pandillas, argumentando que fueron las autoridades quienes lo presionaron para la declaración.

El memorando, divulgado y firmado este martes por el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, precisa que no solo se perseguirá a los inmigrantes indocumentados con cargos criminales violentos, sino también aquellos que hayan “abusado” de los beneficios públicos o que, “a juicio de un agente de inmigración, puedan suponer un riesgo para la seguridad pública y seguridad nacional”.

Sin embargo, el memorando especificó que los beneficiados con DACA a partir de 2012, no se verán afectados por las nuevas órdenes de la agencia federal.

Los 750.000 jóvenes que recibieron del presidente Barack Obama protección provisional contra las deportaciones, y permisos de trabajo por tres años, mantendrán el estatus, mientras cumplan con las reglas del programa.

Líderes Demócratas Piden a Obama que Perdone a ‘Soñadores’

November 23, 2016 by · Leave a Comment 

El perdón presidencial a un pavo durante la temporada de Acción de Gracias es una tradición americana. El perdón, programado para el miércoles en el Jardín de las Rosas, permite que el pavo continúe viviendo libre.

Tres miembros de la Cámara Democrática instaron al Presidente Barack Obama a que ejerza la misma compasión y autoridad constitucional, antes de dejar el cargo, hacia 750,000 comúnmente denominados “Soñadores” (“Dreamers” en inglés), en una conferencia de prensa el jueves pasado.

Los representantes Roybal-Allard (CA-40), Zoe Lofgren (CA-19) y Luis V. Gutiérrez (IL-4) le pidieron al comandante en jefe que proteja a los jóvenes indocumentados traídos a los Estados Unidos como niños, que se inscribieron a DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals en inglés).

Temiendo que el presidente electo Donald Trump revoque DACA una vez asuma el cargo, los líderes democráticos quieren asegurar que los tres cuartos de millón de soñadores estén protegidos contra la deportación.

“No es culpa de ellos, estos estadounidenses son prisioneros en su propio país, viviendo su vida cotidiana sin saber si serán deportados a un país extranjero”, dijo Roybal-Allard el jueves en el Capitolio de los Estados Unidos.

“Si se ven obligados a abandonar Estados Unidos, es nuestro país el que perderá”.

El Presidente Obama emitió la orden ejecutiva creando DACA en junio del 2012 para proteger de la deportación a jóvenes que fueron traídos al país ilegalmente por un padre u otro guardián.

En ese entonces, Obama dijo que los jóvenes inmigrantes indocumentados son “estadounidenses de corazón”, pero no “en escrito”, reconociendo que muchos de los elegibles para DACA han pasado la mayor parte de su vida en los EE.UU. y no tienen lazos con el país en el que nacieron.

(Rep. Lucille Roybal-Allard)

(Rep. Lucille Roybal-Allard)

El miedo está creciendo entre los residentes indocumentados de que Trump actúe en su promesa de campaña y que elimine la acción ejecutiva de Obama, la cual creó DACA. Esto causaría la deportación de 2 a 3 millones de personas en Estados Unidos con antecedentes criminales.

Bajo DACA, tres cuartos de millón de inmigrantes sin estatus legal han sido elegibles para recibir un permiso temporal renovable, de dos años, para trabajar legalmente en los Estados Unidos. También les permite obtener un número de Seguro Social, pagar impuestos y obtener licencias de conducir, causando un alivio al miedo de la deportación.

Para calificar, los solicitantes necesitaban haber sido traídos a los Estados Unidos como niños o adolescentes, ser menor de 31 años, haber vivido en el país por al menos cinco años y estar inscritos en una escuela o el haber recibido un diploma de una escuela secundaria o su equivalente.

Los que se registraron bajo la iniciativa DACA pagaron una cuota, se tomaron huellas dactilares, proporcionaron direcciones de familiares y tuvieron que pasar una verificación de antecedentes penales. Esto significa que el Departamento de Seguridad Nacional podría localizarlos fácilmente si fueran sujetos a deportación bajo la Administración de Trump , señalaron los funcionarios electos en una carta dirigida al presidente.

“El usar su autoridad de indulto para proteger a los jóvenes que dependen del programa que implementó, el cual no está sujeto a reversión, es literalmente una cuestión de vida o muerte”, dice la carta.

El presidente Obama no respondió directamente a la solicitud, pero la Casa Blanca reiteró que el presidente toma en serio su poder ejecutivo de clemencia y explicó que el perdón podría proporcionar un estatus legal al indocumentado, lo que DACA no concede.

“Como lo hemos dicho repetidamente durante años, sólo el Congreso puede crear un estatus legal para los indocumentados”, dijo un funcionario de la Casa Blanca.

