California Sufre Una Mayor Contaminación Por Falta de Vivienda Asequible

August 24, 2017 by · Leave a Comment 

La falta de vivienda asequible en California ha provocado un aumento de la contaminación debido a que sus residentes no pueden conseguir vivienda costeable cerca de sus lugares de trabajo y tienen que realizar largos desplazamientos a diario, según un informe dado a conocer el martes.

El Noveno Índice de Innovación Verde, presentado por Beacon Economics, encontró un aumento del 2,7 % en las emisiones de gases contaminantes relacionadas con el transporte en 2015 con respecto a 2014.

El informe destaca que “el sector de transporte ha sido históricamente la mayor fuente de emisiones de California” y anota que, mientras el total de emisiones en el estado disminuyó en el 2015, la contaminación por transporte aumentó.

Según Noel Perry, autor del informe, “una economía más robusta junto con la baja en los precios de la gasolina ha estimulado más conducción vehicular”, que, según el estudio, aumentó en 2.700 millones de millas en 2015.

No obstante, el analista resaltó que igualmente “el aumento en los costos de vivienda ha empujado a los residentes lejos de los centros de trabajo, aumentando los tiempos de transporte en cerca del 3 % de 2014 a 2015”.

Al dar a conocer el reporte, Perry señaló que “dos de los temas más apremiantes son la reducción de las emisiones contaminantes relacionadas con el transporte y la transición hacia una red más limpia”.

Para que California pueda lograr su próxima meta importante de un Portafolio de Energía Renovable (RPS) en 2020, el estado “necesita incrementar la generación renovable en un 24 %”, estima el análisis.

“El sector del transporte continúa siendo responsable por la mayor porción (38,5 %) de las emisiones de gases contaminantes de California”, recalcó el informe, que calculó igualmente que el sector industrial causa el 23,4 % de la contaminación y el eléctrico el 19,1 %.

Las emisiones del transporte aumentaron el 37,3 % en 2015 con relación al año anterior, y el 69 % de las emisiones provienen de vehículos particulares de pasajeros.

El reporte igualmente señaló las malas condiciones de las vías y la congestión de tráfico como causas del aumento de la contaminación vehicular en 2015.

Corte Detiene Proyecto de Vivienda en Highland Park

December 10, 2015 by · Leave a Comment 

Un proyecto de vivienda controversial previsto para Highland Park ha sido detenido por un panel de la Corte de Apelaciones de un tribunal inferior en una demanda de oposición al proyecto, anunciaron los Amigos de Highland Park—partidarios de la demanda—en una conferencia de prensa la semana pasada.

Presentado por primera vez en 2008, la propuesta de Highland Park Transit Village propone la construcción de 80 unidades de vivienda en tres estacionamientos de superficie de propiedad municipal situadas entre la Avenida 56 y la Avenida 59, junto a la estación de la Línea Dorada del Metro en Highland Park al este de Marmion Way.

Read this article in English: Court Halts Highland Park Housing Project

Quienes se oponen al desarrollo se preocupan de que aumentará la densidad y robará a la zona estacionamiento público.

Sin embargo, de acuerdo con Fredy Ceja, portavoz del concejal local Gil Cedillo, los 221 espacios de estacionamiento en cuestión “serían sustituidos uno a uno en estacionamientos subterráneos repartidos en los tres sitios”.

El proyecto incluiría 20 condominios en venta, así como unidades de vivienda de alquiler.

“Los proyectos como el Highland Park Transit Village proporcionarán unidades asequibles, aliviando algunas de las preocupaciones de que las personas están siendo desplazadas”, dijo Ceja.

Lisa Durado, una residente local y una de los líderes de la oposición, expresó el apoyo de su grupo de la decisión del Tribunal de Apelación durante la conferencia de prensa que se llevó a cabo el 30 de noviembre en uno de los estacionamientos públicos en cuestión.

“Había muchos factores que la ciudad y el desarrollador no tomaron en cuenta cuando decidieron venir con esta mala parte de planificación y no seguir la Ley de Calidad Ambiental de California”, dijo Durado.

Un grupo de personas celebraron la detención del proyecto de vivienda Transit Village en Highland Park. (EGP photo by Fred Zermeno)

Un grupo de personas celebraron la detención del proyecto de vivienda Transit Village en Highland Park. (EGP photo by Fred Zermeno)

Los partidarios de la demanda afirman que la ciudad de Los Ángeles ha “ignorado las consecuencias ambientales del proyecto propuesto por negarse a hacer el Informe de Impacto Ambiental, o EIR, que es requerido por la ley”. Afirman que el proyecto “arrojaría partículas en el aire, aumentaría la densidad en este tranquilo barrio de Los Ángeles, tensaría la infraestructura y los servicios públicos locales y echaría a perder la histórica Ruta 66”.

