L.A. Se Compromete a Usar Solo Autobuses Eléctricos para el 2030

October 26, 2017 by · Leave a Comment 

Los Ángeles establecería un objetivo para la transición a una flota de autobuses con cero emisiones para el 2030 o antes en virtud de una moción aprobada por unanimidad el miércoles por el Comité de Transporte del Concejal Municipal.

La ciudad opera una flota que es principalmente autobuses de gas natural comprimido y el nuevo objetivo eléctrico lo alinearía con la decisión de Metro en el verano de convertirse a electricidad para su flota de autobuses en todo el condado para el año 2030, así como la reciente promesa del alcalde Eric Garcetti de que la ciudad compre solo autobuses de cero emisiones para el 2025 firmando la Declaración de Calles Sin Combustible Fósil C40 en Paris.

El Departamento de Transporte en enero dio a conocer el primero de cuatro autobuses eléctricos que se pondrán en funcionamiento para la flota LA DASH de la ciudad en 2017.

La moción también indicaría a LADOT que desarrolle un plan de implementación para cumplir con la meta, incluidas todas las necesidades operativas, de flota y de tránsito, y que informe sobre los progresos realizados en los planes existentes para eliminar los combustibles fósiles de los vehículos de transporte público de la ciudad.

Garcetti firmó a principios de esta semana el compromiso de que la ciudad se convierta en autobuses de cero emisiones para 2030 cuando se encuentre en París en una reunión del C40 Cities Climate Leadership Group (Grupo de Liderazgo Climático de Ciudades), una coalición de más de 90 de las mega ciudades del mundo. Una docena de otras grandes ciudades, incluidas París, Ciudad de México y Seattle, también firmaron el compromiso.

Cambios en el Corredor I-710 Serán Más Difíciles en Áreas de Bajos Recursos

October 26, 2017 by · Leave a Comment 

El lunes fue el último día para enviar comentarios sobre la versión borrador de un informe ambiental para un proyecto para mejorar la congestión del tráfico y la contaminación del aire a lo largo de un tramo de la autopista 710 (Long Beach) que incluye a Bell Gardens, Commerce y el este Los Ángeles. En una reunión publica el miércoles pasado con las agencias de transporte supervisando el proyecto, residentes tras residentes dijeron enojados que están cansados de no ser escuchados y que sus vecindarios del este de Los Ángeles se vean obligados a absorber la peor parte de los problemas de transporte de la región.

Alrededor de 300 personas asistieron a la reunión el 18 de octubre en la escuela primaria de Humphreys Avenue auspiciada por la supervisora del condado de Los Ángeles, Hilda Solís. La supervisora había coordinado las dos agencias principales del proyecto, Caltrans y la Autoridad de Transporte Metropolitano del Condado de Los Ángeles (Metro), para responder preguntas relacionadas con el Recirculated Draft Environmental Impact Report  for the I-710 Corridor Project (Reporte de Impacto Ambiental Recirculado del Proyecto del Corredor I-710) que, entre otras cosas, incluye la posible toma de algunas casas ubicadas a lo largo de un tramo de la autopista en el este de Los Ángeles.

Solís representa vecindarios y ciudades en el área del proyecto y forma parte de la junta directiva del Metro. Ella circuló brevemente entre la multitud antes del comienzo de la reunión, que ella abrió diciendo que su oficina, Caltrans y Metro están comprometidos a trabajar con la comunidad, pero luego se fue antes de la parte de comentarios públicos de la reunión.

La planificación ha estado en marcha durante años. El Borrador del EIR inicial se circuló para revisión publica en 2012. Según su Resumen Ejecutivo, el Borrador del EIR actualmente en revisión fue revisado “basado en los comentarios recibidos durante el periodo de circulación publica de 2012” y cambios en “condiciones clave del tráfico”. Como resultado, se agregaron nuevas alternativas de construcción, según el informe.

Los residentes del lado este temían desde hace mucho tiempo que Caltrans y Metro se llevaran casas en sus vecindarios para el proyecto y las alternativas añadidas muestran que podría suceder.