Los tres miembros del congreso señalan que el poder de conceder indultos y perdones se extiende a las violaciones civiles de la inmigración.

“Confiamos en que usted considere nuestra petición con la máxima urgencia dada la gravedad de la situación y esperamos que estos perdones puedan lograrse esta temporada de Acción de Gracias”, concluyó la carta.

Beneficiarios de DACA Viajan a México Como Parte de Programa Universitario

July 6, 2016 by · Leave a Comment 

Un grupo de estudiantes indocumentados amparados bajo la Acción Diferida para los llegados en la infancia (DACA) viajarán fuera de los EE.UU. por primera vez. Gracias a un programa entre México y California, estos jóvenes podrán tener un contacto directo con la cultura y la realidad de sus raíces.

Con ansiedad y emoción, los jóvenes estudiantes de un curso académico de la Universidad Estatal de California Long Beach (CSULB), viajarán el próximo mes de julio a México. un lugar que muchos de ellos no conocen o ya no recuerdan.

Entre el grupo también hay estudiantes centroamericanos.

“Creo que van a tener un conflicto, pero será un conflicto bello al poder reconectarse con sus seres queridos”, señaló a Efe Alfredo Carlos Jerez, profesor de Ciencias Políticas y Estudios Chicanos de la universidad californiana, quien viaja con el grupo como profesor adjunto.

El curso es organizado por el catedrático de CSULB Armando Vázquez Ramos, junto con el Centro de Estudios California-México, y contempla un viaje a México como parte de la “experiencia académica”, según el catedrático, en donde los estudiantes mantendrán un “intercambio cultural” y participarán en diversas charlas con profesionales de ese país.

Los alumnos, además de asumir el coste del viaje, que asciende a cerca de $5.000 dólares, se comprometen a promover el programa a su regreso, en el mes de agosto.

“Estamos sembrando semillas, porque tienen un compromiso de regresar y abrir esta oportunidad para muchos”, resaltó Vázquez Ramos, tras poner de relieve la diversidad de los estudiantes que integran el grupo de 35 alumnos.

Para poder formar parte del programa en el país vecino, además de matricularse en el curso, los jóvenes deben ser beneficiarios del programa DACA y contar con aprobación del Gobierno para un permiso temporal de viaje fuera del país.

Vázquez aseguró que el grupo regresará al país legalmente y ello además marcará un punto de partida para cualquier proceso de legalización que emprenden de cara al futuro.

Un temor extendido en el grupo es cómo afrontar la diferencia cultural entre los que han crecido en EE.UU. y sus familiares en México, los cuales en muchos casos se han desarrollado en un entorno con menos oportunidades educativas.

Pero por encima de todo se respira expectación, como la que vive Fidel Gómez, que salió del Distrito Federal mexicano a los 14 años de edad, sólo y con muchos sueños, con el fin de ayudar a su familia desde EE.UU.

“Voy a regresar donde mi familia para verlos, darles un abrazo y decirles cuánto los he extrañado y contarles lo que he hecho”, declaró a Efe Gómez, que acaba de cumplir 31 años y estudia una maestría en Negocios Internacionales.

“Al final del día creo que fui el que sufrió más, pero creo que el sufrimiento valió la pena”, reconoció este joven beneficiario de DACA.

Para Carla Daniela Martínez, quien llegó con sus padres a los nueve meses de nacida, además de la emoción de volver a ver a su familia, el viaje tiene un interés académico y social.

“Voy a conocer cómo son los servicios en México para los sordomudos y los voy a implementar a mi regreso aquí, para los sordomudos que son indocumentados”, contó a Efe la joven fonoaudióloga.

Otra estudiante, que solo se identificó como “Gaby” y es estudiante de Antropología Cultural y Estudios Internacionales en CSULB, se suma al grupo con la meta de “implementar un programa similar” en su comunidad, además de querer profundizar en las relaciones comerciales entre México y Estados Unidos, según señaló a Efe.

El grupo de 35 “soñadores” partirán hacia México el 26 de julio y tienen programado regresar a Estados Unidos el 16 de agosto.

¿Vale la Pena la SB10? ¿Qué es una Exención?

June 16, 2016 by · Leave a Comment 

Nidia Torres dice que pagar una multa por no tener seguro de salud es injusto al no ser elegible para un plan asequible y no es fácil encontrar cobertura de salud cuando no se sabe  por donde comenzar.

Torres, 34, tiene el estatus de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), haciéndola elegible para un aplazamiento de la deportación y un permiso de trabajo, pero no para el seguro de salud a través de la Ley de Asistencia Médica Asequible (ACA)—también conocida como Obamacare—debido a su estatus cuasi-legal.