Un panel de la Corte de Apelaciones acordó, revirtiendo una sentencia de primera instancia que había desestimado la demanda de los Amigos de de Highland Park. La inversión significa que la ciudad debe dejar de lado su Declaración Negativa y Aviso de Determinación Mitigada y preparar un EIR que cumpla con los requisitos de la CEQA antes de que el proyecto se pueda construir.

Durado también cuestiona las afirmaciones de la ciudad y el desarrollador, McCormack Barron Salazar, que el proyecto ofrecerá viviendas asequibles que tanto necesitan, en lugar llamándolo parte de la creciente ola de gentrificación en Highland Park.

Cedillo continúa apoyando el proyecto y rechaza la idea de que el proyecto cause gentrificación, Ceja dijo a EGP.

“La ciudad está en una crisis de la vivienda”, dijo. “Los proyectos asequibles son muy necesarios, sobre todo cuando los alquileres y los precios de la vivienda están en niveles récord; El proyecto es 100% asequible”, aseguró.

El blanco de ingreso de los hogares para el proyecto es del 30%-60% de los ingresos medios de la zona, dijo Ceja. Esto incluye a las familias trabajadoras que ganan $10- $25 por hora o aproximadamente de $20 a $50 mil dólares por año para una familia de cuatro.

Miguel Hernández, propietario de Antigua Bread, una panadería y un restaurante que ha estado en Highland Park por unos ocho años, dijo que estaba inseguro sobre si apoyar o no el proyecto.

“Cuando la industria cinematográfica viene aquí, al menos dos veces cada trimestre, ocupan todo el estacionamiento y no se preocupan por nosotros”, dijo Hernández. “Teniendo un edificio aquí los habría expulsado de aquí, pero [habría] también quitado todos los espacios de estacionamiento, la vista que tenemos aquí; Estoy feliz de que esto no continuó”.

La entrada trasera de Antigua bordea uno de los estacionamientos que se serían arrasados, pero Hernández dice que la ciudad nunca le consultó acerca de sus planes. El propietario de la empresa dijo que nunca ha recibido el apoyo de la ciudad.

“La ciudad y la comunidad deben trabajar juntos más. La ciudad intenta minimizarnos en todos los niveles. Cuando hice la construcción de mi edificio, lo prolongaron tanto y lo hicieron difícil”, se quejó la semana pasada.

Carlos López, dueño del Restaurante Las Cazuelas, que también bordea el estacionamiento, apoya la decisión del tribunal, a pesar de que el proyecto probablemente le habría traído más clientes.

“Yo no estoy en contra de la gentrificación; es el cambio y hay que aceptarlo”, dijo López. “Pero me encanta mi comunidad. Esa es la razón por la que estoy aquí. Soy un ‘Highland-Parqueño’”.

Los “Amigos de Highland Park” como fueron nombrados en la demanda contra la ciudad estos residentes preocupados, recaudaron alrededor de $40.000 a través de las ventas de arte, recaudadores de fondos y donaciones para financiar el trabajo en contra del proyecto, dijo Durado.

“Otro desarrollo podría comenzar en el futuro por lo que debemos estar al tanto de esto. Esta es una gran victoria, pero tenemos que estar preparados como comunidad”, dijo.

La ciudad y desarrollador parecen estar considerando una apelación ante la Corte Suprema del Estado de California, el grupo especuló.

Mientras tanto, la oficina de Cedillo dice que continuarán trabajando con la comunidad y seguirán escuchando sus preocupaciones.

El Significado de “Un Buen Vecino” Ante el Aburguesamiento

November 19, 2015 by · Leave a Comment 

A pocas cuadras de un corredor comercial importante en Highland Park, donde los frentes de negocios han cambiado y los valores de propiedad han aumentado, los residentes del este y noreste de Los Ángeles asistieron el sábado a un panel de discusión sobre lo que significa ser un buen vecino.

En cuestión de minutos, estaba claro que para muchos la gentrificación o aburguesamiento y la asequibilidad de la vivienda son una parte importante de la ecuación.

Read this article in English: The ‘Good Neighbor’ Role in Gentrification

La reunión se llevó a cabo en el Templo Beth Israel de Highland Park y Eagle Rock, una sinagoga de casi un siglo que ha resistido los muchos cambios alrededor.

“Los inquilinos están siendo desalojados debido a que el costo de la vivienda es muy alta, lo que lleva a inquilinos a ser echados de sus hogares en barrios que se están volviendo atractivos, como Highland Park, Lincoln Heights y Boyle Heights”, dijo la moderadora Helen Leung, codirectora ejecutiva de la organización no lucrativa LA-Más.

“El término gentrificación es muy amplio, pero espero que podamos discutir cómo podemos minimizar el desplazamiento”, dijo, tratando de enmarcar el diálogo del sábado.

