Cierre de DACA Agravaría el Déficit de Profesionales de la Salud de EE.UU.

November 2, 2017 by · Leave a Comment 

A pesar de la escasez de personal sanitario en el país, los estudiantes y profesionales latinos de estas áreas no podrán ayudar a solventar este problema si el Congreso no aprueba una ley que les dé un estatus migratorio permanente tras el cierre de la Acción Diferida (DACA).

Según United We Dream (UWD), una asociación en defensa de los jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo menores de edad, un buen número de estudiantes de Medicina y doctores amparados por DACA verá esfumarse sus deseos de ayudar a solventar esta situación de falta de personal médico.

Incluso la mexicana Yasmín Irazoqui-Ruiz, estudiante de Medicina en la Universidad de Nuevo México, decidió suspender un semestre de su carrera para sumarse a UWD. “¿Qué nación quiere sacar a personas calificadas, bilingües y que lo están dado todo?”, se pregunta.

“Eso no tiene sentido. Están arriesgando la vida de los pacientes”, alertó.

La Asociación de Colegios Médicos Estadounidenses (AAMC) prevé que en la próxima década habrá un déficit de profesionales de la salud de entre 40.800 y 104.900.

La preocupación es real. Lo dice el doctor Darrell G. Kirch, presidente de AAMC, que ya alertó de que, “a medida que la población de pacientes continúa creciendo y envejeciendo, se debe comenzar a capacitar a más médicos si se desea satisfacer las necesidades de atención médica de todos los estadounidenses”.

Irazoqui-Ruiz, de 25 años, lamentó la ironía de que en un momento en el que se buscan más estudiantes el Gobierno del presidente Donald Trump decidió dejar sin la oportunidad a estos jóvenes que se consideran estadounidenses” al anunciar en septiembre pasado el fin de DACA.

La fecha límite es el 5 de marzo de 2018, fecha que sirve de ultimátum para que el Congreso apruebe una legislación que regularice la situación de estos jóvenes indocumentados, muchos de los cuales se quedaron sin el amparo ante una hipotética deportación que supone DACA.

“El entrenamiento de un estudiante de Medicina cuesta cerca de un millón de dólares. La inversión de las universidades, de los hospitales y de nosotros mismos se va a perder”, puntualiza Irazoqui-Ruiz y agrega de paso que “quien más está perdiendo es el país”.

La mexicana llegó con tres años junto a su hermana gemela y su madre, en un recorrido que también vivió su compatriota Denisse Rojas.

Esta joven recaló en California cuando tenía un año y medio de vida. Su falta de estatus legal le ha cerrado muchas puertas, pero, al igual que miles de “soñadores”, decidió sacar a la luz su lucha y creó Pre-Health Dreamers, organización que agrupa 800 miembros en 42 estados.

Esta organización allanó el camino a varias medidas estatales que protegen a profesionales indocumentados de la salud.

También Rojas se convirtió en la primera estudiante indocumentada en asistir a la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, en Nueva York.

“No podemos darnos por vencidos”, es su lema.

Pero no solo los estudiantes están en riesgo de perderlo todo.

Profesionales amparados por DACA y que ya trabajan en este sector de la salud tendrán que abandonar sus puestos paulatinamente en los próximos dos años, cuando se vaya expirando su permiso temporal de trabajo y residencia.

Tal es el caso de Luis Aguilar, un enfermero de terapia intensiva cardiovascular que trabaja en Kansas City.

Aunque este mexicano de 29 años pudo realizar sus estudios siendo indocumentado, sabe que para ejercer su profesión necesita un estatus legal.

“Formo parte de un equipo de enfermeros que viaja por todo el país cubriendo necesidades urgentes en los hospitales que no tienen suficiente personal”, sostuvo Aguilar.

El inmigrante ha podido comprobar la falta de enfermeros y médicos en el país durante estos viajes: “Hay momentos en que no puedes ir a descansar porque no existe reemplazo”.

Aguilar fue uno de los 150.000 favorecidos en renovar el permiso de trabajo, sobre un total de 690.000 amparados por el programa, pero sabe que su carrera está contrarreloj.

“Solo le pido al gobierno que actúe y lo haga rápido. He acumulado mucha experiencia y creo que es injusto que se pierda”, lamentó.

Por su parte, Irazoqui-Ruiz, que comenzará su tercer año de universidad en enero, seguirá presionando al Congreso a que apruebe la ansiada legislación.