Read this article in English: Dreamers In Search of Affordable Health Care

Sin embargo, la medida estatal SB10—conocida como la Exención #Health4All—firmada por el gobernador Jerry Brown el viernes le podría abrir las puertas a la cobertura médica a ella y a otros beneficiarios de DACA y personas indocumentadas que actualmente están excluidos del Obamacare, puesto que no son considerados con presencia legal en el país.

Mientras que muchos celebran la legislación como un paso positivo hacia la inclusión de los inmigrantes, su impacto puede ser más simbólico que práctico, ya que no les da acceso a los subsidios que a menudo permiten que una cobertura sea asequible.

 

Exención #Health4All 

La SB10, escrita por el senador Ricardo Lara (D-Bell Gardens), permite a California pedir una exención federal para permitir que los inmigrantes indocumentados y los beneficiarios de DACA utilicen su propio dinero para comprar un seguro de salud a través de Covered California, el mercado de seguros en línea del estado. Bajo ACA, los estados pueden solicitar una exención para modificar provisiones de la ley basada en las directrices establecidas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.

“Este proyecto de ley presenta una oportunidad histórica para que California se convierta en el primer estado en la nación para solicitar una exención federal”, dijo el senador Lara el viernes en un comunicado.

De ser aprobada, la exención de California no tendrá ningún impacto financiero en el gobierno federal porque la SB10 no permite que indocumentados ni beneficiarios de DACA reciban subsidios del gobierno que reducen el costo de las primas mensuales.

Sin embargo, los defensores lo ven como un paso importante hacia adelante, y Covered California estima que unas 50.000 personas adicionales—que ganan demasiado dinero para calificar para Medi-Cal—podrán comprar cobertura a través del mercado si la exención es aprobada.

Nidia Torres junto a su hija Jimena es beneficiaria de DACA. (Cortesía de Nidia Torres)

Nidia Torres junto a su hija Jimena es beneficiaria de DACA. (Cortesía de Nidia Torres)

Torres, quien es madre soltera de una niña y gana $23.000 al año, le dijo a EGP que su ingreso es considerado demasiado alto para calificar para Medi-Cal, pero no lo suficientemente alto como para adquirir un seguro médico por su cuenta.

“He estado queriendo ir al médico para un examen físico y me dijeron que cuesta alrededor de $100” porque no tengo seguro, le dijo a EGP, explicando que optó ir a una clínica comunitaria y hacer un solo pago en vez de tratar de pagar mensualmente por un seguro que tal vez no ocupe constantemente.

“No es que no quiera comprar la cobertura, pero es que no me alcanza”, le dijo a EGP.

La SB10 no le dará acceso a un plan asequible para su bolsillo.

El portavoz de Lara, Jesse Melgar le dijo a EGP que a pesar de que no habrá subsidios bajo la SB10, esta propuesta si lucha por atención de salud médica para todos.

Hay alrededor de 390.000 inmigrantes indocumentados que ganan demasiado para calificar para Medi-Cal, dijo Melgar. “De ellos, se estima que el 10% ganan más del 400% del FPL (límite de pobreza federal) que significa que no serían elegibles para ningún subsidio independientemente de su estatus migratorio”.

Reconocemos que la SB10 haría un cambio modesto pero “creemos que aun así el cambio es importante, más allá del simbolismo de la inclusión y de una política explícita de exclusión en el ACA”, Anthony Wright, director ejecutivo de Acceso a la Salud de California le dijo a EGP.

Con más del 70% de los californianos indocumentados en familias de estatus mixto, esto significa que muchos obtendrán subsidios, dijo Wright, citando dos ejemplos donde personas se beneficiarían al obtener acceso a Covered California.

El primero es una familia de tres; el niño recibe cobertura gratis de Medi-Cal, uno de los padres tiene cobertura con subsidio por alrededor de $50 al mes, y el otro paga alrededor de $250 al mes para una cobertura sin subsidio.

“Como familia, en sus ingresos, $300 podrían ser un esfuerzo, pero podría realizarse dependiendo como priorizan”, explicó.

El acceso a Covered California también beneficiaría a las personas que tienen los medios para pagar por la cobertura, como a los trabajadores contratados en el Silicon Valley que no tienen cobertura de salud patrocinado por el empleador, dijo Wright.