Entre los panelistas estaba Steve Zimmer, presidente de la junta del Distrito Escolar Unificado de  Los Ángeles, Elena Popp, residente de Lincoln Heights y directora ejecutiva de la Red de defensa de desalojo, y Shmuel González, activista comunitario e historiador de Boyle Heights.

Un panel el 14 de noviembre en el Templo Beth Israel de Highland Park y Eagle Rock hablan acerca del desplazamiento de inquilinos.  (EGP foto por Nancy Martinez)

Un panel el 14 de noviembre en el Templo Beth Israel de Highland Park y Eagle Rock hablan acerca del desplazamiento de inquilinos. (EGP foto por Nancy Martinez)

Según Popp, cuando le preguntan que significa ser un buen vecino su primera reacción es describir a alguien que es amable y no tiene fiestas ruidosas. Pero como “la abogada”, ella sabe que significa ayudar a su vecino a quedarse en el barrio.

700.000 inquilinos son desalojados todos los años, Popp enfatizó.

“Tenemos que desarrollar más viviendas asequibles y asegurarnos de que el número de  desarrollos [a precio de mercado] este restringido”, dijo, citando el proyecto de vivienda Wyvernwood Garden en Boyle Heights como un ejemplo en el que un desarrollo podría obligar a los vecinos de toda la vida a desalojar sus hogares.

Para partidarios de los derechos de inquilinos y promotores de vivienda asequible, Wyvernwood se ha convertido en sinónimo de gentrificación  en el Este. Los planes para demoler y reemplazar los 1.187 apartamentos de la era de la Segunda Guerra Mundial para hacer espacio a un proyecto de desarrollo de uso mixto propuesto ha dado lugar a una mezcla de emociones en la comunidad.

Muchos activistas afirman que la gentrificación es sólo otra palabra para el racismo porque desplaza sobre todo a las familias latinas de bajos ingresos.

“No debemos pretender que no hay una cantidad significativa de ganancias a espaldas del desplazamiento las familias de clase obrera”, dijo Zimmer. “Depende de nosotros los afectados y no afectados para recaudar suficiente atención para que [este tema] se aborde”, dijo, lo que provocó el aplauso de las 50 o más personas en la audiencia.

En general, el panelista acordó que tanto los bajos ingresos y viviendas a precio de mercado son necesarios para preservar la viabilidad y el atractivo de una comunidad.

“Tenemos que tener esa opción para que la gente pueda salir de la vivienda asequible”, dijo González, refiriéndose a los residentes con ingresos mayores que desean permanecer en el barrio, pero quieren mejores opciones de vivienda y servicios.

Zimmer dijo que los urbanistas lo visitan durante todo el año con la esperanza de obtener su apoyo a un proyecto de vivienda local con promesas de honorarios de parte de los desarrolladores para una escuela en particular. A su juicio, los honorarios son sólo “utilizados para silenciar a un barrio en particular”, por lo que está inclinándose a negar su apoyo.

Annabella Mazariegos de Boyle Heights, dice que activistas de la comunidad desde hace mucho tiempo como ella no pueden ser silenciados.

“Un cambio positivo en los valores de propiedad y nuevos negocios no debe significar un cambio en la gente que vive ahí”, dijo.

Por lo tanto, si ese es el caso, entonces ¿cómo una comunidad respeta a las personas que han vivido en el barrio durante 50 años, así como aquellos que se mudaron hace 50 días, Leung preguntó a los panelistas.

Citando su experiencia personal, Zimmer dijo que aunque se sentía bendecido cuando fue  bienvenido a la comunidad de Elysian Valley le resultaba muy importante comprobar su “privilegio y derechos”.

“Cuando te mudas a un barrio no te da el derecho a hacerte cargo del consejo o de las organizaciones”, dijo el presidente de la junta escolar. “La compra de una casa no te da derecho a controlar”.

Es algo de lo que ha sido testigo de primera mano en las escuelas del LAUSD, donde algunos individuos o grupos empujan sus agendas o intereses personales.

“Cuando un grupo asesor de padres está sugiriendo que los fondos escolares sean utilizados para un jardín y no para un programa de intervención voy a preguntar quién esta en el consejo”, explicó.

González señaló que las comunidades del Este como Boyle Heights ya son densas, causando problemas de estacionamiento y tensión entre los vecinos.

Mucha gente no quiere la vivienda densa porque tienen miedo del cambio de demografía”, dijo. “Seamos honestos, es porque eso significa que los no latinos se están mudando ahí”.

González dijo que es una forma de racismo que tiene lugar en el Este y señaló un bombardeo en 2014 en el proyecto de vivienda Ramona Gardens del cual muchas personas creen que fue un crimen de odio. El bombardeo fue dirigido a tres familias negras y una familia latina en el complejo de vivienda pública, donde la gran mayoría de los residentes son latinos.