Si se eligen, las Alternativas 5 y 7 golpearán más duramente a las residentes en Sydney Drive, en el este no incorporado de Los Ángeles, cerca de la frontera con Commerce. Decenas de casas podrían ser removidas o la autopista seria extendida hasta su puerta principal.

También pueden verse afectados los residentes del vecindario Ayers en Commerce, pero la semana pasada la atención se centró en el este de Los Ángeles, donde la multitud tenía un mensaje para los funcionarios de transporte: “Dejen al este de Los Ángeles en paz”.

Los residentes han estado en silencio el tiempo suficiente, dijo Guadalupe Arellano, quien ha vivido en el este de Los Ángeles por 45 años.

“Es hora de que hablemos”, dijo Arellano. “Estos proyectos no benefician a nuestra comunidad”.

De acuerdo con la presentación del vocero de Metro, Ernesto Chávez, el proyecto I-710 mejorará la seguridad del tráfico, la calidad del aire y se preparará para el crecimiento en el movimiento de bienes. También mejoraría la salud publica al reducir los contaminantes del aire de los camiones a través del programa de camiones de emisiones limpias de la autopista 710.

Los dañinos impactos a la salud de los camiones diésel y los automóviles que circulan por el área han sido una preocupación desde hace mucho tiempo, incluso entre los residentes que ahora protestan por los planes que los funcionarios de transporte dicen que mejoraran la calidad del aire en la región.

Andy Padilla, un residente de 55 años del este de Los Ángeles, habló enojado sobre la injusticia que su comunidad sigue tratando con agencias gubernamentales.

“Siempre es el grupo minoritario el que tiene que retroceder”, dijo Padilla y señalo que los planes para expandir la autopista 710 hacia el norte a través de Pasadena y San Marino se eliminaron porque las comunidades más acomodadas financieramente no quieran la interrupción de sus comunidades.

“Tenemos una voz, ese es nuestro respaldo financiero”, dijo Padilla.

El sentido de injusticia no carece de mérito. Incluso se reconoce en el Borrador del EIR (S.5.3.3 – Alternativas de Construcción de Justicia Ambiental), que cita “un impacto desproporcionadamente alto e impactos adversos en las poblaciones minoritarias y de bajos ingresos en el área de estudio”, incluso después de tener en cuenta los “efectos beneficiosos” generales del proyecto “en las comunidades circundantes y los usuarios del corredor I-710 en comparación con las condiciones actuales”.

Se recomienda el financiamiento para “aliviar los impactos relacionados con el proyecto a las comunidades de justicia ambiental”.

Historias de mascotas muriendo, niños con asma y familias que luchan por sus hogares, circularon el auditorio antes y después de la reunión y durante el testimonio público.

Los residentes expresaron palabras de frustración, tristeza y lágrimas de ira, ya que algunos se quejaron de que su supervisor y el principal representante electo del proyecto ya había abandonado la sala.

El maestro del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, Juan Vásquez, lidera el grupo de base Sydney Drive Neighborhood Group (Grupo de Vecinos de Sydney Drive), que ha sido muy elocuente sobre su oposición a la toma de viviendas en su vecindario. También ha criticado lo que él ve como el fracaso de Solís en involucrarse directamente con los residentes que podrían ser desplazados. “¿Donde esta ella?”, dijo enojado después de la reunión.

“Me alegra que hayamos tenido esta reunión, pero ella necesita estar aquí”, dijo Vázquez. “Su personal solo puede hacer tanto, ella es nuestra voz. Su presencia importa”.

Al menos media docena de miembros del personal de la supervisora estuvieron presentes durante la reunión y participaron activamente con los residentes, respondiendo a sus preguntas y comentarios.

Solís dijo en un correo electrónico que su oficina facilito la reunión pública de la semana pasada para garantizar la máxima participación de la comunidad.

