Miedo a Trump Eleva las Naturalizaciones de Inmigrantes

June 1, 2017 by · Leave a Comment 

El presidente Donald Trump y su retórica migratoria han llevado a miles de hispanos a convertirse en ciudadanos estadounidenses en los últimos meses para sentirse seguros ante una posible deportación y poder hacer valer su voz en las urnas y representar así a los que no la tienen.

“Siempre siente uno un poco de miedo y por seguridad tiene que tomar esta decisión. Para estar un poco más seguros en este país”, dijo a EFE el guatemalteco Marco Muñoz, quien se hizo ciudadano esta semana tras 30 años de vivir en el país.

El Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) ha recibido un número sin precedentes de solicitudes de naturalización en los últimos meses, según datos oficiales de esta institución.

En el primer trimestre del año fiscal 2017, que comenzó el 1 de octubre de 2016, coincidiendo con las últimas semanas de la campaña presidencial y tras conocerse el 9 de noviembre que Trump llegaría a la Casa Blanca, la agencia recibió 239.628 solicitudes de naturalización, 50.000 más que en el mismo periodo de 2016.

Ese aumento ha provocado un incremento en las ceremonias de naturalización y esta semana en Los Ángeles casi 10.000 inmigrantes juran lealtad a Estados Unidos.

Con 2.737, los mexicanos son el grupo más numeroso de estos nuevos ciudadanos, que se revelan así contra el encendido discurso de Trump en materia migratoria, con amenazas de levantar un muro en la frontera con su país de origen y de deportar a millones de inmigrantes.

Uno de los inmigrantes que hace parte de estas estadísticas es el mexicano Rafael Mercadante, reside en el país desde hace 13 años y que ante el clima político decidió convertirse en ciudadano estadounidense para hablar por los que no tienen voz.

“Me dolió mucho la manera en la que, de repente, se expresaban de nosotros porque venimos aquí a dar todo por este país. Entonces aquí estamos para representarlos”, aseguró Mercadante.

El sentimiento de necesidad de pertenencia y orgullo se palpa en los nuevos ciudadanos. Incluso las lágrimas se asomaron en los rostros de muchos de los inmigrantes que esperaron décadas para cumplir este sueño.

Es el caso de Jose Alberto Escarzaga, oriundo de Durango (México), que llevaba 34 años luchando por obtener su ciudadanía.

“Simplemente el orgullo de tener la oportunidad de tener los mismos derechos que todos los ciudadanos han tenido aquí en Estados Unidos”, aseguró a EFE.

Las organizaciones pro inmigrantes apelan a motivaciones como la de Escarzaga para continuar con este auge e impulsar a los millones de residentes que califican para hacerse ciudadanos a iniciar el proceso.

En 2015, el Gobierno del entonces presidente, Barack Obama, consideraba que 8,8 millones de residentes legales permanentes reunían los requisitos para convertirse en ciudadanos estadounidenses.

“Esperamos que este 2017 logremos llegar a un millón de nuevos ciudadanos. Esperemos que USCIS cumpla con su labor y no sea un impedimento para que nuestra gente complete este proceso”, aseguró Ben Monterroso, director ejecutivo de Mi Familia Vota.

Martha Flores, vocera del USCIS en el Sur de California, dijo a EFE que, aunque depende de cada caso, el tiempo para finalizar el proceso es de cuatro a cinco meses, por lo que muchos de los que se naturalizan estos días lo hacen tras saber que Trump había ganado las elecciones.

No obstante la capacidad de la agencia para procesar las solicitudes de naturalización ha registrado retrasos, que, según USCIS, se deben a cuestiones tecnológicas y el aumento de las tarifas.

A finales de 2016, casi 637.000 solicitudes estaban pendientes de procesar casi el doble del año anterior. USCIS, no ha revelado aún los datos del segundo trimestre del año fiscal 2017 sobre el número de solicitudes de naturalización.

“Seguramente siguen aumentando”, advirtió Monterroso.

Para Jorge Mario Cabrera, vocero de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes, (CHIRLA), los retrasos de USCIS no detendrán la campaña que la organización está impulsando como respuesta al actual gobierno.

Y mientras Trump sigue motivando a muchos para solicitar la ciudadanía, irónicamente la ceremonia de ciudadanía de esta semana en Los Ángeles no contó con el tradicional mensaje de bienvenida que el presidente de Estados Unidos da a los nuevos ciudadanos.

Como ciudadano estadounidense, ahora Mercadante tiene una explicación para este hecho.