La propietaria, Cecilia Domínguez, de 62 años, de Elysian Valley, dice que el tema es complejo. Ella le dijo a EGP que entiende el dilema de no querer desplazar a una familia, lo que refleja la cultura dominante de una comunidad, pero como empresaria ella también tiene que hacer lo que sea necesario para mantenerse a flote, aunque fuera con el aumento de los alquileres.

Según Domínguez, las propiedades que compró hace décadas han aumentado en valor, pero también lo han hecho sus impuestos a la propiedad para reflejar nuevas evaluaciones de valor más altas de propiedad.

“Yo no quiero [aumentar los alquileres] pero mis impuestos sobre la propiedad están subiendo así que sé al final voy a tener que [hacerlo]”,dijo.

Mientras Domínguez ve la discusión como un buen comienzo para enmarcar y abordar la cuestión del desplazamiento de inquilinos, quedo decepcionada de que no se llegó a soluciones reales.

Ella dijo que escucha una y otra vez que un cambio en la demografía [de mayores ingresos] en la comunidad se traducirá en mejores calles, mejores escuelas y mejores opciones.

“Pero ¿para quién?” pregunta. “La gente que vivió ahí durante años y fueron desplazados no verán estos cambios”.

—-

Twitter @nancyreporting

nmartinez@egpnews.com

Veteranos, Indigentes y Personas de Bajos Recursos Disfrutan de Un Nuevo Hogar

November 12, 2015 by · Leave a Comment 

Juan Ortiz caminó entre la multitud el lunes por la mañana sintiéndose emocionado y agradecido de ser parte de la ceremonia de apertura de Teague Terrace, un nuevo proyecto de vivienda de apoyo permanente.

Pero sobre todo, Ortiz estaba contento de tener un lugar al cual ahora puede llamar hogar.

Él vive en uno de los 56 apartamentos en el nuevo complejo habitacional localizado en la frontera de Glassell Park y Eagle Rock en el noreste de Los Ángeles, el cual abrió sus puertas en agosto.

Read this article in English: Help Starts With A Home

Ortiz le dijo a EGP que la depresión y otras enfermedades lo llevaron a perder su casa, su negocio de panadería y su familia. Pasó más de dos años viviendo en las calles de Long Beach, hasta que un trabajador social le ayudó a reintegrarse a la sociedad.

El edificio Teague Terrace, de aproximadamente $18 millones de dólares, es el segundo proyecto de vivienda asequible permanente (PSH en inglés) construido por  desarrolladores de la organización sin fines de lucro Mujeres Organizando Recursos, Conocimientos y Servicios (WORKS en inglés). Los socios de la organización junto a otros grupos se aseguran que las personas no sólo tengan un techo donde vivir, sino también obtengan los servicios necesarios para hacer la transición de desamparados a inquilinos.

“Estamos encantados de que esta vivienda de apoyo permanente está haciendo lo que en realidad fue designada para hacer, proveer hogar a personas que anteriormente no tenían un techo y otras con necesidades especiales, sobre todo en un barrio que ha visto el impacto sin precedentes de la gentrificación en todos los niveles socioeconómicos”, Channa Grace presidenta de WORKS dijo el lunes.

El concejal Cedillo visita uno de los apartamentos en Teague Terrace. (EGP foto por Jacqueline García)

El concejal Cedillo visita uno de los apartamentos en Teague Terrace. (EGP foto por Jacqueline García)

Para Kathryne Church y Ricky Shapley, el obtener las llaves de su apartamento en el cuarto piso del edificio ha sido “increíble”. La pareja dijo que vivió en su carro por más de un año antes de mudarse a Teague Terrace.

“Todavía no lo puedo creer que tengo un apartamento,” Church le dijo a EGP con una gran sonrisa mientras mostraba sus amenidades. “Estamos muy contentos de tener nuestro hogar”, añadió Shapley.

Cada uno de los apartamentos está amueblado con una cama, un sofá, un refrigerador y una estufa. Los inquilinos también recibieron algunas ollas y sartenes, artículos de higiene y otros servicios básicos que los indigentes en las calles no tienen.

“Es bien dicho que el verdadero trabajo comienza cuando alguien obtiene una casa”, dijo César López, un líder de equipo con Housing Works, una agencia de servicio social asociada con WORKS que proporciona servicios de apoyo y enriquecimiento.

Desde el momento que las personas se mudan a un hogar necesitan ayuda con todo, desde los muebles hasta la comida. Les enseñamos qué comprar y qué no comprar, dijo López.

La mayoría de los inquilinos reciben algún tipo de ayuda o beneficio del gobierno, tales como seguro social, seguros por discapacidad, vales de vivienda de Sección 8 u otro estipendio para ayudar a pagar el alquiler, dijo.