Residentes de Los Ángeles sin seguro médico tienen la opción de visitar clínicas comunitarias para recibir sus servicios de salud. (EGP foto por Jacqueline García)

Residentes de Los Ángeles sin seguro médico tienen la opción de visitar clínicas comunitarias para recibir sus servicios de salud. (EGP foto por Jacqueline García)

El portavoz de Covered California, Dana Howard le dijo a EGP que en la actualidad los inmigrantes indocumentados pueden comprar seguro médico privado, pero la aprobación de la SB10 beneficiaría a las familias de estatus mixtos haciendo “más fácil el comprar sus servicios [médicos] en un solo lugar”.

Sin embargo, en una entrevista con California Healthline, el agente de seguros Alex Hernández dijo que la gente no se apresura a comprar planes de salud, debido al alto costo.

Hernández calcula que una mujer en sus 20 años, que gana alrededor de $45.000 al año, tendría que pagar $304 por mes para un plan estándar de Anthem Blue Cross a través del intercambio del mercado de salud. Si compra ese mismo plan directamente de Anthem, le costaría $303.30, le dijo a California Healthline.

Dar acceso a todos los californianos a Covered California hace que el sistema de salud sea más inclusivo y eficiente, sostiene Maricela Rodríguez, gerente de programa con The California Endowment.

“No todos los individuos indocumentados podrán pagar el cuidado de salud a través de Covered California y seguirán siendo excluidos de Medi-Cal”, le dijo a EGP en un correo electrónico, reconociendo que la medida no es una solución total.

“Sin la ayuda de subsidios, la asequibilidad seguirá siendo una barrera para muchos. Es por eso que este es sólo un primer paso y junto a defensores y líderes políticos, vamos a seguir luchando por la justicia de salud para todos”, enfatizó.

El gobierno federal tiene 225 días para conceder o denegar el permiso.

 

¿Excluido de Obamacare? No hay multa por no tener seguro médico

Mientras tanto, los inmigrantes indocumentados y beneficiarios de DACA, al igual que Torres, que fueron excluidos de Obamacare pero multados por no tener seguro de salud pueden solicitar un reembolso y una exención ante futuras sanciones.

Cuando Torres presentó sus impuestos en el 2015 con H&R Block fue penalizada alrededor de $200 por no tener seguro de salud en el 2014. “Yo no sabía que estaba exenta”, dijo.

La página web de Covered California establece que los beneficiarios de DACA y los inmigrantes indocumentados son elegibles para una exención de impuestos por no tener seguro médico.

Sin embargo, no todos los preparadores de impuestos saben de la exención y muchos harán que sus clientes paguen la multa. Es importante que los beneficiarios de DACA expliquen su estado legal a su preparador antes de presentar sus impuestos, dice Elba Schildcrout, directora del departamento de Riqueza Comunitaria y preparadora de impuestos en East LA Community Corporation (ELACC).

ELACC esta asociado con el programa de Asistencia Voluntaria para Presentación de Impuestos (VITA)—del Servicio de Impuestos Internos—para ayudar sin costo alguno a contribuyentes de bajos y medianos ingresos a presentar sus impuestos.

Una vez que los beneficiarios de DACA han revelado su estado, los preparadores de impuestos deben presentar la Forma 8965 Health Coverage Exemptions (Exenciones de Cobertura de Salud) junto con su declaración de impuestos 1040.

Quienes han pagado la multa por error pueden presentar una enmienda para recuperar su dinero, dijo Schildcrout.

El proceso es factible, aseveró, pero agregó que los preparadores de impuestos generalmente cobran para presentar una enmienda.

Es triste ver que los clientes pagan por una enmienda a una declaración de impuestos que estuvo mal hecha, Schildcrout le dijo a EGP.

El programa VITA puede ayudar a beneficiarios de DACA a presentar una enmienda, libre de costo, si pagaron una multa en el pasado por no tener un seguro de salud, confirmó Schildcrout.

 

La serie de tres partes fue producida como un proyecto para California Health Journalism Fellowship, un programa del Centro de Periodismo de la Salud de la Escuela de Comunicaciones y Periodismo de USC Annenberg.

Para leer Parte 1:  DACA y Obamacare: ¿Quién Califica?

Para leer Parte 2: El desafío de la salud en hogares con estatus mixtos.

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

El Desafío de la Salud en Hogares Con Estatus Mixtos

June 9, 2016 by · Leave a Comment 

La residente de Huntington Park Stephanie Martínez tenía sólo cinco años de edad cuando sus padres la trajeron a vivir a EE.UU. como indocumentada. Ahora a sus 23 años, ella es una de las aproximadamente 853.000 personas en el país que tienen un estatus temporal cuasi-legal a través de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) promulgada por el presidente Obama en 2012.