“Mi permiso se termina en septiembre del 2019, y me graduaré en mayo del 2020. Espero que para esa época la lucha haya valido la pena”, prefiere augurar.

Languidece la esperanza de los “soñadores” tras el plan migratorio de Trump

October 12, 2017 by · Leave a Comment 

Los Ángeles –Tras conocerse las prioridades migratorias del presidente Donald Trump y que condicionan de manera notable el dar estatus permanente a los beneficiarios del programa Acción Diferida (DACA), las esperanzas de lograrlo sin convertirse en un botín político languidecen para miles de “soñadores”.

“No sé que es lo que estamos haciendo mal en los ojos del presidente para que nos quiera tratar así a los ‘soñadores’, no entiendo”, indicó a Efe Marisol Hernandez, amparada por DACA.

El plan Trump enviado este domingo al Congreso establece que para legalizar a los “soñadores” se deben lograr tres objetivos: garantizar admisiones a EEUU “seguras y legales”, defender “la seguridad” del país y “proteger a los trabajadores y contribuyentes estadounidenses”.

Bajo estos alineamientos, que incluye la construcción del polémico muro con México, la posibilidad de lograr un acuerdo para legalizar a los “soñadores” sin lastimar a otros miles de inmigrantes parece desvanecerse, opinan jóvenes indocumentados.

“Ese señor no nos quiere, lo dijo desde el principio, no es que sea pesimista, soy realista”, insiste Hernandez, de 31 años, y oriunda de Ciudad de México.

La mujer, madre de dos pequeños nacidos en Estados Unidos, cree que como ya pasó con anterioridad finalmente nadie escuchará las voces de los indocumentados.

El plan Trump incluye además la contratación de más agentes migratorios y jueces, un sistema de méritos para conceder visas y un proceso más rápido en el retorno de los menores centroamericanos no acompañados que llegaron al país en los últimos años, entre otras medidas.

“El fiscal Jeff Sessions y el consejero Stephen Miller están detrás de este plan que emitió la Casa Blanca, ellos saben que con estas píldoras venenosas pueden acabar con el Dream Act, pero todavía no esta todo perdido”, advirtió Sheridan Aguirre, miembro del grupo de “soñadores” United We Dream.

Aguirre, que está protegido por DACA, entiende la frustración de muchos de sus compañeros de lucha, especialmente de aquellos que ya perdieron el beneficio.

Horacio R, un joven mexicano que se quedó sin el amparo de DACA, coincide con Aguirre en que no deben rendirse, aunque deban esperar de nuevo en las “sombras”.

“Trump no va a ser para siempre, dice mi papá, y yo creo lo mismo”, indicó.

Para Ivan Ceja, fundador y director de Undocumedia, el plan revelado por Trump reafirma la necesidad imperante de defender a todos los migrantes. El joven, amparado por DACA, cree que es hora de cerrar filas y no dejarse vencer por el temor.

United We Dream mantiene la necesidad de promover una legislación “limpia” que los proteja sin perjudicar a otros inmigrantes, incluidos sus propios padres.

Este miércoles, integrantes de UWD en Arizona visitarán la oficinas del senador John McCain para pedirle que apoye una legislación “limpia” que le permita a los soñadores un camino a la ciudadanía.

“La idea es poner un proyecto de ley bipartidista y limpio frente a Trump, a ver que hace”, dijo Aguirre.

California Dream Network hará cabildeo con los congresistas y senadores de la región de en Los Ángeles.

Melody Klingenfuss, vocera de la organización, aseguró que el objetivo es conseguir 218 votos de respaldo del proyecto Dream Act 2017 presentado por la congresista demócrata Lucille Roybal-Allard y la republicana Ileana Ros-Lehtinen.

El objetivo es conseguir una legislación que dé estatus permanente a los miles de jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo niños y lograrlo antes de que expire el programa creado por el ex presidente Barack Obama el próximo 5 de marzo de 2018, después de que Trump anunciase su cancelación para esa fecha.

Hasta entonces, el presidente espera que el Congreso apruebe una legislación en este sentido, aunque con su duro plan del domingo ha dificultado esta posibilidad.

“Puede que no sea en diciembre, o que pasemos del plazo de marzo para pasar un legislación, pero si nos mantenemos unidos y demostrando nuestro valor lo vamos a lograr”, consideró Aguirre.

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·