Como parte de la transición de indigentes a inquilinos, los trabajadores sociales les enseñan a las personas cómo manejar su dinero, pagar el alquiler y lo que tienen que hacer para mantener su vivienda.

“Pueden vivir en Teague Terrace durante el tiempo que quieran, siempre y cuando cumplan con su contrato de arrendamiento y estén al día con la actualización de su documentación cada año con la Autoridad de Vivienda”, explicó López.

Tanto la supervisora del Condado de Los Ángeles Hilda Solís y el concejal de la ciudad de Los Ángeles Gil Cedillo representan el noreste y ambos estuvieron presentes el lunes para la ceremonia oficial de inauguración del complejo habitacional.

Cedillo llama al proyecto de vivienda “elegante, bien construido y algo de lo que inquilinos se pueden sentir orgullosos”.

“Estoy emocionado de saber que las personas no sólo están recibiendo un techo sobre sus cabezas, sino también por la calidad del compromiso por parte de organizaciones no lucrativas y los servicios sociales para ayudar [a los residentes]”, aseveró.

“Realmente tenemos que llamar estado de emergencia a la falta de vivienda y dejar de actuar como si se tratara de un negocio”, agregó el concejal, quien en septiembre se unió al alcalde Eric Garcetti y seis compañeros miembros del consejo para anunciar el plan de la ciudad que dedicará $100 millones de dólares para reducir el número de indigentes en las calles de la ciudad.

Los apartamentos en Teague Terrace esta semi-amueblados incluyendo una estufa y refrigerador. (EGP foto por Jacqueline García)

Los apartamentos en Teague Terrace esta semi-amueblados incluyendo una estufa y refrigerador. (EGP foto por Jacqueline García)

La población de indigentes en la ciudad y el condado de Los Ángeles ha aumentado 12% desde el 2013, según la Autoridad de Servicios para Desamparados de Los Ángeles (LAHSA).

“La falta de vivienda se ha convertido en una palabra muy importante en nuestro vocabulario”, dijo Solís a la multitud. “Pero queremos tener viviendas asequibles a disposición de todas las personas que lo necesiten en condado de Los Ángeles”.

Hay una necesidad de más de 500 mil unidades asequibles en el condado, incluyendo más de 80.000 para albergar a las personas sin hogar, dijo Solís.

Proyectos de vivienda de apoyo permanente como Teague Terrace están haciendo un pequeño pero importante aporte a ese número.

Sharon Lowe, funcionaria de proyectos especiales con Cedillo, le dijo a EGP que la oficina del concejal ayudó a WORKS a identificar las áreas tóxicas que necesitaban remediación y a asegurar la iluminación necesaria en la calle afuera del edificio.

Cumplir con las metas de tiempo es especialmente importante cuando se trata de construir una vivienda asequible, y si enfrentan problemas, podría “poner en peligro su financiación y los plazos para la construcción”, aseveró Lowe.

El edificio alberga a 39 personas que fueron indigentes incluyendo algunos veteranos, personas con discapacidades de desarrollo y personas que están siendo ayudados por el Departamento de Servicios de Salud (DHS). Los otros dieciséis residentes son personas mayores de bajos ingresos o pequeñas familias cuyos ingresos están por debajo del Ingreso Mediano de $1,300 por mes para una persona, dijo López.

Ortiz de 58 años de edad le dijo a EGP que está trabajando en recuperarse de su depresión para estar bien de nuevo.

“Estoy muy feliz, que hay mucha gente buena que me ayuda”, concluyó.

—-

Twitter @jackiereporter

jgarcia@egpnews.com

El Consejo de Vernon Guía la Nueva Era en la Ciudad Industrial

October 15, 2015 by · Leave a Comment 

La reunión del Consejo de la Ciudad de Vernon de la semana pasada fue un cambio notable de las reuniones del año pasado, cuando los concejales acordaban sin cuestionamientos y estampaban recomendaciones de un ex administrador corrupto de la ciudad.

Atrás quedó el consejo tímido, tranquilo y confiado. Ahora está un consejo que exige respuestas y no tiene miedo de poner asuntos en espera si no está satisfecho con las recomendaciones. Es el último indicio de que una nueva era política podría afianzar en Vernon en la estela de años de buenas reformas de este gobierno en fabricación.

Read this article in English: Vernon Council Leads New Era for Industrial City

Espectadores en la reunión del consejo del 6 de octubre probablemente hicieron una doble toma de como concejales desviaron su revisión habitual de no confrontación de temas del programa y pasaron casi una hora preguntando al personal de la ciudad sobre su recomendación de vender propiedades de Vernon localizadas en Huntington Park y elevando rentas en algunas unidades residenciales en Vernon para pagar por las reparaciones necesarias.