También hoy en día ella tiene un seguro de salud, pero al igual que muchos en su situación el camino hacia la cobertura estuvo lleno de obstáculos complicado por el estatus mixto de inmigración de su familia y un ingreso familiar combinado considerado demasiado alto para calificar para los subsidios de salud, pero demasiado bajo para pagar un seguro privado.

Read this article in English: Dreamers in Search of Affordable Health Care

Bajo DACA, los jóvenes entre 16 y 31 años de edad que fueron traídos al país ilegalmente cuando eran niños pueden evitar temporalmente la deportación y trabajar legalmente en EE.UU. siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos, como asistir o terminar la preparatoria y pasar una prueba de antecedentes criminales.

Para muchos que han calificado hay un sentido de normalidad, de no vivir más bajo la sombra de la sociedad, a menos que al igual que Stephanie vivan en un hogar de “estatus mixto”, donde algunos miembros de la familia son ciudadanos, residentes legales, o beneficiarios de DACA, pero otros son indocumentados.

Cuando fue promulgada en 2014, la Ley de Asistencia Asequible (ACA)—también conocida como Obamacare—los beneficiarios de DACA, comúnmente conocidos como “soñadores”, y los inmigrantes indocumentados quedaron explícitamente excluidos para comprar cobertura de salud a través de los planes patrocinados por el gobierno ni a recibir créditos tributarios de primas u otros ahorros en el mercado.

“Es política,” dijo a EGP Gabrielle Lessard, abogada de política de salud con el Centro Nacional de Leyes de Inmigración, explicando que la Administración Obama sabía que se enfrentaría a una reacción violenta si se permitiera a los indocumentados y beneficiarios de DACA participar en el programa, pese a que pagan impuestos, los mismos que ayudan con subsidios a la cobertura.

A su corta edad, Stephanie no estaba preocupada por no tener seguro de salud; después de todo, es joven y saludable. Sin embargo, no se podía decir lo mismo de su padre Álvaro Martínez, quien sufre de diabetes y necesita atención médica constante. Él enfrenta una lucha para obtener atención médica asequible debido a su estatus de indocumentado.

La familia Martínez es considerada una familia de estatus mixto donde los padres son indocumentados y los hijos son beneficiarios de DACA. (Cortesía de Stephanie Martínez)

La familia Martínez es considerada una familia de estatus mixto donde los padres son indocumentados y los hijos son beneficiarios de DACA. (Cortesía de Stephanie Martínez)

Así que el año pasado, cuando el padre de Stephanie le pidió que solicitara cobertura de salud para la familia a través del seguro de salud del estado, Covered California, ella aceptó  y llenó la solicitud en una feria de salud patrocinada por AltaMed.

Laura Ochoa coordinadora de mercadeo, trabaja en el programa de AltaMed “Soñadores y Medi-Cal” que revisa si beneficiarios de DACA son elegibles para el programa de Medi-Cal del estado para familias de bajos ingresos, incluyendo a beneficiarios de DACA que pudieran calificar para la cobertura bajo el reconocimiento del estado de individuos que se encuentran residiendo permanentemente en EE.UU. protegidos por la ley de color (PRUCOL por sus siglas en inglés), una categoría de elegibilidad para beneficios públicos creado por los tribunales.

Según los funcionarios de inmigración de EE.UU., “un individuo puede ser elegible para Medicaid (Medi-Cal), si es un extranjero que reside en EE.UU. con el conocimiento y permiso del Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) y el INS no contempla exigir la salida del extranjero”, como es el caso de los beneficiarios de DACA.

Los destinatarios de DACA de California y Nueva York cumplen con la norma PRUCOL, dijo Lessard.

Algunos requisitos para calificar para el Medi-Cal de California para los beneficiarios de DACA incluye que tengan un permiso de trabajo válido, un número de seguro social, identificación y prueba de sus ingresos, dijo Ochoa.

Pero el caso de Stephanie era más complicado. Los ingresos combinados de la familia de $46,000 superó el máximo nivel de pobreza federal (FPL) del 138%, o $33.534 al año para una familia de cuatro. Su estado migratorio mixto—sus padres son indocumentados—también hizo que la cobertura de grupo a través del mercado de salud fuera poco probable. El seguro privado es demasiado caro, dijo Stephanie.

Un estudio realizado por el Dream Resource Center del UCLA Labor Center encontró que uno de cada diecisiete niños en EEUU viven en hogares de estatus mixto migratorio.

“Las familias de estatus mixto son un grupo demográfico que crece en Estados Unidos” y su resultado de salud proporciona información sobre el futuro de la salud de la población de EEUU, de acuerdo al estudio “Sin Papeles y Sin Seguro; Un informe de cinco partes sobre jóvenes inmigrantes y la lucha por cuidados de salud en California”.