Ella dijo que aseguraron la ubicación de la reunión, audífonos para traducciones simultaneas, tomadores de notas y un reportero judicial para asegurarse de que los comentarios se tomen con precisión.

Solís, quien todavía tiene que respaldar públicamente cualquiera de las propuestas, también solicitó a Caltrans extender por 30 días el periodo de comentarios públicos que estaba programado para finalizar en septiembre.

Para algunos en la comunidad, sin embargo, esos esfuerzos no son lo suficientemente buenos. Lo único que quieren escuchar es que el supervisor irá por ellos y se detendrá en el proyecto.

“Estamos diciendo que no estamos de acuerdo con ninguna alternativa propuesta”, enfatizó Vázquez.

Con tantas comunidades afectadas por la congestión extrema del tráfico y la contaminación insalubre que crea, por no mencionar el efecto en la economía del movimiento de mercancías que sale de los puertos de Los Ángeles y Long Beach, tomando una posición para hacer nada no es sin su propio conjunto de críticas.

En este punto, sin embargo, de acuerdo con Chávez, el mayor obstáculo para todas las propuestas cuando se presente a revisión en febrero del 2018 es la falta de fondos.

Según el EIR del Borrador de la Autopista 710, la Alternativa 5C costaría $6.5 billones para construir mientras que la Alternativa 7 costaría $11 billones.

Según Chávez, Metro y Caltrans proporcionaran $1.2 mil millones para financiamiento, dejando a los residentes cuestionar de donde vendrá el resto del dinero.

El trabajo se realizará por etapas, explicó Chávez, lo que significa que no tienen que tener todo el dinero por adelantado.

“Las áreas más agradables obtienen todos los fondos”, advirtió a sus vecinos el residente de 42 años del este de Los Ángeles.

“Una vez que lleguen al este de Los Ángeles se quedarán sin fondos y nos quedaremos con el cierre de carreteras, polvo y más tráfico”.

Gloria Álvarez, gerente editorial de EGP, contribuyo a esta historia.

Patsaouras Plaza en Union Station Cerrará para Mejoras y Reparaciones

July 7, 2016 by · Leave a Comment 

El autobús conocido como shuttle en la estación Union Station estará cerrado durante tres meses, a partir del próximo lunes para someterse a trabajos de renovación, lo que significa reubicación temporal de las paradas para el LAX FlyAway, autobuses municipales y otros shuttles.

La Patsaouras Transit Plaza, que comienza a mostrar desgaste por el transito de 1.000 autobuses a la semana, está programada para ser reconstruida a partir del 11 de julio hasta el 10 de octubre, dijo Steve Jeffe, funcionario delegado de servicios generales.

Los autobuses municipales y otros shuttles que actualmente entran a la plaza serán desviadas a las paradas de acceso en varias zonas de la periferia de Union Station, en los siguientes lugares:

—Al oeste de Union Station tendrá paradas para BoltBus, Megabus y LAX FlyAway;

—Calle Alameda al oeste de Union Station, tendrá paradas de acceso para las líneas de Metro 40 y 442, AVTA Línea 785 y OCTA Línea 701;

—Avenida Cesar Chávez en las calles Alameda y Vignes, servirán como las paradas de las líneas de Metro servicio nocturno 33, 40 y 70 y las líneas 68 71, 78-79-378, 442, 704, 728, 733, 745 y 770, y las líneas de Commuter Express 431 y 534;

—Al sur de la calle Vignes y la avenida César Chávez será la parada para el Dash D, Dash Lincoln Heights/Chinatown, Santa Clarita Transit Line 794;

—El Monte Busway al este de la calle Alameda incluye paradas para Foothill Transit línea 699 y autobús Commerce Casino/ Citadel;

—y la calle interior de Union Station cerca de el área de renta de vehículos, será la parada para los shuttles de USC, Bunker Hill shuttle, Mount St. Mary University shuttle y otros shuttles.

Puede encontrar un mapa con las ubicaciones de las paradas alternas en Union Station en metro.net/busplazaclosure o llamando al (323) 466-3876.