Si bien este tipo de discurso es común en otras ciudades, es muy lejos de lo siempre usual en una ciudad cuyo lema es “¡Exclusivamente industrial!” Acertadamente refleja su enfoque desde hace mucho tiempo para el bienestar de las 8,000 empresas que llaman a Vernon su casa, en lugar de su pequeña población residencial que sólo recientemente se duplicó en tamaño y ahora asciende a cerca de 200 residentes.

La mayoría de los residentes de la ciudad—y su electorado—viven en apartamentos y casas de propiedad municipal. Sólo cinco hogares en Vernon no son propiedades de la municipalidad. La perspectiva de elevar la renta no sentó bien con el consejo.

Dos concejales, Luz Martínez y Melissa Ybarra, se excusaron de la discusión citando conflictos de intereses, dejando al alcalde Michael W. McCormick, el alcalde interino Bill Davis y la concejal electa Yvette Woodruff-Pérez cuestionar al personal con más detalles para justificar sus recomendaciones.

“Si estamos recibiendo dinero de la venta de las propiedades de Huntington Park ¿Por qué necesitamos aumentar la renta para los inquilinos?”, Davis preguntó al personal en varias ocasiones.

Solo la mitad de las casas en una calle sin salida, atrás de la municipalidad de Vernon han recibidio las reparaciones necesarias. (Ciudad de Vernon)

Solo la mitad de las casas en una calle sin salida, atrás de la municipalidad de Vernon han recibidio las reparaciones necesarias. (Ciudad de Vernon)

La ciudad posee 31 unidades de vivienda, 26 en Vernon y siete en la ciudad vecina de Huntington Park. Las casas fueron construidas en los años 1940 y 1960. En 2007, la ciudad hizo una importante remodelación en 19 unidades de Vernon pero no hizo reparaciones a las otras siete unidades, debido a un déficit presupuestario de varios millones de dólares.

Con las finanzas de la ciudad fuera de la zona roja, el personal ha propuesto la renovación de las propiedades restantes. Ellos también han recomendado a la ciudad vender tres de las siete casas y condominios unifamiliares que posee en Huntington Park.

El director de Obras Públicas Kevin Wilson dijo que las rentas se elevarían más de $200 al mes para recuperar el costo de las mejoras tales como electrodomésticos nuevos, cocina y remodelación del baño, alfombra nueva, pintura, agua y mejoras del sistema de calefacción y de mitigación del plomo.

“Si vamos a hacer algo tenemos que hacer estas mejoras mínimas” para evitar reparaciones más grandes más adelante, advirtió el consejo.

Los inquilinos también se enfrentan a un ajuste de alquiler a precio de mercado en espera de que tenga lugar a mediados del 2016, según la subadministrador de la ciudad Kristen Enomoto.

La comisión de vivienda de la ciudad, sin embargo, dice que es poco probable que los actuales inquilinos puedan permitirse un aumento de más de $250.

Las cifras alarmaron al consejo.

“Al aumentar la renta pondría una carga para los residentes de Vernon” que ya tienen que lidiar con los inconvenientes que vienen con vivir en una ciudad muy industrial, dijo Davis.

Por ejemplo, en Vernon “No podemos simplemente caminar para conseguir algunos comestibles”, señaló.

El enfoque en las tasas de alquiler es nuevo en la ciudad, donde por décadas los costos de vivienda se mantuvieron artificialmente bajos para mantener el control del número de votantes de la ciudad. Durante los últimos cinco años, sin embargo, en respuesta a las denuncias de corrupción política, la ciudad ha aprobado una serie de reformas y de los alquileres que una vez fueron tan bajos como $200 al mes que se han incrementado para conseguir que estén más cerca de la tasa de mercado, de acuerdo al administrador de la ciudad Mark Whitworth.

Los ajustes han traído rentas de entre $696 a $ 1,700 para los apartamentos de una y dos recamaras y casas de dos y tres recamaras. El precio del alquiler incluye un descuento del 30 por ciento de la adversidad reflejando la singularidad de vivir en una ciudad que no tiene un parque, biblioteca o los servicios comunes en otras ciudades.

“No queremos aumentar el precio de la vivienda de la gente”, advirtió Stewart Leibowitz, asesor legal de la Comisión de Vivienda de Vernon. “La mayoría de los residentes han estado aquí mucho tiempo y somos especialmente sensibles a eso”, dijo.

Si la ciudad es propietaria de las unidades de vivienda libre y claramente, ¿por qué tenemos que aumentar las rentas para pagar por la remodelación? cuestionó Whitworth.

“¿Dónde van esos $700 a $1,300 de alquiler? añadió McCormick.

Aunque los costos varían por año, el costo de mantenimiento general 2014-2015 de propiedades de vivienda de Vernon fue de aproximadamente $197,000 de acuerdo con personal de la ciudad.

