Roosevelt Prohíbe la Entrada a Escuela Charter Para Instalar un Centro de Bienestar

April 23, 2015 by · Leave a Comment 

La batalla por la expansión de las escuelas charter fue recientemente el punto de atención en la Preparatoria Roosevelt en Boyle Heights, donde estudiantes, padres y defensores anti-charter festejaron una decisión de no permitir que una escuela charter coexistiera en su campus.

En noviembre del año pasado, el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, (LAUSD) inició el proceso para permitir a la Escuela Collegiate Charter utilizar 6 aulas en el campus de Roosevelt, una decisión que enfureció a estudiantes y activistas del área que dijeron que la medida podría afectar el entorno escolar, la cultura y los planes para un centro de bienestar en la escuela.

En el año 2000, los votantes de California aprobaron la Proposición 39, que requiere que los distritos de las escuelas públicas compartan sus instalaciones educativas disponibles con las escuelas charter que operan en su distrito. Los funcionarios de LAUSD trataban de implementar este plan en Roosevelt.

Estudiantes celebran afuera de la Preparatoria Roosevelt el haber prohibido que una escuela charter entrara a su campus. (EGP foto por Jacqueline García)

Estudiantes celebran afuera de la Preparatoria Roosevelt el haber prohibido que una escuela charter entrara a su campus. (EGP foto por Jacqueline García)

Pero padres, maestros y estudiantes dijeron que no se les notificó de los planes del LAUSD hasta hace aproximadamente un mes, lo que desató  esfuerzos para detener los planes del distrito.

Durante décadas, Roosevelt fue una de las escuelas más superpobladas del LAUSD, sirviendo a unos 5,000 estudiantes en un campus construido para 2,500 a 3,000 estudiantes.

La construcción de nuevas escuelas preparatorias cercanas y la creación de la iniciativa de elección de escuelas públicas del distrito—de las cuales se crearon una serie de escuelas piloto y charters—redujeron la población escolar en Roosevelt a alrededor de 2,000 estudiantes en la actualidad.

El cambio ha creado más espacio en el campus y estudiantes y activistas locales dicen que puede ser utilizado de una mejor manera que añadir a más estudiantes de nuevo.

María Brenes, directora ejecutiva de la organización no lucrativa InnerCity Struggle dijo que los planes del distrito habrían eludido los esfuerzos para construir un centro de bienestar en el campus para los estudiantes de Roosevelt, para la Escuela Intermedia Hollenbeck, y la comunidad en general. Ella dijo que Roosevelt es una escuela con altas necesidades que califica para recibir parte de la inversión de $50 millones para los “Wellness Centers Now” (Centros de Bienestar Ahora) que fueron aprobados en una resolución por la junta escolar en 2008.

De acuerdo a Brenes, InnerCity Struggle y otras 11 organizaciones se involucraron cuando se enteraron del problema por medio de dos organizaciones estudiantiles, “Taking Action” y “United Students” en Roosevelt.

“Ya habíamos identificado los salones que estaban vacíos y serían en el futuro el centro [de bienestar]”, explicó Brenes.

Por esta razón, organizaciones del Este como InnerCity Struggle, Promesa Boyle Heights, Proyecto Pastoral East LA Community Corporation, The Wall Las Memorias, Las Fotos Project entre otras, apoyaron los esfuerzos de los estudiantes para detener los planes de LAUSD al realizar talleres informativos, protestas, escribir cartas a LAUSD y hablar en la reunión de la junta de Collegiate Charter.

Exigieron mantener el espacio disponible para el centro de bienestar propuesto, que incluiría un espacio para un centro de padres, clubes de estudiantes, organizaciones comunitarias y para “coordinadores de justicia restaurativa, consejeros y psicólogos que sirven a los estudiantes”.

Sin embargo, el futuro del centro de bienestar no fue el único tema sobre la mesa. Argumentos en contra de los planes del LAUSD estaban impregnados con el sentimiento anti-charter y la retórica y la creencia de que las escuelas charter son negocios que quitan recursos—como espacio y dinero—de los estudiantes que más lo necesitan.

