Qué Hacer Cuando Ocurre una Tragedia Inesperada

March 26, 2015 by · Leave a Comment 

María Leandra Reyes intentó fallidamente contener sus lágrimas al recordar la trágica muerte de su buen amigo Jesús Valderrama y su reciente osadía en la búsqueda de sus familiares.

Valderrama, 62, originario de Chihuahua México, fue asesinado el 10 de marzo alrededor de las 10:20am, cuando un Honda Accord 2003 que viajaba en dirección oeste sobre el Bulevar Whittier cerca de la Avenida Ditman Sur se subió a la acera y lo golpeó mientras tomaba una siesta bajo un árbol afuera del Centro de Personas Mayores Rubén Salazar en el Este de Los Ángeles.

Read this article in English: Stepping In When Tragedy Strikes

Las autoridades identificaron al conductor del vehículo como Ángel Lujano, 18, de Montebello. Dos pasajeras estaban en el auto en el momento del accidente y Lujano fue detenido en el lugar, según la Oficial de la Patrulla de Caminos de California, Doris Peniche. “[Lujano] Puede que haya estado bajo la influencia” de drogas o alcohol, dijo. “El caso está bajo investigación”.

Reyes no estaba en el parque en el momento del accidente y dice que se sorprendió cuando se enteró de la noticia. Habían pasado sólo unas horas desde que se vieron por última vez, recordó.

“Como que [él] tenía una sensación de que algo iba a pasar, porque me dio su celular y me dijo que me quería mucho”, dijo visiblemente afectada.

Chuy—como amigos lo llamaban—era un viejo amigo de la familia y como un padre para Reyes, según le indicó a EGP.

Inmediatamente Reyes se sintió con la obligación de notificar a la familia de Chuy en México sobre su muerte y organizar su entierro, quedando ella misma con muy poco tiempo para llorar la muerte de su amigo.

Pero ¿Por dónde empezar?

El único familiar de Chuy en Los Ángeles era un hermano que esta internado en un hospital de convalecencia. Reyes intentó notificarle sobre la muerte de Chuy pero el hospital no lo recomendó prudente. “La enfermera dijo que la noticia podría matarlo”, dijo Reyes.

El único contacto de emergencia que el hospital tenía en archivo era un número desconectado de otro estado, agregó.

Sin saber a dónde ir, ella se dirigió al Consulado General de México en Los Ángeles en busca de ayuda, donde se encontró con más obstáculos puesto que ella no es pariente del difunto.

Un pequeño altar se encuentra al pie del árbol donde murió atropellado Jesús Valderrama el pasado 10 de marzo. (EGP foto por Jacqueline García)

Un pequeño altar se encuentra al pie del árbol donde murió atropellado Jesús Valderrama el pasado 10 de marzo. (EGP foto por Jacqueline García)

El consulado ofrece una variedad de servicios a los ciudadanos mexicanos que viven en EE.UU., incluyendo la notificación a los familiares sobre una muerte o, en algunos casos ayudan a transportar los restos a México.

“Tratamos de contactar a los miembros de la familia en México y buscamos opciones” para ayudarles cuando ocurren estas tragedias, explicó el portavoz del consulado, Sergio Juárez.

Fue finalmente Reyes, quien encontró la información de un hermano de Chuy en México y le dio la trágica noticia.

Ramón Valderrama llegó a Los Ángeles el viernes pasado y el lunes fue al consulado para pedir ayuda y organizar el funeral de su hermano.

“Vamos a recibir $1,700 [para ayudar] con los servicios funerarios”, Ramón le dijo a EGP por teléfono el martes.

El programa del Consulado de México “Traslado de Restos” tiene convenios con cinco morgues en México y aquí se encargan de preparar el cuerpo –embalsamamiento, ataúd—y el envío a México, que puede costar hasta más de $2,000.

El proceso puede tardar varios días, dijo Juárez, quien también explicó que los cuerpos son enviados, ya sea a la Ciudad de México o a Guadalajara, y de allí conducidos vía terrestre a su destino final.

La cremación, sin un entierro, es menos cara, alrededor de $1.000, informó.

La historia de Chuy ilustra la importancia de asegurarse que alguien cercano sepa cómo comunicarse con su familia en caso de una emergencia, o su muerte, ya que sólo un miembro de la familia inmediata –cónyuge, hijos o padres— pueden solicitar la ayuda del consulado mexicano, lo cual requiere comprobante de que los miembros de la familia y los fallecidos son de nacionalidad mexicana, dijo Juárez. Los documentos válidos aceptados incluyen; acta de nacimiento, pasaporte mexicano o identificación militar.

Como se informó anteriormente por EGP, el Consulado de México también puede ayudar a los familiares a obtener una visa humanitaria para viajar a EE.UU. en caso de una emergencia, como una enfermedad grave o muerte.

“[Los familiares] sólo necesitan el pasaporte mexicano y una carta oficial membretada de la morgue con información específica” sobre la persona fallecida en EE.UU., dijo Juárez.

Mientras tanto, Reyes y algunos de los otros amigos de Chuy –muchos de ellos visitantes frecuentes al Centro Salazar—están recolectando donaciones para ayudar a sufragar los gastos del sepelio. Cajas de donación se han colocado en los negocios cercanos, dijo Reyes.

Muchos asistentes regulares al parque estaban allí en el momento del accidente y algunos todavía están muy conmocionados por la tragedia, de acuerdo con funcionarios del parque.

Andre Herndon, oficial de información pública con el departamento de parques y recreación del condado le dijo a EGP que inmediatamente notificaron al Departamento de Salud Mental para proporcionar consejería de crisis a las personas mayores y otras personas afectadas.

“Nuestro personal se puso en contacto con personas que vieron el accidente”, dijo Herndon. Hasta el momento, dos personas han solicitado ayuda.

Debido a que a veces toma semanas para recordar los episodios y otras tensiones emocionales relacionadas con el incidente que se produzca, el asesoramiento estará disponible indefinidamente, dijo Herndon.

Aquellas personas que necesitan ayuda pueden llamar al (800) 854-7771, las 24 horas, siete días a la semana.

Según Reyes, el centro para personas mayores era el lugar favorito de Valderrama para pasar el rato. Él iba a jugar billar y le gustaba relajarse en el pasto afuera del centro, dijo.

“Nunca pensé que Chuy sería asesinado de esta forma”, agregó con tristeza.

Ella siempre le decía a Chuy, “no se duerma en el pasto”, mejor vaya a la casa porque lo pueden balacear”, con tantas pandillas.

Yo creo que “era el plan de Dios que muriera ahí”, finalizó.

Si usted o alguien que conoce necesita ayuda en un caso similar en Los Ángeles, llame al Departamento de Protección del Consulado General de México al (213) 351-6800 ext. 2405 o visite el 2401 West 6th Street, LA 90057.

—-

Twitter @jackieguzman

jgarcia@egpnews.com

Copyright © 2018 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·