“Estamos tratando de estandarizar y conseguir el alquiler y viviendas” a un precio uniforme, respondió Enomoto, explicando que los inquilinos de las unidades previamente remodeladas pagan alquileres más altos por sus unidades.

“No queremos ser ‘dueños de pocilgas’ pero tampoco queremos gastar de más”, dijo el director de Obras Públicas de la ciudad.

Wilson sostuvo que debe haber un ajuste de alquiler para los inquilinos cuyas rentas no se han elevado para reflejar la mejora de la calidad de las viviendas.

“Están en buena forma, pero hay dos normas distintas”, dijo. “Algunas claramente han sido remodeladas y otras no y la renta refleja eso”, señaló.

El alcalde cree que el dinero obtenido de la venta de las propiedades en Huntington Park enlistadas en $398,000 debe ser utilizado para pagar por la remodelación de propiedades residenciales en Vernon, que costaría de $37,000 a $100,000 por unidad, dependiendo de la magnitud de las mejoras necesarias.

“Si haces reparaciones mínimas los residentes lo podrían pensar que ‘la ciudad no se preocupa por nosotros’”, advirtió.

McCormick estuvo de acuerdo, sin embargo, acuerda que las rentas deben ser en línea con otras propiedades de la municipalidad una vez que se hagan las reparaciones.

Leibowitz recordó al consejo que las nuevas políticas de la ciudad requieren que las rentas se ajusten al tipo de mercado. “Estamos tratando con un conjunto diferente de reglas, para ser sincero”, dijo.

El consejo decidió aplazar la decisión hasta que consiguen más información y la opinión del público. Davis dirigió al personal de la ciudad hacer más difusión para informar al público sobre el posible aumento de renta antes que el consejo tome una decisión.

Woodruff-Pérez dijo al personal de la ciudad que quiere ver cualquier proyecto de comunicación haciendo referencia a la cuestión antes de que sea enviado a los residentes.

“Cuanto más lo discutamos, más cosas salen a la luz que necesitan respuestas”, dijo.

 —-
Twitter @nancyreporting
nmartinez@egpnews.com

Residentes de Boyle Heights Cuestionan Nuevos Proyectos de Viviendas Económicas

May 18, 2015 by · 1 Comment 

Las nuevas viviendas “asequibles” planeadas en Boyle Heights serán muy costosas para los residentes de bajos ingresos, dijeron asistentes a desarrolladores de viviendas asequibles la semana pasada durante la primera de varias reuniones comunitarias planeadas para discutir proyectos que se construirán en terrenos de propiedad de Metro.

Aproximadamente 120 personas asistieron a la reunión en Casa del Mexicano, un centro comunitario de hace mucho tiempo que ahora esta bajo la dirección de la constructora sin fines de lucro y desarrolladora de vivienda East Los Ángeles Community Corporation, (ELACC), que junto con Abode Communities, otro desarrollador de bienes raices, coordinaron el taller “Vivienda Asequible 101” el 7 de mayo.

Read this article in English: Developers Told to Adjust ‘Affordable’ Rent Criteria

El plan era explicar en términos fáciles por qué es necesaria más vivienda asequible y lo que se necesita –desde voluntad política hasta ingresos suficientes— para lograr la construcción.

Los agentes inmobiliarios esperaban que su presentación en Power Point –cargada con datos sobre el mercado de la vivienda actual y asequible, ganancias y rentas—y con actividades que habían planeado, explicarían adecuadamente sus costos y la formula que utilizaron para establecer los requisitos de elegibilidad de ingresos, pero ese no fue el caso.

En su lugar, por casi dos horas, ELACC y Abode fueron cuestionados una y otra vez retándolos a que interpretaran el significado de “asequible” y los datos que usaron para llegar ahí.

“Sus números van muy arriba y nosotros estamos muy abajo” de los bajos ingresos que utilizan, dijo en voz alta un residente en respuesta a los niveles de ingresos de elegibilidad incluidos en la presentación de los desarrolladores.

Situado justo al este del centro de Los Ángeles, Boyle Heights es más del 94% latino, extremadamente denso con muy poco espacio disponible, lo cual hace que los complejos habitacionales en cuatro de los lotes baldíos de Metro sean examinados detenidamente.

Los lotes se encuentran en la calle Primera y Soto; César Chávez y Soto; Primera y Boyle y Primera y Lorena.

Residentes de bajos ingresos mostraron preocupación ante los nuevos proyectos de vivienda asequible, puesto que los consideran 'muy caros'. (EGP foto por Jacqueline García)

Residentes de bajos ingresos mostraron preocupación ante los nuevos proyectos de vivienda asequible, puesto que los consideran ‘muy caros’. (EGP foto por Jacqueline García)

El “Ingreso Medio Familiar en Boyle Heights es de $35,343”, en comparación con el Área de Ingreso Medio de $81,000 para el condado de Los Ángeles, según el grupo de defensa de barrio Unión de Vecinos, que establece que “dos terceras partes de la vivienda propuesta que se construirán en los lotes baldíos del MTA serán inasequibles para los residentes de Boyle Heights”.