En una manifestación el 10 de abril afuera de Roosevelt, los estudiantes y sus partidarios de la comunidad coreaban “¡Roosevelt Si!” y “¡Charter No!” mientras celebraban su victoria al prohibir que Collegiate se instalara en su campus.

“Las escuelas charter privatizan los derechos humanos a nuestra educación y ocupan un papel crítico para segregar a los estudiantes y la comunidad”, dijo el Destiny Rentería, estudiante del 12 grado en Roosevelt. “Nuestras voces han sido escuchadas”, dijo triunfalmente.

Después de reunirse con InnerCity Struggle y aprender más acerca de los planes para el centro de bienestar, Collegiate acordó trabajar con LAUSD para encontrar otro lugar.

Las escuelas charter son escuelas públicas de inscripción de gratuita con matrícula abierta que educan a los estudiantes de las mismas comunidades del este de Los Ángeles que las organizaciones representan, dijo la Directora Ejecutiva de Collegiate Vanessa Jackson. “Más del 95% de nuestros estudiantes matriculados residen en Boyle Heights, Lincoln Heights y el Este de Los Ángeles”, agregó.

“Este es un recurso importante para la escuela y había una preocupación entre los líderes de la comunidad en cuanto a si habría espacio físico para el centro de bienestar, así como para nuestra escuela”, explicó Jackson. “El Distrito ha estado trabajando para encontrar una solución que va a funcionar para todos, y estamos felices de [encontrar] soluciones”, dijo. “Vamos a ser la misma escuela, independientemente del campus donde estamos ubicados”, añadió.

Pero para algunos de los que participaron en la manifestación, el compromiso de Collegiate hizo poco para calmar la desconfianza de las escuelas charter o esfuerzos del LAUSD para acomodarlos en el Distrito. Ellos todavía creen que las charters traen “gentrificación” a las escuelas públicas.

La organizadora de la Campaña por los Derechos de la Comunidad Cindy Donis dice que es “privatización” de la educación pública por personas que no tienen experiencia en la educación y están más interesados ??en las ganancias que en las personas.

“Sacar a Collegiate del corazón de Boyle Heights demuestra el poder y la belleza de la unidad y lo que podemos lograr cuando ponemos nuestras demandas a la vanguardia”, dijo Donis.

Jackson dice que la cantidad de “desinformación” sobre las escuelas charter es “desalentador”.

“Somos [una escuela] de inscripción abierta y no selectiva…Creo que todas las familias deben tener acceso a información precisa, ya que están tomando una decisión importante de dónde enviar a sus estudiantes para la preparatoria”, dijo.

Según Jackson, están a punto de firmar un acuerdo con el LAUSD para una nueva instalación la cual podría anunciarse en una semana más o menos.

“Collegiate se mantendrá en el este…Nuestra nueva ubicación está en un radio de dos a tres millas de donde vive la gran mayoría de nuestras familias inscritas”, dijo Jackson.

Pero para personas como Carlos Montes, presidente de la Junta de Vecinos de Boyle Heights, la lucha para sacar las escuelas charter del lado este no ha terminado. “Vamos a trabajar para unir a otras comunidades escolares para defender la educación pública y construir un movimiento para mantener nuestras escuelas públicas”.

—-

Twitter @jackieguzman

jgarcia@egpnews.com

Program Helps East L.A. Students Plan for Academic Future

May 29, 2014 by · Leave a Comment 

As the end of the school year and summer vacation approaches, some high school students are starting to plan what to do during their free time.

In East Los Angeles, members of United Students, a program of the education-based nonprofit InnerCity Struggle, are preparing to attend the Media Justice Academy in July.

United Students, is a student-organized program that provides information and resources to low-income youth from Theodore Roosevelt, James A. Garfield, Woodrow Wilson, Abraham Lincoln, Esteban E. Torres and Mendez High Schools in East L.A.