“Para mí, este presidente está extraviado, no sabe en dónde está pisando, no sabe lo que significa ser americano y ahora que tengo la voz y el voto para decirlo se lo puedo decir”.

UCIS Cancela DACA y Permisos de Trabajo a Ciertos Soñadores que No los Cambiaron

August 6, 2015 by · Leave a Comment 

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) suspendió el viernes los beneficios de la Acción Diferida (DACA) y el permiso de trabajo a los jóvenes indocumentados que no devolvieron la licencia de empleo (EAD) por tres años que recibieron por error.

USCIS dio por terminado DACA y todas las autorizaciones de empleo a partir del 31 de julio para aquellos afectados que no devolvieron su EAD inválido de tres años, afirmó la entidad en un comunicado oficial enviado a Efe por la portavoz Joanne Ferreira.

Según la información ofrecida por USCIS, fueron “aproximadamente 2.100” Soñadores afectados por el cambio de permiso de trabajo de tres años.

No obstante, la entidad federal recalcó que aquellos beneficiados por el DACA que recibieron permiso de trabajo por tres años emitidos antes del 16 de febrero de 2015 (más de 100,000 personas) no tienen ningún problema y sus permisos continúan vigentes.

“Esta acción no aplica a los aproximadamente 108,000 EAD con validez de tres años que fueron aprobados y enviados por USCIS en o antes del interdicto preliminar del 16 de febrero de 2015 y que nunca fueron devueltos o reexpedidos por USCIS”, aclara el comunicado.

Según explicó a Efe el abogado especialista en inmigración, Nelson Castillo, los beneficiarios del DACA requeridos por las autoridades para cambiar sus permisos de trabajo que no acataron la solicitud, perdieron su estatus a partir del 31 de julio.

“La consecuencia es que las personas ahora han quedado en el mismo estatus que tenían antes: si ellos estaban indocumentados han vuelto a estar indocumentados”, aseguró el jurista.

Castillo destacó que la situación es especialmente grave para los jóvenes mayores de 18 años que al acumular tiempo como indocumentados pueden quedar fuera del amparo del DACA.

“Van a tener que volver a comenzar nuevamente su proceso y si no han regresado los documentos probablemente inmigración va a poner como condición que regresen toda la documentación que recibieron”, opinó el abogado.

El “interdicto preliminar” al que se refiere USCIS, corresponde a la orden emitida el 16 de febrero por un juez de Texas que suspendió la aplicación de las medidas de alivio administrativo emitidas por el presidente Obama en noviembre de 2014.

Estas medidas incluían la denominada Acción Diferida para Padres (DAPA), al igual que una ampliación de las edades para calificar para el DACA y los permisos de trabajo de tres años.

A pesar de la orden del juez, USCIS alcanzó expedir más de 2,000 permisos de trabajo con duración de tres años después del 15 de febrero, que fueron los causantes de la recogida obligatoria.

A mediados de julio, al insistir en que los beneficiarios de esos permisos no tendrían ningún problema legal tras hacer su cambio oportunamente por uno de dos años, las autoridades de inmigración anunciaron otros esfuerzos adicionales para contactar a las personas afectadas.??Además de recibir cartas solicitando la devolución de su permiso, estos beneficiarios debieron ser “contactados ya sea por teléfono o personalmente”, anunció la entidad.

“Con el propósito de recuperar estos EAD con vigencia de tres años, USCIS podría visitar los hogares de las personas que aún no los han devuelto o que no se han comunicado con USCIS”, anunció la entidad el pasado 15 de julio.

No obstante, algunas organizaciones defensoras de los jóvenes indocumentados, han criticado las acciones de las autoridades de inmigración señalando que los beneficiarios no deben pagar por un error administrativo de USCIS.

“Castigar a los Soñadores por un error burocrático causado por el gobierno es por lo menos una farsa y en el peor de los casos, una crueldad”, criticó en un comunicado Héctor Sánchez, presidente de la Agenda Nacional de Liderazgo Hispano.

Aunque UCIS todavía no ha presentado cifras definitivas, a mediados de julio se calculó que de los 2,100 implicados en el cambio de permisos, cerca de 1,100 habían efectuado satisfactoriamente el reemplazo.

Castillo destacó que para aquellos que no devolvieron su autorización de tres años, a partir de hoy “sus permisos quedaron cancelados por lo que tampoco pueden seguir trabajando en los Estados Unidos”.

 

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·