Stephanie estudia en el Colegio de Santa Mónica y trabaja a tiempo parcial. Dice que es todavía depende de su familia en necesidades básicas como comida y techo.

Según Ochoa, la mejor opción para Stephanie era aplicar como un individuo. Ella dijo que los estudiantes que ganan alrededor de $10.000 podrían calificar para Medi-Cal incluso si sus padres los reclaman como dependientes.

“Si son estudiantes de medio tiempo y trabajadores de medio tiempo, lo más probable es que son elegibles”, agregó.

A principios de este año Stephanie aplicó de nuevo pero esta vez sola y fue aprobada para la cobertura de Medi-Cal mediante L.A. Care Health Plan comenzando el primero de junio.

Stephanie Martinez revisa los documentos que recibió de Medi-Cal (EGP foto por Jacqueline García)

Stephanie Martinez revisa los documentos que recibió de Medi-Cal (EGP foto por Jacqueline García)

Mientras exploraban opciones para la familia, Stephanie también descubrió que el Sr. Martínez califica para la cobertura mediante el programa Capacidad de Pago (ATP) del condado de Los Ángeles, que ofrece servicios de salud asequibles para los residentes del condado de LA que no califican para planes de Medi-Cal, Medicare o Covered California independientemente de su situación migratoria.

El programa es gratis para “individuos con ingresos iguales o menores de $1.367 por mes” y tiene una “[opción] de bajo costo para las personas con ingresos por encima de $1.367 por mes”, como es el caso del Sr. Martínez.

Los solicitantes de ATP sólo pagan por el mes que visitan el hospital o sus clínicas asociadas. Los servicios incluyen visitas al médico y de emergencia, pruebas y medicamentos, explica la página de Internet de Servicios de Salud del Condado de Los Ángeles.

El estudio “Sin Papeles y Sin Seguro”, afirma que la salud de los californianos indocumentados es crucial para el bienestar del estado.

Los investigadores recomiendan expandir ACA a todos los californianos sin importar su estatus migratorio o nivel de ingresos.

“No hay tal cosa como la salud individual; toda la salud es pública y común”, afirma el estudio.

El proyecto de ley SB 10, la exención de la salud para todos, del senador estatal Ricardo Lara, fue recientemente aprobada por los legisladores del estado y podría permitir que los inmigrantes indocumentados compren cobertura de salud a través del mercado de Covered California, pero requeriría primero la aprobación federal.

Martínez le dijo a EGP que ella esta contenta ahora tiene un seguro de salud, pero todavía se preocupa por los problemas de salud de su padre. “Él tiene más necesidad que yo”, dijo.

 

La serie de tres partes fue producida como un proyecto para California Health Journalism Fellowship, un programa del Centro de Periodismo de la Salud de la Escuela de Comunicaciones y Periodismo de USC Annenberg.

 

Para leer Parte 1:  DACA y Obamacare: ¿Quién Califica?

Para leer Parte 3: ¿Vale la pena la SB10? ¿Qué es una exención?

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

Soñadores en Busca de Cuidado de Salud Asequible

June 2, 2016 by · Leave a Comment 

El 15 de junio de 2012 fue un día histórico para miles de jóvenes inmigrantes quienes presenciaron el anuncio del presidente Obama de una orden ejecutiva que los haría elegibles para un alivio temporal contra la deportación.

“Son jóvenes que estudian en nuestras escuelas…prometen lealtad a nuestra bandera. Son estadounidenses en su corazón, en su mente, en todos los sentidos, menos uno: en papel”, dijo Obama cuando introdujo la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), un programa que beneficia a cerca de 1,5 millones de jóvenes traídos al país ilegalmente cuando eran niños con un amparo contra la deportación y un permiso de trabajo, ambos renovables cada dos años.

Read this article in English: Dreamers In Search of Affordable Health Care

Más de 853.000 inmigrantes entre las edades de 16 a 31 años, usualmente conocidos como “soñadores”, se han beneficiado de DACA desde el anuncio del presidente. Para muchos, vino  la posibilidad de trabajar legalmente y la esperanza de mayores salarios y beneficios.

Sin embargo, el obtener seguro de salud no ha sido fácil para algunos. Para otros, no es una prioridad.

La Ley de Atención Médica Asequible (ACA por sus siglas en inglés), promulgada en 2014—comúnmente conocida como Obamacare—excluyó a beneficiarios de DACA de la cobertura, puesto que no son residentes permanentes legales ni ciudadanos de EE.UU.

En esta serie de tres partes, EGP analiza algunos de los desafíos que este grupo de soñadores se enfrentan en la búsqueda de atención médica asequible y las opciones que tienen para acceder a servicios médicos.