According to their website, the goal is to “organize high school students build student power and develop young leaders with the aim of transforming the quality of public education in the Eastside.”

Adriana Meza, 16, is in the 10th grade at Lincoln and Stephanie Orea, 18, is a senior at Torres High School, and both of the students told EGP they feel more motivated to go to college after attending a two-day field trip in late April to the Bay Area in Northern California as part of a United Students program that took 36 students from the East L.A. area, including Meza and Orea to visit the University of California at Berkeley, Cal State University East Bay and St Mary’s College.

Thirty-six East L.A. students visited three universities in the Bay Area and obtained information about classes and tuition. (Courtesy of InnerCity Struggle)

Thirty-six East L.A. students visited three universities in the Bay Area and obtained information about classes and tuition. (Courtesy of InnerCity Struggle)

Both students said they were very exited to go because they never thought they would have the opportunity to visit colleges far from home.

“[At the universities] they motivated us to go directly to a four-year university,” Meza told EGP.

“The best thing was talking to other students who gave us good advice,” added Orea.

Jasmin Pivaral, academic services coordinator at InnerCity Struggle, was one of the coordinators accompanying the students, along with 6 staff organizers.

Historically, Pivaral told EGP, colleges and universities were not equipped to accommodate the needs of low-income students, “and to this day they’re still not accessible.”

That’s why, she said, it is important to have more representation of low-income and first generation students in colleges throughout California.

During the visits to the colleges, “we try to get hosts that come from similar backgrounds as our students,” Pivaral told EGP via email. “We want students not only to be inspired by being on campus, but also to visualize themselves [at the school] through our hosts who are also low-income and first generation college students.”

During their visit, the students were able to meet two United Students alumni; one who is now attending UC Berkeley and another at CSU East Bay.

Meza said she felt comfortable talking to the college students: “They educated us to which school we should attend” depending on our goals, she said, adding that she is now more motivated to go straight to a four-year university rather than a community college.

“They even gave us financial information” about what it costs to attend, Meza added.

Lea este artículo en Español: Programa Enfocado a Estudiantes del Este de L.A. Ayuda a Planear Futuro Académico

Pivaral said many students, for one reason or another, get discouraged while in high school. “It is our responsibility to help make sure that students still work toward [their] goal despite their obstacles,” she said. Most of the time the reason they get discouraged about their college prospects is due to a lack of information and fear of the cost, she added.

According to the Campaign for College Opportunity’s 2013 study, The State of Higher Education in California, the state is “home to more than 14.5 million Latinos,” or the 38% of California’s population and 68% of Latinos are under the age of 25. However, according to the U.S. Census Bureau, in 2011 only 11% of Latinos had a Bachelor’s Degree compared to 39% of whites.

“We understand that most schools do not have the needed resources to provide trips like these to eastside students” or summer programs such as the Academy and that’s why United Students began to organize the student leaders to serve as mentors and to provide the resources, said Pivaral.

Meza said she is proud to be the first one in her family to graduate from high school. She feels a responsibility to give back to her parents who work in low-paying jobs; her mother in a chain fast food restaurant and her father who works part-time in the restaurant and part-time in a warehouse loading and unloading merchandise with a forklift.

“[My parents] work hard for me and I want to be able to help,” she said, adding she wants to become a lawyer or a psychologist. “They approve of [what I am doing] as long as I’m doing good things,” she explains.

Orea, who will be attending East Los Angeles College starting in the fall, said as a first generation student going to college will prove to her family that education is the best option. “I don’t want to struggle like my siblings who have kids already,” dropped out of school and have a hard time making ends meet, said Orea one of four children.

“I want to move forward because I see my parents struggling and I want to help them,” added Orea who is planning to study Business.

During United Students’ Media Justice Academy this summer, students will continue developing their leadership skills and will focus on how media can have a positive or negative influence in communities, said Pivaral.