Tecnología Facilita el Acceso de Transporte Público

February 19, 2015 by · Leave a Comment 

Las aplicaciones tecnológicas se están convirtiendo en aliados inestimables de los usuarios del transporte público en las grandes ciudades del país, en las que predomina el uso de vehículos privados.

Katerin Morales sale de casa cuando el reloj marca las 5.40am y gracias a la aplicación NextBus, esta joven latina sabe que en apenas siete minutos un autobús llegará a la parada más cercana y la llevará hasta la estación de metro.

La estudiante, al igual que millones de usuarios de transporte público de todo el país, usa las nuevas tecnologías diseñadas para dispositivos móviles para acceder a las rutas y horarios de autobuses en tiempo real, y para crear un mapa de sus desplazamientos.

Estas innovadoras iniciativas reflejan los esfuerzos realizados por las grandes ciudades estadounidenses para ampliar sus servicios y captar más usuarios de la red pública.

Según en estudio difundido recientemente por Calpirg, Los Ángeles se sitúa en cuarto lugar (empatada con Boston y Nueva York) en el ránking de ciudades estadounidenses con mejores tecnologías aplicadas a la red de transporte público y a servicios como Lyft y Uber.

Sólo Austin TX, San Francisco y Washington D.C. la superan.

“Lo peor que uno puede hacer es viajar solo cuando puede compartir el trayecto con alguien más”, dijo a Efe Dave Sotero, portavoz de Metro, la red pública de metro y autobuses de la capital mundial del coche.

En una gigantesca urbe como Los Ángeles, donde atravesar la ciudad puede convertirse en una odisea, ya hay cerca de millón y medio de usuarios que a diario optan por el servicio público.
Sin embargo, “estamos tratando de atraer a más”, aseguró Sotero y agregó que “la mayoría de los viajeros son latinos” y “no tiene otro medio de transporte”.

Morales de 17 años, enlaza un autobús y dos líneas de metro para desplazarse a Hollywood desde su casa situada en Bell, una de las zonas más humildes de Los Ángeles y donde el 93% de la población es latina, según datos del Censo de EE.UU.

“Es una hora y medio de trayecto, pero llevo cuatro años haciéndolo y estoy acostumbrada”, explica a Efe esta mexicana que destierra la idea de que el metro o el autobús sean “inseguros”.

“Hay una percepción de que el sistema no es seguro, especialmente para las mujeres”, confesó. “Pero tenemos cámaras de vigilancia en las estaciones y en los vagones e intercomunicadores”, algo que lo hace “más seguro que la calle”, matizó.

Durante su desplazamiento cada mañana, a Morales le acompañan multitud de estudiantes, indocumentados, asistentas del hogar y obreros de la construcción hispanos, afroamericanos y algún que otro desamparado.

Y es que el transporte público en la capital del cine es una puerta hacia uno de los mundos de división social y económica más palpables que hay en Los Ángeles.

Para Sotero, el estigma que existe entorno al usuario de metro y autobús es una cuestión de “educación” y algo que se puede cambiar “ayudando a la gente a entender cómo y cuándo usar el sistema”.

En este momento, el objetivo prioritario de Metro es animar a que el usuario compruebe por sí mismo que muchas veces el trayecto en servicio público evita los kilométricos atascos que se forman en las autopistas de la metrópolis.

Pero además, precisó el portavoz, se están invirtiendo “fuertes sumas de dinero en la compra de autobuses eléctricos para expandir el servicio” y también ampliar “el sistema en cada dirección”.

Por ello, y pese a la predilección por usar el vehículo propio, se prevé que la cifra de usuarios crezca en los próximos meses y años.
De cara a nuevas iniciativas, se está estudiando la implementación de una red WiFi que permita al usuario acceder a los horarios y las rutas dentro del metro.

Dicha medida tendría también una segunda función antiterrorista: la de “facilitar información sobre pasajeros sospechosos”, aclaró Sotero.

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·