DACA y Obamacare: ¿Quién Califica?

La residente de Los Ángeles Nidia Torres llegó a EE.UU. cuando tenía seis años de edad. Como indocumentada vivió bajo las sombras durante más de dos décadas esperando no ser descubierta o deportada a México, un país al que no considera su hogar.

En 2013, todo cambió. Torres recibió su estatus de DACA y esperanzada comenzó a planear para el futuro. Ella le dijo a EGP que en ese momento supo que las oportunidades que un permiso de trabajo, una licencia de conducir y número de seguro social traerían a su vida serían interminables, incluyendo el poder proveer un mejor futuro para su hija que nació en EE.UU.

“No más vergüenza por no tener papeles”, Torres dice que pensó en cuanto recibió su permiso de trabajo por correo.

Nidia Torres, 34, junto a su hija de cuatro años dijo que DACA le ha proveído grandes oportunidades, a excepción del seguro médico, en el país que considera su hogar. (Foto cortesía de Nidia Torres)

Nidia Torres, 34, junto a su hija de cuatro años dijo que DACA le ha proveído grandes oportunidades, a excepción del seguro médico, en el país que considera su hogar. (Foto cortesía de Nidia Torres)

Inmediatamente Torres consiguió un trabajo de mesera en un restaurante de una cadena nacional donde le pagaban el salario mínimo más propinas, pero no le ofrecieron seguro de salud.

“Ya puedo trabajar legalmente, mi hija tiene Medi-Cal. Creo que estoy bien”, ella le dijo a EGP, explicando que después de años de trabajos mal pagados con largas horas que le dejaban poco tiempo para ver a su hija, el nuevo trabajo fue un gran avance.

“Yo quería un trabajo”, le dijo a EGP. “Además casi no me enfermo” por lo que el seguro de salud no fue un gran problema, añadió aseverando que tampoco tenía idea de dónde obtener cobertura por su cuenta.

Torres, quien habla inglés y español, y tiene algo de educación universitaria pronto fue ascendida a supervisora y está ganando más dinero, pero todavía no tiene cobertura de salud.

El objetivo de Obamacare era aumentar “la calidad, la disponibilidad y la asequibilidad” del seguro médico privado y público a los entonces más de 44 millones de estadounidenses sin seguro, siempre y cuando sean residentes legales permanentes de Estados Unidos o ciudadanos. Para mantener los costos bajos, un gran número de jóvenes, sanos—el mismo grupo elegible para DACA—tendría que estar inscrito, sin embargo, los inmigrantes indocumentados y beneficiarios de DACA no son elegibles para comprar cobertura de salud a través de los planes patrocinados por el gobierno ni a recibir créditos tributarios de primas u otros ahorros en el mercado, pese a que ellos pagan al sistema fiscal.

Gabrielle Lessard, abogada de políticas de la salud con el Centro Nacional de Leyes de Inmigración, dice que la política es injusta. Los beneficiarios de DACA están trabajando y pagando impuestos por un servicio que no pueden solicitar, le dijo a EGP.

“La exclusión de los beneficiarios de DACA probablemente aumenta el precio del seguro para todas las demás personas”, dijo Lessard.

Sin embargo, en California, algunos inmigrantes indocumentados de bajos ingresos y beneficiarios de DACA podrían calificar para Medi-Cal, un programa de seguro de salud financiado por el estado para familias de bajos ingresos, personas con discapacidades, mujeres embarazadas, niños en hogares de crianza y adultos de bajos ingresos.

Torres no es uno de ellos. De acuerdo con el Departamento de Servicios para el Cuidado de la Salud de California y de los requisitos de elegibilidad federales, el ingreso anual de $23.000 de Torres la pone por un corto margen por encima del nivel federal máximo de pobreza (FLP) de $ 22.108 para una familia de dos, haciéndola inelegible para Medi-Cal.

(DHHS)

Esta gráfica le ayuda a ver si reúne los requisitos para Medi-Cal—sin importar su estatus migratorio—basado en sus ingresos anuales. (DHHS)

Al igual que muchos otros receptores de DACA con ingresos “demasiado altos” para los subsidios del seguro de salud, las opciones de Torres para una cobertura de salud son limitadas, y el proceso para encontrar cobertura asequible pueden ser complejas, de acuerdo con el estudio de la UC Berkley, “Realizando el sueño para los californianos elegibles para la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia: Necesidades de salud y acceso a servicios de salud”.

El estudio encontró que muchos receptores de DACA ni siquiera saben que tienen opciones,. La falta de información refleja “la complejidad” de la red de programas disponibles y el proceso para su acceso, señalaron los investigadores.