Student participants will learn how “the media is used to perpetuate stereotypes and misconceptions about eastside youth,” and how to overcome them, she explained.

In the meantime, Orea said she is exited to have taken one more step forward in reaching her educational goals. “I want to know what it is like to go to a different place,” she said as she begins to consider the possibility of going to a four-year university far from home.

Meza told EGP that since joining the group her parents have been more open to hearing about her options; “They want me to go to college and have the chance to get a better job,” she said.

This year about 45 students in the United Students program will be graduating from high school, and the colleges they will attend include UCLA, UC San Diego, Yale University, Brown University, Mount St. Mary’s, UC Merced, CSU LA and CSUN.

Although the summer Academy is only open to students who are already United Students members, the group encourages students at their focus high schools to attend their general membership meetings, which usually occur during lunch-time or after school, depending on the campus.

—-

Twitter @jackieguzman

jgarcia@egpnews.com

 

Editor’s Note: Headline updated to correct editing error.

 

Programa Enfocado a Estudiantes del Este de L.A. Ayuda a Planear su Futuro Académico

May 29, 2014 by · 1 Comment 

Al acercarse el verano, estudiantes comienzan a planear qué hacer durante su tiempo libre. En el Este de Los Ángeles miembros del programa Estudiantes Unidos de InnerCity Struggle, una organización sin fines de lucro con enfoque en la educación, han apartado unos días para asistir a la Academia de Justicia de Medios que se llevará a cabo en julio.

Estudiantes Unidos (United Students), es un programa organizado por estudiantes que proporciona información y recursos para jóvenes de bajos ingresos de las preparatorias Theodore Roosevelt, James A. Garfield, Woodrow Wilson, Abraham Lincoln, Esteban E. Torres y Méndez en el Este de L.A.

Según su página de Internet su objetivo es “organizar a los estudiantes de preparatoria a construir poder estudiantil y desarrollo de líderes jóvenes con el objetivo de transformar la calidad de la educación pública en el Este”.

Adriana Meza, 16, estudiante de décimo grado en Lincoln y Stephanie Orea, de 18 años, estudiante de 12 grado en Torres dijeron a EGP que se sienten motivadas para ir a la universidad después de asistir a una excursión de dos días en el área de la Bahía, como miembros del programa United Students, en abril.

(Inner City Struggle)

(Inner City Struggle)

Treinta y seis estudiantes del Este de L.A. incluyendo Meza y Orea, visitaron tres universidades; la Universidad de California Berkeley, Universidad Estatal de California East Bay y el Colegio St. Mary’s. Ambas estudiantes dijeron que estaban emocionadas pues nunca pensaron que tendrían la oportunidad de visitar una universidad lejos de casa.

“[En las universidades] nos motivaron para ir directamente a una universidad de cuatro años”, Meza le dijo a EGP.

“Lo mejor fue poder hablar con otros estudiantes que nos dieron buenos consejos”,  añadió Orea.

Jasmin Pivaral, coordinadora de servicios académicos en InnerCity Struggle fue una de los coordinadores que acompañaron a los estudiantes con otros 6 empleados organizadores.

Ella le dijo a EGP que, históricamente, los colegios y las universidades no estaban listos para los estudiantes de bajos ingresos “y hasta hoy todavía no son accesibles.” Por eso, dijo, es importante contar con una mayor representación de estudiantes de bajos ingresos y de primera generación en los colegios y universidades a través de California.

Durante la visita a los colegios “tratamos de conseguir anfitriones que provienen de orígenes similares a nuestros estudiantes”, Pivaral le dijo a EGP vía email. “Queremos que los estudiantes no sólo se sientan inspirados por estar en el campus, sino también se visualicen a través de nuestros anfitriones que también son estudiantes de bajos ingresos y de primera generación”.

Durante su visita pudieron conocer a dos ex miembros de United Students; uno en UC Berkeley y otro en CSU East Bay.