El grupo dice que ELACC y Abode están utilizando el Área de Ingreso Medio (AMI) para el Condado cuando deberían estar usando la renta mediana más baja de Boyle Heights para calcular la elegibilidad.

Según ELACC, una familia de cuatro con un AMI de $24,900 o menos pagaría $560 por un apartamento de dos recamaras, mientras que las familias que ganan hasta $33,200 pagarían $747 por el mismo apartamento.

La mayoría de planificadores financieros recomiendan no gastar más del 25% del ingreso en vivienda, un objetivo difícil de lograr hoy en día con el mercado tan apretado de vivienda. De acuerdo con la presentación de los desarrolladores, el 61% de los inquilinos en Boyle Heights gastan más del 30% de sus ingresos en el alquiler, mientras que el 34% paga más del 50% de sus ingresos en el alquiler.

“Yo gano $1,150 por mes, con tres miembros en mi familia y tengo que pagar $740 de renta”, dijo Salvador, residente de Boyle Heights. “No me alcanza. Tengo que ir a las iglesias para pedir comida”, dijo, pidiendo a los desarrolladores que basen las tarifas de alquiler en lo que una persona que vive por debajo del nivel de pobreza en realidad gana.

En las 6.2 millas cuadradas de Boyle Heights, cerca del 18% de las personas viven en hogares “severamente” llenos, según la Encuesta de la Comunidad Americana 2009-2013.

De las unidades de alquiler disponibles en Boyle Heights, el 8% (1.311) son asequibles, el resto, el 92% (15.054) son unidades a precio de mercado, de acuerdo con ELACC.

La presidenta de ELACC Isela Gracian trató de asegurar a la audiencia que no están trabajando en contra de la comunidad de bajos ingresos, pero están de su lado tratando de construir más viviendas asequibles. Destacó, sin embargo, que un proyecto no va a resolver la crisis de la vivienda asequible, citando como ejemplo la experiencia que ELACC tuvo con el complejo habitacional Sol y Luna que recientemente abrió sus puertas en Boyle Heights. Ella dijo que recibieron más de 2,000 solicitudes para las 53 unidades disponibles.

No todos los solicitantes eran de Boyle Heights, dijo, explicando que la ley federal prohíbe la publicidad discriminatoria en materia de vivienda, por lo que la gente de todas partes son elegibles para solicitar. Alrededor del 50% de los residentes actuales en Sol y Luna son de Boyle Heights, agregó.

Ana Hernández dijo que los residentes de Boyle Heights como ella se preocupan de que “los desarrolladores no van a construir suficientes” viviendas para satisfacer la enorme necesidad.

La miembro de la Unión de Vecinos Elizabeth Blaney le dijo a EGP que ellos están preocupados que los niveles de ingreso de elegibilidad “en realidad no concuerdan” con el AMI en Boyle Heights, el cual es menos de $25,000.

Ella dijo que la ‘gentrificación’ se está añadiendo al problema. “Las familias están siendo desplazadas debido a la alta renta y los residentes locales se tienen que ir a otro lugar porque no pueden pagar el alquiler  de la tasa de mercado”, dijo Blaney, quien agregó que la proporción de unidades asequibles a las unidades a precio de mercado es demasiado baja.

El grupo quiere que Metro diga a sus desarrolladores que construyan más unidades para las familias que ganan menos de $25,000 al año. De lo contrario, los proyectos propuestos continuarán desplazando inquilinos de bajos ingresos y no cumplirán con las necesidades de la comunidad, dijo.

Según Gracian, ellos utilizan las directrices de AMI establecidas por El Departamento Federal de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD), que se actualizan cada año. “Los [niveles de ingresos] mínimos no se establecen porque esos están vinculados a las rentas actuales de los apartamentos. Un individuo podría calificar para una unidad que está en el 30% de AMI con ingresos tan bajos como $15,000 al año, el $17.130 es el máximo”, explicó.

Aunque hubo muchos comentarios acalorados formulados en la reunión, Gracian dijo que no se sintieron atacados porque entienden los graves problemas de vivienda que las familias de bajos ingresos enfrentan. “Ellos subrayan la urgencia y la necesidad de vivienda asequible, necesitamos más residentes que aboguen por esto”, dijo.

 

Más reuniones están programadas en los próximos seis meses. Para la lista completa, visite www.elacc.org.

—-

Twitter @jackieguzman

jgarcia@egpnews.com

 

Copyright © 2017 Eastern Group Publications/EGPNews, Inc. ·