El obtener atención médica no tiene por qué ser un problema, dice Irene Holguin, directora de relaciones comunitarias con Arroyo Vista Family Center, una red de cinco clínicas que sirven al lado este y noreste de Los Ángeles.

Durante una feria de la salud gratuita para la familia que se llevó a cabo el viernes en la clínica de Arroyo Vista en Lincoln Heights, Holguín le dijo a EGP que hay opciones para todos, independientemente de su estatus migratorio o ingresos económicos.

Cuando las personas llegan a una de nuestras clínicas por primera vez pasan por una evaluación financiera para determinar a qué tipos de programas son elegibles, dijo. “Nosotros no rechazamos a nadie”, añadió.

Holguín explicó que la clínica ofrece programas de descuentos y opciones de pago para los que no califican para el programa estatal o federal financiado.

Por ejemplo, si un paciente sólo puede pagar $10, Arroyo Vista le ayudará a establecer un plan de pago asequible para pagar el balance, dijo Holguín.

Las clínicas Arroyo Vista proporcionan atención de salud en las comunidades donde aproximadamente el 98% de las familias son latinos y muchos de ellos de bajos ingresos, explicó Holguín.

“Hay mucho [más] que hay que hacer en lo que respecta a informar a la comunidad y animar a la gente a ser proactivos y buscar los servicios de salud preventivos”, aseveró “porque hay muchas personas que tienen enfermedades que ni siquiera saben que padecen”.

En cuanto a Torres, ella le dijo a EGP que estaría dispuesta a visitar una clínica como Arroyo Vista para saber cuales son sus opciones. “Más vale prevenir que lamentar”, dijo.

 

La serie de tres partes fue producida como un proyecto para la California Health Journalism Fellowship, un programa del Centro de Periodismo de la Salud de la Escuela de Comunicaciones y Periodismo de USC Annenberg.

 

Para leer Parte 2: El desafío de la salud en hogares con estatus mixtos.

Para leer Parte 3: ¿Vale la pena la SB10? ¿Qué es una exención?

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

Grupo Anti-Inmigrante Se Opone a Ayudar a Estudiantes “Soñadores”

April 14, 2016 by · Leave a Comment 

Un grupo que promueve el control de la inmigración en California manifestó su oposición a un proyecto de ley que busca “financiar, aún más, becas y programas de perdón de préstamos para aquellos que están aquí ilegalmente”.
La organización Californianos por la Estabilización de la Población (CAPS, en inglés) manifestó la semana pasada su oposición a la propuesta SB 1139, del senador demócrata Ricardo Lara, que busca facilitar el ingreso y ayuda financiera para programas de formación médica “a cualquier estudiante, incluida una persona sin un estatus legal de inmigración”.
Jo Wideman, directora ejecutiva de CAPS, criticó en un comunicado la propuesta del legislador hispano por “empujar al Senado estatal de California a financiar, aún más, becas y programas de perdón de préstamos para aquellos que están aquí ilegalmente”.

“La idea de que California tiene dinero para becas a repartir entre los inmigrantes ilegales es insultante. Nuestros propios estudiantes estadounidenses salen abrumados, en promedio, con decenas de miles de dólares de deuda para cuando se gradúan”, agregó Wideman.
La propuesta de Lara, presentada al Senado en febrero y que él denomina “Ley de Oportunidad Médica para Soñadores”, busca “asegurar que todas las personas sin importar su estatus de inmigración tengan acceso a las becas estatales y los programas de condonación de préstamo para los profesionales de salud”.

Mientras el legislador argumenta que su propuesta “alivia los retos financieros que muchos estudiantes indocumentados enfrentan para su educación, particularmente cuando se trata de perseguir una carrera en el campo médico”, Wideman considera que la medida envía un mensaje erróneo.

“La SB 11 39 envía un mensaje completamente equivocado acerca de la inmigración ilegal, el estado de derecho y, en última instancia, la justicia”, aseguró la activista, quien pidió a los ciudadanos que contacten a los autores de la iniciativa para expresar su rechazo.

Wideman criticó que la propuesta de Lara busca salir adelante “injustamente a expensas de las oportunidades para los estudiantes estadounidenses y daría más privilegios a los que faltan al respeto a nuestras leyes”.
En su presentación de motivos, Lara igualmente argumentó que la propuesta ayuda a subsanar el déficit de personal médico en California.

La ley anima a la Universidad de California para que conceda ayuda económica a estos estudiantes “que puede incluir, pero no limitarse a, subvenciones, becas y estipendios”.

« Previous PageNext Page »

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·