Meza dijo que se sentía a gusto platicando con los estudiantes universitarios. “Ellos nos educan para saber a que escuela debemos asistir”, dijo y agregó que ahora se siente más motivada para ir directamente a una universidad de cuatro años en lugar de un colegio comunitario.

“Incluso nos dieron información financiera”, agregó Meza.

Pivaral dijo que muchos estudiantes en la preparatoria se desaniman por una u otra razón. “Es nuestra responsabilidad ayudar a asegurarnos de que los estudiantes siguen trabajando hacia [sus] objetivos pese a sus obstáculos”, dijo y agregó que la mayoría de las veces es la falta de información y situación financiera lo que los detiene.

La Campaña para la Oportunidad Universitaria publicó en su estudio de noviembre de 2013 El Estado de la Educación Superior en California, que California “es el hogar de más de 14,5 millones de latinos” equivalente a un total del 38 % y el 68% son menores de 25 años. Sin embargo, según la Oficina del Censo de EE.UU., en 2011 sólo el 11% de latinos obtuvieron una Licenciatura en comparación con el 39% de los blancos.

“Entendemos que la mayoría de las escuelas no cuentan con los recursos necesarios para proporcionar viajes como estos a los alumnos del Este” o programas de verano, como la Academia y por eso United Students comenzaron a organizar a estudiantes líderes que sirvan como mentores y provean los recursos/información necesaria, dijo Pivaral.

Meza dijo que está orgullosa de ser la primera en su familia en graduarse de la preparatoria. Ella se siente responsable de ayudar a sus padres que trabajan en empleos de baja remuneración; su madre en un restaurante de comida rápida y su padre a tiempo parcial en el restaurante y medio tiempo en un almacén con un montacargas.

“[Mis padres] trabajan duro para mí y quiero ser capaz de ayudarlos”, dijo agregando que ella quiere ser abogada o psicóloga”. Ellos Aprueban [mi esfuerzo] mientras yo este haciendo cosas buenas”, agregó.

Orea que asistirá a ELAC a partir del otoño, dijo que como estudiante de primera generación que irá a la universidad estará demostrando a su familia que la educación es la mejor opción. “No quiero esforzarme de más como mis hermanos que ya tienen hijos” y abandonaron la escuela, dijo Orea quien tiene tres hermanos.

“Quiero seguir adelante porque veo a mis padres que luchan y quiero ayudarles”, añadió Orea que planea estudiar Negocios.

Como parte del programa de United Students, durante el verano en la Academia de Justicia de Medios, los estudiantes continuarán desarrollando sus habilidades de liderazgo y se enfocarán en cómo los medios pueden tener una influencia positiva o negativa en las comunidades, dijo Pivaral.

Los estudiantes participantes aprenderán cómo “se utilizan a los medios para perpetuar estereotipos y conceptos erróneos acerca de la juventud del Este”, añadió.

Por ahora Orea dijo que siente haber dado un paso más en sus metas educativas. “Quiero saber lo que es ir a un lugar diferente”, dijo mientras se está considerando la posibilidad de ir a una universidad de cuatro años lejos de casa.

Meza dijo que desde que es parte del grupo sus padres están más abiertos a escuchar sus opciones. “Ellos quieren que yo vaya a la universidad y tenga un mejor trabajo”, dijo.

Este año, alrededor de 45 estudiantes que forman parte del programa United Students se graduarán y algunas de las escuelas en las que van a asistir incluyen UCLA, UC San Diego, la Universidad de Yale, la Universidad de Brown, St. Mary’s College, UC Merced, CSULA y CSUN.

Aunque la Academia de verano no está abierta a todos los estudiantes, sólo los que ya son miembros de United Students, el grupo anima a otros estudiantes para unirse a su reuniones de los miembros generales. En algunas escuelas ocurre durante la hora del almuerzo y en otras después de clases.

Para más información contactar jeannette@innercitystruggle.org

—-

Twitter @jackieguzman

jgarcia@egpnews.com

Copyright © 2015 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·